Testimonios acusan a Cheyre.

Testimonios acusan a Cheyre.

Informe delata participación de Cheyre en “La Caravana de La Serena”

Diario Uchile | Jueves 24 de septiembre 2015 

http://radio.uchile.cl/2015/09/24/informe-delata-participación-de-cheyre-en-la-caravana-de-la-serena

juan-emilio-cheyre-600x330

Claves: ,

En mayo de 2015, un informe de Policía de Investigaciones recogió siete testimonios que daban cuenta de la relación de Juan Emilio Cheyre con torturas cometidas en el caso conocido como “La Caravana de la Serena”. La investigación derivada de la Caravana de la Muerte ya tuvo su primer enfrentamiento en tribunales, cuando en octubre de 2013, la Quinta Sala de la Corte de Apelaciones rechazó procesar al ex comandante en jefe del Ejército.

Sin embargo, y pese a que en el argumento de Cheyre se insiste en citar la resolución de la Corte de Apelaciones cuando se le consulta por su responsabilidad en los hechos,The Clinic reveló que nuevos testigos habrían interpuesto querellas, la primera en mayo de 2014 por los familiares de Carlos Enrique Alcayaga Varela. A esta, se suman al proceso testimonios de víctimas de torturas cometidas en el Regimiento Arica (Hoy Infantería n° 21 de Coquimbo), quienes buscan poder reabrir el proceso en contra de Cheyre, Ariosto Lapostol y al médico Guido Díaz Paci “así como de todos los que resulten responsables, en su calidad de autor, cómplice o encubridor, de los delitos de secuestro calificado seguido de homicidio calificado” de los 15 prisioneros políticos que fueron acribillados en ese recinto militar.

El abogado querellante Cristián Cruz explica que existen antecedentes para solicitar el procesamiento del general en retiro. “Cheyre siempre descolló por el trato a los presos, era quien manejaba el destino de los detenidos, y quien se paseaba constantemente por la fiscalía militar en tiempos de guerra, por eso es visto por una multiplicidad de personas en un período extenso de tiempo”.

Según los relatos contenidos en las declaraciones de las víctimas, Cheyre es recordado como un hombre “severo” y temido por todos. Entre los episodios narrados recuerdan torturas ordenadas por el ex comandante en jefe del Ejército. Algunas de ellas, la utilización de corriente en los genitales, golpes y amedrentamientos de todo tipo.

“En el lugar me ordenan sacarme la camisa y corbata, y comenzaron los golpes de pies puños y en reiteradas ocasiones me golpeaban con un objeto contundente tipo martillo pequeño en los codos; asimismo recuerdo que me cortaron el pecho con una cuchilla (tipo Gillette) obligándome a persignarme; me quemaron el pecho con cigarrillo y fósforos, todo esto mofándose de mi religión: me tiraron a un pozo con fecas, con la finalidad de ahogarme; simulaciones de fusilamientos, esta situación duró toda la tarde, fue lo más duro que he vivido, me golpearon brutalmente”, se recoge en uno de los relatos, cuya orden habría dado el propio Cheyre.

En la conclusión del documento, se explica que los testimonios tendrían veracidad, sobre todo porque en ellos la figura de Juan Emilio Cheyre es transversal. “Dejando establecido que el oficial tenía injerencia y mando sobre los detenidos, lo cual se sustenta en que varios testigos lo conocían con anterioridad al día 11 de septiembre del año 1973, producto de las diferentes reuniones de trabajo gubernamentales que se sostenían en conjunto con el comandante Ariosto Lapostol Orrego, quien siempre era acompañado por el teniente Juan Emilio Cheyre Espinoza”.

En su declaración, el hoy miembro del directorio del Servel insistió en que el tema había quedado zanjado en 2013: “He recibido sus preguntas, las que de acuerdo a su requerimiento original aludirían al caso que lleva la ministra Patricia González. Al respecto, puedo señalar que no tengo responsabilidad alguna en los hechos en que se me intenta involucrar, que los tribunales nunca me han imputado participación directa o indirecta en este caso, y que ello fue ratificado de manera unánime por la Quinta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago en octubre de 2013”, dijo por correo electrónico a The Clinic.

Al, finalizar el correo, Cheyre dijo que agradecía el interés y la oportunidad de expresar “a través de su medio mi firme compromiso con la justicia y la verdad”.

Ex-Menores se querellan contra excomandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, y otros dos militares,

Justicia acoge una querella contra Juan Emilio Cheyre

photo_1379963868326-1-HD.jpg

Tres hermanas presentaron una denuncia contra el exjefe del Ejército por hechos ocurridos a fines de 1973, la que fue acogida por Corte de Apelaciones
 | 24 SEPTIEMBRE 2013 –  POR GUILLERMO ALDAY

querella contra Juan Emilio Cheyre

Las hermanas Monroy Rodríguez. De izquierda a derecha Yelena, Marianela, Mónica y Natacha, tres de las cuales presentaron la querella contra Juan Emilio Cheyre. Fotografía: Andrea Cantillanes
La Corte de Apelaciones de La Serena iniciará una investigación contra el excomandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, y otros dos militares, por hechos ocurridos entre los años 1973 y 1974 en la ciudad de La Serena.

LA FRASE

Él (Cheyre) venía supuestamente con una orden de la Fiscalía Militar y se identificó con su cargo de teniente

Mónica Monroy

La familia de las hermanas Natacha, Yelena y Marianela Monroy Rodríguez presentó el pasado 10 de septiembre la querella en la que se acusa a Cheyre de haber dirigido en octubre de 1973 el allanamiento de su casa y la detención de su madre Elena Rodríguez, militante socialista, y las tres niñas, en ese entonces de uno, tres y doce años de edad. El ministro en visita de la Corte de Apelaciones de La Serena, Jaime Franco, acogió a trámite la querella en contra de Cheyre y ya habría dado las órdenes para que se les tome una declaración a los denunciantes y se realicen peritajes psicológicos. Cheyre fue comandante en jefe del Ejército chileno entre 2002 y 2006, durante el gobierno de Ricardo Lagos, y desde el cargo hizo un mea culpa en nombre de la institución por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante el régimen militar. El pasado enero asumió la presidencia del Servicio Electoral (SERVEL), pero tuvo que renunciar en agosto, aunque no al directorio del organismo, al reflotar las acusaciones que lo vinculan a otro controvertido hecho ocurrido también en La Serena. En aquella época, Cheyre entregó en un convento a Ernesto Lejderman, que tenía dos años, después de que un pelotón de soldados asesinara a los padres del niño, el argentino Bernardo Lejderman y la mexicana María Rosario Ávalos. Cheyre ya dijo en su momento que se limitó a entregar el bebé a las monjas por orden superior y que hasta 1998 no supo la verdad de lo ocurrido. RELATO. En entrevista con diario El Día, Natacha, Marianela y Yelena Monroy Rodríguez recordaron que eran menores de edad cuando el 6 de octubre de 1973, una patrulla militar llegó a su casa para buscar a su madre, Elena Rodríguez, por sus vínculos con el socialismo. Otra de las hermanas y que no fue parte de la denuncia, Mónica Monroy Rodríguez (51) recuerda que la patrulla militar se presentó en su casa alrededor de las once de la mañana. “La patrulla militar irrumpió en la casa violentamente, rompiendo la puerta con un culatazo y gritando con insultos y garabatos que buscaban a mi mamá”.  “Nosotros pensábamos que nos iban a matar porque siempre estaban apuntándonos con la metralleta contra la muralla”, relata. Todos los hechos serán a partir de ahora materia de una investigación.

Acerca del Autor

Guillermo Alday

Periodista
Periodista. Jefe de Informaciones El Día.