En este 5 de octubre de tantos significados, te recuerdo,me recuerdo,los recuerdo…

sábado, 8 de septiembre de 2012

Uno de tantos homenajes a Pepe

Homenaje del Colegio de Periodistas, año 2002 Lucía Sepúlveda, periodista, dedicó estas palabras a José Carrasco Tapia

“Irradiar alegría por estar en una causa justa”.
Lo dijo el Pepe de otro compañero, del Chico Mario Díaz, en el entierro de éste. Pero también estaba autorretratándose…Es hermoso saber que nuestro colega y compañero siempre estuvo contento con su opción de vida. Una opción que pudo quizás intuir teóricamente cuando ingresó al MIR el año 1967, pero que tras el golpe se develó en toda su crudeza. En ese marco, por ejemplo, en el campo de concentración de Puchuncaví, Pepone, militante y periodista, se las arregló para romper colectivamente la censura, y liderar la primera huelga de hambre de presos, como reacción ante la maniobra con que la dictadura quiso esconder la desaparición de 119 chilenos: la OperaciónColombo. Este testimonio dado arriesgando la propia vida, junto a otros 96 detenidos, restó de inmediato credibilidad al montaje sobre la supuesta muerte de los desaparecidos en el exterior. Las condiciones de líder de Pepe eran innatas, y desde muy joven se vinculó a las luchas gremiales y sindicales, pero el carácter del liderazgo que asumió, se fue forjando en el camino. Una lectura de la vida de Pepe nos lleva a darnos cuenta de cómo aun en medio de experiencias límites, es posible crecer y aprender. Nada más lejano a su práctica que la de ser una “víctima”. Conoció la prisión, la tortura, la muerte de seres queridos y el exilio, pero su paso por el hábitat del horror y el destierro, le confirió una ciudadanía que le permitió mirar la vida de una forma aún más competa, y agregar a su consecuente militancia política y gremial, una capacidad notable para amar, entender al otro, para dialogar, para construir relaciones de una calidad superior en distintos ámbitos de la vida, incluyendo el de la propia familia. Fuimos amigos y compañeros de militancia en la época de la vorágine previa al 11 de septiembre del 73, cuando todo era una carrera contra el tiempo y contra el golpe que venía. En este entonces, Pepe pasaba como un bólido por distintos lugares en busca de informaciones, de recursos o apoyo, y su urgencia era la del MIR, que buscaba tener mayor peso en los medios de comunicación, en las poblaciones y fábricas, para plantear allí lo que considerábamos eran las tareas necesarias. El conservó esa urgencia y ese entusiasmo por hacer cosas, pero le agregó otros condimentos que son, tal vez, los que permiten que su memoria llegue a ámbitos que van mucho más allá de su militancia y de nuestra profesión. Es una memoria que nos interpela amistosamente, es una mano –un poco pesada, como la de él – en el hombro, que nos llama a romper las censuras del 2002, a retomar el quehacer colectivo, a buscar alegremente la forma de entregar a los jóvenes periodistas de hoy, los valores con los que Pepe Carrasco sacó brillo a su opción de vida y militancia.

 
Ese mismo año, Luciano Carrasco, hijo de “pepe” también habló de su padre. el 11 de diciembre de ese mismo año Luciano se suicidó lanzandose a las lineas del tren a la altura de Pedro Aguirre Cerda.

Tu comentario es parte de nuestro artículo.Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s