fragmentos de la “Otra” vida de Bachelet, en la RDA. El matrimonio de Alejandra Holzapfel.

fragmentos de la “Otra” vida de Bachelet, en la RDA. El matrimonio de Alejandra Holzapfel.
  1. [​IMG]

    • El matrimonio de una pareja de exiliados chilenos en Potsdam quedó registrado en un documental que permaneció por casi cuatro décadas en el sótano de unos departamentos de la desaparecida Alemania Oriental. La película muestra las únicas imágenes audiovisuales conocidas de Michelle Bachelet en su exilio, entre 1975 y 1979. Invitada al festejo, de 26 años y embarazada de su primogénito Sebastián, el filme revela la desconocida cotidianidad de la Presidenta y de los refugiados en el lado oriental del Muro.

    Son apenas ocho minutos y, sin embargo, el documental es un extracto exquisito de la vida de los chilenos exiliados en la RDA en la segunda mitad de los setenta.

     El casamiento de una pareja de refugiados en Alemania Oriental. Solamente dos locaciones: el Registro Civil de Postdam y la fiesta en un pequeño departamento del barrio de Babelsberg. Entre los invitados, Michelle Bachelet, de 26 años, junto a Jorge Dávalos, de 31. Casi cuarenta años después de la filmación, la película llegó a Chile por dos caminos insólitos. Eine chilenische Hochzeit (Un matrimonio chileno, 1977), del alemán Rainer Ackermann y el búlgaro Valentin Milanow, comienza así:

    Ahora estoy dispuesta a recibir el sí de parte de ustedes. Antes, quisiera subrayar que con su aprobación y mi firma, su matrimonio adquiere validez legal. Les pido levantarse, señala una circunspecta oficial alemana del Registro Civil.

    Los novios se ponen de pie. Las imágenes son en blanco y negro.

    —Señor José Fuica, ¿desea usted contraer matrimonio con la señorita Alejandra Holzapfel? De ser así, conteste “sí”.

    —Ja, confirma en alemán Pepe Fuica, chileno, militante socialista, que había conocido a su mujer en la RDA.

    —Señorita Alejandra Holzapfel, ¿desea usted contraer matrimonio con el señor José Fuica? De ser así, conteste “sí”.

    —Ja–, asienta también Alejandra, conocida entre los chilenos exiliados como Coneja.

    [​IMG]

    Hija de un diputado radical muerto en 1969, la novia se ve bonita y contenta. En Chile, sin embargo, había vivido una época de terror. Militante del MIR en la clandestinidad, la estudiante de Veterinaria a fines de 1974 había sido detenida por la Dina. Durante tres meses fue víctima de torturas atroces en Villa Grimaldi, la Venda Sexy y Tres y Cuatro Alamos. Su historia aparece en Ingrid Olderock. La mujer de los perros, de la periodista Nancy Guzmán, una investigación sobre la integrante de la Dina que utilizaba animales para violentar sexualmente a las víctimas.

    Pero en el Registro Civil de Postdam se vive una jornada de felicidad y la funcionaria alemana finalmente sella el acuerdo nupcial: “Como símbolo visible de su unión, tienen ustedes ahora la oportunidad de intercambiar argollas”. El silencio estricto de la ceremonia se rompe de repente con el sonido de una pieza solemne interpretada en la misma sala por un pianista, un violinista y un chelista vestidos elegantemente.

    [​IMG]

    El ambiente del departamento es otra cosa: la argentina Liliana Althube, funcionaria de la embajada de Argentina en Berlín y emparejada con chileno, anima el festejo con guitarra y canciones latinoamericanas. Interpreta Mire mi amigo del uruguayo Alfredo Zitarrosa: “Mire mi amigo no venga con esas cosas de las cuestiones. Yo no le entiendo mucho…”.

    La vivienda decorada con afiches de Salvador Allende pertenece a la novia. De acuerdo a algunos chilenos que compartieron el exilio con Alejandra, estaba ubicado en el mismo block de departamentos de Postdam donde vivieron Bachelet y su madre, Angela Jeria, cuando llegaron a la RDA desde Australia en la primera mitad de 1975. Las tres mujeres eran vecinas y en estas residencias proporcionadas por el gobierno alemán compartieron los dolores de esta primera etapa del destierro. Un pequeño living-comedor, una cocina angosta y un baño que, como se estila en Alemania, tenía el W.C. en un espacio diferente a la ducha. En el caso de las personas solas, un dormitorio.

    La torta del matrimonio está adornada con una rosa. Algunas botellas y canapés distribuidos en platitos. La novia lanza su ramo a un grupo de apenas seis solteras en un espacio estrecho. En el documental del matrimonio Fuica- Holzapfel se advierte un ambiente festivo y familiar, aunque la veintena de invitados son solamente amigos del exilio: los parientes de los novios se encuentran en Chile, bastante lejos. Entre los asistentes se hallaban militantes de las Juventudes Comunistas (uno conocido como El estuche), de la Juventud Socialista (como la propia Bachelet), del MAPU (como uno al que llamaban El merluza) y un solo representante radical (el único de la fiesta que lleva corbata). Algunos niños chilenos y un puñado de alemanes, que parecen disfrutar como nadie la celebración.

    [​IMG]

    Comienza el baile y suena Pobre caminante de un tocadiscos. Entre los invitados que se animan a salir a la pequeña pista se encuentra Carlos Puccio, hermano del ex ministro socialista Osvaldo Puccio, jovencísimo junto a su señora Marisol Guerra. Sentados en el living, el economista del PS Sergio Arancibia y Margarita Luque, esposa de Exequiel Ponce. Miembro de la Comisión Política del Partido Socialista, había sido detenido en Chile el 25 de junio de 1975 y no se conocía su paradero. La mujer está acompañada de una niña, aparentemente de su hija Tania. En una escena entrañable, los documentalistas entrevistan a la señora Ponce y la pequeña le ayuda con el alemán. La mayoría de las ocasiones, los menores aprendían el idioma antes que sus padres.

    Este era el mundo en la RDA de 1977 en el que se desenvolvía socialmente Michelle Bachelet, que observa la escena del baile desde una esquina junto a dos amigos: estaba embarazada de su primer hijo, Sebastián, que iba a nacer en Leipzig el 1 de junio de 1978. En la época en que mejoraba su alemán y retomaba sus estudios de Medicina suspendidos en Chile, lleva el pelo largo, gafas grandes y usa un vestido de seda hindú. La actual Presidenta utilizó un atuendo similar para su matrimonio con Dávalos, en diciembre de 1977, según se observa en las fotografías familiares. De acuerdo al libro Michelle, de Elizabeth Subercaseaux y Malú Sierra, lo había comprado durante un reciente paso por Fiji.

    El tocadiscos queda en silencio. Se acaba Pobre caminante y empieza el discurso.

    —Como el vino es poco, el que no baila no toma, dice en medio de la pista un socialista dicharachero. Los invitados y los novios comienzan a darle un sorbito a la única botella que pasa de mano en mano. Abrazados y dando pasitos de un lado a otro, cantan todos juntos: “Tómese esa copa, esa copa de vino. Tómese esa copa, esa copa de vino. Ya se la tomó, ya se la tomó. Y ahora le toca al vecino”.

    Milanow, el realizador búlgaro, entrevista a los recién casados. Alejandra, en perfecto alemán que había aprendido en el colegio en Chile, dice que quiere continuar con sus estudios de Veterinaria y que Pepe, su flamante esposo, pretende ser profesor de marxismo leninismo. Sueñan con radicarse en Mozambique, Angola o Cuba.

    Bachelet aparece en dos escenas de Un matrimonio chileno. En una segunda ocasión se le ve sentada junto a Dávalos y al resto de invitados, cuando aparentemente la fiesta se ha detenido y los chilenos exiliados cantan canciones como Gracias a la vida de Violeta Parra. En la fecha de este matrimonio, Bachelet realiza reservadas labores políticas desde la RDA y todavía no sabe que faltaría cerca de un año para poder regresar a Chile en febrero de 1979.

    [​IMG]

    Pasaron algunas décadas antes de que el documental aterrizara en Chile. Isabel Mardones tiene a su cargo la cinemateca del Goethe Institut y es coautora de una magnífica investigación sobre las relaciones de las dos Alemania con el cine chileno: Señales contra el olvido. Cine chileno recobrado (Cuarto Propio 2012). Gracias a sus gestiones, en 2013 llegó a Chile la historiadora de cine y realizadora de la Universidad de Southampton, Claudia Sandberg. La investigadora alemana visitó Santiago y dictó un seminario para los alumnos de la Escuela de Periodismo de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), con largos y cortos sobre el exilio chileno en la RDA producidos por Compañía Cinematográfica Estatal de Alemania Oriental (DEFA). Entre las cintas que mostró a un grupo de estudiantes y algunos profesores se hallaba Eine chilenische Hochzeit. Recién entonces y gracias a la confirmación de las profesoras Bárbara Fuentes y Paz Montenegro se pudieron percatar de la presencia de la Presidenta Bachelet entre los invitados.

    Pero el documental siguió una ruta paralela. La novia, Alejandra Holzapfel, por mucho tiempo intentó recuperar la cinta de su casamiento. El búlgaro Milanow, un joven pasante en los estudios de la DEFA, a fines de los setenta le había regalado una copia. Eine chilenische Hochzeit, sin embargo, quedó guardado por años en el sótano de un departamento en Leipzig, la ciudad a donde la chilena se trasladó junto a su marido Pepe. Retornada a Chile en 1987, donde se dedicó a la gestión cultural, recién hace unos meses logró tener el filme nuevamente en sus manos: una persona que vivía en la vivienda de la antigua Alemania Oriental se lo trajo de regalo. Holzapfel nunca se enteró de que en 2013 un grupo de estudiantes y profesores de la UAI habían visto la proyección de su casamiento.

    Los asistentes a la boda consultados no recordaban la existencia del filme. Unos se excusaron de ayudar en la reconstrucción del festejo, por tratarse de un período doloroso que prefieren no rememorar, y algunos observaron el corto con la nostalgia de reconocerse a ellos mismos y a los amigos en una época que ahora parece tan lejana. Holzapfel pretende, en algún momento, juntarlos a todos para proyectarlo.

    Pero las vidas de unos y otros, reunidas en los ocho minutos de Eine chilenische Hochzeit, siguieron rutas distintas e inesperadas.

    Alejandra y Pepe tuvieron hijos y se separaron en 1979. Holzapfel lo abandonó y se radicó con los niños en Frankfurt: nunca le pudo perdonar que, cuando ella pretendía regresar a Chile para luchar contra la dictadura, Fuica la denunciara ante el consulado para impedir el viaje, de acuerdo a una entrevista que la gestora cultural concedió a The Clinic en 2013. El finalmente logró estudiar marxismo leninismo como deseaba, pero murió en Alemania en un accidente de tránsito.

    Carlos Puccio, que bailaba animado junto a Marisol, se transformó en director de cine. En 1994 estrenó Aquí, donde yo vivo, un documental que relata el drama de los hijos de los exiliados que volvieron a Chile en los años noventa. Falleció hace menos de un año, luego de una larga enfermedad.

    [​IMG]

    Margarita Luque, que también retornó, murió en junio de 2008. Nunca pudo encontrar los restos de su marido, Exequiel Ponce, que hasta la actualidad conforma la lista de detenidos desaparecidos. Su hija Tania se transformó en traductora.

    Y Michelle Bachelet.

    [​IMG]

    La invitada que usaba gafas grandes y vestido hindú, en 2006 llegó a ser la primera mujer Presidenta de Chile. A punto de cumplir 64 años y abuela de dos nietos, hijos de Sebastián, al que esperaba en ese casamiento olvidado, hace diecisiete meses está nuevamente en La Moneda en su segunda administración.

    “El tema Chile era algo que preocupaba al Estado de Alemania Oriental”, explica Isabel Mardones, encargada de la Cinemateca del Goethe-Institut Chile.
    De acuerdo al crítico de cine Ascanio Cavallo, “a pesar de la distancia idiomática, geográfica y cultural, no existió ningún ambiente fílmico que dedicara tanta atención al exilio chileno como el de la RDA”. “Le permitía confirmar su superioridad moral sobre Alemania Federal y la necesidad de establecer barreras como el Muro contra las agresiones”, señala el periodista.
    La académica alemana Claudia Sandberg, que trabaja en un largometraje documental sobre las películas chilenas de la DEFA, dice que en el corto Eine chilenische Hochzeit (1977), “se muestran los anhelos, las incertidumbres, la desesperación y la esperanza”.
    El cineasta Rainer Ackermann, uno de los guionistas, ratifica el interés de la DEFA por retratar la vida cotidiana de este grupo de refugiados: “El exilio chileno tenía toda nuestra simpatía”. Desde Alemania se declara sorprendido: hasta ahora no sabía que Michelle Bachelet estaba entre las invitadas a ese matrimonio.

    http://www.caras.cl/sociedad/fragmentos-de-la-vida-de-bachelet-en-la-rda-un-casamiento-olvidado/

  2. AntronioElAntro.cl

Cartas…

Archivos Audiovisuales CEDOC Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Videos en página facebook

Destacado

Entrevista a nieta de Allende. Marcia Tambutti y “Allende mi abuelo Allende”:

ENTREVISTAS
Entrevista a Marcia Tambutti, directora de “Allende mi abuelo Allende”: Romper el silencio
Por Evelyn Erlij
22 de mayo de 2015

La imagen de Salvador Allende es, quizás, la imagen con lecturas más discordes de la historia de Chile: emblema de alegría, esperanza y lucha para unos; símbolo de odio, caos y división para otros. Opuestos y múltiples, esos caminos conducen insalvablemente al dolor de un país fracturado, al mutismo de una sociedad que optó por acallar la memoria para superar el trauma.

Marcia Tambutti (1971), nieta del ex presidente socialista, quiso apartar esas interpretaciones de Allende para crear, por sus propios medios, una imagen familiar del abuelo que no recuerda, del hombre que, en su mente, era un retrato pétreo y en blanco y negro de un héroe demasiado grande como para bajar del pedestal.

Allende mi abuelo Allende (2015), coescrito con Paola Castillo y exhibido en la Quincena de los Realizadores de Cannes, es el resultado de esa búsqueda, que comenzó hace más de diez años, en los días en que Tambutti estudiaba un posgrado en Londres y consagraba su vida a la Biología. Desde entonces hasta ahora, su vida cambió de forma radical: hoy su nombre aparece en esta sección paralela de Cannes junto al de cineastas consagrados como Arnaud Desplechin, Miguel Gomes y Philippe Garrel; y su agenda de entrevistas estará tan saturada durante el festival, que apenas podrá hablar una decena de minutos con cada periodista.

Tambutti —nacida en Chile, pero criada en México— tenía una breve experiencia previa en el cine tras producir el mediometraje Tencha (2008), de Carmen Luz Parot, un trabajo sobre su abuela Hortensia Bussi. Por esos años, ya tenía la inquietud de hacer un documental sobre su abuelo, razón por la que empezó a estudiar cine. “Desde que decidí hacer la película tomé cursos pequeños de guión y de dirección de cine documental en México, en Chile; también en internet a través de una escuela española. Tenía que trabajar de bióloga y hacer la película, así que no podían ser tiempos muy largosˮ, cuenta la directora en la Playa de la Quincena, donde ha pasado el día dando entrevistas.

El filme es el viaje personal de Tambutti para redescubrir la figura de su abuelo, un tema sobre el que su familia impuso un silencio lapidario durante décadas. Las preguntas serán su única arma, incluso si, a veces, éstas no lograrán intimidar ni a su abuela Tencha ni a su madre Isabel. Callar ha sido la única forma de sobrevivencia de una familia desgarrada por un pasado traumático y por una ola de suicidios que comenzaron con el del patriarca del clan, en 1973. Vemos en pantalla también a su tía Carmen Paz, a sus hermanos y a sus primos, con los que intenta romper todos los tabús: la personalidad de Allende, su trato con su esposa, sus amoríos secretos y su relación con sus hijas y nietos.

tambutti2.jpg

“Siempre pensé que mi abuelo era una excusa para voltear a ver a mi familia. A veces pienso que es un documental sobre mi abuela, a veces pienso que es más sobre la relación con mi madre. Lo que encontraba bonito era esta confrontación cariñosa entre mujeres, y es muy fuerte que, contrario al género, en mi familia son las mujeres las que menos quieren hablar. Tiene muchas lecturas, pero claro, desde el principio sabía que la búsqueda de mi abuelo me llevaría a sus mujeres y, entre ellas, a mi abuelaˮ, explicó Tambutti luego la proyección del filme, donde también reveló que una de sus influencias cinematográficas fueron los trabajos del cineasta mexicano Juan Carlos Rulfo, quien en El Abuelo Cheno y otras historias (1995) y Del olvido al no me acuerdo (1999) explora su historia familiar.

Poco a poco, Tambutti va descubriendo una cantidad de material inédito impresionante, desde fotografías íntimas de su abuelo, hasta un video en el que se ve a un joven y alegre Salvador Allende en pantalones cortos y actuando en una obra de teatro casera de tono humorístico. Se trata de un registro perteneciente a la familia de Hernán Santa Cruz, amigo de toda la vida de Allende, material que fue encontrado por el equipo de la película 1973 revoluciones por minuto, de Fernando Valenzuela Quinteros, y que fue cedido a Tambutti tras no ser incluido en el filme.

allende_h_15.jpg

—¿Por qué decidiste dirigir y no codirigir?

—Al inicio quería codirigir. Pero cuando me encontré con Paola Castillo, que es directora y que sólo produce documentales de autor, me dijo: “El punto de vista acá es tan profundo, que cualquier otra persona va a alejar al espectador del relato. Hagamos la prueba, inténtalo. Dirige tú y aquí vamos a estar detrás tuyo apoyándoteˮ.

—¿No te dio miedo explorar un lenguaje (el cinematográfico) que no conocías?

—Más que miedo, me dio vértigo dejar la vida que llevaba en México, porque me iba muy bien. Era muy ingenua al principio y no dimensioné lo que me propuse como desafío. Casi por ignorancia, pensaba que iba a hacer la película en dos años y volvería a mi vida anterior. Pero lleva tiempo conseguir el financiamiento y el equipo correcto, algo que fue muy difícil. Al final, me rodeé de gente muy profesional y solidaria, gente que estuvo acompañándome todo el tiempo.

—El gran reto de la película es lidiar con el silencio de tu familia. ¿Cómo lo enfrentaste? ¿Nunca temiste no lograr romper esa coraza?

—Al principio, los silencios de mi abuela —sí bien yo sabía que quería retratarlos— me ponían muy nerviosa. Eran momentos muy fuertes. Le hacía una pregunta y no  contestaba, y como estaba delante de una cámara, no sabía qué hacer. A veces yo quebraba los silencios, pero me costó aprender a fluir con ellos. Fue muy difícil, en el sentido de que es una dinámica familiar que, si bien quieres registrar, igual te genera pudor, porque eres parte de ella. Hubo mucho trabajo en equipo para ir aprendiendo de mis errores, para mantenernos fieles a ser transparentes y a superar los pudores.

—El silencio que hay en tu familia es también el silencio que hay en Chile en torno a Allende. Hace muy poco el cine se atrevió a hablar de él, en películas como Salvador Allende, de Patricio Guzmán o Allende en su laberinto, de Miguel Littin.

—Creo que es algo que ocurre siempre en los países que han pasado por dictaduras tan traumáticas. Es un poco lo que le ocurre a mi familia: Lo que nos duele, no lo hablamos. En el caso de Chile, es lo que nos divide. La gente no se atreve a hablar en el colegio de Salvador Allende, porque los alumnos se van a pelear. También creo que, tras una dictadura tan represiva, queda una especie de miedo en alguna parte de la cabeza que genera tensiones muy potentes. Llegué a Chile al inicio de la democracia y sentí la universidad como un foco muy violento, en cuanto al trato entre compañeros. Sentía que en México todo era más paz y amor. Esos son temas que no están resueltos, y tiene que ver mucho con cómo el país se plantea hablar de la justicia y la memoria. Hablar es un proceso sanador que como país debemos hacer.

CB-0098.jpg

—También está tu propio silencio en cuanto al suicidio de tu hermano Gonzalo, que no mencionas al hablar sobre los suicidios en tu familia.

—Es que la película tiene otro viaje, que no es explorar los suicidios de mi familia, sino explorar por qué no hablamos de Salvador Allende entre nosotros, y esos son distintos tipos de dolores. Cuando uno hace una película, tiene que partir de una narración clara. Pero lo digo en el documental: ésa es una ventana que abrió mi abuelo. Era una manera de incluirlo manteniendo una historia coherente.

—¿Por qué decides omitir el contexto político? ¿Por qué no explicas quién es tu madre Isabel o tu hermana Maya (Fernández)? Para una audiencia extranjera, no queda claro el peso político de la familia Allende en Chile.

—Lo digo al mencionar que parte de la huella de mi abuelo está en el hecho de que casi todas las mujeres a su alrededor, en todas las generaciones, toman un estandarte político. De alguna manera lo hago, de forma sutil, porque me parecía interesante explorarlo, pero habían tantas otras cosas por explorar.

—La imagen de tu abuelo es una imagen que se asocia al dolor y a la tristeza. ¿Cómo enfrentaste eso en el documental?

—Quise transmitir la sensación de felicidad y de construcción común de futuro, por ejemplo, con el audio de uno de sus discursos que puse al inicio, o con esas imágenes espectaculares de campaña, en las que ves a mucha gente feliz. Muchos se acercan a mi mamá a decirle: “fue de los mejores períodos de mi vidaˮ. Aún así, su figura está asociada también a cierto dolor. Por eso, para mí, fue muy nuevo ver esa felicidad en la gente, y por eso quise que estuviera presente en el documental, para que así, el que no conoció el proceso ni de oídas, pudiera sentir que fue algo real y muy potente.

Documental “La última calle” de nieto del asesinado alcalde de Chillan Ricardo Lagos Reyes

Nieto de asesinado alcalde Ricardo Lagos Reyes hará documental con vida de su abuelo

paredesJoven periodista y nieto del edil ganó Fondo de Fomento Audiovisual. El rodaje comenzará en Chillan a partir del 2014.

Las fuerzas militares habían tomado el control de la ciudad cinco días antes de la muerte del alcalde Ricardo Lagos Reyes. Comenzaba el 16 de septiembre de 1973 en la casa del edil ubicada en Chillan Viejo cuando a las 10.00 horas ingresaron militares a la vivienda para darle muerte a la autoridad comunal, a su esposa embarazada (Sonia Ojeda) y a su hijo Carlos, estudiante universitario.

Las autoridades que tomaron el mando indicaron que se había tratado de un enfrentamiento armado liderado por Lagos Reyes oponiéndose a su detención, algo que con los años quedaría descartado a través de indagaciones judiciales y del testimonio de personas que ese día se encontraban en las inmediaciones de la casa del alcalde socialista.

La historia de la vida, obra y muerte del olvidado alcalde quedará ahora plasmada a través de un documental que será grabado por su nieto, Ricardo Lagos Paredes, quien acaba de ganar recursos del Fondo de Fomento Audiovisual del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes para su elaboración. La película ya tiene nombre y locación. Se llamará “La última calle” (en evidente alusión a la pequeña arteria que lleva el nombre de su abuelo) y se grabará íntegramente en Chillan a partir del 2014.

El realizador y periodista tiene planeado recoger testimonios de quienes lo conocieron y supieron de la vida familiar que el ex alcalde construyó en esta ciudad, a veces esquiva para Ricardo nieto.

“El nombre de la película funciona, en este sentido, como una buena metáfora sobre la memoria y el desconocimiento de una comunidad acerca de su propia historia”, indica.

Ricardo es hijo Ricardo Lagos Salinas (desaparecido en 1975 en Santiago luego de su detención y paso por Villa Grimaldi) y de Patricia Paredes. Ella había partido al exilio un tiempo antes a la RDA con el ahora cineasta y otro hijo en su vientre.

Recuperar la figura de su abuelo

-¿Qué sentimiento te embarga el hecho de ver plasmado a través de este Fondart, el financiamiento de este anhelo personal?

Es un logro evidente, sin embargo, el género documental es un proceso bastante largo, difícil de financiar. En promedio, los documentales pueden tardar cinco o más años en todo su proceso. Tiene que ver con la dificultad de encontrar financiamiento. En esto, el aporte del Consejo de Cultura es un pequeño primer paso, para un proyecto que ya tiene varios años.

-El nombre de la cinta, ¿alude también a una deuda de la ciudad con quien fuera su alcalde hasta el fatídico septiembre de 1973?

Sin duda. Alude a la visión país frente al tema de la dictadura y sus consecuencias, pero que se plasma de manera muy especial en esta ciudad y en un caso tan brutal como el del ex alcalde y su familia. Como familiar, no espero el nombre de una calle o un monumento, simplemente que el caso se conozca, sin los tabúes o mitos que puedan rodear el caso. Ese es único el reconocimiento que espero.

-¿Cómo ha marcado ese hecho trágico tu concepción profesional como documentalista?

Puede ser determinante desde el momento en que formo parte de una generación que ha pasado los cuarenta y que vivió en carne propia un período difícil de nuestra historia. Es curioso, pero muchos de los hijos o nietos que sufrimos pérdidas familiares como consecuencia de la dictadura nos dedicamos a este oficio o profesiones a fines.

-Este 2013 se recordaron los 40 años del golpe ¿Cómo lo viste en términos audiovisuales, considerando que cada programa o película contenía un mensaje claro para las nuevas generaciones?

Fue más un aporte, pese a las carencias que uno pueda encontrar. Hay que tener claro que una buena parte de los chilenos aún tiene una visión muy parcial o lejana sobre las tremendas atrocidades que se cometieron en este país. Como sociedad, creo que tenemos una deuda aún en este sentido. A mi juicio, se ha estilizado demasiado el tema, centrando las violaciones a los derechos humanos en unos pocos casos “emblemáticos”. Pero hay cientos de historias, personas comunes y corrientes que vivieron tragedias o vivencias que dan para cientos de películas o libros.

-¿Qué expectativas tienes al momento de reencontrarte con la ciudad de tus padres y tu abuelo?

No llego con demasiadas expectativas, más bien porque el documental se construye en el camino. En este caso apunto a que se conozca esta historia, ojalá lo más despejada de los cuestionamientos o prejuicios políticos. Esta no es una crónica o reportaje, es una indagación muy personal acerca de un personaje público tremendamente humanista, ésa es finalmente mi expectativa, lograr transmitir esto a las futuras generaciones.

NOTA: Artículo publicado en el diario La Discusión de Chillán del 24 de diciembre de 2013.

Diplomacia Secreta. Memoria de un niño finlandes en Chile.

Diplomacia Secreta. Memoria de un niño finlandes en Chile.
CULTURA

“Diplomacia Secreta”: el documental que relata las memorias de un niño finlandés antes y después del Golpe

Diario Uchile | Sábado 20 de diciembre 2014 22:00 hrs.

uchile dictadura

Recién estrenado en nuestro país y dirigido por Tomi Brotherus, el registro retrata, a través de los ojos de un pequeño finlandés la situación familiar y política en Chile antes y posterior al Golpe de Estado. Ésta es la historia de la familia del embajador de Finlandia, Tapani Brotherus quien llegó a nuestra nación en 1971 y se fue en 1976, luego de ayudar a muchos perseguidos por la dictadura.

Claves: , , ,

En el programa de Radio U. de Chile, Vuelan las Plumas, conducido por Vivian Lavín, el director de este documental, Tomi y su madre Lysa Brotherus, activa defensora y protectora de muchas vidas durante su estancia en la embajada en Chile, comentaron la realización de este trabajo.

La esposa del embajador finlandés, manifestó que llegar al país con sus hijos en misión diplomática fue muy agradable, le gustó el paisaje, pero sobre todo la relación de amistad que entabló con la gente y el proyecto político que se intentaba instaurar. Pero el golpe de Estado fue una sorpresa inesperada.

“Años antes yo me imaginaba que algo serio podía pasar en este país. Por ejemplo, una vez estuvimos en el centro y fuimos a un concierto de Víctor Jara. Ahí nos encontramos con los militares afuera, quienes nos empezaban a investigar. Yo no sabía si reír o gritar, todo era un sorpresa. Yo pensaba que algo podía ocurrir pero no lo que pasó al final”, afirmó Lysa Brotherus.

http://http:/www.vuelanlasplumas.cl/vlp/site/artic/20141219/asocfile/20141219113010/diplomacia_secreta.mp3

Sin embargo, ella explica que nunca pensó que de lo que sería capaz la dictadura, ni el dolor que vendría después. Su hijo, el director y protagonista del documental, Tomi Brotherus aseguró que la vida de su familia y la del país cambió drásticamente posterior al golpe. Antes tuvo muchos amigos y luego su vida normal se vio interrumpida.

“Para mí hubo un choque cultural al volver a Finlandia porque la vida era tan diferente. Los recuerdos que tenía se relacionaban con la época anterior al golpe. Todo cambió después de ese acontecimiento. Tal vez porque nuestra vida personal también tuvo un giro. Yo no podía invitar a amigos a nuestra casa  ni tampoco hablar con las personas que llegaban a nuestro hogar. Antes de 1973, yo tenía amigos con los que jugaba fútbol todos los días. Esos son los recuerdo que tengo”, explicó Tomi Brotherus.

Dos días después del Golpe de Estado, la familia finlandesa se dio cuenta de que su casa estaba siendo invadida por personas. La esposa del diplomático explicó, que la Embajada de Finlandia fue un lugar de refugio durante la dictadura. En ese sentido, Lisa Brotherus, cuenta que un grupo de alrededor de 30 personas llegó a asilarse de manera informal, saltaron por una reja y ella debió organizar clases para los niños y el alimento para todos los que llegaron buscando refugio.

“Yo estaba almorzando con mi marido cuando vi que atrás de la piscina y el jardín, aparecían bolsas, luego cabezas, después personas y armas. 30 personas fueron las que saltaron, entre ellos guardaespaldas de Salvador Allende. Yo no sé cómo pudieron llegar a nuestra casa porque las calles estaban rodeadas de tanques.”, manifestó  Lisa Brotherus.

En la actualidad, el registro ya se exhibió en Chile, Estados Unidos, Argentina, México e Italia. Tomi Brotherus informó que está negociando con TVN la posibilidad de que este documental sea transmitido, y afirma que le gustaría mucho poder mostrar su trabajo y sus recuerdos a los chilenos, ya que es la memoria y el retrato que marcó la historia de este país.

Relacionado

archive.cinelasamericas.org/2014/panorama-feature-films/1169-diplomacia-secreta

Una película de Tomi Brotherus

Chile / Finlandia / Alemania, histórico / Documental biográfico, 2013
69 min HD, Color / Blanco y Negro
finlandés, alemán, español, sueco con subtítulos en inglés

Director Tomi Brotherus cuenta la historia de su infancia en Santiago de Chile, donde su padre trabajaba como jefe de la misión diplomática de Finlandia de 1971 a 1976. Tras el derrocamiento del presidente democráticamente electo socialista Salvador Allende por el general Pinochet en 1973, el pequeño Embajada de Finlandia fue atrapado en medio de una tormenta política peligrosa. Padre y otros agentes Brotherus ‘secretamente ayudaron chilenos escapar de la junta militar de Finlandia, Alemania del Este, y otros países. Este documental narra desde el punto de vista de un niño las historias de los perseguidos y los que les ayudaron.DIPLOMACIA SECRETA se compone de recuerdos personales de los acontecimientos cotidianos, dando voz a las personas atrapadas en acontecimientos extraordinarios.

Acerca del director

Tomi Brotherus wBasado en su Finlandia natal, Tomi Brotherus ha dirigido varios documentales, incluyendo O YE BARRA (1998) y Hit and Run RETRATO DE LOS CAMPEONES DEL FÚTBOL SUBTERRÁNEAS DE HELSINKI. Con su compañía de producción, Empresas 24h, también produjo y dirigió el documental, JIM TERAPIA EN ENCRUCIJADA (2011). También ha escrito y editado varias películas desde 1984.

Créditos

Productor: Tomi Brotherus
Productoras: 24h Enterprises Ltd
Guionista: Tomi Brotherus
Director de fotografía: Tim Hamalainen
Editor: Jussi Oroza, Tomi Brotherus, Tim Hamalainen
Diseño de Sonido: Tomi Brotherus
Música: Pablo Houseman I Fuente: Tomi Brotherus – 24h Enterprises Ltd, info @ 24henterprises .com

La Generación de los HIJOS. Cine y Dictadura

La Generación de los HIJOS. Cine y Dictadura

A mediados de los 90, los hijos aparecen en la escena cinematográfica con sus propias demandas e interpretaciones sobre lo acontecido a sus padres en los 70, asumiendo el protagonismo, y en muchos casos también la dirección, de documentales y ficciones.

En este sitio Web es posible conocer más de 50 films que bajo la etiqueta La Generación de los Hijos muestra producciones audiovisuales que relatan distintos aspectos de la dictadura argentina.

Das Lied in Mir
El día que no nací
Alemania, Argentina / 2010 / 92 min / Ficción / Color
Es la historia con eje en María, una joven cantante alemana que, al hacer escala en Buenos Aires, camino a Chile, y a pesar de no hablar español, decide quedarse en el país. Antón, su padre viajará muy pronto a Buenos Aires para reunirse con la joven y hacerle una confesión que tiene que ver con el oscuro pasado argentino durante la última dictadura militar y los niños desaparecidos apropiados de aquel entonces. Padre e hija saldrán en busca de la verdad. [Sinopsis extraída del Catálogo web del 7° Encuentro Cinematográfico Argentino-Europeo Pantalla Pinamar 2011: http://www.incaa.gov.ar/pantallapinamar/2011%5D
Palabras clave:IDENTIDADNIÑO APROPIADODERECHO A LA IDENTIDADCONTROL SOCIAL
Trailer: http://www.dasliedinmir.de/

Televisión Nacional ha manipulado “Nostalgia de la Luz” de una forma inaudita, inimaginable… ¿Por qué razones lo ha hecho?

 ¡Carta Abierta de Patricio Guzman a Mauro Valdés director ejecutivo de TVN!.

Sr Mauro Valdés Director Ejecutivo de TVN Bellavista 0990, Providencia Santiago de Chile

París, 31 de julio de 2013.

Estimado director:

El domingo 28 de julio después de las doce de la noche Televisión Nacional emitió mi película “Nostalgia de la Luz” sin los títulos iniciales, sin el nombre de la obra, sin la introducción. La película empezó de repente sin informar al espectador qué es lo que estaba viendo. La emisión del filme empezó en el minuto 35 y se omitió no sólo el preámbulo sino toda la primera parte. El desorden prosiguió, pues luego se pasaron varios fragmentos dispersos, algunos de ellos dos veces.

Este sabotaje inadmisible de una obra cinematográfica que denuncia claramente los crímenes de la dictadura y que muestra muchos personajes que fueron víctimas graves de la represión y el crimen, me produce una completa indignación y detrás de este hecho no sólo hay una violación del derecho moral y del derecho de autor de un director de cine como yo sino también un acto grave de negación de la historia reciente de Chile protagonizado por un canal de televisión que pertenece al Estado en un país democrático… ¿Es que probablemente en su equipo hay personas que niegan la historia de la dictadura y se expresan de esta manera a través del medio de comunicación que Usted dirige?

“Nostalgia de la Luz”* fue estrenada en la selección oficial de Cannes 2010 y obtuvo el Grand-prix documental de la Academia de Cine Europea esa misma temporada. Ha obtenido numerosas distinciones en todo el mundo. Los detalles puede leerlos al final de este texto.

1Actualmente está nominada para dos premios Emmys que se fallarán en octubre de este año en Nueva York. Una nominación es por Best documentary y la otra por Outstanding historical programming – long-form”. Además, yo he sido invitado en el mes de junio para ingresar en la Academia de Hollywood por el señor Hawk Koch, el director de The Academy of Motion Picture Arts and Sciences (también le adjunto la carta, por si le interesa).

¿Cómo es posible que una televisión pública como la que Usted dirige haga esta acción incalificable contra “Nostalgia de la luz”? ¿De qué forma justifica Usted este montaje deliberado de varios fragmentos confusos de una película que actualmente se conoce y distribuye en todo el mundo? ¿Cómo es posible este menoscabo contra el cine chileno y mi persona como autor? ¿Con qué elementos de juicio cuentan los espectadores que vieron la obra mutilada?

Violando el contrato (que no habla de corte alguno de la obra original) y faltando el respeto a los espectadores, productores, distribuidores, técnicos y a las personas que aparecen en el filme y al autor, Televisión Nacional ha manipulado “Nostalgia de la Luz” de una forma inaudita, inimaginable… ¿Por qué razones lo ha hecho?

Patricio GUZMAN

PD Se adjuntan los documentos mencionados.

Premios y distinciones de “Nostalgia de la Luz” (90 minutos) de Patricio Guzmán:

Mejor documental, European Film Academy Award 2010

Selección Oficial Festival Cannes 2010.

Mención especial del jurado, premio François Chalais, Cannes 2010

Premio del público, Toronto International Film Festival 2010

Mejor Documental, Toronto Film Critics Award,

Canada Premio del Público,

Festival de Biarritz 2010 Premio Ciné Découverte, Bruselas 2010

Premio Age d’Or, Bruselas 2010

Mejor documental, Abu Dhabi International Film Festival 2010

Mejor documental, Festival de Santa Bárbara, EEUU, 2010

Sesión inaugural, Marseille Film Festival 2010

Sesión inaugural, Leipzig Film Festival 2010

Mención especial del jurado, Sheffield Film Festival 2010

Mención especial del jurado, Ronda, España 2010

Mejor documental, Festival de Guadalajara, México, 2011

Primer Premio, Festival Ciencia e Cinema de La Coruña 2011

Mayor Prize, festival de Yamagata, Japón, 2011.

Mejor documental por IDA(Asoc. Internacional de documentalistas USA), 2011

Mejor Documental Los Angeles Latino International Festival 2011

Mejor documental 2011 Cinema Tropical Award (Nueva York)

Mejor documental, director y fotografía, Premios Pedro Sienna 2011

(Chile) Premio Amnistía Internacional, Festival de Cine y DDHH San Sebastián 2011

Premio Altazor, Chile 2011

Premio Audacia, Festival Pariscience 2011

Nominado Mejor Documental 2011 por Cinema Eye Honors (Nueva York)

Nominado Mejor Guión del Writers Guild Award 2012 (Nueva York)

Premio de la obra audiovisual del año, Soc. de Autores París (SCAM), 2013

Premio Amnistía Internacional, Festival de Pesaro, 2013

Seleccionada entre los 10 documentales de la década (Telegraph Film Critic, USA), 2013

Seleccionada entre los 20 documentales del siglo (New York Time Magazine), 2013

Nominada para dos premios Emmy, Nueva York,

http://radio.uchile.cl/2013/08/01/patricio-guzman-insatisfecho-con-respuesta-de-tvn-en-chile-hay-cosas-que-no-se-pueden-tocar

Mauro Valdés respondió con un comunicado en que admite que la película fue exhibida tal como lo describe el cineasta, lo que atribuye a “un error de emisión”.

Aunque pide disculpas, el ejecutivo rechaza las acusaciones de “sabotaje” y “montaje deliberado” y argumenta que el mismo filme ya fue exhibido en marzo del año pasado, agregando que el canal “no se presta para manipulaciones” como las que acusa el autor de La batalla de Chile.

Sin embargo, Patricio Guzmán calificó la respuesta como “enigmática” y mostró su insatisfacción con ella: “El señor Valdés me pide disculpas y pide disculpas a los espectadores. Él dice que fue producto de una equivocada lectura de código del sistema automático encargado de poner los contenidos al aire. Bueno, puede ser cierto, pero por otra parte yo me pregunto: si estuvieran emitiendo un discurso del Presidente Piñera y se produce esta lectura equivocada del sistema, ¿no hay manera de detenerlo? ¿Hay que esperar que pase la hora y media que dura la película para corregirlo? Me parece ilógico”, dijo desde su casa en París.

En ese sentido, consideró que el hecho puede explicarse por razones políticas: “Se puede llegar a pensar eso. ¿Por qué ocurre con esta película y no con otra de otro tipo, como una comedia, por ejemplo? Se puede llegar a pensar cualquier cosa de este tipo de hechos. Desde luego, yo no tengo la prueba y probablemente no la tenga nadie, solo los que lo hicieron. Pero no se puede avanzar mucho, porque en Chile ya se sabe que hay ciertas cosas que no se pueden tocar. Es complicado hablar de la memoria histórica, del aborto, de lo que hace la Conferencia Episcopal, etcétera. Es una democracia llena de preguntas sin responder”, cuestionó.

Patricio Guzmán recordó además que el canal estatal ya vivió una controversia por no exhibir el documental El diario de Agustín, de Ignacio Agüero, que expone los vínculos de El Mercurio con la dictadura.

En ese sentido, el creador del festival Fidocs lamentó el trato que la TV ha dado al cine chileno: “Hay muchos documentales que han guardado en un cajón y hay otros que los pasan en un horario imposible. Esta es una falta de apoyo evidente al cine chileno, que también se manifiesta en los distribuidores de los cines, a pesar de que el cine chileno está en su mejor momento desde los tiempos de Allende. He visto por lo menos siete películas chilenas estrenadas en salas de París, con buena crítica y un público satisfactorio, y la imagen que proyecta el cine chileno en el mundo es la imagen del país. Impacta más que un cuerpo diplomático, pero no hay políticas culturales claras para el cine”, criticó.

 

Trailer “NOSTALGIA DE LA LUZ” – Francia, Alemania, Chile – FC4+1 (2011) fromFestival de Cine 4+1 on Vimeo.

Aunque la respuesta de TVN señala que Nostalgia de la luz será emitido correctamente el próximo sábado 24 de agosto, Patricio Guzmán hará sus descargos con una nueva carta abierta que se difundirá este viernes.

2013. http://www.elmostrador.cl/noticias/cultura/2011/03/18/patricio-guzman-estrena-nostalgia-de-la-luz-en-estados-unidos

 

 

*http://nostalgiadelaluz.com/#/9/la-pelicula