“YO TUVE UN HIJO EN LA MONTAÑA.”

 

YO TUVE UN HIJO

EN LA MONTAÑA.

Yo Tuve Un Hijo En La Montaña”. Por madre cro Gastón, caído en

”Yo tuve un Hijo en la montaña”. Madre del cro Gastón caído en Neltume. 23 de marzo del 2006. “Voy a contar la historia de mi hijo que está sepultado en Tres 
http://www.archivochile.com/Chile_actual/06_ddhh/chact_ddhh0036.pdf

“Voy a contar la historia de mi hijo que está sepultado en Tres Lagunas. Pero

partiré por la historia del abuelo”.

“Mi abuelo había trabajado toda su vida haciendo caminos. Pala y picota. El nos

decía que quería con los años,  con su trabajo, que algún hijo, hija o nieto pueda

estudiar, tener un trabajo estable, una vida y una casa decentes. Ojalá una casita

propia”.

“Mi padre trabajó 26 años en la fábrica. Mi marido en la montaña. Trabajos duros.

Partían de amanecida. Una vez dijo: “Vamos a embarrar esta camisita, socio, pa

que algún día alguno de éstos tenga una vida mejor que la mía”.

“Mi hijo quiso lo mismo. Una vida mejor, más justa. Pero él era distinto: el Gastón l

quería eso mismo, pero no sólo para él o para los suyos. El quería eso para

todos”. Siempre recordaba las últimas palabras del finao presidente Allende, con

eso de las anchas alamedas para todos”.

“Por eso sería que se lo llevaron pal golpe. Bien apaleado, torturado y

encarcelado. A los dos años de cárcel lo echaron pa fuera. En Holanda estudió,

hizo cursos. Terminó con un buen trabajo. Nos mandaba fotos de una bonita

casa”.

“No estaba con nosotros, claro, pero estaba bien, y yo me conformaba porque se

había cumplido el sueño del abuelo y el de mi viejo en el sindicato”.

“Por eso, yo no entendí nada cuando en 1981 bajaron no sé cuantos soldados de

un camión, hicieron pedazos la puerta y nos atrincaron durante días,

preguntándonos por el exiliado, por el Gastón. Era invierno, me acuerdo porque

había harta nieve en esos días”.

“Ustedes sabrán de él, -les dije yo. ¡¿Qué andan preguntando, si ustedes lo

echaron pa fuera!? Miren, aquí tengo una carta suya que me llegó anteayer no

más”. “¡Díganos en qué cerro anda metido su hijo con los otros ésos!”, que me

decían. “Ustedes me andan bromeando para puro molestar, asustar o sonsacar

quizás qué cosas que una les invente. ¡Qué va andar tonteando acá el Gastón! Mi

hijo no es tonto, si allá está bien y tiene de todo. No como nosotros que seguimos

con la pobreza pegada al cuerpo”. Yo nunca pensé que mi hijo estaría arrancando

de 2000 milicos en ese mismo momento, a un par de horas de mi casa. Yo lo

hacía en Europa tan tranquilo”.

“Desde ese día anduvieron como lobos en el pueblo. Durante dos meses. En

Septiembre nos vinieron a buscar a varias señoras. Nos llevaron a Valdivia. A la

morgue. Ahí estaba mi Gastón:  flaaco, flaco. Y sucio y barbón, con 4 balazos en

el cuerpo y uno en el muslo. Allí estaba el hijo de la vecina: lleno de machucones y

con los dientes quebrados. No tenía ni un balazo. Había varios más, que la

mayoría eran de acá, que habían sido obreros del Complejo Maderero. Había

varios otros que no yo los conocía. En total unos ocho cuerpos, sin contar al

Ojeda, que ése lo mataron en diciembre en Quebrada Honda. Después supe que

son once los muertos en total”.

“Se veían tan pobres, tan flacos. Tanta miseria y padecimiento. Pero tan

tranquilos sus rostros. Parecían hermanos. Hermanitos en esa muerte que

todavía retumba en las altas rocas”.

“En ese tiempo, no entendí porqué había vuelto. A guerrillar. A buscar la muerte

sería… Mi Gastón. Mi chiquillo. Si allá tenía de todo. Y estaba tan bien”.

“Fíjese si estas cordilleras serán mágicas, que al año después de muerto ¡Todavía

me llegaban cartas del finaol”.

“Recién este año fui al lugar donde los pillaron en la montaña. Allá por Remeco,

lago Chanchán. Se veía el lugar de la fogata, la cocina donde comían, el lugar

donde dormían en sus carpas, unos palos parados como para hacer una rancha.

También vi unos restos de plástico, de ropas, tarros viejos, tapas de ollas como

con balazos. Todo allí, como si fueran a volver esa misma tarde.”.

“Y el monte está igualito. Tremendos abuelos coihues, así de grandes. Pensar que

ésos habrán escuchado las tallas y risas de mi chiquillo. Ahí estaba ese coihue

desde donde les dispararon. Algunos trabajadores que han ido dicen que en las

noches se oyen risas y tallas. Y a veces cantar. De esas canciones que se

cantaban antes. Y ningún obrero ha querido nunca voltear ni un palo en ese lugar.

Como que los dejan pa que cuiden el sueño de los cabros. Y los sueños del

abuelo, de los viejos del 45, de los del 73…”.

“Yo siempre he pensado: “Cómo no podremos siquiera construir una animita en

recuerdo de ellos. Ir a poner unas flores y unas velas de vez en cuando. ¿Cómo

irán a descansar tranquilos esos muchachos? Si no hay donde prenderles una

velita siquiera. Será por eso que en las noches suelo despertar suspirando”.

“Construir una animita. Y que los árboles sigan ahí. Acompañándolos. Hasta que

se caigan de viejos y crezcan otros nuevos”.

Neltume, 23 de marzo de 2006

 

 

Neltume, 23 de marzo de 2006

NELTUME,CHILE. Retorno a la montaña.

Publicado el 5/02/2014

Antiguos guerrilleros chilenos del “Movimiento de Izquierda Revolucionaria” han subido nuevamente la escarpada montaña de Neltume, sur de Chile, donde se originó la primera insurrección armada contra la dictadura cívico-militar en 1981. Allí rindieron homenaje a los caídos y unieron su recuerdo a los desafíos de este siglo.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=RyZ95ZTk_9k#t=3

En las montañas del sur de Chile se produjo el primer embrión de lucha armada contra la dictadura de Augusto Pinochet. Pero los eventos tomaron un curso trágico. Tras una delación, una patrulla militar encontró este campamento en junio de 1981 y los rebeldes, que estaban desarmados, se dispersaron en fuga.

Durante el Gobierno socialista de Salvador Allende, en Neltume se constituyó un complejo maderero estatal dirigido por los trabajadores. Los rebeldes subieron a la montaña contando con su apoyo, que nunca llegó.

Lo que sobrevino fue una masacre en etapas. Tres combatientes fueron denunciados por sus propios parientes y acribillados mientras dormían, por un comando que dirigía el hombre, hoy parlamentario.

En idioma mapuche, Neltume significa “hacia la libertad”. Hoy la montaña rebelde tiene propietario y los antiguos combatientes deben pedir permiso para entrar.

Alejandro Kirk, Neltume, Chile.

http://www.hispantv.com/detail.aspx?i…

http://www.hispantv.com
http://www.facebook.com/Hispantv
http://plus.google.com/+hispantv
http://twitter.com/Hispantv
http://hispantv.com/​Frequencies.aspx

Veinte años a los 40 Años: Homenaje a Pepe Amigo y Luis A Barra

Cada análisis teórico debe insertarse en la realidad del proceso histórico de las décadas transcurridas.
Cada análisis teórico debe insertarse en la realidad del proceso histórico de las décadas transcurridas.
MIR newspaper El Rebelde saying; Neltume, Spar...
credit: Wikipedia)

Veinte años: Homenaje a Pepe Amigo y Luis A Barra

A veinte años de la muerte de José Modesto Amigo Latorre y Luis Alberto Barra García les invitamos a acompañarnos en el recordatorio que se efectuará el domingo 10 de diciembre a las 11.00 horas en el Memorial del Ejecutado Político del Cementerio General.

Queridos compañeros:

Pensé dejar pasar de largo los 20 años que se cumplen este 28 de noviembre de la caída de mi compañero, Pepe Amigo (El Malo), pero por más que me hacía la lesa me angustiaba día a día y me decía cómo va a pasar así no más sin que nadie tenga un solo pensamiento por él, un solo recuerdo de lo que significó, al menos para quienes tuvimos la suerte de compartir con él de conocerlo y de amarlo.

 

Creo, y aunque muchos no estén de acuerdo con estas manifestaciones, no sé cuál será el mejor remedio para sacar afuera los dolores, no tengo la receta y me convencí que si bien no es una situación fácil, tenía que convocarlos, tenía que juntar a quienes lo conocieron y quisieron. Ese es todo el homenaje, si bien el Pepe no está sepultado en el Cementerio General sino con nuestro hijo en el Cementerio Metropolitano, el sitio del Memorial es un espacio público que pertenece a todos nuestros ejecutados y desaparecidos y si bien cayó un 28 de noviembre, el  10 de diciembre es también el Día Internacional de los Derechos Humanos, con esto más que claro el porqué realizar el recordatorio ese día y en ese lugar.

Debo señalar que justo este año con motivo del 11 de septiembre, me hallaba con una pancarta de mi compañero en la marcha y una señora se acerca a mi lado y me pregunta si tengo algún parentesco con la persona de la foto, le digo que sí, y ella me responde que vivió 6 años con Luis Alberto Barra García, el compadre que cayó junto con el Pepe cuando se retiraban del asalto al Banco del Estado de Peñaflor. Nos abrazamos con emoción y ahí me enteré que ella y sus hijos se habían enterado de su muerte casi 4 años más tarde. Qué triste su historia, qué pena el pensamiento que se les cruzaba por la mente de que había salido al exterior, pero cómo ni una letrita, qué ingrato. De ahí este último tiempo la fui a visitar y le propuse hacer un recordatorio en conjunto por los 20 años.

Entonces, mi idea es que quienes los conocieron den un testimonio, cuenten alguna anécdota, se rescate su perfil militante y humano, etc. Viene a mi memoria, Renard y Patricia que lo conocieron cuando militaban en las brigadas secundarias, el flaco Aguirre que estuvieron juntos en la Peni. El Adrián, el Chino Bertín, Nilda que militaban en el G-4 y que estuvieron juntos durante el Golpe, el hippie, etc, etc. Lo mismo para quien haya conocido a Luis Alberto Barra García, sé que cuando lo mataron él vivía con Valentina Alvarez, que participó también del asalto y estuvo varios años detenida. No supe qué fue de ella.

En fin, esta es la invitación para que nos puedan acompañar el 10 diciembre a las 11.00 horas en el Memorial del Cementerio General. Al final terminaremos con una velatón en el lugar y para eso les pido que cada uno lleve una vela como símbolo de la luz y energía que cada uno de nuestros compañeros emanaba.

Les abrazo a todos con mucho afecto,

Narda

.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Homenaje del Colectivo Acción Directa (CAD)

COMPAÑEROS LUIS ALBERTO BARRA GARCÍA Y JOSÉ MODESTO AMIGO LATORRE: PRESENTES EN LAS ACTUALES LUCHAS EN CONTRA DEL SISTEMA DE DOMINACIÓN CAPITALISTA Y EN LA CONSTRUCCIÓN DEL PROYECTO POPULAR.

Fue un 28 de noviembre de 1986.  Ese día alzaron su vuelo los Compañeros Luis Alberto Barra García (o Alejo, o el Pepe, o el Toño, o Alejandro) y José Modesto Amigo Latorre (El Malito). Ambos, Militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Los Compañeros, tras expropiar la sucursal del Banco del Estado de Peñaflor, se enfrentan a las fuerzas represivas, superiores en número y en capacidad militar.  Sin embargo, ellos, no se rindieron y resistieron hasta el último segundo de sus valiosas e imprescindibles vidas.

Su último combate terrestre, lo libran, precisamente en un año que se muestra como un dios bifronte: por una cara, una amplía radicalidad en las acciones y por otra, la instalación de la conciliación, la derrota, la concesión, la vacilación.  De hecho, para muchos, 1986 marca el inicio de la Segunda Derrota del Movimiento Popular y sus representaciones políticas.  Y los efectos de esa derrota todavía la podemos percibir en este 2012, pese al punto de inflexión que marcó el año 2011.

Luis Alberto Barra García, Médico Cirujano y Medicina General, caído en combate a los 44 años de edad, a sus 44 intensos años de edad.  Tras el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 fue detenido en Carahue, donde ejercía como médico y en donde era muy apreciado por el trabajo que realizaba como Director del Hospital de la ciudad.  Conducido a Temuko, junto a otros médicos, fue sometido a torturas y sólo pudo ser liberado gracias a los inmensos esfuerzos realizados por su hermana, durante meses.  Salió al exilio, donde pudo haber trabajado y vivir confortablemente.  Sin embargo, su compromiso y convicciones, su amor por la Revolución Social, le llevó a ser parte de la Operación Retorno, ingresando en forma clandestina al país en 1979.

Luis Alberto Barra García, o simplemente el Pepe, quienes tuvimos la dicha, la fortuna, de convivir con él, pudimos apreciar su alegría, sus momentos de descanso tocando la guitarra; regando pacientemente el jardín y el patio; atendiendo al perro proletario de la casa y los gatos; disfrutando de los episodios de la Pantera Rosa; escuchando Pedro Navaja o la Cotorra; leyendo los textos de Trotsky, Lenin y Marx; socializando los tres famosos primeros tomos de la Interpretación Marxista de la Historia de Chile del querido Luis Vitale; ante su máquina de escribir donde indefectiblemente comenzaba sus documentos con la palabra Camaradas; el Pepé y el hagamos humitas; el Pepé enseñándonos a jugar ajedrez, a ver la hora, ayudando en las tareas escolares; el Pepé respondiendo cualquier pregunta como si fuera una Enciclopedia; el Pepé comprando materiales para maestrear; el Pepe y sus Historias sobre Concepción; el Pepe y su inmensa alegría ante los avances de la Resistencia Popular; el Pepe y celebremos el día de la Madre; el Pepe comiendo almejas con queso; el Pepé viendo las noticias en el 13 o escuchando el show de noticias;  realizando sus ejercicios físicos habituales; los domingos yendo al Persa Bio Bio cuando de verdad era un Persa de valiosos cachureos y de vuelta las ricas guatitas con arroz; relatando los procesos de revolución social en Rusia o China; partiendo a Neltume para intentar rescatar a los 15 Compañeros que participaban en esa gesta, así de simple y así de complejo; el Pepé, participando de cuerpo presente en las acciones de recuperación, sin delegar responsabilidades, ejerciendo su deber; el 28 de noviembre de 1986 cae en combate el segundo hombre del MIR, según un artículo de la Vicaria de la Solidaridad .  Pero, más allá de los cargos o títulos, caía un Militante integral, un Revolucionario, un Hombre con mayúsculas, la prolongación de esa hermosa generación que quería tomar el cielo por asalto.

José Modesto Amigo Latorre (El Malo).  Dejemos que su Compañera exprese algunas impresiones del Compañero:

Queridos compañeros:

Pensé dejar pasar de largo los 20 años que se cumplen este 28 de noviembre de la caída de mi compañero, Pepe Amigo (El Malo), pero por más que me hacía la lesa me angustiaba día a día y me decía cómo va a pasar así no más sin que nadie tenga un solo pensamiento por él, un solo recuerdo de lo que significó, al menos para quienes tuvimos la suerte de compartir con él de conocerlo y de amarlo. Creo, y aunque muchos no estén de acuerdo con estas manifestaciones, no sé cuál será el mejor remedio para sacar afuera los dolores, no tengo la receta y me convencí que si bien no es una situación fácil, tenía que convocarlos, tenía que juntar a quienes lo conocieron y quisieron. Ese es todo el homenaje, si bien el Pepe no está sepultado en el Cementerio General sino con nuestro hijo en el Cementerio Metropolitano, el sitio del Memorial es un espacio público que pertenece a todos nuestros ejecutados y desaparecidos y si bien cayó un 28 de noviembre, el  10 de diciembre es también el Día Internacional de los Derechos Humanos, con esto más que claro el por qué realizar el recordatorio ese día y en ese lugar.

Debo señalar que justo este año con motivo del 11 de septiembre, me hallaba con una pancarta de mi compañero en la marcha y una señora se acerca a mi lado y me pregunta si tengo algún parentesco con la persona de la foto, le digo que sí, y ella me responde que vivió 6 años con Luis Alberto Barra García, el compadre que cayó junto con el Pepe cuando se retiraban del asalto al Banco del Estado de Peñaflor. Nos abrazamos con emoción y ahí me enteré que ella y sus hijos se habían enterado de su muerte casi 4 años más tarde. Qué triste su historia, qué pena el pensamiento que se les cruzaba por la mente de que había salido al exterior, pero cómo ni una letrita, qué ingrato. De ahí este último tiempo la fui a visitar y le propuse hacer un recordatorio en conjunto por los 20 años.

Entonces, mi idea es que quienes los conocieron den un testimonio, cuenten alguna anécdota, se rescate su perfil militante y humano, etc. Viene a mi memoria, Renard y Patricia que lo conocieron cuando militaban en las brigadas secundarias, el flaco Aguirre que estuvieron juntos en la Peni. El Adrián, el Chino Bertín, Nilda que militaban en el G-4 y que estuvieron juntos durante el Golpe, el hippie, etc, etc. Lo mismo para quien haya conocido a Luis Alberto Barra García, sé que cuando lo mataron él vivía con Valentina Alvarez, que participó también del asalto y estuvo varios años detenida. No supe qué fue de ella.

En fin, esta es la invitación para que nos puedan acompañar el 10 diciembre a las 11.00 horas en el Memorial del Cementerio General. Al final terminaremos con una velatón en el lugar y para eso les pido que cada uno lleve una vela como símbolo de la luz y energía que cada uno de nuestros compañeros emanaba.

Les abrazo a todos con mucho afecto,

Narda.

Han transcurrido 26 años desde ese aciago 28 de noviembre de 1986.  Mucha agua ha corrido bajo los diversos puentes.  Los Compañeros Luis Alberto Barra García y José Modesto Amigo Latorre, apenas son nombrados en la Historia del MIR.  Y coincidimos plenamente con aquellos que señalan que ya está bueno de vivir del pasado, de las leyendas.  Y coincidimos totalmente, pues los Compañeros no pertenecen al pasado.  Ellos, y todos los Compañeros y Compañeras que nos preceden en los actuales combates, nos miran desde el futuro.

Luis Alberto Barra García, el Pepe, ya tiene dos nietas y un tercero que viene en camino, que saben y sabrán de su amor por la más noble causa: La liberación Social y Humana.

El Colectivo Acción Directa (CAD), les rinde su merecido homenaje y cada día los recuerda en todas sus acciones.

Los Compañeros Luis Alberto Barra García y José Modesto Amigo Latorre, viven en el seno del PUEBLO, creando CONCIENCIA y aportando en la acumulación de fuerzas sociales y materiales que le permitirán a los Pueblos, los Trabajadores, los Estudiantes, los Explotados, a los Pobres de los Campos, las Ciudades, las Minas y los Puertos, arribar a la victoria final en pos de la Sociedad Socialista, sustentada en el Poder Popular, en transición a la sociedad sin clases.

A nuestros queridos Compañeros, les dedicamos las palabras de los Revolucionarios chinos al comienzo de su Revolución Social: “Los Compañeros no han muerto.  Se fueron por el río de la vida.  Ya volverán, con nuevas fuerzas”.

¡¡¡SÓLO LA LUCHA Y LA UNIDAD NOS HARÁN LIBRES!!!

¡¡¡QUE LA HISTORIA NOS ACLARE EL PENSAMIENTO!!!

.

COLECTIVO ACCIÓN DIRECTA.

Noviembre 28 de 2012.