UNA HISTORIA DE VIDA EN MI CORREO-E. HIJA DE LA MEMORIA DE LA PATAGONIA

Fue un correo masivo que envié en el grupo del Pato Manns, el que me llevó a contactarme con diversas personas: Julio Oliva, Julio Gálvez, Norma Marincovic y otros. No recuerdo quien me aportó tu nombre o si fue a través de ese correo que nos relacionamos; pero me alegro que Eduardo Varas -sin conocerme- me haya nombrado administrador del grupo de Manns, porque a raíz de esa circunstancia he conocido personas admirables. Adriana, mi nombre es Patricia Ojeda Mayorga, mi historia al igual que muchos está fuertemente ligada a la memoria de este país. Mi padre fue secretario regional del MAPU y en esta calidad fue apresado el 11 de septiembre del 1973 y enviado a la isla de Dawson. Mi hermana tenía 10 meses y a mí me faltaba uno para nacer. Luego de la larga estadía de mi padre en este campo de concentración, Eduardo Ojeda regresó a conocer a su familia por un breve tiempo y luego elegir una de entre sus dos hijas para ir a Curicó relegado. Mi madre tenía 19 años para el 74, aún no dimensionamos las secuelas de esta separación; mi hermana se quedó con mis abuelos en Punta Arenas, y nosotros tres (padre, madre e hija más pequeña) vivimos cuatro años en el norte, relegados. Hay un relato que transcribió Aristóteles España *sobre historias de aquellos tiempos, “El sur de la memoria”,***** el de mi padre se llama “Feliz cumpleaños, compañero” (Si lo tienes, me encantaría que lo leyeras). Luego de regresar y recomponer la familia, llegaron los ochenta y asumir con valentía la resistencia. Mis padres rearmaron el MAPU  en Magallanes, con muy pocas personas; junto a mi hermana comenzamos a participar activamente desde los 13 años (me observo con perspectiva y casi era una niña, conviviendo con adultos de igual a igual). Comparto el orgullo de ese heroísmo, de haber estado cuando otros no estuvieron; de haber participado sin siquiera dimensionar que una democracia conllevaba cargos, poder y olvido. Y sí, llego la democracia – o el proceso de elección democrática- y junto a mi hermana partimos a Santiago a estudiar; ella, sociología en la Chile; yo, un años en el Peda (castellano) y, luego, literatura en la Universidad de Chile. No te mentiré que compartí el nihilismo de aquellos tiempos, que junto a otros alcoholizamos los ideales y tiramos piedras ante la realidad. Volví a Punta Arenas en el 2000, mi madre -aquella jovencita que otros años- ya era consejera regional por el PPD. Mi padre miraba por encima a los que lucraron, pues él nunca pudo asumir la práctica de una política enferma como la que vemos hoy, nunca buscó un cargo, nunca mendigo sueldos. Cuesta que Eduardo, mi padre, participe activamente en grupos de DDHH, a veces revisa memoria-MAPU, pero -creo- primero debe escribir, ordenar y dignificar su propia historia para poder asumir otras, como es la memoria de Francisco Bettancourt***** (único detenido desaparecido de Magallanes, dirigente MAPU . Ha habido momentos, cuando llegan fechas importantes, que toma la voz y resuena como en otros tiempos. Hay que darle tiempo, pero no demasiado: los actores directos están muriendo en Magallanes y se llevan la historia. Desde hace unos meses, trabajo con el grupo de ejecutados políticos de Punta Arenas.*** Al igual que en otros lugares, las agrupaciones trabajan desunidas y con conflictos personales; pero en la AFEP he encontrado un espacio para soñar un archivo de la memoria, para recopilar la historia. Mis estudios me ayudan pero debo actualizar conocimientos, metodologías y estructuras del relato testimonial. He revisado tus páginas, creo que estamos ligadas por los historias e ideales similares; estaré en contacto ya que el tema de los hijos, de la historia de ellos, de la historia de mi generación y la mía te puede aportar. Tengo algunos poemas publicados, en un capítulo llamado “La bella prisión”, te los enviaré. Adriana, te contaré que en este sentido, nos hemos acercado dos hijos… Iván González, hijo de uno de los ejecutados políticos de Magallanes, quien me ha pedido ayudarle a escribir la historia del padre Ramón González. ****Posee un testimonio feroz de cómo se enteró de la muerte de su progenitor y cómo luchó hasta lograr que se juzgara a los responsables. Acepté el reto, con mucha responsabilidad, con la decisión de trabajar lo que sea necesario. Con Ivan y otros de mi edad, estamos fomentando la escritura y documentación; vemos con distancia el filme de Littin, quien está a punto de exhibir “Dawson: Isla 10“. ** Sabemos que los más de 600 prisioneros políticos de Punta Arenas no estarán presente; que sus historias tanto o más fuertes que la del señor Bitar, no serán testimoniadas. La tarea es grande, pero necesaria: hay que dignificar a todos los que estuvieron en este campo de concentración, estilo nazi, perdido en una de las islas del Estrecho de Magallanes.** Pronto nos comunicaremos, estoy conociendo tu trabajo y admirándolo. Un beso grande desde la Patagonia. Patricia Ojeda. Otro correo electrónico me trae la noticia: ” *http://www.paginadearistotelesespana.blogspot.com/p/biografia.html **http://www.afep.puq.cl/biografias.html *****http://memoriacolectiva.com/old/Desaparecidos.htm ***http://www.cinechile.cl/crit&estud-24 ***http://www.memoriaviva.com/Ejecutados/Ejecutados_G/gonzalez_ortega_ramon_domingo.htm http://bks1.books.google.cl/books?id=nIwFAQAAIAAJ&printsec=frontcover&img=1&zoom=1&imgtk=AFLRE70-_ABx1q11nMvHjSV- nlHNK5WPmKfyQh7je7xhlbH4zt_3gKxUbO8oZZqevaJOpBooPVdyyQf3mHW7G0eU2P8g4Bnnw3xJNLJRHS4u5qQ1LsbnHfU

Pinochet: Una Dictadura cívico-militar

Verdeolivo

Tomado de http://alainet.org
Por Álvaro Cuadra

20121229-035938.jpgA medida que las investigaciones en torno a la dictadura de Augusto Pinochet van poniendo en evidencia la importante participación de civiles en altas funciones de gobierno, emerge el carácter de una “dictadura cívico-militar” No se trata, como pudiera pensarse, de una mera disquisición intelectual propia de historiadores sino, por el contrario, de un hecho político de la mayor trascendencia en el Chile de hoy. Por de pronto, abre la necesidad de investigar y, eventualmente, llevar a los tribunales a numerosos civiles que, hasta la fecha, permanecen impunes, muchos de ellos vestidos con nuevos ropajes democráticos protegidos por partidos y movimientos de derechas.

En otros países latinoamericanos, particularmente en la República Argentina, ya se ha comenzado a utilizar este nuevo concepto con un alcance jurídico insospechado. De hecho, por estos días ha debido comparecer ante la justicia Jaime Smart, ministro de Gobierno de la…

Ver la entrada original 2.927 palabras más

Justicia Por Víctor Jara

Uno a uno,como dientes podridos, caerán los asesinos de mi pueblo.

victorLa Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos expresa su satisfacción por la identificación y sometimiento a procesos de los autores del despiadado asesinato de Víctor Jara, querido cantautor e incansable luchador social. Esta acción judicial viene constatar lo que siempre se ha afirmado por parte de los familiares de Víctor Jara y por las organizaciones de derechos humanos: él fue asesinado por militares que lo tenían apresado en el Estadio Chile. 

Ver la entrada original 299 palabras más

2013: Un abrazo Directo al porvenir

U.P.T. :Unidad de los Pueblos y los Trabajadores

 “Claro es que no tengo en las manos
el derecho a morirme
ni siquiera en las abandonadas tardes de los domingos.”

Roque Dalton

 Andrés Figueroa Cornejo

figueroa 2013Como es de público conocimiento, el 21 de diciembre de 2012 no se acabó el mundo sino que comenzó el ciclo final del capitalismo. Asunto de los hombres de maíz, problema cardinal de la humanidad.

El modo de producción basado en la explotación de trabajo asalariado, la apropiación privada de la riqueza y la exclusión de los muchos por una minoría -que bien podría habitar alguno de los fiordos desarticulados del sur de Chile, un barrio cercado de los países centrales, o una luna diminuta del cosmos-, y  sus históricas contradicciones internas, ya resulta insoportable hasta para un buen número de villanos. Como ese mismo puñado que concentra como nunca lo que pertenece al conjunto de la sociedad y, pobrecitos, no lo convence la…

Ver la entrada original 1.059 palabras más

Fue un correo masivo que envié en el grupo del Pato Manns, el que me llevó a contactarme con diversas personas: Julio Oliva, Julio Gálvez, Norma Marincovic y otros. No recuerdo quien me aportó tu nombre o si fue a través de ese correo que nos relacionamos; pero me alegro que Eduardo Varas -sin conocerme- me haya nombrado administrador del grupo de Manns, porque a raíz de esa circunstancia he conocido personas admirables.

Adriana, mi nombre es Patricia Ojeda Mayorga, mi historia al igual que muchos está fuertemente ligada a la memoria de este país. Mi padre fue secretario regional del Mapu y en esta calidad fue apresado el 11 de septiembre del 1973 y enviado a la isla de Dawson. Mi hermana tenía 10 meses y a mí me faltaba uno para nacer. Luego de la larga estadía de mi padre en este campo de concentración, Eduardo Ojeda regresó a conocer a su familia por un breve tiempo y luego elegir una de entre sus dos hijas para ir a Curicó relegado. Mi madre tenía 19 años para el 74, aún no dimensionamos las secuelas de esta separación; mi hermana se quedó con mis abuelos en Punta Arenas, y nosotros tres (padre, madre e hija más pequeña) vivimos cuatro años en el norte, relegados. Hay un relato que transcribió Aristóteles España sobre historias de aquellos tiempos, “El sur de la memoria”, el de mi padre se llama “Feliz cumpleaños, compañero” (Si lo tienes, me encantaría que lo leyeras).

Luego de regresar y recomponer la familia, llegaron los ochenta y asumir con valentía la resistencia. Mis padres rearmaron el Mapu  en Magallanes, con muy pocas personas; junto a mi hermana comenzamos a participar activamente desde los 13 años (me observo con perspectiva y casi era una niña, conviviendo con adultos de igual a igual).

Comparto el orgullo de ese heroísmo, de haber estado cuando otros no estuvieron; de haber participado sin siquiera dimensionar que una democracia conllevaba cargos, poder y olvido.

Y sí, llego la democracia – o el proceso de elección democrática- y junto a mi hermana partimos a Santiago a estudiar; ella, sociología en la Chile; yo, un años en el Peda (castellano) y, luego, literatura en la Universidad de Chile. No te mentiré que compartí el nihilismo de aquellos tiempos, que junto a otros alcoholizamos los ideales y tiramos piedras ante la realidad.

Volví a Punta Arenas en el 2000, mi madre -aquella jovencita que otros años- ya era consejera regional por el PPD. Mi padre miraba por encima a los que lucraron, pues él nunca pudo asumir la práctica de una política enferma como la que vemos hoy, nunca buscó un cargo, nunca mendigo sueldos.

Cuesta que Eduardo, mi padre, participe activamente en grupos de DDHH, a veces revisa memorimapu, pero -creo- primero debe escribir, ordenar y dignificar su propia historia para poder asumir otras, como es la memoria de Francisco Bettancourt (único detenido desaparecido de Magallanes, dirigente Mapu). Ha habido momentos, cuando llegan fechas importantes, que toma la voz y resuena como en otros tiempos. Hay que darle tiempo, pero no demasiado: los actores directos están muriendo en Magallanes y se llevan la historia.

Desde hace unos meses, trabajo con el grupo de ejecutados políticos de Punta Arenas. Al igual que en otros lugares, las agrupaciones trabajan desunidas y con conflictos personales; pero en la Afep he encontrado un espacio para soñar un archivo de la memoria, para recopilar la historia. Mis estudios me ayudan pero debo actualizar conocimientos, metodologías y estructuras del relato testimonial.

He revisado tus páginas, creo que estamos ligadas por los historias e ideales similares; estaré en contacto ya que el tema de los hijos, de la historia de ellos, de la historia de mi generación y la mía te puede aportar. Tengo algunos poemas publicados, en un capítulo llamado “La bella prisión”, te los enviaré.

Adriana, te contaré que en este sentido, nos hemos acercado dos hijos… Iván González, hijo de uno de los ejecutados políticos de Magallanes, quien me ha pedido ayudarle a escribir la historia del padre Ramón González. Posee un testimonio feroz de cómo se enteró de la muerte de su progenitor y cómo luchó hasta lograr que se juzgara a los responsables. Acepté el reto, con mucha responsabilidad, con la decisión de trabajar lo que sea necesario.

Con Iván y otros de mi edad, estamos fomentando la escritura y documentación; vemos con distancia el filme de Littin, quien está a punto de exhibir “Dawson: Isla 10”. Sabemos que los más de 600 prisioneros políticos de Punta Arenas no estarán presente; que sus historias tanto o más fuertes que la del señor Bitar, no serán testimoniadas. La tarea es grande, pero necesaria: hay que dignificar a todos los que estuvieron en este campo de concentración, estilo nazi, perdido en una de las islas del Estrecho de Magallanes.

Pronto nos comunicaremos, estoy conociendo tu trabajo y admirándolo. Un beso grande desde la Patagonia.

Patricia Ojeda.

 

La Huelga de Hambre es un recurso extremo….

Antropología de la Realidad Virtual

Llamado a una iniciativa humanitaria para contribuir al término de la huelga de hambre de Héctor LLAITUL y Ramón LLANQUILEO.

A continuación, el texto completo de la Iniciativa, suscrita el 27 de diciembre de 2012 a 43 días del comienzo de la huelga de hambre:
 
 
LLAMADO A UNA INICIATIVA HUMANITARIA PARA CONTRIBUIR AL TÉRMINO
DE LA HUELGA DE HAMBRE DE HECTOR LLAITUL Y RAMÓN LLANQUILEO
 
La huelga de hambre es un recurso extremo al que recurre alguien al ver que el diálogo razonable no opera. 
 Esta es la situación en que se encuentran ahora los dirigentes de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) Héctor LLAITUL y Ramón LLANQUILEO  quienes desde el día  14 de noviembre de 2012 se encuentran empeñados en conseguir una reconsideración de su situación legal después de una sentencia por homicidio frustrado.
 La revisión de esta sentencia por parte de la Corte Suprema  ha logrado que se reconocieran diversos factores, con…

Ver la entrada original 734 palabras más

Verdeolivo

Tomado de El Ciudadano
Por Hugo Guzmán

20121226-031722.jpg
El Sistema Nacional de Inteligencia del Estado chileno cuenta con, a lo menos, seis órganos dedicados a esas funciones. En las Fuerzas Armadas operan, formalmente, las Direcciones de Inteligencia del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea y la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor. En Carabineros funciona la Dirección de Inteligencia y en la Policía de Investigaciones (PDI) la Jefatura Nacional de Inteligencia Policial.

En todos esos estamentos, y con mayor probabilidad en las Fuerzas Armadas, se incluyen laborales de Contrainteligencia que tienen que ver con materias nacionales o internas de las propias instituciones.

El otro organismo, que podría considerarse del ámbito civil estatal, es la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), creada en 2004 por Ley 19.974, que depende del Ministerio del Interior y del Presidente de la República y que debería ser el ente rector en estas materias pero que, de…

Ver la entrada original 2.202 palabras más

“Quiero tomar un mate con mi hermano”

Publicado el 18 diciembre, 2012

La hija de los desaparecidos Raquel Negro y Tucho Valenzuela nació en el Hospital Militar de Paraná. Los represores quisieron instalar la idea de que su mellizo había nacido muerto. Ella y su familia lo buscan. Hoy se presenta un libro que habla de su historia.

Por Victoria Ginzberg

–¿Qué hacés, Negrita? –Nada, te estoy llamando. ¿Y vos?

–Yo estoy acá, en el baño, llorando.

Sabrina y Sebastián hablaban por primera vez. A ella le habían adelantado por teléfono el resultado de su estudio de ADN. La habían citado para un par de días después en el juzgado para notificarle el trámite oficialmente. Le anunciaron también que le iban a presentar a su hermano. Ella sabía quién era. Nunca se habían visto, ni habían intercambiado una palabra, pero tenían amigos en común. Esperó un día y no aguantó. “¡Qué me van a andar presentando a mi hermano!”, se dijo. Pidió su número de teléfono y lo rastreó hasta que dio con él, que se acababa de enterar de que había encontrado a su hermana. Atendió en el baño, llorando.

Sabrina Gullino Valenzuela Negro. Así dice Sabrina que prefiere que la nombren. Gullino es el apellido de Raúl y Susana, sus padres adoptivos que la fueron a buscar un día de 1978 a un juzgado, sin conocer de dónde venía, qué había pasado con sus padres, ni dónde había nacido. Valenzuela y Negro son los apellidos de sus padres: Edgar Tulio “Tucho” Valenzuela y Raquel Negro, secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura.

Raquel Negro dio a luz en el Hospital Militar de Paraná. Junto con Sabrina nació su hermano mellizo (el “Melli” lo nombra ella todo el tiempo), a quien ella busca acompañada de sus otros hermanos: Sebastián Alvarez (hijo del primer matrimonio de su madre, a quien Tucho crió como su hijo hasta su secuestro) y Matías Espinoza Valenzuela (hijo de su padre y una pareja anterior a Raquel). El año pasado concluyó un juicio en el que fueron condenados los represores Pascual Oscar Guerrieri, Jorge Alberto Fariña, Juan Daniel Amelong y Walter Salvador Dionisio Pagano, y el ex jefe de terapia intensiva del Hospital Militar de Paraná Juan Antonio Zaccaría, por la sustracción y la supresión del estado civil de Sabrina. Además, los testimonios, sobre todo los de las enfermeras, permitieron confirmar que el hermano mellizo de Sabrina había nacido vivo y también lo habían apropiado. “Antes existía la hipótesis de que el Melli podía haber nacido muerto, pero el juicio fue un antes y un después. Los testimonios de las enfermeras fueron muy valiosos, ellas fueron muy valientes, fueron las protagonistas de esta reconstrucción histórica, a diferencia de los médicos, que no reconocieron nada. Sólo se ‘acordaron’ de algunas cosas cuando los carearon con las enfermeras”, contó Sabrina a Página/12.

La historia de Sabrina, de la recuperación de su identidad y del juicio sobre el Hospital Militar de Paraná está relatada en Reencuentro, un libro de Alfredo Hoffman que se presentará en Buenos Aires hoy a las 18 en el salón Emilio Mignone de la Secretaría de Derechos Humanos. El acto –en el que estarán la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el autor, Sabrina y sus dos hermanos– será también una forma de visibilizar la búsqueda de los Valenzuela Negro “y de los otros 400 mellis que faltan”.

“Toda mi vida, desde chiquita, busqué parecidos entre la gente. Es raro pensar que hay alguien parecido a mí por ahí. Aunque capaz que no es muy parecido. Con Sebastián y Matías, los tres somos diferentes. Y el Melli no es mi mellizo idéntico. Yo trato de no ilusionarme. Voy con cautela para protegerme, hay muchas cosas que van subterráneamente”, dijo Sabrina. La historia del secuestro de Raquel Negro y Tucho Valenzuela fue relatada por el mismo Tucho en una conferencia de prensa en México, donde los militares lo habían llevado para que se infiltrara y entregara a la cúpula de la organización Montoneros que estaba en el exilio. Tucho, jefe de la columna Rosario, denunció que había viajado junto a represores del Segundo Cuerpo de Ejército, que comandaba Leopoldo Fortunato Galtieri. Que les había hecho creer que aceptaba sus condiciones, es decir su trampa, para poder salir del centro clandestino Quinta de Funes y denunciar al mundo lo que estaba pasando en la Argentina. Contó que Raquel, su compañera, que tenía un embarazo avanzado, se había quedado como rehén y que juntos habían elaborado la estrategia para burlar a sus captores, a pesar de que era casi seguro que Raquel pagaría con su vida si el plan tenía éxito. Tucho pudo evadir a los represores: apenas contactó a sus compañeros hizo la denuncia. De todas formas, la organización lo degradaría y moriría al ser descubierto por los militares cuando intentaba volver al país durante la Contraofensiva.

Después del escape y la denuncia de Tucho, Raquel fue asesinada. Pero antes parió en el Hospital Militar de Paraná. Allí dio a luz a sus mellizos, una nena y un varón. Gracias a la investigación se pudo reconstruir que los niños fueron derivados al Instituto Privado de Pediatría, de donde ambos fueron dados de alta. A Sabrina la dejaron en el Hogar del Huérfano y fue adoptada legalmente. Recuperó su identidad en 2008, cuando coincidieron sus dudas y la causa judicial que se había iniciado en Paraná. El Melli seguía desaparecido. Primero, los represores intentaron imponer la idea de que había nacido muerto; luego, que había muerto a los pocos días de vida. “Puede ser que lo hicieran porque esté con alguien importante. Pero tampoco lo sabemos. Mi hermano Sebastián siempre creía que a mí me habían sacado del país, que estaba en Francia con un militar de alto rango, por ser la hija de Tucho Valenzuela, y no fue así. Es posible que lo tengan como ‘botín de guerra’, pero es importante que chicos que tengan dudas de su identidad sepan que, aunque no hayan sido criados por militares, pueden ser hijos de desaparecidos. Mis papás adoptivos no tuvieron nada que ver, me adoptaron legalmente y eso, aunque yo dudaba, me hacía creer que no debía ser hija de desaparecidos”, explicó Sabrina. Hoy su principal objetivo es recuperar al Melli: “Es una búsqueda que está haciendo toda la familia y también el Estado; este año se sacaron sangre cinco chicos y, aunque no dieron positivo, eso demuestra que hay nuevas pistas, que se está trabajando. Yo lo único que quiero es tomarme un mate con mi hermano y charlar”.

Fuente: Página 12

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-210060-2012-12-18.html

El exilio- que deviene en diáspora-es circular,se pega a la piel como olor de merken y clorinda lejanos

Verdeolivo

Tomado de critica.cl
por Jaime Retamales

Recuerdos de una mirista, Carmen Rojas, publicado tardíamente en 1986 trata de su detención y tortura el año 1975. Como en todos los testimonios analizados quiere escribir la historia en los años de la dictadura militar desde el punto de vista de las víctimas de la represión, “el relato de un periodo brutal y dramático de la historia de este país. Es el tiempo del exterminio, entre los años 1974 y 1977”(7) Lo escribe cuando la dictadura está a cuatro años de concluir su gobierno. Ella intenta volver al pasado para aportar en la construcción de la historia del MIR por los miristas, “para rescatar estos recuerdos y a los hombres de carne y hueso, con acciones humanas en situaciones límites en que les tocó hacer la historia” (7) El gobierno de Pinochet se dedicó a demonizar al MIR, tratándoles de terroristas y asesinos…

Ver la entrada original 23.462 palabras más

Verdeolivo

Tomado de: virginia-vidal.com
Por Virginia Vidal

“Mujer de Calama
con tu memoria
haremos la siembra
para la historia.
Mujer de Calama
cerca del fuego
tejiendo madejas
con los recuerdos.
Mujer de Calama
dile a tu sombra
que aunque no lo creas
nunca estás sola…”

Víctor Manuel

Huella testigo de la pesquisa del agua.
Huella senda de pasos tenaces.
Huella apisonada por plantas enjutas.
Huella de empampados tragados por el horizonte.
Huella línea sutil de la obstinación.
Huella marca pasos en el sueño de la veta inagotable.
Huella atraviesa la pampa yerma.

Salir de Antofagasta, adentrarse en el desierto y ver ánimas y basura. Y plásticos, latas, botellas, mientras el vehículo traga distancia.
Siempre desierto degradado por la basura. Transformado en basural el desierto donde pena el ánima del oro. Quietud mortal interrumpida muy de vez en cuando por un distante remolino de arena, cola del diablo que danza y danza…

Ver la entrada original 2.844 palabras más