Looking back at Chile’s 1973 coup. 40 years after coup, divisions remain in Chile. CNN

40 years after coup, divisions remain in Chile

By Mariano Castillo, CNN
September 11, 2013 
Watch this video

Looking back at Chile’s 1973 coup

STORY HIGHLIGHTS
  • Wednesday is the 40th anniversary of the coup that ousted Salvador Allende
  • A military dictatorship ruled for the next 17 years
  • Divides still exist over how to deal with the past
  • Some want to move forward, others want to study the past
 

(CNN) — Forty years have passed since the military coup in Chile that ushered in a 17-year dictatorship, and a divide remains between those who want to investigate the past and those who want to focus on the future.

September 11 is a day that has cast a shadow in Chile since 1973, when the military attacked the presidential palace and put an end to the presidency of socialist leader Salvador Allende.

Chilean court confirms Allende suicide

Competing memorials held this week by the government and opposition leaders are a reminder of the lack of unity over how to commemorate the past.

Chilean military coup of 1973Chilean military coup of 1973

There is agreement that the abuses committed under Gen. Augusto Pinochet’s military dictatorship — nearly 2,300 people disappeared and 40,000 were tortured — should be remembered so that history will not repeat itself.

Family of slain Chilean singer Victor Jara seeks justice in U.S.

But in an election year, there is a political divide over what it means to remember.

President Sebastian Pinera, the first leader from the right since the end of Pinochet’s rule, wants to focus on the future.

“The past has already been written,” he said at the government’s official memorial. “We can recall it, we can study it, we can debate it, but we cannot change it. Because of that, we should not remain prisoners or hostages of that past.”

Three out of five Chileans were not born when the coup happened, and the strong feelings of blame that some hold on to should not be passed on to the younger generation, he said.

“We should also ask, ‘Why do we want to remember?’ To relive the same divisions, violence and hate that caused us so much pain in the past, or to the contrary, to light the path to the future?” Pinera said.

Opposition leaders refused the president’s invitation to the event and instead held their own observance at nearly the same time.

Among the speakers was Michelle Bachelet, a former president who is running for the highest office once again.

“There is still today a large division between those who justify the dictatorship and those of us who trust in democracy,” she said.

Rather than move on, more investigations are needed to clarify the responsibilities for the abuses under the dictatorship, she said.

Reconciliation is not possible, Bachelet said, without an accounting of truth and justice.

“Truth, because we need to know what the victims experienced and what happened to them. And justice, because where justice is denied, impunity fills the void, deepening the divisions,” she said.

The divide was apparent this week.

“Chile should not remain in the past” and “should advance toward the future with a solid democracy,” government spokeswoman Cecilia Perez told reporters.

Former President Ricardo Lagos, who also belongs to the center-left coalition that led Chile after the dictatorship, said it was a shame that the current government was unable to host an event that all parties would be willing to attend.

Judges weigh in

Outside of the politics, other government bodies sought to publicly make amends.

The country’s Supreme Court last week offered a mea culpa, saying the judicial system should have done more to protect people’s rights in the aftermath of the coup.

The high court accepted that it fell short of its responsibilities by not pushing back on the coup government’s campaign to arrest and punish opponents.

“I’m proud because the Supreme Court has offered a guarantee that this will not happen again — that’s the significance of this statement,” Maria Francisca Zapata, vice president of Chile’s Association of Judges, told CNN Chile.

The court assumed a historic responsibility with its statement, former Justice Minister Luis Bates told CNN Chile.

That said, the court was limited in what it could have done under a dictatorship.

“The institutions of the state that have to aid the judges in the investigations of their cases are severely weakened under a dictatorship,” Bates said.

Chilean judge indicts former U.S. military official in 1973 killings

Public opinion continues to shift

As time passes, the views of who was responsible for the coup continue to evolve.

A poll by the Chilean Center for Studies of Contemporary Reality found that 41% of respondents blame Pinochet for the coup, an increase of 17 points in 2003. Nine percent of those polled blamed Allende, the socialist president.

A small number of Chileans allege that Allende was creating a doomed Marxist system and that there was no option but to overthrow him.

Some 16% of those polled said the military did the right thing. In a similar poll 10 years ago, a full 36% said the military was in the right.

As the views on the cause of the 1973 coup shift, so do the views of Pinochet. His image gets worse as the years go by, according to the poll.

According to the pollster, 1,200 Chileans were surveyed, and the study has a margin of error of 3%.

CNN Chile contributed to this report.

Los 40 Años en los Medios .Ultraderechista en Chile pide perdón a 40 años del golpe

Ultraderechista en Chile pide perdón a 40 años del golpe

La candidata derechista, la ex ministra del Trabajo Evelyn Matthei, aseveró tajante: “Yo tenía 20 años cuando fue el golpe, no tengo porque pedir perdón”.

 

Publicado: 27/08/2013 

Santiago. El perdón ofrecido por un líder ultraderechista por lo que hizo y dejó de hacer tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, enfrentó el martes a las candidatas presidenciales oficialista y de oposición, ambas hijas de generales que vivieron desde posiciones opuestas la sublevación castrense.

La candidata derechista, la ex ministra del Trabajo Evelyn Matthei, aseveró tajante: “Yo tenía 20 años cuando fue el golpe, no tengo porque pedir perdón”.

Agregó que los sectores políticos “no piden perdón”.

Su rival de centroizquierda, la ex mandataria Michelle Bachelet, vio en el perdón solicitado por el líder ultraderechista Hernán Larraín una oportunidad de avanzar hasta conseguir una reconciliación.

Bachelet agregó que en las proximidades del aniversario del derrocamiento del presidente socialista Salvador Allende, “es momento para que el país reflexione y piense … sobre todo cómo hacemos para seguir construyendo un país donde podamos mirarnos como un país unido”.

Bachelet y Matthei se enfrentarán en las elecciones presidenciales del 17 de noviembre, y aunque hay otros siete candidatos menores, la batalla por la presidencia se dará entre las dos, según las encuestas.

Matthei es hija de un general de la fuerza aérea que estuvo fuera del país para el golpe, pero que en 1978 llegó a integrar la Junta Militar de Pinochet. También fue quién descomprimió la tensión del 5 de octubre de 1988, cuando la dictadura se negaba a reconocer que había perdido el plebiscito y que el general Augusto Pinochet no podría seguir en el poder hasta 1998.

Bachelet es hija de un general de la misma rama, que fue tomado preso el mismo 11 de septiembre, fue torturado, condenado por un consejo de guerra y murió en la cárcel por un ataque cardíaco desatado por las torturas. Los golpistas lo acusaban de haber colaborado con el gobierno recién derrocado, por su experiencia en administración.

A 40 años del golpe militar, liderado a último minuto por Pinochet, se observa cómo las heridas y divisiones del pasado siguen abiertas y a flor de piel.

El gobierno del presidente Sebastián Piñera planifica una ceremonia para conmemorar el aniversario del golpe, y aunque se presume que será un acto transversal, donde también sean invitados representantes de la oposición, hay líderes ultraderechistas que insisten en que se aborden los momentos previos que desembocaron en la sublevación.

En medio de los debates, el senador Larraín y dirigente de la Unión Demócrata Independiente, al presentar un libro junto al ex dirigente socialista Ricardo Núñez, dijo que la ocasión se puede aprovechar para hacer esfuerzos adicionales, “que den testimonio de nuestra convicción de volver a conciliar nuestros corazones”.

Dijo que en lugar de esperar a otros, se puede avanzar: “Yo pido perdón por lo que haya hecho o por omitir lo que debí hacer”.

“Pido perdón por no haber colaborado de modo suficiente a la reconciliación…”.

Entre los factores que influyen para alcanzar acercarse a la reconciliación están las violaciones a los derechos humanos aún sin castigo y la existencia de un millar de personas que continúan en calidad de detenidas-desaparecidas. Durante el régimen militar (1973-1990) hubo poco más de 40 mil víctimas, principalmente presos políticos y torturados, incluidos 3.065 asesinados. Entre los muertos hay un grupo de casi 1.200 detenidos desaparecidos, de los cuales se han logrado recuperar e identificar restos o fragmentos de huesos, algunos de menos de dos centímetros de diámetro, de 125 opositores.

via La Jornada en Internet: Ultraderechista en Chile pide perdón a 40 años del golpe.

 

Memoria y medios de comunicación : Observatorio de Medios FUCATEL

Memoria y medios de comunicación

12 de agosto de 2013 ·

Los medios de comunicación, y en particular las imágenes de la televisión,  impregnan el espacio público de tal manera que pasan a tener un rol clave en la construcción del recuerdo colectivo y transmisión de la memoria histórica. A 40 años del Golpe de Estado, como Observatorio de Medios estamos atentos al espacio que tendrá en pantalla y en radio la conmemoración de esta fecha. Hemos seguido una serie de anuncios de programación especial en algunos canales de TV abierta, y esperamos que a estos se sumen todos los canales, cable, radio y prensa escrita.

Compartimos a continuación la columna PORFIADA MEMORIA de  Marcia Scantlebury, miembro del directorio de TVN, quien amablemente quiso compartir una reflexión en torno a esta sensible fecha para nuestro país.

Porfiada Memoria

Marcia Scantlebury, 12 de agosto 2013

“La vida no es lo que uno vivió, sino lo que uno recuerda y cómo lo recuerda para contarlo” escribió hace unos años el escritor colombiano, Gabriel García Márquez. Y no cabe duda de que los pueblos construyen su memoria con lo que se cuentan de sí mismos.

Y ello explica que una de las políticas fundamentales de la dictadura haya sido el borramiento: eliminar todo vestigio de lo que los chilenos habíamos sido y de lo que el país había vivido durante el gobierno de la Unidad Popular.

Este proceso de negación se inició con el bombardeo de La Moneda y, luego, cuando al reconstruir el edificio,  se eliminó la entrada al Palacio de Gobierno por la calle Morandé. Si no existía puerta, nadie podía haber salido por ella y, por lo tanto, los que atravesaron ese umbral detenidos o muertos nunca existieron.

A esta política sistemática respondió también el cambio de dirección del centro de torturas ubicado en la calle Londres 38: sustituyendo este número por el 40, se hacía desaparecer el escenario de tormentos y muerte. Y, más demencial aún, en el caso de los detenidos desaparecidos: al ocultar el cuerpo, no existía constancia del crimen.

La otra cara de la moneda ha sido la obstinación de las agrupaciones de derechos humanos, familiares de los detenidos desaparecidos  y sobrevivientes de los centros de detención que, al poco tiempo del golpe de Estado, emprendieron una obstinada resistencia frente al olvido construyendo memoriales hasta en los lugares más recónditos de Chile con el propósito de rescatar la memoria y la dignidad de las víctimas. Víctimas a las que  los agentes del Estado negaron su calidad de seres humanos y su identidad mediante la tortura, las ejecuciones sumarias y desapariciones.

Sabemos que el pasado vinculado a guerras o dictaduras desata polémicas entre las distintas miradas sobre la historia e, inevitablemente, la memoria se constituye en territorio de disputa cultural y política. De allí que haya quienes sostienen que la imposibilidad de establecer una mirada única, hace necesario dar vuelta la página en aras de una hipotética reconciliación. Sin embargo, y en esto se sustenta la construcción del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos dispuesta por la Presidenta Michelle Bachelet, no es posible dar la espalda a lo ocurrido. Porque, sólo conociendo y enfrentando la verdad será posible construir un futuro en que el tiempo oscuro de nuestra patria no se repita.

via Memoria y medios de comunicación : Observatorio de Medios FUCATEL.