Recuperar Buen Pastor. Casa correccional femenina durante Dictadura

Recuperar Buen Pastor. Casa correccional femenina durante Dictadura

Ex presas políticas del Buen Pastor de La Serena trabajan por recuperar el lugar como sitio de memoria
18 marzo, 2015

Fue una antigua casa correccional femenina donde se encarceló a opositoras a la dictadura. El lugar hoy está a la venta para su demolición. Las ex prisioneras quieren impedir que se borre el recuerdo de las crueldades y el dolor allí vivido. El directorio de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi apoyó la demanda.

BuenPatorexpresas_int2

Un grupo de organizaciones de defensa de los derechos humanos encabezadas por la Agrupación de ex Prisioneras Políticas de la Ex Cárcel del Buen Pastor de La Serena y la Agrupación de Ex Menores víctimas de Prisión Política y/o Tortura de La Serena emprendieron la tarea de rescatar el lugar.

“Porque es indispensable reflexionar sobre la historia y tenerla presente, para evitar en el futuro la repetición de sus errores, las organizaciones abajo firmantes adhieren al rescate del Hogar del Buen Pastor de La Serena, antigua casa correccional femenina, donde los represores, sin mediar ninguna clase de juicios, encarcelaron a valiosas compañeras junto a sus hijos, por apenas oponerse a la dictadura que se instalaba en el país”, señalaron.

“Se trata de un lugar emblemático de la represión en la provincia de Coquimbo que hoy está a la venta para ser demolido y reemplazado por edificios que intentarán borrar el recuerdo de las crueldades que allí se cometieron”, expresaron en una declaración.

En este lugar “la faceta pro dictadura de lo peor de la Iglesia Católica amparó y practicó la forma de tortura psicológica más brutal que se conoce como es el valerse de la vulnerabilidad madre-hijo/a, pueda conservarse como testimonio de lo que no deseamos que nunca más ocurra”, agregan.

La Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi señaló que el el edificio debe ser resguardado “para que las futuras generaciones sepan el sufrimiento que vivieron allí mujeres luchadoras sociales”.

“Evitar que en el futuro se repita la historia que vivimos a partir del 11 de septiembre de 1973, implica conservar esos lugares para educar a nuestro país, especialmente a los niños y jóvenes”, precisó Villa Grimaldi.

Por su parte, la coordinación de las organizaciones que luchan por impedir la venta y demolición, informó que está pendiente una reunión con la superiora de la Orden del Buen Pastor para Chile y su plana mayor, donde participarán, entre otros dirigentes, Yerena Monroy, Presidenta de la Agrupación de ex Menores Víctimas de Prisión Política y/o Tortura de La Serena, quien estuvo recluida en el recinto a los cuatro años junto a su madre y su hermana menor.

Asimismo, deben reunirse con el Ministerio de Bienes Nacionales en Santiago, a fin de conseguir la compra del terreno por parte del Estado.

BuenPatorexpresas_into

La lista de organizaciones y personas que apoyan el rescate

Agrupación de Ex Menores víctimas de Prisión Política y/o Tortura de La Serena;
Ex Prisioneras Políticas de la Ex Cárcel del Buen Pastor de La Serena;
Colectivo de Memoria Histórica “Las Historias que Podemos Contar”;
Casa de la Memoria Coquimbo;
Veteranos del Setenta y tres de las universidades de Chile y Técnica del Estado, Sede La Serena y Católica del Norte, Sede Coquimbo;
Agrupación La Serena Dieciséis de Octubre;
Colectivo Hijos de la Memoria Chile;
Corporación Parque por La Paz Villa Grimaldi;
Casa de Miguel;
Fundación por la Memoria San Antonio –Santo Domingo;
Asociación de Memoria y Derechos Humanos Venda Sexy;
Natacha Monroy Rodríguez, ex prisionera menor en el Buen Pastor;
Eliana Rodríguez, ex prisionera en el Buen Pastor;
María Saavedra, Presidenta Casa de la Memoria Coquimbo;
Cecilia Marchant, ex prisionera en el Buen Pastor;
Edgardo Honores, ex prisionero político;
Hernán Palma, ex prisionero político;
Martín Faunes Amigo, escritor, Las Historias que podemos contar;
Marisa Matamala, médico;
María Elena Ahumada;
Alexandra Carmona, profesora;
Arturo Allende;
Nadia López Gallardo;
Gabriel Núñez, ex prisionero político;
Augusto Castex, ex prisionero político, ex Gobernador de La Serena;
Maria Isabel Peñailillo;
Edgardo Carabantes, ex prisionero político, docente Universidad de La Serena;
Claudio Cáceres Marchesi, escritor;
Beatriz Miranda, ex prisionera política;
Alejandra Holzapfel, ex prisionera política;
Elias Padilla, ex prisionero político.

BuenPatorexpresas_int

relacionado

<a href="http://http://www.vozsiglo21.cl/para-que-se-sepa-la-verdad-despues-de-41-anos<a

http://www.vozsiglo21.cl/la-serena-debe-recuperar-su-memoria-historica

Noticias Relacionadas
Torturas en Villa Grimaldi: acusan a agentes de la DINA
A 39 años de uno de los zarpazos de la Operación Cóndor
Abril : Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de Villa Grimaldi
Llamado para la construcción del Listado de Ex Prisioneras y Ex Prisioneros sobrevivientes de Villa Grimaldi
Dibujar con sangre en el ojo: Exposición del Premio Nacional de Arte, Guillermo Núñez

Lelia Pérez, ex menor denuncia secuestro de menores, violación, abusos deshonestos, torturas y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes

Presentan querella por violencia sexual política contra menores de edad en dictadura

8 enero, 2015 12:48 am

La interpuso Lelia Pérez, quien tenía 16 años, por hechos acaecidos en el ex Estadio Chile. Fue acompañada por representantes de varios sitios de memoria, entre ellos Villa Grimaldi, y de la Fundación Víctor Jara, la hija del artista, Amanda Jara, familiares y amigos.

2015_01_07_querella_lelia_int1

Una querella criminal por los delitos de secuestro de menores, violación,  abusos deshonestos, torturas y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, además de asociación ilícita, interpuso en el Palacio de los Tribunales de Justicia, el abogado Hiram Villagra en representación de Lelia Pérez, por hechos acaecidos en el ex Estadio Chile en 1973.

El libelo,  patrocinado por la Corporación de Derechos del Pueblo (Codepu), está dirigido en contra de Edwin Dimter Bianchi, Roberto  Souper Onfray, Raúl Jofré González, Hugo Sánchez Marmonti, Pedro Barrientos Núñez, Nelson Hasse Mazzei, Luis Bethke Wulf,  Jorge Smith Gumucio y todos aquellos que resulten responsables como autores, cómplices y encubridores.

Villagra señaló que los hechos,  sancionados como crímenes contra la humanidad, están contemplados en el Protocolo (II) adicional a los Convenios de Ginebra relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados sin carácter internacional y por la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de las Naciones Unidas.

Agregó que lo relevante de la querella es que al momento de sufrir el ultraje y la tortura Lelia Pérez era una escolar de 16 años de edad, “aquí además de la agresión hay un tema de ataque a menores y se perpetra en un sitio como el Estadio Chile, donde además de ser uno de los recintos más importantes de detención de Santiago, asesinaron a Víctor Jara y Litré Quiroga”.

2015_01_07_querella_lelia_int2

Lelia Pérez, socia y ex directora de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, relató que fue detenida 12 de septiembre en la Escuela Abelardo Núñez. “Estábamos allí porque esperábamos que nos llamaran a hacer una marcha como había sido el 29 de junio de 1973”.

Contó que el grupo fue detenido y llevado a la Universidad Técnica del Estado (UTE), donde se les hizo simulacros de fusilamiento y posteriormente fueron trasladados al Estadio Chile.

Expresó que fue llevada a los camarines donde le colocaron una especie de manta y le realizaron un interrogatorio que calificó de “absurdo y ridículo”.

“A mi, de 16 años, vestida de uniforme, con mi bolsón y mis cuadernos; me preguntan por los líderes de la Unidad Popular, entre ellos Carlos Altamirano,  Secretario General del Partido Socialista, y yo no tengo respuestas, son personas que conocía de la televisión y los diarios. Comienzan a aplicarme electricidad de forma muy violenta”. Manifestó que luego fue ultrajada.

“Ellos hacen un llamado a los otros hombres prisioneros y les dicen: miren lo que hacemos con sus putas. Es decir, yo en ese momento no represento ni un peligro,  ni un riesgo, no están buscando ningún tipo de información. Lo que están haciendo es buscar mi condición de mujer en función de degradar a los enemigos que ellos consideran en ese momento”, expresó.

Por su parte, Alberto Rodríguez, director de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, a nombre de los sitios de memoria Casa de Memoria José Domingo Cañas, Venda Sexy, Nido 20 y la Asociación de Memoria y DD.HH. Colonia Dignidad, indicó que es relevante “visibilizar los horrores de la dictadura”.

2015_01_07_querella_lelia_int3

“Nuestra sociedad es una sociedad silenciada y estas acciones valientes como la que está presentando Lelia muestran todo el horror, el desprecio por la humanidad, que fueron capaces de tener los asesinos y genocidas de este país”, dijo.

“A muchas de nuestras estudiantes les ha tocado actualmente ser toqueteadas, desnudas, vejadas.  Este tipo de vejámenes no pueden volver a ocurrir en nuestro país. Es una práctica del pasado pero que tiene secuelas y repercusiones en el presente”, indicó Rodríguez.

Añadió que ayudarán a impulsar que el Estadio Víctor Jara “sea declarado un sitio de memoria, porque nuestro país, la memoria de Víctor, la memoria cultural así lo requiere”

A la rueda de prensa asistió la hija de Víctor Jara, Amanda Jara, y el miembro del directorio de la fundación, el cineasta Cristián Galaz, quien señaló la importancia de acompañar a Lelia, “en la persecución de la verdad y la justicia. Digámoslo claramente justicia a 41 años es imposible que exista. Hay muchas más víctimas de la tortura, de la violencia que se ejerció en el Estadio Chile en ese momento. Hay incluso asesinatos y desapariciones que nunca han sido esclarecidos”.

FOTO GALERÍA

Publicar un Comentario

“Villa Grimaldi (Cuartel Terranova), historia, testimonio, reflexión” . Gabriel Salazar.

Presentado el libro “Villa Grimaldi (Cuartel Terranova), historia, testimonio, reflexión” en el Parque por la Paz

27 noviembre, 2013 

 

El libro “Villa Grimaldi (Cuartel Terranova), historia, testimonio, reflexión”, publicado en septiembre pasado, completó un ciclo de presentaciones este viernes 22 de noviembre, al ser mostrado y comentado en el museo de sitio de Villa Grimaldi por un panel que incluyó al autor, el historiador Gabriel Salazar, a la periodista y sobreviviente Gladys Díaz, al abogado Nelson Caucoto y a la dirigente estudiantilEloisa González.

2013_11_27_libro_villagrimalldi_int0
De izquierda a derecha: Gabriel Salazar, Nelson Caucoto, Eloísa González y Gladys Díaz

El texto de Salazar da cuenta de las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en el ex cuartel de la DINA, pero las inserta dentro de un contexto histórico que les brinda sentido: los secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones cometidas en el recinto fueron los mecanismos que la oligarquía y sus aliados uniformados estimaron necesarios para interrumpir el proceso emancipador y democratizador, encabezado por la izquierda chilena, e imponer un sistema radicalmente opuesto. A esa lógica fundacional respondieron los crueles procedimientos llevados a cabo en el recinto, destinados a desarticular y exterminar toda expresión de resistencia al orden oligárquico.

“Villa Grimaldi (Cuartel Terranova), historia, testimonio, reflexión”, como lo señaló la periodista Gladys Díaz demuestra la crueldad de los represores, pero también la solidaridad y fraternidad surgida entre los secuestrados y torturados, que les permitió soportar una experiencia tan traumática. Refleja también la efectividad del terrorismo de Estado, como lo señaló el abogado Nelson Caucoto, pero también la resistencia y la persistencia de los sobrevivientes y de las organizaciones y abogados de derechos humanos, cuyos declaraciones y demandas judiciales son la base del texto. Estas acciones, transcurridas cuatro décadas del golpe siguen enviando a los tribunales, condenando y encarcelando a los criminales.

La historia del ahora Parque por la Paz Villa Grimaldi, le hace sentido a las nuevas generaciones representadas por Eloisa González, permitiéndoles comprender por qué heredaron un país y un sistema educativo ante el cual se rebelan y también el por qué son blanco de diversas violaciones a los derechos humanos en respuesta a sus luchas. Si bien estas no adquieren la crueldad y violencia de las cometidas en el ex cuartel de la DINA, son preocupantes y llaman a todos a denunciarlas y a ejercer una solidaridad activa con las víctimas, como lo señaló la dirigenta estudiantil.

2013_11_27_libro_villagrimalldi_int

 

Para ver más fotos pulse este enlace

 
 
 

A 26 DÍAS DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN CHILE Carta a Postulantes

Carta de sitios de memoria a postulantes a presidencia de Chile

noviembre
sm l m m j v s d
44         1 2 3
45 4 5 6 7 8 9 10
46 11 12 13 14 15 16 17
47 18 19 20 21 22 23 24
48 25 26 27 28 29 30  
               

Una decena de sitios de memorias de distintos puntos de Chile ha enviado una carta a los candidatos y candidatas presidenciales en la que exponen, entre varios otros puntos, la necesidad de que el país se dote de una política que promueva y garantice el derecho a la memoria, a través de una política pública integral.

imagen foto_portada.jpg

A continuación el texto completo de la misiva:Santiago, 11 de octubre de 2013

Señoras y Señores
Candidatas y candidatos a la Presidencia de la República (2013)
P r e s e n t e

Los sitios de memoria queremos expresar nuestra opinión acerca de lo que debe ser parte del programa del próximo gobierno, en materia de sitios de memoria.

A 40 años del Golpe cívico-militar aún no contamos con Políticas Públicas de Memoria que aseguren que la historia reciente de nuestro país pueda ser conocida hoy por todo ciudadano y las generaciones futuras. Aún no hay verdad y justicia plena que aseguren la no repetición de los crímenes y violaciones a los derechos humanos cometidos por el Terrorismo de Estado.

Frente a esto, entregamos nuestras reflexiones respecto al rol que juegan los sitios de memoria en la construcción de una sociedad más democrática. Además, nuestras propuestas y demandas que solicitamos sean consideradas por las autoridades en los próximos años.

Qué son los sitios de memoria

Los sitios de memoria son espacios recuperados o promovidos por organizaciones sociales, de familiares, sobrevivientes y de derechos humanos, con el fin de recuperar la memoria colectiva y ponerla a disposición de la sociedad en general, para la construcción de una cultura basada en el respeto a los derechos humanos.

Los sitios memoria, visibilizan y recuperan memorias e historias vinculadas a la violencia estatal en el periodo de la dictadura, y promueven la reflexión acerca de lo que ocurre en el presente, estableciendo un vínculo con las experiencias del pasado.

En tanto son espacios que en su mayoría fueron utilizados por los organismos represivos, o bien testimonian sobre la violencia y la represión en dictadura, constituyen un patrimonio material e inmaterial de nuestro país.

Como patrimonio material, los sitios de memoria constituyen un valor probatorio de las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en estos lugares entre 1973 y 1990. Además, son el soporte para el desarrollo de memorias colectivas, para la promoción de la verdad y para acciones de conmemoración de interés público. En ese sentido, aportan a la construcción de una cultura de valores democráticos que reivindica la acción política para la construcción de nuestra sociedad, y permiten ejercer el derecho de los pueblos a elaborar soberanamente su memoria. Por lo tanto, el Estado tiene la obligación de velar y garantizar:

* La recuperación o construcción de estos sitios.
* Su mantención, reparación, preservación, y funcionamiento en el tiempo.
* El desarrollo y ejecución de proyectos de memoria, que establecen las organizaciones sociales en cada sitio.

La memoria colectiva

Además de constituir un patrimonio material, los sitios de memoria recuperan, reflexionan y difunden los eventos del pasado y los vinculan con el presente, creando un cuerpo de patrimonio inmaterial que aporta al desarrollo de nuestra sociedad hoy.

La memoria recuperada en estos espacios, se relaciona con los crímenes cometidos como parte del Terrorismo de Estado; así como también, con las experiencias, valores y compromisos del movimiento social y de los partidos y organizaciones políticas que fueron perseguidas por la dictadura.

En ese sentido, este trabajo se asocia con la exigencia de verdad y justicia frente a violaciones de derechos humanos del pasado y del presente en nuestro país; condenando las prácticas represivas y anti democráticas impuestas y heredadas desde la dictadura. En esa línea, además se promueve una cultura basada en el respeto entre las personas, organizaciones e instituciones; y en la participación social y política, en los procesos de decisión que definen la vida en común.

El trabajo de los sitios de memoria

Organizaciones sociales vinculadas a espacios de memoria en diferentes lugares del país, han recuperado, elaborado y difundido las memorias de cada sitio. De esta manera, han realizado una contribución a que la sociedad conozca y enfrente su pasado, permitiendo la problematización y reflexión en torno a la memoria. Además, han creado y desarrollado archivos de documentación y testimonios, junto con promover la investigación sobre el pasado. Lo anterior ha permitido la articulación de acciones sociales, conmemorativas, políticas educativas y culturales que contribuyen a la construcción de una sociedad democrática, más justa, igualitaria y participativa.

Evaluación en materia de sitios de memoria

En primer lugar, se constata que el ejercicio ciudadano de recuperación y desarrollo de sitios de memoria, ha contribuido a la democratización de nuestra sociedad. No obstante, se observa la inexistencia de una política pública que asegure y garantice el desarrollo del trabajo que realizan los sitios de memoria.

La mayoría de los sitios no cuentan con financiamiento que permita llevar a cabo sus proyectos, de manera sistemática y permanente. Esto representa un incumplimiento del deber del Estado de velar y garantizar el ejercicio del derecho a la memoria, que en la práctica, limita o restringe el derecho social de conocer el pasado. El financiamiento y la provisión de los medios necesarios para la preservación patrimonial, y para el desarrollo del trabajo que realizan los sitios, es una condición ineludible de este deber.

En ese sentido, también observamos que las personas que visitan los sitios (organizaciones sociales, niños, niñas y jóvenes estudiantes, comunidades locales, delegaciones extranjeras, entre otras), manifiestan que el acceso a estas memorias, y la posibilidad de reflexionar es comúnmente limitada en sus espacios de estudio, asociación o trabajo. Lo anterior confirma la carencia de políticas públicas en relación a la memoria.

Propuesta y demandas

De acuerdo a lo anterior, los sitios de memoria que suscriben este documento, consideran necesario el diseño, desarrollo e implementación participativa de una política pública integral de Memoria que considere la experiencia y aportes de las organizaciones que trabajan en los sitios de memoria. Esta política pública debe cumplir con(1):

1. Reconocimiento de todos los sitios de memoria que son demandados por organizaciones sociales, como monumento nacional; y apoyo a la recuperación de los sitios en todas las regiones del país.

2. Asegurar la reparación, mantención, preservación y funcionamiento de los sitios de memoria, basado en la autonomía de las organizaciones sociales que los han impulsado y sostenido.

3. Asegurar el financiamiento permanente, a través de la Ley anual de presupuesto nacional, para el desarrollo, trabajo y proyectos que realizan los sitios de memoria.

4. Promoción de la investigación, y divulgación de conocimientos sobre violencia estatal, temáticas de memoria, y derechos humanos; mediante la disposición de fondos públicos para estos fines.

5. Inclusión de visitas a sitios de memoria como parte del programa educativo de Estado para todos los niveles de enseñanza.

6. Además, es necesario que esta política pública promueva avances en materia de verdad y justicia, especialmente en relación a:

*  La apertura y acceso público a todos los archivos judiciales o de Estado, asegurando el acceso público y difusión de la información, por parte de los sitios de memoria.
* Exigencia a las fuerzas armadas, carabineros, policía de investigaciones y otras instituciones del Estado, que entreguen la documentación referente al periodo la dictadura militar.
* Justicia plena en todos los casos de violencia estatal.

Este es un llamado y una invitación a candidatos y candidatas presidenciales, quienes tienen la responsabilidad histórica de hacer de los derechos humanos, materia de reflexión explícita en sus programas, de acciones claras y eficaces que permitan avanzar en la construcción de bases sólidas para un Chile democrático, en el que se reconozca el derecho de todos y todas a participar y proponer nuevas formas de organización y convivencia social que condenen la violencia estatal en todo momento de nuestra historia.

Suscriben este documento:

Casa de los Derechos Humanos de Punta Arenas
Casa Memoria José Domingo Cañas
Estadio Nacional, Memoria Nacional
Londres 38, Espacio de Memorias
Memorial Paine, un Lugar para la Memoria
Parque por la Paz Villa Grimaldi
Sitio de Memoria Ex Clínica Clandestina Santa Lucía
Sitio de Memoria Nido 20
Tres y Cuatro Álamos un Parque por la Paz y la Memoria
Casa de la Memoria de los DDHH de Valdivia

El Museo de la Memoria de Argentina re-visitado

Los detenidos desaparecidos  son de todos!

Jill in Argentina

Words cannot begin to describe the museum visit we had today, though I will try.

Outside the museum, there are, I think, 10 pillars. On them the names of all the known missing people inscribed onto the metal from the beginning of the desaparecidos until the last. Our guide, Mariano, said that the piece is outside to endure all weather and to serve as a permanent reminder. What moved me the most from this part was the ages. Next to each name, there are parentheses saying how old the person was at the time they went missing. The youngest I saw, though I’m sure there was younger, was 18. The oldest I saw was 72. I can’t imagine how the government could justify taking a 72 year old person off the street and torturing them and possibly even killing them for fear of subversion. The cruelties did not end there…

Ver la entrada original 477 palabras más

Declaración Pública: Sitios de Memoria rechazamos las declaraciones del comandante en Jefe del Ejército y exigimos sus disculpas públicas | Observadores de DDHH

Declaración Pública: Sitios de Memoria rechazamos las declaraciones del comandante en Jefe del Ejército y exigimos sus disculpas públicas

 

Declaración Pública

Sitios de Memoria rechazamos las declaraciones del comandante en Jefe del Ejército y exigimos sus disculpas públicas

Ante las graves declaraciones del Comandante en Jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, sobre la situación de los militares que se encuentran detenidos por violaciones a los Derechos Humanos, donde establece, entre otras cosas: “…lo que nos apena es la situación por la cual atraviesan algunas personas que, habiendo pertenecido al Ejército y que hoy tienen avanzada edad o situaciones médicas medias complejas, uno podría darles una mirada en términos humanitarios…”. Asegurando también que al Ejército le “entristece” ver que “todavía esas personas permanecen ancladas a una situación de hace 40 años”. Como Sitios de Memoria, los ex centros clandestinos de detención, tortura y exterminio José Domingo Cañas, Estadio Nacional, Nido 20, Londres 38, Paine y Villa Grimaldi establecemos:

1.-Nos parece profundamente alarmante y peligroso escuchar este tipo de declaraciones de parte del Comandante en Jefe del Ejército, representante máximo ante el Estado de la institución castrense, quien en su rol, no sólo debe resguardar y avalar la institucionalidad en todas sus formas y en cada período de la historia de nuestro país, sino además propiciar una mirada corporativa, orientada a fomentar el respeto a los Derechos Humanos y el rechazo a los crímenes de lesa humanidad. Creemos que en su rango no debiese fomentar una victimización de los perpetradores y una culpabilización, que resulta pavorosa, a las víctimas y sus familiares.

2.- Según las cifras de los informes de las comisiones Rettig y Valech son más de 40.000 las víctimas de la dictadura de Pinochet; de ellas, 38.000 fueron torturadas y 3.065 de ellas están muertas o desaparecidas. La dictadura estableció una política de terrorismo de estado e involucró en su totalidad a las ramas del Ejército, del cual no ha existido un recambio generacional necesario ni un mea culpa acorde al daño realizado a la sociedad civil. Si bien es cierto hay medio millar de militares condenados por violaciones a los Derechos Humanos, por figuras jurídicas como secuestro, desaparición forzada o ejecuciones, tenemos la certeza de que son muchos más los que no han vivido juicio alguno por delitos como tortura o violencia sexual a hombres, mujeres y menores de edad.

3.- Los militares a los cuales se refiere el señor Fuente-Alba con preocupación (muchos de los cuales siguen aumentando sus condenas luego de las investigaciones acuciosas realizada por la justicia y de los que hay una completa comprobación de la participación en los crímenes), se encuentran cumpliendo sus penas en condiciones de lujo, con beneficios carcelarios permanentes como vacaciones, salidas dominicales y visitas sin horarios restringidos. Punta Peuco y el Penal Cordillera son espacios donde se encuentran recluidos ex agentes de la DINA y la CNI de medio y bajo rango, pero también de la alta jerarquía en la ejecución de dichos crímenes, como es el caso de Pedro Espinoza y Miguel Krassnoff o el mismo Manuel Contreras. Ellos tienen en su condición de presos, más gendarmes que el porcentaje de detenidos, grandes espacios para la estadía y la recreación, que en el caso del Penal Cordillera se materializa en casas con dormitorios baños, cocinas y sala de estar, jardines, salas de juego, canchas de tenis y quinchos.

4.- Nos preguntamos, finalmente, como administradores de lugares que fueron destinados al horror y a las peores injusticias ejercidas por soldados chilenos a sus mismos compatriotas, si no resulta forzado, descontextualizado y cruel, que el Comandante en jefe del Ejército apele a razones humanitarias para quienes cometieron crímenes tipificados en el ordenamiento jurídico internacional como de lesa humanidad y que dicho sea de paso, son imprescriptibles según la Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad.

Finalmente exigimos a estos militares condenados que se entregue por fin el destino de los detenidos desaparecidos, en un crimen que por sus brutales características se sigue perpetuando.

Adhieren

Casa Memoria José Domingo Cañas

Comisión Chilena de Derechos Humanos

 Ex Clínica Santa Lucía

Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi

Estadio Nacional Memoria Nacional

Londres 38 Espacio de Memorias

Corporación Paine un Lugar para la Memoria

via Declaración Pública: Sitios de Memoria rechazamos las declaraciones del comandante en Jefe del Ejército y exigimos sus disculpas públicas | Observadores de DDHH.

 

“No tenemos los cuerpos de nuestros familiares, sólo nos queda la edificación de Memoria y seguir buscándolos”

Bertha Oliva de COFADEH de Honduras en Villa Grimaldi: “No tenemos los cuerpos de nuestros familiares, sólo nos queda la edificación de Memoria y seguir buscándolos”

http://villagrimaldi.cl/noticias/bertha-oliva-de-cofadeh-de-honduras-en-villa-grimaldi-%E2%80%9Cno-tenemos-los-cuerpos-de-nuestros-familiares-solo-nos-queda-la-edificacion-de-memoria-y-seguir-buscandolos%E2%80%9D/

28 junio, 2012

Ella es de la Coordinadora General del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Honduras COFADEH y se llama Bertha Oliva. Estuvo en Chile invitada por la AFEP que preside Alicia Lira a participar del Seminario de Derechos Humanos “21 años del Informe Rettig” realizado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile durante la semana pasada.

Posteriormente, invitada por Patricio Vejar, dirigente de comunidades cristianas de base y también participante del Seminario de la AFEP, conoció el 19 de junio el Parque por la Paz Villa Grimaldi.

El año 2010, Bertha Oliva recibió el premio Tulipán de los Derechos Humanos instaurado por los Países Bajos. Al recordar los inicios de su movimientos de familiares tras verdad y justicia ha dicho que la COFADEH “tiene alma de mujer, porque éramos mujeres y a algunas nos temblaban las piernas ante los ataques que enfrentábamos cada día en la búsqueda de nuestros familiares” y con la misma convicción que “si de algo deben estar arrepentidos es de habernos dejado vivas…”.

Hasta el momento la lucha de los familiares en Honduras no ha podido encarcelar culpables, entre otras razones porque el país centroamericano tuvo un evidente retroceso desde el golpe empresarial-militar del 2009. Diversos analistas estiman que allí los políticos y militares de la guerra sucia de los ochenta se han vuelto a reunir. Los triunfos de la COFADEH han ocurrido muchas veces en el exterior, por ejemplo por la Corte Interamericana de DD.HH que le ha dicho al gobierno hondureño “que garanticen las condiciones en que funcionan los defensores de derechos humanos.”.

Bertha, luego de recorrer este museo de sitio, estableció relaciones entre los métodos del terrorismo de Estado en Chile y los conocidos en Honduras. Terminada la visita conversamos con la dirigente de derechos humanos en la sala multiuso de este sitio de memoria.

¿Cómo fueron los inicios de estos más 30 años buscando justicia y verdad?

-Mi esposo Tomás Nativí Gálvez, siempre lo hablaré en presente, fue un comunista, un revolucionario, él había creado la Unión Revolucionaria del Pueblo, y el Movimiento de Liberación Chinchorrero de Honduras. Tomás estaba en la tarea ideológica, era el coordinador general y estaban abocados a la solidaridad con los pueblos vecinos de Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

Al momento de su secuestro, éramos vecinos, recién nos habíamos casado hacía cuatro meses, yo tenía tres meses de embarazo. Habíamos tenido una boda clandestina en marzo de 1981. El día 11 de junio de ese mismo año, él estaba en mi casa, había habido una delación e incluso llevaban a un compañero muerto los comandos armados. A Tomás lo sacaron con vida, era un gran operativo militar, uno de ellos estaba sin máscara, pese a que corrí tras los vehículos, me golpearon y perdí el conocimiento. Creo que sobreviví para buscar verdad y justicia y luchar contra el olvido. Apenas logré quitarme las ataduras iniciamos la búsqueda y estuvimos en la calle y en el sistema judicial.

Todo esto era nuevo para nosotras, jamás imaginamos como sería enfrentarnos a un Estado criminal por tanto tiempo y hacerlo tan desprotegidas. Y nos fuimos encontrando en los pasillos y recovecos de los juzgados con otras mujeres buscando a sus hijos, a sus hermanos, a sus esposos desaparecidos…

¿Qué sucedió después?

-Nos fuimos organizando y logramos darle vida a la COFADEH que fundamos el 30 de noviembre de 1982. Luego, salimos a la calle dispuestas a enfrentar la desaparición forzada con que se castigaba a los opositores políticos. En Honduras era y es difícil dar esta lucha, eran las primeras organizaciones de DD.HH, la gente poco conocía sobre sus derechos y mucho menos como enfrentar la desaparición forzada. Al inicio, el objetivo fue ubicar a los nuestros, pese al trascurso del tiempo aún no hemos conseguido ubicar sus restos, pero hemos logrado la apropiación de derechos en el pueblo. Hemos seguido ubicando cárceles y cementerios clandestinos. Nos han dicho que nada se podría hacer respecto de la desaparición forzada, porque no estaba contemplada en el código penal. Sólo está el habeas corpus y nos han dicho que nuestros familiares probablemente se fueron a Cuba o la ex Unión Soviética.

En plena apogeo de la Doctrina de Seguridad Nacional durante los años 1988-1989 se logró sentar una jurisprudencia en la Corte Interamericana de DD.HH en contra del Estado de Honduras con los casos de Manfredo Velásquez y Saúl Godínez y luego la misma Corte en 1922 por Juan Humberto Sánchez. Hoy ya existen cinco condenas condenatorias

Aún, no tenemos los cuerpos de nuestros familiares, ni los culpables en las cárceles, por ello sólo nos queda la edificación de Memoria y seguir buscándolos…

Hemos buscado lograr procesos de exhumación en los cementerios clandestinos, porque nos han dicho que sin el cuerpo del delito no es posible hacer procesos ¿Pero antes hicieron detenciones y desapariciones sin órdenes y con protección del Estado y ahora es esa misma entidad la que nos enreda en leyes y papeles para exhumar?

En los años 80 los detenidos –desaparecidos reconocidos por el Estado de Honduras eran 184, entre ellos mi esposo Tomás Nativí. Pero, hay otras estimaciones que consideran en 7000 el total de víctimas.

¿Qué significado tiene para ti conocer este sitio de memoria?

-Al estar hoy en Villa Grimaldi, encuentro similitudes con una casa de torturas de Honduras, la “Casa de Amaretecas”, propiedad del coronel Amilcar Zelaya o “casa del terror” y ese es un indicio que esa similitud no es casual, que desde Chile hubo una verdadera “escuela” para los torturadores hondureños. Hoy esa ex casa de tortura y desaparición está abandonada y la vendieron a otra persona. A nosotros nos interesa recuperarla y para ello necesitamos acudir a la solidaridad internacional para que nos traspasen sus experiencias. Es necesario que podamos transformarla en un lugar recordatorio, de reparación del daño y necesitamos que ustedes y otros nos puedan ayudar en ese proceso. Tenemos que reivindicar a los nuestros, a todos los nuestros…

Texto: Ignacio Vidaurrázaga 
Fotos: Luis Arellano, Comunicaciones Villa Grimaldi 21/6.12.