Koen Wessing. testigo Golpe de Estado Chile 1973.

Koen Wessing. testigo Golpe de Estado Chile 1973.
Koen Wessing (Amsterdam, 1924-2011) es uno de los más destacados foto-periodistas contemporáneos. Desde que empezó a trabajar en los años 60, la fotografía fue para el la forma de llevar una vida libre y comprometida a la vez, intensa e itinerante. Documentó las protestas de mayo de 1968 en París, y viajo a Chile para registrar el golpe de Estado de 1973.
A fines de los 70 fotografió la represión a la revolución sandinista en Nicaragua y la masacre que siguió al asesinato de monseñor Romero en el Salvador, fue amenazado de muerte y se salvo de las balas varias veces, pero no lograron amedrentarlo. Recorrió el mundo sin miedo y con la convicción de que mostrar la opresión y el abuso de poder es una vía para el cambio social. Fuera en China, Guinea o Kosovo, le interesaba captar la mirada de la gente común y corriente, no la grandilocuencia de la historia oficial. La honestidad y despojo de sus fotos, que expresan al mismo tiempo horror y dignidad, ofrecen un impacto de verdad “en pleno rostro”, como escribió a propósito de su trabajo el critico francés Roland Barthes.
Uno de sus colegas holandeses, Johan van der Keuken, celebró la capacidad de su pensamiento visual para cuestionar la violencia:”Incluso en las situaciones mas extremas, en que tomar una fotografía requiere de una valentía física impresionante, Wessing sigue formulando sus preguntas con extrema claridad. Con él la fotografía es el arte de la pregunta que se torna visible”.
Estas fotos se exhiben por primera vez en Chile. Son imágenes indelebles de la memoria colectiva.
The World of Koen Wessing see for more : http://bintphotobooks.blogspot.com/20…

El legado histórico del fotógrafo holandés Koen Wessing a Chile

Koen Wessing FWessing Fotografía. El arte de visibilizar la pregunta

Koen Wessing (Ámsterdam, 26 de enero de 1942 – 2 de febrero de 2011) es reconocido como uno de los más importantes fotoperiodistas de los conflictos sociales y políticos de nuestro tiempo. Tanto sus imágenes de los días posteriores al golpe de Estado en Chile como las que realizó en Nicaragua y en El Salvador lo han convertido en un referente. Hombre de pocas palabras y muchas imágenes, la fotografía le parecía una vía para llevar una existencia libre y comprometida a la vez.

Un día cualquiera iba camino a casa, tomé el metro y al esperar que la masa de gente subiera las escaleras para la realizar la combinación, me quedé observando la variedad de libros que ofrece la vitrina de  Bibliometro, entre ellos llamó la atención  una edición de LOM, sobre el trabajo del fotógrafo holandés Koen Wessing titulado “Fotografía: El arte de visibilizar la pregunta”, libro que contiene el trabajo en terreno en plena dictadura de Chile (1973), y en guerras de Nicaragua (1978)  y El Salvador (1980).

Fotografía-El-arte-de-visibilizar-la-pregunta--0000011620741Fue ahí cuando retrocedí al año 2011, cuando pude visitar la exposición de este fotógrafo en el GAM: “Imágenes indelebles”, donde se podía apreciar las capturas históricas y conmovedoras que realizó a dos semanas de iniciado el Golpe Militaren Chile, en septiembre de 1973.  Un material de calidad, considerando el contexto político social que se comenzaba a vivir en aquella época.

Wessing apenas se habría enterado del derrocamiento del Gobierno de Salvador Allende, viajó a Santiago, donde no tuvo temor de involucrarse en las calles de la ciudad y congelar a personas con miedo, militares empoderados, a detenidos, quema de libros, y episodios en el Estadio Nacional, convertido en un campo de prisioneros políticos.  Fue así que uno de sus último anhelos fue traer este registro a Latinoamérica.

Cabe señalar que el fotógrafo falleció ese mismo año 2011, y no es casualidad que meses después se logró abrir la muestra al público en el ex edificio Diego Portales (actual GAM), centro de operaciones del Gobierno del Augusto Pinochet y posterior Ministerio de Defensa.

Chili, Santiago, september 1973. In het stadion van Santiago worden tegenstanders van dictator Pinochet geinterneerd. At the footbal stadion of Santiago people are being imprisoned. Foto: Koen Wessing/HH

Las imágenes representan parte de la historia y memoria de Chile, visualizadas a través de un extranjero, las cuales tienen el valor de ser un relato por sí solas. Es cosa de verlas y entender emociones y entender el contexto del episodio. Podemos percibir, temor, odio, dolor, resistencia y represión, entre otros conceptos.

3

 

Este legado fotográfico que nos dejó Koen, permite de cierta forma reconocer parte de la historia de Chile, más allá de haber estado presentes o no en aquellos años, nos vincula al simbolismo y nos empatiza con la memoria colectiva.

Quizás este material podemos considerarlo como un tipo de recuerdo, donde la mirada del fotógrafo se posiciona desde una perspectiva no neutral, aún así al ver dichas imágenes nos hacen revivir dichos momentos de carácter potente, como el caso del militar que le recoge un cigarro a uno de los prisioneros. Nos cuentan una historia que nos provoca emociones.

Chili, Santiago september 1973. Vrouw wordt tijdens de coup van september 1973 gefoullieerd door een soldaat. A woman is being searched on the street during the military coup. Foto: Koen Wessing/HH

Estas son algunas de las imágenes, pero te invito a indagar más en el libro anteriormente nombrado, el cual fue elaborado en los últimos días de su vida, junto a la muestra fotográfica y un documental, donde cuenta la realización de su trabajo, esto último hecho posible gracias a la ayuda de su amigo cinematógrafo Jeroen de Vries.

Según mi opinión, la importancia de una buena imagen, más allá de su técnica, es que tenga la capacidad de significar en sí misma, provocarnos reacción, impactarnos, conmovernos y hacernos viajar en el tiempo, como es en este caso, que exista un relato y que a pesar de que trascurran cientos de años no pierda su valor, sino que nos permita reconstruir historia.

 

 

 

 

Estadio Nacional, septiembre, 1973 Fotografía de David Burnett, reportero gráfico de France Press para esa época. Actualmente uno de los dueños de Contact Press Images. El hombre que mira fijamente a la cámara no tiene nombre ni apellido para la gran mayo

“Necrosis” del Muro de la Memoria en el Puente Bulnes.

“Necrosis” del Muro de la Memoria en el Puente Bulnes.

El memorial de detenidos desaparecidos que lucha contra el abandono

Rodrigo Alarcón | Martes 22 de septiembre 2015 19:54 hrs.

DSC07661

Hasta los primeros días de octubre se exhibe “Necrosis”, exposición en la que el fotógrafo Claudio Pérez da cuenta del deterioro que ha sufrido el Muro de la Memoria que él mismo construyó en el Puente Bulnes. “También están desapareciendo los desaparecidos”, dice.

4

Claves: , , , , , ,

El Muro de la Memoria contiene 970 imágenes de personas que fueron detenidas y desaparecidas durante la dictadura. Los retratos los buscó y grabó sobre cerámica Claudio Pérez y el espacio fue inaugurado en 1999 en el Puente Bulnes, que cruza el río Mapocho, al poniente de la comuna de Santiago.

“Fue bien complicado. Más que escogido, fue el lugar destinado”, recuerda el fotógrafo, quien primero había pensado instalarlo en la pared posterior de la Catedral Metropolitana. “Fui a hablar con el obispo (Sergio) Valech, pero no me dejó”.

Junto a agrupaciones de Derechos Humanos, Claudio Pérez pensó en otros lugares céntricos y que llamaran la atención, pero ninguno resultó. “Al final, me propusieron instalarlo en este puente, que era un lugar bien marginal”, relata.

Ahí también está la plaza que recuerda al sacerdote español Joan Alsina, pero los 16 años que han pasado desde la apertura del memorial lo han deteriorado profundamente. Ese desgaste justamente es el eje de Necrosis, exposición que el mismo Claudio Pérez montó en el Centro Experimental Perrera Arte, ubicado a pocos metros del mural.

De acuerdo al fotógrafo, ha sido una mezcla de rayados, descuido y contaminación lo que ha cambiado el aspecto del memorial: “Todo eso ha hecho que se haya ido transformando. Una de las cosas que más ha intervenido en su descomposición es que cuando llueve, el agua corre por la techumbre del puente, por donde pasaban los trenes. Eso ha corroído el sellante que se puso y ha ido arrancando la imagen”, explica.

“Es una imagen latente de transformación y la carga poética es que también están desapareciendo los desaparecidos”, apunta sobre el sentido de la actual muestra, que consta de varios elementos.

_DSF9276

DSC07669

Por una parte, hay retratos impresos en seis telas de gran tamaño, que reflejan el estado en que se encuentran las cerámicas. Al frente, hay fotografías de las antiguas casonas de calle República que fueron utilizadas por los servicios de inteligencia de la dictadura, capturadas en los ’90 por el mismo Claudio Pérez.

En otro sector, hay un centenar de fotografías que replican el mural original y muestran su estado actual. Además, dentro de una celda se exhibe un video registrado a fines de los ’90, cuando el fotógrafo buscaba las imágenes de detenidos desaparecidos por diferentes ciudades del país. Finalmente, sobre una mesa, hay archivadores con todas las fotos que recogió Claudio Pérez en esa época, además de fichas y documentos.

Así, la exposición abarca tres desapariciones, dice su autor: “La primera es la del cuerpo de la persona. Cuando fui a buscar las fotos para construir el muro, había familiares que solo tenían la foto carnet de esas personas, era la única imagen que tenían, ese certificado de presencia del que habla Barthes; cuando esa imagen no está, esa es una segunda desaparición. Y la de ahora, cuando este mural en homenaje también está desapareciendo, es una tercera desaparición. Es bien potente y terrible a la vez”, concluye.

_DSF9283

_DSF9289

Necrosis se exhibirá hasta el 5 de octubre en el Centro Experimental Perrera Arte (Balmaceda con Bulnes, Parque de los Reyes) y la entrada es gratuita, pero se deben pedir visitas guiadas (2-682 10 92).

Más información en Perrera Arte.