Lista de los Héroes del MIR asesinados por la Dictadura de Pinochet

DestacadoLista de los Héroes del MIR asesinados por la Dictadura de Pinochet

Lista de los Héroes del MIR asesinados por la Dictadura de Pinochet

*Es posible que falten nombres por agregar a esta lista. Si Usted sabe de alguno envienos un e-mail:mailto:jrme@mir-chile.cl

http://www.mir-chile.cl/heroes_del_mir.htm

A – B

Nombre

Edad

Profesión

Fecha

año/mes/dia

Lugar del hecho

Región

Organismo responsable

Tipo de caso

1

ACEVEDO GALLARDO PEDRO GABRIEL

19

Estudiante universitario

750428

Tierra Amarilla, Copiapó

III

Ejército

DD

2

ACHU LIENDO,  RIGOBERTO DEL CARMEN

31

Funcionario investigaciones

731213

Entre Regimiento y cárcel de San Felipe

V

Ejército

M/1

3

ACUÑA CASTILLO, MIGUEL ANGEL

19

Estudiante

740708

Psje Talca 2033, sector Rodrigo de Araya, Ñuñoa, Stgo

RM

DINA

DD119

4

ACUÑA REYES, RENÉ ROBERTO

22

Estudiante Pedagógico

750214

José Miguel de la Barra 449, Stgo

RM

DINA

DD119

5

AEDO ARIAS LUCIANO HUMBERTO

34

Obrero agrícola

840823

Hualpencillo, Talcahuano

VIII

CNI

M/1

6

AEDO CARRASCO FRANCISCO EDUARDO

63

Arquitecto

740907

Av Palena, Stgo

RM

DINA

DD

7

AGUILERA SALAS HERNALDO

28

Obrero agrícola

731018

Cautín

IX

Carabineros

M/1

8

AGUIRRE TOBAR PAULINA ALEJANDRA

20

Estudiante Educación Media

850329

Calle Pastor Fernández nº 16100, El Arrayán, Stgo

RM

CNI

M/1

9

AGURTO ARCE JOSÉ ERNESTO

27

Asistente Social/ Profesor

750215

Santiago

RM

Agentes Estado

DD

10

AINIE ROJAS CHERIF OMAR

21

Estudiante química U. Bs. As.

770911

Vía pública, Quilmes, Buenos Aires

AR

FF.AA Argentinas

DD AR

11

ALARCÓN JARA EDUARDO ENRIQUE

28

Obrero albañil

740730

Psje Ayacará 6162, Pobl. Robert Kennedy, Las Rejas Sur, Stgo

RM

DINA

DD119

12

ALISTE GONZÁLEZ EDUARDO GUSTAVO

19

Estudiante Enseñanza Media

740924

Santiago

RM

DINA

DD

13

ALMONACID DUMENES LUIS JORGE

22

Estudiante Servicio Social U de Chile Temuco /5

730916

Padre Las Casa, Temuco

IX

Carabineros

DD

14

ALSINA HURTOS JOAN

31

Sacerdote católico

730919

Puente Bulnes sobre el Río Mapocho

RM

Ejército

M/1

15

ALVARADO BÖRGEL MARÍA INÉS

21

Secretaria

740717

Providencia c/ Lyon, Providencia, Stgo

RM

DINA

DD119

16

ALVAREZ OLIVARES DENRIO MAX

17

Estudiante universitario

731219

Santiago

RM

Ejército

M/1

17

ALVAREZ SANTIBAÑEZ FEDERICO RENATO

32

Profesor Química

790821

Posta Central, Santiago

RM

CNI

M/1

18

ALVEAR ESPINOZA JAVIER SEGUNDO

32

Obrero

731020

Pelarco, Talca

VII

Ejército

M/1

19

AMIGO CARRILLO MARIO ALBERTO

35

Estudiante

870722

Los Angeles

VIII

CNI

M/1

20

AMIGO LATORRE JOSÉ MODESTO

34

Estudiante U de Chile

861128

Padre Hurtado, Peñaflor, Stgo

RM

Carabineros

M/1

21

ANCAO PAINE ALEJANDRO

42

Agricultor

730926

Cautín

IX

Carabineros

DD

22

ANDREOLI BRAVO MARÍA ANGÉLICA

27

Secretaria, ex estudiante Nutrición U de Chile /2

740806

Bilbao 5989, Santiago

RM

DINA

DD119

23

ANDRÓNICO ANTEQUERA JORGE ELIAS

25

Estudiante, egresado Ingeniería ejecución UTE /5

741003

Paraguay 1473, Parc 22 Sta Rosa, La Granja, Stgo

RM

DINA

DD119

24

ANDRÓNICO ANTEQUERA JUAN CARLOS

23

Estudiante sociología U del Norte /5

741004

Paraguay 1473, Parc 22 Sta Rosa, La Granja, Stgo

RM

DINA

DD119

25

ANGULO MATAMALA ROLANDO GASTÓN

26

Asistente social

740419

Afueras de Linares, San Carlos

VIII

Agentes estado

M/1

26

APPEL DE LA CRUZ JOSÉ LUIS

24

Estudiante Medicina U Austral de Valdivia

770110

Vía pública, Cipolleti, Argentina

AR

FF AA Argentinas

DD AR

27

ARACENA TORO CARLOS ALBERTO

28

Estudiante egresado construcción civil U del Norte

740924

Cóndor 899 esquina Serrano, Santiago

RM

Agentes Estado

DD

28

ARANCIBIA ARANCIBIA MANUEL JESÚS

29

Comerciante ambulante

730926

Escuela de Carabineros, Stgo

RM

Carabineros

M/1

29

ARANEDA LOAYSA NÉLSON

32

811110

Camino Las Vizcachas, La Florida, Stgo

RM

CNI

M/1

30

ARANEDA PIZZINI DIGNALDO HERMINIO

23

Estudiante ingeniería

740810

Santiago

RM

DINA

DD

31

ARANEDA YÉVENES RAFAEL EDUARDO

25

Estudiante y ayudante de Dibujo Técnico UTE /5

741212

UTE, Stgo

RM

DINA

DD

32

ARAOS ARAYA LUIS ARMANDO

870722

Los Angeles

VIII

CNI

M/1

33

ARAYA CABRERA SANTIAGO EDMUNDO

28

Vendedor viajero

761129

Santiago

RM

DINA

DD caso 13

34

ARAYA PALOMINOS JAIME FRANKLIN

26

Estudiante topografía U de Concepción /5

731010

Rgto Los Angeles

VIII

Ejército

M/1

35

ARIAS MATAMALA ISIDRO SEGUNDO

35

Músico

750406

Stgo

RM

Investigaciones

S?

36

ARIAS PINO LUIS FIDEL

28

Tornero mecánico

750219

Prícipe de Gales 6445, La Reina, Stgo

RM

DINA

M/1 VP

37

ARIAS QUEZADA JUAN DOMINGO

17

Estudiante Ens. Media

731127

El Arrayán

RM

Ejército

M/1

38

ARISMENDI PÉREZ ADOLFO OMAR

19

Estudiante

731018

Camino entre Puerto Montt y Pelluco

X

Carabineros

M/1

39

ARON SVIGILSKY DIANA FRIDA

24

Estudiante egresada de Periodismo

741118

Av. Ossa, Stgo

RM

DINA

DD

40

ARREDONDO ANDRADE GABRIELA EDELWEISS

32

Estudiante Francés U de Chile/5

741119

Bellavista frente al nº 268, Stgo

RM

DINA

DD

41

ARROS YAÑEZ OSCAR SEGUNDO

28

Estudiante UTE y trabajador/5

730928

camino a Hospital de Lota, Concepción

VIII

Carabineros

M/1

42

ARROYO PADILLA RUBÉN DAVID

24

Artesano

741125

Stgo

RM

DINA

DD119 L

43

ATHANASIU JARA ANGEL OMAR

22

Estudiante

760415

Buenos Aires, Argentina

AR

FFAA AR

DD AR

44

AVELLO AVELLO OSCAR EDUARDO

22

Estudiante medicina U de Chile/5

760624

Conchalí, Stgo

RM

DINA

DD GJ76

45

AVENDAÑO BORQUEZ FRANCISCO DEL CÁRMEN

20

Profesor educ. Básica

731019

Chamiza – Base Tepual, Puerto Montt

X

FACH

M/1

46

AVILA PIZARRO JORGE

27

Médico psiquiatra

730918

9º Comisaría, Independencia, Stgo

RM

Carabineros

DD Patio 29

47

AVILA SEPÚLVEDA ROBERTO IVÁN

22

Estudiante normalista

731003

Patio Escuela Normal de Chillán

VIII

Investigaciones

DD

48

AVILA VELÁSQUEZ JUAN BAUTISTA

24

Obrero

731011

Traslado entre la Cárcel y la Comisaria de calle Beauchef, Valdivia

X

Carabineros

DD

49

AVILÉS MIRANDA JOSÉ ARISTEO

72

Contratista

790428

Quilicura c/ Américo Vespucio

RM

Civiles armados

M/1

50

BADILLA VASEY AMBROSIO EDUARDO

28

Empleado, chofer

730922

Temuco,

IX

FACH

DD

51

BAHAMONDES CARVALLO MARCO AURELIO

28

Estudiante

890809

Lincoyan 341, Pobl. Mardones, Chillán

VIII

Carabineros

M/1 VP

52

BARRA GARCÍA LUIS ALBERTO

44

Médico cirujano

861128

Padre Hurtado, Peñaflor, Stgo

RM

Civiles armados

M/1

53

BARRA MARTÍNEZ RICARDO ANTONIO

24

Obrero textil

730928

Quebrada Honda, Tomé

VIII

Armada

M/1

54

BARRA ROSALES JENNY DEL CARMEN

23

Estudiante enfermería U de Chile/5

771017

San Bernardo

RM

CNI

DD

55

BARRAZA GUERRA JOSÉ TULIO

25

Minero

741222

Calaboza Tenencia Carabineros Pueblo Hundido, Atacama

III

Carabineros

M/1 VP

56

BARRIA BARRIA JOSÉ ANTONIO

24

Obrero agrícola

731019

Chamiza, Base  El Tepual, Puerto Montt

X

FACH

M/1

57

BARRIA ORDOÑEZ PEDRO PURÍSIMO

22

Estudiante

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

58

BARRIENTOS MATAMALA RAÚL JAIME

23

Estudiante comercial

840823

Sector Toro Bayo, camino Niebla, Valdivia

X

CNI

M/1

59

BARRIENTOS WARNER JOSÉ RENÉ

29

Profesor, músico y estudiante filosofía/1

731004

Patio Rgto. Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

60

BARRIOS BARROS JUAN BAUTISTA

27

Suplementero

740727

Manzana 74, sitio 1392, Villa Manuel Rodríguez, Stgo

RM

DINA

DD

61

BARRIOS DUQUE ALVARO MIGUEL

26

Estudiante pedagogía inglés  U de Chile/5

740815

Altamirano 2333, Conchalí, Stgo

RM

DINA

DD

62

BEAUSIRE ALONSO GUILLERMO ROBERTO

24

Ingeniero comercial y estudiante economía/1

741102

Aeropuerto Ezeiza Bs. As., Argentina

AR

FF.AA ext, DINA

DD

63

BECERRA AVELLO MANUEL MARIO

18

Estudiante Educ. Media

730918

Camino entre Laja y Yumbel

VIII

Carabineros

M/1 (ex DD Laja)

64

BELTRAN SÁNCHEZ MARÍA ISABEL

21

Estudiante música U de Chile/5

731218

Cienfuegos 132, 3º piso, Stgo

RM

Ejército

DD

65

BENAVIDES MALDONADO HERNÁN

s/d

770105

DD

66

BIDAGAIN GREISSING RAÚL

25

730920

M/1

67

BIEDMA SCHADEWALDT PATRICIO

31

Sociólogo

760715

Buenos Aires, Argentina

AR

FF.AA ext, DINA

DD

68

BINFA CONTRERAS JACQUELINE DEL CÀRMEN

28

Estudiante Servicio Social u de Chile/5

740827

Ahumada y Compañía, Stgo

RM

DINA

DD119 L

69

BLANCO CASTILLO JUAN ANDRÉS

27

Estudiante ingeniería comercial U de Chile/5

730915

Barco de la Armada, bahía de Valpo

V

agentes del estado

DD

70

BOJANIC ABAD CECILIA MIGUELINA

23

Secretaria

741002

Paraguay 1340, P 22 Sta Rosa, La Granja, Stgo

RM

DINA

DD

71

BOMCOMPE ANDREU JUAN JOSÉ

31

Economista

840824

Rubén Dario 643, Valdivia

X

CNI

M/1

72

BORDAS PAZ JOSÉ FRANCISCO

31

Ingeniero Civil

741205

Avda Kennedy c/ Alonso de Córdova, Las Condes, Stgo

RM

FACH

M/1

73

BORQUEZ LEVICAN JOSÉ HERNÁN

30

Obrero maderero

731010

Puente Villarrica sobre el Río Toltén

X

Operación conjunta

DD Liquiñe

74

BRAVO AGUILERA RENÉ EDUARDO

25

Obrero maderero

810921

Cachin Alto, Neltume

X

CNI-Ejército

M/1

75

BRAVO AGUILERA SERGIO JAIME

21

Obrero maderero

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

76

BRAVO ALVAREZ FIDEL ALFONSO

22

Obrero

730922

Atalaya camino a Navidad, San Antonio

V

Ejército

M/1

77

BRAVO NÚÑEZ FRANCISCO JAVIER

24

Mecánico automóviles/3

740826

Salesianos 826, San Miguel, Stgo

RM

DINA

DD119 O

78

BRUCE CATALÁN ALAN ROBERTO

24

Estudiante ingeniería civil UC/5

750213

Las Condes, Stgo

RM

DINA

DD

79

BRUHN FERNÁNDEZ AMELIA ANA

34

Decoradora

741004

Catedral 2808, Stgo

RM

DINA

DD

80

BRUNA SANTIBAÑEZ LUIS

16

731001

M/1

81

BUENO CIFUENTES CÁRMEN CECILIA

24

Actriz

741129

Bilbao c/ Los Leones, Providencia, Stgo

RM

DINA

DD

82

BUGALLO CELUZI OSCAR HÉCTOR

24

Estudiante Universitario argentino

731017

Vía pública Templo Maipú, Stgo

RM

M/1 VP

83

BUSTILLOS CERECEDA MARÍA TERESA

24

Estudiante Ciencias Sociales u de Chile/5

741209

San Antonio esq Ismael Valdés Vergara, Stgo

RM

DINA

DD119 O

84

BUSTOS REYES SONIA DE LAS MERCEDES

30

Cajera

740905

Londres 38 y Cuatro Álamos

RM

DINA

DD

85

BUZIO LORCA JAIME MAURICIO

21

Estudiante tecnología mantención UTE/5

740713

República de Israel 1220, Ñuñoa, Stgo

RM

DINA

DD119 O

C – F

86

CABRERA BALARRITZ ELIZABETH DEL CÁRMEN

23

Asistente social

730916

camino entre Antofagasta y Cerro Moreno

II

Ejército

M/1

87

CABRERA FERNÁNDEZ MIGUEL

30

Empleado público

811016

Choshuenco, Valdivia

X

CNI-Ejército

M/1

88

CABRERA ORTIZ TRÁNSITO DEL CÁRMEN

28

Obrero textil

731009

Paso Hondo, Tomé

VIII

Marina

M/1

89

CADIZ MOLINA LUIS NÉLSON

28

Comerciante

730914

Paine, Stgo

RM

Agentes del estado

DD

90

CADIZ NORAMBUENA JAIME DEL TRÁNSITO

23

Obrero

740717

Cinco Sur 3936, Pobl. J.M. Caro, La Cisterna, Stgo

RM

DINA

DD

91

CALDERÓN OVALLE JOSÉ

34

Jardinero

750217

Sector Estación Central, Stgo

RM

DINA

DD

92

CALDERÓN TAPIA MARIO EDUARDO

31

Periodista

740925

Bandera y Catedral, Stgo

RM

DINA

DD119 O

93

CALDES CONTRERAS JAIME HUMBERTO

23

Estudiante Ciencias políticas U de Chile

741213

Instituto de Neurocirugía, Santiago

RM

SIM

M/1 VP

94

CALFUQUIR HENRÍQUEZ PATRICIO ALEJANDRO

28

Egresado ingeniería UTE, sede Temuco

810920

Remeco Alto

X

CNI-Ejército

M/1

95

CAMPOS BARRA EDUARDO ALEJANDRO

29

Técnico automotriz

730913

Pobl. Roosvelt, Stgo

RM

Carabineros

DD Patio 29

96

CAMPOS CIFUENTES JOSÉ ALEJANDRO

31

Estudiante enfermería U de Chile, temuco

810219

Paso fronterizo Paimún

AR

FF.AA. AR -SICAR

DD

97

CAMPOS MORALES JOSÉ GABRIEL

26

Obrero agrícola

730918

Fundo San Gabriel, Linares

VII

Ejército

DD

98

CANCINO ALCAÍNO EDUARDO GUILLERMO

26

Empleado

740830

Rancagua

VI

DINA

M/1

99

CANCINO ARAVENA ANSELMO ANTONIO

26

Obrero agrícola

731208

Cauquenes

VII

Ejército

DD

100

CANDIA NÚÑEZ HUGO DEL ROSARIO

19

Empleado

731011

Talcahuano

VIII

Marina

M/1

101

CAPDEVILLA ARRATE GUILLERMO

731002

M/1

102

CARABANTES OLIVARES HORACIO NEFTALÍ

21

Vendedor

750121

Frente Mercado municipal, Viña del Mar

V

DINA

DD

103

CARCAMO CARRASCO GERMAN SIMON

24

Empleado SOCOAGRO

731030

Porvenir

XII

Carabineros

M/1

104

CÁRCAMO GARAY JOSÉ MARIO

26

Técnico agrícola

731019

Chamiza – Base Tepual, Puerto Montt

X

FACH

M/1

105

CÁRCAMO ROJAS SAÚL SEBASTIÁN

19

Estudiante educ. Media

730916

Asentamiento 24 de Abril, Paine, Stgo

RM

Carabineros y civiles armados

M/1

106

CÁRCAMO RUIZ RUDY

28

Empleado

741127

Calle seis, casa 262, pobl. Leonoe Mascayo, Talcahuano

VIII

Agentes del Estado

DD

107

CARMONA ACEVEDO AUGUSTO TADEO HERIBERTO

38

Periodista

771207

Barcelona 2524, San Miguel, Stgo

RM

CNI

M/1

108

CARRASCO AYALA JUAN CARLOS

730911

M/1

109

CARRASCO BARRIOS RICARDO EDUARDO

19

Estudiante Educ. Media

730916

Asentamiento 24 de abril, Paine, Stgo

RM

Carabineros y civiles armados

M/1

110

CARRASCO DÍAZ MARIO EDRULFO

18

Estudiante

740916

León Ugalde 1485, Stgo

RM

DINA

DD

111

CARRASCO PEÑA BLANCA MARINA DE LA LUZ

27

Estudiante artes plásticas, UTE/5

730915

Ñuñoa, Stgo

RM

Carabineros

M/1

112

CARRASCO PEREIRA FERNANDO ALBINO

25

Taxista

730914

Retén Niblinto, Chillán

VIII

Carabineros

M/1

113

CARRASCO TAPIA JOSÉ HUMBERTO

43

Periodista

860908

Barrio Bellavista, Stgo

RM

Comando 11 de Septiembre

M/1 VP

114

CARRASCO VALDIVIA MAURICIO JEAN

25

Estudiante universitario

761020

Macul con Los Plátanos

RM

DINA

M/1 VP

115

CARRASCO VÁSQUEZ JOSÉ HERNÁN

28

Estudiante periodismo U de Concepción/5

751201

Villa Grimaldi

RM

DINA

M/1

116

CARREÑO GONZÁLEZ ENRIQUE ÁNGEL

22

Estudiante agronomía U de Concepción

730920

San Diego 425, Parral

VII

Militares y Carabineros

DD

117

CARRION CASTRO JORGE ERNESTO

22

Obrero EMOS

731005

Sector Casas Viejas, Puente Alto, Stgo,

RM

Ejército

DD

118

CASTILLO MUÑOZ MARÍA LORETO

29

ama de casa

840518

intersección Costanera Sur y Santos Medel, Pudahuel, Santiago

RM

CNI

M/1

119

CASTRO ALVAREZ JOSÉ EUGENIO

24

Zapatero

730914

Concepción

VIII

Carabineros

DD

120

CASTRO SALVADORES CECILIA GABRIELA

23

Estudiante derecho U de Chile

741117

Cano y Aponte 1080, depto A, Stgo

RM

DINA

DD119 O

121

CATALÁN FEBRERO MIGUEL ÁNGEL

22

Estudiante universitario

731009

Paso Hondo, Tomé

VIII

Marina

M/1

122

CAYUMAN CAYUMAN CARLOS ALBERTO

31

Obrero maderero

731010

Puente Villarrica sobre el Río Toltén

X

Operación conjunta

DD Liquiñe

123

CERDA APARICIO HUMBERTO PATRICIO

20

Estudiante electrónica

750210

Stgo

RM

DINA

DD

124

CERDA MEZA MANUEL ANTONIO

30

Obrero construcción

731013

Campamento Carlos Cortés, San Bernardo, Stgo

RM

FACH

DD

125

CHACÓN OLIVARES JUAN ROSENDO

29

Médico Veterinario

740717

Antonio Varas 240, depto 202, Stgo

RM

DINA

DD119 L

126

CHAER VÁSQUEZ ROBERTO SALOMÓN

21

Empleado, ex estudiante sociología U Concepción/2

740906

Centro Stgo

RM

DINA

DD119 L

127

CHAMORRO ACOSTA NICANOR

24

730911

M/1

128

CHANFREAU OYARCE ALFONSO RENÉ

23

Estudiante filosofía U de Chile/5

740730

Escanilla 661, sector Independencia, Stgo

RM

DINA

DD119 L

129

CHAVEZ LOBOS ISMAEL DARIO

22

Estudiante derecho U de Cjhile y empleado

740726

Los Copihues 1977, Quinta Normal, Stgo

RM

DINA

DD119 O

130

CID URRUTIA WASHINGTON

25

Estudiante sociología

741208

Pobl. CCU, Renca, Stgo

RM

DINA

DD119 O

131

CIENFUEGOS CAVIERES MARÍA VERÓNICA

28

ama de casa

811211

Rivadeneira 6678, Sn Joaquín, Stgo

RM

CNI, Carabineros, Investigaciones

M/1

132

CIENFUEGOS CAVIERES SERGIO EDUARDO

23

Funcionario U de Chile

740107

Valentín Letelier 1330, Santiago

RM

Carabineros

DD

133

CLAUDET FERNÁNDEZ JEAN IVES

36

Ingeniero químico

751101

Cercanías Hotel Liberty, Bs As. Argentina

AR

FF.AA. Ext, DINA

DD DINA AR

134

CONCHA VILLEGAS HUGO ANTONIO

29

Obrero mecánico

740813

El Trébol 262, La Cisterna, Stgo

RM

Agentes del estado

DD

135

CONTRERAS CABRERA HÉCTOR HÉRNAN

21

Estudiante y empleado CORA/5

731208

Linares

VII

Ejército

DD

136

CONTRERAS GONZÁLEZ ALEJANDRO ABUNDIO

28

Funcionario CORA

740714

La Cisterna, Stgo

RM

DINA

DD119 L

137

CONTRERAS HERNÁNDEZ CLAUDIO ENRIQUE

27

Constructor civil y estudiante ingeniería UTE/1

750107

Stgo

RM

DINA

DD119 L

138

CONTRERAS ROJAS HÉCTOR MANUEL

39

Radiocontrolador

760628

Conchalí, Stgo

RM

DINA

DD GJ76

139

CORNEJO CAMPOS RAÚL GUILLERMO

28

Estudiante sociología U de Chile y artesano/5

760616

Cercanías Parque O’Higgins, Stgo

RM

DINA

DD

140

CORREA ORTIZ HERNÁN

33

Dibujante técnico

811228

Calle ex Unión c/ Dorsal, Renca, Stgo

RM

Investigaciones

M/1

141

CORTAZAR HERNÁNDEZ MANUEL ROBERTO

20

Estudiante Educ. Media/5

731017

Cuesta Cardones, Copiapó

III

Ejército

M/1

142

CORTÉS CASTRO BERNARDO DEL TRÁNSITO

20

Estudiante pedagogía U de Chile/5

740405

La Serena

IV

Ejército

M/1

143

CORTÉS GUAJARDO DAGOBERTO

33

Estudiante ingeniería en minas UTE/5

821128

Aldunate frente al 5009, Stgo

RM

Carabineros

M/1

144

CORTÉS JELVES PEDRO BLAS

37

Operador máquinas movim de tierras

751119

Fundo La Rinconada, Stgo

RM

DINA

M/1

145

CORTÉS RODRÍGUEZ GERMÁN DE JESÚS

29

Ex estudiante teología

780118

Estados Unidos 9192, Stgo

RM

DINA

M/1

146

CORTEZ JOO MANUEL EDGARDO DEL C.

28

Contador

750214

Stgo

RM

DINA

DD119 O

147

CRISOSTOMO SALGADO EDUARDO SEGUNDO

24

Estudiante agronomía U de Concepción/5

731001

Comisaría Carabineros Chillán

VIII

Carabineros

DD

148

CRISTI MELERO ROBERTO

26

Estudiante economía U de Concepción/5

770117

Buenos Aires, Argentina

AR

FF.AA. AR

DD AR

149

CRUZ AGUAYO, RAFAEL AUGUSTO

28

Ingeniero agrónomo

730913

Purranque

RM

Carabineros

M/1

150

CUBILLO GALVEZ CARLOS LUIS

20

Vendedor

740604

Grecia c/ Ramón Cruz, Ñuñoa, Stgo

RM

DINA

DD119 L

151

CUEVAS CUEVAS JAIME ALFONSO

29

Obrero forestal

811110

Camino Las Vizcachas, La Florida

RM

CNI

M/1

152

DALL ORSO BADILLA CARLOS PATRICIO

36

Artesano

860703

Hospital Gustavo Fricke, Viña del Mar

V

Agentes del Estado

M/1

153

DE ALMEIDA LUIS CARLOS

s/d

Profesor universitario UTE/1

730914

Barrancas, Stgo – Estadio Nacional

RM

Carabineros

DD

154

DE CASTRO LÓPEZ BERNARDO

35

Dibujante técnico

740914

Bilbao 1236, Providencia

RM

DINA

DD

155

DE LA BARRA VILLARROEL ALEJANDRO

24

Cientista político

741203

Bilbao frente al nº 2050, Stgo

RM

DINA

M/1

156

DE LA JARA GOYENECHE FELIZ SANTIAGO

24

Estudiante instituto pedagógico UC, Stgo

741127

Independencia c/ Olivos, Stgo

RM

DINA

DD119 O

157

DE LA MAZA ASQUET JOSÉ LUIS

26

Estudiante medicina veterinaria U de Chile/5

771101

24 de Septiembre con Ayacucho, San Miguel, Tucumán Argentina

AR

FFAA ext, DINA

DD DINA AR

158

DEL CANTO RAMÍREZ  GUILLERMO

31

Ingeniero agrónomo

740102

Santa Clara 560, La Cisterna, Stgo

RM

Ejército

DD Linares

159

DEL FIERRO SANTIBAÑEZ AMADOR ROBERTO

24

Ingeniero eléctrico

760224

Psje Juan Ramón Jimenez 7476, Stgo

RM

DINA

M/1

160

DELARD CABEZAS CÁRMEN ANGÉLICA

23

Estudiante medicina U Austral de Valdivia

770110

Comisaría Cipolletti, Argentina

AR

FF AA AR

DD AR

161

DELARD CABEZAS GLORIA XIMENA

22

Estudiante economía

770117

Buenos Aires, Argentina

AR

FF.AA AR

DD AR

162

DELGADO SANHUEZA JOSÉ ALFONSO

22

Obrero

731008

río Bio-Bio

VIII

M/1

163

DÍAZ AGUERO BEATRIZ ELENA

26

731017

Túnel Lo Prado, Stgo

RM

Ejército

M/1

164

DÍAZ BRIONES ALFONSO DOMINGO

22

Ingeniero ejecución mecánica/1

740613

El Carmelo 196, Maipú, Stgo

RM

FACH

DD

165

DÍAZ CÁCERES CARLOS RENÉ

34

821001

Las Condes

RM

Explosivos

M/1

166

DÍAZ CASTRO ÁNGEL MARIO

41

Obrero agrícola

740118

Escuela de Ingenieros, San Antonio

V

Ejército

M/1

167

DÍAZ CLIFF JUAN ANTONIO

41

Empleado particular

860418

Gabriel Palma c/ Av. Recoleta, Stgo

RM

CNI

M/1 VP

168

DÍAZ DARRICARRERE CÁRMEN MARGARITA

24

Estudiante enfermería u de Chile temuco

750213

cerca de su domicilio, Stgo

RM

DINA

DD

169

DÍAZ MEZA RAFAEL ALONSO

23

Obrero agrícola

730922

Parral

VII

Investigaciones

DD G23/10/73

170

DÍAZ MUÑOZ LUIS

841229

Estación Central

RM

Carabineros

M/1

171

DOCKENDORFF NAVARRETE MURIEL

23

Estudiante economía U de Concepción

740806

Marconi 280, Stgo

RM

DINA

DD119 L

172

D’ORIVAL BRICEÑO JORGE HUMBERTO

26

Egresado veterinaria U de Chile

741031

Las Margaritas 2749, Conchalí, Stgo

RM

DINA

DD119 O

173

DROUILLY YURICH JACQUELINE PAULETTE

24

Estudiante servcio social U de Chile

741030

Alberto Decombe 1191, Stgo

RM

DINA

DD119 L

174

DURÁN GONZÁLEZ CARLOS PATRICIO

25

Ex estudiante construcción civil

761218

Stgo

RM

DINA

DD Caso 13

175

DURÁN RIVAS LUIS EDUARDO

29

Estudiante periodismi U de Chile

740914

Psje Matte 956 depto 903, Stgo

RM

DINA

DD119

176

ELGUETA DÍAZ LUIS ENRIQUE

23

Músico

760727

Chiclana 2861, depto 1, Bs. As, Argentina

AR

FF AA ext., DINA

DD DINA AR

177

ELGUETA PINTO MARTÍN

21

Estudiante ingeniería comercial u de Chile

740717

Antonio varas 240, depto 202, Providencia, Stgo

RM

DINA

DD119 L

178

ELTIT CONTRERAS MARÍA TERESA

22

Estudiante servicio social

741212

Stgo

RM

DINA

DD119 O

179

ELTIT SPIELMAN JAIME EMILIO

28

Abogado

730913

San Ignacio y Av Matta, Santiago

RM

Ejército

DD

180

ENRIQUEZ ESPINOZA  MIGUEL HUMBERTO

30

Médico

741005

Santa Fé 2705, San Miguel, Stgo

RM

DINA

M/1

181

ENRIQUEZ ESPINOZA EDGARDO

34

Ingeniero civil

760410

Buenos Aires, Argentina

AR

FF.AA. Ext, DINA

DD

182

ESCOBAR SALINAS RUTH MARÍA

27

Estudiante de danza u de Chile

740630

Londres 38, Santiago

RM

DINA

DD

183

ESPINOZA GONZÁLEZ LUIS ALFREDO

25

Electricista y ex GAP

781210

Mendoza, Argentina

AR

DD AR

184

ESPINOZA HENRÍQUEZ MAMERTO EULOGIO

26

Ex estudiante dibujo técnico U de temuco

740917

Stgo

RM

DINA

DD

185

ESPINOZA MÉNDEZ JORGE ENRIQUE

24

Estudiante filosofía u de Chile

740618

Stgo

RM

DINA

DD119 L

186

ESPINOZA PARRA JUAN ELÍAS

35

Fotógrafo

831229

Andes c/ Gral Barbosa, Stgo

RM

CNI

M/1

187

ESPINOZA POZO MODESTO SEGUNDO

32

Empleado, rondín

740822

Pobl. Villa Lo Arrieta, Peñalolén, Stgo

RM

Operación conjunta

DD119 O

188

ESPINOZA SANTIC JOSÉ ENRIQUE

24

Cabo 2º FACH

731026

Academia Politécnica Aeronáutica, Stgo

RM

FACH

M/1

189

ESPINOZA VALENZUELA JUAN SEGUNDO

27

Obrero agrícola

730830

Fundo Nehuente, Carahue, Temuco

IX

Ejército

DD (CNE)

190

FARIAS SILVA GUSTAVO ADOLFO

21

Obrero

Casino Escuela de Ingenieros, San Antonio

V

Ejército

M/1

191

FARIAS VARGAS GUSTAVO MANUEL

23

Obrero

730922

San Antonio

V

Ejército

DD

192

FELMER KLENNER JOSÉ LUIS

20

Estudiante agronomía

731019

Chamiza – Base Tepual, Puerto Montt

X

FACH

M/1

193

FERNÁNDEZ JULIO CÉSAR

24

Artesano uruguayo

731011

Vía pública en Santiago

RM

Civiles armados

DD

194

FERNÁNDEZ RIVERA JORGE ANTONIO

18

Estudiante Ens. Media

850905

Posta Hospital Barros Luco, San Miguel

RM

Civiles no identificados

M/1

195

FERNÁNDEZ ZAPATA CARLOS JULIO

26

Ex estudiante economía y sociología U Concepción

740910

Calle Frontera 2857, Stgo

RM

DINA

DD

196

FERREIRA RAMOS SCALTRITTI DANIEL

38

uruguayo sin datos

870115

Posta 3, Stgo

RM

Investigaciones

M/1

197

FIORASO CHAU ALBANO AGUSTÍN

23

Profesor educ.media

740617

Maruri, Independencia, Stgo

RM

Carabineros

DD119 O

198

FLORES DURÁN MANUEL GENARO

28

Dirigente Político

830419

Villaseca frente al nº 185 y Capitán Orella, Stgo

RM

CNI

M/1 VP

199

FLORES DURÁN SERGIO GABRIEL

29

Técnico electricista

811211

Rivadavia 6674, San Joaquin, Stgo

RM

CNI, carabineros, Investigaciones

M/1

200

FLORES PÉREZ ARCADIA PATRICIA

27

Estudiante de periodismo

810816

Santa Petronila 644, Quinta Normal, Stgo

RM

CNI

M/1 VP

201

FLORES PÉREZ JULIO FIDEL

22

Estudiante ingeniería ejec, minas UTE, Antofagasta

750110

Sta Teresa 9080, parad 27 Gran Av. La Cisterna, Stgo

RM

DINA

DD119 L

202

FLORES PONCE SERGIO ARTURO

23

Estudiante filosofía U de Chile

740724

vía pública, Stgo

RM

DINA

DD

203

FLORES UGARTE NÉLSON

770218

Buenos Aires, Argentina

AR

FF AA AR

DD AR

204

FRANKOVICH PÉREZ MARÍA DE LA LUZ

46

Dueña de casa

730913

PostaCentral, Santiago

RM

Carabineros

M/1

205

FRITZ MONSALVE EULOGIO DEL CARMEN

30

Minero

750221

Bascuñan Guerrero, Stgo

RM

DINA

M/1 VP

206

FUENTEALBA CALDERÓN ISAIAS JOSÉ

29

Jefe Complejo maderero

731010

Puente Villarrica sobre el Río Toltén

X

Operación conjunta

DD Liquiñe

207

FUENTEALBA FUENTEALBA FRANCISCO JAVIER

26

Joyero y ex estudiante medicina vet. U Austral

740713

Sto Domingo 573, depto 33, Stgo

RM

DINA

DD

208

FUENTES ALARCÓN JORGE ISAAC

28

Sociólogo

750517

Asunción, Paraguay

PAR

DINA

DD

209

FUENTES RAVANAL JUAN GUILLERMO

24

Obrero

730918

Recinto militar Quilmo, Ñuble

VIII

Ejército

M/1

210

FUENTES RIQUELME LUIS FERNANDO

23

Estudiante biología U de Chile

740920

Bilbao c/ Amapolas, Providencia -Lyon, Stgo

RM

DINA

DD119 L

211

FUENTES ZAMORANO JUAN ABELARDO

26

Practicante y ex soldado

750612

Trayecto Stgo – Quillota

V

Ejército

M/1

212

FUENZALIDA LOYOLA SERGIO MANUEL

55

Obrero y comerciante

760628

Villa O’Higgins, la Florida

RM

DINA

DD GJ76

213

FUENZALIDA ZURITA ANDRÉS FERNANDO

33

s/d

791127

Pedro de Valdivia c/ Las Encinas

RM

Carabineros

M/1

G – K

214

GAJARDO WOLFF CARLOS ALFREDO

34

Arquitecto, académico U de Chile

740920

Stgo

RM

DINA

DD119 L

215

GALINDO RAMIREZ MARÍA

26

Secretaria administrativa

760722

Stgo

RM

DINA

DD

216

GALLARDO AGUERO NÉSTOR ALONSO

25

Estudiante ingeniería comercial

740917

Stgo

RM

DINA

DD119 L

217

GALLARDO MORENO CATALINA ESTER

29

Secretaria

751119

Fundo La Rinconada, Maipu, Stgo

RM

DINA

M/1

218

GALLARDO MORENO ROBERTO

25

Vendedor

751117

Bio Bio con Waldo Silva, Stgo

RM

Ejército

M/1 VP

219

GALLARDO PACHECO ALBERTO RECAREDO

 Adriana, vi un error en el listado, mi abuelo Alberto Gallardo Pacheco, no era miliatnte del MIR. Favor corregir. Saludos BEto

751119

220

GANGA TORRES LUIS ANDRÉS

21

Comerciante

751119

Fundo La Rinconada, Maipú, Stgo

RM

DINA

M/1

221

GANGOTENA VALLEJOS ALFREDO

22

Estudiante U de Concepción

Lirquén , Concepción

VIII

M/1

222

GARAY HERMOSILLA HÉCTOR MARCIAL

19

Estudiante pedagogía básica U de Chile

740708

Los Aromos 2720, depto 31, Stgo

RM

DINA

DD119 L

223

GARCÍA FRANCO JOSÉ FELIX

31

Estudiante medicina U de Chile Temuco

730913

2º Comisaría Carabineros Temuco

IX

Carabineros

DD

224

GARCÍA MORALES SANTIAGO SEGUNDO

26

Obrero maderero

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

225

GARCÍA VEGA ALFREDO GABRIEL

30

Estudiante egresado servicio social y empleado

750118

Quinta Vergara, Viña del mar

V

DINA

DD119 O

226

GEDDA ORTIZ MÁXIMO ANTONIO

26

Periodista

740716

Stgo

RM

DINA

DD

227

GHO ALARCÓN MARIO ARMANDO

19

Soldado conscripto ejército

731016

Santiago

RM

Ejército

M/1

228

GOLSCHLICH CORDERO FRANCISCO

28

750705

Mendoza, Argentina

AR

DD

229

GOMEZ ITURRA JUAN CARLOS

27

Empleado

790621

A. Lizama c/ A. Del Canto, Lo Valledor, Stgo

RM

Carabineros

M/1 VP

230

GONZÁLEZ DE ASIS GUILLERMO

30

Obrero

750912

Stgo

RM

DINA

DD

231

GONZÁLEZ FERNÁNDEZ HÉCTOR GENARO

27

Empleado y ex estudiante economía U de Concepción

740906

Centro de Stgo

RM

DINA

DD

232

GONZÁLEZ GALENO EDUARDO ALBERTO

31

Médico pediatra

730914

Hospital Cunco, Temuco

IX

Carabineros

DD

233

GONZÁLEZ GONZÁLEZ PATRICIO LEONEL

23

Empleado

851210

Concha y Toro esq Arturo Prat, Santiago

RM

Carabineros

M/1

234

GONZÁLEZ INOSTROZA HERNÁN GALO

26

Empleado particular

740815

Bueras 172-D, depto D, Stgo

RM

DINA

DD119 O

235

GONZÁLEZ INOSTROZA MARÍA ELENA

22

Profesora Educ. Básica

740815

Bueras 172-D, depto D, Stgo

RM

DINA

DD119 L

236

GONZÁLEZ MANRÍQUEZ LUIS FRANCISCO

27

Técnico electrónico

741003

Paraguay 1473, La Granja, Stgo

RM

DINA

DD

237

GONZÁLEZ MELLA LUIS GENARO

25

Estudiante estructuras metálicas UTE

741122

Nueva Tres 6468, Par. 18 Gran Av., La Cisterna, Stgo

RM

DINA

DD

238

GONZÁLEZ MILLONES VÍCTOR MANUEL

30

Empleado

841110

Paso fronterizo Los Patos, Putaendo, San Felipe

V

Carabineros

DD

239

GRANDE SWANTE

760300

Tucumán, Argentina

M/1

240

GREZ ABURTO JORGE ARTURO

29

Estudiante filosofía y medicina U de Concepción

740523

entre Mac Iver y Miraflores, Santiago

RM

DINA

DD

241

GUAJARDO ZAMORANO LUIS JULIO

22

Estudiante ingeniería u de Chile

740720

San Dionisio 2554, Stgo

RM

DINA

DD119 O

242

GUARATEGUA QUINTEROS ORLANDO PATRICIO

23

Estudiante tecnología industrial

760625

Sector Lo Franco, Stgo

RM

DINA

DD GJ76

243

GUENDELMAN WISNIAK LUIS ALBERTO

24

Estudiante egresado arquitectura U de Chile

740902

Ruiz de Gamboa 048, Las Condes

RM

DINA

DD

244

GUERRERO CARRILLO ANGEL GABRIEL

24

Estudiante dibujo técnico

760525

Antonio Varas c/ Providencia, Providencia, Stgo

RM

DINA

DD

245

GUERRERO GUTIÉRREZ CARLOS EDUARDO

20

Estudiante Historia U de Chile

741231

Simón Bolivar 1977, Stgo

RM

DINA

DD

246

GUTIERREZ AVILA ARTEMIO SEGUNDO

23

Joyero

740713

Santo Domingo 573, depto 33, Stgo

RM

DINA

DD

247

GUTIERREZ GÓMEZ MARCELO DEL CÁRMEN

17

Obrero construcción

731005

Osorno

X

Carabineros

M/1

248

GUTIERREZ MARTÍNEZ MARÍA ISABEL

26

Estudiante egresada geografía UC Valpo

750124

Calle Covadonga, Quilpué, Valpo

V

DINA

DD

249

GUZMÁN SANTA CRUZ ROBERTO

35

Abogado

731016

Rgto Arica, La Serena

IV

Ejército

M/1

250

GUZMÁN SOTO LUIS ENRIQUE

21

Obrero maderero

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

251

GUZMÁN SOTO PRÓSPERO DEL CÁRMEN

27

Obrero

810920

Remeco Alto, Neltume

X

CNI- Ejército

M/1

252

HERRERA COFRÉ JORGE ANTONIO

18

Estudiante educ. Media

741213

La Granja, Stgo

RM

DINA

DD119 O

253

HERRERA RIVEROS NÉLSON ADRIAN

30

Comerciante

840823

Sector Lorenzo Arenas, Vega Monumental, Concepción, VIII

VIII

CNI

M/1

254

HILLERNS LARRAÑAGA ARTURO ENRIQUE

29

Médico

730915

Lynch 161, Temuco

IX

Carabineros

DD

255

HUERAVILO SAAVEDRA OSCAR LAUTARO

23

Empleado

770519

Buenos Aires, Argentina

AR

FF. AA. AR

DD

256

IBARRA CÓRDOVA FABIÁN ENRIQUE

27

Contador auditor

750117

Jackson 870, Chorrillos, Viña del Mar,

V

DINA

DD

257

IBARRA DURÁN LUIS ANTONIO

24

Obrero electricista IANSA

730923

Pobl. Rosita O’Higgins, Chillán

VIII

Militares y carabineros

DD

258

IBARRA TOLEDO JUAN ERNESTO

21

Estudiante servicio social U de Chile

740725

Stgo

RM

DINA

DD119 L

259

INOSTROZA ÑANCO JOSÉ VICTOR

19

Electricista

731025

Valdivia

X

Carabineros – Ejército

M/1

260

IRIBARREN GONZÁLEZ FERNANDO EUGENIO

27

Fotógrafo

830207

Abdón Cifuentes 250, Stgo

RM

CNI

M/1 VP

261

JACCARD SIEGLER ALEXEI VLADIMIR

25

Estudiante universitario

770517

Buenos Aires, Argentina

AR

FF . AA. AR

DD

262

JARA ARAVENA JOSÉ EDUARDO

28

Estudiante periodismo UC

800802

Eliodoro Yañez c/ Los Leones, Stgo

RM

COVEMA, Investigaciones

M/1

263

JARA CASTRO JOSÉ HIPÓLITO

29

Estudiante egresado química y far. U de Concepción

740914

Aldunate 466, Santiago

RM

DINA

DD119 O

264

JARAMILLO JARAMILLO LUIS

761119

DD

265

JIMENEZ CORTES LUIS CARLOS

25

Dibujante técnico

730915

Salvador Donoso 137, Barrio Bellavista, Santiago

RM

Agentes del estado

DD Patio 29

266

JORQUERA ENCINA MAURICIO EDMUNDO

19

Estudiante sociología U de Chile

740805

intersección Arturo Prat y Eleuterio Ramírez, Sabtiago

RM

DINA

DD119 L

267

JOUI PETERSEN MARÍA ISABEL

19

Estudiante economía U de Chile

741220

Compañía 1741, depto 4, Stgo

RM

DINA

DD119 O

268

JUANTOK GUZMÁN JACTONG ORLANDO

26

Estudiante egresado arquitectura U de Chile

730912

Cerro La Cruz, Valpo

V

Marina

DD

269

KRAUSS ITURRA VÍCTOR FERNANDO

24

Estudiante universitario

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

L – N

270

LABRA SAURE PEDRO CLAUDIO

23

Estudiante universitario

750208

San Miguel, Stgo

RM

DINA

DD IML

271

LABRADOR URRUTIA RAMÓN ISIDRO

24

Comerciante

741214

Carlos Valdovinos c/ Vicuña Mackenna, Stgo

RM

DINA

DD119 L

272

LABRIN SAZO MARÍA CECILIA

25

Asistente Social

740812

Latadía 4301-L, Las Condes, Stgo

RM

DINA

DD

273

LAGOS HIDALGO SERGIO HERNÁN

30

Empleado particular

740914

Cuatro Alamos

RM

DINA

DD

274

LAGOS MARÍN NELSÓN ERNESTO

30

850923

Chillán

VIII

explosión

M/1  VP

275

LAGOS MARÍN OGAN ESTEBAN

20

Estudiante agronomía U de Concepción

740428

Chillán

VIII

Investigaciones

DD

276

LAGOS MARÍN SERGIO HUMBERTO

25

Estudiante egresado sociología U Concepción

750207

San Pablo entre Cuminng y Matucana, Stgo

RM

DINA

DD

277

LAGOS NILSSON GLORIA ESTHER

28

Secretaria

740826

Pobl. Lo Sierra block 13, depto 34, Lo Espejo, Santiago

RM

DINA

DD

278

LAGOS RODRÍGUEZ ANTONIO APOLONIO

32

Técnico en minas

790804

camino El Cajón, parcela 36 A, El Arrayán

RM

CNI

M/1 VP

279

LAGOS RODRÍGUEZ MARIO OCTAVIO

34

Obrero y comerciante

840823

Sector Lorenzo Arenas, Vega Monumental, Concepción

VIII

CNI

M/1

280

LARA ESPINOZA GABRIEL VALENTÍN

18

Estudiante Educ. Media

730922

San Martín 763, Mulchén, Los Angeles

VIII

Carabineros y civiles armados

DD

281

LARA GARRIDO CARLOS

26

Obrero

731004

Río Bio-Bio

VIII

M/1

282

LARA MUÑOZ JUAN

34

810916

M/1

283

LARRAVIDE LÓPEZ RAÚL LEOPOLDO

20

Estudiante ingeniería en minas

731017

Cuesta Cardones, Copiapó

III

Ejército

M/1

284

LASCHAN MELLADO FRIDA ELENA

28

Educadora de Párvulos

760415

Buenos Aires Argentina

AR

FF AA AR

DD AR

285

LAURIE LUENGO AROLDO VIVIAN

30

Vendedor viajero

740728

Frente Hospital de Parral

VII

Carabineros

DD

286

LAUSIC GLASINOVIC CEDOMIL LUCAS

28

Técnico agrícola

750409

Villa Grimaldi

RM

DINA

M/1

Compañeros de la secundaria de la RDA. Es el período de la “caída del Muro”. Es pasada medianoche; estamos transitando entre West-Berlin y Berlin de la RDA, vendiendo el “Tageszeitung” o TAZ (del cual son las pegatinas en la ventana), que es un diario de la izquierda radical y ecologista alemana (en esa época nos llamaban “alternativos”). La propiedad del diario es de los abonados. Andanzas de la época!

El “problema” que rodea a las asociaciones de derechos humanos: “hallar los huesos de los detenidos desaparecidos”

pato-bustos-con-pancarta-trosko-fuentes

14/09/2014 |Por Mario López Moya

La difícil tarea de encontrar los restos de detenidos desaparecidos, se debe a una política expresa de la dictadura destinada causar dolor a las familias y dificultar la identificación. A pesar de ello, las familias de las víctimas han encontrado las formas de obtener del estado democrático un apoyo en la búsqueda de verdad y justicia

Patricio Bustos es, sin dudas, un personaje especial. Mientras estudiaba medicina en Concepción y militaba en el MIR., lo sorprendió el Golpe de Estado. Si bien en una primera etapa logró salvar ileso, luego fue detenido y pasó “por 7 lugares de horror: Villa Grimaldi, Clínica Santa Lucía, Cuatro Álamos, Tres Álamos, Puchuncaví, Silva Palma y el lugar donde me operaron”, recuerda.
Llama la atención entre otras cosas su estilo pausado, íntegro, sereno y con mirada de futuro. “Estoy renovado -señala-, aunque nunca tanto”. Lleva ya 7 años al frente del Servicio Médico Legal (SML), donde ha debido enfrentar gobiernos de distinta visión. Fue designado por la Presidenta Bachelet en su primer mandato y ratificado luego por el expresidente Piñera y nuevamente por Bachelet, en su segundo mandato.
Ha sido un importante aporte (vital, reconoce una fuente de los familiares de víctimas de la dictadura) en la causa de encontrar e identificar restos de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos. Pero no puede dejarse de lado que él, junto a su mujer, también fueron víctimas de la represión. En un diálogo sincero, no exento de emoción, por instantes, habló con Cambio21 y nos dio, en un mes tan simbólico en la causa de los derechos humanos, una visión distinta, una mirada que vale la pena conocer.
Un proceso lento
“No ha sido un problema de medios, no me quejo -señala-, pero sí hay que tener en cuenta varios elementos para entender por qué es lento el proceso, más de lo que uno quisiera. Los hechos ocurrieron hace 41 años. En ese periodo comenzaron los secuestros, los crímenes, las torturas”.
“¿Qué hace la dictadura cuando se encuentran los Hornos de Lonquén? -se pregunta-, la dictadura, de puño y letra, promueve el ‘retiro de televisores’, que no es otra cosa que la exhumación y el ocultamiento de los restos”.
Las trabas
“Recuerdo que cuando en esta oficina, al lado nuestro -indica el doctor Bustos-, un ministro al entregar una identificación (de restos), dijo ‘aquí estamos quebrándole la mano, a la acción de encubrimiento más grande de la historia de Chile, la operación ‘retiro de televisores’“.
“Otro caso -señala-, es la Operación Cóndor, o el tráfico de detenidos implementado por las dictaduras de América Latina. No puedo dejar de recordar el caso de Jorge Fuentes Alarcón, con quien estuve y fue secuestrado en Paraguay y luego llegó a Argentina… y lo encontré más tarde en Villa Grimaldi en septiembre de 1975 y luego desaparece en enero de 1976″.
“Las dificultades para dar con los detenidos desaparecidos, es aquello que nos impide identificarlos. No es un tema de genética ni de antropología ni de tanatología, es un tema de historia de Chile y tiene que ver con la acción de encubrimiento más grande, que no es obra solo de la dictadura cívico-militar, como estructura, es parte de todos aquellos que pudieron hacer algo y no lo hicieron”, manifiesta.
Los familiares
“Nuestro tema no es de dónde sacar ADN, el tema es encontrar los huesos. Los avances que nosotros tenemos se deben a los familiares, tanto de Detenidos Desaparecidos, de Ejecutados Políticos, de las mujeres de Calama, que recorrieron el desierto buscando las osamentas, de quienes dieron la lucha en Chihuío, en Paine, en Lonquén, en el Patio 29, en fin”.
“Ellos han sido la fortaleza ética que ha permitido que en Chile las agrupaciones de familiares de víctimas interpelen al estado democrático, para que responda por lo que hizo el estado terrorista. Las dificultades entonces no están ni en la técnica ni en la ciencia. Los recursos de que disponemos son los adecuados para hacer nuestra labor de avanzar en el proceso de identificación de víctimas”.
Los errores
Fuerte resultó en su momento tener que decirle a un familiar cuyos restos habían sido “identificados”, que hubo un error en eso. Que pertenecían a otra persona. Por eso el rol que han jugado las agrupaciones de familiares de víctimas ha sido vital para el doctor Bustos.
“Los errores en identificación de restos de detenidos desaparecidos se produce porque, por un lado las técnicas disponibles en su momento, no tenían la precisión de que disponemos hoy día, por otro lado, hay que recordar que en octubre de 1973 el SML se encontraba intervenido por un delegado militar. Tampoco puede olvidarse que al salir el dictador se nos entregaron todos los servicios públicos desmantelados y el SML no fue la excepción”, asegura.
“Hemos identificado más de la mitad de los 124 esqueletos chilenos del patio 29, entre ellos dos extranjeros, sin embargo no nos sentimos contentos, si bien estamos tranquilos en lo que estamos haciendo el día de hoy pues lo que estamos haciendo es en base a la genética, que es certera científicamente”.
Los dinamitaron, quemaron, ocultaron
“Cuando teníamos condiciones favorables, como datos de las familias, cuerpos completos, etc., que permitieran identificar personas, pudimos hacerlo mediante otros métodos que no eran los genéticos, y hay casos en que están muy bien hechos. Eso sucedió con ejecutados políticos en general. Pero no hay que olvidar que en el caso de los detenidos desaparecidos en particular, hubo grandes dificultades debido a los ocultamientos de restos, a que los enterraron de más de uno ‘para ahorrar’, como señaló el dictador”.
“Nosotros estamos enfrentando un problema de degradación de ADN, pues los cuerpos fueron trasladados, ocultados una y otra vez, dinamitados, expuestos al sol del desierto, enterrados quemados, etc.”, manifiesta Bustos.
“No busques más, lo encontramos”
“Decirle a un familiar, éste es tu ser querido que estabas buscando, lo describo como un momento de tranquilidad respecto a la certeza, porque humanamente, no solo como valor, sino que más todavía, cuando uno representa una institución de este tipo, se tiene que trabajar con la verdad y decir… estoy en condiciones de hacer este proceso y quizás obtener un resultado, pero nunca asegurar un resultado antes de tener la certeza científica, esa es la tranquilidad que uno le transmite a las personas”.
“Para los familiares el dolor de la pérdida se ratifica y se abre un proceso no solo de duelo, sino que se abren mayores posibilidades de aplicar justicia y uno espera que ello suceda”, reflexiona Bustos.

Dos notas para la memoria de los niños en Dictadura. Oscar Contardo.

Texto para seminario Infancia y Dictadura en Psicología UDP

Este fue el texto que escribí para el seminario Infancia y Dictadura organizado por la escuela de Psicología de Universidad Diego Portales. 

“Se murió Pinochet”, me dijo y las palabras ya no alcanzaron para seguir hablando. El día estaba despejado y yo estaba en una mesa del Torremolinos, mirando calle Lastarria desde ese trozo de pasado en forma de fuente de soda: Formalita colorada, Paloma San Basilio de fondo, tapiz de tevinil lavable y Oscar, el maestro churrasquero, que ha ido envejeciendo como el aceite recalentado de una freidora de aluminio. “Se murió Pinochet”, dijo mi amiga del otro lado del teléfono y mi mirada avanzó hasta la puerta de entrada, la atravesó y se quedó en la calle iluminada por la resolana de diciembre pegando sobre los adoquines. La voz de mi amiga surtió el efecto de las invocaciones de las películas de brujos o de genios embotellados. Un saludo a los espíritus encerrados en la propia memoria.

RELACIONADO

Presentación de Javiera Parada para Volver a los 17

Conocí a Oscar Contardo el veranodel año 2005, en uno mis viajes a Chile, desde Barcelona, donde viví desde elaño 1992. Oscar estaba preparando su libro “La era ochentera” y trabajaba con la responsable de que mi  residencia fuera la ciudad condal y no París, Andrea Palet. Me entrevistó entonces sobre mi participación en teleseries, durante los 80, y de cómo había influido elasesinato de mi padre en mi joven vida laboral.

Seis meses después, regresé a Chile, esta vez no ya de paso, si no con el deseo de ver si podía vivir en mi país, cuestión que me fue imposible durante todos los años anteriores. Cada vez que vine durante los años 90, me fui enojada, dolorida, sintiendo que en Chile realmente no había cambiado nada, que toda la pelea que habíamos dado contra la dictadura, había sido en vano. Sentía que el país seguía gris y homogéneo.

Pero algo, o mucho, había cambiado en el país el año 2005 y entonces, decidí volver y residir aquí.

Comenzó así, una amistad y admiración mutua, fraguada a fuego lento, con Oscar. Cronista excepcional, mordaz, capaz de diseccionar nuestra idiosincrasia como pocos, ha escrito sobre nuestro arribismo endémico; sobre la feroz discriminación a la que los chilenos nos hemos acostumbrado, a practicar y a recibir; como también de la provincia, invisibilizada tantas veces como sea posible en nuestros medios, políticas y relatos.

Así que cuando leí que estaba haciendo un libro sobre nuestra generación, pensé: “Qué ganas de haber escrito en ese libro”. De patuda que es una, no más.

Pero como la vida es generosa, hace un mes, recibí un DM  de Oscar (mensajedirecto de twitter, para los no avezados en la red social), en el que me invitaba a presentar “Volver a los 17, Recuerdos de una generación en dictadura”. Imagínense mi alegría y orgullo. Más aún, cuando vi el listado de participantes en el libro, muchos de ellos, escritores a los que admiro, algunos de ellos conocidos y otros, directamente, amigos.

“Volver a los 17, Recuerdos de una generación en dictadura” llega a nuestras manos justo en el aniversario de los 40 años del Golpe de Estado, hecho que marcaría de una manera u otra, la vida de todos nosotros.

Un aniversario con una densidad, que creo, en Chile no habíamos vivido. Innumerables han sido los programas de TV, de radio, los artículos, que han recordado esa fecha fatídica, pero también todo el horror desplegado por los organismos de Estado, en contra de un sector de la población. Pero más allá del recuerdo doloroso de las perdidas personales y del sufrimiento, que por supuesto son enormes, mi sensación es de que en Chile, por primera vez, nos hemos puesto a hablar de las causas que llevaron al Golpe y a la práctica sistemática del terrorismo de Estado: la implantación de un sistema económico ultra liberal y un sistema político que no permite la expresión cabal de las mayorías y que es irreformable, a través de una constitución llena de candados, que resguardan su esencia.

Y en medio de todas estas reflexiones, testimonios, recuerdos, aparece este libro coral, a modo de un álbum de fotos de una generación que, después de terminar con la dictadura, ha guardado un inquietante silencio.

Porque nos fuimos a nuestras casas, a recuperar una juventud vivida en dictadura y marcada por el horror en sus múltiples variables, como constatamos en este libro. Mientras yo vivía en España, porque era incapaz de vivir en Chile, por el dolor que me provocaba, tengo la sensación de que muchos compañeros de generación y amigos de esa época, también de algún modo iniciaron un viaje privado, del que, como por arte de magia, parece que estuviéramos todos volviendo.

Hay en este libro una invitación a volver hablar, pero, por sobre todo, a volver a escucharnos. Es como si hubiera vuelto el tiempo del diálogo, no de un diálogo claudicante, sino de uno que intenta entender qué le pasó al otro, durante todos estos años. Dónde estuvimos, cómo nos transformamos en lo que somos. Porque, como dice Neruda,  “nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”.

“Volver a los 17, Recuerdos de una generación en dictadura” es un collage de memorias, de micro historias, que son las que al final conforman la Historia, esa escrita con mayúscula.

Mientras leía el libro, muchos momentos de mi propia vida, interrumpieron la lectura. Lloré circulando por sus imágenes y recuerdos. Lo leí con el corazón apretado, fue un ejercicio de memoria, de la real, de nuestras vidas, no la de las consignas.

El primer impacto lo tuve al leer que Oscar tuvo que buscar en el diccionario Sopena, qué significaba la palabra “degollados”, después del crimen de mi padre. No sólo Oscar, son muchos los autores en el libro,  los que cuentan cómo ese día marcó para siempre sus vidas. Fue impactante encontrarme con el relato del hecho que cambió mi vida para siempre, por otras voces, voces amigas, cercanas, conocidas.

Andrea Insunza, a quien conozco desde la infancia porque nuestras familias son amigas, llenó mi cabeza de paellas de la señora Lilly, de tortas de la señora Raquel y me paralizó con una frase en la que vi reflejados a mis hermanos “de algún modo, nosotros los niños, competíamos con la dictadura por la atención de nuestros padres”.

El libro me hizo recordar a mi abuela María Maluenda, cuando se escapaba conmigo a jugar flippers, escondida de mi abuelo Roberto. Me hizo recordar días enteros en la Vicaría de la Solidaridad, jugando snake, mientras mi padre, el Jose, archivaba en enormes computadores y en discos floppy, las innumerables violaciones a los derechos humanos, que día a día llegaban a ese organismo.

Estas imágenes no están en el libro, pero si están los olores, los ruidos, los colores que acompañan esos días.

En el relato de Alvaro Bisama -que también se llama Salvador, en honor al Presidente Allende, y a quien intenté convencer, con escaso éxito, de participar en una campaña política – me encontré con los silencios de esos años, con la música prohibida; con el Lebu, barco de la Sudamericana de Vapores, propiedad en ese entonces de Ricardo Claro, que fue utilizado como centro de tortura y detención y donde su padre estuvo detenido.

Pero también con la constatación de que “el terror era algo doméstico: el temor a perder el trabajo, a quedarse en la calle”. El horror de la pereza y el aburrimiento. El horror del no tiempo. El miedo a ser delatado por tus vecinos o compañeros de trabajo.

Recordé el atentado a Pinochet y cómo todos esperamos durante esas horas, esperanzados, que el tirano hubiera muerto.

Leyendo este libro, se reafirmó en mí la sensación de que los 17 años de la dictadura, no fueron lo mismo para todos los chilenos, que el dolor y el miedo no fueron compartidos, como pretenden hacernos creer algunos comentaristas e “historiadores” por estos días. Porque, como dice Bisama, “la memoria no es frágil”.

A Alejandra Costamagna la conozco de nuestros tiempos de pingüinas, donde ser adolescente y luchar contra la dictadura era una sola cosa. Era y es linda la Ale, la recuerdo de jumper.

La Ale alcanzó a vivir los años dela Unidad Popular y su madre le ha contado varias veces que ella sí conoció a Allende, aunque la Ale no se acuerde.

Y su relato me recordó el miedo a la palabra, impuesto en esos días: “Había que ser cautelosos con las palabras, que ahí había peligro”. Me acordé cuando yo le pregunté, muy chica, con 6 o 7 años,a mi mamá, si “nosotros éramos de izquierda”. “Si, me dijo la Estela, pero no le puedes contar a nadie”.

¿Cómo lograron explicarnos nuestros padres que había partes de nuestra vida, que estaban prohibidas?

Es sobrecogedor el relato del día del Golpe que hace Alejandra, lo que hicieron sus padres después de oír el último discurso de Allende.

Recordé el toque de queda, el susto que me daba porque con mis papás siempre llegábamos al filo y, a veces, incluso, después nos íbamos a tirar miguelitos.

Descubrí que la Ale, igual que yo,fue una fanática de los problemas de matemáticas, hasta que descubrió su pasiónpor las letras.

Apareció en mi cabeza el Francisco Miranda, que era el colegio hermano del Latinoamericano, donde llegaban los hijos de los exiliados y los hijos de la burguesía de izquierda. Juan Cristobal Peña pasó rápidamente por el Francisco y Rafael Gumucio por el Latino. Aunque toda mi adolescencia quise que me cambiaran a un liceo, reconozco que estos colegios fueron un refugio en esos años terribles.

Leí emocionada sobre ese tiempo otro, donde los secundarios nos tomábamos liceos, exigiendo el derecho a tener centros de alumnos democráticos, la rebaja del pasaje escolar y la gratuidad dela PAA. Recordé como veía escapar del Latino a mis compañeros para ir a la toma y yo pensaba, “no puedo entrar a la toma, porque si me pasa algo, mi mamá se muere”. Así que yo me quedaba afuera de los liceos, para apuntar los nombres de los detenidos y pasárselos a los abogados y a las familias.

“Seguridad para estudiar, libertad para vivir” y “No a la municipalización”, eran las consigas de la época.

La Ale cuenta de las Fiestas de Matucana 19, donde comencé a ir jovencísima, cuando empecé a desilusionarme de la política y comencé a enamorarme de la noche, los new wave y la música fuerte.

Y de “Primavera con una esquina rota”, la obra que mi abuelo estaba representando cuando le anunciaron el degollamiento de su hijo. La obra que no paro de hacer, en homenaje a su hijo.

Nona Fernandez también nos cuenta sobre ese movimiento pingüino; de las reuniones de la Feses, en calle Serrano, a las que asistí tantas veces; de las piletas de la Alameda, donde comenzaban nuestras marchas.

Hace poco, tenía que asistir a mi primera reunión en el Comando de Giorgio Jackson, tomé el metro y descendí en República, subí las escaleras y salí a la pileta de Cumming. E igual que estos relatos recomponen esa historia, la visión de la pileta y de mis compañeros secundarios, se unión en mi cabeza a este momento que vive Chile, donde nuevos movimientos sociales y políticos afloran y se toman la cancha, sin pedir permiso, exigen participación. Igual que nosotros en esos tiempos, exigíamos democracia.

Nona también cuenta de la impresión que hizo en ella la comprensión de la palabra “degollados”, la que quedó resonando en su cabeza. Nos les contaré aquí el desenlace de esta historia, pero si les cuento que me fue muy difícil terminarla. Esta historia que habla de víctimas y victimarios y de las víctimas invisibles, los niños.

“Pero las huellas del recuerdo han quedado en nosotros como las marcas de un combate naval, destinado al fracaso, y es tan difícil sacárselas de encima”.

El relato de Rafael Gumucio es sobrecogedor. La historia del secuestro de su madre, su resistencia a olvidar, la sensación tan niño de lo que significaba la delación, la traición, la tortura y el exilio.

“La forma fugitiva del sueño del que desperté para siempre a los tres años para no volver a dormir nunca más totalmente en calma, nunca del todo completamente en paz”.

Y sobre el 73, Rafael nos dice “Los que no lo vivimos, los que lo vivimos como yo, de oídas, no podemos olvidar. Los adultos se portaron como niños y los hombres como perros, y eso no se olvida. Ese recuerdo anterior, ese pasado que no pasó del todo nunca es más fuerte que cualquier voluntad, que cualquier idea, que cualquier deseo”.

Pablo Illanes nos lleva del todo a los 80 de las teleseries y a ese Chile donde aún existían empresas publicas potentes, antes que la dictadura desbalijara al Estado. Nos lleva al cine Normandie, donde descubrí a Herzog y a Klaus Kinski,a David Lynch y a Win Wenders. Ese espacio de libertad que comenzaba cuando se apagaba la luz y comenzaba la proyección. A los cines del centro, donde lo llevaba su papá después de pasar por el Café Colonia. Al Cinerama Santa Lucia.

La casi guerra con Argentina, de la que Oscar también nos habla. La guerra como una fantasía, en medio de la dictadura.

La familia dividida, la abuela paterna comunista, la materna pinochetista. Esa fractura en el seno de tantas familias durante tantos años.

Pablo nos cuenta del Festival de Viña, de Miguel Bose (mi ídolo de infancia), de la llegada de la tele a color, del Betamax, del VHS, de “La chica de rojo”, película que en ese tiempo, todos veíamos, vaya uno  a saber por qué.

“Siempre había alguien que conocía a alguien que había sufrido algo similar, una experiencia traumática de abuso, tortura o desaparición donde no existía la policía ni la chilenidad ni la noción de sentirse seguro. Era el terror oculto de todo ciudadano, no sólo el del compromiso político que podía ser peligroso,sino el del hombre equivocado, el “parecido a” o el que tuvo la mala suerte de estar en el lugar incorrecto a la hora indebida”.

La historia de Andrea Insunza, como les contaba al comienzo, es una historia cercana, conocida y vivida por mi familia. Me costó leerla, interrumpida por la emoción. Don Lucho Corvalán; Jaime y Mario Insunza, personajes de mi infancia con los que yo jugaba; las primeras detenciones después del Golpe; el exilio.

La Andrea se hace una pregunta que yo me hice muchas veces “A los seis meses, mis viejos ya habían decidido tener hijos. Durante mucho tiempo me pregunté porqué. Por qué en la mitad de ese desastre, mis padres habían decidido tener hijos”.

“A esas alturas, y sin que nadie me lo enseñara, ya había aprendido que los problemas de los grandes eran más importantes que los de los chicos. Y que la mejor forma de colaborar con mi familia, era resolver los míos sola.”

La detención de Jaime Insunza, el año 84, siendo secretario general del MDP y su deportación a Brasil. El allanamiento de la casa de Mario. Recuerdo claramente todos esos hechos. Ellos dos eran muy amigos de mi padre y siempre sabíamos cuando a alguien cercano le pasaba algo.

“La razón: eran comunistas. Y en Chile ser militante del Partido Comunista estaba prohibido. Mi familia estaba prohibida” dice Andrea. La mía, también.

Hay más relatos y hay muchos momentos de alegría en el libro. Pero a mi, en estos días, este libro me ha hecho reflexionar de cómo nos hicieron aprender a vivir con el miedo, a llevarlo con nosotros. No solo el miedo a la muerte, si no como se cuenta en este libro, el miedo a la cesantía, a la delación,  a estar en el lugar equivocado.

“Volvera los 17, Recuerdos de una generación en dictadura” es un enorme y necesario aporte a nuestra memoria, en estos 40 años del Golpe de Estado. Son los relatos de lo que ocurrió intramuros, de lo que callamos, de cómo aprendimos a jugar en medio del desconcierto. Son las historias personales, que brotan y nacen, para “dar voz a otras voces”, como dice Bisama.

Como si obligados a salir de un trance, hoy recuperáramos nuestras historias íntimas, donde el horror se despliega en distintas aristas, pero donde también y principalmente, se despliega la vida. Para decirnos que aquí no hubo ni habrá empate. Y que por mucho mall y cifra macro económica exitosa, a los que crecimos en dictadura, cuando recordamos nuestra infancia, siempre nos recorre algún tipo de escalofrío.

Muchas gracias.

10 de septiembre 2013

Javiera Parada en la presentación de Volver a los 17 el 10 de septiembre de 2013.Javiera Parada en la presentación de Volver a los 17 el 10 de septiembre de 2013.

Relacionado

Libro “Volver a los 17″: padres e hijos

El de los 40 años ha sido, por lejos, el más impactante de los aniversarios redondos del golpe de estado chileno. Como nunca antes una nueva efeméride del quiebre de la democracia ha remecido a buena parte de los chilenos. Como nunca se han hecho exhortos de perdón y justicia. Las redes sociales dieron cuenta, como nunca, de su utilidad, puesto que a través de ellas se visibilizaron millares de pequeñas intensas historias del golpe y la dictadura, cosa imposible hace algunos años. Todo lo anterior reafirma que lo más importante en la vida no es sonreírle al mundo con optimismo y fe, sino buscar la justicia. Los medios de comunicación, por su parte, tuvieron un rendimiento dispar. Mientras Chilevisión descolló con producciones comoChile, las imágenes prohibidas y “Ecos del desierto”, Canal 13 se limitó a hacer un aséptico y timorato “corre video”, recalentando un charquicán de imágenes que ya se vieron un millón de veces en muchas otras partes y en muchos otros momentos.

Y están los libros. Era esperable que el mercado editorial aprovechara este aniversario del putsch, y lo hizo con la no ficción como estandarte principal. Entre los vol, las protestas estudiantiles de fines de los ochenta y contingencia, con el relieve propio de cada pluma que úmenes aparecidos para conmemorar las cuatro décadas del desastre de 1973, está Volver a los 17. Recuerdos de una generación en dictadura(Planeta, 2013), una compilación de textos de escritores y periodistas chilenos que crecieron durante el régimen pinochetista. A cargo del conjunto está el periodista y escritor curicano Óscar Contardo (1974).

Hace algunas semanas me tocó presentar a Contardo a propósito de una nueva edición de su superventas Siútico. El escenario era el foyer del Teatro Municipal de Viña del Mar, posiblemente una de las ciudades que cuenta con una de las mayores tasas de ancianos pinochetistas en Chile. Algo así como Providencia con acceso al Océano Pacífico. Aprovechando la ocasión, Contardo informó a la concurrencia de qué iba este libro. Su propósito es fijar los recuerdos de los miembros de una generación nacida en dictadura, o que hayan tenido muy poca edad al momento en que Allende fue derrocado. Ante esto un señor viñamarino pidió la palabra y le censuró con amargura al antologador el no contar “la otra mirada”, “la historia completa”, “lo que pasó antes del 11 de septiembre” y “las causas de por qué pasó lo que pasó”. Contardo esquivó con desenvoltura y serenidad el rocket, subrayando que el asunto del libro es el recuerdo y no la historiografía.

Esto lo confirma uno de los escritores que componen el conjunto, Álvaro Bisama, cuando apunta en su intervención en el libro que escribe del pasado acumulando retazos.

contardo

Las ventajas de un libro compuesto casi en su totalidad por sandías caladas no requieren de mucha explicación. Sí vale señalar que al ser éste un libro de memorias, en el que los autores deben bucear en sus recuerdos sobre el período más nefasto de la historia reciente de Chile,están obligados a ser honestos, sin dejar un centímetro a las cuchufletas y a la pirotecnia narrativa. De esta forma, Volver a los 17 se muestra como una combinación balanceada de intimidad y contingencia, con el relieve propio de cada una de las 15 plumas calificadas que conforman el libro, memorias que muestran marcas comunes como el terremoto de 1985, el caso degollados (otro golpe devastador) o las protestas estudiantiles de fines de los ochenta.

Como conjunto, Volver a los 17 es una sinfonía, posee distintos tonos, distintos colores. La llaneza infantil ante lo terrible deContardo, Alejandra Costamagna o Nona Fernández contrasta con la ópera ligera de Patricio Fernández Chadwick, quien habla de un tío Andrés que era revolucionario hasta el golpe además de aportar una anécdota de su pasado como nieto de patrón de fundo. Luego se pasa a Rafael Gumucio, desmedido y sentencioso, dando paso a un reverso absoluto, al de Pablo Illanes, quien hace un repaso más liviano,cinéfilo y televisivo de la época. Luego, la periodista Andrea Insunza marca otro giro en el libro, pues se pasa del relato de alguien arrojado al período a un testimonio de alguien que sufrió en más de un flanco el pisotón de la bota militar. Nieta del ex secretario general del PC Luis Corvalán, entre otros parientes comunistas, su relato la pone, tal vez, más cerca del horror que las otras plumas del libro. Es el aria más trágica de esta obra, sin dudas.

Libro eminentemente político, Volver a los 17 es también un libro de padres e hijos. De paternidades incomprendidas, de candores perdidos, de rebeldías y lecciones. De distancias y rebeldías adolescentes que el tiempo supo desvanecer. Lo expone con claridad Andrea Insunza: “De algún modo, nosotros, los niños, competíamos con la dictadura por la atención de nuestros padres. Y en la medida en que crecíamos empezábamos a notar nuestras derrotas”.

Testimonios de Hijos de Detenidos Desaparecidos del Cono Sur

Presentación del proyecto “Memoria y Archivo oral: Hijos e hijas de detenidos desaparecidos”

20 de marzo 2014

En el auditorio del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos y con una gran asistencia de público, se realizó la presentación de “Memoria y Archivo Oral: Hijos e Hijas de Detenidos Desaparecidos” – audiovisual y libro.

El evento contó con la presencia de Anu Korppi-Koskela, Primera Secretaria de la Embajada de Finlandia, directores de organismos de Derechos Humanos y representantes de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), entre otros.

Tras la exhibición de la sinopsis del Archivo Oral, fue presentado el libro que entrega un análisis y reflexión de los relatos recogidos en este estudio, el que fue comentado por Nancy Nicholls, Académica de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano y Pontificia Universidad Católica de Chile; Estela Ortíz, Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia; y Elizabeth Lira, Decana de la Facultad de Psicología, Universidad Alberto Hurtado.

Las palabras de las comentaristas estuvieron centradas en la importancia de contar con materiales que apunten a la memoria individual y colectiva. A la valentía y generosidad de los testimoniantes, al rescatar historias que siendo parte del pasado se vuelven siempre presentes. Y, finalmente, la importancia de visibilizar el daño sicológico social que sufrieron los niños y niñas durante la dictadura.

Ver sinopsis video:  https://www.youtube.com/watch?v=PMJ5bFzV-p8&feature=youtu.be

Este trabajo se articula con relatos de hijos de Detenidos Desaparecidos entre los años 1973 y 1976. En esa época ellos/ellas tenían entre dos y catorce años de edad, e incluso, una de ellas estaba en el vientre de su madre con siete meses de gestación. La sinopsis da cuenta de los momentos vividos por los niños y niñas tras la situación represiva. Ellos/as se refieren a la detención del padre, la búsqueda, el miedo, los dolores y distintos soportes con que contaron durante su desarrollo. Al mismo tiempo, recogen los valores e ideales heredados de sus familias y la fortaleza con que han enfrentado la verdad, la lucha por la paz y la justicia.
La memoria de estos hijos e hijas de Detenidos Desaparecidos, hoy adultos, es un gesto que contribuye a descubrir y reconstruir la historia oficial con nuevas fuentes, posibilitando hacer una reinterpretación en temas que no han sido suficientemente analizados y cuyos sujetos históricos y sus vivencias han sido poco consideradas.

Relacionado

http://youtu.be/l7_KXhDZqcc

 

Son 307 los jóvenes y niños de 20 años y menos muertos y desaparecidos en dictadura Pinochet

NO OLVIDAR: Los 307 niños y jóvenes asesinados en la Dictadura de Pinochet
25 enero, 2014

Nota: Esta lista no está completa dado que existen más casos, verificar el Auto de Procesamiento al Dictador Augusto Pinochet.

http://190.98.219.232/~interac/victimas/wp-content/themes/museo/victimas/FO00-2315.jpg

Son 307 los jóvenes y niños registrados (Comisión de la Verdad y Reconciliación, 1991), de 20 años y menos, que murieron o desaparecieron por acciones ejercidas por agentes del Estado durante la dictadura de la junta militar dirigida por Augusto Pinochet, entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990.

Muchos de ellos tenían exactamente la misma edad que Gonzalo Santelices Cuevas cuando éste era subteniente de ejército y cuando en octubre de 1973 en el marco del tristemente célebre caso de la Caravana de la Muerte, sacó de la cárcel de Antofagasta y condujo rumbo a la pampa a 14 presos políticos, amarrados y con la vista vendada, en donde los alineó para que fueran masacrados. Inculpado por su responsabilidad en estos crímenes, en este mes de marzo debe éste prestar declaraciones ante el juez Víctor Montiglio.

Frente a estas imputaciones y ante la demanda formal de algunos diputados, el 4 de febrero pasado Santelices Cuevas renuncia a su responsabilidad de general de la Guarnición militar de Santiago y hace pública una declaración en la que evoca los hechos que se le imputan escudándose en haber sido entonces menor de edad (tenía 20 años) y señalando «no haber recibido ni ejecutado ninguna orden ilegal».

A continuación va un listado de menores de edad, como lo era Santelices Cuevas en el 73, pero que fueron éstos víctimas de las «órdenes legales» y de los fieles ejecutores de estas órdenes. Muchos de los responsables de estos crímenes y sus cómplices se mantienen impunes y ocupan hoy en día altos mandos en las fuerzas armadas con el beneplácito de los gobiernos chilenos. De la lectura dolorosa de los nombres de estos 307 jóvenes y niños, una sola palabra surge como un grito: ¡Justicia!

Lista
1. Acevedo Gallardo, Pedro Gabriel, 19 años, estudiante universitario, 27/03/75, Copiapó *
2. Acuña Castillo, Miguel Ángel, 19 años, estudiante enseñanza media, 08/07/74, Santiago *
3. Aguayo Olavarría, José Luis, 16 años, estudiante enseñanza media, 13/09/73, Pucón, Villarrica *
4. Aguilar Garrido, Jacob Daniel, 20 años, obrero, 01/12/73, Santiago
5. Aguirre Tobar, Paulina Alejandra, 20 años, enseñanza media, 29/03/85, Las Condes, Santiago
6. Albornoz Acuña, Miguel del Carmen, 20 años, obrero agrícola, 06/10/73, Mulchén
7. Albornoz Matus, Sergio Williams, 14 años, aprendiz de albañil, 30/08/88, Santiago
8. Aliste González, Eduardo Gustavo, 19 años, enseñanza media, 24/09/74, Santiago
9. Altamirano Vargas, Jorge Ladio, 19 años, obrero agrícola, 15/09/73, Osorno *
10. Alvarez López, Patricio Amador, 17 años, estudiante, 24/03/76, Santiago
11. Alvarez Olivares, Denrio Max, 17 años, estudiante universitario, 19/12/73, Santiago
12. Aranda Schmied, Pablo Ramón, 20 años, estudiante universitario, 17/09/73, Santiago*
13. Aranguiz González, Jorge Antonio, 16 años, estudiante enseñanza media, 19/10/73, Santiago *
14. Aravena Mejías, Juan Fernando, 16 años, estudiante enseñanza media, 30/03/74, Santiago
15. Araya Garrido, Héctor Eugenio, 18 años, gásfiter, 13/10/73, Santiago
16. Arellano Muñoz, Jorge Sebastián, 20 años, obrero del POJH**, 09/09/83, La Cisterna
17. Arellano Pinochet, Héctor Benicio, 19 años, sin datos, 10/10/73, Valparaíso
18. Arias Quezada, Juan Domingo, 17 años, estudiante enseñanza media, 27/11/73, Santiago
19. Arias Vega, Alberto Vladimir, 19 años, mecánico, 22/08/74, Santiago, *
20. Arismendi Pérez, Adolfo Omar, 19 años, estudiante, 18/10/73, Puerto Montt
21. Arriagada Cortés, José Manuel, 19 años, suplementero, 12/10/73, Valdivia
22. Avendaño Bórquez, Francisco del Carmen, 20 años, profesor enseñanza básica, 19/10/73, Puerto Montt
23. Ayala Henríquez, Magla Evelyn, 2 años, 11/08/83, Santiago
24. Ayanao Montoya, Moisés, 19 años, obrero, 21/10/73, Coyhaique, Aysén
25. Azema Muñoz, Juan Nemias, 19 años, obrero, 12/08/83, Las Condes, Santiago
26. Balboa Troncoso, Omar Enrique, 18 años, estudiante enseñanza media,28/09/73, Santiago
27. Barría Bassay, Guido Ricardo, 19 años, empleado de correos, 16/10/73, Osorno, *
28. Bastías Martínez, Jaime Max, 17 años, obrero textil, 14/10/73, Santiago
29. Becerra Avello, Mario Manuel, 18 años, estudiante enseñanza media, 18/09/73, Yumbel
30. Becerra Julio, Fernando David, 16 años, estudiante enseñanza media,05/09/84, Santiago
31. Bioley Ojeda, Manuel Orlando, 20 años, funcionario ejército, 11/73,Temuco *
32. Bravo Fuentes, Hugo Patricio, 19 años, 09/08/74, Santiago
33. Buchuorsts Fernández, José Gastón, 19 años, servicio militar, (20)/09/73, Valdivia *
34. Cabezas Pérez, Segundo Enrique, 14 años, estudiante, 05/10/73, Los Ángeles, *
35. Cabrera Figueroa, Juan, 20 años, estudiante, 13/09/73, Pucón, Villarrica *
36. Cáceres Morales, Jaime Andrés, 11 años, estudiante enseñanza básica, 11/08/83, Santiago
37. Cáceres Peredo, Daniel, 17 años, 20/07/74, San Bernardo, Santiago
38. Cáceres Santibáñez, Roberto Hernán, 16 años, deportista, comerciante, 24/09/73, Santiago
39. Calderón Nilo, Francisco Javier, 19 años, obrero agrícola, 03/10/73, Paine, Santiago
40. Canto Gutiérrez, Manuel Fernando, 18 años, comerciante, 05/10/73, Santiago *
41. Cárcamo Navarro, Dagoberto Segundo, 20 años, obrero, 18/10/73, Puerto Montt
42. Cárcamo Rojas, Saúl Sebastián, 19 años, obrero agrícola, 16/09/73, Paine, Santiago
43. Carrasco Barrios, Ricardo Eduardo, 20 años, obrero agrícola, 16(09)/73, Paine, Santiago
44. Carrasco Díaz, Sergio Edrulfo, 18 años, estudiante, 16/09/74, Santiago *
45. Carreño Aguilera, Iván Sergio, 16 años, estudiante, 13/08/74, Peñalolén, Santiago *
46. Castro López, Carlos Alberto, 20 años, vendedor ambulante, 15/09/73, Santiago
47. Castro Saavedra, Sergio Manuel, 15 años, feriante, 15/10/73, Santiago
48. Castro Saéz, Héctor, 18 años, obrero agrícola, 24/09/73, Paine, Santiago *
49. Castro Seguel, Alex Robinson, 16 años, estudiante enseñanza media, 05/09/84, Santiago
50. Catalán Acuña, Celindo, 20 años, cesante, /03/78, Chillán *
51. Cayunao Villalobos, José Enrique, 20 años, obrero, 12/11/87, Providencia, Santiago
52. Cerda Ángel, Eduardo Elías, 8 años, estudiante enseñanza básica, 12/10/73, Santiago
53. Cerda Aparicio, Humberto Patricio, 20 años, universitario, 10/02/75, Peñalolén, Santiago *
54. Céspedes Caro, Luis René, 20 años, comerciante, 08/02/78, Santiago
55. Chamorro Leiva, Guadalupe del Carmen, 18 años, asesora del hogar, 13/06/86, Santiago
56. Chamorro Salinas, Carlos Octavio, 18 años, ayudante sastre, 20/10/73, Santiago
57. Chávez Oyarzún, Cosme Ricardo, 18 años, obrero pintor, 08/11/73, Valdivia
58. Cheuquepan Levimilla, Juan Eleuterio, 16 años, estudiante, 11/06/74, Lautaro *
59. Clavería Inostroza, Jorge Cristián, 19 años, empleado oficina, 18/10/73, Santiago
60. Contreras Grandón, Rubén Alejandro, 18 años, cesante, 03/07/86, La Granja, Santiago
61. Contreras Oviedo, Luis Alberto, 17 años, estudiante enseñanza media, 30/10/84, Arica
62. Coronado Astudillo, José Abel, 20 años, obrero, 17/09/73, Los Ángeles *
63. Corredera Reyes, Mercedes del Pilar, menor de edad, estudiante enseñanza media, 12/09/73, San Miguel, San Miguel
64. Cortázar Hernández, Manuel Roberto, 20 años, estudiante enseñanza media, 17/10/73, Copiapó
65. Cortés Castro, Bernardo del Tránsito, 20 años, estudiante universitario, 05/04/74, La Serena
66. Cortés Navarra, Andrés Nicanor, 17 años, obrero, 19/09/75, Santiago
67. Cortéz Luna, Gabriel Marcelo, 17 años, estudiante enseñanza media, 18/09/73, Chillán
68. Cotal Álvarez, Luis Raúl, 15 años, estudiante enseñanza media, 05/10/73, Angol
69. Cubillos Gálvez, Carlos Luis, 20 años, vendedor ambulante, 04/06/74, Santiago *
70. Cubillos Guajardo, Domingo Clemente, 19 años, 18/01/74, Santiago
71. Curamil Castillo, Francisco Segundo, 18 años, obrero agrícola, 10/73, Carahue, Puerto Saavedra
72. Díaz Jeria, Luis Alfredo, 18 años, 20/09/73, Curacaví *
73. Díaz Soto, Eduardo Antonio, 19 años, comerciante, 14/12/83, Ñuñoa, Santiago
74. Duarte Reyes, Ramón Leopoldo, 18 años, estudiante, 30/10/88, San Antonio
75. Durán Torres, Oscar Omar, 17 años, artesano, 09/10/83, Santiago
76. Escanilla Escobar, Claudio Jesús, 16 años, estudiante enseñanza básica, 23/10/73, Parral *
77. Escobar Lagos, Lorena del Pilar, 3 años, 08/10/78, Santiago
78. Escobar Vásquez, Alejandro, 18 años, estudiante, /09/73, Pucón, Villarrica *
79. Espejo Gómez, Rodolfo Alejandro, 18 años, estudiante enseñanza media, 15/08/74, Maipú, Santiago 80. Espínola Muñoz, Juan Carlos, 18 años, estudiante enseñanza media, 17/11/85, Pudahuel, Santiago *
81. Espinoza Farías, Jorge Hernán, 19 años, 07/10/73, Santiago *
82. Fariña Oyarce, Carlos Patricio, 13 años, estudiante enseñanza básica, 13/10/73, Santiago *
83. Felmer Klenner, José Luis, 20 años, estudiante universitario, 19/10/73, Puerto Montt
84. Fernández Acum, Mario, 20 años, relojero, 28/09/73, Osorno *
85. Fernández Pavéz, Sergio Fernando, 18 años, cargador, 05/10/73, Santiago *
86. Fernández Rivera, Jorge Antonio, 18 años, estudiante enseñanza media, 05/09/85, San Miguel, Santiago
87. Fierro Pérez, Juan Bautista, 17 años, cesante, /10/73, Valdivia
88. Fierro Pérez, Pedro Robinson, 16 años, cesante, /10/73, Valdivia
89. Flores Araya, José Orlando, 19 años, estudiante enseñanza media, 23/08/74, Peñalolén, Santiago *
90. Flores Caroca, Floridor de Jesús, 20 años, obrero, 13/10/73, Santiago
91. Flores Echeverría, Arnaldo, 19 años, 10/06/84/, Santiago
92. Flores Mardones, Nicolás, 18 años, ayudante mueblista, 18/03/74, Santiago
93. Freire Caamaño, Eliecer Sigisfredo, 20 años, obrero maderero, 09/10/73, Chihuio, Valdivia
94. Freire Medina, José, 20 años, estudiante universitario, GAP, 11/09/73, La Moneda, Santiago *
95. Fres Gallardo, Gonzalo Elías, 18 años, obrero textil, 24/03/84, La Ligua
96. Fuentes Concha, Nadia del Carmen, 13 años, estudiante enseñanza básica, 02/07/86, La Florida, Santiago
97. Fuentes Fernández, Oscar Vicente, 19 años, estudiante universitario, 09/04/85, Santiago
98. Fuentes González, Luis Hernán, 20 años, 05/12/74, San Bernardo, Santiago *
99. Fuentes Lagos, Jorge Antonio, 19 años, obrero, 11/08/83, La Cisterna, Santiago
100. Fuentes Toledo, Jorge Franco, 17 años, vendedor ambulante, 13/08/83, San Miguel, Santiago
101. Fuenzalida Morales, Francisco Antonio, 12 años, estudiante enseñanza básica, 27/03/84, Santiago
102. Gallardo Arancibia, Rafael Antonio, 6 años, estudiante enseñanza básica, 06/09/85, San Bernardo, Santiago
103. Garay Hermosilla, Héctor Marcial, 19 años, estudiante universitario, 08/07/74, Santiago *
104. García Ramírez, Vicente Israel, 20 años, estudiante, 30/04/77, Rancagua *
105. Garrido Ocarez, Carlos Humberto, 19 años, feriante, 02/10/73, Santiago
106. Gatica Coronado, Víctor Joel, 18 años, vendedor ambulante, 08/11/73, Valdivia
107. Gho Alarcón, Mario Armando, 19 años, servicio militar obligatorio, 16/10/73, Santiago
108. Godoy Acuña, José Domingo, 20 años, obrero agrícola, 20/09/73, Quilaco, Santa Bárbara
109. Godoy Mansilla, Darío Armando, 18 años, estudiante enseñanza media, 19/10/73, Quebrada El Way, Antofagasta
110. Gómez Aguirre, Ana Teresa, 19 años, obrera PEM, 11/08/83, Santiago
111. Gómez Concha, José Domingo, 17 años, estudiante, 17/09/73, Cobquecura
112. Gómez Espinoza, Nelson Fernando, 19 años, obrero, 10/09/83, San Miguel, Santiago
113. González Allende, Manuel José, 16 años, estudiante, 21/09/73, Santiago
114. González Bravo, Miguel Ángel, 18 años, egresado enseñanza media, 12/05/84, Santiago
115. González González, Carlos Ramiro, 18 años, estudiante universitario, 15/09/73, San Felipe *
116. González Norambuena, Mauricio Leopoldo, 20 años, CORA, técnico agrícola, 02/10/73, Linares
117. González Osorio, Carlos Manuel, 19 años, obrero, 12/06/74, Santiago *
118. González Pérez, Rodolfo Valentín, 19 años, servicio militar obligatorio, 24/07/74, Santiago *
119. Guajardo Pizarro, Juan Segundo, 18 años, obrero, 21/09/74, Vicuña
120. Guerrero Gutiérrez, Carlos Eduardo, 20 años, estudiante universitario, 31/12/74, Peñalolén, Santiago *
121. Gutiérrez Garrido, Felipe Antonio, 2 años, 07/10/87, Peñalolén, Santiago
122. Gutiérrez Gómez, Marcelo del Carmen, 17 años, 05/10/73, Osorno *
123. Gutiérrez Gutiérrez, María Cristina, 16 años, estudiante, 07/03/86, Renca, Santiago
124. Gutiérrez Seguel, Sergio Enrique, 18 años, trabajador independiente, 18/01/74, Santiago *
125. Henríquez Aguilar, Sandra Janet, 14 años, estudiante enseñanza básica, 12/08/83, Pudahuel, Santiago
126. Hernández Albornoz, Miguel Ángel, 17 años, 05/09/86, San Miguel, Santiago
127. Hernández Garcés, Héctor Enrique, 17 años, estudiante enseñanza media, 06/10/73, San Bernardo, Santiago
128. Herrera Cofré, Jorge Antonio, 18 años, estudiante enseñanza media, 13/12/75, Santiago *
129. Herrera Villegas, José Manuel, 17 años, mecánico, 07/10/73, Lonquén, Isla de Maipo*
130. Hinojosa Céspedes, Vicente Armando, 19 años, vendedor ambulante, 02/04/74, Santiago
131. Huaiqui Barría, Roberto, 17 años, egresado enseñanza media, 20/09/73, Riñihue, Valdivia *
132. Hinostroza Ñanco, José Víctor, 19 años, electricista, 25/10/73, Valdivia
133. Jara Herrera, Juan Carlos, 17 años, estudiante, 18/09/73, Yumbel, Laja
134. Joui Petersen, María Isabel, 19 años, estudiante universitaria, 20/12/74, Peñalolén, Santiago *
135. Lagos Salinas, Carlos Eduardo, 20 años, estudiante universitario, 16/09/73, Chillán
136. Lara Espinoza, Gabriel Valentín, 18 años, estudiante enseñanza media, 22/09/73, Mulchén *
137. Lara Valdés, Cristián Alfonso, 20 años, auxiliar de buses, 30/10/84, San Miguel, Santiago
138. Larenas Molina, Carmen Gloria, 19 años, 12/07/83, Valparaíso
139. Lazo Maldonado, Luis Rodolfo, 20 años, obrero agrícola, 16/10/73, Paine *
140. Leal Díaz, Miguel Ángel, 18 años, folklorista, 05/09/86, Maipú, Santiago
141. Leonidas Contreras, Elizabeth, 14 años, estudiante, embarazada, 14/10/73, Santiago
142. López Elgueda, Ricardo Octavio, 15 años, vendedor, 20/09/73, Santiago *
143. López Zúñiga, Francisco Humberto, 19 años, vendedor ambulante, 03/07/86, Santiago
144. Loyola Cid, Edgardo Orlando, 19 años, ayudante soldador, 03/12/74, Santiago *
145. Maigret Becerra, Mauricio Armando, 18 años, estudiante 29/03/84, Pudahuel, Santiago
146. Manríquez Norambuena, Patricio Enrique, 17 años, estudiante enseñanza media, 21/09/73, Santiago
147. Mansilla Coñuecar, Carlos Humberto, 20 años, boxeador, 18/10/73, Puerto Montt
148. Marambio Araya, Oscar, 20 años, funcionario público, GAP, 13/09/73, La Moneda, Peldehue, Santiago
149. Marchant Vivar, Marcela Angélica, 8 años, estudiante enseñanza básica, 11/08/83, La Granja, Santiago
150. Marín Rossel, Jorge Rogelio, 19 años, empleado portuario, 28/09/73, Iquique *
151. Mariqueo Martínez, Pedro Andrés, 16 años, enseñanza media, 01/05/84, Santiago
152. Martínez Aliste, René Máximo, 20 años, reservista del ejército, 08/12/73, San Bernardo, Santiago
153. Martínez Hormazábal, Luis Alberto, 19 años, empleado de oficina, 11/10/73, Santiago
154. Martínez Vera, Gustavo Hernán, 18 años, estudiante, 24/09/73, Paine, Santiago
155. Matamala Venegas, Luis Gilberto, 16 años, estudiante secundario, 19/09/73, San Joaquín, Santiago
156. Matulic Infante, Juan Estanislao, 19 años, 16/10/73, Calama
157. Medina Hernández, Rodrigo Alejandro, 18 años, estudiante universitario, 07/05/76, Santiago
158. Mella Flores, Alejandro Robinson, 19 años, estudiante enseñanza media, 26/12/73, Linares *
159. Mena Alvarado, Nalbia Rosa, 20 años, embarazada, 29/04/76, Santiago *
160. Merino Molina, Pedro Juan, 20 años, sastre, 14/09/74, Coronel, Concepción
161. Montoya Torres, Darío Hugo Belisario, 19 años, servicio militar obligatorio, 20/09/73, Cobquecura
162. Mora Gutiérrez, Fernando Adrián, 17 años, obrero maderero, 09/10/73, Chihuio, Valdivia
163. Morales Chávez, Enrique Segundo, 15 años, estudiante, 29/11/83, Santiago
164. Morales Díaz, Domingo de la Cruz, 20 años, electricista, 14/10/73, Santiago
165. Morales Morales, Armando Edelmiro, 19 años, estudiante enseñanza media, 04/10/73, Parral *
166. Morales Muñoz, Henry Aníbal, 15 años, estudiante enseñanza media, 30/10/84, Santiago
167. Morales Sanhueza, Presbiterio Estanislao, 20 años, obrero PEM, 08/83, Ñuñoa, Santiago
168. Moreno Campusano, Héctor Leonardo, 19 años, estudiante enseñanza media, 21/09/73, Los Ángeles
169. Moreno Díaz, Manuel Ernesto, 18 años, estudiante enseñanza media, 19/09/73, Tocopilla
170. Moscoso Moena, Fernando Humberto, 20 años, estudiante universitario, 20/12/73, Talcahuano
171. Moya Rojas, Ángel Gabriel, 15 años, 14/09/73, Santiago
172. Muñoz Guajardo, Bernardo Enrique, 19 años, 16/10/73, San Bernardo, Santiago
173. Muñoz Mella, Jorge Rodrigo, 18 años, estudiante enseñanza media, 18/09/73, Santiago *
174. Muñoz Riveros, Alexis Eduardo, 16 años, estudiante enseñanza industrial, 28/04/88, San Miguel, Santiago
175. Muñoz Rojas, Hernán Antonio, 19 años, obrero agrícola, 14/10/73, Padre Hurtado, Santiago
176. Narváez Salamanca, Jorge Patricio, 15 años, estudiante enseñanza media, 28/09/73, Mulchén *
177. Nash Saez, Michel Selim, 19 años, servicio militar obligatorio, 29/09/73, Pisagua
178. Navarro Martínez, Manuel Jesús, 20 años, obrero en taller ciclista, 07/10/73, Lonquén, Isla de Maipo *
179. Nieto Duarte, Carlos Alberto, 20 años, obrero agrícola, 16/10/73, Paine, Santiago*
180. Núñez Espinoza, Ramón Osvaldo, 20 años, estudiante, 25/07/74, Santiago *
181. Ñancumán Maldonado, José Armando, 20 años, obrero, 18/10/73, Puerto Montt
182. Ñiripil Paillao, Julio Augusto, 16 años, agricultor, 08/10/73, Galvarino
183. Ojeda Jara, Jorge Luis, 20 años, estudiante universitario, GAP, 05/10/73, San Antonio*
184. Olivares Coronel, Iván Nelson, 18 años, estudiante, 21/10/75, Santiago
185. Opazo Guarda, Mario Armando, 20 años, obrero agrícola, 14/09/73, San Pablo, Osorno *
186. Ordenes Simón, Juan Miguel, 20 años, obrero agrícola, 19/09/73, Ñuñoa, Santiago
187. Ordoñez Lamas, Iván Gerardo, 17 años, cesante, 07/10/73, Lonquén,Isla de Maipo *
188. Ormeño Gajardo, Vasco Alejandro, 18 años, talabartero, 26/02/74, Penco, Concepción
189. Ortiz Moraga, Jorge Eduardo, 20 años, estudiante universitario, 12/12/75, Santiago *
190. Ortiz Orellana, Ramón Remigio, 17 años, estudiante enseñanza media, 18/01/74, Santiago *
191. Ortiz, Ortiz, Carlos Manuel, 18 años, obrero, /10/73, Santiago
192. Pacheco Durán, Jorge Pedro, 20 años, artesano, 19/12/73, Santiago
193. Paineman Puel, Luz Marina, 15 días, 27/03/84, Santiago
194. Palacios Guarda, Iván Gustavo, 18 años, estudiante, 18/04/89, Quinta Normal, Santiago *
195. Palma Coronado, Edison Freddy, 15 años, estudiante enseñanza básica, 30/08/88, Peñalolén, Santiago
196. Palma Rodríguez, Juan Patricio, 17 años, estudiante enseñanza básica, 11/09/73, Santiago
197. Pantoja Rivera, Sergio Amador, 19 años, servicio militar obligatorio, 03/10/74, Putre*
198. Pardo Aburto, Jorge Enrique, 15 años, 04/09/85, Santiago
199. Parra Quintanilla, Patricio Humberto, 14 años, 28/09/73, Santiago
200. Pavez Pino, René Enrique, 19 años, obrero POJH, 04/10/83, La Florida, Santiago
201. Pérez Godoy, Pedro Hugo, 15 años, estudiante enseñanza básica, 17/10/73, Ñuñoa, Santiago *
202. Peters Casas, Guillermo Ernesto, 19 años, chofer, 17/09/73, Osorno*
203. Peña Catalán, Hernán Manuel Gerónimo, 20 años, pioneta, 15/10/73,Santiago *
204. Peña Fuenzalida, Juan Francisco, 20 años, servicio militar obligatorio, 03/10/74, Putre*
205. Plaza Díaz, Sara Beatriz, 17 años, labores de casa, 01/03/85, Santiago
206. Poblete Tropa, Juan Mauricio, 20 años, comerciante, 27/09/73, Chillán
207. Ponce Contreras, Miguel Ángel, 18 años, 20/10/73, Padre Hurtado, Santiago
208. Quezada Yáñez, Marcos, 18 años, estudiante enseñanza media, 24/06/89, Curacautín
209. Quinteros Miranda, Eduardo Santos, 19 años, estudiante enseñanza media, 08/10/73, Santiago
210. Ramírez Améstica, Rogelio Gustavo, 18 años, estudiante, 01/10/73, Santiago
211. Ramírez Calderón, Gustavo Guillermo, 20 años, mecánico automóviles, 06/09/75, Peñalolén, Santiago *
212. Ramírez Ortiz, Víctor Fernando, 19 años, vendedor ambulante, 11/10/73, Santiago
213. Ramírez Peña, Sergio Hernán, 17 años, estudiante, 06/12/73, Santiago
214. Reinante Raipan, Modesto Juan, 18 años, obrero maderero, 10/10/73, Liquiñe, Valdivia *
215. Retamal Parra, Luis Alejandro, 14 años, estudiante enseñanza básica, 12/09/73, Santiago
216. Retamal Pérez, Oscar Abdón, 19 años, estudiante enseñanza media, 23/09/73, Parral *
217. Reyes Arzola, Marco Aurelio, 20 años, 21/09/86, Macul, Santiago
218. Reyes Avila, Carlos Ramón, 19 años, /09/73, Santiago
219. Ríos Bustos, Marcos Orlando, 15 años, estudiante, 01/10/73, Santiago
220. Ríos Céspedes, Ernesto Igor, 18 años, estudiante técnico, 03/07/86, San Miguel, Santiago
221. Ríos Traslaviña, Miguel Ángel, 16 años, estudiante enseñanza básica, 01/10/73, Santiago
222. Riquelme Castillo, Luis Fernando, 14 años, estudiante enseñanza básica, 04/08/85, Ñuñoa, Santiago
223. Riquelme Lemus, Marcelo Augusto, 17 años, estudiante, 14/08/84, Peñalolén, Santiago
224. Robles Ortega, Pablo Marcelo, 16 años, estudiante enseñanza media,26/11/89, Santiago
225. Rodríguez, Aqueveque, Juan Enrique, 20 años, zapatero, 03/10/73, Santiago
226. Rodríguez Aqueveque, Florentino Rafael, 17 años, 03/10/73, Santiago
227. Rodríguez Celis, Víctor René, 16 años, estudiante básico, 11/05/83, Ñuñoa, Santiago
228. Rodríguez Herrera, Nibaldo Manuel, 14 años, estudiante técnico, 04/09/84, La Cisterna, Santiago
229. Rodríguez Hinojosa, Erick Enrique, 20 años, obrero, 04/09/89, Santiago
230. Rodriguez Leal, Pablo, 18 años, estudiante enseñanza media, 15/11/81, Santiago *
231. Rodríguez Mena, Hugo Abraham, 8 años, estudiante enseñanza básica, 30/10/84, Santiago
232. Rojas Arancibia, Santiago Rubén, 16 años, estudiante, 18/10/73, Santiago
233. Rojas Denegri, Rodrigo Andrés, 19 años, fotógrafo, 06/07/86, Santiago
234. Rojas Fuentes, Manuel Tomás, 20 años, reservista del ejército, 07/12/73, San Bernardo, Santiago
235. Rojas Rojas, Jaime Ignacio, 9 años, estudiante enseñanza básica, 11/08/83, Valparaíso
236. Romo Escobar, Manuel Luis, 20 años, vendedor ambulante, 01/02/74, Santiago
237. Ropert Contreras, Enrique Andrés María, 20 años, estudiante universitario, 14/09/73, Santiago
238. Rosas Asenjo, Reinaldo Patricio, 17 años, estudiante enseñanza media, 13/09/73, Osorno
239. Rubio Garrido, Luis Armando, 20 años, empleado, 30/10/84, Santiago
240. Saavedra González, Enrique Antonio, 18 años, estudiante universitario, /09/73, San Felipe *
241. Saavedra González, José Gregorio, 18 años, estudiante enseñanza media, 19/10/73, Calama
242. Saavedra Muñoz, Víctor Segundo, 19 años, obrero maderero, 04/10/73, Valdivia
243. Salas Parra, Oscar, 20 años, 12/09/73, Lota, Concepción
244. Salinas Martín, Isidro Hernán, 18 años, estudiante, 01/07/86, La Cisterna, Santiago
245. Salinas Vera, Mario, 16 años, estudiante enseñanza media, 20/10/73, Santiago *
246. San Martín Barrera, Raúl Buridan, 19 años, obrero, 06/10/73, Santiago *
247. San Martín Lizama, Jorge, 20 años, 18/07/76, Curacautín
248. Sánchez Pérez, Simón Eladio, 17 años, estudiante enseñanza media, 20/09/73, Santiago *
249. Sandoval Caro, Erika del Carmen, 15 años, estudiante enseñanza media, 28/03/84, Santiago
250. Sandoval Gómez, Segundo Abelardo, 19 años, estudiante enseñanza media, 02/10/73, San Javier, Linares
251. Sanhueza Ortiz, María Isabel, 19 años, labores de casa, 12/07/83, Pudahuel, Santiago
252. Santander Albornoz, Ignacio del Tránsito, 17 años, obrero agrícola, 04/10/73, Paine, Santiago
253. Santander Zúñiga, Omar Hernán, 18 años, feriante, 20/10/86, Estación Central, Santiago
254. Santibáñez Durán, Miguel Ángel, 19 años, 05/10/73, Santiago
255. Schmidt Arriagada, Ricardo Augusto, 20 años, 13/09/73, Pucón, Villarrica *
256. Segovia Gil, Leopoldo Albino, 20 años, cesante, 18/06/83, Santiago
257. Sepúlveda Bravo, Ricardo del Carmen, 16 años, estudiante, 16/10/73, Ñuñoa, Santiago
258. Silva Jara, Luis Alberto, 14 años, feriante, 06/10/88, Santiago
259. Silva López, Víctor Galvarino, 20 años, empleado, 16/10/73, Santiago
260. Silva Silva, Luis Armando, 20 años, técnico electrónico, 24/09/74,Maipú, Santiago *
261. Solar Welchs, Luis Pedro, 18 años, 23/10/73, Arica
262. Solís Núñez, Bernardo Isaac, 20 años, 14/09/73, Niblinto
263. Soto Cabrera, Rubén Simón, 18 años, obrero, 18/01/83, Valparaíso *
264. Soto Campos, Hugo Enrique, 18 años, estudiante enseñanza media, 26/09/73, Parral *
265. Soto Herrera, José Antonio, 15 años, estudiante enseñanza media, 04/09/85, La Cisterna, Santiago
266. Soto Valdés, Alberto Toribio, 20 años, 09/10/73, Pudahuel,Santiago
267. Suazo Suazo, Luis Segundo, 20 años, pintor automóviles, 14/10/73, Santiago
268. Tapia Leyton, Oscar Eugenio, 20 años, feriante, 10/06/84, Santiago
269. Thomes Palavecinos, Segundo Enrique, 15 años, estudiante enseñanza básica, obrero,19/09/73, Santiago
270. Torres Aguayo, Paola Andrea, 4 meses, 27/03/84, Concepción
271. Torres Aguayo, Soledad Ester, 4 años, 27/03/84, Concepción
272. Torres Flores, Henry Francisco, 16 años, pioneta, /07/74, Pisagua*
273. Torres Tello, Macarena Denisse, 6 años, estudiante enseñanza básica, 23/05/89, La Granja, Santiago
274. Torres Villalba, Freddy Jimmy, 19 años, estudiante universitario, 20/09/73, Concepción
275. Tracanao Valenzuela, Eliseo Maximiliano, 18 años, obrero maderero,10/10/73, Liquiñe, Valdivia *
276. Ulloa Pino, Víctor Adolfo, 16 años, estudiante enseñanza media, 18/09/73, Los Ángeles *
277. Valdebenito Espinoza, Carlos Rosendo Richard, 19 años, estudiante, 07/10/87, San Miguel, Santiago
278. Valdivia Valenzuela, José Eduardo, 17 años, estudiante enseñanza media, 03/07/86, Santiago
279. Valdivia Vásquez, Miguel Ángel, 16 años, obrero, 21/10/73, Paine, Santiago
280. Valdivia Vásquez, Segundo Fernando, 20 años, obrero, 21/10/73, Paíne, Santiago
281. Valdivia Vásquez, Víctor Eduardo, 18 años, obrero, 22/10/73, San Bernardo, Santiago*
282. Valencia Calderón, Manuel Eduardo, 20 años, técnico electricista, 16/06/87, Conchalí, Santiago
283. Valenzuela Ferrada, Luis Mario, 20 años, obrero forestal, 04/10/73, Valdivia
284. Valenzuela Velásquez, Claudia Andrea, 6 años, estudiante enseñanza básica, 14/09/73, Talca
285. Valle Pérez, José Miguel, 15 años, estudiante, 17/10/73, Santiago 286. Vásquez Riveros, Juan Fernando, 15 años, estudiante enseñanza
media, 15/09/73, Santiago
287. Vega González, Arturo, 20 años, transportista, 16/10/73, Lago Ranco, Valdivia
288. Venegas Lázzaro, Claudio Santiago, 18 años, estudiante enseñanza media, 10/09/74, Santiago *
289. Vera Ortega, Fernando Isidro, 18 años, vendedor, 23/09/73,Santiago
290. Vergara Toledo, Eduardo Antonio, 19 años, estudiante
universitario, 29/03/85, Santiago
291. Vergara Toledo, Rafael Mauricio, 18 años, estudiante enseñanza media, 29/03/85, Santiago
292. Vicencio Arriagada, Blas Javier, 20 años, /12/73, Santiago
293. Vidal Aedo, José Eduardo, 20 años, obrero agrícola, 05/10/73, Mulchén
294. Vidal Tejeda, Víctor Iván, 16 años, estudiante, 13/10/73, Santiago
295. Viera Ovalle, Francisco Eugenio, 19 años, estudiante universitario, 11/10/73, San Bernardo, Santiago 296. Villar Quijón, Elías Ricardo, 20 años, estudiante universitario, 20/02/75, Peñalolén, Santiago *
297. Villarroel Ganga, Víctor Manuel, 18 años, obrero, 25/06/74, Santiago *
298. Vivanco Vásquez, Víctor Julio, 19 años, estudiante enseñanza media, 08/10/73, Parral*
299. Wood Gwiazdon, Ronald William, 19 años, estudiante universitario, 20/05/86, Santiago
300. Yaufulen Mañil, Oscar Romualdo, 18 años, obrero agrícola, 11/06/74, Lautaro *
301. Yáñez Figueroa, Patricio Alejandro, 14 años, estudiante enseñanza media, 14/06/83, San Miguel, Santiago
302. Zamora Meléndez, Juan Cristián, 18 años, obrero, 27/03/84, Viña del Mar
303. Zamora Portilla, Pedro Germán, 15 años, estudiante, 13/10/83, La Florida, Santiago
304. Zamorano González, Víctor Manuel, 18 años, obrero agrícola, 03/10/73, Paíne
305. Zabala Barra, Rubén Federico, 15 años, aseador de autos, 12/10/83,(Concepción)
306. Zúñiga Adasme, Luis Hipólito, 19 años, feriante, 15/11/81, Santiago *
307. Zúñiga Urzúa, Gabriel Ángel, 19 años, obrero POJH, 05/09/84, Santiago

Detenidos desaparecidos

Fuente : Comisión de Verdad y Reconciliación (1991). Informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación (Informe Rettig). Tomo I y Tomo II, Febrero 1991. Chile : Santiago, 889 p. Recopilación de nombres realizada en febrero del 2007 por E.Aguirre y S. Chamorro, ex miembros del Comité pro-retorno de exiliados de Chile

Siglas
CORA : Corporación de la Reforma Agraria
GAP : Grupo de Amigos del Presidente
PEM : Plan de Empleo Mínimo
POJH : Programa Ocupacional para Jefes de Hogar

Author: Felipe Henríquez Ordenes Ingeniero Computacional y Profesor de Inglés. Activista de los DDHH Chile. @PipeHenriquezO

Relacionado

Leopoldo Larravide 20 años http://190.98.219.232/~interac/victimas/?p=657

NUESTRA PROPUESTA

 

Me apoyo en la hipótesis de trabajo que postula que el quiebre institucional producido por el golpe de estado de 1973 que instauró una dictadura cívico-militar prolongada y que estructuralmente se prolonga hasta la actualidad , afectó a la sociedad en su conjunto, más allá de la represión, persecución y exterminio, con carácter de genocidio de una generación de hombres y mujeres que apoyaban y defendían un proceso histórico social de cambios y que  combatían a la  dictadura posteriormente.

Las consecuencias socio-políticas y antropológicas se extenderán a lo largo de generaciones, como se ha evidenciado, por ejemplo, en el proceso español.

Las situaciones que viven los hombres y mujeres y sus núcleos familiares en el seno de las sociedades que vivieron conflictos sociales traumáticos, en toda época o lugar, son semejantes en su complejidad y

reviste gran importancia el estudio comparativo de las distintas situaciones de exilio y diáspora así como del amplio aspectro de las violaciones a los los derechos humanos que afectan a quienes son derrotados en estos conflictos, cuyas secuelas son traspasadas a las generaciones que les continúan y que siendo niños, en ocasiones sufrieron violación, carcel y tortura como forma de presión a sus padres.

En base a estos postulados, es que estamos desarrollamos desde 2006  una investigación-acción  con de miembros de las segundas y terceras generaciones, padres, hijos y posteriormente nietos, y de las personas relacionadas familiarmente con quienes fueron afectados por las distintas violaciones a los derechos humanos a partir del año 1973.

Esta investigación-acción, multidisciplinaria e inertergeneracional  realizada por medio de la metodología de la etnografía digital, en el marco de la antropología virtual- lo que nos ha permitido una presencia permanente e istantánea en todos los espacios de la cibersociedad habitados por estas generaciones, formando nosotros, investigadores,parte de estos colectivos y sitios personales en la Web ,espejo de las actividades y organizaciones espejo en la realidad cara-a-cara off line .

Reunimos en las redes sociales usadas por nuestros hijos,hijas y nietos y por nuestra generación, aquella de los coetáneos que fuimos militantes o simpatizantes veinteañeros en los años setenta y ochenta de los movimientos y partidos que apoyaron a la Unidad Popular y luego resistimos desde distintas trincheras en un combate desigual a las fuerzas exterminadoras de la dictadura de Pinochet.

Somos los padres y las madres, los y las abuelas , los y las compañeros y compañeras, los camaradas sobrevivientes, los testigos de época, los que tenemos la memoria urgente y vigente y que tenemos la consciencia de que estamos extinguiendonos como generación- por años, por secuelas,por enfermedades agudas y crónicas que arrebatan vidas semana a semana.

Somos testimonio de lo que se hizo bien y tambien de aquellos tantos errores que  nuestra temprana edad,falta de experiencia ante una represión no imaginada en todo su horror, opciones erradas y compromiso total de entonces que redundaron en daño para nuestros descendientes en una espiral que aún no termina.

Los que deben juzggarnos en este siglo XX, son esos un día nuestros niños  que experimentaron todas las gamas del terror; sus cuerpos violados, torturados,encarcelados,exiliados,clandestinos y su niñez perdida, apropiada, sus identidades a medio construir.La ausencia del padre o madre , el país imaginario que les transmitimos en el exilio y la diápora que ya nunca conocerán,

los dolorosos y a menudo frustados retornos a la tierra de nadie, vidas sin pares, vidas sin palabras que compartir.

 Aquellos que siendo menores, sus vidas fueron afectadas como consecuencia de la participación de sus familiares en el proceso histórico social durante la Unidad Popular, la dictadura de Pinochet y la extensa etapa de la post dictadura.

Todas las situaciones represivas están presentes y patentes en los hijos y nietos:

El universo de aquellos que entonces fueron menores,infantes  e incluso nonatos y así como aquellos  nacidos en casas de tortura,o en prisión, está más allá de estadísticas del Estado o de las ONG.

Este invisible segmento de nuestra sociedad, este sujeto social aún amorfo, aún latente como tal porque en nuestro país no han sido  agente de cambio social,  excepto en contadas  ocasiones cuando la coyuntura política los catapultó a los medios.

Lo que se produjo el año 2003, cuando despertó la memoria de Chile, la Huelga de Hambre  “Luciano Carrasco” a la que dedicaremos un capítulo especial, dio presencia legitimada a los hijos e hijas de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos en el conjunto de la sociedad. Posterior a este hito en la historia de los hijos e hijas no se han dado formas colectivas de organización más allá de las agrupaciones vinculadas por lazos de afecto y pertenencia , en actividades de denuncia, de orden judicial, conmemorativas, funas, causas de orden general o de defensa de derechos humanos,políticas , artísticas, académicas, sociales,culturales,familiares y como parte  de organizaciones de familiares.

 

 RECOLECCION DE MANIFESTACIONES DE MEMORIA E IDENTIDAD DE LOS HIJOS.

Existe una realidad concreta que permite realizar esta propuesta: todos, como personas y como colectivo, de una forma u otra nos planteamos la Memoria como una meta.

El siglo XXI está signado por el afán, en todo el Cono Sur del continente de re-construír la memoria colectiva de experiencias traumáticas como han lo han sido las acciones genocidas de las dictaduras latinoamericanas experimentadas desde el año 1965 en nuestro continente.

Los estudios de Memoria y los Derechos Humanos son prioritarios en las ciencias sociales y humanas y en el ámbito de la cultura, y estos se entrecruzan y complementan desde las diversas diciplinas en los diferentes países.

La meta última es evidenciar que sucedió en nuestro pasado reciente , quienes eran la generación de los padres, el ideario que los motivó a entregar sus vidas y  sus muertes,más allá de militancias o acciones específicas.

  Quienes fueron y son estos hombres y mujeres, los jóvenes de la última mitad del siglo XX, portadores de  paradigmas instalados socialmente en el Continente Latinoamericano, cuando revoluciones triunfantes, guerrillas, Concilios,adelantos científicos  y técnicos, cambios sociales y culturales conformaron una era que terminó en  el genocidio de esta generación.

 

Los objetivos planteados hasta ahora ,tentativamente, son:

a) Recopilar on line y off line las manifestaciones públicas y privadas que expresen la relación de estos hijos con los procesos siempre dinámicos en torno a la memoria de sus padres, a la defensa de los derechos humanos, las  impresiones subjetivas de los HIJOS, hoy adultos jóvenes, acerca de la perspectiva  con la que perciben a sus padres y su accionar, y la evolución que estos juicios han experimentado en el tiempo, de modo de tener indicios tentativos que nos digan acerca del daño transgeneracional posible de detectar en la subjetividad de los descendientes.

Han transcurrido décadas desde que ocurrieron los sucesos que afectaron a sus grupos familiares, nucleares y extensos, donde no solo fueron afectados los hijos, sino grupos amplios de familiares, en ocasiones dispersos geográficamente e incomunicados por tiempos prolongados..

 Estos hijos e hijas ,que fueron menores afectados decadas atras hoy son padres y madres,  parte de otros núcleos familiares, y estan de diversos modos transmitiendo su memoria.

De qué modo es transmitida su experiencia de vida? En que momento lo hacen a sus propios hijos? Cómo se ha desarrollado la relación con sus padres sobrevivientes ? Y con los padres y madres sustitutos- padrastros, madrastas, figuras paterna o materna, hermanos y hermanas de las nuevas relaciones de sus progenitores sobrevivientes? Sus relciones y experiencias escolares y académicas? Sus experiencias laborales, las causas que apoyan, sus relaciones de pareja y la construcción de famiia?

En base a estas reflexiones y propósitos, que no pueden darse más que colectivamente con y entre las distintas generaciones, es que planteamos que es el momento de un ENCUENTRO INTERGENERACIONAL de Rescate y sistematización de experiencias, que conduzca a la visibilización de nuestros hijos y nietos como el sujeto social que de hecho conforman, y de este modo crear conciencia de la urgente necesidad de una memoria combatiente que conduzca a la articulación de acciones y reflexiones y sujetos que reinvindiquen tanto la permanente Batalla por la Memoria y la dignidad de los combatientes de ayer y de hoy estigmatizados por la Historia Oficial.

La historia de acciones conjuntas de los distintos hijos e hijas comienza temprano en la dictadura, y esa Historia de participación, de cuestionamiento, de exigencias necesitamos socializarla, a traves de sus relatos y de sus creaciones.

Después de un lapso de tiempo considerable, que varía de caso en caso, pensamos que ciertos duelos pueden haber cristalizado lo sufiente, como para tener una perspectiva acerca de qué es la memoria y porqué es un imperativo nacional   la construcción de esta memoria desde ellos, alternativa a la memoria petrificada instalada desde los vencedores.y este hecho puede hacerlos conseguir el logro de volcar y compartir y transmitir a su descendencia y a las generaciones por venir, el RELATO BIOGRAFICO DONDE SE ENTRELACEN  LAS VIDAS Y MUERTES DE LAS GENERACIONES QUE HOY CONVIVEN EN EL PAÍS, sus valores, motivaciones y opciones de vida como habitantes de un país profundamente dividido ante el cual hay que tomar posición

,

Metodología

1.- La información y la comunicación de las actividades y los objetivos.

Hasta el momento hemos tomado contacto con jóvenes de rangos de edad entre los 13 y los 45 años

así como con los padres ,hermanos y otros miembros de los grupos familiares , personas que residen en lugares tan culturalmente distintos para nosotros como lo son Israel o Mozambique.

Estos contactos, que superan el centenar de personas, da a este Encuentro una riqueza de manifestaciones culturales y de sentimientos compartidos que en sí mismos justifican la iniciativa en curso.

2.-.Espacios de la Web:

.Espacios de la Web: Correo electrónico, Facebook ,Foros, páginas web personales e individuales, Messenger, blogs, fotoblogs, Flickr, Picasa,

donde se evidencia participación amplia de jóvenes.

3.-Contactos personales con Comités, colectivos, agrupaciones, asociaciones, centros de Hijos, Menores, y de agrupaciones diversas de aquellos afectados por las violaciones de derechos humanos del país y del exterior.

Hemos participado en reuniones ,jornadas y encuentros en universidades y centros técnicos de educación en sus distintos niveles.

El universo de los Hijos de la Memoria

1.-Situaciones de Exilio y situaciones de Diáspora

Hijos y/o nietos de exiliados en distintos continentes y épocas, nacidos y/ o criados en los países de acogida y que son parte de la Diáspora Política que por diversas razones no retornará a Chile.

2.-Hijos de exiliados retornados a Chile , que por diversos factores deciden permanecer en los países donde crecieron, o “auto-exiliarse”, regresando, ya sea con la familia o como individuos, al país de crianza..

. Son aquellos que vinieron a modo de prueba al país donde nacieron o donde sus padres nacieron, y que les fue imposible una reinserción

Jóvenes que estuvieron inmersos en una sociedad no-capitalista, como lo son los casos de los hijos que permanecieron en hogares en Cuba , Nicaragua, en el ámbito de los países del campo socialista en Europa Oriental, o en Asia (Vietnam), Argelia y Mozambique en África,

Estos menores vivieron experiencias cultural , social y políticamente distintas, específicas y menos conocida en las investigaciones de ciencias sociales de situaciones de exilio o diasporicas.

En los casos de quienes vivieron situaciones de exilio, se detecta una diversidad cultural y diferentes grados de integración a los países de nacimiento y/o crianza así como a nuestro país , en el caso de los retornados, determinados en gran parte por los factores socio políticos de las sociedades receptoras. y la pertenencia a grupos organizados de sus pares. El continente donde crecieron marca la impronta a los procesos de continuidad y cambio que experimentan estos jóvenes.

Hijos y/o nietos nacidos en el exilio, sin contacto alguno con Chile, con la comunidad de exiliados ,sin dominio del idioma español u otros elementos de la cultura latinoamericana. Padre o madre originaria de culturas locales, en grupos familiares biculturales

La pena de extrañamiento conduce a que los hijos vivan situaciones de exilio con características específicas dadas por la imposibilidad de regresar del padre afectado .Estos hijos pueden haber nacido fuera de Chile o haber partido con los padres al iniciarse la pena aflictiva.

En el curso de la recopilación de información que por cerca de dos años hemos llevado a cabo con el proyecto de investigación La Diáspora Política Chilena, se ha evidenciado un importante elemento, cual es la percepción del “sí mismo” (1) de chilenos que no se consideran exiliados, que habiendo llegado en distintas fecha a los países de acogida, se han integrado o no a las comunidades diaspóricas, participando en actividades sociales y políticas relacionadas con Chile, tanto durante la dictadura como en la etapa pos-dictadura. Estos adultos jóvenes que salen sin apoyo de instituciones u organizaciones partidarias, y por lo general no llevan una vida colectiva con las comunidades diasporicas, tienen presencia regular en el campo de la cultura y la reflexión política, permaneciendo en contacto y colaborando en las acciones de solidaridad en coyunturas bien definidas.

ESTA TIPOLOGIA DE PERSONAS QUE SIENDO MENORES O VIVIAN SU PRIMERA JUVENTUD CUANDO INICIARON SUS BIOGRAFIAS INDEPENDIENTES DE SUS PADRES

HIJOS DE PADRES AUSENTES: DETENIDOS-DESAPARECIDOS, ASESINADOS, EJECUTADOS POLITICOS; CLANDESTINOS, PRESOS POLITICOS,

Hijos de ex prisioneros políticos de las décadas de los setenta, ochenta y noventa evidencian así mismo características específicas, determinadas por el tiempo de prisión del padre, la madre o ambos; el lugar del encarcelamiento, que puede ser en el país o en países de América Latina u otros.

Los hijos e hijas de personas que fueron detenidas y cuyo paradero se desconoce hasta la fecha, así como de quienes fueron ejecutados ,secuestrados y asesinados, caídos en enfrentamientos, explosionados, y del mismo modo los hijos de militantes que vivieron largos períodos de clandestinidad que imposibilitaban una normal convivencia familiar, son aquellos, a quienes más allá de sus ideologías, credo ,genero o generación, lugar de nacimiento, pertenencia étnica o partidaria, queremos convocar a compartir, desde el espacio virtual y el encuentro personal sus vidas, sus relatos ,sus experiencias.

OTRAS SITUACIONES: EXONERADOS POLITICOS,DISCRIMINACION ,REPERCUSIONES PSICOLOGICAS Y PSICOSOCIALES.

Nuestro planteamiento está basado en la hipótesis de trabajo que postula que el quiebre institucional producido por el golpe de estado de 1973 que instauró una dictadura cívico-militar prolongada y que estructuralmente se prolonga hasta la actualidad , afectó a la sociedad en su conjunto, más allá

de la represión, persecución y eliminación de una generación de hombres y mujeres que apoyaban y defendían un proceso histórico social de cambios o que combatían a la dictadura posteriormente.

Los hijos e hijas de personas que fueron detenidas y cuyo paradero se desconoce hasta la fecha, así como de quienes fueron ejecutados, y del mismo modo los hijos de militantes que vivieron largos períodos de clandestinidad que imposibilitaban una normal convivencia familiar, son aquellos, a quienes más allá de sus ideologías, credo, genero o generación, lugar de nacimiento, pertenencia étnica o partidaria, queremos convocar.

Esperamos que este llamado tenga un amplio eco y se esparza como flores en el viento….

Adriana Goñi Godoy

Lic. Antropología U.Chile

https://imagenesparamemoriar.com/2014/06/21/formulario-hijxs-de-la-memoria/

MUJERES COMBATIENTES. Una militante del MIR . “La lucha continúa, no ha terminado”.

Ana Becerra, sobreviviente de Tejas Verdes: “La lucha continúa, no ha terminado”

Llegada a San Antonio a los 10 años, Ana Becerra fue una militante del MIR que -como otros en el puerto- vivió en carne propia el sadismo desatado por civiles y militares una vez ocurrido el golpe de Estado. Fue detenida en dos oportunidades, en 1973 en Tejas Verdes, y en Las Cabañas, campo de concentración ubicado en Santo Domingo, dos años después. Su testimonio forma parte del libro “El despertar  de los cuervos. Tejas Verdes, el origen del exterminio en Chile” (Ceibo Ediciones), del periodista Javier Rebolledo (“La danza de los cuervos”).

Allí está su detención en el Parque de Materiales mientras estaba embarazada y su estadía ahí por cerca de siete meses; las torturas que sufrió junto a sus compañeras y la vida que generaron en ese lugar; su salida del país y el regreso. Pero también está aquello que la ayudó a mantenerse en pie. “Cómo fue sacándole una solución a todo lo que vivió ahí dentro, las herramientas que la vida le dio para superar esas vivencias: El amor, fundamentalmente”, dice Rebolledo.

Foto Rens Veninga

“Lo más importante era poner a Santo Domingo en el mapa de la tortura”

¿Qué significó para ti el poder testimoniar?

Siento que es una tarea cumplida. Que salga a la luz la verdad de los detenidos desaparecidos y los presos políticos. Por mí que existan más organizaciones ocupadas de que se conozca más. Es parte de mi trabajo la divulgación de lo que sucedió.

¿Qué es lo principal que, a través de tu trabajo testimonial, debe ser relevado?

Para mí lo más importante era poner a Santo Domingo en el mapa de la tortura: apareció por primera vez en el informe de la Comisión Valech. Fuimos alrededor de 15 los que estuvimos aquí y conseguir todos los testimonios ha sido duro. Mi relato está desde los ’80 en los informes de la Vicaría. No había nada más, hasta que después logré conseguir más testimonios de gente que estuvo en prisión aquí. Hoy Javier (Rebolledo) ha logrado imponerlo con su publicación, al hacer la relación de la Escuela de la DINA que operó en Santo Domingo y nuestra posterior llegada a ese recinto. Es tremendo que se haya logrado mostrar hasta aquí. Durante un tiempo sólo existía mi testimonio y la sentencia que aparece en el libro de Luz (Arce)* en el que Jara** le dice que no se puede quedar porque tiene que venir para acá por unos  “fiambres”.

¿Por qué llegas a este lugar?

La tortura aquí existió por muchos años. La primera vez que me detuvieron fue cuando voluntariamente me entregué el 16 de septiembre y me liberaron en febrero del ’74. Soy la única que estuvo todo el tiempo en calidad de prisionera. Cuando yo me entregué tenía orden de fusilamiento: nunca supe por qué razón, pero creo que por eso, a lo mejor, me mantuvieron en Tejas Verdes todo el tiempo.

DSC_01690

“No somos pobrecitos”

¿Hay algo que te gustaría remarcar sobre tu experiencia?

Los relatos han estado vivos, en lo personal no me gusta hacer mucho relato, por el morbo. Incluso el Informe Valech tiene algo de morboso, cuando te preguntan “¿Y dónde exactamente le aplicaron la corriente?, etcétera. Y por eso muchas veces escuchas “pobrecita”. A mí me carga el término “pobrecita”. Todo lo que nos pasó fue el alto precio que pagamos por nuestros ideales, por nuestras convicciones. Pero no somos “pobrecitos”.

¿Qué hiciste con tu vida después?

Recordar. Al salir de Tejas Verdes no paré con mi actividad. Por eso es que caigo en 1975 durante la redada que se hace a los miembros del MIR y que me lleva finalmente al exilio, primero en Argentina y luego en Suecia. Cuando regreso, a mediados de los ’80, inmediatamente comienzo a trabajar en los grupos de defensa de los Derechos Humanos.

Foto Rens Veninga

¿Qué significó volver a este lugar de tanto sufrimiento, a San Antonio?

Yo siempre quise vivir en mi tierra y la lucha nunca ha terminado. Uno aporta lo que puede. Primero fue declarar en los tribunales, ante las investigaciones, la Vicaría, recogiendo información, buscando restos. Y, en general, yo puedo aportar con mi experiencia a los movimientos de los jóvenes: ellos son las semillas que germinan.

¿Y hoy, cómo realizas esa lucha?

Voy a las marchas, también participo en la Comisión Ética Contra la Tortura, me interpongo entre jóvenes y carabineros, voy a sacar de las comisarias a los chicos; a veces me convierto en la “vieja de mierda” también. Pero si en algo les puedo aportar, es en tratar de ayudar desde mi experiencia a los cabros que llevan las banderas de lucha. Eso es lo fundamental, que la lucha continúa, no ha terminado. No existe un país perfecto, pero existe uno mejor y para eso seguiré luchando hasta que llegue al cajón. Uno no puede dejar sus ideales, mis ideales no son vendibles y por eso sigo, y seguimos ahí, adelante.

* Luz Arce, pasó de ser militante del PS a colaboradora y jefe de sección de la DINA. Su historia aparece en el libro “Luz Arce: Después del Infierno”, de Michael Lazzara.

** Mayor Mario Alejandro Jara Seguel, agente encargado de la DINA en Rocas de Santo Domingo, que entre sus “tareas” tenía la de preparar asados y vacaciones para el personal de la DINA en ese balneario.

El camino de la memoria colectiva. Qué es lo que la sociedad recuerda y cómo se hacen presentes esos recuerdos hoy

El camino de la memoria colectiva. Qué es lo que la sociedad recuerda y cómo se hacen presentes esos recuerdos hoy

EL PAIS › QUE OPINAN SOBRE LA DICTADURA QUIENES LA PADECIERON Y LOS QUE NACIERON EN DEMOCRACIA

El camino de la memoria colectiva

El 60 por ciento de los argentinos opina que el golpe de 1976 fue injustificado. Y casi el 50 sostiene que fue la antesala del neoliberalismo de los ’90. Una encuesta exclusiva muestra los matices entre los que vivieron la dictadura y los hijos de la democracia.

 

Por Raúl Kollmann

Casi 6 de cada 10 argentinos dicen hoy que el golpe de Estado de 1976 no era justificable, pero hay un 20 por ciento que dice que sí estaba justificado y otro 20 por ciento –con mayoría muy joven, es decir que no vivió la dictadura– que dice que no puede dar opinión. En un marco de rechazo a lo que fue el Proceso, es distinto lo que opinan y cómo ven las cosas los que vivieron la dictadura y los llamados hijos de la democracia, o sea los que no pasaron por aquellos años. Cuando se les pregunta a los coetáneos de la dictadura si están de acuerdo con la frase “la peor democracia es mejor que una dictadura”, un 62 por ciento dice que está de acuerdo con ese concepto. Pero entre los que no vivieron el Proceso, sólo el 43 por ciento afirma que la peor democracia es mejor que una dictadura y un porcentaje cercano, el 37 por ciento, piensa que frente a una mala democracia, una dictadura es aceptable. Como en casi todas las preguntas, un 20 por ciento de los jóvenes afirma que no tiene opinión formada.

Las conclusiones surgen de una encuesta exclusiva realizada para Página/12 por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), que lidera Roberto Bacman. En total se entrevistaron a 1044 personas de todo el país, vía telefónica, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico social. También se buscó un equilibrio proporcional entre habitantes de grandes ciudades, medianas y chicas.

“Acá el problema que afrontamos es el de la memoria –señala Bacman–, y más precisamente la memoria colectiva. Lo que buscamos fue saber qué es lo que la sociedad recuerda y cómo se hacen presentes esos recuerdos hoy. Como la memoria colectiva es una construcción social, su objetivo no es sólo recordar el pasado sino también darle una explicación y un sentido al presente. Es más: el pasado no permanece inmutable, siempre aparece dispuesto a ser moldeado por las ideas y experiencias del presente.”

En el trabajo realizado para este diario, el CEOP decidió hacer un corte transversal distinto respecto de las edades. “En lugar de los clásicos intervalos, se trabajó en función de dos ciclos sociales: los nacidos antes de la dictadura y lo que nacieron después del regreso de la democracia. Y partimos desde la idea de que la memoria se construye desde la fuerte influencia del que está cerca –familia, amigos, escuela, trabajo y otros–, y que ese rol de estos grupos sociales es fundamental en la estructuración de la memoria colectiva. A esto se agrega que cada actor social decodifica la realidad según su propia ideología. Cada uno ve la realidad a través de su propio cristal.”

¿Quién apoyó?

Aunque se trata de una evaluación histórica, cuando se les pregunta a los que fueron coetáneos de la dictadura que enumeren quiénes apoyaron el golpe, la mayor responsabilidad se pone en los partidos políticos, en segundo lugar en los ciudadanos comunes, en las grandes empresas y en los grandes medios. Pero la idea es que el golpe tuvo numerosos y variados apoyos. En cambio, para los hijos de la democracia, es decir los que nacieron después del Proceso, el orden cambia: los mayores culpables de haber apoyado el golpe son los medios de comunicación, porque justamente sienten hoy el poder que tienen los medios. Los hijos de la democracia han vivido de cerca el debate sobre la ley de medios y esto aflora incluso a la hora de evaluar el pasado. Recién después de los medios vienen, para los hijos de la democracia, los partidos y la Iglesia, a la que también ven con enorme poder, entre otras cosas por la traba al matrimonio igualitario o al aborto. “De todas maneras, en un estudio que hicimos hace ocho años –afirma el titular del CEOP–, se opinaba que la Iglesia tuvo una participación mucho más fuerte en el golpe. Es posible que la elección de Jorge Bergoglio como Papa haya hecho bajar la acusación.”

¿Justificable?

“Un dato que no puede pasar por alto –señala Bacman– y que se repite a lo largo de todo el estudio es el importante desconocimiento o incapacidad de responder de un segmento importante de la población. En varios indicadores medidos, existe alrededor de un 20 por ciento de los entrevistados que no ha podido manifestar una opinión o posición. Es una cuenta pendiente de la sociedad. En ese ‘no sabe/no contesta’ está la ausencia de interpretaciones claras de lo ocurrido y no hubo un proceso social de transmisión. Pese a todo lo hecho, que incluye los juicios y las condenas, la inclusión en los programas de estudio, los nietos recuperados, la presencia de Madres y Abuelas, el 24 de marzo como feriado, todavía queda un largo camino para recuperar la memoria en esa franja.”

Aun así hay una nítida mayoría que considera que el golpe no tuvo ninguna justificación; pero a 38 años, demasiado porcentaje figura entre los que piensan que sí fue justificado y los que no saben qué opinar.

Golpe y economía

Cuando se les pregunta a los encuestados si la dictadura abrió las puertas a las políticas neoliberales de los ’90, la mitad efectivamente asimila la economía del Proceso con la época de las privatizaciones y las relaciones carnales. Primero, es obvio que hay una franja importante que vivió la dictadura y sabe que esto fue así: las políticas de José Alfredo Martínez de Hoz fueron el anticipo de los ’90. Pero, además, Bacman ya evaluó que la memoria colectiva pasa por el tamiz de la ideología y, si se piensa desde el punto de vista del voto actual, esa asimilación con el neoliberalismo la realizan todos los que votaron al Frente para la Victoria, las distintas variantes del peronismo, el radicalismo, los socialistas, el centroizquierda.

Pero hay una mitad que, nuevamente, oscila entre estar en contra de ese vínculo entre dictadura y neoliberalismo. Desde ya están los que ideológicamente siguen respaldando las políticas de los ’90, pero sobre todo se ve nuevamente esa franja de jóvenes, de pocos recursos, que no logra dar una respuesta y se ampara en el “no sabe, no contesta”.

Desaparecidos

Algo similar pasa con la frase “la desaparición forzada de personas fue la manera que encontraron los militares para frenar la movilización popular”. Nuevamente hay más de un 30 por ciento en contra y el permanente porcentaje cercano al 20 por ciento que no opina.

La idea de la “pacificación”, difundida y propagandizada por el menemismo, sigue teniendo anclaje: hay un 30 por ciento de los entrevistados que sostiene que no hay cuestiones pendientes, que el Proceso debe ser un “caso cerrado”. Del otro lado, los que creen que hay un camino por recorrer, mencionan esencialmente terminar de enjuiciar y castigar a los culpables, y recuperar a los niños secuestrados durante el Proceso.

Democracia y dictadura

La antinomia planteada en la frase “la peor democracia es mejor que cualquier dictadura”, recoge el respaldo del 54 por ciento. Muestra nuevamente que hay un largo camino por andar en cuanto al trabajo sobre la memoria colectiva. Una definición de ese tipo debería recoger un respaldo más nítido. Pero entra en el cuadro un porcentaje, que aparece en todos los sondeos, que refleja a una franja con tendencias autoritarias: personas que tradicionalmente reclaman orden, se manifiestan contra los inmigrantes, son partidarios de la mano dura, se oponen al matrimonio igualitario y a otras políticas democráticas o progresistas.

Pero, además, nuevamente aparece la franja de los que no saben o no contestan. En este caso no se les pregunta sobre un hecho histórico sino que se les pide opinión respecto de una frase actual, básica, que tiene que ver con las convicciones democráticas. Aun así, el 15 por ciento de las personas, principalmente jóvenes y de escasos recursos, nuevamente no se manifiesta.

“Que haya una parte que no se expida –concluye Bacman–, constituye un desafío social: hay un segmento de la población donde la memoria colectiva no funcionó, donde los grupos primarios –familia, amigos, escuela– no han desempeñado la función de transmisión. Es un desafío, porque otros sectores pueden susurrarles al oído. Hay que construir día a día y de manera cotidiana, especialmente en la familia y en la escuela, la democracia. Habrá que seguir operando sobre la memoria, conscientes de que en el futuro debe garantizar que la memoria no sea parte del olvido.”

raulkollmann@hotmail.com

 

 

Tesis Tamara José Lagos. LOS MARCOS SOCIALES DE LA MEMORIA OFICIAL


LOS MARCOS SOCIALES DE LA MEMORIA OFICIAL

Tesis para optar al título de Socióloga.

TAMARA JOSÉ LAGOS CASTRO

María Emilia Tijoux, Profesora guía

Santiago Chile.

2011

2 Agradecimientos

A mi madre Kattia Castro por enseñarme a vivir en la otra memoria. A mis padres: Mario Lagos por -desde su ausencia- prendar de significado mi devenir, a José Miguel Ortega por decidir/ser mi papá. A Claudio Reyes por todo, a mi Amparo por atrasar esta tesis y revolucionar mi vida. A Marisol Castro y Pía Fuentes por apoyarme siempre.

Al Sub programa de investigación Domeyko: Memoria, Historia y Derechos Humanos que ha patrocinado esta tesis.

A María Emilia Tijoux por dar cabida académica a mis inquietudes, a Roberto Merino por sus generosas conversaciones.

A mi pujante e inquieta memoria.

3


Índice 1. Resumen

6

2.Introducción

7

2.1 Declaración de intenciones

6

2.2 Aclaraciones y nociones

8

2.3 Planteamiento del Problema

12

2.4 Antecedentes

22

2.4.1 Historia y disputa

22

2.4.2 Gobierno democrático y los primeros hitos

29

2.4.3Nuevas apuestas, nuevos lenguajes

32

2.4.4 Surgimiento del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

35

2.5 Pregunta de investigación

40

2.6 Hipótesis de trabajo.

41

2.7 Objetivos

41

2.8 Relevancia

42

3. Estrategia metodológica

45

3.1 Carácter comprensivo de la Investigación

45

3.2 Enfoque

46

3.3 Tipo de Investigación.

48

3.4 Estrategia de producción de la información.

48

3.5 Muestra

49

3.6 Diseño de las entrevistas

50

3.7 Registro

51

3.8 Técnica de Producción de Información

51

4. El Estado, la génesis del Museo, la ruptura del consenso

54

4.1 El sentido/motivo de la acción

66

4.1.1 El diagnostico: la deuda

67

4.1.2 La subjetivación del consenso, el Estado enmarca su memoria.

68

4.1.3 La sensibilidad de una Presidenta de la República

70

 

4 4.1.4 La excepcionalidad del periodo

74

5. Las memorias, el Re-establececimiento del pasado, afanes de un Museo

80

5.1 Consideraciones iniciales

80

5.2 Marco social de la memoria nacional: para que nunca más

84

5.3 Museo para reparar y dignificar.

93

5.4 Museo para proponer y debatir el presente

100

6. El Museo, la puesta en escena de los vencidos

109

6.1 Condiciones de posibilidad para el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en Chile

115

6.1.1 La obra culmine de Michele Bachelet

116

6.1.2 Participación e Información

117

6.2 La construcción del consenso: Comisiones de Verdad

119

6.2.1.Museo para las víctimas

121

6.2.2 Paréntesis de la historia, la polémica del periodo.

125

7. A modo de conclusión

132

7.1 Sobre la experiencia

132

7.2 Sobre la pregunta

132

7.3 Proposiciones y recomendaciones

142

8. Bibliografía

144

9. Anexos

149

 

5

1. Resumen.

La tesis empírica que se presenta a continuación tiene por objeto conocer y comprender cuáles son los sentidos que sustentan y justifican la construcción de un Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en Santiago de Chile. Esta iniciativa estatal da cuenta de la necesidad definida por la institucionalidad de generar un espacio de reflexión, información e investigación en torno al pasado reciente del país y forma parte de una serie de iniciativas que desde el año noventa se han ido desarrollando. Estas iniciativas han basado su identidad en „dar a conocer‟ y/o „contar una verdad‟, ejercicio de enorme trascendencia tras 17 años de ocultamiento y tergiversación de los hechos. Esta investigación narra este recorrido institucional y político, caracterizándolo como un tipo de acción social particular que emerge de lo que se ha denominado, razón de Estado. Asimismo ha sido de interés reconocer qué memoria o memorias y qué usos de las mismas nutren estas apuestas, dando cuenta del carácter social que impregna la construcción y posicionamiento de las memorias como verdades que sitúan y delimitan un marco normativo determinado.

Ha sido afán explicito de este documento cuestionar la pertinencia de esta iniciativa así como el modo en que esta se llevo a cabo. Al respecto se advierte que el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos solo representa novedad en torno al tipo de puesta en escena de una verdad que no ha cambiado, en este sentido tras veinte años de „retornado‟ el régimen democrático, esta nueva apuesta no ha sido capaz de avanzar en procesos pedagógicos y reflexivos que incorporen nuevos elementos a la mirada en torno al pasado reciente del país y sobre todo a cómo este pasado significa y condiciona el presente, particularmente en relación al estado y compromiso con los derechos humanos en la actualidad.

Palabras Clave: Museo de la Memoria, marcos sociales de la memoria, construcción social de las memorias, razón de Estado, musealización, tipos de acción social, sentido de la acción social.

6

2. Introducción

“Sólo tendrá el don de avivar la chispa de la esperanza en el pasado el historiador que este firmemente convencido de que ni siquiera los muertos estarán seguros frente al enemigo si este triunfa. Y este enemigo no ha dejado de ser el vencedor” (Walter Benjamin)

2.1 Declaración de Intenciones

Comienzo aquí mi tesis de grado para optar al título de socióloga y me enfrento a un problema que puede sonar absurdo pero que conlleva en sí mismo una de las discusiones basales sobre la disciplina, su carácter científico y la relación sujeto-objeto, ¿hasta qué punto debo sincerar mis motivaciones para escribir este documento?

Rápidamente he decidido: ser veraz pero tal vez superficial, pues no es momento de dar testimonios sobre mi memoria, menos a partir del posicionamiento teórico y político que supone este trabajo. Sin embargo, asumo que la problemática de la memoria y del olvido es un tópico que me toca de cerca y de allí emana la intensidad de mi inquietud y mi obcecada decisión por trabajarlo, en este caso con el propósito de dar cuenta de los caminos culebreros e intempestivos de la construcción de las memorias, particularmente de aquella estatal u „oficial‟.

En el año 2005 abandoné la carrera de sociología por formarme como médico en Cuba, al momento de dar este vuelco en mi vida profesional nada hacía presagiar que los meses vividos en esa isla repotenciarían mi pasión por esta disciplina, la sociología, y la percepción sobre su importancia y utilidad en el actual contexto. Viviendo en otras latitudes caí en cuenta que los modos en que los pueblos y sus Estados traen la vida del pasado al presente y aun más los contenidos que nutren estos marcos para el recuerdo -al menos- se relacionan con el enaltecimiento u omisión de ciertos idearios políticos y proyectos vitales que cada país comprende como posible y/o deseable. Contrario a lo que podría haber conjeturado, la nomenclatura de mártir muy utilizada por Cuba en su propaganda me incomodaba, así como también me inquieta la lógica de víctima utilizada para el tratamiento de la historia reciente en Chile, ambos formatos me parecen estrategias profundamente reduccionistas para dar cuenta de procesos sociales e intentar la legitimización de algunos de sus aspectos.

La construcción de estos marcos-collage de relatos y retazos del pasado conlleva la elección de ciertos elementos por sobre otros y en consecuencia la omisión de un conjunto de memorias que no son funcionales a la contingencia. Esto supone una asimetría que funda la re-presentación del pasado, es decir a la hora de elegir la escenografía no todos los sujetos tienen a su haber las mismas herramientas para socializar sus memorias, esta idea reviste de dramatismo y complejidad el quehacer de la memoria y las ansías por un relato justo, según la acepción primera del término, a saber: Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece,1 en cuanto la construcción de memorias se vincula con un pasado plagado de conflictividad, procesos sociales revolucionarios, violencia estatal, etc. La pugna por reposicionar a los sujetos y sus idearios dentro de la gama de alternativas discursivas supone una confrontación política que se tiñe de afectividad. En este sentido intuyo la importancia de dar a conocer otras memorias distintas a la „oficial‟ en torno al pasado reciente del país, así como también considero necesario reposicionar en el asunto público la discusión sobre la sociedad que queremos/hemos querido y cómo se ha intentado llevar a cabo esta añoranza. En relación a esto, advierto y pienso que el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos es parte de una política pública que nace de criterios ideológicos cuyo contenido trabajaremos y que tiene en relación a ellos, ciertos propósitos.

La historia y la comprensión del proceso de elaboración y ejecución de esta institución museal me interesó en un primer momento por su silencio, su carencia de conflicto, su inexistencia total de desacuerdos públicos, más aun teniendo como antecedente el conflicto (Hite, 2003) generado a partir de la instalación de un monumento a Allende en la Plaza de la Ciudadanía el año 2000. Advertí y me sorprendí entonces de la omisión que acompañaba la elaboración de este museo pero más aun me intrigó cuál iba a ser su contenido, es decir qué elementos definirían institucionalmente y ahora públicamente la memoria del pasado reciente de Chile. El interés se basa en la intuición (o imaginación) de que el tratamiento que aquí hace de este pasado otorga insumos objetivos para entender el presente y sus aparentes incoherencias en torno a la problemática sugerida. Con esto me refiero a que la memoria sin conflicto que ha intentado posicionar la oficialidad, se enfrenta una y otra vez a violentas y disruptivas bocanadas de memoria, que nacen muchas veces desde las violaciones a los derechos humanos ocurridas pero que van muchísimo más lejos, en este sentido el homenaje realizado el 21 de Noviembre del año en curso a Miguel Krassnoff, brigadier en retiro del Ejército de Chile condenado a más de 100 años de presidio por su vinculación con crímenes de lesa humanidad y la interacción allí ocurrida entre manifestantes y asistentes al evento, pone de manifiesto la existencia de un conflicto que no ha encontrado reconciliación ni ha podido ser acallado. Yo estuve ahí y debido a mis cortos años por primera vez experimenté en carne propia una serie de epítetos que solo había leído en libros o investigaciones de prensa, tales como: “Merino tenía razón ustedes no son humanos, son humanoides” o “el error que cometimos fue no matarlos a todos” A partir de este antecedente ejemplificador, surge la pregunta: ¿cómo convive un Museo de la Memoria y los Derechos Humanos con la posibilidad cierta que estos sujetos tienen de realizar con reconocimiento público este tipo de ensalzamientos?

Lo ocurrido en esta convocatoria da cuenta de que el tratamiento reconciliatorio que ha intentado propugnar el Estado para sus ciudadanos no ha penetrado en la conciencia de estos pues la contienda de aquellos años sigue en sus fundamentos, latente en los distintos grupos que conforman la sociedad.

2.2 Aclaraciones y nociones

El 11 de Enero del año 2010 abrió sus puertas al público el denominado “Museo de la Memoria y los Derechos Humanos” esta iniciativa es la primera apuesta a nivel nacional que busca desde el Estado, con sus fondos y elaboración museográfica dar cuenta de las violaciones a los derechos humanos ocurridas entre el 11 de Septiembre de 1973 y el 11 de Marzo de 1990. Su explicito afán pedagógico pretende facilitar procesos reflexivos en la sociedad en torno al respeto y promoción de los derechos humanos (Comisión Asesora Presidencial para Políticas de Derechos Humanos, 2009). Esta iniciativa es original de la ex Presidenta de la República, Michelle Bachelet Jeria y fue elaborada por la Comisión Asesora Presidencial para Políticas de Derechos Humanos, 9 en conjunto con el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y la Dirección de Archivos, Bibliotecas y Museos (DIBAM) del país.

El museo se erige como el espacio donde se consolida y construye la memoria oficial acerca del pasado reciente del país. Así, las definiciones acerca de sus exposiciones, contenidos, ubicación y presupuesto se enmarcan dentro de lo que se puede denominar razón de Estado. El Museo posee colecciones conformadas por objetos de valor simbólico y artístico vinculados con la temática y también cuenta con la mayor colección de archivos documentales que durante años han sido resguardados por distintas agrupaciones de derechos humanos. Este archivo de incalculable valor, busca generar en el museo un sitio propicio para la investigación sobre memoria y derechos humanos que esté en contacto con otras instituciones similares a nivel internacional.

Ante un panorama tan deseable: ¿Porqué problematizar la existencia de este museo? Son múltiples las preguntas, hipótesis y reflexiones que dan cuerpo a este texto y que se fueron construyendo a lo largo de mi experiencia como estudiante de sociología y delimitando a partir del bagaje teórico que fui adquiriendo. En este marco se evidencia por ejemplo, que la construcción social de las memorias conlleva la permanente pugna entre memorias erigidas desde marcos sociales muy distintos e incluso antagónicos. En este sentido podemos afirmar que no existe una „gran memoria‟ ni que ésta se acerca a la construcción de un relato verdadero, por lo mismo la narración que construye a este espacio es solo una de las posibles dentro del entramado social

“La memoria es la vida, siempre encarnada por grupos vivientes y, en ese sentido, está en evolución permanente, abierta a la dialéctica del recuerdo y de la amnesia, inconsciente de sus deformaciones sucesivas, vulnerable a todas las utilizaciones y manipulaciones, capaz de largas latencias y repentinas revitalizaciones.” (Nora, 2009, p. 21)

Este carácter propio de las memorias hace que su tratamiento sea confuso y problemático, y en este sentido la complejidad que conlleva enclaustrarla en un Museo se hace manifiesta, y bien: ¿Por qué es preciso construir un museo de estas características? Es decir cuál es la necesitad reconocida por el Estado que se supone satisfecha con la construcción de este museo. En torno esto advierto que el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos hace parte de una serie de decisiones y acciones que 10 se han materializado en las últimas dos décadas para, desde el Estado hacerse cargo de las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la dictadura militar. Ahora bien, no es posible decir si esta nueva institución responde a la ineficacia de las iniciativas anteriores en torno a facilitar la construcción de una cultura de promoción de los derechos humanos, o a un punto más dentro del recorrido de las políticas vinculadas con los derechos humanos en Chile. En torno a esto vale destacar que el tratamiento a nivel estatal acerca del pasado de nuestro país ha trabajado principalmente lo relacionado con los crímenes perpetrados, omitiendo los problemas y consecuencias que trae aparejada la permanencia en el presente de ciertos elementos –enclaves autoritarios- que institucionalmente limitan el carácter de la democracia en curso (Garretón, 2003)

Siguiendo a Garretón, el pasado es uno de los pocos elementos que tiene en común una sociedad histórica y por tanto el tratamiento que de éste se haga, se vincula con la posibilidad de construir un proyecto de país en el cual los individuos se reconozcan como actores, es decir como sujetos sociales. En este sentido el contenido que tengan las memorias que cohabitan una nación así como los sujetos que las representen y sus posiciones dentro de la estructura societal no serán elementos triviales,

“Un país es el modo de enfrentar y proyectar su pasado. Dicho de otra manera, es en torno a cómo resolvamos los problemas del pasado que va a definirse nuestro futuro como comunidad histórico moral.” (Ibíd., p. 216)

En torno a esta problemática se sitúa la presente investigación, cuya línea de interés se sustenta en la siguiente pregunta, ¿Cuáles son los principales factores sociopolíticos que sustentan y justifican (desde la óptica gubernamental) la construcción del denominado “Museo de la memoria y los derechos humanos” en Santiago de Chile, en el marco de la celebración del Bicentenario?

El objetivo general de este trabajo es develar y comprender los sentidos (verstehen) que sustentan y justifican la construcción del denominado “Museo de la memoria y los derechos humanos” en Chile.

A luz de la pregunta de investigación y el objetivo general definido para esta tesis, el enfoque metodológico a partir del cual trabajé es el cualitativo pues me permite 11 indagar en los elementos simbólicos que construyen la cotidianidad de los sujetos y su discurso, que a la vez otorga coherencia a sus decisiones y acciones.

Para dar cuenta del problema de investigación que basa este trabajo construí una muestra teórica que contiene tres de los actores que parecieron – a partir de la revisión de antecedentes- fundamentales en la elaboración y ejecución de este Museo, a saber: Por el Estado, los y las funcionarios/as de la Comisión Asesora Presidencial para Políticas de Derechos Humanos y del Ministerio de Bienes Nacionales, como asesor externo, FLACSO y por último algunos integrantes del directorio del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en la actualidad. Esta muestra teórica se fue ampliando a partir de la información entregada por estos primeras contactaciones. El carácter de la entrevista en profundidad fue semi estructurada y el análisis de las mismas lo realicé a través de un análisis de contenido temático.

12 2.3 Planteamiento del problema

La presente tesis tiene como fin conocer y comprender las distintas lógicas que permiten, nutren y justifican la construcción del denominado “Museo de Memoria y los Derechos Humanos”, iniciativa estatal propiciada por el poder ejecutivo y enunciada por primera vez en la cuenta pública del 21 Mayo del año 2007. En este espacio se decide exponer un fragmento de la historia nacional comprendido entre el 11 de Septiembre de 1973 y el 11 de Marzo de 1990. Frente a esta apuesta estatal, surgen las siguientes preguntas ¿Porqué un Museo de la Memoria?, ¿Qué memoria y para quiénes? A partir de estas preguntas ingresaremos en la problemática particular definida para esta tesis.

Se puede advertir que la edificación de este lugar asume y expone la historia nacional según los elementos que ésta tiene para la ex presidenta de la República Michelle Bachelet –ideóloga de este espacio- y la Comisión Asesora Presidencial para Políticas de Derechos Humanos, organismo de su entera confianza; es decir es parte de la narrativa oficial que produce y reproduce de manera más menos consciente elementos que permiten definir y reforzar sentimientos de pertenencia que apuntan a mantener la cohesión social y a defender fronteras simbólicas. En palabras de Jelin (2002), estas memorias “proporcionan los puntos de referencia para <<encuadrar>> las memorias de grupos y sectores dentro de cada contexto nacional.” (Jelin, E., 2002, Pág. 40)

Ahora bien es preciso mencionar que este museo no es la primera edificación que se erige para dar a conocer las violaciones a los derechos humanos ocurridas en la dictadura, así tampoco es la primera construcción que incluya dentro de sus objetivos promover una cultura de respeto y promoción de los Derechos Humanos.2

2 A modo de ejemplo se sugiere revisar

http://villagrimaldi.cl/educacion/ y http://www.londres38.cl/1937/w3-propertyvalue-32007.html

Desde el año 2000, el Estado chileno comenzó a entregar fondos para la construcción de memoriales, placas u otros símbolos cuyo destino fuera reivindicar la memoria de quienes fueron vulnerados en sus derechos humanos con resultado de muerte. En su mayoría estos proyectos fueron protagonizados por familiares de ejecutados políticos o detenidos desaparecidos durante la dictadura militar. “El 3 de 13 marzo, al conmemorarse los 12 años del Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, se firma en la Moneda un Acta de Acuerdo entre el Gobierno y Agrupaciones de Familiares de las víctimas, para construir obras de reparación simbólica en diversos lugares del país”3.

3 Véase www.ddhh.gob.cl/historia_programa.htlm

4 Veáse http://www.museodelamemoria.cl/ES/Museo/Fundamentos/Comisionesdeverdad/InformeRettig.aspx

Desde ese momento -en particular- el Estado asume un rol central en el quehacer de la memoria, específicamente en la construcción de la memoria de los/as que denomina víctimas de las violaciones a los derechos humanos. El reconocimiento institucional de estos/as se cristaliza a través de proyectos y concursos públicos que abren licitaciones para la construcción de distintos espacios con este fin. La Comisión Asesora Presidencial para Políticas de Derechos Humanos encargada de elaborar y ejecutar el proyecto museo se posiciona desde una perspectiva puntual, asumiendo su gestión como un paso necesario para la reconstitución de la comunidad nacional garantizando tanto simbólica como institucionalmente que no se repitan situaciones de violencia como las vividas en él pasado. Este camino reconocido popular y públicamente a partir de la consigna del “nunca más” se inicia institucionalmente con la publicación del informe entregado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación el 8 de Febrero de 1991. El objeto de este trabajo fue investigar y aportar al esclarecimiento de la verdad sobre la desaparición, ejecución y torturas con resultado de muerte que ocurrieron tanto en el país como en el extranjero por el Estado o sus agentes. 4

Siguiendo con este proceso el año 2003 Ricardo Lagos entonces presidente, decide crear la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura cuyo afán fue esclarecer y dar a conocer una verdad que hasta el momento no había sido reconocida institucionalmente, es así como este informe da cuenta de los miles de chilenos y chilenas que sufrieron torturas y encarcelamientos; evidenciando el uso sistemático de la tortura y de sus mecanismos. Así sale a la luz pública la existencia a lo largo del país de centros clandestinos de detención y tortura.

“El informe es una expresión de la fortaleza moral de Chile, que necesitaba mirar con madurez la profundidad del abismo en el cual un día cayó. Da cuenta de una comunidad que puede, ahora más que antes, mirar de frente y 14 sin temores, las desventuras que jamás deberían haber ocurrido en esta tierra. Da cuenta de un país que hoy es más fuerte, porque esta cohesionado en torno a la paz, la libertad y el derecho” (Lagos, 2003)

Esta iniciativa es reabierta el año 2010 a cargo de la Comisión Asesora para la Calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión Política y Tortura, durante las 91 sesiones que tuvo esta comisión se presentaron 32.453 casos (622 para Rettig y 31.831 para Valech) siendo calificados en definitiva a 30 personas como detenidos desaparecidos y ejecutados políticos y a 9.795 como víctimas de prisión política y tortura.5

5 Véase http://www.comisionvalech.gov.cl/InformeComision/Informe2011.pdf

Ambos informes son símbolos del tratamiento institucional que han recibido las violaciones a los derechos humanos y en consecuencia parte del pasado reciente del país. Es difícil negar la importancia que éstos tuvieron en el contexto de su aparición sin embargo han sido duramente criticados. Estos cuestionamientos se basan en el origen, calidad y profundidad de la democracia en curso y por ende en la trascendencia que estos informes tuvieron y tengan en el tratamiento de los derechos humanos en la actualidad. (Lira, E. & Loveman, B., 2000, 2002; Garretón, M., 2003)

Ahora bien en los dos episodios relatados recientemente como en la detención de Augusto Pinochet en Londres (1998), su posterior muerte (2006), la edificación de un monumento en homenaje a Jaime Guzmán (2008) y el reciente homenaje al ex brigadier del Ejército de Chile Miguel Krassnoff (2011), han sacado a relucir los distintos modos de hacer memoria que habitan en la sociedad chilena. El carácter antagónico que presentan estas propuestas ha significado el resurgimiento de un conflicto basado en la interpretación de la historia. Esto se ilustra en los distintos discursos que han realizado personajes políticos claves del país, en ellos es posible encontrar la constante alusión al pasado y a la reconciliación como tarea principal de todos los chilenos y chilenas.

El 4 de Marzo de 1991, Patricio Aylwin Azócar dio a conocer los resultados entregados por la Comisión Nacional por la Verdad y la Reconciliación, en su discurso pide perdón por lo acaecido y asume la tarea de propiciar la reconciliación nacional.

15 Muchos compatriotas piensan que es tiempo de poner “punto final” a este asunto. Por el bien de Chile, debemos mirar hacia el futuro… Es la hora del perdón y la reconciliación. ¿Quién podría no compartir estos anhelos? Para realizarlos, sin embargo, hay que empezar por precisar quiénes son los ofendidos llamados a perdonar y quiénes los ofensores que han de ser perdonados. Yo no puedo perdonar por otro. El perdón no se impone por decreto. El perdón requiere arrepentimiento de una parte y, de la otra, generosidad” (Aylwin, 1991).6

6 Discurso pronunciado por Patrico Aylwin el 4 de Marzo de 1991, al dar a conocer los resultados del informe entregado por la Comisión Nacional por la Verdad y la Reconciliación. Véase http://es.wikisource.org/wiki/Discurso_de_Patricio_Aylwin_Az%C3%B3car_al_dar_a_conocer_a_la_ciudadan%C3%ADa_el_informe_de_la_Comisi%C3%B3n_de_Verdad_y_Reconciliaci%C3%B3n

7 Discurso de Eduardo Frei Ruiz-Tagle ante la detención de Pinochet en Londres. Véase http://www.fundacionfrei.cl/efr/pdf/579.pdf

8 Ídem.

Posteriormente el 22 de Octubre de 1998, en el contexto de la detención de Pinochet en Londres, Eduardo Frei se dirigió al país a través de un comunicado oficial y público en el que cuestionó el actuar del juez Baltasar Garzón, defendiendo la soberanía de la nación a través de la solicitud de extradición de Pinochet.

“Mi Gobierno ha sostenido y seguirá sosteniendo dos criterios jurídicos internacionales pegados a nuestra tradición: la inmunidad diplomática y la soberanía de nuestros Tribunales para juzgar delitos cometidos en nuestro país. (Frei, 1998)7

El ex mandatario argumentó sus intenciones basándose en el precario estado de salud del senador como un elemento a tener en cuenta a la hora de tomar decisiones,

“En el Consejo de Gabinete de hoy, donde analizamos todos los aspectos de esta situación, estuvo también presente la preocupación por los aspectos humanitarios de su situación. Lo destaco especialmente porque en este Consejo hay Ministros de Estado que fueron objeto de tortura y de exilio, y hoy hablaron de humanidad. Así se construye la verdadera reconciliación nacional.”8 (Ibíd.)

16 A este respecto la ex Presidenta de la República Michelle Bachelet, en el discurso de asunción en el cargo el 11 de Marzo del 2006 explicitó la voluntad de ser la mandataria de todos los chilenos, declarando que es preciso mirar al futuro único momento en el que se puede retomar la idea de comunidad,

“Hoy no hay más que futuro. Un futuro donde caben todos, donde todos podemos construir una patria mejor…Ha llegado el momento, en que nos miremos unos a otros, cara a cara, sin resquemores ni suspicacias. El pasado es lo que es: Pasado. No lo olvidaremos nunca, pero nuestra mirada esta en el mañana”9(Bachelet, 2006)

9 Discurso pronunciado por Michelle Bachelet en el Palacio de La Moneda con motivo de asunción en el cargo. Véase http://www.redmujeresconbachelet.net/Noticias/MichelleBacheletDiscurso.htm

10 Discurso de Pablo Longueira con motivo de la inauguración de memoria a Jaime Guzmán. Véase http://www.fjguzman.cl/put_document.php?file=file_491d91730fbfc.pdf

El 10 de Noviembre del 2008 se inauguró el monumento erigido en homenaje al senador Jaime Guzmán asesinado por miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) el 1 de Abril de 1991. En esta ocasión el orador principal fue Pablo Longueira, senador en ejercicio del país y militante de la Unión Demócrata Independiente (UDI).

“Todos nosotros somos hoy los que nos sentimos integrados en esta escultura…Los que queremos construir un Chile siempre unido y mirando al cielo, más allá de nuestras discrepancias, credos o condiciones… Los que queremos compartir el ideal más profundo y trascendente de Jaime Guzmán… La unidad de todos los chilenos mirando hacia el futuro y dejando atrás en nuestros corazones las divisiones y conflictos del pasado. (Longueira 2008)”10

Como se corrobora en los párrafos anteriores la reconciliación así entendida y la recomposición del tejido social que sugiere, fueron pilares en torno a los cuales se decidió y actuó. Muchas veces esta convicción tuvo como resultado arduas críticas dirigidas a las negociaciones que se hicieron en materia de Derechos Humanos, por ejemplo al establecer facilidades para los victimarios a la hora de entregar información. Esto refiere al secreto profesional instalado por la Mesa de Diálogo en el año 2003. Este 17 tipo de decisiones así como la permanencia de la carta constitucional creada en 1980 por la dictadura militar son entre otros, elementos que dan pie para que se cuestione la idea de una reconciliación que se genere teniendo como parámetros elementos heredados del régimen militar. En este sentido Garretón (2007) refuta la idea de un consenso acabado, al que contrapone la tesis del carácter incompleto de la democracia debido a la permanencia de ciertos enclaves autoritarios. Asimismo asume la incapacidad que la sociedad chilena ha tenido de construir una memoria ética que otorgue sustento a la democracia. “Después de 16 años de terminada la dictadura militar -hemos sostenido a lo largo de este libro- Chile sigue entrampado en la época pospinochetista y no logra hacer el salto a la época o sociedad democrática o del bicentenario” (Ibíd., Pág. 111). En la misma línea de pensamiento, Ruiz (2006) asevera que la impronta con la que se ha cargado el ideal de reconciliación ha mermado el establecimiento de la verdad y el quehacer de la justicia. En efecto, ha limitado al régimen mismo.

“Vemos aquí como el ideal de la reconciliación, un ideal tal vez más religioso que político, se pone por encima de la verdad y la condiciona y limita, así como limita también al régimen democrático mismo” (Ibíd., Pág. 19).

Moulian (2006) en este mismo sentido destaca el modo en que se posiciona la idea de reconciliación:

“el duelo que propone la transición nace de la combinación de dos operaciones: la primera es la que marca el reconocimiento de la culpabilidad a través del informe Rettig y la segunda es el llamado a disolver esta culpabilidad en el abrazo solidario de la reconciliación entre víctimas y victimarios” (Ibíd., Pág. 24).

Por su parte Jocelyn-Holt (2006) enuncia lo se podría denominar como una ideología del consenso que ha intentado fallidamente, frenar las latentes conflictividades que conlleva la historia reciente y el tratamiento que los sectores en el poder han hecho de ella.

“Pienso que en lo que respecta estrictamente al mundo oficial –quienes ejercen el poder- hemos pasado de una historia de engaños contrapuestos, ofertas alternativas de embustes, a una historia de ocultamiento compartido, consensual, hasta terminar en nuestros días, en una historia 18 oficial que simplemente hace agua, no convence, apenas sirve.”(Ibíd., Pág. 28)

A su vez, Lechner (2006) enuncia aquello que fundamenta este trabajo y otorga coherencia a las citas anteriores. En efecto da cuenta del fracaso que han tenido los sectores políticos en el poder aun considerando los esfuerzos materializados en la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, la mesa de diálogo o la Comisión Nacional sobre Prisión política y Tortura para hacer del ideal reconciliatorio una realidad. La supremacía que se ha otorgado a la gobernabilidad, al orden y el temor al caos, no han sido suficientes para acallar los resabios de la historia reciente.

“se enfatiza el futuro posible en detrimento de un pasado de conflictos. Mas el silenciamiento del pasado no elimina las divisiones. De modo recurrente irrumpe el pasado, socavando la construcción política del consenso. La mala memoria no permite fortalecer el vinculo social y las capacidades de la acción colectiva.” (Ibíd., Pág. 18)

Se advierte a partir de lo anterior que el tratamiento que se ha hecho de la memoria tanto por los grupos dominantes de una sociedad y del Estado, como por parte de los sectores sociales subordinados son decisivos en la reaparición y el ocultamiento de conflictos vinculados con la historia de un país. En este sentido es preciso comprender enfáticamente que el concepto de memoria, así como el de olvido lleva de la mano el proceso de su construcción, por tanto se vuelve imprescindible considerar su carácter social y el vínculo que estos procesos tienen con la acción social. En palabras de Elizabeth Jelin (2002) es preciso

Reconocer a las memorias como objetos de disputas, conflictos y luchas, lo cual apunta a prestar atención al rol activo y productor de sentido de los participantes en esas luchas, enmarcados en relaciones de poder” (Pág. 2).

En efecto es posible reconocer la existencia de múltiples memorias vinculadas por ejemplo, con la posición que sus oradores tengan en el entramado social por tanto es factible reconocer al denominado “Museo de la Memoria y los Derechos Humanos” como representante de la memoria oficial y asumir a la vez la existencia de memorias alternativas cada una de las cuales conlleva sus olvidos correspondientes: “En cualquier 19 momento y lugar, es imposible encontrar una memoria, una visión y una interpretación únicas del pasado, compartidas por toda una sociedad”(Ibíd., Pág. 5).

Ante el panorama expuesto se manifiesta la importancia que ha tenido tanto el Estado, liderado hasta el año 2010 por la Concertación de Partidos por la Democracia, como también los partidos de oposición: Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional en el devenir que ha seguido la construcción social de las memorias y de los olvidos, que hoy se cristaliza en el discurso instaurado en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Así lo dejo ver la ex presidenta Michelle Bachelet al inaugurar este espacio

“Por eso digo que me cuesta describir las emociones que se aglomeran esta tarde. Pero me he sentido acompañada, acompañada de la historia y de nuestro pueblo, representado en estos tres hombres justos que han hecho el recorrido junto a mí. Nuestros ex Presidentes Patricio Aylwin, Eduardo Frei y Ricardo Lagos, que representan 20 años de libertad y de respeto por los derechos humanos. (Bachelet, 2010)11

11 Discurso inaugural completo veáse : http://www.museodelamemoria.cl/LinkClick.aspx?fileticket=h4vUy6zvoaY%3d&tabid=78

En su conjunto han liderado las apuestas con que el Estado ha intentado hacerse cargo del pasado reciente, particularmente en lo relativo a las violaciones a los derechos humanos ocurridas bajo su alero.

Sociológicamente se puede afirmar que las memorias y los olvidos son productos sociales que emergen a partir del conflicto en que se enfrentan dos o más formas de revivir el pasado, de resignificarlo en función de un presente determinado.

“partiendo del lenguaje encontramos una situación de luchas por las representaciones del pasado, centradas en la lucha por el poder, por la legitimidad y el reconocimiento. Estas luchas implican, por parte de los diversos actores, estrategias para oficializar o institucionalizar la narrativa del pasado.”(Jelin, 2002, Pág. 37)

En otras palabras la problemática acerca de las memorias y los olvidos surge del enfrentamiento al interior de una sociedad dada entre memorias antagónicas que disputan el carácter de verdadero y hegemónico para sus discursos particulares.

20 Así si se establece la necesidad de construir una comunidad democrática inclusiva, el uso que se haga de las memorias es particularmente relevante. En este sentido los elementos que se rescaten del pasado reciente irán definiendo lo que se entiende por Chile y por los chilenos. Esta definición es necesaria y fue detectada el año 2001 por el PNUD (2002)

“El desafío de la cultura, en la perspectiva del Bicentenario, consistiría en crear y afianzar un “proyecto país”. Esto plantea una doble tarea. Por un lado, se ha de generar una visión de país en la cual todos puedan reconocerse como miembros plenos de una comunidad de ciudadanos y como actores eficaces en su desarrollo” (Pág. 18).

Sin embargo este proceso no puede llevarse a cabo a partir de la obsesión por el orden y el temor al caos,

Sin duda que la llamada “democracia de los acuerdos” ha sido un hito decisivo en el proceso de transición. No obstante, si el miedo al conflicto se proyecta al futuro, podría restar vitalidad a la democracia, porque obliga a una delimitación estrecha (no conflictiva) de lo “posible” (Ibíd., Pág. 24).

Ahora bien las memorias tanto individuales como sociales no pueden ser pactadas, difícilmente reconciliadas y esto tiende a complejizar esta problemática, en este sentido es preciso establecer que no existe una memoria neutra,

“Hay memorias oficiales alimentadas por instituciones, incluso Estados, y memorias subterráneas, escondidas o prohibidas. La <<visibilidad>> y el reconocimiento de una memoria dependen, también, de la fuerza de quienes la portan” (Traverso, 2000, Pág. 48).

En este contexto el problema no es que existan lugares que narren un fragmento de la historia, sino que el carácter fragmentando de esta narración no sea reconocido como tal y sea entregado como la historia en tanto serie de acontecimientos objetivos que otorga sentido a las prácticas de los sujetos. Ante esto es preciso reconocerla como una construcción social e identificar los elementos que la sustentan

A lo largo de esta problematización se han enunciado los elementos que hacen pertinente investigar esta temática que refiere al reconocimiento de este museo como 21 una puesta en escena de la memoria oficial construida a partir de los consensos alcanzados por la elite política en estos 21 años de democracia. Todo este proceso ha ido configurando un modo de hacer y sentir la memoria, hasta convertirla en un hecho social que se caracteriza sociológicamente por la fuerza de primar sobre las conciencias individuales.

“He aquí entonces un orden de hechos que presentan caracteres muy especiales: consisten en formas de obrar, pensar y sentir, exteriores al individuo y están dotados de un poder de coacción en virtud del cual se imponen.” (Durkheim, 2003, Pág. 36)

Ahora bien para terminar este acápite, si se estimara que el proceso de Reconciliación ha sido políticamente exitoso, ¿Qué hace necesario desde la lógica gubernamental la construcción de este museo? ¿Cuáles serán los temas que expone? En síntesis ¿Cuál es el uso político de este pasado, y las implicancias que tiene en el presente? Lechner (2006) ya lo había enunciado: “Los usos de la memoria pueden justificar tanto la repetición del pasado como legitimar la transformación del presente” (Pág. 18)

22 2.4 antecedentes

2.4.1Historia y disputa

Los comienzos de los trabajos teóricos sobre la memoria y los distintos adjetivos que sucesivamente la van calificando (social, histórica, colectiva, oficial) aparecen ya a inicios del siglo pasado siendo uno de sus relevantes representantes el sociólogo Maurice Halbwachs con “Les Cadres Sociaux de la mémoire” (1994) Aun así es a partir de los acontecimientos ocurridos durante la Segunda Guerra mundial que esta cuestión se eleva como un tema de enorme interés para teóricos de distintas disciplinas. El exterminio allí ocurrido contó con características distintas a otros episodios bélicos que suscitaron enormes inquietudes

Se exterminó a una vastísima población, que incluía a los grupos considerados “sobrantes” en la sociedad europea –en particular judíos y gitanos–, mediante el desarrollo de tecnologías de exterminio masivas y eficientes, como medio de garantizarlo” (Calveiro, 2006, Pág. 361).

Este exterminio instala la novedad de la utilización de la racionalidad instrumental en su máxima pureza, expresada en los campos de concentración y con ello la construcción y posterior instalación de una pedagogía del exterminio que se difunde a nivel mundial.

A partir de estos acontecimientos, el paradigma moderno y su promesa de progreso emancipatorio se sumerge en una profunda crisis, dando paso a la pregunta existencial por la condición humana y el devenir de la especie: el cuestionamiento filosófico por la cuestión humana se entrecruza con el momento histórico y político en Europa. Múltiples fueron los pensadores que desarrollaron esta reflexión, dentro de los cuales podemos nombrar a Hobsbawm (1998) y su idea de la aceptación y acomodación del ser humano a condiciones de vida deplorables, fácilmente asimilables a la barbarie, que crítica 23 además el fenómeno de destrucción del pasado ocurrido en las postrimerías del siglo XX, tildándolo como uno de los hechos más curiosos y característicos de esta época. 12

12 La sociología por su parte también se verá tocada directamente por los acontecimientos de las Guerras mundiales. No solo se modificarán los puntos de vista para observar la sociedad, sino también surgirán propuestas metodológicas para examinar las subjetividades y los significados de las acciones humanas.

Habermas se suma a este cuestionamiento, caracterizando al siglo XX como un periodo sombrío a causa de los totalitarismos de la época, que serán caracterizados por el autor, como socialmente inhumanos y opuestos a las ideas que previamente se forjaron en la ilustración. (Habermas, 2000). Traverso, parafraseando a los teóricos de la Escuela de Frankfurt, sostendrá que el nazismo y en general los totalitarismos, se sustentan en la transformación de la razón en instrumento de dominación que niega el carácter emancipador definido en sus orígenes. (Traverso, 2007). Los hombres se habrían convertido en “especialistas sin espíritu, hedonistas sin corazón” (Weber, 1985, Pág. 38).

Una salida para aprehender lo acontecido es el camino de la memoria, basado principalmente en la denuncia y la proliferación de testimonios. La necesidad de verdad y el quehacer de la justicia van junto con la urgencia de escribir la historia lo ocurrido como forma de traspasar a las nuevas generaciones lo acaecido, generando un sustrato cívico que posibilite que no exista olvido ni vuelvan a ocurrir sucesos similares.

Así, paulatinamente al pasar los años, los sobrevivientes y los Estados propiciaron iniciativas que otorgaron un espacio en la narrativa nacional a estos relatos cuyo valor simbólico facilitaría el proceso de reconstitución del tejido social y de los principios que fueron destruidos por el siniestro. Frente a esto es necesario comprender que la aniquilación de personas particulares se constituye como una práctica social que nace mucho antes del asesinato puntual y va más allá del mismo, destruye mucho más que una vida humana pues pretende erradicar una específica forma de ser, actuar y pensar; además la práctica de exterminio busca justificar y legitimar su accionar,

“su eje no gira tan sólo en el hecho del “aniquilamiento de poblaciones”, sino en el modo peculiar en que se llevan a cabo, en los tipos de legitimación a partir de los cuales logra consenso y obediencia y en las consecuencias que produce no sólo en los grupos victimizados sino también 24 en los perpetradores y en los testigos, que ven modificadas sus relaciones sociales a partir de la emergencia de esta práctica” (Feierstein, 2007, Pág. 35).

La historia del siglo XX y sus nuevas formas de exterminio posicionaron la temática de los Derechos Humanos y de la memoria en un sitial de gran importancia, urgencia y renombre. Esta discusión tiene su epicentro el año 1946 momento en que Naciones Unidas convocó a los Estados miembros de su organización para definir el nuevo tipo legal efecto de los asesinatos perpetrados por el nazismo (Feierstein, 2007) Este nuevo tipo legal se cristalizó en la convención para la prevención del delito y la sanción del delito de genocidio del año 1948. En dicha convención se plantearon cuatro ámbitos en los cuales el concepto de genocidio puede ser utilizado, estos son: étnico, nacional, racial o religioso; dejando fuera de la categoría de genocidio a los asesinatos masivos ocurridos dentro de un mismo territorio nacional producto de diferencias políticas, generando así un vacío legal para estas situaciones

“Muchos de los propios Estados que avalaban la convención adujeron que la inclusión de los grupos políticos podía poner en riesgo la aceptación de esta por parte de gran cantidad de Estados, porque estos no querían involucrar a la comunidad internacional en sus luchas políticas internas” (Ibíd., 2007, Pág.. 39)

El vacío legal que conlleva entonces, la utilización de la noción de genocidio no es un resultado azaroso sino responde más bien a los propios conflictos de interés existentes entre los países miembros de la ONU. Esta laguna es un antecedente a considerar en el contexto posterior de las dictaduras latinoamericanas y durante el inicio de los regímenes democráticos, ya que a consecuencia de esta categorización el exterminio ocurrido en América Latina a partir de razones políticas no encuentra en esta caracterización un lugar, quedando fuera del resguardo institucional e internacional definido por la ONU.

Durante el siglo XX en el contexto de la guerra fría, específicamente entre la década de los 50s y los 90s se desarrollaron en América Latina numerosas dictaduras, mayoritariamente éstas buscaban restablecer y otorgar estabilidad a sus países (Lira, Loveman, Mifsud, Salvat, 2001) „asediados‟ por la intromisión del marxismo 25 internacional y sus victorias, de estas la Revolución Cubana del 1 de Enero de 1959 logró notable influencia para los proyectos revolucionarios latinoamericanos.

Los regímenes dictatoriales fueron liderados en su mayoría por juntas militares que a través de la violencia estatal, la tortura, ejecución y desaparición forzada, entre otros mecanismos logró posicionar una pedagogía del horror que se instala a modo de paréntesis, de „mal necesario‟ dentro de las historias nacionales y que según los propios protagonistas de los golpes militares pueden estar plagadas de errores mas no de horrores pues nacen con la convicción y debido a la necesidad de proteger el bien común frente al desorden y la inminente guerra interna.

La premisa fundamental de la intervención militar era que el país “estaba en guerra” y que se requerían medidas militares para salvar la patria del enemigo, el marxismo y el comunismo, que tenían proyecciones externas e internas” (Lira, Loveman, 2002, Pág. 232).

En el caso chileno, una de las causas entregadas por la junta militar para justificar el golpe de Estado fue la crisis económica y política en que se encontraba el país, ésta hacía manifiesta la polarización social (Ibíd., 2002; Jelin, 2002). Pese a esto tienden a privilegiarse argumentos de orden económico e inclusive morales, subordinando la esfera social a la esfera económica. Esta lectura reduccionista es hoy en día utilizada para rescatar y valorar los aspectos positivos de la dictadura militar en Chile. (Garretón, 2003)

Muchos de los países que se vieron involucrados en violentas dictaduras militares han hecho un esfuerzo por trabajar de distinta forma en la resignificación de su pasado reciente, ya sea a partir de la elaboración de Comisiones de Verdad y/o memoriales, museos y monumentos que rescaten ciertos elementos de su historia, este ha sido el caso de Argentina, con su Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas del año 1982 y sus casas de memoria: Ex centro clandestino de detención D2 en Córdova y Casa por la Memoria y la Vida en Castelar, entre otros; En Uruguay un año después del término de su dictadura se desarrolló la denominada Comisión Investigadora sobre la Situación de Personas Desaparecidas y Hechos que la motivaron, posteriormente en el año 2000 se realizó la Comisión para la Paz. El centro cultural Museo de la Memoria (MUME) se encuentra dentro de sus espacios destinados a la Memoria reciente; En San 26 Salvador encontramos el Museo de la Palabra y la Imagen13. En Chile se han vivido procesos similares con la creación de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación el año 1991 (Mismo nombre que la Comisión de Verdad del Perú realizada el año 2000) y el informe entregado por la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura el año 2003,14 aun reconociendo este trabajo y la información que fueron paulatinamente posicionando como verdad, es preciso mencionar que cada proceso supuso gran conflictividad y enfrentamiento tanto al nivel de la clase política dirigente como de la sociedad en su conjunto. Las particularidades que tuvo este proceso para cada territorio nacional son justificadas por Garretón (2007) según las características que la transición democrática tuviese en cada lugar. Sin embargo en general todos los gobiernos democráticos post-dictatoriales y en particular los concertacionistas en el caso chileno han elevado como valor fundamental la democracia, su protección y mantenimiento por sobre la verdad, justicia y castigo de los crímenes perpetrados. Para esto creyeron necesario mermar el conflicto haciendo justicia en la medida de lo posible, como lo dijera Patricio Aylwin.

13 Véase http://www.memoriaabierta.org.ar/redlatinoamericana/index.php

14 Para una revisión completa de las Comisiones de verdad desarrolladas mundialmente, véase http://e-archivo.uc3m.es/bitstream/10016/2541/11/ApendiceIII.pdf

15 Discurso de Patricio Aylwin en el estadio nacional, disponible en Museo de Prensa, disponible en http://www.museodeprensa.cl/node/334

“Considero mi deber evitar que el tiempo se nos vaya de entre las manos mirando hacia el pasado. La salud espiritual de Chile nos exige encontrar fórmulas para cumplir en plazo razonable estas tareas de saneamiento moral, de modo que más temprano que tarde llegue el momento en que, reconciliados, todos miremos con confianza hacia el futuro y aunemos esfuerzos en la tarea que la patria nos demanda. (Aylwin, 1991)15

Los sectores que en ese momento eran parte de la oposición transitaron a la democracia a través de una negociación que permitió la existencia y legitimidad del plebiscito de 1988 cuyos resultados significaron que Patricio Aylwin fuera el Presidente de la República por los próximos 4 años. Dentro de esta negociación la derecha liderada por Pinochet, aclaró que existían elementos que no podrían ser modificados, tales como: la constitución política de 1980 y el modelo económico imperante.

27 “Por un lado, la oposición a los gobiernos democráticos, formada por los poderes fácticos empresariales, mediáticos y militares, así como por su expresión en la derecha, principalmente la UDI, definieron como puntos básicos de esa oposición la mantención de la institucionalidad política, la intangibilidad del modelo neoliberal y la impunidad en materia de violaciones a los Derechos Humanos. De modo que en esos puntos cruciales ha habido una oposición cerrada que cuenta, además, con los recursos institucionales, de poder y económico para tratar de impedir cualquier cambio.” (Garretón, 2007, Pág. 80)

Los partidos que integraron la Concertación de Partidos por la Democracia fueron parte -con distintos niveles- del planteamiento que consideraba como necesario relativizar o amilanar cualquier huella que pudiera mantener activos los conflictos previos; ésta idea es el pilar desde el cual se erige el proceso de resignificación del pasado por parte de la oficialidad que se cristaliza en la idea que se manifiesta en numerosos documentos, por ejemplo el informe entregado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación sobre las responsabilidades compartidas igualitariamente por los protagonistas del conflicto.

“En la campaña electoral de 1989, la Concertación de Partidos por la Democracia proclamaba la “reconciliación” como premisa del futuro gobierno de su candidato Patricio Aylwin Azocar. Los partidos de derecha, igual que el general Pinochet, apelaban también a la “reconciliación” (Loveman, Lira, 2002, Pág. 14).

A pesar de lo anterior y como Garretón asevera, el pasado reciente reaparece en cada debate sobre el presente siendo el 11 de Septiembre de 1973 uno de los hitos fundantes de la memoria colectiva nacional “No hay ningún tema o problema actual y futuro de Chile, cuya resolución no esté marcada por el 11 de septiembre de 1973 como cristalización de un pasado y proyección de un futuro.” (Garretón, 2007, Pág. 80).

La construcción y posicionamiento de las memorias se traslada a un escenario de confrontación política, donde quienes detentan el poder político formal tienen a su haber una específica política de memoria que es reactivada o detenida a partir de distintos hitos; uno de los objetivos de esta investigación es develarla, entenderla y establecer sus 28 posibles vínculos con el proyecto estatal Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.”Toda sociedad posee una política de la memoria más o menos explícita, esto es, el marco del poder dentro del cual (o contra el cual) la sociedad elabora sus memorias y olvidos” (Guell, Lechner, 2006, Pág. 22)

Para realizar esta tarea es necesario remontarse a los últimos años de la década de los 80 y principios de los 90, es decir a los inicios de la transición democrática y establecer algunas de sus principales características. En primer lugar este proceso se inscribe dentro de las limitaciones impuestas por la constitución de 1980 que le había permitido al dictador hacer las modificaciones que fueran necesarias para mantenerse de manera indefinida en el poder. Cabe destacar aquí la ley de amnistía de 1978, que benefició a quienes durante el estado de sitio comprendido entre el 11 de Septiembre de 1973 y el 10 de Marzo de 1978, estuviesen comprometidos en hechos que revistiesen características de delito (Loveman, Lira, 1999). Dicha ley se constituyó posteriormente como un impedimento fundamental para el quehacer de la justicia respecto de las violaciones a los derechos humanos. Otro rasgo de la transición democrática chilena es la presencia por largo tiempo de Pinochet en la arena política nacional, primero como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y luego como senador designado obstaculizando la mayoría de las iniciativas parlamentarias destinada a establecer la verdad de lo ocurrido durante el régimen por él conducido.

La permanencia de Pinochet como sujeto de opinión y decisión, su presencia constante en la esfera pública constituyó una fuente persistente de violencia simbólica y evidenció el carácter pactado que había tenido la transición democrática. (Moulian, 1997).

A comienzos de los noventa, la situación en torno a las violaciones de los derechos humanos era crítica, el silencio se hacía insostenible para gran parte de la sociedad civil, las decisiones políticas no debían hacerse esperar, ahora que la democracia había llegado la verdad y la justicia debían cumplir su papel.

“En 1992, a mediados del gobierno de Aylwin, una encuesta de FLACSO señala que la mayoría (61%) de los encuestados se pronuncia por conocer la verdad y castigar; un 18% prefiere conocer la verdad y amnistiar y un 29 13% se inclina por dar por superado el problema” (Guell, Lechner, 2006, Pág. 29)

En este contexto el proceso mediante el cual la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación reconoce, identifica y nombra a 2.279 personas asesinadas por el régimen (informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, 1991) así como posteriormente la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura reconoce la utilización de tortura en 28.000 casos. (Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, 2004), permite reconocer que el exterminio y la tortura fueron prácticas conocidas, comunes y válidas para el Estado.

2.4.2 Gobierno democrático y los primeros hitos

El gobierno de Aylwin estableció dos objetivos transversales: por un lado consolidar los principios y valores democráticos a partir de las nociones de consenso y reconciliación como la única forma de evitar que lo ocurrido se repitiese y conseguir una convivencia democrática plena; y por otro reconocer „en la medida de lo posible‟ dentro del marco legal circunscrito por la ley de amnistía de 1978, la existencia de ejecutados políticos y detenidos desaparecidos víctimas del terrorismo de Estado. Esto quedó plasmado en la redacción y publicación del Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación donde es posible encontrar una enumeración no exhaustiva de quienes fueron asesinados y ejecutados así como una breve descripción de las circunstancias en que sucedieron estos crímenes.

Como se ha mencionado en la problematización, este informe tuvo una importancia simbólica trascendente en la medida que esbozó un hito en el proceso de recomposición de las solidaridades y confianzas mínimas necesarias para establecer una convivencia democrática. Sin embargo al asumir Aylwin en nombre del Estado la responsabilidad por los crímenes de lesa humanidad, simultáneamente se genera una expiación de los responsables materiales e intelectuales de las violaciones a los derechos humanos perpetradas durante la dictadura militar. Por otra parte el contenido de este informe constituye principalmente una clasificación de las denominadas victimas que no deja espacio para entender y aprehender la historia como un proceso macro, en donde el tejido social en su totalidad resultó dañado, particularmente en las formas en que los 30 sujetos se relacionaban, imponiéndose una manera de relacionarse e interactuar socialmente basada en la desconfianza, el individualismo y en la idea dominante acerca de la existencia de un enemigo interno, que a lo largo de la historia ha tenido muchos nombres. A partir de dicho informe se inicia la reparación material a los familiares de quienes son reconocidos como víctimas por el documento, esta decisión se cristaliza en la ley 19.123.

Este proceso de esclarecimiento quedó medianamente truncado. Una de las hipótesis que explica esto es el asesinato del líder de la derecha nacional y senador Jaime Guzmán -a quien se reconoce como el ideólogo de la constitución de 1980- a manos del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Es preciso hacer hincapié en lo complejo que resulta comparar el asesinato de un líder político a manos de un grupo minoritario de la izquierda nacional con la liquidación masiva realizada por el Estado; sin embargo éste suceso llevó a dicha situación generando un retroceso en las políticas de Derechos Humanos y en las formas de trabajar la memoria que hasta el momento se venían desarrollando. (Lechner, 2006)

En adelante el tema que adquiere relevancia exclusiva es el valor y el cuidado de la emergente democracia, los crímenes de lesa humanidad perpetrados buscan ser explicados y enmarcados en un Estado de excepción; esto dificulta la noción de la historia entendida como una totalidad en permanente relación.

La detención de Pinochet en Londres significó tal explosión de memorias en conflicto que se generó la iniciativa conocida como Mesa de Diálogo desarrollada a partir de Agosto de 1999; este espacio pretendía sentar las bases de un consenso necesario para la añorada reconciliación, esta iniciativa congregó en un espacio común a abogados/as de larga trayectoria en derechos humanos tanto a nivel nacional como internacional, representantes de las Fuerzas Armadas, de los distintos credos religiosos, historiadores y periodistas. Es relevante destacar que no se observa en este momento la participación de instancias de la sociedad civil. Este encuentro posibilitó la entrega de información acerca del paradero de algunos/as detenidos/as desaparecidos/as por parte de las Fuerzas Armadas sin embargo las declaraciones se sucedieron bajo el alero del secreto profesional, sobreponiendo la Verdad y mermando la justicia. El documento que sintetiza esta experiencia invoca a la responsabilidad compartida de los chilenos en 31 lo ocurrido, dada la incapacidad de frenar la escalada de violencia. Dentro de las responsabilidades mayores se menciona a las Fuerzas Armadas y a organizaciones de izquierda que apelaron a la lucha armada como método político.16

16 Documentos de la mesa de diálogo (1999)

La mesa de diálogo estuvo cargada de simbolismos y gestos que apuntaron a la reconciliación nacional sin embargo su creación fue cuestionada por las agrupaciones de familiares de ejecutados/as y detenidos/as desaparecidos/as. Para ellos la utilización del secreto profesional representaba la continuación institucional de la impunidad.

A partir de este antecedente, Garretón cuestiona a la concertación, básicamente por su incapacidad de desarraigar enclaves autoritarios como la ley de amnistía o la constitución de 1980. Erradicarlos significaría garantizar institucionalmente que no se repitan los crímenes. En su opinión se ha avanzado en términos de reparación simbólica más no en el ámbito institucional:

“Quedan pendientes, así, tres grandes cuestiones en materia de Derechos Humanos, las que deben verse como un horizonte que, aunque no pueda materializarse, sirve como criterio y guía para plantearse permanentemente las tareas que la memoria ética de la sociedad, la justicia, y la convivencia democrática exigen. La primera es la verdad completa, con la información y paradero de los detenidos desaparecidos. La segunda es la justicia, reparación y castigo de todos los crímenes y violaciones cometidos… La tercera cuestión, precisamente, y vinculada a la reconciliación, es el reconocimiento de parte de un sector de la sociedad de los crímenes cometidos”. (Garretón, 1995, Pág. 23)

La información que entregaron las Fuerzas Armadas, bajo las condiciones antes explicadas significó que estas asumieran que existía información escubierta y que esta no había querido ser revelada por las posibles consecuencias penales que esta acción podía acarrear. Así, en síntesis la Mesa de Diálogo les dio la posibilidad de sanear sus culpas, confesándose pero sin tener consecuencias legales.

31 lo ocurrido, dada la incapacidad de frenar la escalada de violencia. Dentro de las responsabilidades mayores se menciona a las Fuerzas Armadas y a organizaciones de izquierda que apelaron a la lucha armada como método político.16

16 Documentos de la mesa de diálogo (1999)

La mesa de diálogo estuvo cargada de simbolismos y gestos que apuntaron a la reconciliación nacional sin embargo su creación fue cuestionada por las agrupaciones de familiares de ejecutados/as y detenidos/as desaparecidos/as. Para ellos la utilización del secreto profesional representaba la continuación institucional de la impunidad.

A partir de este antecedente, Garretón cuestiona a la concertación, básicamente por su incapacidad de desarraigar enclaves autoritarios como la ley de amnistía o la constitución de 1980. Erradicarlos significaría garantizar institucionalmente que no se repitan los crímenes. En su opinión se ha avanzado en términos de reparación simbólica más no en el ámbito institucional:

“Quedan pendientes, así, tres grandes cuestiones en materia de Derechos Humanos, las que deben verse como un horizonte que, aunque no pueda materializarse, sirve como criterio y guía para plantearse permanentemente las tareas que la memoria ética de la sociedad, la justicia, y la convivencia democrática exigen. La primera es la verdad completa, con la información y paradero de los detenidos desaparecidos. La segunda es la justicia, reparación y castigo de todos los crímenes y violaciones cometidos… La tercera cuestión, precisamente, y vinculada a la reconciliación, es el reconocimiento de parte de un sector de la sociedad de los crímenes cometidos”. (Garretón, 1995, Pág. 23)

La información que entregaron las Fuerzas Armadas, bajo las condiciones antes explicadas significó que estas asumieran que existía información encubierta y que esta no había querido ser revelada por las posibles consecuencias penales que esta acción podía acarrear. Así, en síntesis la Mesa de Diálogo les dio la posibilidad de sanear sus culpas, confesándose pero sin tener consecuencias legales. (pág.31 de 176)

DISPONIBLE A TEXTO COMPLETO

Texto completo en: www.cybertesis.uchile.cl/tesis/uchile/2011/cs-lagos_t/pdfAmont/cs-lagos_t.pdf