Exilio Heredado

Exilio Heredado

Exilio heredado´

En Viena, hijos de exiliados chilenos han construido una red de apoyo a quienes, como ellos, cargan con los dolores transmitidos por sus padres, víctimas de la dictadura. Esta carga real, no es abordada por los países donde residen; ni por Chile, donde pareciera que el exilio es un tema ya superado.

Por Verónica Gutiérrez

Hace un par de años, los hermanos Fernando (52) y Marcela Gómez (53), hijos de exiliados chilenos en Austria, fueron a un asado que organizó la embajada para celebrar el 18 de septiembre en Viena. “Nos pusimos a conversar con más gente. Nos encontramos con algunos de los que militaban en el Partido Socialista conmigo cuando éramos niños y recordamos tantas historias. Quedamos de juntarnos otro día. Arrendamos un lugar, mandamos a los hijos a jugar a otro lado y después de un rato, comenzamos a hablar sobre qué significaba el exilio para nosotros”, relata Marcela, hoy sicóloga. Recuerda que algunos trataban de sacar lo positivo de su experiencia, pero que ella fue rotunda en criticarla: “Me paré y dije ‘me carga el exilio, nunca quise esto para mí’”.

Marcela y Fernando, terapeuta ocupacional, comenzaron a organizar terapias grupales en Viena. “No nos imaginamos que iba a llegar tanta gente. Éramos cerca de 50 personas en el primer encuentro”. Fueron terapias grupales una vez a la semana por espacio de dos meses y el último fue un congreso. A este último llegó gente de Alemania, distintas ciudades de Austria, Francia y Finlandia. En estas terapias, trabajaron con el método de constelaciones familiares.

La sicóloga Astrid Becks (32), radicada en Austria, explica este método: “Es una técnica psicoterapéutica que busca elaborar y/o sanar problemas familiares.  Se da en un contexto de taller, donde asisten varias personas, que no necesariamente se conocen. El terapeuta “constela” a una persona en particular del público, es decir, esta trae un motivo de consulta y debe elegir al azar y del público a quienes representarán a los integrantes de su familia. Estos “curiosamente” suelen decir o actuar de la misma forma que los familiares reales (es un fenómeno que nadie puede explicar). En esa dinámica van saliendo temáticas, problemas, conflictos, traumas que normalmente no se han hablado en la familia. En mi experiencia personal y terapéutica, es una de las técnicas más potentes y sanadoras que existen. Una constelación familiar equivale a muchas sesiones terapéuticas individuales. Es muy intenso, emocional, vivencial y potente”.

Marcela Gómez ha hecho varios trabajos, tanto en Chile como en Austria y en otros países, para ayudar a exiliados. En la mayoría de ellos trabaja con el método de constelaciones familiares. Uno de ellos fue un taller llamado “Ven-seremos”, un juego de palabras que relacionaba a los hijos con la lucha de sus padres y una invitación a descubrir la identidad de las segundas generaciones. Este taller lo hizo en 2003 junto a otra sicóloga a raíz de los 30 años del golpe. En 2010, la invitaron a Alemania a hacer un taller llamado “Los países que hay en mí”, donde trataron, entre otras cosas, la falta del sentimiento de pertenencia a una patria. Otro taller que realizó en Austria se llamó “Rexilientes”, una mezcla entre resiliencia y exilio.

Marcela y Fernando Gómez concuerdan en que fue necesario hacer estas terapias, en primera instancia, para poder ellos mismos avanzar y seguir con sus vidas. “Uno tiene rabia, llora, grita, lo pasa mal, todo para después por fin estar bien”, dice Fernando. Con estas terapias y constelaciones familiares que practican con otros exiliados, han detenido el traspaso de traumas a terceras generaciones. Una vez resuelto esto, recién pudieron empezar a tratar a aquellos de la primera generación de exiliados, que hasta el momento no habían recibido apoyo psicológico por lo ocurrido en Chile.

Marcela García (40), socióloga e hija de exiliados chilenos radicados en Francia, realiza estudios de género relacionados con el exilio chileno. “Afuera se escrito muchísimo sobre el tema”, recalca.

Los hijos de exiliados políticos desarrollaron traumas durante este tiempo, que algunos no han sabido resolver incluso hasta el día de hoy. Hay varios traumas principales que se observan tanto en el caso del exilio chileno como de otros países, comenta Marcela Gómez, quien ha trabajado con inmigrantes chechenos, latinos y actualmente con refugiados sirios llegados a Austria. Los principales y los que más se repiten son el sentimiento de desarraigo, de pertenecen a ningún país o cultura; a sensación de responsabilidad por Chile, un país que varios de los hijos de exiliados no conocieron hasta más grandes; parentificación, el cambio de rol entre padres e hijos; y problemas de integración.

Ni de aquí ni de allá

Los hijos de exiliados tienen en común un fuerte sentimiento de desarraigo. No se sienten chilenos, porque han pasado la mayor parte de su vida en el extranjero, pero tampoco se sienten parte del país que acogió a sus padres, porque en sus casas no los incentivaron a adoptar la cultura del país donde llegaron. “Ya vamos a volver” repetían sus padres. La mayoría de los exiliados creía que la dictadura duraría solo un par de meses o como máximo dos años. Es por esto que en muchas familias, no se desarmaron las maletas, ni se esforzaron por integrarse.

Leticia Bialoskorski (34) ha vivido la mayor parte de su vida en Holanda. Su padre es exiliado chileno y su madre es holandesa. En total, no ha estado más de seis meses en Chile, pero siente que su cultura es chilena. “He vivido por tres años en Alemania ya. Estoy un poco confundida sobre mi cultura. Definitivamente soy holandesa, pero también me siento una ciudadana del mundo. Creo que tengo más de chilena que de alemana. Es algo que llevo en mi ADN”, explica.

El caso de José Vivallo (28) también llama la atención. Su hermano mayor nació en Suecia y llegó a Chile a los 10 años. Con 38 años, ha vivido la mitad de su vida en Chile y la otra mitad en Europa, pero se siente más europeo que chileno. De todas maneras, cuando se le pregunta de dónde se considera, contesta con un “soy ciudadano del mundo”. José nació mientras sus padres seguían en el exilio, pero retornó cuando apenas tenía 8 meses de vida. Él se considera chileno.

Marcela García fue apátrida hasta los 9 años. En Chile existen tres formas de adquirir la nacionalidad: nace en el territorio, ser hijo de chileno o recibir la nacionalidad por gracia. Marcela nació en Francia. Sus padres residían con pasaporte de refugiados. Por este motivo ella no pudo acceder a la nacionalidad francesa. Tampoco se podían acercar a la embajada chilena por el susto que esto le provocaba a su familia. Cuando se le pregunta si se siente chilena, afirma: “Soy lo más antinacionalista que pueda haber. Me importa más la persona que el país. Siento que soy más hija del exilio que francesa o chilena. Creo que tengo de ambas naciones y que no tendría por qué decidir. De todas formas, en Chile voy a ser considerada más francesa que chilena y en Francia, al revés”.

Loreto Caro (46), guionista e hija de exiliados chilenos, nació en Chile, pero a los cinco años se fue a Iowa con su familia. A los dos años se trasladaron a Boston. “Se juntaban todos los 18 de septiembre, todas las fiestas se celebraban en grupo. Esa fue la primera vez que tuve noción de que venía de otro lado, cuando nos juntábamos con esa gente que supuestamente era de Chile. Yo me juraba gringa, me juraba estadounidense”. Además, ella explica que muchos niños, cuando viven grandes traumas, tienen regresiones. Esto es lo que le ocurrió a ella. “Cuando llegamos, mi hermano y yo tuvimos que volver a usar pañales, incluso de día”.

Aunque no sienten que son de un lugar, la mayoría de ellos nunca se sintió exiliado. Ricardo Párvex (65) estuvo en varios centros de detención en Santiago y en la Quinta región. El año 74 salió del país en dirección a Francia junto a su esposa y con su hijo, que en ese entonces tenía solo 2 años. “El otro día hablábamos con mi hijo y me comentó que él nunca se ha sentido exiliado”, aclara. Marcela Gómez también recalca ese punto: “Yo no soy la exiliada, era a mi padre al que buscaban, no a mí. Yo tenía solo 11 años”.

El caso de los hermanos Gómez es distinto. Ellos nacieron en Chile y tuvieron que adaptarse a la nueva cultura. Apenas llegaron a Viena, los ubicaron con su familia en una vivienda social y a los niños les encontraron lugar en colegios. “Te ponían en cualquier curso. Éramos los pobrecitos. No entendíamos nada. Nos dejaban ahí, donde hablaban en un idioma que jamás habíamos escuchado, y no nos ayudaron a integrarnos. A las semanas ya no queríamos ir al colegio. Los papás nos obligaban y nos repetían: ’Ya vamos a volver, no importa’”, recuerda Fernando, quien en esa época tenía solo 10 años. Fue la repetición de ese mantra lo que llevó a que muchas familias no hicieran esfuerzos por adaptarse al nuevo país. Además, como los adultos militaban para poder colaborar con la situación en Chile, se juntaban entre chilenos y hablaban en su idioma. En muchos casos, ellos no necesitaron cambiar su estilo de vida, a diferencia de sus hijos que sí debieron integrarse para sobrevivir.

“Tú ibas a la casa de los otros ‘tíos’ y eran todas muy parecidas. Con plaquitas de cobre, con fotos de Allende, con una forma muy semejante”, recuerda Marcela García, quien hizo un extenso estudio sobre mujeres exiliadas en Francia. Sobre esa investigación, ella concluye que, en general, eran los hombres los que insistían con la idea de volver y se quedaban estancados en una época, con la idea fija de ayudar a Chile y continuar con la militancia, mientras las mujeres intentaban buscar trabajo y comenzar una nueva vida. “Tu ibas a casas y en muchas se veían las maletas hechas. No las querían desarmar por esta idea del ‘ya vamos a volver’. A los hombres esto les afectó de una manera diferente. Era como si se hubieran congelado en el tiempo. Usaban la misma ropa que en los años 70, tenían una imagen idealizada de Chile”, explica Marcela García.

Los hijos y los tíos

Al salir abruptamente del país, los roles familiares se modificaron. Muchos llegaron a lugares junto con otros chilenos. Estos se agruparon e hicieron colonias muy unidas. Al cortar lazos con la familia de forma tan abrupta, dentro de los grupos de exiliados, cada uno tomaba un rol. “Todos eran las tías y los tíos”, recuerda Marcela García. “Me acuerdo que había señoras mayores que hacían de abuelas. Yo no conocía a mis abuelos. En mi casa, además de las típicas placas de cobre de la Violeta Parra y de Pablo Neruda, teníamos una foto con el último discurso de Allende. No sé de dónde saqué la idea de que él era mi abuelo”.

Uno de los traumas principales es la parentificación o parentalización, cuando los niños se hacen responsables por sus padres y cambian de roles. Marcela Gómez, sicóloga radicada en Austria, explica cómo fue para ella: “Hay una inversión de los roles: una parentificación. Eso nosotros lo veíamos como algo negativo”. Esto ocurre en particular en aquellos países que hablan otro idioma. “Los niños aprendemos el idioma extranjero muy rápido. Empiezan a ser los traductores de sus padres. De grande, mi mamá me explicó, porque de chica no me di cuenta, pero a veces mi papá me hacía leer textos o cartas que llegaban. Yo pensaba que era un ejercicio para practicar mi español, pero en verdad le estaba ayudando con cosas que él no entendía”, recuerda Marcela García.

García, a través de sus estudios, también pudo observar cómo era la relación de pareja entre exiliados. Las parejas que ya estaban consolidadas antes de salir del país, tendieron a permanecer unidas. En el caso de las parejas que se unieron apresuradamente por la urgencia de la época, esas tendieron a separarse posteriormente. Es lo que ocurrió con sus propios padres, quienes se conocieron mientras su padre estaba detenido y su madre visitaba a su primo preso.

Quién es el culpable

“Al principio, los exiliados se dividieron. Se echaban la culpa unos a otros de quiénes eran los responsables del golpe”, explica Fernando Gómez. “En aquellos tiempos, desde Moscú, se transmitía ‘Escucha Chile’, que llegaba a las 12 de la noche a Viena. Tanto mis padres como nosotros nos quedábamos escuchando lo que pasaba en Chile. Escuchábamos que estaban deteniendo gente, estaban torturando, estaban matando. Ahí mismo te ponías a planificar actividades para solidarizar con Chile. Toda nuestra vida, toda nuestra juventud la pasamos en Viena, pero pensando en cómo era estar viviendo en Chile, cómo concientizar al pueblo austríaco para que nos ayudara a botar a Pinochet. Yo con 11 años, entré a militar al Partido Comunista. Como primera instancia tienes a tu padre o madre como imagen. En mi caso, había una mina tan rica, que dije, ‘¡metámonos!’”.

Su hermana, Marcela Gómez también recuerda esa época. “Todo era por Chile, aprendí a bailar cueca, me metí en grupos de baile, hacer fundaciones para ayudar a Chile, escuchar la música. Es algo que nadie te quita. Uno era representante de su cultura, del origen de sus padres. Los que no lograron entender que los padres lucharon por una causa, comenzaron a encararlos: ‘Por tu culpa vivimos esto’”. “A esa edad uno no quiere estar militando obligado, uno se quiere ir de fiesta o hacer otras cosas”, explica Fernando.

“Mi caso fue bastante especial”, añade Marcela García. “Nosotros vivíamos en un pueblito cerca de París, pero no había chilenos. Mi papá viajaba mucho a París y a veces nos llevaba con él a sus reuniones y actividades del partido, pero creo que por eso que no entré a militar. De todas formas, eres banderita. La gente te pregunta qué ocurre en Chile y tú tienes que saber. Yo tenía como 9 años y respondía que en Chile había una dictadura, que estaba muriendo gente”.

Después de la lluvia, no siempre sale el sol

Aquellos que retornaron al país, pudieron acceder a múltiples beneficios e indemnizaciones que ofrecía el gobierno para reparar el daño de alguna manera. Algunos de estos beneficios son acceso a salud gratuito, becas de estudios para segundas generaciones, tratamientos sicológicos y terapias físicas para los que fueron torturados, una pensión de reparación, entre otros.

El Instituto de Derechos Humanos tiene por cifra oficial 200 mil exiliados durante la dictadura. Los archivos de la Vicaría de la Solidaridad del Arzobispado de Santiago hablan de 1.675.000 personas. La diferencia se da porque esta cifra considera también a las 530 mil personas que vivían en el extranjero en “situación irregular”, a las familias de los buscados, y aquellos que salieron con visas de turistas, estudiantil o utilizando nacionalidades de otros países.

Existe el Programa Continuación (Ley Nº 19.123), creado el año 1997 por Decreto Supremo del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, también conocido como “Programa de Derechos Humanos”. Ese plan establece varios tipos de beneficios a los que pueden acceder los torturados, exonerados y familiares de detenidos desaparecidos. En primera instancia, deben estar reconocidos por el Informe Valech. Este es el catastro oficial de víctimas de la dictadura.

El instituto de Derechos Humanos (INDH) otorga 5 beneficios de reparación diferentes: pensión de reparación, beca de educación para hijos, atención gratuita en salud, exención de servicio militar y otras ayudas complementarias, como educación o acceso a salud gratis. Los que retornaron, además tienen terapias sicológicas a su disposición y terapias físicas para aquellos que quedaron con secuelas por las torturas.

Los exiliados que decidieron quedarse fuera solo pueden acceder a uno de estos beneficios. Pueden recibir la pensión de reparación, la que puede ser transferida al extranjero. El INDH designa las siguientes cifras: “Para menores de 70 años de edad, la pensión (a 2004) es de $1.353.798; mayores de 70 años y menores de 75 años de edad: $1.480.284; mayores de 75 años: $1.549.422. Su pago es mensual y en doce cuotas”. Es decir, que la bonificación es de 135 mil pesos mensuales.

“Esa indemnización no alcanza para vivir un día”, dice Fernando, quien vive en Austria desde el año 1974. Allí, el sueldo mínimo es de 1.800 euros (proporcional a la calidad de vida del país) y la indemnización es equivalente a 183 euros mensuales.

Auto-reparación

El tema del exilio ha resurgido en Chile a raíz del cortometraje “Historia de un Oso”, ganador de un premio Oscar, el primero chileno en esa categoría.

El creador de la historia es Gabriel Osorio, cineasta y profesor de la Universidad de las Américas. “Al principio no le conté a nadie cuál era mi motivación para hacer esta historia”, cuenta Osorio. “Me demoré un tiempo en contarle a los otros del equipo que la historia la hacía por mi abuelo y que él había sido exiliado durante la dictadura. Él era Leopoldo Osorio y fue secretario de Allende por varios años. Lo conoció muy de cerca. Por eso lo detuvieron”.

Gabriel Osorio llega de invitado a un diplomado de “Educación, memoria y derechos humanos” de la Universidad de Chile. Luego de ver nuevamente el cortometraje, muchos de los asistentes le agradecen. “Es la primera vez que puedo hablar sobre ese período con mi papá, sin ‘rajarnos’ llorando”, comenta emocionada una de las alumnas. “Yo no tenía abuela” explica Gabriel. “Yo no entendía por qué, pero no tenía”. “Historia de un oso” habla de eso, usando una metáfora de un circo, cuenta qué significa para las familias, que un miembro se encuentre lejos por causas políticas y que no pueda retornar o comunicarse con los demás.

 “En mi familia no se hablaba mucho el tema. Yo preguntaba ‘dónde está mi abuelo’ y me respondían ‘está lejos’ y yo insistía, ‘pero por qué’ y me decían ‘es que lo exiliaron, no puede volver’. Para mí era impresionante. Qué había hecho él que no podía volver. Cuando eres chico, todo es muy confuso. Eso es lo terrible del exilio, que quiebra lazos. Él hizo una familia afuera. Mi abuelo retornó del exilio después, cuando yo tenía como 11 o 12 años. Se formó una relación extraña. No nos conocíamos. Ahora más de grande, tenemos mejor relación, pero lamento mucho lo que ocurrió”.

 “Creo que no es importante hablar del exilio solo hoy, creo que hay que hablarlo siempre, porque es algo que se repite constantemente. Lo dijimos cuando recibimos el premio, ahí en el teatro: ‘Ojalá que no pase nunca más’”, afirma el ganador del Oscar. Su premio parece ser una excepción a la regla del olvido.

El sicólogo húngaro Ivan Boszormenyi-Nagy explica en su libro “Lealtades invisibles” sobre el sistema de lealtades que se crean entre la primera generación de un hecho traumático, la segunda y la tercera. Uno de los puntos que recalcaba es que, si la primera generación hace algo, la segunda tiende a negarlo. Por el contrario, la tercera tiende a vincularse con esa primera generación. Pasó que muchos de la segunda generación no comprendieron lo que ocurría y se revelaron ante esto. Otros no supieron cómo desvincularse y ocurrieron “quiebres”, como lo llama Marcela Gómez.

García por su parte, explica este fenómeno por una causa natural: “Los padres sufrieron mucho y por no dañar a los hijos, no contaron nada. Los hijos no sabían lo que había ocurrido, pero sentían la carga, sentían el dolor. Cuando las personas son mayores, tienden a regresar al pasado, a hablar más de sus vidas, a liberarse de esas cargas emocionales. Es por eso que cuentan muchas historias a sus nietos. Es por esto que los nietos pueden empatizar con sus abuelos. No así sus hijos”.

Marcela y Fernando decidieron enfrentar su realidad estudiando carreras afines a la sicología y así ayudar de forma efectiva a sus pares. Marcela García se concentró en estudiar el fenómeno del exilio chileno y darlo a conocer con sus escritos. Loreto Caro, guionista, ha decidido enfrentar su historia de manera creativa: sus proyectos cinematográficos, siempre tratan sobre personas en un limbo, ya sea emocional, terrenal o a veces, ambos. “En el cine chileno no se habla de la dictadura. Es muy poco. Se menciona mucho, pero no se profundiza en el tema. Somos tímidos en visitar nuestra historia. Les tenemos miedo a las heridas y al sufrimiento. En Argentina, luego de cinco meses, sale la historia oficial de la dictadura argentina. Ellos son como ‘si ya estamos sangrando, ¡sangremos completos!’. En Chile, en cambio, se le pone de inmediato parchecitos y paños a la herida para que no sangre”, dice.

Para Fernando, quien sigue en Austria también es necesario hablar del tema hoy, cuando el exilio vuelve a ocurrir: “Aquí han llegado miles de sirios refugiados por la situación que viven en su país.  No es fácil dejar el país de uno. Mucho menos si es por la fuerza. Hay gente que no lo entiende. Llevo más de 40 años viviendo en este país, tengo la nacionalidad y mis papeles al día, pago mis impuestos y, aun así, te hacen sentir extranjero. Aquí se dice ‘susch’ a los extranjeros. Es una palabra que viene de los yugoslavos, que ellos dicen ‘escucha’ y lo repiten mucho ‘escucha, escucha’. Algo así como el gringo. Te dicen así, pero en tono más despectivo. No entienden que el exilio es como que te echaran de tu casa sin tiempo de recoger tus cosas. Te vas con el timbre de que eres malo”. Fernando recuerda un día, ya pasado el bombardeo a La Moneda, que estaba jugando en el patio de su casa, cuando sintió un helicóptero volar. Al levantar la vista, vio que venía volando muy bajo y que al interior viajaba un militar apuntando con una metralleta. “No pasó nada”, aclara rápidamente, pero hasta el día de hoy, con 52 años y en otro continente, cada vez que oye un helicóptero volar, “debe” volver la vista y verificar que no sea nada.

È Vero!

Reportaje de título

Segunda generación en el extranjero

Exilio heredado

En Viena, hijos de exiliados chilenos han construido una red de apoyo a quienes, como ellos, cargan con los dolores transmitidos por sus padres, víctimas de la dictadura. Esta carga real, no es abordada por los países donde residen; ni por Chile, donde pareciera que el exilio es un tema ya superado.

Por Verónica Gutiérrez

Hace un par de años, los hermanos Fernando (52) y Marcela Gómez (53), hijos de exiliados chilenos en Austria, fueron a un asado que organizó la embajada para celebrar el 18 de septiembre en Viena. “Nos pusimos a conversar con más gente. Nos encontramos con algunos de los que militaban en el Partido Socialista conmigo cuando éramos niños y recordamos tantas historias. Quedamos de juntarnos otro día. Arrendamos un lugar, mandamos a los hijos a jugar a otro lado y después de un rato, comenzamos…

Ver la entrada original 3.539 palabras más

Valentina, hija del exilio…había momentos de racismo, aislamiento y terribles soledades.

Valentina Montoya, exiliada niña, hoy respetada cantante de folklore y tango en Escocia


Sergio Reyes. Entrevista a Valentina Montoya


Mi padre era empleado público, trabajaba para el servicio de seguro social en un edificio que estaba perpendicular, me parece, al palacio La Moneda (creo que ya no existe ese edificio). De hecho, el día del golpe, mi padre había ido a trabajar. Mi mamá lo llamo por teléfono y le dijeron que estaban todos tirados en el suelo porque estaban bombardeando La Moneda. De alguna forma alguien le paso el teléfono y así desde el suelo él hablo con ella. Lo detuvieron el 1 de octubre de 1973.

Mi padre fue llevado al Estadio Nacional y posteriormente a Chacabuco, donde permaneció encarcelado durante el 73 y 74. Al igual que todos sus compañeros, mi padre sufrió mucho encarcelado. Al ser puesto en libertad decidió permanecer en su país. Le contó a mi madre la gravedad de las torturas en esos campos de concentración y dijo que más daño no le podían hacer dentro de Chile pero que iba evitar el destierro, que quería morir en su país. No obstante, insistió que saliera su familia ya que él temía mucho que nos hicieran algo a nosotros.

Entonces mi madre, después de haber estado en la clandestinidad, nos sacó de Chile. Yo era una menor de edad, pero a pesar de mis escasos años, tenía conciencia de lo que estaba ocurriendo en mi país. Para mí fue doloroso dejar a mi padre, mi abuela, mi mejor amiga y mi escuela. Recuerdo esa mañana, de la partida, sentía una especie de vértigo, un vacío, un temblor en la guatita, que me persiguió casi toda la vida. Pero recuerdo que me consolaba con la idea de que iba a ser un corto tiempo. Que luego volveríamos. Los adultos decían tres años.

Salimos con dos pequeñas maletas, casi nada de equipaje. Esto era la prueba que no íbamos a quedarnos. La entrada a Inglaterra no fue nada de fácil, como lo comento en una canción que escribí titulada La Partida. Y claro, como íbamos a ‘volver’, no comprábamos muebles, solo lo más necesario. La idea jamás fue de salir fuera del país para siempre. Nos considerábamos seres pasajeros, pájaros transitorios.

 

Mi madre estaba muy delgada, como lo demuestran la foto de su pasaporte y otros documentos de viaje. Tenía la pena escrita en todo su rostro. Por mucho tiempo se negó a comer porciones adecuadas de comida. Decía que no podía comer mientras en su país la gente no tenía que comer. El exilio dorado es un mito. Vivíamos en lugares muy marginales, en una casa del estado y antes de eso en un departamento que simplemente no era habitable. Cuando llegamos estaba muy sucio y con jeringas usadas en los armarios. Olía muy mal. Ese concepto del exiliado dándose la gran vida no tiene relación alguna a la realidad nuestra.

Duele estar lejos de los que se aman, amigos queridos, lejos de las cosas más simples pero que más significado llegan a tener. Ahora las cosas son distintas, la tecnología permite mantener un vínculo inmediato, en ese entonces esperábamos hasta dos o tres semanas por una carta. El tiempo parecía pasar más lento y noticias de Chile, buenas o malas, nos mantenían con una añorada conexión. El activismo político nos unía.

Recuerdo que no fueron tiempos fáciles, pero que a pesar de todo, nos ocupábamos en hacer muchas cosas por Chile. Organizábamos entrevistas, charlas, reuniones, actos culturales, proyección de películas, talleres de artesanía o de música – una enorme gama de actividad y de creatividad – así se juntaba dinero para mandar a Chile. Todavía tengo listas, escritas a máquina, de los objetos que creábamos en cuero o madera y los precios en que se vendían. Juntábamos así y se mandaba plata para la Vicaría de la Solidaridad, el Partido, etc.

Recuerdo huelgas de hambre en distintos recintos y marchas enormes por las calles de Londres. Venían a cantar artistas como Quilapayún, Ángel e Isabel Parra, Capri, etc. Lo veíamos como nuestra responsabilidad eso de decirle al mundo lo que pasaba en Chile. Se creaban vínculos con distintos partidos de izquierda y sindicatos y se trabajaba en conjunto con ellos también. Las iglesias nos facilitaban sus salas para hacer mercados de pulgas o actividades culturales. A pesar de los conflictos internos entre nuestra comunidad, había un enorme sentimiento de solidaridad, una sensación de hermandad entre nosotros.

La música

Mi madre me compró mi primera guitarra. Para ella era algo completamente natural que yo aprenda la guitarra y ella hacía grandes esfuerzos para conseguirme cuerdas y repuestos etc. Ella tenía una voz muy hermosa y aunque nunca aspiro ser cantante, amaba una enorme variedad de música. Yo recuerdo que en Chile la casa estaba llena de discos de Víctor Jara (quien fue amigo de ella antes de su fama), Inti-Illimani, Quilapayún. Recuerdo que había música rusa y folklore argentino, Mercedes Sosa entre otros.

Las primeras canciones que aprendí en guitarra me las enseñó un compañero de Osorno que vivía con su familia en Birmingham. Yo tenía 11 años. Mi primer grupo musical se llamaba ‘Chacabuco’ y fue formado por compañeros de nuestra base. Aquellos guitarreros y cantores (uno muy parecido a Víctor Jara) me enseñaron muchas canciones. Mi madre y otros compañeros me pasaban cancioneros que producía la Jota. Todavía los tengo! Y yo independientemente sacaba libros de acordes de la biblioteca y entonaba canciones con mi hermana, quien tiene una voz muy linda. Esos años fueron memorables y lográbamos sacar alegría del activismo, a pesar de las dificultades, puesto que había momentos de racismo, aislamiento y terribles soledades. Vivíamos muy modestamente y con la mente en Chile, esperando cada diario de allá, cada carta, cada noticia. Escuchábamos la radio, el programa que era fundamental en nuestras vidas – Escucha Chile! con la cálida voz de Katia. Una vez les mandé una carta y la leyeron, recuerdo la alegría que sentí al oír mi carta en la radio! Creo que tengo una grabación de eso por ahí… se grabaron muchas en mi casa…

La adolescencia fue más dura, porque después muchos chilenos se fueron y la comunidad se fragmentó. Ahí me sentí aislada a pesar de que tenía amigas de acá – en gran parte mis amistades de la escuela fueron de origen Asiático o de Irlanda. Me gustaban porque teníamos cosas en común y me interesaba por sus historias. Una amiga me prestaba sus saris. Ellas me enseñaban palabras en urdu y gujarati y yo les enseñaba español.

Pero fuera de la escuela, músicos ingleses me instaban a cantar rock y claro, ese ambiente era muy machista y las canciones folklóricas que yo escribía siempre terminaban siendo transformadas a baladas de rock! Creo que desarrollé una aversión al rock por eso. Tenía muchas inquietudes, muchas preguntas, cuales ni el rock ni el punk podían responder. Para mi rebelarse era cantar canciones chilenas, cantar folklore porque esa era yo. Era mi forma de dejar de ser invisible. Por ese canto yo tuve que luchar y lo sigo haciendo!

Teatro, universidad, música

Siempre me interesé por el teatro, en particular el trabajo de Augusto Boal y participé en grupos de teatro juveniles. Trabajé en tiendas, pizzerías, restaurantes, estudié teatro comunitario y eventualmente partí a la universidad de Warwick a estudiar historia, pienso que allí logré satisfacer muchas inquietudes y me sentí realmente feliz. De ahí nació la oportunidad de ir a dar clases de teatro en México, lugar que quise mucho – llena de gente maravillosa – fértil de arte, música e historia. Al regresar decidí ir al Festival de Edimburgo, allí me enamoré de un guitarrista escocés David Russell y con él formé mi grupo de folklore Valentina y Voces del Sur. Fue muy lindo, nos fuimos a una casita de campo donde él vivía y allí en un cerro, donde no había nada más que árboles y la casita de piedra, hicimos nuestras primeras grabaciones. Considero que esas fueron las primeras grabaciones donde mi voz era genuinamente mía.

El tango

A mi madre le gustaban muchos géneros musicales, dentro de ellos estaba el tango. Y por eso el tango abundó en mi vida. Aunque eso de querer cantar tango llegó como un relámpago. Mi mamá estaba en su pieza haciendo sus costuras y yo en la mía, estudiando. Ella escuchaba sus cassettes y tres temas me llamaron la atención. Yo fui a su pieza y le dije súper fascinada ‘Mamá, quién canta esos tangos?’ Me miró, con cara de sorpresa por mi repentino interés en el tango y dijo, ‘Mercedes Simone, por qué?’ Yo le dije, ‘Algún día voy a cantar esos tangos!’

Paré la cola y me fui a mis libros otra vez. Claro, ese día llegó 6 años después en Escocia, algo que jamás hubiese imaginado! David, el joven guitarrista escocés me llevó al Bongo Club a un concierto de un grupo de cámara nuevo y súper avant guard, se llamaba Mr McFall’s Chamber. Al entrar lo primero que vi fue ese grupo de cámara tocando tango y ese tango se llamaba ‘Soledad’ de Astor Piazzolla’! Quedé cautivada! Partí a hablar con ellos y así fue como llegaron a estar esos tres tangos que mi madre escuchaba (Noche de ronda, En cuanto silba el viento, Calla corazón) en el álbum ‘Revolucionario’.

Es una cosa muy especial cantar con Mr McFall’s Chamber. Son un grupo de enorme calidad musical y cabe decirlo, son muy respetados acá. He colaborado con McFall’s Chamber desde el primer o segundo año del grupo entonces cantar con ellos hoy en día llega a ser algo muy emotivo aparte de ser un privilegio.

Para mí el tango tiene una historia muy interesante, raíces humildes marcadas por emigración, dolor pena, enajenamiento, renacimiento. El tango canción con toda su pasión y melancolía ha sido mi compañero en momentos de soledad.

Pero no todo el tango trata de amor o de la madre, el tango tiene una temática amplia, si uno la busca! Yo quise escribir unas canciones con alma de tango en nuestro CD La Pasionaria. El tema Sola es un homenaje a Sola Sierra, activista chilena que yo admiro muchísimo. ‘Años de lucha, ojos serenos dibujan nuestra gente’… es una alusión a la forma en que su mirada reflejaba la historia, el sufrimiento y el espíritu de lucha de nuestra gente. Mujeres como Sola han dejado un legado moral imprescindible para las futuras generaciones y es importante que se sepa más de ella, que las jóvenes que buscan un referente tengan a Sola Sierra como modelo a seguir, porque con conciencia, memoria colectiva y activismo se puede verdaderamente levantar un país y crear una cultura realmente nuestra.

Ahora, si el tango ha sido el que acompaña mi alma en las noches oscuras de soledad, el folklore de Nuestra América ha sido mi conciencia. Necesito el tango y el folklore como el día y la noche! Mi trabajo siempre tendrá elementos de ambos.

Proyectos

Ahora tengo planes de grabar un CD de folklore acerca de Chacabuco y la experiencia de mi padre en ese campo de concentración. Para este proyecto tengo una página Facebook donde archivo enlaces relacionados al tema (y que está abierta al público). Estoy también elaborando canciones para un CD que recuente mis memorias más tempranas del exilio.

Aparte de la música, he escrito un guión. Titulado “Doña Soledad”, es un film de tango con una robusta conciencia social, ambientado en Edimburgo. El film explora las secuelas de las dictaduras Latinoamericanas de los ‘70 en dos hijos del exilio. Espero usar música de nuestro álbum La Pasionaria al igual que composiciones nuevas en conjunto con tangos de Piazzolla y Pugliese. En estos momentos ando en búsqueda de un productor para hacer realidad este film.

Justicia y reparación para los torturados, asesinados…

Nuestro pueblo ha sido un pueblo valiente que a pesar de tanta opresión, ha salido a las calles en plena dictadura a protestar con dignidad. Un pueblo que a través de los años ha luchado y contribuido diariamente con enorme corazón y convicción para crear un país donde realmente exista justicia y democracia. Este esfuerzo ha sido tremendo pero los distintos gobiernos post-dictadura han demorado mucho en crear justicia, incluso han sido un obstáculo, yo diría. Muchos activistas, madres, padres han fallecido sin saber el paradero de sus queridos. Alguien sabe y aunque el pacto de silencio entre los militares (y civiles) se ha fragmentado de cierta forma (los casos de Calama y Víctor Jara por ejemplo) y la verdad surge poco a poco, queda mucho más por hacer. El Museo de la Memoria es algo muy grande para Chile y me enorgullece enormemente que exista un sitio que sea un amplio testimonio de las atrocidades que ocurrieron durante la dictadura. Pero claro, no hay olvido ni perdón hasta que haya justicia, hasta que sepamos que pasó con nuestra gente, donde llegaron a parar y hasta que los responsables a los niveles más altos sean juzgados por sus crímenes.

Pagina Facebook de Valentina

Para escuchar su música en YouTube

Entrevista © 2016 Valentina Montoya Martínez

Ver http://www.vocesdelsur.co.uk/uploads/8/1/5/0/8150717/entrevista.pdf

¡Es una guerra! Anunciaron los terroristas de Estado el año 73.

¡Es una guerra! Anunciaron los terroristas de Estado el año 73.

A los héroes de Septiembre

Se cumple un nuevo aniversario del golpe de Estado, cuando el Ejército, la Armada, la Aviación, Carabineros e Investigaciones de Chile, haciendo caso omiso a sus deberes éticos e institucionales, por lo menos los que dictaba la Constitución vigente hasta ese entonces, bombardearon La Moneda, asesinaron al Presidente de la República y derrocaron al gobierno legítimo de Salvador Allende.

El saldo de víctimas de la dictadura, según datos “oficiales”, superan las cuarenta mil personas, entre detenidos ilegalmente, torturados, ejecutados y desaparecidos, y sin contar los miles de expulsados al exilio, o de los chilenos que debieron huir del país para salvar sus vidas amenazadas.

A pesar que han pasado 42 años de ese fatídico 11, el magnicidio se sigue recordando. La batalla en La Moneda, los enfrentamientos desde el Ministerio de Obras Públicas, los primeros combates de la Resistencia, la dignidad de los presos políticos encarcelados en recintos militares y campos de concentración, los atentados, los apagones, las voladuras de torres, las ollas comunes, los comprando juntos, los velatones, la solidaridad internacional y tantas otras formas de lucha populares, siguen siendo fuentes de remembranzas e inspiración de diferentes tipos de homenajes, desde los litúrgicos y hasta los de carácter combativo en cada septiembre.

El golpe de Estado fue “la continuación de la política por otros medios”, aplicada por los partidos de derecha, grandes empresarios y la Democracia Cristiana en contra del gobierno de la Unidad Popular, ante la imposibilidad de contar y lograr el quorum necesario de parlamentarios para destituir constitucionalmente a Salvador Allende como Presidente.

Esa alianza golpista cívico-militar, se consideró con el derecho de usar la violencia en contra de un gobierno legítimo, hasta estos días rasgan vestiduras  hipócritamente contra la decisión de las organizaciones políticas de izquierda de emplear la violencia político-militar en contra de la dictadura que ellos generaron.

¡Es una guerra! Anunciaron los terroristas de Estado el año 73. Sus generales al declararla, tomaron como enemigo a los propios ciudadanos que juraron defender de agresiones externas: el pueblo chileno, en especial a los partidarios de Allende. Los clásicos militares lo enuncian en sus tratados y los mandos saben que una guerra cuando se acomete, debe cumplir tres grandes objetivos:a) Destruir las fuerzas que enfrentan, sus enemigos, b) Controlar el territorio o el teatro de operaciones y c) Romper la voluntad de lucha del pueblo atacado, destruyendo su moral combativa. Esto último es esencial, es lo que garantiza el triunfo total y en el tiempo de los vencedores.

¿Cumplieron estos objetivos estratégicos, los golpistas?

Al margen de que cada objetivo merece un análisis particular, en esta opinión solo generalizaremos. Las fuerzas populares que apoyaban y defendieron a Allende a pesar del honor y la desigualdad de fuerzas y medios, fueron destruidas, y las que posteriormente enfrentaron la dictadura también. Los militares controlaron rápidamente el territorio nacional. Pero ¿destruyeron la voluntad de lucha? ¿La moral combativa fue aplastada? ¿Los combatientes perseguidos, apresados, relegados, expulsados del país, renegaron de sus ideas?, ¿el pueblo chileno olvidó a Salvador Allende, a su sueño socialista? ¿Son historias olvidadas las vidas de Miguel Enríquez, Raúl Pellegrín, y tantos otros héroes del pueblo chileno?

A pesar del terror impuesto en todos esos terribles años de dictadura, o a la posterior denegación de justicia, debido a la decisión de Patricio Aylwin de implementar su doctrina de “juzgar en la medida de lo posible a los criminales violadores de DDHH”, o de Eduardo Frei de salvar de la justicia internacional al dictador preso en Londres, o del deseo de “dejar que las instituciones funcionen” de Ricardo Lagos, circunscribiendo los crímenes a responsabilidades individuales y no a doctrinas institucionales. A pesar de la “Transición Democrática” que explica el estado de injusticia y de corrupción que vivimos en nuestros días,  ¿Perdimos nuestra voluntad de lucha los chilenos?

Los golpistas no destruyeron la voluntad de lucha, ni lo harán jamás. La voluntad de septiembre sigue inquebrantable.

Esa férrea voluntad demostrada por esas generaciones de mujeres y hombres en septiembre de 73, se constituyó luego en paradigma histórico, sobre todo cuando los partidos de la izquierda tradicional abandonaron las ideas socialistas y anti capitalistas, los principios revolucionarios y las posturas clasistas. Si bien es cierto, orgánicamente la izquierda hoy es una gran diáspora en el escenario político nacional, se ven signos de miradas comunes, lo que es un gran avance –no hablo ya de la izquierda tradicional-, probablemente en otra situación o estadio social, quizás cambien su actitud.

Esa férrea voluntad también explica la decisión de los familiares de víctimas de los DDHH de no aceptar la reconciliación sin justicia y castigo a los crímenes de la dictadura. Las leyes secretas de la Transición y la voluntad política de los actuales mandos de las FFAA de proteger y honrar a criminales rematados por la justicia les dan la razón, sin lugar a duda.

El mejor homenaje a los héroes y heroínas, es recuperar la lealtad mostrada en las más duras condiciones por los primeros combatientes de ese 11 de septiembre, y reconstruir la unidad, que siempre es preludio de avances y victorias de los pueblos.

Honor y gloria a los combatientes del 73.

Construyamos un Chile Digno.

José M. Carrera      @JosMCarreraC

Santiago, Chile, septiembre 2015

Destacado

Entrevista a nieta de Allende. Marcia Tambutti y «Allende mi abuelo Allende»:

ENTREVISTAS
Entrevista a Marcia Tambutti, directora de «Allende mi abuelo Allende»: Romper el silencio
Por Evelyn Erlij
22 de mayo de 2015

La imagen de Salvador Allende es, quizás, la imagen con lecturas más discordes de la historia de Chile: emblema de alegría, esperanza y lucha para unos; símbolo de odio, caos y división para otros. Opuestos y múltiples, esos caminos conducen insalvablemente al dolor de un país fracturado, al mutismo de una sociedad que optó por acallar la memoria para superar el trauma.

Marcia Tambutti (1971), nieta del ex presidente socialista, quiso apartar esas interpretaciones de Allende para crear, por sus propios medios, una imagen familiar del abuelo que no recuerda, del hombre que, en su mente, era un retrato pétreo y en blanco y negro de un héroe demasiado grande como para bajar del pedestal.

Allende mi abuelo Allende (2015), coescrito con Paola Castillo y exhibido en la Quincena de los Realizadores de Cannes, es el resultado de esa búsqueda, que comenzó hace más de diez años, en los días en que Tambutti estudiaba un posgrado en Londres y consagraba su vida a la Biología. Desde entonces hasta ahora, su vida cambió de forma radical: hoy su nombre aparece en esta sección paralela de Cannes junto al de cineastas consagrados como Arnaud Desplechin, Miguel Gomes y Philippe Garrel; y su agenda de entrevistas estará tan saturada durante el festival, que apenas podrá hablar una decena de minutos con cada periodista.

Tambutti —nacida en Chile, pero criada en México— tenía una breve experiencia previa en el cine tras producir el mediometraje Tencha (2008), de Carmen Luz Parot, un trabajo sobre su abuela Hortensia Bussi. Por esos años, ya tenía la inquietud de hacer un documental sobre su abuelo, razón por la que empezó a estudiar cine. “Desde que decidí hacer la película tomé cursos pequeños de guión y de dirección de cine documental en México, en Chile; también en internet a través de una escuela española. Tenía que trabajar de bióloga y hacer la película, así que no podían ser tiempos muy largosˮ, cuenta la directora en la Playa de la Quincena, donde ha pasado el día dando entrevistas.

El filme es el viaje personal de Tambutti para redescubrir la figura de su abuelo, un tema sobre el que su familia impuso un silencio lapidario durante décadas. Las preguntas serán su única arma, incluso si, a veces, éstas no lograrán intimidar ni a su abuela Tencha ni a su madre Isabel. Callar ha sido la única forma de sobrevivencia de una familia desgarrada por un pasado traumático y por una ola de suicidios que comenzaron con el del patriarca del clan, en 1973. Vemos en pantalla también a su tía Carmen Paz, a sus hermanos y a sus primos, con los que intenta romper todos los tabús: la personalidad de Allende, su trato con su esposa, sus amoríos secretos y su relación con sus hijas y nietos.

tambutti2.jpg

“Siempre pensé que mi abuelo era una excusa para voltear a ver a mi familia. A veces pienso que es un documental sobre mi abuela, a veces pienso que es más sobre la relación con mi madre. Lo que encontraba bonito era esta confrontación cariñosa entre mujeres, y es muy fuerte que, contrario al género, en mi familia son las mujeres las que menos quieren hablar. Tiene muchas lecturas, pero claro, desde el principio sabía que la búsqueda de mi abuelo me llevaría a sus mujeres y, entre ellas, a mi abuelaˮ, explicó Tambutti luego la proyección del filme, donde también reveló que una de sus influencias cinematográficas fueron los trabajos del cineasta mexicano Juan Carlos Rulfo, quien en El Abuelo Cheno y otras historias (1995) y Del olvido al no me acuerdo (1999) explora su historia familiar.

Poco a poco, Tambutti va descubriendo una cantidad de material inédito impresionante, desde fotografías íntimas de su abuelo, hasta un video en el que se ve a un joven y alegre Salvador Allende en pantalones cortos y actuando en una obra de teatro casera de tono humorístico. Se trata de un registro perteneciente a la familia de Hernán Santa Cruz, amigo de toda la vida de Allende, material que fue encontrado por el equipo de la película 1973 revoluciones por minuto, de Fernando Valenzuela Quinteros, y que fue cedido a Tambutti tras no ser incluido en el filme.

allende_h_15.jpg

—¿Por qué decidiste dirigir y no codirigir?

—Al inicio quería codirigir. Pero cuando me encontré con Paola Castillo, que es directora y que sólo produce documentales de autor, me dijo: “El punto de vista acá es tan profundo, que cualquier otra persona va a alejar al espectador del relato. Hagamos la prueba, inténtalo. Dirige tú y aquí vamos a estar detrás tuyo apoyándoteˮ.

—¿No te dio miedo explorar un lenguaje (el cinematográfico) que no conocías?

—Más que miedo, me dio vértigo dejar la vida que llevaba en México, porque me iba muy bien. Era muy ingenua al principio y no dimensioné lo que me propuse como desafío. Casi por ignorancia, pensaba que iba a hacer la película en dos años y volvería a mi vida anterior. Pero lleva tiempo conseguir el financiamiento y el equipo correcto, algo que fue muy difícil. Al final, me rodeé de gente muy profesional y solidaria, gente que estuvo acompañándome todo el tiempo.

—El gran reto de la película es lidiar con el silencio de tu familia. ¿Cómo lo enfrentaste? ¿Nunca temiste no lograr romper esa coraza?

—Al principio, los silencios de mi abuela —sí bien yo sabía que quería retratarlos— me ponían muy nerviosa. Eran momentos muy fuertes. Le hacía una pregunta y no  contestaba, y como estaba delante de una cámara, no sabía qué hacer. A veces yo quebraba los silencios, pero me costó aprender a fluir con ellos. Fue muy difícil, en el sentido de que es una dinámica familiar que, si bien quieres registrar, igual te genera pudor, porque eres parte de ella. Hubo mucho trabajo en equipo para ir aprendiendo de mis errores, para mantenernos fieles a ser transparentes y a superar los pudores.

—El silencio que hay en tu familia es también el silencio que hay en Chile en torno a Allende. Hace muy poco el cine se atrevió a hablar de él, en películas como Salvador Allende, de Patricio Guzmán o Allende en su laberinto, de Miguel Littin.

—Creo que es algo que ocurre siempre en los países que han pasado por dictaduras tan traumáticas. Es un poco lo que le ocurre a mi familia: Lo que nos duele, no lo hablamos. En el caso de Chile, es lo que nos divide. La gente no se atreve a hablar en el colegio de Salvador Allende, porque los alumnos se van a pelear. También creo que, tras una dictadura tan represiva, queda una especie de miedo en alguna parte de la cabeza que genera tensiones muy potentes. Llegué a Chile al inicio de la democracia y sentí la universidad como un foco muy violento, en cuanto al trato entre compañeros. Sentía que en México todo era más paz y amor. Esos son temas que no están resueltos, y tiene que ver mucho con cómo el país se plantea hablar de la justicia y la memoria. Hablar es un proceso sanador que como país debemos hacer.

CB-0098.jpg

—También está tu propio silencio en cuanto al suicidio de tu hermano Gonzalo, que no mencionas al hablar sobre los suicidios en tu familia.

—Es que la película tiene otro viaje, que no es explorar los suicidios de mi familia, sino explorar por qué no hablamos de Salvador Allende entre nosotros, y esos son distintos tipos de dolores. Cuando uno hace una película, tiene que partir de una narración clara. Pero lo digo en el documental: ésa es una ventana que abrió mi abuelo. Era una manera de incluirlo manteniendo una historia coherente.

—¿Por qué decides omitir el contexto político? ¿Por qué no explicas quién es tu madre Isabel o tu hermana Maya (Fernández)? Para una audiencia extranjera, no queda claro el peso político de la familia Allende en Chile.

—Lo digo al mencionar que parte de la huella de mi abuelo está en el hecho de que casi todas las mujeres a su alrededor, en todas las generaciones, toman un estandarte político. De alguna manera lo hago, de forma sutil, porque me parecía interesante explorarlo, pero habían tantas otras cosas por explorar.

—La imagen de tu abuelo es una imagen que se asocia al dolor y a la tristeza. ¿Cómo enfrentaste eso en el documental?

—Quise transmitir la sensación de felicidad y de construcción común de futuro, por ejemplo, con el audio de uno de sus discursos que puse al inicio, o con esas imágenes espectaculares de campaña, en las que ves a mucha gente feliz. Muchos se acercan a mi mamá a decirle: “fue de los mejores períodos de mi vidaˮ. Aún así, su figura está asociada también a cierto dolor. Por eso, para mí, fue muy nuevo ver esa felicidad en la gente, y por eso quise que estuviera presente en el documental, para que así, el que no conoció el proceso ni de oídas, pudiera sentir que fue algo real y muy potente.

Sobre el honor militar y los Verdaderos Héroes de la patria. Cartas de un hijo de un marino constitucionalista

DestacadoSobre el honor militar y los Verdaderos Héroes de la patria. Cartas de un hijo de un marino constitucionalista

Sobre el honor militar: Carta de un hijo de un marino constitucionalista

por Roberto Cifuentes D. (Bélgica)

lunes, 11 de diciembre de 2006

Bélgica, Lovaina, 6 de Diciembre 2006

A los medios de Comunicación,
A la luz de las últimas declaraciones de la hija del dictador, y del debate público que se ha producido en torno a sí Pinochet debiera o no recibir honores militares, por su cargo militar o como falso Jefe de Estado; yo como hijo de un ex cabo segundo de la Armada de Chile constitucionalista, que fue detenido y torturado en agosto de 1973, por intentar impedir el genocidio que hoy «en parte» ha quedado ilustrado en el incompleto  informe Valech, me resulta una vez más paradojal, por no decir patético que se este hablando de » Honores Militares» a un dictador, así como ridículo validarlo en el cargo de «Jefe de Estado» ante la eventualidad de su funeral, cuando su proceder nunca estuvo a la altura de consenso en ese cargo a nivel de país, ni éticamente, por la forma en que se auto-posesionó en el cargo por medio de un golpe de estado, ni menos legal, ya que por derecho constitucional la investidura del Presidente Allende había sido absolutamente legitimada incluso por el congreso.

He escuchado, en numerosas ocasiones, ex militares genocidas, hablar de la «familia militar«,  como si ésta constituyera por sí sola un ejemplo de moralidad y valores profundos. Debo agregar al respecto que yo crecí en una familia militar muy diferente, crecí en una familia de valientes y heroicos militares, que al darse cuenta de la actitud sediciosa y motinezca de sus superiores, así como de las consecuencias que podría acarrear un golpe de estado liderado por ellos, alertaron sin titubear a las autoridades de gobierno, porque eran y son portadores de un alto espirítu de lealtad, consecuencia y respeto hacía la unidad y el bien común de nuestro país. Esos jóvenes marinos si tuvieron un comportamiento «HONORABLE«, fueron leales a su juramento a la bandera, y portadores de un alto sentido de valentía al oponerse a la masacre que se venía y sin embargo todos ellos, realmente verdaderos militares, fueron exonerados de sus cargos, por la grandeza de portar dignidad, honor y valentía; en circunstancias que gran parte de la oficialidad, «incluido el actual Almirante Codina» y el alto mando de la época, planearon el genocidio de la mitad de  nuestro país, y aún continúan sin ser juzgados, y todos legítimamente reconocidos como parte de la institucionalidad militar, con todos los derechos respectivos, lo cual me parece una vergüenza como país.

Los marinos constitucionalistas deben tener un lugar importante en la historia de Chile, el comportamiento heroico que tuvieron, debe ser conocido por las futuras generaciones, ellos deben ser premiados con los máximos honores militares, y ascendidos a rangos de oficiales. Los Chilenos deben saber que desde la armada se preparo el golpe de estado, pero que desde las diversas unidades de mar y tierra, hubieron jóvenes cuyo promedio de edad no superaba los 23 años, que intentaron abortar el golpe, pero que fueron detenidos y salvajemente torturados en agosto de 1973.  El día del golpe militar, impotentes vieron que lo que ellos habían  previsto, lamentablemente se había cumplido.

A lo largo de estos últimos 30 años, los hijos del general Pinochet, y los hijos de los marinos constitucionalistas, vivimos en familias militares extremamente diferentes; con valores y principios igual de incongruentes, lo cual se repite también en la enorme diferencia  de distribución del ingreso de la misma supuestamente familia militar. El dictador y genocida Pinochet, debe ser degradado de sus cargos, oficial y legalmente, al igual que todos los militares que participaron directa o indirectamente de las iniquidades que él lideró y por ningún motivo debe recibir honores militares, por el contrario revalidemos por alguna vez a los verdaderos héroes de la armada chilena, son ellos, los marinos constitucionalistas quienes deben recibir los máximos honores militares y civiles existentes en nuestro país.

Roberto Cifuentes D.
Economista
Grand Place 33/202
1348 Louvain la Neuve
Belgique

Usted tiene como hombre de confianza, al mando de la Marina de Guerra, a un “traidor”

Su Excelencia
Presidenta de la República
Sra Michelle Bachelet
Presente.
México, 25 de Enero del 2008.
Junto con saludarla me dirijo a usted en calidad de ciudadano y como hijo de uno de los héroes contemporáneos que tiene nuestro país. Me refiero a los marinos constitucionalistas, ejemplos de valor, coraje y conciencia, quiénes fueron detenidos en Agosto del año 1973 por haber denunciado los preparativos golpistas y las consecuencias que ello traería para sectores importantes de la población.

En mi caso, teniendo solo 4 años de edad fui conducido, junto a mi madre y mi hermana menor, a la Academia de Guerra, cuando mi padre estando ya encarcelado fue sometido a un Consejo de Guerra en el año 1975. Fuimos utilizados para chantajear a mi Padre, y fuimos al mismo tiempo testigos de cómo lo torturaban.

Señora Presidenta: me resulta muy irritante escuchar las declaraciones de ciertos personajes públicos, como es el caso del actual Comandante en Jefe de la Armada, Almirante “Codina”.

En el diario electrónico de la Nación de ayer aparece un artículo donde el Almirante menciona:
“…en los miembros actuales, no hay ningún pacto de silencio, porque hay que pensar que estos hechos ocurrieron tanto tiempo atrás que ya en la institución no quedan de esas personas que estén en servicio”.

Señora Presidenta: esto es la falacia más grande que he escuchado. El Almirante Codina le miente descaradamente a todos los Chilenos con esas afirmaciones y la prueba misma de esa mentira es que él mismo aún está en servicio activo. A casi 35 años del golpe de estado, señora Presidenta, usted tiene como hombre de confianza, al mando de la Marina de Guerra a un “traidor”, y me hago totalmente responsable de mis palabras. El actual comandante en Jefe de la Armada, firmó con su puño y letra una carta enviada al “Comandante en Jefe de la Armada “Almirante Merino” cuando este último aún no lo era, -en un claro acto de sedición ya que quien ocupaba ese cargo era el Almirante Montero-, pidiéndole que interviniera porque de lo contrario renunciaba al igual que los otros tenientes que firmaban la carta.

Señora Presidenta: no es por nada que cuando usted anda de gira en el extranjero, sus palabras acerca de la democracia chilena no tienen mucho eco, ¿Como quiere tener credibilidad en el extranjero y popularidad en Chile, cuando, el Comandante en Jefe de la Armada es un “Traidor” que hasta el día de hoy le miente descaradamente a los chilenos?. ¿Porqué, si no hay pacto de silencio en la Armada bajo la jefatura del Almirante Codina, en el informe Valech, la Armada no menciono el campo de concentración de “Melinka”, o Isla Riesco u Operativo X?. Eso no fue una simple omisión Señora Presidenta.

Aprovecho esta misiva para preguntarle ¿cuántos militares chilenos han seguido formándose en la Escuela de las Américas durante su gobierno?. Quiénes son los enemigos internos hoy en Chile?. ¿Los jóvenes estudiantes Mapuches? Quienes, por cierto, para usted no son más que simples delincuentes comunes o, peor aun, terroristas.

Como ciudadano Chileno, le pido que si es decisión suya mantener a personajes con tan poca moral, como el Almirante Codina, en un puesto de confianza, tome las medidas para que éstos no le sigan mintiendo descaradamente al país a través de los medios de comunicación.

Deseándole el máximo de éxito en lo que le queda de su mandato, se despide muy cordialmente,

Roberto Cifuentes D.
Economista.

CC: Ministro de Defensa.


Señor:
José Antonio Viera-Gallo.
Ministro Secretario General de la Presidencia.
Presente.-
México, 03 de febrero del 2008.

Estimado Señor:
Junto con saludarlo, me permito hacerle llegar mis comentarios con relación al artículo del Sr. Boris Bezama, que apareció el día de hoy 3 de febrero del 2008, en el diario La Nación.

Señor Viera-Gallo, hace pocos días atrás escribí una carta a la Presidenta de la República, con relación a las declaraciones del actual comandante en jefe de la Armada, Almirante Rodolfo Codina, hoy me permito hacerle llegar mis comentarios en relación a la defensa que usted hace de los jóvenes oficiales que cometieron asesinatos en los días del golpe de estado, basándose en la justificación de que recibían órdenes superiores.
Sr Ministro, esta no es la primera vez que usted habla acerca del “Honor Militar” y temas relacionados con los militares que han cometido asesinatos, y actos de represión en contra de sus compatriotas.

En el mes de Junio del 2007, cuando estaba prófugo el General Raúl Iturriaga Neumann, usted dijo en una entrevista:”
“…los uniformados o ex miembros de las Fuerzas Armadas que cometieron crímenes “tenían un cierto respeto por el honor militar. El honor militar hace que uno responda de los hechos que cometió. Un militar no se arranca; un militar no se fuga, menos un militar chileno”.

Ahora usted sale en defensa de los jóvenes oficiales que se vieron “forzados” a cometer crímenes.

Usted dice en la entrevista:”…. aun cuando comprendo que era muy difícil ser héroe en un momento así. A quien le tocaba estar en un grado bajo de la jerarquía militar y participar en hechos de esta naturaleza, si se negaba, muchas veces después era gravemente sancionado, cuando no corría riesgo su vida.”

Con sus dichos usted reconoce que quienes se opusieron a recibir esas órdenes estaban de alguna manera realizando un acto heroico. En esta ocasión, aprovecho sus dichos para recordarle que las Fuerzas Armadas tienen “Héroes Contemporáneos”, y que es el momento de que ellos reciban los máximos honores, reconocimiento y reparación por las consecuencias de sus actos. Los héroes a los que me refiero señor Viera-Gallo, son los marinos constitucionalistas detenidos y torturados en Agosto del año 1973, acusados de supuesta sedición, quienes el 25 de Agosto 1973, desde la prisión “Silva Palma”, enviaron una carta al Presidente de la República denunciando la masacre que se avecinaba con el golpe, además de las torturas a las que habían sido sometidos por los oficiales de la Armada (junto con esta misiva le entregó copia de la carta).

El promedio de edad de estos marinos no era mayor al de estos jóvenes tenientes o subtenientes de los que usted habla en su entrevista, el más joven solo tenia 19 años, pero para ellos, los mensajes de los oficiales en las arengas eran claras, “no quedaría ningún líder de izquierda vivo” tenían que matar a sus propios padres si estos eran “comunistas”, para eso tenían a sus “padres espirituales” (los oficiales).

Lo paradójico de esta situación, es que muchos de estos “Verdaderos Héroes” hoy día aun no tienen derecho a una pensión de exonerados políticos, porque fueron detenidos antes del 11 de septiembre, en circunstancia de que muchos torturadores reciben hoy una doble pensión por “traumatismo post guerra “. Contrariamente a sus superiores estos marinos fueron “leales a su juramento a la bandera”. Una vez cumplidas sus condenas no pudieron trabajar por tener antecedentes de “Traidores”, pero sin embargo jóvenes oficiales de esa época que actuaron de manera sediciosa, hoy día han llegado a ser Comandantes en Jefe de la Armada.

En el libro Bitácora de un Almirante, aparece una carta enviada al Almirante Merino, con fecha 5 de septiembre de 1973 firmada con su puño y letra por el actual Comandante en Jefe de la Armada, donde en parte dice lo siguiente:
“…Hemos sido educados en nuestra Escuela Naval en un sistema democrático y esencialmente antimarxista; de ello consta en los textos que la superioridad nos ha entregado en los diferentes niveles de educación (…). Y el Presidente de la República (Allende) ha expresado pública y enfáticamente ser marxista (…). “.. Hemos condicionado nuestra permanencia en la institución a que ésta actúe decididamente para desterrar el marxismo en Chile.””

Señor Ministro, hoy no es momento para sentirse dolido, es tiempo que de que los culpables de la masacre que ocurrió en Chile sean desenmascarados y que quienes se jugaron la vida por oponerse al genocidio tengan un reconocimiento público y sean reparados como corresponda.

El deseo de Vivir libro marino en Pisagua

Deseándole éxito y la mayor de la sabiduría en su gestión ministerial, se despide muy cordialmente

Roberto Cifuentes Delgado.

CC: Presidenta de la República.
Organizaciones de Derechos Humanos.
Parlamentarios.
Medios de comunicación.

Informese más leyendo este artículo  El Golpe de Estado y los Marinos Constitucionalistas

Los que dijeron no. Hablan los marineros antigolpistas de 1973  Versión completa entrevista lucía Sepúlveda Ruiz al historiador Jorge Magasich

Libro de4l Historiador chileno Jorge Magasich
Libro de4l Historiador chileno Jorge Magasich

Ver así mismo http://www.archivochile.com/Experiencias/exp_popu/EXPpopulares0023.pdf

Estatua merino

http://radiochile-canada.net/2014/03/09/solicitamos-el-retiro-del-monumento-a-toribio-merino-y-la-remocion-del-nombre-merino-de-un-navio-y-de-auditorios/

Lista de los Héroes del MIR asesinados por la Dictadura de Pinochet

DestacadoLista de los Héroes del MIR asesinados por la Dictadura de Pinochet

Lista de los Héroes del MIR asesinados por la Dictadura de Pinochet

*Es posible que falten nombres por agregar a esta lista. Si Usted sabe de alguno envienos un e-mail:mailto:jrme@mir-chile.cl

http://www.mir-chile.cl/heroes_del_mir.htm

A – B

Nombre

Edad

Profesión

Fecha

año/mes/dia

Lugar del hecho

Región

Organismo responsable

Tipo de caso

1

ACEVEDO GALLARDO PEDRO GABRIEL

19

Estudiante universitario

750428

Tierra Amarilla, Copiapó

III

Ejército

DD

2

ACHU LIENDO,  RIGOBERTO DEL CARMEN

31

Funcionario investigaciones

731213

Entre Regimiento y cárcel de San Felipe

V

Ejército

M/1

3

ACUÑA CASTILLO, MIGUEL ANGEL

19

Estudiante

740708

Psje Talca 2033, sector Rodrigo de Araya, Ñuñoa, Stgo

RM

DINA

DD119

4

ACUÑA REYES, RENÉ ROBERTO

22

Estudiante Pedagógico

750214

José Miguel de la Barra 449, Stgo

RM

DINA

DD119

5

AEDO ARIAS LUCIANO HUMBERTO

34

Obrero agrícola

840823

Hualpencillo, Talcahuano

VIII

CNI

M/1

6

AEDO CARRASCO FRANCISCO EDUARDO

63

Arquitecto

740907

Av Palena, Stgo

RM

DINA

DD

7

AGUILERA SALAS HERNALDO

28

Obrero agrícola

731018

Cautín

IX

Carabineros

M/1

8

AGUIRRE TOBAR PAULINA ALEJANDRA

20

Estudiante Educación Media

850329

Calle Pastor Fernández nº 16100, El Arrayán, Stgo

RM

CNI

M/1

9

AGURTO ARCE JOSÉ ERNESTO

27

Asistente Social/ Profesor

750215

Santiago

RM

Agentes Estado

DD

10

AINIE ROJAS CHERIF OMAR

21

Estudiante química U. Bs. As.

770911

Vía pública, Quilmes, Buenos Aires

AR

FF.AA Argentinas

DD AR

11

ALARCÓN JARA EDUARDO ENRIQUE

28

Obrero albañil

740730

Psje Ayacará 6162, Pobl. Robert Kennedy, Las Rejas Sur, Stgo

RM

DINA

DD119

12

ALISTE GONZÁLEZ EDUARDO GUSTAVO

19

Estudiante Enseñanza Media

740924

Santiago

RM

DINA

DD

13

ALMONACID DUMENES LUIS JORGE

22

Estudiante Servicio Social U de Chile Temuco /5

730916

Padre Las Casa, Temuco

IX

Carabineros

DD

14

ALSINA HURTOS JOAN

31

Sacerdote católico

730919

Puente Bulnes sobre el Río Mapocho

RM

Ejército

M/1

15

ALVARADO BÖRGEL MARÍA INÉS

21

Secretaria

740717

Providencia c/ Lyon, Providencia, Stgo

RM

DINA

DD119

16

ALVAREZ OLIVARES DENRIO MAX

17

Estudiante universitario

731219

Santiago

RM

Ejército

M/1

17

ALVAREZ SANTIBAÑEZ FEDERICO RENATO

32

Profesor Química

790821

Posta Central, Santiago

RM

CNI

M/1

18

ALVEAR ESPINOZA JAVIER SEGUNDO

32

Obrero

731020

Pelarco, Talca

VII

Ejército

M/1

19

AMIGO CARRILLO MARIO ALBERTO

35

Estudiante

870722

Los Angeles

VIII

CNI

M/1

20

AMIGO LATORRE JOSÉ MODESTO

34

Estudiante U de Chile

861128

Padre Hurtado, Peñaflor, Stgo

RM

Carabineros

M/1

21

ANCAO PAINE ALEJANDRO

42

Agricultor

730926

Cautín

IX

Carabineros

DD

22

ANDREOLI BRAVO MARÍA ANGÉLICA

27

Secretaria, ex estudiante Nutrición U de Chile /2

740806

Bilbao 5989, Santiago

RM

DINA

DD119

23

ANDRÓNICO ANTEQUERA JORGE ELIAS

25

Estudiante, egresado Ingeniería ejecución UTE /5

741003

Paraguay 1473, Parc 22 Sta Rosa, La Granja, Stgo

RM

DINA

DD119

24

ANDRÓNICO ANTEQUERA JUAN CARLOS

23

Estudiante sociología U del Norte /5

741004

Paraguay 1473, Parc 22 Sta Rosa, La Granja, Stgo

RM

DINA

DD119

25

ANGULO MATAMALA ROLANDO GASTÓN

26

Asistente social

740419

Afueras de Linares, San Carlos

VIII

Agentes estado

M/1

26

APPEL DE LA CRUZ JOSÉ LUIS

24

Estudiante Medicina U Austral de Valdivia

770110

Vía pública, Cipolleti, Argentina

AR

FF AA Argentinas

DD AR

27

ARACENA TORO CARLOS ALBERTO

28

Estudiante egresado construcción civil U del Norte

740924

Cóndor 899 esquina Serrano, Santiago

RM

Agentes Estado

DD

28

ARANCIBIA ARANCIBIA MANUEL JESÚS

29

Comerciante ambulante

730926

Escuela de Carabineros, Stgo

RM

Carabineros

M/1

29

ARANEDA LOAYSA NÉLSON

32

811110

Camino Las Vizcachas, La Florida, Stgo

RM

CNI

M/1

30

ARANEDA PIZZINI DIGNALDO HERMINIO

23

Estudiante ingeniería

740810

Santiago

RM

DINA

DD

31

ARANEDA YÉVENES RAFAEL EDUARDO

25

Estudiante y ayudante de Dibujo Técnico UTE /5

741212

UTE, Stgo

RM

DINA

DD

32

ARAOS ARAYA LUIS ARMANDO

870722

Los Angeles

VIII

CNI

M/1

33

ARAYA CABRERA SANTIAGO EDMUNDO

28

Vendedor viajero

761129

Santiago

RM

DINA

DD caso 13

34

ARAYA PALOMINOS JAIME FRANKLIN

26

Estudiante topografía U de Concepción /5

731010

Rgto Los Angeles

VIII

Ejército

M/1

35

ARIAS MATAMALA ISIDRO SEGUNDO

35

Músico

750406

Stgo

RM

Investigaciones

S?

36

ARIAS PINO LUIS FIDEL

28

Tornero mecánico

750219

Prícipe de Gales 6445, La Reina, Stgo

RM

DINA

M/1 VP

37

ARIAS QUEZADA JUAN DOMINGO

17

Estudiante Ens. Media

731127

El Arrayán

RM

Ejército

M/1

38

ARISMENDI PÉREZ ADOLFO OMAR

19

Estudiante

731018

Camino entre Puerto Montt y Pelluco

X

Carabineros

M/1

39

ARON SVIGILSKY DIANA FRIDA

24

Estudiante egresada de Periodismo

741118

Av. Ossa, Stgo

RM

DINA

DD

40

ARREDONDO ANDRADE GABRIELA EDELWEISS

32

Estudiante Francés U de Chile/5

741119

Bellavista frente al nº 268, Stgo

RM

DINA

DD

41

ARROS YAÑEZ OSCAR SEGUNDO

28

Estudiante UTE y trabajador/5

730928

camino a Hospital de Lota, Concepción

VIII

Carabineros

M/1

42

ARROYO PADILLA RUBÉN DAVID

24

Artesano

741125

Stgo

RM

DINA

DD119 L

43

ATHANASIU JARA ANGEL OMAR

22

Estudiante

760415

Buenos Aires, Argentina

AR

FFAA AR

DD AR

44

AVELLO AVELLO OSCAR EDUARDO

22

Estudiante medicina U de Chile/5

760624

Conchalí, Stgo

RM

DINA

DD GJ76

45

AVENDAÑO BORQUEZ FRANCISCO DEL CÁRMEN

20

Profesor educ. Básica

731019

Chamiza – Base Tepual, Puerto Montt

X

FACH

M/1

46

AVILA PIZARRO JORGE

27

Médico psiquiatra

730918

9º Comisaría, Independencia, Stgo

RM

Carabineros

DD Patio 29

47

AVILA SEPÚLVEDA ROBERTO IVÁN

22

Estudiante normalista

731003

Patio Escuela Normal de Chillán

VIII

Investigaciones

DD

48

AVILA VELÁSQUEZ JUAN BAUTISTA

24

Obrero

731011

Traslado entre la Cárcel y la Comisaria de calle Beauchef, Valdivia

X

Carabineros

DD

49

AVILÉS MIRANDA JOSÉ ARISTEO

72

Contratista

790428

Quilicura c/ Américo Vespucio

RM

Civiles armados

M/1

50

BADILLA VASEY AMBROSIO EDUARDO

28

Empleado, chofer

730922

Temuco,

IX

FACH

DD

51

BAHAMONDES CARVALLO MARCO AURELIO

28

Estudiante

890809

Lincoyan 341, Pobl. Mardones, Chillán

VIII

Carabineros

M/1 VP

52

BARRA GARCÍA LUIS ALBERTO

44

Médico cirujano

861128

Padre Hurtado, Peñaflor, Stgo

RM

Civiles armados

M/1

53

BARRA MARTÍNEZ RICARDO ANTONIO

24

Obrero textil

730928

Quebrada Honda, Tomé

VIII

Armada

M/1

54

BARRA ROSALES JENNY DEL CARMEN

23

Estudiante enfermería U de Chile/5

771017

San Bernardo

RM

CNI

DD

55

BARRAZA GUERRA JOSÉ TULIO

25

Minero

741222

Calaboza Tenencia Carabineros Pueblo Hundido, Atacama

III

Carabineros

M/1 VP

56

BARRIA BARRIA JOSÉ ANTONIO

24

Obrero agrícola

731019

Chamiza, Base  El Tepual, Puerto Montt

X

FACH

M/1

57

BARRIA ORDOÑEZ PEDRO PURÍSIMO

22

Estudiante

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

58

BARRIENTOS MATAMALA RAÚL JAIME

23

Estudiante comercial

840823

Sector Toro Bayo, camino Niebla, Valdivia

X

CNI

M/1

59

BARRIENTOS WARNER JOSÉ RENÉ

29

Profesor, músico y estudiante filosofía/1

731004

Patio Rgto. Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

60

BARRIOS BARROS JUAN BAUTISTA

27

Suplementero

740727

Manzana 74, sitio 1392, Villa Manuel Rodríguez, Stgo

RM

DINA

DD

61

BARRIOS DUQUE ALVARO MIGUEL

26

Estudiante pedagogía inglés  U de Chile/5

740815

Altamirano 2333, Conchalí, Stgo

RM

DINA

DD

62

BEAUSIRE ALONSO GUILLERMO ROBERTO

24

Ingeniero comercial y estudiante economía/1

741102

Aeropuerto Ezeiza Bs. As., Argentina

AR

FF.AA ext, DINA

DD

63

BECERRA AVELLO MANUEL MARIO

18

Estudiante Educ. Media

730918

Camino entre Laja y Yumbel

VIII

Carabineros

M/1 (ex DD Laja)

64

BELTRAN SÁNCHEZ MARÍA ISABEL

21

Estudiante música U de Chile/5

731218

Cienfuegos 132, 3º piso, Stgo

RM

Ejército

DD

65

BENAVIDES MALDONADO HERNÁN

s/d

770105

DD

66

BIDAGAIN GREISSING RAÚL

25

730920

M/1

67

BIEDMA SCHADEWALDT PATRICIO

31

Sociólogo

760715

Buenos Aires, Argentina

AR

FF.AA ext, DINA

DD

68

BINFA CONTRERAS JACQUELINE DEL CÀRMEN

28

Estudiante Servicio Social u de Chile/5

740827

Ahumada y Compañía, Stgo

RM

DINA

DD119 L

69

BLANCO CASTILLO JUAN ANDRÉS

27

Estudiante ingeniería comercial U de Chile/5

730915

Barco de la Armada, bahía de Valpo

V

agentes del estado

DD

70

BOJANIC ABAD CECILIA MIGUELINA

23

Secretaria

741002

Paraguay 1340, P 22 Sta Rosa, La Granja, Stgo

RM

DINA

DD

71

BOMCOMPE ANDREU JUAN JOSÉ

31

Economista

840824

Rubén Dario 643, Valdivia

X

CNI

M/1

72

BORDAS PAZ JOSÉ FRANCISCO

31

Ingeniero Civil

741205

Avda Kennedy c/ Alonso de Córdova, Las Condes, Stgo

RM

FACH

M/1

73

BORQUEZ LEVICAN JOSÉ HERNÁN

30

Obrero maderero

731010

Puente Villarrica sobre el Río Toltén

X

Operación conjunta

DD Liquiñe

74

BRAVO AGUILERA RENÉ EDUARDO

25

Obrero maderero

810921

Cachin Alto, Neltume

X

CNI-Ejército

M/1

75

BRAVO AGUILERA SERGIO JAIME

21

Obrero maderero

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

76

BRAVO ALVAREZ FIDEL ALFONSO

22

Obrero

730922

Atalaya camino a Navidad, San Antonio

V

Ejército

M/1

77

BRAVO NÚÑEZ FRANCISCO JAVIER

24

Mecánico automóviles/3

740826

Salesianos 826, San Miguel, Stgo

RM

DINA

DD119 O

78

BRUCE CATALÁN ALAN ROBERTO

24

Estudiante ingeniería civil UC/5

750213

Las Condes, Stgo

RM

DINA

DD

79

BRUHN FERNÁNDEZ AMELIA ANA

34

Decoradora

741004

Catedral 2808, Stgo

RM

DINA

DD

80

BRUNA SANTIBAÑEZ LUIS

16

731001

M/1

81

BUENO CIFUENTES CÁRMEN CECILIA

24

Actriz

741129

Bilbao c/ Los Leones, Providencia, Stgo

RM

DINA

DD

82

BUGALLO CELUZI OSCAR HÉCTOR

24

Estudiante Universitario argentino

731017

Vía pública Templo Maipú, Stgo

RM

M/1 VP

83

BUSTILLOS CERECEDA MARÍA TERESA

24

Estudiante Ciencias Sociales u de Chile/5

741209

San Antonio esq Ismael Valdés Vergara, Stgo

RM

DINA

DD119 O

84

BUSTOS REYES SONIA DE LAS MERCEDES

30

Cajera

740905

Londres 38 y Cuatro Álamos

RM

DINA

DD

85

BUZIO LORCA JAIME MAURICIO

21

Estudiante tecnología mantención UTE/5

740713

República de Israel 1220, Ñuñoa, Stgo

RM

DINA

DD119 O

C – F

86

CABRERA BALARRITZ ELIZABETH DEL CÁRMEN

23

Asistente social

730916

camino entre Antofagasta y Cerro Moreno

II

Ejército

M/1

87

CABRERA FERNÁNDEZ MIGUEL

30

Empleado público

811016

Choshuenco, Valdivia

X

CNI-Ejército

M/1

88

CABRERA ORTIZ TRÁNSITO DEL CÁRMEN

28

Obrero textil

731009

Paso Hondo, Tomé

VIII

Marina

M/1

89

CADIZ MOLINA LUIS NÉLSON

28

Comerciante

730914

Paine, Stgo

RM

Agentes del estado

DD

90

CADIZ NORAMBUENA JAIME DEL TRÁNSITO

23

Obrero

740717

Cinco Sur 3936, Pobl. J.M. Caro, La Cisterna, Stgo

RM

DINA

DD

91

CALDERÓN OVALLE JOSÉ

34

Jardinero

750217

Sector Estación Central, Stgo

RM

DINA

DD

92

CALDERÓN TAPIA MARIO EDUARDO

31

Periodista

740925

Bandera y Catedral, Stgo

RM

DINA

DD119 O

93

CALDES CONTRERAS JAIME HUMBERTO

23

Estudiante Ciencias políticas U de Chile

741213

Instituto de Neurocirugía, Santiago

RM

SIM

M/1 VP

94

CALFUQUIR HENRÍQUEZ PATRICIO ALEJANDRO

28

Egresado ingeniería UTE, sede Temuco

810920

Remeco Alto

X

CNI-Ejército

M/1

95

CAMPOS BARRA EDUARDO ALEJANDRO

29

Técnico automotriz

730913

Pobl. Roosvelt, Stgo

RM

Carabineros

DD Patio 29

96

CAMPOS CIFUENTES JOSÉ ALEJANDRO

31

Estudiante enfermería U de Chile, temuco

810219

Paso fronterizo Paimún

AR

FF.AA. AR -SICAR

DD

97

CAMPOS MORALES JOSÉ GABRIEL

26

Obrero agrícola

730918

Fundo San Gabriel, Linares

VII

Ejército

DD

98

CANCINO ALCAÍNO EDUARDO GUILLERMO

26

Empleado

740830

Rancagua

VI

DINA

M/1

99

CANCINO ARAVENA ANSELMO ANTONIO

26

Obrero agrícola

731208

Cauquenes

VII

Ejército

DD

100

CANDIA NÚÑEZ HUGO DEL ROSARIO

19

Empleado

731011

Talcahuano

VIII

Marina

M/1

101

CAPDEVILLA ARRATE GUILLERMO

731002

M/1

102

CARABANTES OLIVARES HORACIO NEFTALÍ

21

Vendedor

750121

Frente Mercado municipal, Viña del Mar

V

DINA

DD

103

CARCAMO CARRASCO GERMAN SIMON

24

Empleado SOCOAGRO

731030

Porvenir

XII

Carabineros

M/1

104

CÁRCAMO GARAY JOSÉ MARIO

26

Técnico agrícola

731019

Chamiza – Base Tepual, Puerto Montt

X

FACH

M/1

105

CÁRCAMO ROJAS SAÚL SEBASTIÁN

19

Estudiante educ. Media

730916

Asentamiento 24 de Abril, Paine, Stgo

RM

Carabineros y civiles armados

M/1

106

CÁRCAMO RUIZ RUDY

28

Empleado

741127

Calle seis, casa 262, pobl. Leonoe Mascayo, Talcahuano

VIII

Agentes del Estado

DD

107

CARMONA ACEVEDO AUGUSTO TADEO HERIBERTO

38

Periodista

771207

Barcelona 2524, San Miguel, Stgo

RM

CNI

M/1

108

CARRASCO AYALA JUAN CARLOS

730911

M/1

109

CARRASCO BARRIOS RICARDO EDUARDO

19

Estudiante Educ. Media

730916

Asentamiento 24 de abril, Paine, Stgo

RM

Carabineros y civiles armados

M/1

110

CARRASCO DÍAZ MARIO EDRULFO

18

Estudiante

740916

León Ugalde 1485, Stgo

RM

DINA

DD

111

CARRASCO PEÑA BLANCA MARINA DE LA LUZ

27

Estudiante artes plásticas, UTE/5

730915

Ñuñoa, Stgo

RM

Carabineros

M/1

112

CARRASCO PEREIRA FERNANDO ALBINO

25

Taxista

730914

Retén Niblinto, Chillán

VIII

Carabineros

M/1

113

CARRASCO TAPIA JOSÉ HUMBERTO

43

Periodista

860908

Barrio Bellavista, Stgo

RM

Comando 11 de Septiembre

M/1 VP

114

CARRASCO VALDIVIA MAURICIO JEAN

25

Estudiante universitario

761020

Macul con Los Plátanos

RM

DINA

M/1 VP

115

CARRASCO VÁSQUEZ JOSÉ HERNÁN

28

Estudiante periodismo U de Concepción/5

751201

Villa Grimaldi

RM

DINA

M/1

116

CARREÑO GONZÁLEZ ENRIQUE ÁNGEL

22

Estudiante agronomía U de Concepción

730920

San Diego 425, Parral

VII

Militares y Carabineros

DD

117

CARRION CASTRO JORGE ERNESTO

22

Obrero EMOS

731005

Sector Casas Viejas, Puente Alto, Stgo,

RM

Ejército

DD

118

CASTILLO MUÑOZ MARÍA LORETO

29

ama de casa

840518

intersección Costanera Sur y Santos Medel, Pudahuel, Santiago

RM

CNI

M/1

119

CASTRO ALVAREZ JOSÉ EUGENIO

24

Zapatero

730914

Concepción

VIII

Carabineros

DD

120

CASTRO SALVADORES CECILIA GABRIELA

23

Estudiante derecho U de Chile

741117

Cano y Aponte 1080, depto A, Stgo

RM

DINA

DD119 O

121

CATALÁN FEBRERO MIGUEL ÁNGEL

22

Estudiante universitario

731009

Paso Hondo, Tomé

VIII

Marina

M/1

122

CAYUMAN CAYUMAN CARLOS ALBERTO

31

Obrero maderero

731010

Puente Villarrica sobre el Río Toltén

X

Operación conjunta

DD Liquiñe

123

CERDA APARICIO HUMBERTO PATRICIO

20

Estudiante electrónica

750210

Stgo

RM

DINA

DD

124

CERDA MEZA MANUEL ANTONIO

30

Obrero construcción

731013

Campamento Carlos Cortés, San Bernardo, Stgo

RM

FACH

DD

125

CHACÓN OLIVARES JUAN ROSENDO

29

Médico Veterinario

740717

Antonio Varas 240, depto 202, Stgo

RM

DINA

DD119 L

126

CHAER VÁSQUEZ ROBERTO SALOMÓN

21

Empleado, ex estudiante sociología U Concepción/2

740906

Centro Stgo

RM

DINA

DD119 L

127

CHAMORRO ACOSTA NICANOR

24

730911

M/1

128

CHANFREAU OYARCE ALFONSO RENÉ

23

Estudiante filosofía U de Chile/5

740730

Escanilla 661, sector Independencia, Stgo

RM

DINA

DD119 L

129

CHAVEZ LOBOS ISMAEL DARIO

22

Estudiante derecho U de Cjhile y empleado

740726

Los Copihues 1977, Quinta Normal, Stgo

RM

DINA

DD119 O

130

CID URRUTIA WASHINGTON

25

Estudiante sociología

741208

Pobl. CCU, Renca, Stgo

RM

DINA

DD119 O

131

CIENFUEGOS CAVIERES MARÍA VERÓNICA

28

ama de casa

811211

Rivadeneira 6678, Sn Joaquín, Stgo

RM

CNI, Carabineros, Investigaciones

M/1

132

CIENFUEGOS CAVIERES SERGIO EDUARDO

23

Funcionario U de Chile

740107

Valentín Letelier 1330, Santiago

RM

Carabineros

DD

133

CLAUDET FERNÁNDEZ JEAN IVES

36

Ingeniero químico

751101

Cercanías Hotel Liberty, Bs As. Argentina

AR

FF.AA. Ext, DINA

DD DINA AR

134

CONCHA VILLEGAS HUGO ANTONIO

29

Obrero mecánico

740813

El Trébol 262, La Cisterna, Stgo

RM

Agentes del estado

DD

135

CONTRERAS CABRERA HÉCTOR HÉRNAN

21

Estudiante y empleado CORA/5

731208

Linares

VII

Ejército

DD

136

CONTRERAS GONZÁLEZ ALEJANDRO ABUNDIO

28

Funcionario CORA

740714

La Cisterna, Stgo

RM

DINA

DD119 L

137

CONTRERAS HERNÁNDEZ CLAUDIO ENRIQUE

27

Constructor civil y estudiante ingeniería UTE/1

750107

Stgo

RM

DINA

DD119 L

138

CONTRERAS ROJAS HÉCTOR MANUEL

39

Radiocontrolador

760628

Conchalí, Stgo

RM

DINA

DD GJ76

139

CORNEJO CAMPOS RAÚL GUILLERMO

28

Estudiante sociología U de Chile y artesano/5

760616

Cercanías Parque O’Higgins, Stgo

RM

DINA

DD

140

CORREA ORTIZ HERNÁN

33

Dibujante técnico

811228

Calle ex Unión c/ Dorsal, Renca, Stgo

RM

Investigaciones

M/1

141

CORTAZAR HERNÁNDEZ MANUEL ROBERTO

20

Estudiante Educ. Media/5

731017

Cuesta Cardones, Copiapó

III

Ejército

M/1

142

CORTÉS CASTRO BERNARDO DEL TRÁNSITO

20

Estudiante pedagogía U de Chile/5

740405

La Serena

IV

Ejército

M/1

143

CORTÉS GUAJARDO DAGOBERTO

33

Estudiante ingeniería en minas UTE/5

821128

Aldunate frente al 5009, Stgo

RM

Carabineros

M/1

144

CORTÉS JELVES PEDRO BLAS

37

Operador máquinas movim de tierras

751119

Fundo La Rinconada, Stgo

RM

DINA

M/1

145

CORTÉS RODRÍGUEZ GERMÁN DE JESÚS

29

Ex estudiante teología

780118

Estados Unidos 9192, Stgo

RM

DINA

M/1

146

CORTEZ JOO MANUEL EDGARDO DEL C.

28

Contador

750214

Stgo

RM

DINA

DD119 O

147

CRISOSTOMO SALGADO EDUARDO SEGUNDO

24

Estudiante agronomía U de Concepción/5

731001

Comisaría Carabineros Chillán

VIII

Carabineros

DD

148

CRISTI MELERO ROBERTO

26

Estudiante economía U de Concepción/5

770117

Buenos Aires, Argentina

AR

FF.AA. AR

DD AR

149

CRUZ AGUAYO, RAFAEL AUGUSTO

28

Ingeniero agrónomo

730913

Purranque

RM

Carabineros

M/1

150

CUBILLO GALVEZ CARLOS LUIS

20

Vendedor

740604

Grecia c/ Ramón Cruz, Ñuñoa, Stgo

RM

DINA

DD119 L

151

CUEVAS CUEVAS JAIME ALFONSO

29

Obrero forestal

811110

Camino Las Vizcachas, La Florida

RM

CNI

M/1

152

DALL ORSO BADILLA CARLOS PATRICIO

36

Artesano

860703

Hospital Gustavo Fricke, Viña del Mar

V

Agentes del Estado

M/1

153

DE ALMEIDA LUIS CARLOS

s/d

Profesor universitario UTE/1

730914

Barrancas, Stgo – Estadio Nacional

RM

Carabineros

DD

154

DE CASTRO LÓPEZ BERNARDO

35

Dibujante técnico

740914

Bilbao 1236, Providencia

RM

DINA

DD

155

DE LA BARRA VILLARROEL ALEJANDRO

24

Cientista político

741203

Bilbao frente al nº 2050, Stgo

RM

DINA

M/1

156

DE LA JARA GOYENECHE FELIZ SANTIAGO

24

Estudiante instituto pedagógico UC, Stgo

741127

Independencia c/ Olivos, Stgo

RM

DINA

DD119 O

157

DE LA MAZA ASQUET JOSÉ LUIS

26

Estudiante medicina veterinaria U de Chile/5

771101

24 de Septiembre con Ayacucho, San Miguel, Tucumán Argentina

AR

FFAA ext, DINA

DD DINA AR

158

DEL CANTO RAMÍREZ  GUILLERMO

31

Ingeniero agrónomo

740102

Santa Clara 560, La Cisterna, Stgo

RM

Ejército

DD Linares

159

DEL FIERRO SANTIBAÑEZ AMADOR ROBERTO

24

Ingeniero eléctrico

760224

Psje Juan Ramón Jimenez 7476, Stgo

RM

DINA

M/1

160

DELARD CABEZAS CÁRMEN ANGÉLICA

23

Estudiante medicina U Austral de Valdivia

770110

Comisaría Cipolletti, Argentina

AR

FF AA AR

DD AR

161

DELARD CABEZAS GLORIA XIMENA

22

Estudiante economía

770117

Buenos Aires, Argentina

AR

FF.AA AR

DD AR

162

DELGADO SANHUEZA JOSÉ ALFONSO

22

Obrero

731008

río Bio-Bio

VIII

M/1

163

DÍAZ AGUERO BEATRIZ ELENA

26

731017

Túnel Lo Prado, Stgo

RM

Ejército

M/1

164

DÍAZ BRIONES ALFONSO DOMINGO

22

Ingeniero ejecución mecánica/1

740613

El Carmelo 196, Maipú, Stgo

RM

FACH

DD

165

DÍAZ CÁCERES CARLOS RENÉ

34

821001

Las Condes

RM

Explosivos

M/1

166

DÍAZ CASTRO ÁNGEL MARIO

41

Obrero agrícola

740118

Escuela de Ingenieros, San Antonio

V

Ejército

M/1

167

DÍAZ CLIFF JUAN ANTONIO

41

Empleado particular

860418

Gabriel Palma c/ Av. Recoleta, Stgo

RM

CNI

M/1 VP

168

DÍAZ DARRICARRERE CÁRMEN MARGARITA

24

Estudiante enfermería u de Chile temuco

750213

cerca de su domicilio, Stgo

RM

DINA

DD

169

DÍAZ MEZA RAFAEL ALONSO

23

Obrero agrícola

730922

Parral

VII

Investigaciones

DD G23/10/73

170

DÍAZ MUÑOZ LUIS

841229

Estación Central

RM

Carabineros

M/1

171

DOCKENDORFF NAVARRETE MURIEL

23

Estudiante economía U de Concepción

740806

Marconi 280, Stgo

RM

DINA

DD119 L

172

D’ORIVAL BRICEÑO JORGE HUMBERTO

26

Egresado veterinaria U de Chile

741031

Las Margaritas 2749, Conchalí, Stgo

RM

DINA

DD119 O

173

DROUILLY YURICH JACQUELINE PAULETTE

24

Estudiante servcio social U de Chile

741030

Alberto Decombe 1191, Stgo

RM

DINA

DD119 L

174

DURÁN GONZÁLEZ CARLOS PATRICIO

25

Ex estudiante construcción civil

761218

Stgo

RM

DINA

DD Caso 13

175

DURÁN RIVAS LUIS EDUARDO

29

Estudiante periodismi U de Chile

740914

Psje Matte 956 depto 903, Stgo

RM

DINA

DD119

176

ELGUETA DÍAZ LUIS ENRIQUE

23

Músico

760727

Chiclana 2861, depto 1, Bs. As, Argentina

AR

FF AA ext., DINA

DD DINA AR

177

ELGUETA PINTO MARTÍN

21

Estudiante ingeniería comercial u de Chile

740717

Antonio varas 240, depto 202, Providencia, Stgo

RM

DINA

DD119 L

178

ELTIT CONTRERAS MARÍA TERESA

22

Estudiante servicio social

741212

Stgo

RM

DINA

DD119 O

179

ELTIT SPIELMAN JAIME EMILIO

28

Abogado

730913

San Ignacio y Av Matta, Santiago

RM

Ejército

DD

180

ENRIQUEZ ESPINOZA  MIGUEL HUMBERTO

30

Médico

741005

Santa Fé 2705, San Miguel, Stgo

RM

DINA

M/1

181

ENRIQUEZ ESPINOZA EDGARDO

34

Ingeniero civil

760410

Buenos Aires, Argentina

AR

FF.AA. Ext, DINA

DD

182

ESCOBAR SALINAS RUTH MARÍA

27

Estudiante de danza u de Chile

740630

Londres 38, Santiago

RM

DINA

DD

183

ESPINOZA GONZÁLEZ LUIS ALFREDO

25

Electricista y ex GAP

781210

Mendoza, Argentina

AR

DD AR

184

ESPINOZA HENRÍQUEZ MAMERTO EULOGIO

26

Ex estudiante dibujo técnico U de temuco

740917

Stgo

RM

DINA

DD

185

ESPINOZA MÉNDEZ JORGE ENRIQUE

24

Estudiante filosofía u de Chile

740618

Stgo

RM

DINA

DD119 L

186

ESPINOZA PARRA JUAN ELÍAS

35

Fotógrafo

831229

Andes c/ Gral Barbosa, Stgo

RM

CNI

M/1

187

ESPINOZA POZO MODESTO SEGUNDO

32

Empleado, rondín

740822

Pobl. Villa Lo Arrieta, Peñalolén, Stgo

RM

Operación conjunta

DD119 O

188

ESPINOZA SANTIC JOSÉ ENRIQUE

24

Cabo 2º FACH

731026

Academia Politécnica Aeronáutica, Stgo

RM

FACH

M/1

189

ESPINOZA VALENZUELA JUAN SEGUNDO

27

Obrero agrícola

730830

Fundo Nehuente, Carahue, Temuco

IX

Ejército

DD (CNE)

190

FARIAS SILVA GUSTAVO ADOLFO

21

Obrero

Casino Escuela de Ingenieros, San Antonio

V

Ejército

M/1

191

FARIAS VARGAS GUSTAVO MANUEL

23

Obrero

730922

San Antonio

V

Ejército

DD

192

FELMER KLENNER JOSÉ LUIS

20

Estudiante agronomía

731019

Chamiza – Base Tepual, Puerto Montt

X

FACH

M/1

193

FERNÁNDEZ JULIO CÉSAR

24

Artesano uruguayo

731011

Vía pública en Santiago

RM

Civiles armados

DD

194

FERNÁNDEZ RIVERA JORGE ANTONIO

18

Estudiante Ens. Media

850905

Posta Hospital Barros Luco, San Miguel

RM

Civiles no identificados

M/1

195

FERNÁNDEZ ZAPATA CARLOS JULIO

26

Ex estudiante economía y sociología U Concepción

740910

Calle Frontera 2857, Stgo

RM

DINA

DD

196

FERREIRA RAMOS SCALTRITTI DANIEL

38

uruguayo sin datos

870115

Posta 3, Stgo

RM

Investigaciones

M/1

197

FIORASO CHAU ALBANO AGUSTÍN

23

Profesor educ.media

740617

Maruri, Independencia, Stgo

RM

Carabineros

DD119 O

198

FLORES DURÁN MANUEL GENARO

28

Dirigente Político

830419

Villaseca frente al nº 185 y Capitán Orella, Stgo

RM

CNI

M/1 VP

199

FLORES DURÁN SERGIO GABRIEL

29

Técnico electricista

811211

Rivadavia 6674, San Joaquin, Stgo

RM

CNI, carabineros, Investigaciones

M/1

200

FLORES PÉREZ ARCADIA PATRICIA

27

Estudiante de periodismo

810816

Santa Petronila 644, Quinta Normal, Stgo

RM

CNI

M/1 VP

201

FLORES PÉREZ JULIO FIDEL

22

Estudiante ingeniería ejec, minas UTE, Antofagasta

750110

Sta Teresa 9080, parad 27 Gran Av. La Cisterna, Stgo

RM

DINA

DD119 L

202

FLORES PONCE SERGIO ARTURO

23

Estudiante filosofía U de Chile

740724

vía pública, Stgo

RM

DINA

DD

203

FLORES UGARTE NÉLSON

770218

Buenos Aires, Argentina

AR

FF AA AR

DD AR

204

FRANKOVICH PÉREZ MARÍA DE LA LUZ

46

Dueña de casa

730913

PostaCentral, Santiago

RM

Carabineros

M/1

205

FRITZ MONSALVE EULOGIO DEL CARMEN

30

Minero

750221

Bascuñan Guerrero, Stgo

RM

DINA

M/1 VP

206

FUENTEALBA CALDERÓN ISAIAS JOSÉ

29

Jefe Complejo maderero

731010

Puente Villarrica sobre el Río Toltén

X

Operación conjunta

DD Liquiñe

207

FUENTEALBA FUENTEALBA FRANCISCO JAVIER

26

Joyero y ex estudiante medicina vet. U Austral

740713

Sto Domingo 573, depto 33, Stgo

RM

DINA

DD

208

FUENTES ALARCÓN JORGE ISAAC

28

Sociólogo

750517

Asunción, Paraguay

PAR

DINA

DD

209

FUENTES RAVANAL JUAN GUILLERMO

24

Obrero

730918

Recinto militar Quilmo, Ñuble

VIII

Ejército

M/1

210

FUENTES RIQUELME LUIS FERNANDO

23

Estudiante biología U de Chile

740920

Bilbao c/ Amapolas, Providencia -Lyon, Stgo

RM

DINA

DD119 L

211

FUENTES ZAMORANO JUAN ABELARDO

26

Practicante y ex soldado

750612

Trayecto Stgo – Quillota

V

Ejército

M/1

212

FUENZALIDA LOYOLA SERGIO MANUEL

55

Obrero y comerciante

760628

Villa O’Higgins, la Florida

RM

DINA

DD GJ76

213

FUENZALIDA ZURITA ANDRÉS FERNANDO

33

s/d

791127

Pedro de Valdivia c/ Las Encinas

RM

Carabineros

M/1

G – K

214

GAJARDO WOLFF CARLOS ALFREDO

34

Arquitecto, académico U de Chile

740920

Stgo

RM

DINA

DD119 L

215

GALINDO RAMIREZ MARÍA

26

Secretaria administrativa

760722

Stgo

RM

DINA

DD

216

GALLARDO AGUERO NÉSTOR ALONSO

25

Estudiante ingeniería comercial

740917

Stgo

RM

DINA

DD119 L

217

GALLARDO MORENO CATALINA ESTER

29

Secretaria

751119

Fundo La Rinconada, Maipu, Stgo

RM

DINA

M/1

218

GALLARDO MORENO ROBERTO

25

Vendedor

751117

Bio Bio con Waldo Silva, Stgo

RM

Ejército

M/1 VP

219

GALLARDO PACHECO ALBERTO RECAREDO

 Adriana, vi un error en el listado, mi abuelo Alberto Gallardo Pacheco, no era miliatnte del MIR. Favor corregir. Saludos BEto

751119

220

GANGA TORRES LUIS ANDRÉS

21

Comerciante

751119

Fundo La Rinconada, Maipú, Stgo

RM

DINA

M/1

221

GANGOTENA VALLEJOS ALFREDO

22

Estudiante U de Concepción

Lirquén , Concepción

VIII

M/1

222

GARAY HERMOSILLA HÉCTOR MARCIAL

19

Estudiante pedagogía básica U de Chile

740708

Los Aromos 2720, depto 31, Stgo

RM

DINA

DD119 L

223

GARCÍA FRANCO JOSÉ FELIX

31

Estudiante medicina U de Chile Temuco

730913

2º Comisaría Carabineros Temuco

IX

Carabineros

DD

224

GARCÍA MORALES SANTIAGO SEGUNDO

26

Obrero maderero

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

225

GARCÍA VEGA ALFREDO GABRIEL

30

Estudiante egresado servicio social y empleado

750118

Quinta Vergara, Viña del mar

V

DINA

DD119 O

226

GEDDA ORTIZ MÁXIMO ANTONIO

26

Periodista

740716

Stgo

RM

DINA

DD

227

GHO ALARCÓN MARIO ARMANDO

19

Soldado conscripto ejército

731016

Santiago

RM

Ejército

M/1

228

GOLSCHLICH CORDERO FRANCISCO

28

750705

Mendoza, Argentina

AR

DD

229

GOMEZ ITURRA JUAN CARLOS

27

Empleado

790621

A. Lizama c/ A. Del Canto, Lo Valledor, Stgo

RM

Carabineros

M/1 VP

230

GONZÁLEZ DE ASIS GUILLERMO

30

Obrero

750912

Stgo

RM

DINA

DD

231

GONZÁLEZ FERNÁNDEZ HÉCTOR GENARO

27

Empleado y ex estudiante economía U de Concepción

740906

Centro de Stgo

RM

DINA

DD

232

GONZÁLEZ GALENO EDUARDO ALBERTO

31

Médico pediatra

730914

Hospital Cunco, Temuco

IX

Carabineros

DD

233

GONZÁLEZ GONZÁLEZ PATRICIO LEONEL

23

Empleado

851210

Concha y Toro esq Arturo Prat, Santiago

RM

Carabineros

M/1

234

GONZÁLEZ INOSTROZA HERNÁN GALO

26

Empleado particular

740815

Bueras 172-D, depto D, Stgo

RM

DINA

DD119 O

235

GONZÁLEZ INOSTROZA MARÍA ELENA

22

Profesora Educ. Básica

740815

Bueras 172-D, depto D, Stgo

RM

DINA

DD119 L

236

GONZÁLEZ MANRÍQUEZ LUIS FRANCISCO

27

Técnico electrónico

741003

Paraguay 1473, La Granja, Stgo

RM

DINA

DD

237

GONZÁLEZ MELLA LUIS GENARO

25

Estudiante estructuras metálicas UTE

741122

Nueva Tres 6468, Par. 18 Gran Av., La Cisterna, Stgo

RM

DINA

DD

238

GONZÁLEZ MILLONES VÍCTOR MANUEL

30

Empleado

841110

Paso fronterizo Los Patos, Putaendo, San Felipe

V

Carabineros

DD

239

GRANDE SWANTE

760300

Tucumán, Argentina

M/1

240

GREZ ABURTO JORGE ARTURO

29

Estudiante filosofía y medicina U de Concepción

740523

entre Mac Iver y Miraflores, Santiago

RM

DINA

DD

241

GUAJARDO ZAMORANO LUIS JULIO

22

Estudiante ingeniería u de Chile

740720

San Dionisio 2554, Stgo

RM

DINA

DD119 O

242

GUARATEGUA QUINTEROS ORLANDO PATRICIO

23

Estudiante tecnología industrial

760625

Sector Lo Franco, Stgo

RM

DINA

DD GJ76

243

GUENDELMAN WISNIAK LUIS ALBERTO

24

Estudiante egresado arquitectura U de Chile

740902

Ruiz de Gamboa 048, Las Condes

RM

DINA

DD

244

GUERRERO CARRILLO ANGEL GABRIEL

24

Estudiante dibujo técnico

760525

Antonio Varas c/ Providencia, Providencia, Stgo

RM

DINA

DD

245

GUERRERO GUTIÉRREZ CARLOS EDUARDO

20

Estudiante Historia U de Chile

741231

Simón Bolivar 1977, Stgo

RM

DINA

DD

246

GUTIERREZ AVILA ARTEMIO SEGUNDO

23

Joyero

740713

Santo Domingo 573, depto 33, Stgo

RM

DINA

DD

247

GUTIERREZ GÓMEZ MARCELO DEL CÁRMEN

17

Obrero construcción

731005

Osorno

X

Carabineros

M/1

248

GUTIERREZ MARTÍNEZ MARÍA ISABEL

26

Estudiante egresada geografía UC Valpo

750124

Calle Covadonga, Quilpué, Valpo

V

DINA

DD

249

GUZMÁN SANTA CRUZ ROBERTO

35

Abogado

731016

Rgto Arica, La Serena

IV

Ejército

M/1

250

GUZMÁN SOTO LUIS ENRIQUE

21

Obrero maderero

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

251

GUZMÁN SOTO PRÓSPERO DEL CÁRMEN

27

Obrero

810920

Remeco Alto, Neltume

X

CNI- Ejército

M/1

252

HERRERA COFRÉ JORGE ANTONIO

18

Estudiante educ. Media

741213

La Granja, Stgo

RM

DINA

DD119 O

253

HERRERA RIVEROS NÉLSON ADRIAN

30

Comerciante

840823

Sector Lorenzo Arenas, Vega Monumental, Concepción, VIII

VIII

CNI

M/1

254

HILLERNS LARRAÑAGA ARTURO ENRIQUE

29

Médico

730915

Lynch 161, Temuco

IX

Carabineros

DD

255

HUERAVILO SAAVEDRA OSCAR LAUTARO

23

Empleado

770519

Buenos Aires, Argentina

AR

FF. AA. AR

DD

256

IBARRA CÓRDOVA FABIÁN ENRIQUE

27

Contador auditor

750117

Jackson 870, Chorrillos, Viña del Mar,

V

DINA

DD

257

IBARRA DURÁN LUIS ANTONIO

24

Obrero electricista IANSA

730923

Pobl. Rosita O’Higgins, Chillán

VIII

Militares y carabineros

DD

258

IBARRA TOLEDO JUAN ERNESTO

21

Estudiante servicio social U de Chile

740725

Stgo

RM

DINA

DD119 L

259

INOSTROZA ÑANCO JOSÉ VICTOR

19

Electricista

731025

Valdivia

X

Carabineros – Ejército

M/1

260

IRIBARREN GONZÁLEZ FERNANDO EUGENIO

27

Fotógrafo

830207

Abdón Cifuentes 250, Stgo

RM

CNI

M/1 VP

261

JACCARD SIEGLER ALEXEI VLADIMIR

25

Estudiante universitario

770517

Buenos Aires, Argentina

AR

FF . AA. AR

DD

262

JARA ARAVENA JOSÉ EDUARDO

28

Estudiante periodismo UC

800802

Eliodoro Yañez c/ Los Leones, Stgo

RM

COVEMA, Investigaciones

M/1

263

JARA CASTRO JOSÉ HIPÓLITO

29

Estudiante egresado química y far. U de Concepción

740914

Aldunate 466, Santiago

RM

DINA

DD119 O

264

JARAMILLO JARAMILLO LUIS

761119

DD

265

JIMENEZ CORTES LUIS CARLOS

25

Dibujante técnico

730915

Salvador Donoso 137, Barrio Bellavista, Santiago

RM

Agentes del estado

DD Patio 29

266

JORQUERA ENCINA MAURICIO EDMUNDO

19

Estudiante sociología U de Chile

740805

intersección Arturo Prat y Eleuterio Ramírez, Sabtiago

RM

DINA

DD119 L

267

JOUI PETERSEN MARÍA ISABEL

19

Estudiante economía U de Chile

741220

Compañía 1741, depto 4, Stgo

RM

DINA

DD119 O

268

JUANTOK GUZMÁN JACTONG ORLANDO

26

Estudiante egresado arquitectura U de Chile

730912

Cerro La Cruz, Valpo

V

Marina

DD

269

KRAUSS ITURRA VÍCTOR FERNANDO

24

Estudiante universitario

731004

Patio Rgto Cazadores, Valdivia

X

Ejército

M/1

L – N

270

LABRA SAURE PEDRO CLAUDIO

23

Estudiante universitario

750208

San Miguel, Stgo

RM

DINA

DD IML

271

LABRADOR URRUTIA RAMÓN ISIDRO

24

Comerciante

741214

Carlos Valdovinos c/ Vicuña Mackenna, Stgo

RM

DINA

DD119 L

272

LABRIN SAZO MARÍA CECILIA

25

Asistente Social

740812

Latadía 4301-L, Las Condes, Stgo

RM

DINA

DD

273

LAGOS HIDALGO SERGIO HERNÁN

30

Empleado particular

740914

Cuatro Alamos

RM

DINA

DD

274

LAGOS MARÍN NELSÓN ERNESTO

30

850923

Chillán

VIII

explosión

M/1  VP

275

LAGOS MARÍN OGAN ESTEBAN

20

Estudiante agronomía U de Concepción

740428

Chillán

VIII

Investigaciones

DD

276

LAGOS MARÍN SERGIO HUMBERTO

25

Estudiante egresado sociología U Concepción

750207

San Pablo entre Cuminng y Matucana, Stgo

RM

DINA

DD

277

LAGOS NILSSON GLORIA ESTHER

28

Secretaria

740826

Pobl. Lo Sierra block 13, depto 34, Lo Espejo, Santiago

RM

DINA

DD

278

LAGOS RODRÍGUEZ ANTONIO APOLONIO

32

Técnico en minas

790804

camino El Cajón, parcela 36 A, El Arrayán

RM

CNI

M/1 VP

279

LAGOS RODRÍGUEZ MARIO OCTAVIO

34

Obrero y comerciante

840823

Sector Lorenzo Arenas, Vega Monumental, Concepción

VIII

CNI

M/1

280

LARA ESPINOZA GABRIEL VALENTÍN

18

Estudiante Educ. Media

730922

San Martín 763, Mulchén, Los Angeles

VIII

Carabineros y civiles armados

DD

281

LARA GARRIDO CARLOS

26

Obrero

731004

Río Bio-Bio

VIII

M/1

282

LARA MUÑOZ JUAN

34

810916

M/1

283

LARRAVIDE LÓPEZ RAÚL LEOPOLDO

20

Estudiante ingeniería en minas

731017

Cuesta Cardones, Copiapó

III

Ejército

M/1

284

LASCHAN MELLADO FRIDA ELENA

28

Educadora de Párvulos

760415

Buenos Aires Argentina

AR

FF AA AR

DD AR

285

LAURIE LUENGO AROLDO VIVIAN

30

Vendedor viajero

740728

Frente Hospital de Parral

VII

Carabineros

DD

286

LAUSIC GLASINOVIC CEDOMIL LUCAS

28

Técnico agrícola

750409

Villa Grimaldi

RM

DINA

M/1

Fuimos niños en Dictadura. Somos parte de la Historia. Las voces de los Hijxs.

Fuimos niños en Dictadura. Somos parte de la Historia. Las voces de los Hijxs.

http://infanciaendictadura.cl/

El Proyecto Infancia en Dictadura


Infancia en Dictadura

INFANCIA EN DICTADURA

Nombre
Correo Electrónico
Teléfono
Descripción e Historia

Ejemplo: “Tarjeta de Navidad, lo hizo mi hijo Leonardo el año que dejamos la casa y nos fuimos al sur. Santiago. Diciembre de 1978.”

 El material está en mi domicilio, por favor contactarme para préstamo o donación.

Subir archivo digital ahora

Enviando...

Al enviar un adjunto, acepto y autorizo su uso para exposición, publicación y uso con fines académicos.

INFANCIA EN DICTADURA

jaivas

Donación de Cristián Vergara “Concierto de Los Jaivas”, 1980

exilio1975 (1)

Página diario de vida 1975. Donación de C. González

plebiscito-88

Donación de Catalina Rojas

congreso1975

Donación de Cristian Cantillana Contreras

Donacion Ewa Ebers Oberreuter

Afiche realizado por los alumnos del grupo de teatro del colegio Latinoamericano de Integración.

dia-del-carabinero-pamela-jara (1)

Tarea de Kinder del año 1987, sobre “El día del carabinero”

20150830_152134

Trabajo realizado para el liceo por Natalia Aspe, 1986

img-exilio-full

Luis Alberto Vasquez Escribar (8 años)

El Patio 29. Una historia de Chile

DestacadoEl Patio 29.  Una historia de Chile

sábado, 11 de julio de 2015

Todo está clavado en la memoria

Patio 29
 
El Patio 29 es un terreno del Cementerio General de Santiago de Chile, que fue usado durante el Régimen Militar para enterrar clandestinamente a ejecutados políticos.
Este lugar estaba destinado como fosa común para sepultar a personas indigentes, pacientes psiquiatricos y quienes morían en la calle sin ser identificadas por sus deudos (NN). Sin embargo, desde septiembre de 1973 hasta 1982, sus tumbas fueron usadas para ocultar a víctimas de la Dictadura Militar.
En 1991 comienzan las primeras exhumaciones de los restos y se da inicio a las investigaciones orientadas a identificarlos. El total de sepulturas exhumadas fueron 107, encontrándose en ellas 124 restos óseos.

https://youtu.be/PDtLyK2w09Q

Gritan las siluetas del silencio…todo está clavado en la memoria.

Gritan las siluetas del silencio…todo está clavado en la memoria.

jueves, 23 de julio de 2015

Gritan las siluetas del silencio

Inmersas en un tiempo desconocido y recortando en contraformas filosas de memoria el aire del silencio, las 119 siluetas de los 119 desaparecidos de la Operación Colombo se han «tomado» los pasillos y las salas del Museo de La Memoria. Estos retratos en ausencia muerden la memoria frágil y ocupan los espacios vacíos  que gritan y piden justicia. (23 de julio 2015)

Todo está clavado en la memoria

Patio 29
 
El Patio 29 es un terreno del Cementerio General de Santiago de Chile, que fue usado durante el Régimen Militar para enterrar clandestinamente a ejecutados políticos. 
Este lugar estaba destinado como fosa común para sepultar a personas indigentes, pacientes psiquiatricos y quienes morían en la calle sin ser identificadas por sus deudos (NN). Sin embargo, desde septiembre de 1973 hasta 1982, sus tumbas fueron usadas para ocultar a víctimas de la Dictadura Militar.
En 1991 comienzan las primeras exhumaciones de los restos y se da inicio a las investigaciones orientadas a identificarlos. El total de sepulturas exhumadas fueron 107, encontrándose en ellas 124 restos óseos.

Niños asesinados: 307 menores ejecutados por la Dictadura de Pinochet.

Niños asesinados: 307 menores ejecutados por la Dictadura de Pinochet.

Menores desaparecidos: “La dictadura no tuvo límites a la hora de los crímenes”

Juan San Cristóbal | Jueves 29 de agosto 2013 0:10 hrs.

carlos fariña

A propósito de los cuarenta años que se cumplen del Golpe de Estado, las voces que exigen verdad y justicia mantienen su deseo por ver en juicio a los responsables. En ello, una de las áreas menos abordadas en violaciones a los derechos humanos refiere a la desaparición de menores. Desde las organizaciones que han indagado el tema, destacan que las autoridades, en democracia, no han respondido a la investigación que requieren estos hechos.

57

Claves: , , , , ,

Michelle Peña Herreros fue estudiante de la Universidad de Santiago, militante socialista detenida en 1975 por efectivos de la DINA, quienes la buscaron durante todo su embarazo, lo que obligó distintos esfuerzos para cumplir sus controles médicos sin ser secuestrada. Una vez trasladada a Villa Grimaldi, se pierde todo rastro de ella, y del eventual nacimiento de su hijo.

La incertidumbre sobre el hijo de Michelle Peña se suma a otros ocho casos de mujeres embarazadas que fueron detenidas en dictadura. Más aún, el Informe Rettig certifica 307 casos de menores de 20 años ejecutados, niños de seis meses hasta la adolescencia, de los cuales se desprenden 75 casos de infantes detenidos desaparecidos. Por su parte, el Informe Valech sumó un anexo con 102 casos titulado “Menores de edad detenidos junto a sus padres o nacidos en prisión”.

Rodrigo Anfruns

Algunos casos han salido a la luz pública, como el menor Rodrigo Anfruns, cuyo cuerpo apareció a pocos metros del lugar de su desaparición en junio de 1979, bajo circunstancias que aún no son esclarecidas. O el caso de Carlos Fariña Oyarce, menor de 13 años detenido en la población La Pincoya, y su cuerpo encontrado en 2000, quemado y con múltiples heridas a bala.

Para Mireya García, vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, esta situación revela la actitud de los militares hacia civiles sin militancia política: “La dictadura no tuvo límites. Para los represores, la condición de mujer, anciano o niño, no tuvo importancia al momento de cometer crímenes. Es una herida de la que poco se ha hablado todavía”.

La dirigente recalca que son apenas 60 los uniformados involucrados en juicios por violaciones a los derechos humanos, pese a ser miles los casos de detenidos, ejecutados y desaparecidos por el régimen militar.

En esta línea, destaca que aún es necesario sumar investigaciones, ya que “falta justicia, investigación y procesamiento, encontrar a los culpables, y hacerlo ahora. En cinco años más ya no quedarán violadores a los DDHH con vida. O se hace ahora, y la justicia se dedica a investigar, o terminaremos con 60 condenados de un universo de más de tres mil víctimas”.

Gonzalo Taborga, presidente de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, destaca que la violencia contra menores es un tema pendiente, en contraste a la dictadura en Argentina, con organizaciones dedicadas a buscar la verdad sobre menores detenidos, o nacidos de militantes en cautiverio.

Rodrigo Palma

“Ha tenido un desarrollo muy diferente a Argentina. Acá las organizaciones no han tenido de parte de las autoridades, el respaldo que hubiesen querido, y que ameritaba que recibieran. Terminado el gobierno militar, esta situación no tuvo relevancia, porque no se conocían casos, pese a existir las listas, las situaciones de menores que hasta el día de hoy no se han investigado y que están pendientes”.

En 2005 se constituyó una Agrupación de ex Menores de Edad Víctimas de Prisión Política y Tortura, algunos años más tarde la AFDD abrió una línea telefónica para recibir antecedentes de menores, entre otras intenciones para sumar información.

Otro aspecto relacionado a la desaparición de menores, fue develado por el periodista Mauricio Weibel, de la agencia alemana DPA, quien, luego de tener acceso a más de 30 mil documentos reservados de la CNI, descubrió que existió un seguimiento en colegios, coordinado desde el ministerio de Educación, que espió a estudiantes, académicos y apoderados, durante los años de la dictadura.

“Chile: Las víctimas infantiles”
Ese es el nombre de un informe divulgado por Amnistía Internacional, a propósito de la detención de Augusto Pinochet en Londres. Un documento que reconoce 26 casos de niños muertos por militares durante la dictadura en Chile. La falta de documentación en menores sin cédula de identidad es un punto en contra a la hora de sumar indagatorias por su paradero. En este período se consideraba menor de 21 años para definir un menor de edad, incluyendo en este grupo a muchos jóvenes perseguidos por sus ideales políticos.

La historia de Carlos Fariña Oyarce explica la muerte de una de las víctimas más jóvenes de la dictadura, quien falleció a los 13 años, luego de ser abatido por dos tiros por la espalda, y luego su cuerpo quemado.

carlos farina.jpgCarlos fue derivado a un centro de menores, donde sufrió abusos sexuales, por lo que fue devuelto a su casa. Al ser visto por una vecina, ésta denunció su presencia a los militares, quienes lo arrestaron y no se supo de su paradero hasta el año 2000. Su madre murió en 1977, con la angustia de golpear puertas todos los días, sin recibir noticias del menor. Sus osamentas fueron encontradas en la avenida San Pablo. Vestía la misma ropa que al momento de su detención, permitiendo su rápida identificación. Según militares testigos, su ejecutor, el oficial Erasmo Enrique Sandoval Arancibia (ex funcionario del municipio de Providencia), no mostró compasión a los ruegos del niño, disparándole por la espalda y ordenando su incineración.

En Coquimbo, Jim Christie Bossy tenía 7 años cuando esperaba la navidad de 1973. La tarde del 24 de diciembre jugaba en la calle junto a Rodrigo Javier Palma Moraga, de 8 años. Ambos menores fueron ultimados por miembros del Ejército que custodiaban gasoductos en el sector de La Herradura. La madre de Jim, Maria Josefina Bossy Berruyer, incluso fue arrestada en el regimiento Arica, acusada del secuestro de su hijo y sometida a vejaciones por los militares. Cuatro años más tarde, los cuerpos de los menores aparecieron en el mismo lugar donde se les perdió huella, el mismo sector tantas veces rastreado y sin resultados. En 2002, el juez Juan Guzmán Tapia ordenó la exhumación de los cuerpos, certificando los impactos de bala que provocaron la muerte. Hoy, en la zona de su desaparición existe un memorial que los recuerda.

memorialOtros casos grafican la acusación por “uso indebido de la fuerza” en uniformados. El 18 de septiembre de 1973, oficiales del Ejército irrumpen en la Plaza Panamá, en Santiago, disparando a su alrededor. La menor Alicia Aguilar Carvajal, de sólo seis años, recibió un impacto de bala en el tórax con salida de proyectil, quien falleció en el acto víctima del actuar de militares que no han sido identificados.

Un caso similar es el de Samuel Castro, de 13 años, estudiante que falleció el 24 de septiembre de ese mismo año, a pocas cuadras del Estadio Víctor Jara (ex Estadio Chile), quien fue herido a bala por un militar que custodiaba este recinto, convertido en centro de detención y tortura.

La muerte de Ángel Moya rememora un gesto conocido de los militares. Interceptado a las 16 horas mientras caminaba, en Santiago, el estudiante fue ordenado a correr, arrancar, hasta que fue alcanzado por impactos de bala propiciados por los militares, que lo mataron por la espalda.

Así también pasó con Elizabeth Leonidas Díaz, de 14 años. La joven estaba embarazada, y detenida junto a otras siete personas la madrugada del 14 de octubre de 1973. En el río Mapocho, a la altura del puente Bulnes, fueron bajados de vehículo policial, obligados a correr por la ribera, donde fueron ultimados. Esa noche fueron acribillados catorce jóvenes, ocho de ellos menores de 20 años.

Como se lee, menores de edad que no mueren consecuencia de la militancia política de sus padres, o por estar junto a ellos al momento de su detención. El simple derroche de violencia, el rostro más oscuro de la muerte, la condición humana a su nivel más bajo, a la hora de apuntar con un arma de fuego al alma de un ser humano, de un menor de edad. Y disparar.