A propósito del homenaje a Pinochet (Desde los ojos de una quinceañera)

Homenaje a Pinochet

A propósito del homenaje a Pinochet (Desde los ojos de una quinceañera)

por Valeria (Chile)
Viernes, 08 de Junio de 2012

Después de ver la entrevista a Juan González, Director de la corporación 11 de Septiembre, y después de reflexionar por largo rato, llego a la misma conclusión a la que he llegado muchas veces a partir de episodios absolutamente diferentes. El valor del cual más carece la sociedad chilena, es el respeto.

Cuando empecé a ver lo que decía este señor, lo único que se me ocurría era gritarle y darle una cachetada, Ese tipo de negación a hechos probados como la violación a los DDHH se merecía bastante más que eso a mi parecer. Después me entró toda la rabia, contra él, contra su documental, contra la gente que irá el Domingo al Caupolicán… Pero ahora me siento decepcionada de mi entorno, como me ha pasado muchas veces, como estoy segura que le sucede a muchos otros jóvenes de mi edad, que como yo, han tenido la suerte de que siempre se les motivó a buscar la verdad sobre todo, de que nunca se les escondió la historia de Chile, pero que tampoco se les obligó con una soga al cuello a tener los mismos ideales y creencias de sus padres.

Muchas veces me han dicho “comunacha” por tener creencias claramente de izquierda en muchas cosas, Pero hay que tener claras dos cosas: Primero, Al igual que muchos jóvenes, no me identifico con ningún partido político, No confío en ningún personaje de la política y estoy cada vez más convencida de que lo que se necesita en este país es un cambio absoluto, Algo así como que o empiezan a dirigir este país transparentemente en todo sentido, o mejor se van. Segundo, Me da entre risa y rabia cuando usan COMUNISTA como un insulto, Por lo menos yo no voy por la calle y le digo a alguien que me cae mal “UDI!!” De verdad que no le encuentro lo insultante a una tendencia política…

Tengo 15 años, y he aprendido que hay pocas verdades absolutas en este planeta, y aún así, si hay una cosa que puedo asegurar fervientemente, apostando a perderlo todo si fuese mentira, es que mi abuelo, fue perseguido por sus tendencias políticas, sin ser terrorista, a menos que se considere terrorismo el ser comunista…  asi que, Señor Juan González, tome a su hermana, a mi abuelo, a muchos otros, como un ejemplo, ¿Aún va a decir que no hubo violación a los DDHH?

Habla este señor de que las verdades vividas no las cambia nadie, yo no viví la dictadura, pero voy a decir lo que si viví:

Tener menos de diez años y encontrar en la pieza de mi abuelo una foto de mi mamá, mi abuelo y mis tías con las sonrisas más grandes del mundo, sosteniendo banderas que a esa edad no supe leer. Pero lo que me quedó marcado para siempre, fue la sonrisa de mi mamá, la mirada en sus ojos, que en ese momento no comprendí en absoluto, y sólo pensé que nunca la había visto tan bonita. Ahora sé que era la esperanza lo que se veía en sus ojos, la creencia ciega en que todo se había terminado, la mirada de alguien que puede ver luz luego de un largo trecho por un largo túnel sin saber si estaba caminando hacia una salida o solo se estaba adentrando más en la oscuridad. Esa es la foto más bonita de mi mamá y sus hermanas. Las banderas eran por Alwyn, el mismo de las declaraciones de hace unas semanas, me entristece no poder ver esa mirada en los ojos de mi madre, que se siente traicionada y utilizada. ¿Por qué pensaría algo así una niña de menos de diez años a no ser que fuese la verdad? ¿Va a decir este señor que yo también era una terrorista a mis tiernos cinco años? Yo le diría que si a sus ojos soy una terrorista, me siento orgullosa de serlo, y que tiene un muy buen concepto de los terroristas en ese caso.

Tal vez no viví la dictadura, lo que si viví fueron las historias que mi mamá y sus hermanas contaban entre risas sobre la vez que en una protesta mi abuelo se subió a una estatua con una bandera chilena. Eso si que lo viví, viví mil veces los ojos que se iluminaban al recordar la imagen, viví mil veces el momento de silencio que proseguía a esa historia. Esa es mi verdad vivida.

Quizá no viví en carne propia torturas, y tengo menos autoridad que este señor para hablar de la dictadura, Pero hablo desde las verdades vividas, como dice este caballero. Hablo de recuerdos que solo con los años he comprendido, Hablo desde las interminables discusiones de política en la sobremesa, hablo desde las lágrimas que mi mamá derrama de vez en cuando al ver documentales, o al recordar algo. No puedo hablar desde una historia que no conocí, pero puedo hablar desde lo que vio una niña de 6 años cuando le contó a su mamá que un compañero de colegio decía que Pinochet era bueno, ¿Y saben qué? No me contestó con rabia, ni intentando inculcarme odio por nadie, recuerdo ver en sus ojos pena, pero me contestó con dulzura que no todos creen lo mismo, y que hay quienes prefieren cerrar los ojos ante verdades que no les convienen, y que usan la economía como argumento válido contra las demandas de violación a los DDHH; Me explicó que mi compañero no era malo, y que tenía que ser con el igual que con cualquier otro compañero, a pesar de las diferencias, porque yo tenía que ser distinta a los de la dictadura, yo tenía que respetar a todos por igual.

El regalo más grande, y también el más pesado, que me ha hecho mi familia, es el respeto por todos. Ahora es cuando siento que no vamos a ningún lado, porque este valor se ha ido perdiendo, ¡la gente ni recoge sus papeles del suelo! y yo aún espero que aprendan algún día a respetar a los que son diferentes, en la sexualidad, la raza, la religión, la política… Y es en este punto en que la “libertad de expresión” sale a robar cámara, porque claro “Todos deberíamos poder homenajear a quien quisiéramos” Pero, ¿Es eso válido en el caso de un dictador? En mi opinión, este señor y toda su gente pueden ver su documental las veces que quieran, pueden juntarse a verlo, y pueden arrendar una sala de cine y verlo todos comiendo cabritas. Pero no me imagino lo mucho que duele ver como HOMENAJEAN al responsable de nunca enterarte qué pasó con tu hija, No me imagino el dolor y la rabia de aquellas personas que a diferencia de mi, si vivieron esto, y lo pagaron con la vida, ¿No es una falta de respeto acaso? Si violaran a su hijo, a su hermano, ¿No encontraría usted una falta de respeto que homenajearan al culpable públicamente?

Señor Juan González, Si llega usted algún día a leer esto probablemente dirá que mis padres me han mentido toda la vida y que vivo con sólo una parte de la historia. Mis padres son las personas más honestas que he conocido, exceptuando aquellas veces que dicen que soy la niña más linda del mundo, o cuando me decían cosas sobre el viejito pascuero, el conejo de pascuas, etc. (Todas pequeñas mentiras que todos los padres dicen a sus hijos jajaj) Podría contar con los dedos de una mano las veces que mis padres me han mentido para ocultarme algo, y probablemente usaría un dedo o menos para las veces que no me han dicho la verdad más tarde. Mis padres, mis abuelos, tíos y tías, no son los únicos que creen lo mismo que yo, y que enseñan a los más chicos lo que me enseñan a mí. Es sólo por esto,  que a pesar de que vivo en un mundo en que a muchos les gusta olvidar las cosas o cerrar los ojos,  y esto me da ganas de irme por el camino fácil y olvidar las cosas que sé, no lo hago, porque en el fondo sé que aunque no somos todos los jóvenes, la juventud Chilena sabe mucho mejor que los adultos de este país cuales son sus objetivos, porque aún tenemos la tozudez característica de los adolescentes, y no nos conformamos con ninguna respuesta evasiva; estamos cansados de la gente como este caballero, y también estamos cansados de los que deberían representarnos a todos en un congreso, pero terminan representándose solo a ellos mismos, estamos cansados de no confiar en nadie, estamos cansados de las faltas de respeto, y sufrimos cada día por estas cosas. Somos lo que quedará cuando las verdades vividas de las que habla este señor ya no estén. Cuando él muera, quizá quedará su herencia de evasión y negación de la verdad inminente. Cuando mis padres mueran, quedarán las historias y las lágrimas, quedarán los ojos de mi madre en esa fotografía … Y seguiré mi vida con respeto, y con la verdad siempre al frente.

*Fuente: Valperez

ME LLAMO VALERIA, ESTOY LOCA, ME GUSTA EL AZUL, LOS ELEFANTES, CUANDO EL CIELO ESTÁ ROSADO, EL NÚMERO TRES, LA MÚSICA, TWITTER , LEER, CANTAR, EL CAFÉ, LOS FIDEOS, HACER EL RIDÍCULO, HABLAR, GRITAR, ESCRIBIR, LA PLAYA, PENSAR, APRENDER, OPINAR, Y LA MAYOR PARTE DEL TIEMPO, TAMBIÉN ME GUSTA VIVIR (:

Tu comentario es parte de nuestro artículo.Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s