Las voces de los Hijxs.Pablo Sepúlveda Allende : arresten a Henry Kissinger.

DestacadoLas voces de los Hijxs.Pablo Sepúlveda Allende : arresten a Henry Kissinger.

“Querida Noruega, arresta a Henry Kissinger, el hombre que planeó el golpe de Estado en el que mi abuelo fue asesinado”

Nieto de Allende pide arresto de Kissinger en Oslo por golpe militar en Chile.

Una familia que marcó la Historia reciente de Chile. Los Allende – Bussi y sus descendientes.

Pablo es hijo de Carmen Paz Allende, hija mayor del presidente Salvador Allende y de Héctor Sepúlveda; sobrino de Isabel Allende Bussi, presidenta del PSCH y ex presidenta del Senado. Pablo es primo hermano de Maya Fernández Allende, hija de Beatriz, la Tati, todos ellos figuras políticas.Su prima  Marcia Tambutti, hija de Isabel filmó la historia de la familia en su documental Mi abuelo Allende .

Es médico y vive en Venezuela .

(Noticia publicada en medios nacionales e internacionales)

 

por 11 diciembre 2016

Nieto de Allende pide arresto de Kissinger en Oslo por golpe militar en Chile
“A un gobierno que afirma defender la paz y los derechos humanos, como hace el noruego, ¿es mucho pedirle que un criminal de guerra con responsabilidad directa en genocidio, tortura y golpes de Estado sea declarado persona non grata o sea detenido y llevado ante la justicia según la ley internacional?”, consta en la carta.

Un nieto del expresidente Salvador Allende reclamó hoy a las autoridades noruegas que arresten al exsecretario de Estado de Estados Unidos Henry Kissinger, presente en Oslo estos días, por su apoyo al golpe militar de 1973 en Chile.

Resultado de imagen para "Querida Noruega, arresta a Henry Kissinger, el hombre que planeó el golpe de Estado en el que mi abuelo fue asesinado",

 

Kissinger viajó a Noruega por invitación del Instituto Nobel y la Universidad de Oslo, asistió ayer a la entrega del premio de la Paz al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos -con quien mantuvo una reunión privada-, y hoy pronunciará una conferencia con Zbigniew Brzezinski, antiguo consejero del expresidente Jimmy Carter.

El acto, que tiene el apoyo del Instituto Nobel, se celebrará en un aula de la universidad, y el hecho de que “ninguna de las víctimas de sus crímenes de guerra y políticas criminales” puedan intervenir, ni vayan a ser nombradas, es lo que ha convencido a Pablo Sepúlveda Allende de mandar una carta a esas instituciones.

En , carta que hoy reproduce el conservador  Aftenposten.no-el principal diario de ese país nórdico-, Sepúlveda Allende se muestra “conmocionado” por el “homenaje” a Kissinger, que considera una “ofensa”. (leer carta completa)

“A un gobierno que afirma defender la paz y los derechos humanos, como hace el noruego, ¿es mucho pedirle que un criminal de guerra con responsabilidad directa en genocidio, tortura y golpes de Estado sea declarado persona non grata o sea detenido y llevado ante la justicia según la ley internacional?”, consta en la carta.

Sepúlveda Allende pregunta también al Instituto Nobel si nadie en esta institución tiene “el valor y la moral suficientes” para retirarle a Kissinger el Nobel que se le otorgó en 1973 por el acuerdo de paz en Vietnam y reparar una “injusticia histórica” en vez de homenajearlo con un acto que es “una vergüenza histórica”.

El nieto del expresidente chileno resalta que está “bien documentada” la participación de Kissinger en el golpe de Pinochet y otros golpes y “campañas de terror político” en Sudamérica y en otras partes del mundo.

“Noruega les abrió las puertas a miles de chilenos que huían de un régimen de terror, por eso es incomprensible que Kissinger sea recibido y homenajeado en Noruega con motivo de la entrega del Nobel de la Paz”, escribe Sepúlveda Allende.

Para mayor información

 Amy Goodman

Kerry, Kissinger y el otro 11 de septiembre

El único motivo por el que se debería buscar a Henry Kissinger es para llevarlo ante la justicia, al igual que Pinochet.

Henry Kissinger and Augusto Pinochet

Mientras la intervención militar del Presidente Barack Obama en Siria parece haberse postergado por el momento, llama la atención que el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se haya reunido el 11 de septiembre con uno de sus predecesores, Henry Kissinger, supuestamente para hablar de la estrategia de las próximas negociaciones sobre Siria con funcionarios rusos. La reunión entre Kerry y Kissinger y la oposición pública al ataque a Siria, que ambos apoyan, deberían mirarse a través del espejo de lo sucedido el 11 de septiembre, pero de 1973.

Aquel día, hace 40 años, el presidente democráticamente electo de Chile, Salvador Allende, fue derrocado violentamente mediante un golpe de Estado que contó con el apoyo de Estados Unidos. El General Augusto Pinochet asumió el control del país y dio inicio a diecisiete años de un régimen militar de terror, en el que más de 3.000 chilenos fueron asesinados y desaparecidos, alrededor del mismo número de personas que murieron el 11 de septiembre de 2001. Allende, que era socialista, contaba con mucho apoyo popular en su país, pero sus políticas eran el anatema de las élites de Chile y Estados Unidos, por lo que el entonces Presidente estadounidense, Richard Nixon, y su Secretario de Estado y asesor de seguridad nacional, Henry Kissinger, apoyaron el intento de derrocarlo.

El papel que desempeñó Kissinger en la planificación del golpe de Estado en Chile en 1973 queda más claro a medida que pasan los años y surgen nuevos documentos, que el propio Kissinger intentó mantener en secreto. Peter Kornbluh, de la organización sin fines de lucro National Security Archive (Archivo de Seguridad Nacional), ha revelado las pruebas durante años, y recientemente actualizó su libro “Pinochet: los archivos secretos”.

El archivo Pinochet

Kornbluh* me dijo que Kissinger “fue el principal responsable de idear la política para derrocar a Allende e incluso de apoyar a Pinochet y las violaciones de los derechos humanos que ocurrieron durante su régimen”. Afirmó que Kissinger “presionó a Nixon para que asumiera una política agresiva, pero encubierta, para lograr derrocar a Allende, desestabilizar su capacidad de gobernar y generar lo que Kissinger denominó ‘un clima golpista’”.

El régimen de Pinochet fue violento, represivo y un aliado cercano de Estados Unidos. Pinochet formó alianzas con otros regímenes militares de América del Sur, que crearon el “Plan Cóndor”, una campaña de terrorismo de Estado y asesinatos coordinados en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. El Plan Cóndor incluso llegó a las calles de Washington D.C. cuando, el 21 de septiembre de 1976, el ex embajador chileno en Estados Unidos durante el gobierno de Allende, Orlando Letelier, fue asesinado junto a su asistente, un ciudadano estadounidense llamado Ronni Moffitt, en un atentado con coche bomba perpetrado por la policía secreta de Pinochet en la zona de las embajadas, a apenas unas cuadras de la Casa Blanca.

Finalmente, tras la creciente condena mundial y la resistencia no violenta dentro del país, el régimen de Pinochet se vio obligado a realizar un plebiscito en el que se decidiría si Pinochet debía continuar como dictador en Chile. La población rechazó al gobierno de Pinochet con un “NO” rotundo, y dio paso a la actual era democrática en Chile.

Al menos dos ciudadanos estadounidenses fueron asesinados durante el golpe de 1973. Charles Horman y Frank Teruggi viajaron a Chile para ser testigos de la experiencia democrática que se estaba desarrollando en el país. Trabajaban como escritores y periodistas. Su secuestro y asesinato por parte de las fuerzas de Pinochet, con la posible colaboración del Gobierno estadounidense, fueron representados en la película “Desaparecido” del director Costa Gavras, con Jack Lemmon y Sissy Spacek como protagonistas. En Chile, la película “Desaparecido” fue prohibida por el régimen de Pinochet. Con motivo del 40 aniversario del golpe de Estado, la viuda de Charles Horman, Joyce Horman, realizó una ceremonia conmemorativa en la ciudad de Nueva York. El evento fue organizado por la fundación Charles Horman Truth Foundation y atrajo a cientos de personas, muchas de las cuales formaron parte del Gobierno de Allende, perdieron familiares durante la dictadura, o se vieron obligadas a exiliarse de Chile durante aquellos terribles años.

Entre los asistentes estaba Juan Garcés, un ciudadano español que fue asesor personal del Presidente Allende. Garcés estaba con Allende en el Palacio de la Moneda el 11 de septiembre de 1973. Poco antes de que el palacio fuera bombardeado por la fuerza aérea, Allende acompañó a Garcés a la puerta y le dijo que saliera y le contara al mundo lo que había sucedido aquel día.

Allende murió durante el golpe, y Garcés apenas logró escapar de Chile con vida. Años después presentó una denuncia penal contra Pinochet, y finalmente logró que se lo arrestara en Gran Bretaña en 1998, donde Pinochet permaneció detenido durante 504 días. Si bien finalmente Pinochet pudo regresar a Chile, más tarde fue procesado allí y tuvo que afrontar un juicio y la prisión. Murió en 2006 bajo arresto domiciliario a los 91 años de edad.

Hoy en día, Juan Garcés considera que hay alarmantes similitudes entre la represión en Chile y las actuales políticas estadounidenses: “Realizan entregas extraordinarias, ejecuciones extrajudiciales. Tienen centros de detención secretos. El recurso de habeas corpus es ineficaz. Me preocupa mucho que los mismos métodos que se utilizaron en Chile durante la dictadura, con el conocimiento y el apoyo del Gobierno de Nixon y Kissinger, ahora se estén utilizando en muchos países, con otra excusa, con el apoyo de Estados Unidos. Considero que es algo muy peligroso para todos”.

En lugar de reunirse con Kissinger para buscar asesoramiento, John Kerry debería apoyar la paz y consultar a personas como Garcés, que han dedicado su vida a luchar por esa causa. El único motivo por el que se debería buscar a Henry Kissinger es para llevarlo ante la justicia, al igual que Pinochet.

The Pinochet File

*Peter Kornbluh

Peter Kornbluh dirige el Proyecto de Documentación de Cuba y Chile del Archivo de Seguridad Nacional. Él es el autor de la Bahía de Cochinos desclasificados: El informe secreto de la CIA en la invasión de Cuba y The Pinochet File: Un Dossier desclasificados en Atrocidad y rendición de cuentas y un co-autor (con Laurence Chang) de la Crisis de los Misiles de 1962: Un Nacional Archivo de seguridad Documentos lector y (con Malcolm Byrne) de El escándalo Irán-Contras: La Historia desclasificados , todos publicados por The New Press. Vive en Washington, DC

INFORME CHURCH USA. ACCIÓN ENCUBIERTA EN CHILE 1963-1973.

INFORME CHURCH USA.  ACCIÓN ENCUBIERTA EN CHILE 1963-1973.

Acción Encubierta en Chile 1963-1973.


94o Congreso primero COMITÉ sesión de impresión

ACCIÓN ENCUBIERTA EN CHILE 1963-1973

Personal Informe de la Comisión Especial para Estudiar las Operaciones Gubernamentales en Relación a Actividades de Inteligencia

Senado de Estados Unidos

18 de diciembre 1975

Impreso por el uso del Comité Selecto Estudiar las Operaciones Gubernamentales en Relación a Actividades de Inteligencia

EEUU Imprenta del Gobierno 63-372

Washington: 1975

Nota: Desde el 04 de diciembre 1975 la audiencia del Comité Selecto tiene, en el curso de su investigación continua reciba nueva información que completa las siguientes secciones del Informe del Personal de Acción Encubierta en Chile: Sección III.A.4, el papel de la Multinacional Corporaciones; Sección IV.B.1.e, Estimaciones de Inteligencia y Acción Encubierta; y la Sección IV.C, Supervisión del Congreso. Toda la información pertinente sobre lo anterior se refleja en el Informe Final de la Comisión Especial para el Senado.


Comité Senatorial Selecto ESTUDIAR GUBERNAMENTALES OPERACIONES CON RESPECTO A LAS ACTIVIDADES DE INTELIGENCIA

FRANCK CHURCH, Idaho, Presidente

JOHN G. TORRE, Texas, Vicepresidente

PHILIP, A. HART, Michigan HOWARD BAKER H., Jr, Tennessee -. WALTER F. MONDALE, Minnesota Barry Goldwater, de Arizona – WALTER D. HUDDLESTON, Kentucky CHARLES McC. . MATTHIAS, Jr, Maryland – ROBERT MORGAN, Carolina del Norte RICHARD Schweiker, Pensilvania – GARY HART, Colorado – HOWARD H. Baker, Jr., Tennessee – Barry Goldwater, de Arizona – CHARLES McC. MATHIAS, Jr., Maryland – RICHARD Schweiker, Pensilvania

WILLIAM G. MILLER, Personal Directora

FREDERICK AO SCHWARZ, Jr., Consejero Principal

CURTIS R. SMOTHERS, Asesor de la minoría

AUDREY Hatry, Secretario del Comité


Prefacio

Las declaraciones de los hechos contenidos en este informe son verdaderas en la medida de la capacidad del personal del Comité para determinarlos. El informe y cualquier juicio expresado en ella son provisionales. Varias áreas son más que tocaron; investigación en estas áreas continúa. El propósito del informe es establecer los hechos básicos de la acción encubierta en Chile para que el Comité pueda celebrar audiencias públicas.

Este informe se basa en una extensa revisión de los documentos de la Agencia Central de Inteligencia, el Departamento de Estado y de Defensa, y el Consejo de Seguridad Nacional; y en el testimonio de los funcionarios y ex funcionarios. Con pocas excepciones, los nombres de los chilenos y de instituciones chilenas se han omitido para evitar fuentes de inteligencia reveladores y los métodos y limitar daños innecesarios a chilenos que cooperaron con la Agencia Central de Inteligencia. El informe, sin embargo, transmitir una imagen precisa de los alcances, objetivos y magnitud de la acción encubierta de los Estados Unidos en Chile.


Tabla de contenidos

I. Resumen y Antecedentes

II. La gama de Acción Encubierta en Chile

III. Principales Programas de Acción Encubierta y sus Efectos

IV. Chile: Autorización, Evaluación y Supervisión

Conclusiones preliminares V.

Apéndice. Cronología: Chile 1962-1975


Acción Encubierta en Chile: 1963-1973.

I. Resumen y Antecedentes

A. Sinopsis: Acción Cubierta en Chile

Participación encubierta de Estados Unidos en Chile en la década entre 1963 y 1973 fue extensa y continua. La Agencia Central de Inteligencia gastó tres millones de dólares en un esfuerzo por influir en el resultado de las elecciones presidenciales chilenas 1964. Ocho millones de dólares se gastaron, en secreto, en los tres años entre 1970 y el golpe militar en septiembre de 1973, con más de tres millones de dólares gastados en el año fiscal 1972 a solas. (1)

No es fácil para dibujar un cuadro ordenado en torno a lo que era “acción encubierta”. La gama de actividades clandestinas llevadas a cabo por la CIA incluye acción encubierta, recolección de inteligencia clandestina, el enlace con la policía local y los servicios de inteligencia y contrainteligencia. Las distinciones entre los tipos de actividades se reflejan en las disposiciones organizativas, tanto en la Sede como sobre el terreno. Sin embargo, no siempre es tan fácil distinguir los efectos de las diversas actividades. Si la CIA proporciona apoyo financiero a un partido político, esto se llama “acción encubierta”; si la Agencia desarrolla un “activo” pagado en el partido con el propósito de la recopilación de información, el proyecto es “la recolección de inteligencia clandestina”.

El objetivo de la acción encubierta es de impacto político. En las relaciones secretas mismo tiempo desarrolladas para la recolección clandestina de inteligencia también pueden tener efectos políticos, a pesar de que no se intenta por parte de funcionarios estadounidenses para manipular las relaciones para obtener beneficios políticos a corto plazo. Por ejemplo, en Chile entre 1970 y 1973, la CIA y los contactos agregado militar estadounidense con los militares chilenos con el propósito de la recolección de inteligencia permitieron a los Estados Unidos para mantener la comunicación con el grupo más propenso a tomar el poder del presidente Salvador Allende.

¿Qué hizo encubierta dinero de la CIA comprar en Chile? Se financia actividades que cubren un amplio espectro, desde la manipulación simple propaganda de la prensa para el apoyo a gran escala para los partidos políticos chilenos, desde encuestas de opinión pública a los intentos para fomentar un golpe militar directa. El alcance de las actividades “normales” de la estación de la CIA en Santiago incluía la colocación de material dictado Estación en los medios chilenos a través de los activos de propaganda, el apoyo directo de las publicaciones, y los esfuerzos para oponerse a los comunistas y de izquierda influencia en organizaciones estudiantiles, campesinas y laborales .

Además de estas actividades “rutinarias”, la estación de la CIA en Santiago fue varias veces llamados a emprender grandes proyectos específicos.

Cuando los funcionarios de alto nivel en Washington percibían peligros especiales, u oportunidades, en Chile, se desarrollaron proyectos especiales de la CIA, a menudo como parte de un paquete más amplio de acciones de Estados Unidos. Por ejemplo, la CIA gastó más de tres millones de dólares en un programa electoral en 1964.

Media década después, en 1970, la CIA involucrado en otro esfuerzo especial, esta vez a petición expresa del presidente Nixon y bajo el mandato de no informar a los Departamentos de Estado y Defensa o del Embajador del proyecto. Tampoco fue la Comisión 40 (2) siempre informado. La CIA intentó, directamente, fomentar un golpe militar en Chile. Pasó tres armas a un grupo de oficiales chilenos que planearon un golpe de Estado. Comenzando con el secuestro de Chile Comandante en Jefe del Ejército René Schneider. Sin embargo, se devolvieron esas armas. El grupo que organizó el secuestro fallido de Schneider, lo que resultó en su muerte, al parecer, no era el mismo que el grupo que recibió las armas de la CIA. (3)

Cuando el intento de golpe fracasó y Allende fue inaugurado Presidente, la CIA fue autorizada por la Comisión 40 para financiar grupos de la oposición a Allende en Chile. El esfuerzo fue enorme. Ocho millones de dólares se gastaron en los tres años entre la elección de 1970 y el golpe militar en septiembre de 1973. El dinero estaba amueblada con organizaciones de medios de comunicación, a los partidos políticos de la oposición y, en cantidades limitadas, a las organizaciones del sector privado.

Numerosas acusaciones se han hecho alrededor de US actividades encubiertas en Chile durante 1970-1973. Varios de ellos son falsos; otros son una verdad a medias. En la mayoría de los casos, la respuesta a las alegaciones mus ser calificado:

Fue Estados Unidos DIRECTAMENTE involucrados, secretamente, en el golpe de 1973 en Chile? La Comisión no ha encontrado ninguna evidencia de que se trataba. Sin embargo, Estados Unidos buscó en 1970 para fomentar un golpe militar en Chile; después de 1970 se adoptó una política tanto abierta y encubierta, de la oposición a Allende; y se mantuvo en contacto con la inteligencia los militares chilenos, incluyendo los oficiales que participaron en el complot golpista.

¿Acaso los EE.UU. proporcionamos apoyo encubierto a golpear camiones propietarios u otros huelguistas durante 1971-73? La Comisión 40 no aprobó ningún tipo de apoyo. Sin embargo, los EE.UU. pasamos dinero a grupos del sector privado que apoyaban a los huelguistas. Y en al menos un caso, una pequeña cantidad de dinero de la CIA fue pasado a los huelguistas por una organización del sector privado, en contra de las reglas básicas de la CIA. ¿Acaso los EE.UU. proporcionamos apoyo encubierto a organizaciones terroristas de extrema derecha durante 1970-73?

La CIA dio apoyo en 1970 a un grupo cuya tacticts se hizo más violenta en el tiempo. A través de 1971 ese grupo recibió pequeñas sumas de dinero estadounidense a través de terceros con fines específicos. Y es posible que el dinero fuera entregado a estos grupos de la extrema derecha de los partidos políticos de la oposición apoyada por la CIA.

El modelo de acción encubierta de los Estados Unidos en Chile es llamativo, pero no el único.Surgió en el contexto no sólo de la política exterior de Estados Unidos, sino también de la participación de Estados Unidos encubierta en otros países dentro y fuera de América Latina. La escala de la participación de la CIA en Chile fue inusual pero de ninguna manera sin precedentes.


B. Cuestiones.

El caso chileno plantea la mayor parte de las cuestiones relacionadas con la acción encubierta como un instrumento de la política exterior de Estados Unidos. Constaba de larga participación, con frecuencia pesado en la política chilena: se trataba de la gama de métodos de acción encubierta, salvo las operaciones militares encubiertas única; y reveló una variedad de diferentes procedimientos de autorización, con diferentes implicaciones para la supervisión y control. Como un caso de acción encubierta de Estados Unidos, los juicios de acciones pasadas se enmarcan no por su propio bien; sino que están destinadas a servir de base para la formulación de recomendaciones para el futuro.

Las preguntas básicas son fácilmente declararon:

(1) ¿Por qué los Estados Unidos de montaje en un amplio programa de acción encubierta como en Chile? ¿Por qué fue que el programa continuó y luego se expandió en la década de 1970?

(2) ¿Cómo fue este gran programa de acción encubierta autorizado y ordenado? ¿Qué papeles se jugaron por el Presidente, el Comité 40, la CIA, los Embajadores y el Congreso? (3) no nos los responsables políticos tienen en cuenta las sentencias de los analistas de inteligencia en Chile cuando se formularon y aprobaron las operaciones encubiertas de Estados Unidos? ¿La experiencia chilena ilustrar un conflicto inherente entre el papel del director de la CIA como productor de la inteligencia y su papel de un gerente de operaciones encubiertas?

(4) ¿La amenaza percibida en Chile justificar el nivel de respuesta de Estados Unidos? ¿Cuál fue el efecto de estos grandes programas concentradas de acción política encubierta en Chile? ¿Cuáles fueron los efectos, tanto en el extranjero y en el país, de las relaciones que se desarrollaron entre las agencias de inteligencia y de América corporaciones multinacionales con sede?

Leer artículo completo en http://www.derechos.org/nizkor/chile/doc/covert.html