Guillermo González Betancourt Asesino sin conciencia sin libertad condicional.

Guillermo González Betancourt  Asesino sin conciencia sin libertad condicional.
Suprema rechaza amparo Guiillermo González Betancourt: Había solicitado libertad condicional

21 septiembre, 2015 

2015_09_21_caso_degollados_gonzalez

“No se vislumbra en la denegatoria de la libertad condicional, en consecuencia, alguna afectación de la libertad personal y seguridad individual del amparado que sea contraria a la Constitución y las leyes, de modo que el recurso será desechado”, sostiene el fallo.

La Corte Suprema rechazó el recurso de amparo presentado por la defensa de Guillermo González Betancourt, condenado a presidio perpetuo en el denominado caso Degollados, en contra de la decisión de la Comisión de Libertad Condicional de la Corte de Apelaciones de Santiago que le denegó dicho beneficio a su representado.

En fallo unánime, la Segunda Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Carlos Künsemüller, Haroldo Brito, Lamberto Cisternas y los abogados integrantes Jean Pierre Matus y Jaime Rodríguez– ratificaron el rechazo del recurso cautelar por considerar que la Comisión de Libertad Condicional actuó apegada a la ley al denegar el beneficio a González Betancourt, quien no ha tomado conciencia del delito por el que fue condenado.

“Que la denegatoria de la libertad condicional se basó, según consta en la resolución de la Comisión de 04 de mayo del año en curso, en el informe psicológico del sentenciado aportado por Gendarmería, que da cuenta que no ha adquirido una adecuada conciencia del delito cometido, del daño y el mal causado con el mismo y no ha demostrado una real disposición al cambio”, expresa la sentencia.

2015_09_21_caso_degollados_gonzalez2

“Tales circunstancias, en concepto del órgano resolutivo, permitieron concluir que requiere un mayor tiempo de evaluación para comprobar que se encuentra corregido y rehabilitado para la vida social.  De lo anterior es posible establecer que la Comisión ha actuado con apego a la legalidad, puesto que ha fundado la decisión de denegar la libertad condicional, acudiendo para ello a los antecedentes que le fueron proporcionados para su análisis, siguiendo el procedimiento previsto en el DL N° 321 de 1925 sobre libertad condicional y su reglamento, contenido en el Decreto 2442, precisa la Corte Suprema.

“No se vislumbra en la denegatoria de la libertad condicional, en consecuencia, alguna afectación de la libertad personal y seguridad individual del amparado que sea contraria a la Constitución y las leyes, de modo que el recurso será desechado”, sostiene el fallo.

2015_09_21_caso_degollados_gonzalez3

Dilemas Éticos, Memoria y 40 años del Golpe Militar. Andres Vera Quiroz.

Dilemas Éticos, Memoria y 40 años del Golpe Militar

compartido de http://www.dilemas.cl

MEMORIA
LUNES, 16 SEPTIEMBRE 2013 

Por detrás de mi voz – escucha, escucha – Otra voz canta. Viene de atrás, de lejos; Viene de sepultadas Bocas, y canta. No son sólo memoria, Son vida abierta, Continua y ancha; Son camino que empieza. (Daniel Viglietti, Otra voz canta)

Los dilemas éticos, también conocidos como dilemas morales, han sido una dificultad para teóricos de la ética desde los tiempos de Platón. Un dilema ético es una situación en donde los preceptos morales o las obligaciones éticas entran en conflicto de forma que cualquier solución posible al dilema es moralmente intolerable. En otras palabras, un dilema ético es cualquier situación en donde los principios morales que te guían no pueden determinar qué curso de acción es el correcto o incorrecto. La memoria como hemos expresado anteriormente no es tan sólo el acto de recordar lo bueno y lo malo, sino que trasciende a esa dicotomía, incluso cayendo en el abuso de la misma. En el transcurso del siglo XX, los régimens totalitarios revelaron la existencia de un peligro hasta entonces insospechado: la manipulación completa de la memoria. No es que en el pasado se haya ignorado la destrucción sistemática de documentos y monumentos, lo que es una manera brutal de orientar la memoria de una sociedad. Se sabe, como un ejemplo lejano en tiempo y espacio, que el emperador azteca Itzcoatl, a mediados del 1440, ordenó que desaparecieran las estelas y los libros para poder recomponer la tradición a su manera; los conquistadores españoles, un siglo más tarde, se propusieron a su vez  borrar y quemar los rastros que daban testimonio de la antigua grandeza de los vencidos. Pero, al no ser totalitarios, esos regímenes atacaron sólo los depósitos oficiales de la memoria, dejando que sobrevivieran muchas otras formas, por ejemplo los relatos orales o la poesía. Habiendo comprendido que la conquista de las tierras y de los hombres pasa por la de la información y la comunicación, las tiranías del siglo XX sistematizaron su manipulación e intentaron controlarla hasta en sus ángulos más recónditos. Desde entonces, comprendemos por qué la memoria se ha visto revestida de tal prestigio a los ojos de los enemigos del totalitarismo, y no sólo a los de ellos porque otras tiranías actuales también han intentado combatir la memoria. Sin embargo, si generalizamos, el elogio incondicional de la memoria y el menosprecio ritual del olvido se vuelven, a su vez, problemáticos. La carga emotiva de todo lo que se refiere a un pasado doloroso es inmensa. Hace pocos días, se han cumplido 40 años del golpe militar que significó el inicio de una larga dictadura opresiva, cruel y violenta. Y digo golpe militar y dictadura, como dos elementos de una misma acción, pues los debates que se han instalado al menos a nivel político son justificar la asonada militar, es decir, el bombardeo al Palacio de la Moneda pero no lo que comienza a suceder el día después y que se prolongó hasta marzo de 1990. Esa forma de mirar la memoria, la historia y seguramente los procesos, debe tener estrecha relación tensionante entre los “cómplices pasivos y activos”, entre los “autocomplacientes y los autoflaglantes”. Si no fuese así, no se explica, los meas culpas de diversos sectores políticos, entrevistas televisivas, radiales y similares, testimonios dando cuenta de esos procesos, significantes y resignificaciones, llegando al perdón de algunos cómplices pasivos… Pero que es el perdón?, dependiendo de las culturas y religiones esta palabra cargada de valores y contradicciones tiene amplios significados, para estos efectos entenderemos al perdón como una acción individual dirigida hacia el ofendido, para que este  no sienta resentimiento, por lo tanto renunciando a una potencial venganza u reclamación de castigo. Pero el perdón no debe confundirse nunca con el olvido de la ofensa recibida. Perdones, más allá si son correctos, decisiones individuales, aisladas sólo mirando al pasado y no al futuro, Juan Emilio Cheyre Espinosa renuncio a su cargo en Servel, el ex presidente Ricardo Lagos Escobar y otros lo respaldan, “era un joven teniente de 25 años”, opinaron… y el “Nunca Más” promovido en aquel gobierno, en que situación queda y/o quedará… seguramente nadie lo sabe ni sabrá. Hace unos días atrás, como una nueva afrenta, alguna prensa de alta moral, entrevisto al ex general Manuel Contreras Sepúlveda, manifestó “que duerme tranquilo”, y que los “detenidos desaparecidos están todos en el Cementerio General”… en ese mismo tenor su secretaria en los tiempos de la DINA, Adriana Rivas, indicó que las torturas “eran necesarias para quebrantar a la gente”. Sobre los dichos anteriores podemos citar a la filósofa Hannah Arendt y su expresión “banalidad del mal”, que expresa que algunos individuos actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos. No se preocupan por las consecuencias de sus actos, sólo por el cumplimiento de las órdenes. La tortura, la ejecución, la desaparición no son consideradas a partir de sus efectos o de su resultado final, con tal que las órdenes para ejecutarlos provengan de estamentos superiores. Este aniversario seguramente será recordado por las disimiles actividades, actos, ensayos, seminarios, discusiones de forma, con algunas frases hechas del bronce en año electoral, y con los decenas de perdones y auto perdones, pero humildemente este nuevo aniversario debió haber traído un aumento de Verdad y mejoramiento en la Justicia, y no cabe duda una enorme y utópica marcha desde la muerte a la vida. Esta fecha, implica un recuerdo gris, como ese día, con olor a humo y ruido de aviones bombardeando un sueño, un quiebre importante en las vidas por la violencia de ese día y los 17 años de dictadura que le siguieron. Para otros, los menos seguramente, es una fecha que evoca el Himno Nacional, imágenes de banderas saludando a los militares y brindis de champaña a la salud de la liberación de la patria del “cáncer marxista”. Esas imágenes resumen ese “11”, cabe expresar que son diversos y cambiantes los significados y sentidos levantados a ese día, porque la memoria no es una facultad dicotómica ni bipolar: es una construcción que se realiza en tiempo presente, que no se puede explicar en la metáfora del blanco y negro. Como dice Jelin, “la memoria es un territorio en disputa”, que implica luchas, batallas, tensiones, porque en la construcción y significación de ese pasado se está jugando la edificación del presente y del futuro. Las conmemoraciones fundan un buen instante para recordar, y recordar implica volver a pasar por nuestra mente imágenes, colores, olores, sensaciones, ideas y afectos que nos remiten a lo ya vivido. Sobre la imagen del Palacio de La Moneda ardiendo en llamas, comienzan a aparecer otros relatos, memorias que antes no encontraban una escucha social, por ejemplo, las resistencias individuales u colectivas en algunas fábricas de los cordones industriales o zonas del país. Septiembre, es una estación para recordar y homenajear a quienes ya no están, cuyos proyectos y sueños continúan teniendo sentido hoy; para reflexionar sobre los límites y alcances de la condición humana; para discutir y decidir qué tipo de país queremos tener; que nos interroga respecto de las prácticas democráticas; que nos permite transmitir la experiencia a las nuevas generaciones, esas mismas que han y siguen marchando por una Educación Gratuita y de Calidad. El aniversario de los 40 años del Golpe y posterior Dictadura Militar, nos puede ayudar a situar el pasado en el debate público, abramos los espacios para que circule la palabra sobre la experiencia vivida y transmitida, y se incorporen preguntas que hoy están haciendo eco, sobre todo para que el “Nunca Más” no se realice mirando al futuro, por el contrario, se centre en las formas en que, día tras día, vamos tejiendo y reconstruyendo nuestras vidas sociales. Con la distancia del tiempo, 40 años, se hace urgente y necesaria una verdadera política de memoria y derechos humanos, que el Estado asuma lo que deba asumir éticamente. Una política real y verdadera no puede reducirse sólo al reconocimiento y reparación de las víctimas sino que pactará, igualmente, rescatar las memorias de las personas antes de ser víctimas. Una política que honre el nombre de las víctimas y que enseñe que la pretensión de la memoria no es cuestión de izquierdas o derechas, sino de todo un país. Andrés Vera Quiroz

inShare

SEPTIEMBRE 1973

Septiembre… 1973 Septiembre… 1973Un año. Un mes. Un día en que se condensan años  de historia. Unas palabras, las del  Presidente Salvador Allende: “Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos”, trascienden el tiempo y el espacio, como un eco, para escuc [ … ]

Esculapio…Esculapio Esculapio…EsculapioEl ex-marinero Jaime Salazar fue uno de los primeros prisioneros políticos chilenos en el caso conocido como los “marineros constitucionalistas”. Detenido  antes del Golpe de Estado, Salazar junto a 33 marineros enviaron una histórica carta al Presidente Allende (agosto,1973) denunciando el encarcelamiento y las torturas recibidas. La carta  [ … ]

Mi Golpe Mi GolpeA esa hora ya estábamos rodeados por un regimiento. Decían que era el regimiento Buin. Eran jóvenes chilenos igual que nosotros. Venían armados y nos tenían acorralados. Allí estábamos, desarmados sin querer creer que todo lo que habíamos visualizado acababa de desaparecer para siempre. No iba a haber guerra civil sino una faena de carnicer [ … ]

Vi a mi papá llorar por primera vez Vi a mi papá llorar por primera vezEn los setenta, yo era una niña callada, creativa y un poco volada. Aprendía historias del folclor chileno a través de la radio. Muchos seres fantásticos provocaban mi imaginación en dimensiones sin límites. Yo creía que esas extrañas criaturas vivían adentro de ese aparato electrónico tan extraordinario. Me asomaba por las rendijas de at [ … ]

El tren del día de ayer El tren del día de ayerMe despertó el ruido de la radio y de mi padre corriendo por los pasillos de la casa ¡es el golpe, es el golpe! Prendí la radio que estaba en el velador y la música militar ya estaba en marcha y una voz cortante leía bandos militares. Busqué otras radios, un locutor informaba de una radio de la UP que había sido allanada, como una noticia de [ … ]

Y llegó el 11 de Septiembre de 1973 Y llegó el 11 de Septiembre de 1973A  las 05.30 aproximadamente suena mi teléfono y una amiga me dice que se ha sublevado la marina de guerra  en Valparaíso. Nos levantamos con mi mujer y salimos para el Instituto de Economía y Planificación de la Universidad de Chile que dirigía. Empecé a entrevistarme con cada uno de los representantes de los diferentes partidos políticos [ … ]

Chile, Las Imágenes Prohibidas – Portada – Chilevision.cl

http://www.chilevision.cl

Chile, Las Imágenes Prohibidas – Portada – Chilevision.cl – 40 Años despues

39 años de la desaparición de Andrés Galdámez su hijo Ilich desde Suecia

 “…ceder en la búsqueda de verdad y justicia sería en los hechos olvidar a los nuestros…sería desaparecerlos una vez más.

Andrés Galdámez era un activo militante del Partido Comunista de Chile. 

Al momento de su detención y posterior desaparición a manos de un comando de la DINA (policia política de Pinochet) mi padre Andrés Tadeo Galdámez Muñoz desarrollaba, al igual que miles, un intenso trabajo de organización y resistencia a la dictadura militar. Fue detenido entre la noche del 12 al 13 de agosto de 1974 en el sector norte de Santiago (comuna de Conchalí). Su detención fue parte de una acción planificada por la DINA en el sector que conllevó la represión de varios militantes comunistas del barrio. De todos los arrestados ilegalmente esa fatídica noche hubo tres compañeros que pasaron a engrosar la siniestra lista de detenidos-desaparecidos de la dictadura pinochetista. Ellos son Manuel Carreño de 53 años, su hijo Iván Carreño de sólo 16 años y mi padre Andrés Galdámez de 44 años.

Pese a todos los esfuerzos desplegados por nuestras familias en distintas instancias judiciales chilenas e internacionales, en todos estos larguísimos y dolorosos 39 años no hemos tenido noticias de su paradero y destino. Toda esta situación deriva en un drama kafkiano que aún se mantiene ya que, en su momento, los representantes de la dictadura negaron siempre el haber tenido parte alguna en el atropello de los derechos de libertad y vida de mi padre, pese a las pruebas entregadas en su momento con el respaldo de la Vicaría de la Solidaridad.   Huelga destacar que las autoridades post dictadura, pese a reconocer estas la calidad de detenido-desaparecido de Andrés Galdámez, ya que su caso está debidamente documentado en el Informe Rettig y en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, aún los tribunales de justicia insisten en cerrar el caso (al igual que cientos) ya que según ellos faltan pruebas (declaraciones de testigos que lo pudieran haber visto en lugares de detención). Tenemos conocimiento que sí se han entregado testimonios de dos compañeros que lo vieron o escucharon de él en los centros de detención de Tres Àlamos, Londres 38 y Villa Grimaldi…pero aún así, según los tribunales de justicia chilenos, estos testimonios no son suficientes!

Aún, en el presente, esta situación de eterno trámite judicial afecta a miles de familiares de detenidos-desaparecidos chilenos, lo que habla por sí sólo de la gran deuda en materia de verdad y justicia que mantiene el estado chileno con la sociedad toda, además de demostrar en toda su siniestra faceta la falta de voluntad política de los partidos gobernantes (Derecha y Seguir leyendo “39 años de la desaparición de Andrés Galdámez su hijo Ilich desde Suecia”