Amanda no es la letra de una canción … “Yo soy la hija de Víctor Jara”.

DestacadoAmanda no es la letra de una canción … “Yo soy la hija de Víctor Jara”.

Amanda no es la letra de una canciónHija Amanda Jara

Cuando dice su nombre en el consultorio le cantan “Te recuerdo, Amanda”. Antes se hacía la lesa. Ahora dice: “Yo soy la hija de Víctor Jara”. Amanda no canta, no toca guitarra y tampoco milita en el PC. No pretende ser el vivo retrato de su padre. Su recuerdo es íntimo, un proceso personal en el que ha debido aprender a desenrabiarse con Víctor ausente y a pedir explicaciones por su muerte.

Domingo 25 de mayo de 2008 | por Alejandra Carmona López

La noche que Amanda voló hacia su exilio se fue sólo con lo puesto. Ni siquiera alcanzó a recoger sus juguetes de niña de nueve años. En las tres maletas que llevaban ella, su madre, Joan, y su hermana, Manuela, sólo cupo su padre: sus fotos, un montón de recortes de diarios, cartas y cintas de grabación. En medio de fusiles y militares arrogantes que abundaban en el aeropuerto de Santiago, enfilaron hasta la puerta del avión con destino a Londres, las tres de la mano, escoltadas por un funcionario de la Embajada de Inglaterra en Chile. Era el 16 de octubre de 1973, y ésa, la única escena de esa noche que Amanda Jara tiene en la cabeza. Además de la sensación de vacío, de volar mucho antes que el avión despegara. El desamparo.

En Chile quedaba su casa de Colón, el cuarto básico en el Manuel de Salas, las tardes de asombro y aprendizaje. La humedad de los paisajes de Isla Negra que tanto le gustaba mirar. Los amigos, los sueños y su padre muerto con 44 balazos.

Por estos días, los recuerdos son como un dedo impertinente apretando el corazón. La semana pasada, el ministro Juan Eduardo Fuentes Belmar cerró la causa de la muerte de Víctor como ella llama a su padre y ha tenido que recordar a la fuerza muchas de las cosas que su mente había intentado borrar.

Amanda Jara no canta, no toca la guitarra, no milita en el PC y tampoco quiere formar una familia de artistas que se llame “los Jara”, aunque algunos de sus primos se lo han sugerido. Alguna vez, cuando era chica, bailó en un grupo folclórico, pero nunca le gustó exponerse. No escucha todo el día canciones de trova y se niega a dar la razón a quienes dicen que tiene la misma sonrisa de su padre. Va a pocos encuentros proderechos humanos, no lleva la bandera de lucha de ninguna causa. A Amanda Jara no le interesa ser símbolo de nada.

Con suerte acepta dar esta entrevista.

Pero lo suyo no es una pose de rebeldía. Recién se está reconciliando con buena parte de su vida. Ahora que tiene 43 años, desde su tranquila vida en Quintay donde llegó hace 18 años macera los recuerdos ingratos y ha vuelto a escuchar las canciones de Víctor Jara sin sentir rabia por haberla dejado.

SIMPLEMENTE MARÍA

 
  Joan, Víctor, Amanda (sentada en las piernas de su papá) y Manuela. Todos en compañía de una guitarra. Foto: Gentileza Fundación Víctor Jara

Todo fue muy confuso ese 11 de septiembre de 1973. Víctor tenía agendado un acto en la Universidad Técnica del Estado. La idea: luchar contra la guerra civil en Chile. De pronto, ese martes cambió de rumbo. Por la radio se escuchó sobre el ataque a La Moneda y el levantamiento de los militares. Allende estaba pronunciando su discurso histórico cuando Víctor decidió salir a la calle. “Era un día extraño, con los relatos de la radio, y todo hacía que fuera un día especial, pero nadie pensó que la situación llegaría a tal extremo. Nadie pensó que chilenos terminarían matando chilenos”. Víctor salió de la casa rumbo a la Universidad Técnica.

Entonces, Amanda nombre que heredó de su abuela paterna estaba por cumplir ocho años. Sus días transcurrían tranquilos en la casa de Colón donde todavía vive su mamá, la bailarina inglesa Joan Turner. “Yo me crié escuchando música cuenta Amanda . Había un cuarto trasero donde ensayaban los Quila y los Inti. Hacían unas murgas muy chistosas en el patio. Dejaban la escoba con los vecinos”. En otra parte de la casa, su mamá ensayaba escuchando a Vivaldi y su hermana Manuela, la “Manu” hija del fallecido coreógrafo Patricio Bunster , se divertía aprendiendo a tocar guitarra con Víctor. En las tardes, Manuela y el cantautor eran absorbidos por la televisión mexicana, y la teleserie “Simplemente María” los consumía. Aunque sus padres trabajaban mucho, Amanda no tiene ninguna sensación de ausencia.

“Víctor nos cantaba, aunque sólo la ‘Manu’ se acuerda cuando ensayaba pequeñas estrofas de sus creaciones con la guitarra. Nosotros también le cantábamos, hacíamos shows; la ‘Manu’ era rebuena para eso. Bailaba, se disfrazaba, y él se mataba de la risa; le gustaba mucho estar con nosotras”, cuenta Amanda. Juntos salían de paseo a la Quinta Normal y probaban las sopas, platos estrella de la afición culinaria de Víctor Jara.

Los recuerdos de Amanda son tal y como alguna vez los describió el cantante al momento de hablar de su familia. “Tenemos dos hijas, Manuela y Amanda, por las que confieso total y absoluta debilidad En mi día ideal estaría todo el día en la casa, no habría fuerza que me hiciera salir. Me dedicaría a trabajar en el jardín, a hacer aseo, a contemplar muchas cosas que por falta de tiempo no puedo contemplar ahora. A jugar con mis hijas”.

UNA PROTESTA EN MATTA

Hace 18 años que Amanda Jara eligió Quintay como su refugio. Ella prefiere la calidez de la cabaña que comparte con Nego, un buzo que trae el pescado para el almuerzo. Ella colabora con verduras de su chacra. Se alejó de Santiago porque no le gusta la tontera de la capital. “En Santiago creen que la vida se trata de farándula, de los futbolistas, de la chimuchina. Son cosas muy superficiales, y lo peor es que se creen la muerte, pero las cosas no son iguales en el resto de Chile. Ya estaba aburrida de la capital”, asegura.

Después de estudiar Comunicaciones Visuales y cuatro años de Bellas Artes en la Arcis, dejó todo y se fue a vivir al terreno que habían comprado años antes con su mamá. “Con la Turistel en la mano buscamos sitios, hasta nos ofrecieron Tunquén, pero nos pareció muy solo, así que no vivo en el sector cuico”, dice muerta de la risa, hasta que las carcajadas se apagan, desaparece la coraza y esa chapa de “inepta social” que Amanda se impone porque no quiere contestar nada que la delate.

“Siento pena por la muerte de mi papá, pero por mucho tiempo, muchos años, sentí mucha rabia”. Interrumpe su relato para explicar que ella no es siempre así, pero que estos últimos días tiene un revoltijo en la guata y la pena no tarda en aflorar. Sigue entre sollozos por varios minutos: “Tenía rabia, me preguntaba por qué Víctor había salido de la casa ese día, por qué no se había quedado con nosotras, por qué se fue a la Técnica”. Es su desahogo, pero se incorpora nuevamente para explicar que todo esto hizo que ella no escuchara a Víctor Jara por mucho tiempo. “En mi casa no se escuchaba; en Londres, porque mi mamá se volvía un mar de llanto, y luego acá, simplemente porque tardé en reconciliarme con esa historia”, dice. “Quizá por eso tampoco aprendí a tocar guitarra, ni a cantar; seguramente era lo que esperaban de la hija de Víctor Jara”.

Cuando Amanda volvió a Chile sólo pensaba permanecer un año y regresar a Londres, pero se quedó más tiempo. “Me enamoré de un hombre y también de este Chile combativo, entregado, que salía a la calle a luchar”. Era 1983 cuando asistió a su primera protesta en Santiago. Caminó cuadras y cuadras por avenida Matta, mientras Chile asistía a períodos crudos de represión producto de las primeras marchas antidictadura. De entre la muchedumbre se oyó el grito: “Compañero Víctor Jara, presente”. Con el pecho hinchado y las lágrimas sin contención, Amanda tomó aire contaminado y lacrimógeno y respondió: “Presente”. Como si fuera un muerto ajeno, pero también como si fuera suyo y de todos. Entonces comenzó a reconciliarse con su padre. Si Víctor Jara no hubiese ido a la Universidad Técnica ese martes, no habría sido Víctor Jara.

TE RECUERDO, AMANDA

Por estos días, Amanda va y viene de Quintay. Deja a Nego con sus labores de pescador y ella viaja a Santiago a enterarse de la fundación que lleva el nombre de su padre y también del curso que ha tomado la investigación por su muerte. “Yo me hago una sola pregunta: si mi padre, que es el caso emblemático del Estadio Chile no tiene solución, ¿entonces qué pasa con el resto de muertos, dónde están los culpables?”, dice. Amanda no puede creer que en todos estos años no haya ni un solo testigo que pueda reconocer al asesino. Pero maneja una teoría: “Hay un par de oficiales que estaban presos por el tanquetazo de julio. Ellos fueron liberados el día del golpe. Se dice que a estos oficiales se les dio el Estadio Chile como un premio”.

Amanda cree que la información no ha llegado a las manos de la justicia porque hay quienes no han querido que se sepa la verdad. “La gran piedra de tope para los casos del Estadio Chile ha sido el Ejército, las Fuerzas Armadas. No han querido entregar un organigrama de mando. El Ejército tiene la información y no la ha entregado, por eso se ha visto frustrado no sólo el caso de mi padre, sino que tantos otros”. A pesar de la resolución judicial, Amanda no culpa al ministro Fuentes Belmar. Tampoco le interesa que quienes asesinaron a su padre, “viejos de más de 70 años”, se pudran en la cárcel. “Lo que yo quiero es justicia, y la justicia para mí es que se sepa quiénes son los asesinos. Que podamos ver una lista y decir este señor de acá, con nombre y apellido, es un asesino”.

Amanda nunca ha pedido públicamente justicia para su padre. Sin embargo, ahora no se pierde detalle y viajó especialmente desde Quintay para reunirse con el ministro de Justicia, Carlos Maldonado. Ya no tiene cuentas pendientes. De esas que son personales y no se escriben en la prensa. Incluso ahora bromea cuando va al consultorio o a pagar alguna cuenta y al decir su nombre le cantan: “Te recuerdo, Amanda”. Antes se quedaba callada, ahora dice: “Yo soy la hija de Víctor Jara”. Y si una periodista le dice que esa canción la escribió su padre para su madre, ella también tiene respuesta: “Cuando la hizo, yo tenía dos años y medio y me habían diagnosticado diabetes, así que esa canción también la escribió un poco por mí”. LND

    Film acerca dictadura,exilio, desaparición forzada.“Te extraño, hermano”.

    Film acerca dictadura,exilio, desaparición forzada.“Te extraño, hermano”.

     

    TE Extraño.

     

    La película Te extraño (2010), del director argentino Fabián Hoffman, puede interpretarse como un relato de formación. El filme narra la historia de Javier, un adolescente de 15 años que vive con su familia en Argentina. Luego de la desaparición Adrián (hermano de Javier y militante del grupo Montoneros) Javier es enviado a vivir a México. Es en el exilio y en el subsecuente regreso a su país donde el protagonista vivirá la transición de la adolescencia a la madurez.

     

    Una de las características principales de las narrativas de formación es que son contadas desde una perspectiva personal. Así, el filme de Hoffman no pretende explicar las razones del golpe de estado o de la dictadura. Tampoco explora los motivos políticos e históricos del conflicto, pues como bien ha señalado el director en diversas entrevistas, el objetivo de la cinta era indagar cómo un adolescente vive dichos momentos de crisis política. Lo que interesa es mirar el impacto de la desaparición forzada y el exilio en el protagonista; es decir, observar a través de sus ojos. Por este motivo la película se centra en cómo estos hechos llevan a Javier configurar su identidad y a elegir un lugar dentro del mundo.

     

    Debido a esta perspectiva íntima la película se desarrolla casi enteramente en un ambiente familiar. Abundan escenas en espacios cotidianos que nos recuerdan a nuestra vida durante la adolescencia: cenas y días de campo con nuestros padres, conversaciones en el comedor o en nuestra habitación; el viaje de la casa a la escuela y viceversa. Además, durante toda la película (a excepción del final) no se utiliza música para ambientar las escenas. Por el contrario, hay un énfasis en los sonidos que provienen de objetos ordinarios, como la televisión, la radio, los carros, un abanico, un reloj, personas cocinando y demás. Este uso de los sonidos crea una narración aún más íntima y subjetiva, como corresponde a este tipo de historias.

     

    Es importante recalcar que la desaparición de Adrián es el motor de la narración fílmica, es decir, aquello que detona el movimiento exterior e interior del protagonista. Por un lado, la desaparición traslada a Javier de Argentina a México y lo transforma de un adolescente común a un exiliado. Por otro, lo reta a tomar una posición ante la tragedia familiar y el contexto político de su país. ¿Qué significa quedarse en México o regresar a Argentina? ¿Cuál es la mejor forma de recordar a su hermano? ¿Debería dejar atrás la muerte de Adrián y continuar con su vida? ¿O debería regresar a casa y vivir bajo la dictadura? México y Argentina se convierten así en algo más que lugares en el espacio. Son la representación de las decisiones que Javier debe tomar respecto a la dictadura, a la familia y a la memoria de su hermano desaparecido.

     

    Estas preguntas que surgen ante Javier, y que suponen tomar una decisión, no podrían originarse antes de la desaparición de Adrián. Como otros protagonistas de los relatos de formación, Javier se encontraba resguardado en un ambiente conocido, en donde no era necesario adoptar una postura ante la sociedad. Por lo tanto, no tenía un participación importante dentro de la política o la vida familiar. Su vida, la de un estudiante y un adolescente cualquiera, se limitaba a asistir al colegio y ayudar en la casa.

     

    Podemos ver esto en dos escenas que se repiten en el filme. En una, Javier le pide a su padre de las llaves de la quinta de la familia (a petición de Adrián), a lo que el padre responde negativamente. Después de esto vemos a Javier lavando los trastes, solo y dando la espalda a la cámara. En otra escena, ya en la quinta familiar, Adrián y otros miembros de Montoneros tienen una junta para discutir acciones políticas. Javier quiere escuchar y se mantiene cerca del grupo. Sin embargo, un miembro le cierra la puerta en la cara, por lo que queda fuera de la conversación. Javier de nuevo es relegado a la cocina y podemos verlo de espaldas, preparando la comida para los guerrilleros. Así pues, el lugar de Javier como estudiante y adolescente (un lugar secundario y menos activo) se resalta. No obstante, Javier ya muestran ciertos rasgos de individualidad antes de partir a México . Además de ser bastante inteligente (como es usual en los protagonistas del bildungsroman) realiza acciones rebeldes como pintar las paredes de su colegio o explotar una caja con volantes.

     

    De acuerdo al género de los relatos de formación, la búsqueda de una voz propia y de la identidad siempre suponen un alejamiento de los modelos establecidos, representados ya sea por los padres o por la sociedad. Así, Javier se encuentra solo en México y debe enfrentar ese nuevo mundo por su propia cuenta, pues ya no están sus padres ni su hermano para guiarlo. Esta búsqueda de identidad genera soledad y ensimismamiento (que a la vez son intrínsecos en el paso de la adolescencia a la madurez). Por este motivo es usual ver a Javier caminando solo por la calles de la Ciudad de México, tocando las paredes con la mano y mirando hacia abajo. En otras escenas lo observamos acostado en la cama, con una mirada pensativa y absorta. Y aunque haya otros personajes que acompañan a Javier durante su estancia en el Distrito Federal, las decisiones que debe tomar le corresponden a él. Así, aunque acompañado, Javier se encuentra siempre solo.

     

    En una charla con Fabián Hoffman en la Cineteca Nacional, el director comenta el porqué detrás del título de su película. A muchos les llamaba la atención un nombre tan íntimo (Te extraño) para una película contextualizada en la dictadura. La razón es que es un sentimiento tan humano (en palabras de Hoffman, tan llano), que surge a partir de la desaparición forzada. De acuerdo el director el título nos dice: “Te extraño, hermano”. Como lo han señalado diversos estudios, la desaparición de un ser querido es un evento traumático que no permite realizar un proceso de duelo. Al no saber qué sucedió con la persona amada, los familiares y amigos viven una desesperación constante. Javier también vive esta situación, que se representa en la película mediante un entrelazamiento de espacios y recuerdos. A pesar de estar en su habitación en México, Javier puede oír los ruidos de cuando compartía el cuarto con su hermano. Asimismo, confunde a desconocidos que caminan por la ciudad con Adrián. Los recuerdos regresan a pesar de la distancia, pues la desaparición no se puede borrar ni olvidar. Cambiar de espacio puede significar cambiar de vida, pero hay ciertos eventos imposibles de dejar atrás.

     

    Por este motivo, luego de pasar casi un año en México, y de tener una fuerte discusión con dos guerrilleros y amigos de Adrián, Javier decide regresar a Argentina. Es este regreso el que nos permite ver los cambios internos que ha vivido y la identidad que ha formado a partir de su exilio y la desaparición de su hermano. Ya abordo del avión que lo llevará a casa, Javier decide brindar con una mujer que está sentada al lado suyo. Al mencionar que tiene un hermano desaparecido,la mujer le voltea la cara inmediatamente y deja de conversar con él. Este gesto de reconocimiento ante la desaparición forzada nos indica que Javier no ha olvidado la memoria de su hermano. Asimismo, es una acción personal que resiste el estigma de la militancia que caería sobre los guerrilleros desaparecidos a lo largo de la dictadura. Otro gesto importante es que Javier es el único miembro de la familia capaz de decirle a la abuela que Adrián está desaparecido. Ante el secretismo de sus padres, que solo podría traer más dolor a la familia, Javier mira a su abuela a los ojos, y a pesar de que va a romperle el corazón, le dice la verdad que tiene derecho a saber: Adrián ya no está.

     

    Pasar de la adolescencia a la madurez no es un proceso sencillo, especialmente si se vive en contextos tan convulsos como una dictadura. No obstante, tanto en los relatos de formación como en la vida misma, es necesario forjar una identidad con la cual encarar al mundo. El viaje interior y geográfico de Javier en Te extraño ilustran perfectamente las palabras de su director: “lo más importante en la vida es tener una voz propia”. Hoffman, como familiar de un desaparecido y como exiliado, explora a profundidad aquellos momentos que nos convierten en lo que somos: las heridas de las cuales surgimos y las personas a las que nunca podremos olvidar.

    En la página de la Cineteca NACIONAL DE México se exhibió este film cuya reseña explica que

    Te extraño (México-Argentina, 2010), segundo filme del realizador Fabián Hofman, es el título que inaugura la Colección Cineteca y el primer DVD de producción nacional editado por esta institución a lo largo de su historia. Así mismo es la primera producción mexicana de la cual la Cineteca Nacional adquiere los derechos de exhibición, reafirmando su compromiso con la difusión del cine nacional.

    Presentada mundialmente en la Berlinale 2010 y exhibida con éxito en el 30 Foro Internacional de la Cineteca Nacional, la cinta narra, a partir de la estrecha relación de un par de hermanos adolescentes, el vacío que deja la desaparición del mayor en la vida del menor, todo ello enmarcado en el contexto político turbulento que atravesaba la Argentina en la década de los setenta.

    Fabián Hofman, quien fue durante una década Director Académico del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), explora en Te extraño la ausencia, el exilio, el desarraigo y la impotencia para construir una historia que privilegia la dimensión íntima, privada, sobre el entorno político, que aún sin perder su poder, se convierte en el telón de fondo de una trama donde el amor fraternal es protagonista. Se trata de un filme sobre la madurez, la pérdida y el modo en que un adolescente lidia con ella.

    El filme ha participado en numerosos festivales internacionales, entre ellos en el Festival Internacional de Seattle (EUA, junio/2010), en el San Francisco Jewish (EUA, julio/2010) y recientemente en el Festival Internacional de Montreal (Canadá, septiembre/2010). Asimismo está confirmada su exhibición en el Festival de Río de Janeiro (Brasil, octubre/2010) y en el Festival Internacional de Chicago (EUA, octubre/2010), entre otros.

    Te extraño (México-Argentina, 2010), segundo filme del realizador Fabián Hofman, es el título que inaugura la Colección Cineteca y el primer DVD de producción nacional editado por esta institución a lo largo de su historia. Así mismo es la primera producción mexicana de la cual la Cineteca Nacional adquiere los derechos de exhibición, reafirmando su compromiso con la difusión del cine nacional.

    Presentada mundialmente en la Berlinale 2010 y exhibida con éxito en el 30 Foro Internacional de la Cineteca Nacional, la cinta narra, a partir de la estrecha relación de un par de hermanos adolescentes, el vacío que deja la desaparición del mayor en la vida del menor, todo ello enmarcado en el contexto político turbulento que atravesaba la Argentina en la década de los setenta.

    Fabián Hofman, quien fue durante una década Director Académico del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), explora en Te extraño la ausencia, el exilio, el desarraigo y la impotencia para construir una historia que privilegia la dimensión íntima, privada, sobre el entorno político, que aún sin perder su poder, se convierte en el telón de fondo de una trama donde el amor fraternal es protagonista. Se trata de un filme sobre la madurez, la pérdida y el modo en que un adolescente lidia con ella.

    El filme ha participado en numerosos festivales internacionales, entre ellos en el Festival Internacional de Seattle (EUA, junio/2010), en el San Francisco Jewish (EUA, julio/2010) y recientemente en el Festival Internacional de Montreal (Canadá, septiembre/2010). Asimismo está confirmada su exhibición en el Festival de Río de Janeiro (Brasil, octubre/2010) y en el Festival Internacional de Chicago (EUA, octubre/2010), entre otros.

    Somos, fuimos,seremos migrantes. Chilenos en Suecia

    Somos, fuimos,seremos migrantes. Chilenos en Suecia

    Camila Salazar Atias  criminóloga nacida en Chile, criada en Lund, Suecia , una de las principales expertas en el campo de la actividad relacionada con las pandillas. Grado de la Universidad John Jay de Justicia Criminal, Nueva York. Donde también hizo tres años de estudio de investigación etnográfica con una de las bandas callejeras más grandes del mundo, el Todopoderoso América King y Queen Nation. Desde 1997 trabajó con cuestiones relativas a la construcción de las bandas y la identidad de las pandillas. . Camila ha establecido y dirige el Centro Sueco para obtener información sobre subculturas destructivos (CIDES), cuya misión es contrarrestar el desarrollo de las bandas, y se centran en las estrategias exitosas. Camila ya ha hecho posible que los miembros de la banda a abandonen sus vidas destructivas y comiencen de nuevo. Sus esfuerzos y perseverancia ha mejorado la vida de muchos jóvenes que ahora están viviendo sin el temor de constantes amenazas y violencia. Por el momento se desempeña como jefe de programas sociales Fryshuset, una de las casas  más grandes del mundo  de la juventud con más de 60 programas diferentes. Además, da conferencias, hace la promoción,  habla en publico, modera,  en los medios de comunicación. Ella es parte de diversos grupos de expertos y de referencia, escribe artículos en libros y los medios de comunicación, así como se encuentra en el Directorio de Samba.

    Camila es una apasionado de dar a la gente una oportunidad temor honesto en la vida, el valor y la igualdad  Camila recibió en 2015 el prestigioso premio internacional Anna Lindh .

     

    Camila Salazar Atías is a criminologist born in Chile, raised in Lund and one of Sweden´s foremost experts in the field of gang related activity. Degree from John Jay College of Criminal Justice, New York. Where she also did three years of ethnographic research study with one of the world’s largest street gangs, The Almighty Latin King and Queen Nation. Has since 1997 worked with issues concerning the construction of gangs and gang identity.. Camila has established and runs the Swedish center for information on destructive sub-cultures (CIDES) whose mission is to counteract the development of gangs, and focus on exit strategies. Camila has since made it possible for gang members to leave their destructive lives and start anew. Her efforts and perseverance has improved the lives of many young people who are now living without the fear of constant threats and violence. At the moment she works as head of social programs at Fryshuset, on of the worlds largest youth houses with more then 60 different programs. In addition, she lectures, does advocacy, moderate, pubic speaking, figures in media. She Is involved in various expert and reference groups, writes articles in books and media as well as sits in Samba’s Board of Directors.
    Camila is passionate about giving people an honest fear chance in life, everybody’s equal value and equality.
    Camila received in 2015 the prestigious international Anna Lindh Prize for her work.Camila salazar. Perfil Linkedin

     

    Ilich Galdámez, hijo de detenido-desaparecido. UNA FLOR PARA NUESTROS HÉROES A 40 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO EN CHILE

    UNA FLOR PARA NUESTROS HÉROES A 40 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO EN CHILE

     

     

    “Una flor para nuestros héroes”

    https://fbcdn-sphotos-g-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xfa1/v/t1.0-9/10592873_714972018576127_3647318746755329815_n.jpg?oh=55814ed66b0038bc03cdcdbb857e5ce3&oe=5494EE4C&__gda__=1418628218_bd5866f8adeed9d83521bb6fd56ae1a1

    A 40 años del golpe de estado en Chile
    Este sábado 14 de septiembre, a 40 años del golpe de estado pinocheti-yanqui contra el pueblo chileno y su presidente Salvador Allende, les rendimos el merecido y sentido homenaje a nuestr@s heroínas y héroes en la ciudad de Estocolmo. El lugar escogido no pudo ser más simbólico, el Monumento La Mano, erigido a los 500 suecos internacionalistas que lucharon en los años 30 defendiendo en tierras ibéricas la libertad y los sueños del pueblo español, vasco, catalán y gallego contra la bota fascista de Franco y sus aliados. Un tercio de estos internacionalistas, intelectuales, obreros y campesinos, dejaron su sangre en los campos donde se enfrentó el socialismo contra la brutalidad.
    Sin mayor estridencia que los fuertes latidos de nuestros corazones y el clamor profundo de nuestras consignas a dos lenguas, retomamos el compromiso histórico y sempiterno, que nos auto convoca cada hora, día y año, con aquellos que la cultura de la muerte y el odio nos arrebató tempranamente en Chile. La síntesis de nuestro respeto, admiración y recuerdo estuvo en las fotos, palabras, canto, poesía, carteles, banderas y flores que porfiadamente volvieron a reflejar, al igual que en jornadas pasadas justo en los estertores veraniegos nórdicos, la fuerza telúrica y humana de los sobrevivientes y sus hijos, nietos y amigos.
    Pudimos comprobar, en varios pasajes de la jornada, que el realismo mágico, tan literario y meridianamente latinoamericano, es más que una figura creada por literatos locos y enormes como sus obras, ya que nosotros simples ciudadanos del mundo, animales sociales y políticos, alejados a golpe de exilio de nuestras raíces y de nuestros primeros tiempos y amores, fuimos, por un breve y fugaz momento las manos quebradas y martirizadas de Víctor Jara, fuimos la voz metálica de Allende desde La Moneda en llamas, fuimos el grito de dolor del torturado, nos fundimos en la sangre que brotaba de la humanidad, más humana que nunca, del ejecutado y del desaparecido…pero, también fuimos puño en alto, fuimos la bronca con los dos dedos en V, fuimos el grito y la organización, la protesta y la exigencia de Verdad y Justicia, Fuimos lo que nunca hemos dejado de ser… fuimos allendistas.
    Y por serlo comprobamos que somos buenos para recordar, así como también concluimos que no tenemos alma ni condición de blanqueadores de la historia, de nuestra historia…osadamente, para algunos, y políticamente incorrecto para otros, recordamos también a los otros mártires, aquellos de “la alegría ya viene”, aquellos que incomodan acuerdos y pactos entre gallos y medianoche. No sólo estuvo en el discurso, en la foto o en el lienzo el rostro de los que cayeron en tiempos de brutalidad verde y parda, de bestialidad con uniforme militar, de represor con rostro e identidad oculta…también estuvo el activista mapuche, el obrero forestal o el niño poblador recientemente atravesado por la bala mandatada por los nuevos y a la vez antiguos represores de cuello y corbata, con olor a continuismo y agenda neoliberal….
    Al fin de cuentas la realidad, la que no tiene remedio por muy dura que sea, nos demuestró una y otra vez que nuestros mártires, tan violentamente ausentados, nuestras víctimas de antaño y las de ahora lo son de la misma clase político-social que a fuerza de hipocresía y de golpe farandulero pretende arrebatarnos, en un ejercicio trasnochado y desesperado, lo único que la dictadura no pudo quitarnos, la memoria…nuestra memoria, la que cada vez se parece más y más a la utopía, a esa que nos mueve, que nos obliga al movimiento para alcanzarla y que nos tiene prohibido olvidar.
    Seguiremos recordando y exigiendo Verdad y Justicia a voz en cuello, ya que el no hacerlo sería en la práctica volver a martirizar y desaparecer a los nuestros.
    Ni olvido ni perdón, ni para los de ayer ni para los de hoy!
    Ilich Galdámez, hijo de detenido-desaparecido
    15 de septiembre 2013

     

     

    “Vuelvo, vida vuelvo, a vivir en mi país.” Exilio, viaje solo de ida…

    No Olvidamos] Exiliados: Camino a otro país. Los “sin patria” obligados a dejar Chile

    30 julio, 2014 
     
     
     

    Exilio no es una palabra, ni es un drama, ni menos una estadística.

    Arpilleras Exilio - Documentos Históricos Naif

    El exilio es simplemente un vértigo, un mareo, un abismo, es un tajo en el alma y también en el cuerpo cuando, un día, una noche, te hacen saber que aquel paisaje tras la ventana, aquel trabajo, aquel amigo, aquella silla y aquel hueco en aquel colchón, aquel sabor, aquel olor y aquel aire que habías perdido, lo has perdido y lo has perdido para siempre, de raíz y sin vuelta.

    10445967_10204476412214023_7238921591991082028_n

    Fue durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1989), cuando salió del país el mayor número de exiliados políticos de la historia de Chile.

    asdadad

    En un contexto violatorio de los derechos de las personas, miles se asilaron o huyeron para preservar sus vidas y libertad. Otras fueron expulsadas. Un apreciable número conmutó las penas de presidio a las que fueron condenadas, por el extrañamiento, prohibiéndoseles regresar al país al término de la condena. Se sumaron también personas exoneradas de distintas actividades y otras que por temor, o no soportar el clima de represión imperante dejaron el país haciendo uso de sus pasaportes o cédulas de identidad.

    Más tarde muchos de ellos aparecieron en listas de prohibición de ingreso al país. Otros se encontraron con que al renovar este documento en un Consulado, se les extendía con la limitación de que no era válido para ingresar a Chile: llevaba estampado una letra “L”.

    Algunos de los asilados permanecieron meses en las embajadas que los acogieron, en espera de su salvoconducto. También se asilaron o partieron al exilio muchos de sus familiares, acogiéndose al Plan de Reunificación Familiar del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, ACNUR.

    El 1 de septiembre de 1988, la dictadura determinó poner fin al exilio mediante Decreto N°203 del Ministerio del Interior que expresa: “…Déjense sin efecto todos los decretos y decretos supremos exentos que, dictados en virtud de las atribuciones conferidas por el Artículo 41 N° 4 de la Constitución Política de la República disponen la prohibición de ingreso al territorio nacional de las personas que en ellos se mencionan...”.

     

    Se cerró así un período de quince años de la vida de Chile, pero no de la de muchos que debieron enfrentar el desafío de retornar a un país del que nunca debieron salir, o afincarse definitivamente en lugares que los acogieron con solidaridad.

    41801_27766351525_6735242_n

    En el transcurso de ese tiempo muchos forjaron nuevos espacios para su desarrollo: aprendieron distintos idiomas, conocieron, asimilaron y aportaron a otras culturas, adquirieron o revalidaron títulos, trabajaron en lo propio o aprendieron nuevos oficios o disciplinas.

    Sin embargo, otros sucumbieron ante el dolor de verse expulsados de lo que les pertenecía: depresión, angustias, enfermedades y suicidios recorrieron esos años el mundo del exilio.

    A partir de entonces en Chile, la reflexión sobre el exilio ha estado centrada sobre todo en la experiencia del retorno, en el sentimiento de desarraigo profundo de la identidad individual y colectiva que ha hecho del exilio una experiencia traumática. De ello hablan por sí mismos los numerosos testimonios que nos ha heredado la historia.

    Muchos… nunca más volvieron, y siguen siendo: “Los sin patria“. Esta reflexión busca, de una u otra forma, conjurar “el otro nombre de la muerte”, como Shakespeare denominaba al exilio.

    Si somos capaces de sentirlo, siquiera un instante, tal vez pueda evitarse volver a caer en él nunca más.

    “Vuelvo a casa, vuelvo compañera.
    Vuelvo mar, montaña, vuelvo puerto.
    Vuelvo sur, saludo mi desierto.
    Vuelvo a renacer, amado pueblo.

    Vuelvo, amor vuelvo. A saciar mi sed de ti…
    Vuelvo, vida vuelvo, a vivir en mi país.”

    Illapu.

    NOTA: Mientras escribí esta columna, los escuché a ustedes compañeros:
    Roberto Márquez y todo su clan de Illapu.
    ¡VENCEREMOS!

    Memoria desde Fuera. The Stone and the Moon. Un film de Ricardo Letelier.

     

    Saltar al contenido principal

    Editar entrada Añadir nueva

    Introduce el título aquí
    Número de palabras: 1582 Borrador guardado a las 23:13:59. Última edición el 27 febrero, 2014 a las 21:49
    Estado: Borrador Editar
    Visibilidad: Público Editar
    Revisiones: 8 Explora
    Publicar inmediatamente Editar
    Publicítate: Facebook: ANTROPO MEMORIA, Google+: Adriana Goñi Godoy, Twitter: @antropomemoria, LinkedIn: Adriana Goñi Godoy, Tumblr: http://memoriaspreniadasdefuturo.blogspot.com Editar Configuración
    Estándar
    Minientrada
    Enlace
    Galería
    Estado
    Cita
    Imagen
    • Acá nadie muere
      • BLOG EN PERPETUO DESARROLLO. TRANSICIÓN PERMANENTE.
      • IN MEMORIA
    • Actividades OFF LINE
      • AFICHES
      • AUDIOVISUALES
        • YOUTUBE
      • INVESTIGACION DE PRENSA
      • PRENSA
      • TEATRO
      • TV
    • Blogs de Hijxs
      • AGRUPACIONES DE FAMILIARES
        • SOBREVIVIENTES
          • DIVERSIDADES
      • HERMANOS
    • cartas de Padres e Hijos
    • CAUSAS
      • Judiciales
    • Centros de Estudios
      • referencias bibliograficas
    • Colaboradores
    • compañerx
    • COMUNIDADES DIASPORICAS
    • Cultura Digital
    • ESTUDIOS HIJXS
    • ESTUDIOS INTER DISCIPLINARIOS
    • ex presos políticos
    • EXILIO-RETORNO
    • Exposiciones
    • FILM
      • FOTOS
    • Fotos Familia
    • Homenaje
    • Homenajes
    • Investigadores
    • LITERATURA
      • poesía
    • MEMORIA MATERIAL
    • MUSICA DE LOS 80
    • Nativos Digitales
    • PADRES
    • Protagonistas de la Historia Futura
    • PROYECTO INVESTIGACIÓN HIJXS DE LA MEMORIA CHILE
    • REBLOGS
    • Recolecciones en facebook
    • Reflexiones y Análisis
    • RELATO HIJO
    • Reseñas
    • retorno
    • RETRAUMATIZACIONES
    • RRecolecciones en facebook
    • Seguir en
    • sitios memoria
    • SITIOS PERSONALES
    • SUJETO SOCIAL
    • Teoría y Método
    • testimonio
    • YO TE CANTO…
    • Copia un Artículo

      Copia un Artículo

      Usa un artículo existente como plantilla.

    • Pedir Opiniones

      Pedir Opiniones

      Obtener feedback sobre este borrador antes de publicar.

    ExtractoLos extractos son resúmenes opcionales de tu contenido hechos “ex-profeso” que puedes usar en tu tema. Aprende algo acerca de los extractos manuales.

    Enviar trackbacks a:
    (Separar varias URLs con espacios)

    Trackbacks are a way to notify legacy blog systems that you’ve linked to them. If you link other WordPress sites they’ll be notified automatically using pingbacks, no other action necessary.

    Permitir comentarios.
    Permitir trackbacks y pingbacks en esta página.

    Slug
    Autor

    Show Google+ infomation with this post

    Mostrar “me gusta”.

    Mostrar botones de compartir.

    Equipo

    Directed by:                                                  Director of Photography:
    Vincenzo Mistretta                                        Vincenzo Mistretta
    Ricardo Letelier Brecht

    Original Music By:                                      Production Designer:
    Osvaldo Torres                                             Carlos Baeza de la Torre
    Franck Malesieuux
    Marc Hoffelt
    Aristote/Productions

    Lighting Design:                                         Camera Operator:
    Elizabeth Finnegan                                      Adam Cumins

    Photographer:                                             French Translation:
    Marten Czamanske                                      Sophie CHEGARAY   Unité Documentairies

     

     

    Esta película está profundamente ligada a la historia reciente de Chile, donde hay muchos conflictos no resueltos relacionados con la dictadura de Pinochet que afectaron profundamente  la conciencia del país. A pesar de la negativa de los ex golpistas, la justicia está trabajando para traer a la palestra el tema de las violaciones a los derechos humanos en el país. Artistas de todos los géneros están involucrados en un renacimiento de la conciencia social, como los cineastas que exploran lo que pasó y lo que queda por hacer. También cabe mencionar el otro cine, el cine que pretende desconocer la Memoria y mostrarnos una visión incompleta de la historia.

    La piedra y la Luna es un relato ficticio basado en situaciones reales de muchos de los presos políticos de la época. El lamentable encarcelamiento y el posterior exilio dejó huellas profundas en la memorio de los niños que sufrieron el trauma de la dictadura.

    Para muchos de esos niños que ahora son adultos, la idea de ​volver es una utopía, un sueño con el temor de ser alienados por un país que no conocen, haber nacido en una familia que sólo ha podido recrear las referencias culturales a través de relatos orales e imágenes perdidas en la memoria.

    Un país es mucho más que eso. Un país es un lugar infinito donde es imposible capturar todo lo que hay en una obra de arte sea cual sea la forma de representación. Que es casi imposible imaginar el retorno sin sentirse completamente perdidos y desconectados de la realidad.

    La piedra y la Luna es una película única porque el tema es visto desde el exterior. El personaje (Emilia) quiere volver. No a la permanencia definitiva o tratar de volver a conectarse, porque ella entiende que sería imposible. Ella acepta su realidad y por tanto está protegida de los falsos sueños. Emilia tiene una enorme curiosidad por su pasado, y encuentra la oportunidad de viajar y explorar su país de nacimiento del cual fue sacada siendo niña.

    Queremos entender este viaje psicológico y transmitirla en una película que todo el mundo puede apreciar, que no trate de dividir a los espectadores, si no para entender la humanidad y las experiencias de la protagonista. Trataremos de mostrar que el exilio no es una cuestión solo de geografía, sino que está internalizado para miles de personas que están marginadas en su propia tierra.

    Cuando Emilia regresa a Chile hace un viaje hacia el futuro y no al pasado. Su viaje le permitirá vivir el futuro con una visión mucho más clara de lo que realmente le sucedió a sus padres, y la razón por la cual ella es la mujer que es. Las personas siempre buscan entendimiento cultural, y Emilia es la fusión de dos culturas, la Americana y la Chilena, ella necesita fusionar las dos facetas de su vida para sentirse completa.

    Nosotros, los artistas jugamos un papel importante en la búsqueda de una vida mejor. Cualquier forma de arte es de vital importancia para la sociedad en la que vivimos y esta película en particular será un instrumento para la memoria.

    Ricardo Letelier Brecht

     

    Siempre he tenido una afinidad con las artes visuales ,desde muy pequeño, de hecho, recuerdo vívidamente la primera vez que mi padre me preguntó qué quería hacer cuando fuera grande y yo respondí inmediatamente que quería ser fotógrafo. Me he centrado en este objetivo a partir de entonces y mi primera oportunidad llegó cuando era un hombre joven en Ecuador y un director de noticias de una revista se me acercó para fotografiar la vida cotidiana de la gente a través de mi lente.

    Allí comencé a entender el poder de las imágenes, la forma en que una historia podría cobrar vida cuando se utilizaron una serie de fotografías para contarla y eso me inspiró aún más a derramar mis energías en mi vocación. Más tarde, tuve la oportunidad de fotografiar a los bailarines en el Ballet Nacional, en Quito, donde el arte de las imágenes en movimiento se entretejen en mi fotografía y mi imaginación se disparó ya que había descubierto nuevos métodos con los cuales trabajar. De repente, la fotografía en sí ya no podía soportar todo lo que yo soñaba con hacer, con la adición de movimiento, el cine se convirtió en un mejor medio y el documental se convirtió en el vehículo que me permitiera contar la historia.

    Mi primer documental fue filmado en el Páramo de los Andes, un lugar desolado donde muchos agricultores viven y trabajan la tierra lo mejor que pueden. Inspirados por su fuerza y ​​dignidad ,ser testigo de la dura vida de los campesinos tachando la vida de la tierra y su doble explotación cuando trataban de encontrar un futuro mejor en las ciudades , creamos Un Solo Camino, un documental de 60 minutos junto a mi compañero cineasta Carlos Baeza de la Torre. Fue entonces cuando empecé a dedicarme por completo y definitivamente a este nuevo arte, una nueva forma de comunicación, donde se integran por completo los hilos de – lenguaje, los mensajes, la belleza y la educación en el lente de la cámara. Me ofrecí a trabajar en películas de mis colegas para mejorar mi sentido de las imágenes, el sonido y la iluminación, el aprendizaje y compartir el arte con diferentes grupos. La edición fue la siguiente gran transformación y al igual que las otras cuerdas aprendí a tocar esas notas también. Y, por último, también experimenté las dificultades sentidas por la mayoría de mis colegas que es el financiamiento de los cineastas independientes, que es siempre tenue y difícil de alcanzar, sobre todo para los pequeños proyectos creativos.

    escrito por Ricardo Letelier.

    Vincenzo Mistretta

    English

    Vincenzo Mistretta es director de cine y artista visual. Nació en Palermo, Sicilia y emigró a los Estados Unidos con su familia cuando era niño. Ha vivido en Buffalo, NY, New York City; Roma, Italia, y Palermo, Sicilia. Comenzó su carrera como artista visual en 1989 al graduarse de Pratt Institute en Nueva York con un BFA en Pintura. Sus pinturas han sido exhibidas en Europa y en los EE.UU. y se encuentran en numerosas colecciones en Italia, los EE.UU. y Francia.

    Mistretta comenzó a hacer películas en 1989 en la ciudad de Nueva York. Obtuvo una maestría en Estudios de Medios y Literatura Italiana de la Universidad de Buffalo en 1998 y una Maestría en Estudios de Medios de la misma institución en 2006. Ha trabajado en diversos géneros como experimental, narrativo y documental, a menudo utilizando un híbrido de los tres. Temas recurrentes en su rango de trabajo de la identidad cultural y lingüística con el género y la sexualidad a las preocupaciones formales con la esencia material de la película en sí. Su interés de larga data en el activismo político le ha llevado a producir una serie de documentales sobre las mujeres de Negro en la red de paz en Buffalo y Nueva York, y en 2006 fue galardonado con una beca Fulbright para continuar su investigación y documentación de Mujeres de Negro en Roma y en el resto de Europa . En 2011 recibió una beca de Canales de Squeaky Wheel / Buffalo Media Recursos para trabajar con la Coalición sin fines de lucro de Aire Limpio de WNY en Tonawanda , Nueva York en un documental sobre la organización. Después de que el proyecto había terminado, él mantuvo sus estrechos vínculos con el grupo y continúa trabajando en varios proyectos de vídeo, incluyendo un documental que examina los problemas ambientales críticos en el oeste de Nueva York.

    Mistretta ha recibido una Miquel Vinciguerra cine Grant, así como becas y subvenciones del Niagara ( NY ) del Consejo de las Artes, el Condado de Erie ( NY) Consejo de las Artes , el Centro de Televisión Experimental , y otros. Ha proyectado y expuesto su obra a nivel internacional en salas y festivales , incluyendo abrir proyectos de vídeo y el Festival de Cine Arcipelago en Roma ; el Festival de Cine O’Curt en Nápoles ; Netwerk / Centro de Arte Contemporáneo , Bruselas , el Festival Internacional de Cine de Madrid y de la Internacional Festival de Cine Independiente en la ciudad de Nueva York. También ha presentado ponencias en varios congresos académicos sobre el género, la cultura popular, el cine italiano, y la globalización en la Universidad de Rutgers (Newark, NJ), en la Universidad de Buffalo , así como el 13 º Salón Internacional de Historia Oral en Roma, Italia.

    Mistretta ha enseñado el cine, el análisis de la película, y documental de producción en la Universidad de Buffalo y SUNY Fredonia . También ha trabajado como curador Acefalo Galería de Arte en Palermo , Italia, y programador de medios en Abrir Proyectos de vídeo , un archivo de vídeo con sede en Roma, que facilita las proyecciones de videoarte / cine en toda la ciudad y en el extranjero . Su compañía de producción de video, La Ricecooker Productions, sirvió como base para su trabajo en comerciales de televisión y producciones independientes.

    Es un honor para mí trabajar en el proyecto de la Memoria junto a mi compañero Ricardo Letelier Brecht. La piedra y la Luna es sin lugar a dudas una película original en la medida que proyecta el retorno dentro de un marco investigativo con miras al futuro.

    escrito por Vincenzo Mistretta

    «La Vida se abre paso… entre los escombros del recuerdo». Caso Conferencia

     

     

    DDHH – Reparación y Justicia:   EL CASO CONFERENCIA – Reportaje documental

    http://www.chilenos.ru/print_552.htm

    El llamado Caso Conferencia es una operación llevada a cabo por la DINA en 
    1976 que asestó un duro golpe a la dirección clandestina del Partido Comunista, 
    donde desaparecieron, entre otros, Víctor Díaz, a quien, según las pesquisas, 
    los miembros de la Brigada “Lautaro” lo habrían asesinado a golpes.

    ::Si la muestra se detiene apriete la tecla F5 y retome el capítulo correspondiente con  

     

    «La Vida se abre paso… entre los escombros del recuerdo»

     

    Algunas opiniones recogidas del Foro respecto del documental: 

    Opiniones: Claudia Poveda 
    «Será ético pedirles a los familiares de Detenidos Desaparecidos que olviden? que perdonen? 
    Será ético que como sociedad demos vuelta la página? 
    Cuantos sicópatas sueltos en nuestras calles, con vidas normales y perfectas, cuantos son padres y abuelos, cuantos hijos sin saber como realmente son sus padres? 
    La tragedia de Chile es la tragedia de todos, unos, por el dolor de una perdida irreparable, el dolor de la justicia denegada, otros, el dolor y la vergüenza del engaño, de la vida falsa, de la mentira, del horror. 
    Cuando será posible que sanen tantas heridas? 
    Como dijo una amiga el fin de semana: es increíble la capacidad liberadora de la verdad 

    Opiniones: Daniel Barril 
    «… como muchos, quedé atónito ante la magnitud de la violencia y el abuso cometido por la DINA a los militantes del Partido Comunista de Chile, durante los primeros años de la dictadura de Pinochet. Impresionante. Sobrecogedor. Terminamos la noche del lunes abrazados a las lágrimas de rabia y cada vez más comprometidos con la vida… la memoria se abre paso, más allá de las convenciones y los tiempos “políticamente correctos”… retratos tan crudos como este, nos ayudan a despertar del automatismo en que parece, por largos momentos, vivir este país…»

    Fecha: 2007-08-19

    Por: Informe Especial TVN

    Fuente: YouTube

    Idiomas: Russian language

    Mujeres Exiliadas: con Chile en la Memoria. 2001

    • Mujeres Exiliadas: con Chile en la Memoria

    Resumen

    A partir de septiembre de 1973 y a causa del golpe de estado que derrocó al gobierno de Allende y a la persecución política desatada por los militares, miles de hombres y mujeres chilenos debieron salir del país. Algunos lo hicieron como asilados, otros fueron expulsados del país, otros fueron condenados a la pena de extrañamiento y muchos salieron por su cuenta a los países limítrofes para desde allí ubicar un país que los acogiera. Comenzaban así a vivir el exilio.

    Mujeres Exiliadas
    CON CHILE EN LA MEMORIA 
    1

    Loreto Rebolledo

    A partir de septiembre de 1973 y a causa del golpe de estado que derrocó al gobierno de Allende y a la persecución política desatada por los militares, miles de hombres y mujeres chilenos debieron salir del país. Algunos lo hicieron como asilados, otros fueron expulsados del país, otros fueron condenados a la pena de extrañamiento y muchos salieron por su cuenta a los países limítrofes para desde allí ubicar un país que los acogiera. Comenzaban así a vivir el exilio. 2

    Es posible distinguir distintos contingentes de exiliados, el primer contingente es el de los asilados políticos, este se sitúa entre 1973-74, un segundo contingente se sitúa entre 1975-79 y corresponde a los presos políticos expulsados y a los que cambiaron su condena de prisión por extrañamiento, estas cifras son las más confiables, ya que existen los salvoconductos, los decretos de expulsión y de extrañamiento. Simultáneamente a lo largo de estos años hay un flujo masivo y constante de exiliados políticos que salieron por su propia cuenta entre los años 73 y 76 y que se sostiene aunque de manera decreciente hasta 1980 3, estos se ubican en un primer momento en Argentina y Perú esperando ubicar desde allí un lugar donde establecerse, con ayuda o sin de los organismos internacionales preocupados de los refugiados por lo cual se hace difícil cuantificar su magnitud. Entre 1980 y 1990 las salidas de exiliados son episódicas y marchan de acuerdo a los vaivenes de la represión a la resistencia en Chile.

    La cifra de exiliados políticos es difícil de establecer ya que existen grandes diferencias entre las cifras oficiales y las de los organismos de derechos humanos. La información oficial da cuenta de alrededor de 20 mil personas incluidos los familiares 4 . Por su parte ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados) registró en Argentina por lo menos a 9.000 refugiados políticos chilenos y a otros 2.900 en Perú 5 . Según la Liga Chilena de los Derechos del Hombre fueron 400.000 los chilenos y chilenas que debieron abandonar el país por razones políticas (Bolzman, 1993) cifra que duplica la entregada por otros organismos.

    De acuerdo a las cifras manejadas en 1990 por la Oficina Nacional de Retorno (ONR) , Servicio Universitario Mundial y Comité Intergubernamental para los Migraciones ,CIM, (Vaccaro, 1990) los exiliados políticos representaban alrededor de 200 mil personas dispersas entre los cinco continentes y en una diversidad amplia de países. Esta cifra es cercana a la que da la Vicaría de la Solidaridad que calcula que alrededor de 260 .000 personas habían sido obligadas a vivir fuera del país por razones políticas.

    El exilio chileno se caracteriza por su masividad, su dispersión geográfica 6 y su pluriclasismo, ya que afectó tanto a ministros de Estado, altos funcionarios del gobierno de la Unidad Popular, dirigentes sindicales, obreros, estudiantes ,campesinos y profesionales que salieron acompañados de sus grupos familiares.

    Más allá de las discrepancias de las cifras, la magnitud del exilio chileno es importante , al igual que sus efectos en las vidas de múltiples familias y personas .No obstante el exilio es un tema “menor” en el contexto de las violaciones a los derechos humanos ocurridos en Chile, razón por la cual ha tendido a ser invisibilizado . 7

    Sin embargo, la experiencia y la memoria del exilio permanece dispersa en los recuerdos de múltiples chilenos y chilenas sin lograr revertirse a una memoria colectiva. A la negación del exilio en el discurso social como una experiencia límite de miles de hombres y mujeres chilenos hay que agregar la carencia de espacios colectivos en que esa experiencia pueda ser reflexionada por quienes la vivieron. Esto es más fuerte aún en el caso de las mujeres, dado su aislamiento y su menor participación en organizaciones políticas 8

    Las memorias del exilio

    El exilio chileno no fue uno solo, hubo múltiples exilios y sus experiencias, aún teniendo aspectos compartidos, se fragmentan en múltiples diversidades de acuerdo a los países de acogida, la clase social de origen, el género, la edad e incluso, la pertenencia partidaria y las formas de salida del país. Por lo tanto existen múltiples memorias del exilio , tantas como los diversos grupos sociales que vivieron esta experiencia. El lugar social que ocupan las personas es determinante en la estructura de la memoria , ello debido a las esferas sociales en que se desenvuelven.

    Sin embargo, esto no impide la existencia de una memoria colectiva , las memorias múltiples y diversas (memorias sueltas al decir de Stern) pueden cristalizar en una memoria emblemática . Stern sostiene que ” la memoria emblemática no es una sola memoria , una ” cosa” concreta y sustantiva, de un solo contenido. Más bien es una especie de marco, una forma de organizar las memorias concretas y sus sentidos” (Stern, 2001:14).

    Milos (2001) coincide en que en la memoria colectiva es posible identificar “dos grandes polos en torno a los cuales se ordenan las distintas concepciones o definiciones de la memoria . Se trata del polo de la realidad social cultural y el polo de lo cultural simbólico. Dos polos que atraen simultáneamente al concepto, que lo tensan, pero …que no tienen por qué llegar a desgajarlo. Lo dotan , más bien, de una doble significación, de una equivalencia” (Milos, 2001:58).
    Entendemos que la memoria es la capacidad de conservar determinadas informaciones donde entran en juego capacidades de orden psíquico que permiten a los seres humanos actualizar impresiones o informaciones pasadas (Le Goff 1991), es también mecanismo de registro y retención, depósito de informaciones, conocimiento y experiencias (Bezerra de Meneses 1992).

    Conceptualizar la memoria obliga, por lo tanto, a referirse tanto al recuerdo como al olvido. La resignificación de la memoria se realiza a través de una selección donde se privilegian algunos aspectos por sobre otros. En este sentido la memoria es un acto de representación selectiva del pasado, un pasado que nunca es sólo de un individuo porque los individuos están insertos en contextos familiares, sociales y nacionales, por lo tanto la memoria es colectiva (Rousso 1996). Toda memoria individual está dentro de un marco social y la memoria colectiva se vale de las memorias individuales

    En esta ponencia analizaremos esta doble dimensión de las memorias del exilio, la memoria emblemática sobre el exilio, compartida por hombres y mujeres de diversas edades y clases sociales que residieron en los cincos continentes, y las memorias sueltas, pero que tienden a tener fuertes puntos de convergencia, de mujeres profesionales y universitarias chilenas que vivieron el exilio.

    Nos acercamos al tema de mujer y exilio a través de una estrategia metodológica que alguinos autores denominan microhistoria . La microhistoria entrecruza la historia y la antropología , que más que partir de una serie de observaciones e intentar imponer teoría a modo de ley, arranca de un conjunto de signos significativos y procura encajarlos en una estructura inteligible, permitiendo registrar por escrito una serie de sucesos o hechos significativos, que, en caso contrario, resultarían evanescentes, pero que son suceptibles de interpretación al insertarse en un contexto, es decir en el flujo del discurso social.” (Levi,1993: 126). Se trata de develar las vidas y los acontecimientos de los individuos, entendiendo que los hechos mínimos y los casos individuales pueden servir para revelar fenómenos más generales. Por medio de la realización de entrevistas en profundidad que buscaban indagar en los recuerdos personales, entendiendo a éstos como una evidencia oral específica basada en la experiencias vivida que suele ser traspasada a las nuevas generaciones solo como anécdotas privadas de una familia” ( Prins, 1993:.152) buscamos rescatar las memorias sueltas del exilio desde la perspectiva de un grupo especifico de mujeres.

    Los individuos que recuerdan, resignifican el pasado y transmiten a otras personas los nuevos o viejos significados. En este proceso están involucrados tanto hombres como mujeres, niños, jóvenes y adultos. Sin embargo, el exilio ha tendido a ser conceptualizado básicamente como una experiencia masculina, debido a que la mayoría de las personas con prohibición de ingreso eran hombres y los altos dirigentes políticos del gobierno anterior cuando regresaron impusieron un discurso hegemónicamente masculino que se difundió a través de los medios de comunicación, desdibujando las experiencias de mujeres y niños.

    Como un modo de escapar a la manipulación de la memoria recurrimos… “a los recuerdos familiares….a los recuerdos personales…, a todo aquel vasto complejo de conocimientos no oficiales, no institucionalizados, que no se han cristalizado todavía en tradiciones formales… que representan de algún modo la conciencia colectiva de grupos enteros (familias, aldeas) o de individuos (recuerdos y experiencias personales), contraponiéndose a un conocimiento privado y monopolizado por grupos precisos en defensa de intereses constituídos”. (Triulzi 1977: 477 citado en Le Goff 1991:183).

    La combinación de fuentes orales y escritas permite reconstituir una memoria colectiva del exilio, una memoria emblemática que de una u otra manera da un marco para organizar las memorias sueltas. Por otra parte, a partir de una polifonía de voces y recuerdos de mujeres profesionales , más allá de las particularidades de las experiencias vividas por la diversidad de situaciones que caracterizaron al exilio chileno, intentamos encontrar lugares de habla comunes, que pueden erigirse en discursos sociales capaces de solidificarse y objetivarse mas allá de su propia subjetividad.

    Este desafío por su amplitud no se puede asumir aquí, sin embargo es posible indagar en algunos de los nudos que convocan la memoria del exilio , es decir recuperar lo simbólico- los lugares de memoria- al tiempo que se rescata la memoria ” hablada” por las mujeres, desde el lugar social que ellas ocupan en tanto actoras.

    La memoria emblemática del exilio y las memorias femeninas

    Hay dos imágenes muy fuertes que convocan la memoria de todos los exiliados y que es posible rastrearlas en la producción testimonial escrita y oral y que aparece condensada en la poesía. Una de estas imágenes es la del desarraigo, el vivir al mismo tiempo entre dos espacios : allá y acá
    ( en Chile y el país de exilio), la otra es la del tiempo suspendido (el exilio como entre paréntesis). Estas imágenes se inscriben dentro de la segunda memoria emblemática de la que habla Stern (221), la memoria como una ruptura lacerante , ” Es una memoria emblemática… que simboliza una ruptura de vida no resuelta y tremendamente profunda. Casi transforma a las personas en una especie de doble-persona. Por un lado está la persona cotidiana, que ordena su vida, recordando los trámites, haciendo el trabajo, saludando a la gente y hablando las conversaciones normales y superficiales de la vida ordinaria.Pero también hay un interior donde existe la persona profunda, el ser humano cuyo punto de partida es la memoria viva y lacerante de la herida insoportable, un dolor que quita sentido de la vida ” normal” cotidiana y sus apariencias tan superficiales.” (Stern, 2001:16)

    El desarraigo, el sentirse viviendo en el ” país de nadie” al decir del escritor Luis Sepúlveda acentúa la sensación de ajenidad, de no pertenecer al lugar donde se vive y de pertenecer a otro donde no se puede vivir. Esto hace que el exilio se recuerde como un vaivén entre estar allá y acá. Vivir en el país de exilio , pero un vivir a medias porque se piensa y se sueña con estar en Chile.

    “En mi ventana de aquí y en mi ventana de allá
    cuánta malquerencia, cuánta disputa de paisajes” escribe Efrain Barquero ( Arteche, 1984)

    “En Holanda yo viví como en dos mundos, en la casa el mundo y la cultura chilena, hablábamos español, y fuera de la casa el mundo holandés”, cuenta una chilena.
    .
    Otro lugar de memoria del exilio, compartido por hombres y mujeres, es que el tiempo del exilio fue un tiempo transitorio, un tiempo vivido entre paréntesis a la espera del regreso, un tiempo en el que se vivió ” con la maleta lista para volver” / 9. Se recuerda el exilio como una especie de no-tiempo, vivido con la casi certeza de que la vida real estaba esperando en otra parte.

    El exilio rompe la linealidad temporal y espacial, en la memoria colectiva se representa como un tiempo suspendido en que se vivió en un lugar ajeno a la espera de volver.
    ,
    “El exilio siendo tan triste, no fue tan malo. Pero cuando tu piensas que vas a volver luego…, son 16 años de tu vida que te han robado, porque tu viviste una vida ajena, una vida prestada. Tuviste que vivir una vida que no era tu vida” , recuerda Carmen , que vivió su exilio en Colombia (Rodríguez 1990: ).

    ” Los exiliados nos conservamos en el tiempo como los muertos bajo la arena del desierto ” escribe Mili Rodríguez (1990), exiliada en Ecuador, dando cuenta de esta sensación del exilio como una ruptura del tiempo.

    La falta de un referente de lo que implicaba el exilio en la memoria colectiva nacional indudablemente contribuyó a que éste fuera vivido con ” la maleta lista” para regresar, sin considerar que ese regreso, en la medida que dependía de otros, podía demorar muchos años y que el tiempo transcurrido entre la salida y el retorno era un tiempo real y había que vivirlo como tal.

    Es una imagen recurrente en la memoria colectiva de los exiliados la de haber vivido constante y simultáneamente entre dos mundos y entre dos tiempos. Haber vivido escindidos entre el acá y el allá, el presente y el pasado. Desdoblándose entre vivir en el país de exilio y habitar en sueños en Chile. Sin embargo, más allá que la memoria colectiva haya construido un imaginario del exilio donde el caos parece haberse instalado en el cotidiano, el tiempo transcurrido en el exilio y los lugares en que los exiliado vivieron fueron reales y hubo necesidad de dar respuesta a situaciones concretas de subsistencia material y afectivas,aaprender los idiomas ajenos, encontrar trabajo, retomar los estudios organizar, aunque fuera de modo precario ,un espacio donde vivir, enviar los hijos al colegio, enamorarse, casarse, separarse , establecer nuevas amistades, y por supuesto, colaborar con las labores de resistencia y apoyo a Chile.

    Los diferentes modos de afrontar la resolución de la vida cotidiana, los diversos países de acogida, los distintos orígenes sociales, étnicos y de género de los exiliados dieron lugar a una variedad de experiencias y por tanto a una multiplicidad de recuerdos, de memorias sueltas . No obstante , pese a la fragmentación es posible solidificar algunos discursos. Desde el habla de los sujetos en el acto de recordar es posible establecer ciertos puntos de encuentro, ciertos nudos comunes que convocan los recuerdos.

    Así, desde el habla de las mujeres es posible establecer su lugar social y el peso – mayor o menor- que jugaron los mandatos culturales de género en su vivencia y memoria del exilio. Entre mujeres de clase media, universitarias o profesionales es recurrente la idea que fueron ellas, antes que sus congéneres masculinos, las primeras en asumir que el tiempo del exilio podía ser largo, y por tanto había que asumirlo y enfrentarlo.

    ” El estaba deprimido y pensando que en realidad esto iba a ser para corto tiempo, pero yo sentí que eso iba a ser para largo y había que prepararse, había que saber el idioma, había que revalidar título, había que trabajar ” recuerda una profesional que vivó en Dinamarca y estuvo entre los primeros chilenos en hacer gestiones para revalidar su título y poder ejercer allá.
    .
    El sentido práctico femenino, su necesidad de ponerle anclas a la vida y amoblar el cotidiano de sus familias derivado de su responsabilidad en la reproducción, las hace ubicarse más rápidamente en el país de exilio.

    Otro nudo que convoca la memoria de mujeres estudiantes universitarias y profesionales
    es que el exilio fue un espacio y un tiempo en el cual tuvieron mayores oportunidades de ser ellas mismas, de tomar decisiones sobre qué hacer y cómo organizar sus vidas. Esto gracias a los logros obtenidos por las feministas en los países del primer mundo y en el caso de aquellas que se quedaron en latinoamerica y otros países del tercer mundo por las ventajas que representaba el no contar con el control social de la familia.

    El exilio, para las mujeres de clase media, especialmente para aquellas con formación superior, representa una posibilidad de autonomía y de avanzar en un proceso de individuación

    “Yo salí con mi familia al exilio, los problemas políticos los tenía mi marido y yo lo acompañé, pero a la vuelta de un par de años nos separamos y yo decidí quedarme. No quería perder lo que me había costado construir, tenía un trabajo que me gustaba, había armado una casa, tenía amigos y mis hijos estaban en un buen colegio, Para qué volver a Chile cuando las cosas estaban mal política y económicamente? ” recuerda una mujer que vivió en Europa.

    En sus recuerdos privilegia los aspectos positivos de su experiencia de exilio: el poder tomar decisiones por si misma de manera autónoma, valorar lo que ella misma construyó: casa, amistades, un mundo para sus hijos, y minimiza, “olvida”, el precio que pagó por ello, el desarraigo y la ruptura matrimonial.

    “Los exiliados vivimos a veces experiencias límites, rupturas que nos permitieron distanciarnos de lo que se nos aparecía como natural y aprender a ser más reflexivos. Gracias a las rupturas y a esa vivencia ambigua que se mueve entre el amor al terruño de origen y a la sociedad mexicana, debimos trabajar subjetivamente sobre nosotros y sobre los otros para adaptarnos y reelaborar nuestras identidades. También estuvimos y estamos obligados a pensar en lo queríamos ser y hacer. Curiosamente cuando el sistema de hábitos y patrones propios se rompe, los seres humanos reconocemos las limitaciones y la necesidad de generar otros sentidos y nuevas pautas de comportamiento, que implican la reflexión e indican procesos de individualización y por ende de crecimiento. Los exilios han sido diversos, pero probablemente significaron para muchos de nosotros pasar a los umbrales de la modernidad, superando la concepción de la vida como costumbre.” : La reflexión anterior es de una socióloga chilena que hizo la opción de quedarse en su país de acogida .
    (Tarrés, s.f.)

    A modo de conclusiones:

    lo que existe es la memoria de un extrañamiento de la cultura propia, en el segundo son las Hemos revisado dos tipos de memoria del exilio , una en que convergen los recuerdos de hombres y mujeres y que se enmarca dentro de una memoria emblemática que da cuenta de rupturas lacerantes. Los nudos que la convocan son el desarraigo , la ajenidad , vivenciada como el no pertenecer; y el tiempo suspendido , que se lo evoca como un no ser y no estar, como vivir la vida de otro en un tiempo prestado . Esto da cuenta de lo negativo de la experiencia del exilio.

    Hay otras memorias sueltas, ancladas en un grupo específico de mujeres profesionales de clase media, que si bien no cristaliza en un discurso unívoco tienen cierta solidez y convergen en algunos aspectos. A diferencia de la memoria emblemática, dan cuenta del exilio desde una perspectiva positiva, relevando lo que se ganó en tanto mujeres : avanzar en un proceso de individuación, con mayor capacidad reflexiva, con más posibilidades de ser ellas mismas; y, la autonomía como posibilidad de ser, hacer y decidir .En otras palabras ,crecer como personas..

    Es de destacar que pese a su apariencia contradictoria, estos dos memorias no se desencuentran, mas bien son complementarias y están hablando de dos dimensiones del sujeto, ambas relacionadas con la cultura. En el primer caso lo que existe es la memoria de un extrañamiento de la cultura propia, en el segundo son las ganancias que se obtiene cuando la cultura propia es transformada por la cultura del país al que se llega, o por un proceso de crecimiento personal, cuyo costo, tiende a ser silenciado.

    Bibliografía

    AGGER, Inge, La pieza azul.Testimonio femnino del exilio, Santiago, editorial Cuarto Propia, 1993

    ARTECHE, Miguel, et.al, compiladores, Poesía chilena contemporánea, Editorial Andrés Bello, Santiago, 1984

    BECERRA DE MENESES, Ulpiano, ” A historia, cativa da memoria?. Para un mapeamento da memoria no campo das ciencias sociais” en Revista de Instituto de Estudios Brtasileños, , Brasil, 1992

    BOLZMAN, Claudio (1993a) “Exilio, familia y juventud”. En : Montupil, Fernando (director) (1993) Exilio, derechos humanos y democracia. El exilio chileno en Europa. (1993). Bajo el Patrocinio de la Coordinación Europea de Comités Pro-Retorno. Santiago: s.e, p.45-51

    COLE, Ellen, et. al, editoras, Refugian women and their mental health.Shattered societies, shttered lives, New York, The Haworth Press, 1982

    PRINS, Gwin “Historia Oral”. en: Peter Burke (ed.) Formas de hacer historia, Madrid: Alianza Editorial, 1993

    LE GOFF, Jacques (1991) [1977] El orden de la memoria. El tiempo como imaginario. Barcelona: Ediciones Paidos

    LEVI, Giovanni, “Sobre microhistoria”, en Peter Burke8Editor)Formas de hacer historia, Alianza Universitaria, Madrid, 1993

    MILOS, Pedro, ” Memoria colectiva: entre la vivencia histórica y la significación, en M. Garcés et. al, compiladores, Memoria para un nuevo siglo. Chile, miradas a la segunda mitad del siglo XX, LOM Ediciones, Chile,2001

    PEREDA, Claudio, “El destino de un millón de patiperros,Chilenos en el extranjero”, Diario La Tercera, Reportajes, 25 de julio, 1999

    RODRIGUEZ, Mili (1990) Ya nunca me verás como ve vieras. Doce testiminios vivos de exilio. Santiago: Ornotorrinco.

    ROUSSO, Henry “A memória nâo é mais o que era”. En: Marieta Ferreira & Janíana Amado (org.) Usos y abusos da historia oral. Río de Janiero: Editora Fundaçao Getulio Vargas. 1996
    .
    STERN, Steve, “De la memoria suelta a la memoria emblemática: hacia el recordar y el olvidar como proceso histórico (Chile, 1973-1998) en M. Garcés et. al, compiladores, Memoria para un nuevo siglo. Chile, miradas a la segunda mitad del siglo XX, LOM Ediciones, Chile,2001

    SOLIDARIDAD, ” Emigración, dramático fenómeno chileno, Revista de la Vicaría de la Solidaridad,N” 13 , enero, 1977

    VACCARO, Victor, “El reencuentro es posible, Seminario Exilio.-retorno de académicos/ intelectuales”, organizado por ONR, SUM, UAHC, diciembre, 1990

    Notas

    1 Proyecto DID Nº SO12-99/2 “El exilio y el retorno en la experiencia de hombres y mujeres chilenos: del recuerdo individual a la memoria colectiva”.
    volver

    2 El exilio, según los diccionarios es sinónimo de expatriación por razones políticas, deportación, relegación, salida, destierro . Según la RAE exilio viene del latín exillium y da cuenta tanto de la separación de una persona del lugar donde vive, del efecto de estar exiliado, así como del lugar en que vive el exiliado .En francés es sinónimo de “banissement”, cuyo significado refiere al acto de borrar, sacar a un ser humano de su mundo habitual.
    volver

    3 Es necesario aclarar que la cifra de exiliados políticos es decreciente, pero no la cifra total de chilenos que salen del país por otras razones, básicamente económicas. El exilio económico experimenta un incremento notable a partir de 1981 debido a la crisis, lo que lleva a INCAMI y otros organismos a calcular que un millón de chilenos, alrededor del 10% de la población vivía fuera del país ya fuera por razones económicas o políticas. En 1999 la información manejada por los consulados de Chile en el exterior daba cuenta de alrededor de 900.00 chilenos viviendo fuera del país y la cancillería estimaba que la cifra real podía alcanzar el millón 1000 mil. (Pereda, 1999),
    volver

    4 Según información oficial, el gobierno chileno otorgó desde septiembre de 1973 hasta 1976, once mil salvoconductos.
    ” De ellos, unos 7.500 fueron dados a personas que estaban asiladas en embajadas (Solidaridad, 1977:11). A ellos se agregan 600 detenidos por Estado de Sitio que fueron expulsados del país o liberados con la condición de abandonarlo y más de 800 condenados por tribunales militares que obtuvieron el extrañamiento a través del decreto Supremo 504 a los que se suman 54 personas condenadas por estos tribunales a la pena de extrañamiento
    volver

    5 La Comisión Ecuménica Argentina de Fugitivos entrega una información más precisa, en febrero de 1976 plantea ” la cifra global de chilenos que huyeron de su país y buscaron refugio en Argentina se eleva a 150.000 ” y que en ese momento continuaban llegando mensualmente un mínimo de 400 fugitivos chilenos
    volver

    6 Esta dispersión se puede dimensionar con la existencia de suscriptores en 60 países de la revista Chile-América que circulaba entre los exiliados chilenos
    volver

    7 El exilio fue un tema importante que se puso en la discusión política en la época de dictadura, la demanda por levantar las restricciones al regreso de los exiliados fue constantemente planteada por abogados ligados al tema de derechos humanos, las Iglesias y la Vicaría de la Solidaridad. Sin embargo una vez que todos los exiliados pudieron volver al país tendió a olvidarse como una de las violaciones a los derechos humanos .
    volver

    8 En general no es muy abundante la investigación que de cuenta de los procesos de exilio-retorno desde la perspectiva de las mujeres, sin embargo es posible encontrar algunas indagaciones que hacen referencia a situaciones específicas que las involucran de manera particular. Así, la situación de violencia que vivieron mujeres exiliadas en Dinamarca, entre otras, chilenas y uruguayas ha sido analizada por Agger (1993) quien ha contextualizado esta violencia que se inscribe en los cuerpos femeninos relacionándola con un marco más amplio de violencia social que permite que esto ocurra. Por otra parte, se ha reflexionado sobre cómo las habilidades
    volver

    9 Lo que la maleta representa simbólicamente es reforzado por el aeropuerto como lugar de memoria del exilio y el retorno. Los entrevistados (as) y los exiliados que escriben sobre esa experiencia suelen iniciar su relato situándose en el aeropuerto.
    volver

    Comparta su Historia de Vida. La Memoria nos hermana. Exilio en Mozambique

    Personas que estuvimos en Mozambique escribimos testimonios de ese periplo, y se plasmó en un libro que se lanzó en noviembre en el ex congreso, lamentablemente hubo poca participación y fue muy poca gente que trabaja en la “memoria”, pero fue mucha gente que quiso estar y tener segun dicen esos históricos testimonios esta fue la invitación donde sale información, quien necesite un libro me lo pide lo tiene un compañero a cargo de la distribución

    Mari Cris, en Red Solidaria Casa de Miguel

    https://www.facebook.com/groups/casademiguel/10151948927743616/?notif_t=group_comment

    Paulina Manríquez | Mozambique

    Paulina-Manriquez

    ¿CUÁLES SON LAS PRIMERAS IMPRESIONES DE SU LLEGADA AL NUEVO PAÍS?

    DE LA VILLA FREI, ÑUÑOA  A  MAPUTO, MOZAMBIQUE.

    Iniciado los años 80’, durante la crisis económica de Chile y luego del periodo de terror vivido en los 70’, mis padres junto a sus tres hijos de 13, 10 y 8 años, se impulsan en búsqueda de un lugar para vivir más acogedor,  que su amado país.

    Es así, como partimos en un largo viaje hacia el sur de África, a Maputo, Mozambique. País independizado de su colonia Portuguesa en 1975, que tiene frontera con Sudáfrica y que su gran costa es el Índico.

    Yo tenía alrededor de 10 años y no sabía lo que era viajar más allá del litoral central en “Citroneta”, por lo que recuerdo esa sensación mezclada de temor y valentía al momento de partir, afortunadamente junto a mis padres,  a lo desconocido.

    Mi aproximación al continente africano se inició primeramente en Brasil.  Ruta inevitable para llegar al destino. Variedad de colores y ritmos. Luego cruzamos el atlántico y aterrizamos en Johannesburgo, Sudáfrica. Ahí sí, estábamos en África. Pleno periodo de lucha contra el apartheid y con el Líder Nelson Mandela preso, se iniciaba mi historia en ese continente, con un pueblo noble y generoso.

    Para llegar finalmente al destino,  tomamos un pequeño avión de LAM (Líneas Aéreas Mozambicanas) No recuerdo bien el aterrizaje en Maputo, sino que mis primeros recuerdos están con la llegada y acogida de la Gran Familia de Agapito Santander, quienes llevaban unos años en Mozambique, luego de haber pasado su primer periodo de exilio en Francia.

    Ellos nos vincularon con el resto de la Gran colonia Chilena, que existía por esas latitudes.

    Un nudo en mi garganta, se mantuvo durante el primer periodo, producto de lo radical del cambio. Mantengo en mi memoria gráfica el olor a aceite de coco que existía en el ambiente y que con el pasar del tiempo ya era propio. También recuerdo el cantar de los grillos, los que eran mucho más salvajes que los tímidos grillos chilenos, las calles, geografía, construcción, gente, clima, vestimenta, costumbres, color, ritmo, despertar y caída del sol,  todo nuevo  y distinto.

    Rápidamente iniciamos la rutina cotidiana y nos incorporamos a la vida escolar. “International School of Maputo” otro espacio radicalmente distinto a la escuela pública en periodos de dictadura “D-156” de Ñuñoa,  con uniforme, brigadieres y la canción nacional  todos los lunes, izando la bandera, de menor a mayor manteniendo un brazo de  distancia uno de otro,  con sus “nobles valientes soldados…..” , para encontrarse de golpe y porrazo en una escuela inglesa, con niños provenientes de todas partes del mundo, sin uniforme, con mesas grupales, con salas por ramo y con mi entrañable amiga Nadia Ivanova, con quien me mantengo en contacto a la distancia territorial, pero con la misma  proximidad con la que nos unimos hace más de 30 años,  y con quien soñamos reencontrarnos en  algún momento de la vida y en alguna parte del mundo.

    Cinco años aprox, fueron los que vivimos allá y muchas son las historias únicas que se dieron en ese periodo.

    Los mejores “años nuevos”, los recuerdo allá con la gran colonia chilena, bailando hasta el amanecer todos los ritmos del mundo, cantando y celebrando los años nuevos por país.

    Como señalé anteriormente, la nobleza y generosidad de ese pueblo, hizo que muchos chilenos pasaran un largo periodo en ese país e incluso dejarán raíces.

    Espero que este relato impulse, sino a mis hijos, a mis nietos o cualquier descendencia a retomar el contacto con esas latitudes del mundo.

    Santiago de Chile, Enero 2014.

    Ma. Paulina Manríquez Sánchez