ANTONIO LLIDO. Cura del Pueblo

ANTONIO LLIDO

 

Un sacerdote del Pueblo

El arresto y la búsqueda para el sacerdote que falta

Martirio

“Ese no es un sacerdote, él es un marxista”

Historia de un caso

 

   

Un sacerdote del Pueblo

Antonio Llidó Mengual nació 29 de abril 1936 en Valencia, España. Cuando el gobierno republicano trasladó de Madrid a Valencia, Valencia sufrió un ataque severo de Franco, forzando la caída del gobierno democrático. Llidó creció y fue ordenado sacerdote en 1963 bajo el régimen autoritario de Franco en el que murieron 23 sacerdotes en el País Vasco solo. Su familia de clase trabajadora inculcó los valores democráticos en él, y su compromiso social ya era evidente cuando era un joven sacerdote de la parroquia en los pueblos de Balones y Quatretondeta, una comunidad pobre sostenida por la agricultura de subsistencia.

Fr. Antonio Llidó llegó a Chile en 1969, enviado por la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias. Su labor como sacerdote se realizó en Quillota, Valparaíso Diócesis, y una comunidad pobre granja de trabajo muy similar a los pueblos que dejó atrás en España. Fr. Jesús Rodríguez llegó a Chile en 1965, también de España, y fue párroco en la poblacion de La Victoria a partir de 1993 hasta su retiro en 2002. Rodríguez, uno de los siete demandantes que presentaron el caso Antonio Llidó, durante una conversación con Memoria y Justicia el 19 de junio de 2003, recordó: Desde el momento en que llegó a Chile, la pobreza, la miseria y la angustia de los pobres la profunda le afectó. Tal fue la situación que observó en toda la zona de Valparaíso. Él vivió muy modestamente, comer lo que comían los pobres, que viven de sus ingresos como profesor de francés. Durante la temporada de cosecha, se unió a los campesinos humildes que trabajan con ellos, y trabajado como obrero no calificado. “ “Chile fue altamente politizado en esos años. clases trabajadoras tenían un gran anhelo por la justicia. Y con razón, porque existían muchos abusos sociales. vida de Antonio Llidó estaba estrechamente vinculada a los grupos de los trabajadores más pobres. Dentro de ese mundo de los trabajadores, varios grupos políticos propugnado cambios para una nueva sociedad. Él asociado con muchos de ellos y tenía buenas relaciones con estos grupos que tenían un fuerte anhelo por ejemplo por la justicia. “

Las pésimas condiciones de los trabajadores agrícolas Quillota afectaron profundamente al nuevo sacerdote español, formando una base para un fuerte compromiso social y político. Antonio Llidó pertenecía a “El 80”, un grupo de sacerdotes chilenos y extranjeros, que participaron en la organización Cristianos Por El Socialismo, que apoyó la candidatura presidencial de Salvador Allende.

En una carta que escribió a un amigo, el 9 de marzo de 1971, Llidó describió su vocación (del libro Antonio Llidó: Epistolario de la ONU Compromiso):

“La fe en un Dios distante efímera, solucionador de problemas mediante la visita a domicilio, también se ha quedado atrás. Cada vez que vengo a entender mi religión y el sacerdocio como un compromiso con la sociedad en la que vivo. Un compromiso con los hombres y mujeres que luchan de un nuevo orden social en el que la esclavitud no tiene lugar, que prepara a la gente darse cuenta plenamente a sí mismos, en la que la injusticia y la explotación dejan de ser nuestro pan de cada día. Entiendo Jesucristo como muy relacionado con este asunto. Entiendo Jesucristo, ya que cada uno de mis hermanos y hermanas. Entiendo que en la unión con ellos en esta lucha, tal vez voy a ser capaz de superar las necesidades personales pequeños y grandes que sólo son relevantes porque me impiden dar de mí mismo plenamente a esta tarea “.

 

 


El arresto y la búsqueda para el sacerdote que falta

Padre Rodríguez retoma la historia:

” Después del golpe militar, se le aconsejó regresar a su tierra natal. Él respondió que él no se iría. En la hora de tal dificultad, que no abandonaría a la gente modesta, con la que había vivido. Él quiso compartir su suerte . Aún así, poco después del golpe de Estado se vio obligado a abandonar la zona porque los militares estaban buscando para él, para matarle igual que buscaron a tanta gente. Todos los que vivían en Chile en esos años dan testimonio de ese hecho. Se fue a Santiago, donde continuó ayudando a las personas que huían. Huyó con los que huían. A pesar de que él mismo estaba en peligro, continuó ayudando a otros que fueron perseguidos. Una vez más, se le aconsejó que salir de Chile, y una vez más que él eligió quedarse y correr la misma suerte compartida por los pobres y perseguidos “.

Después del golpe militar, las fuerzas de seguridad del régimen militar lo buscaron en Quillota, lo que le obligó a abandonar la zona. Llidó fue escondido por primera vez en Valparaíso, y luego en Santiago, donde fue detenido.

La última carta que su familia recibió, con fecha de septiembre de 1974, y firmó con el alias de “Teresa Vázquez,” indicó que Llidó fue consciente de los riesgos que enfrentó:

” No deseo ser melodramático, pero en algún momento tengo que decirlo. Si algo malo le sucediera a mí, quiero que sepan que mi compromiso con lo que estoy haciendo ha sido contratado libremente, con la alegría de saber que esto es precisamente lo que debería estar haciendo en este momento. El miedo es una presencia constante en cada uno de nosotros, porque ninguno de nosotros somos héroes de la película. Pero nos negamos a aceptar que el miedo debe condicionar nuestras acciones y nos impiden hacer lo que con un cabeza fría y el corazón ardiente que entendemos se debe hacer “.

El 01 de octubre 1974 Antonio Llidó fue detenido en el centro de Santiago.

Padre Jesús Rodríguez intentó intervenir para muchas personas después del golpe. Él también estaba muy preocupado por la situación de Antonio Llidó. Acompañado por otro sacerdote catalán, varias veces que visitó Valparaíso Obispo Emilio Tagle quien tenía buenas relaciones con los militares.

” En marzo de 1975, recuerdo que nos dijo: “. Acabo de hablar con un ministro de Estado, quien dice Llidó se encuentra bajo arresto, pero él está bien” Lo visitamos otra vez durante el mes de mayo, y una vez más nos dijo, “He hablado con un alto funcionario. Él me dice que esta situación se resuelva bien “. Dudamos todo lo que él nos dijo, pero nunca lo hizo le decimos:” Tú eres muy na • ve. ‘ En junio lo visitamos otra vez, y esta vez, él era de hecho molestó. Se levantó, con nerviosismo ritmo de su oficina, y dijo: “Ahora, no puedo entenderlo. A n importante Ministro de Estado me acaba de decir que este joven sacerdote iba a ser trasladado a otro lugar de detención, y en el camino, él se escapó. ” Estaba muy nervioso. En nuestras visitas anteriores, él pensaba lo que le estaban diciendo era cierto. Pero esta vez, no lo podía creer. “

 

 


 

 

Martirio

La terrible verdad de que el alto funcionario anónimo de Estado encubierto del Obispo Tagle fue que agentes de la DINA había tomado Antonio Llidó al centro de interrogatorios y torturas en 1315 José Domingo Cañas de la calle de Santiago, conocida como Cuartel Ollague. Durante la segunda semana de octubre, fue trasladado a la celda 13 en Cuatro Alamos, un centro de detención donde se realizaron los presos en régimen de incomunicación. Allí permaneció hasta el 24 de octubre, cuando él y otros prisioneros fueron llevados a un lugar desconocido. Desde ese día, el sacerdote español Antonio Llidó se convirtió en uno de los cientos de personas desaparecidas por la fuerza en Chile.

Numerosos testigos, que al igual que Llidó, estaban prisioneros en José Domingo Cañas han testificado en el juicio que el sacerdote fue severamente torturado. Destacamos los testimonios de Julio Laks Feller y su esposa Rosalía Martínez Cereceda, que compartió una celda con Antonio Llidó.

Testimonio de Julio Laks Feller y Rosalía Martínez Cereceda

Julio Laks testificó ante el consulado español el 27 de noviembre de 1977. [. Laks reconoció que “las condiciones de detención hacían difícil medir el paso del tiempo”, que representa la discrepancia en las fechas] Su testimonio forma parte de la denuncia penal, como se cita a continuación:

“Entre el 26 y 30 de septiembre del mismo año [1974] p. Antonio Llidó Mengual fue colocado en nuestra celda. A lo largo de dos o tres días, el p. Llidó fue tomado de la célula muchas veces para el interrogatorio. Cada vez que regresaba en peor estado físico. Después de tres días, se trasladó con gran dificultad debido al dolor infligido en la tortura. Tenía la camisa manchada de sangre y al parecer tenía hemorragias internas y desgarros musculares. En una ocasión, un médico que trabajaba para la DINA examinado su vital importancia signos y recomienda la hospitalización inmediata. En respuesta a la recomendación urgente del médico, el funcionario de apellido Morel [Marcelo Moren Brito] respondió que eso era imposible, ya que los interrogatorios no habían terminado. El médico insistió en vano, expresando su sentimiento de impotencia y la indignación “. “A pesar de su estado físico y el abuso infligido por agentes de la DINA, que groseramente se burlaban de su condición de sacerdote, encontró fuerzas para consolar a sus compañeros de celda, compartiendo sus mendrugos de pan o cáscaras de frutas para ayudarnos a sobrevivir.” 

En cuanto a su detención con Antonio Llidó, Rosalía Martínez Cereceda afirmó en su propia declaración jurada del 19 de diciembre 1999: 

“Allí también se reunió con el sacerdote español Antonio Llidó Se le acusó de haber gente del MIR que fueron perseguidos escondido y protegido Antonio Llidó nunca negada.. esto, diciendo que no podía mentirles. Los guardias se reían de él, y comentó que cuando Antonio Llidó era torturado se le pidió que nombrar a las personas, y él decía que no podía darles los nombres. ‘¿Y por qué no? pidieron a los guardias. “Debido a mis principios, ‘Antonio respondió con su acento español, que imitaban a los guardias.”

En la segunda semana de octubre de 1974, Julio Laks fue trasladado a Cuatro Alamos. Unos días más tarde, desde la ventana de su celda, vio Antonio Llidó llegan y se coloca en la celda contigua (número 13): “Su estado de salud era un poco mejor, pero sufrió un gran dolor, como Icould nota de sus gestos. ” Julio Laks nunca lo volvió a ver.

 

 


 

“Ese no es un sacerdote, es un marxista.”

El 13 de noviembre 1974 el general Augusto Pinochet concedió una rara entrevista a un grupo interreligioso de clérigos, miembros del Comité Pro Paz fundada en las semanas posteriores al golpe de Estado para ayudar a las personas detenidas.Monseñor Fernando Ariztía, obispo luterano Helmut Frenz, el sacerdote jesuita Fernando Salas y el rabino Ángel Kreiman habían solicitado la entrevista para expresar su preocupación por 11 personas que habían desaparecido después de su detención. El general Pinochet recibió a la delegación ecuménica en su oficina en el edificio Diego Portales, y para sorpresa de sus visitantes, los recibió a solas, sin la presencia de ningún asistente.

El clero estaban especialmente preocupados por la situación de David Silberman, director CODELCO que había sido secuestrado en la Penitenciaria de Santiago, y el caso del P.. Antonio Llidó, que sabían que habían sido detenidos por la DINA y fue celebrada en la detención de José Domingo Cañas y centro de torturas. Helmut Frenz, hoy Pastor de la Iglesia Evangélica Luterana de Alemania, declaró el 30 de junio de 2003 ante el juez Jorge Zepeda en relación con la entrevista con Pinochet. Frenz recordó: ” Me preguntaba cómo el general había de justificar o evadir el problema crudo nos plantean Es decir, si iba a disminuirla o simplemente negar que estaba teniendo lugar.Queríamos que el General de saber que sabíamos qué había pasado con. . estas personas porque pensamos que iba a ayudar a las víctimas “



Entregaron Pinochet una fotografía de Llidó y una lista de las personas cuyo paradero se había perdido después de arrest.Glancing en silencio a través de la lista, el General señaló a un nombre y dijo a sus visitantes:

“Ese no es un sacerdote, él es un marxista marxistas tienen que ser torturados para hacerlos cantar.”.

Estas palabras, pronunciadas en referencia al Padre. Antonio Llidó, sorprendente por su candor inusual, revelan que el general Pinochet tuvo conocimiento de la detención del sacerdote español.La declaración constituye admisión – posiblemente el único – de la práctica de la Junta Militar de la desaparición forzada y el uso de la tortura, así como el caso específico del Padre Antonio Llidó.

El testimonio de Helmuth Frenz ante el juez Zepeda describe de la siguiente manera: “Nos sorprendió que Pinochet respondió inmediatamente y así sinceramente Él muy bien podría habernos dado una respuesta indirecta, indicando, por ejemplo, que informaría a otros militares de la materia Al concluir.. nuestra reunión, el General nos dijo algo que no recuerdo casi palabra por palabra, porque era tan extraordinaria Esto es lo que nos dijo:. “. Como el clero se puede dar a sí mismos el lujo de ser misericordioso, pero estoy a cargo de este país que está infectada con la bacteria del comunismo. Yo no puedo darme ese lujo porque de curar que las bacterias que tienen que torturar a veces. ” ” La preocupación internacional reconocido compasión sacerdotal de Llidó y la tremenda brutalidad a la que fue objeto por parte de la DINA motivados numerosos actos de la preocupación de los funcionarios y las organizaciones internacionales. 

  • El Ministerio de Relaciones Exteriores español pidió en varias ocasiones que las autoridades militares le informe sobre el paradero y la situación del padre. Llidó. 
    El Vaticano presentó varios recursos internacionales
  • El 30 de octubre de 1979, el Senado español convocó a una sesión especial para analizar la situación que afectó Padre Llidó y pidió acciones diplomáticas urgentes.
  • La Embajada de Bélgica, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas, Amnistía Internacional y la Cruz Roja Internacional también intervino en nombre de Llidó, exigiendo una respuesta por parte del régimen militar. 

    Ninguno de estos esfuerzos diplomáticos, sin embargo, fueron capaces de penetrar los ciegos planteada por los responsable de la detención, el asesinato y desaparición de Antonio Llidó para ocultar sus crímenes.

 

 

 

 

 

Historia de un caso

El 10 de octubre 2000 los abogados Fabiola Letelier y Adil Brkovic presentaron una denuncia penal por el secuestro en primer grado y tortura. La demanda fue presentada en representación de nueve sacerdotes católicos: Mariano Puga, José Aldunate, Roberto Bolton, Jesús Rodríguez, Oscar Jiménez, Vicente Morales, Modesto Nuñez, Miguel Jorda, y Sergio Torres. Al igual que Llidó, varios de los demandantes son sacerdotes obreros y, al igual Llidó, todos ellos son conocidos por su fuerte defensa de la justicia. Fundada el artículo 141 del Código Penal, primer secuestro grado es un delito permanente que no están sujetos a la amnistía o estatutos de limitación. Los demandantes cobran dos cargos de tortura, como delito en el artículo 150 del Código Penal, y como una violación de los tratados internacionales, como los Convenios de Ginebra y la Convención contra el Genocidio ratificado por Chile. La Corte de Apelaciones de Santiago acogió el reclamo y se unió a la denuncia presentada anteriormente por el abogado Héctor Salazar en nombre Josefa Llidó Mengual, hermana del sacerdote. Hay testimonios en los consulados de Chile en Alemania, Francia, España y Argelia, además de la fue testigo en Chile quien declaró ante el juez Zepeda. En Chile las acusaciones se basan en una causa probable. En 15 de mayo 2003 el juez Jorge Luis Zepeda procesó y ordenó la prisión preventiva de las siguientes personas que formaban la línea de comando de la DINA por el delito de secuestro calificado: 


El ex director de la DINA Manuel Contreras Sepúlveda, y operativo . agentes Miguel Krassnoff Martchencko, Osvaldo Romo Mena, Fernando Laureani Maturana y Basclay Zapata Reyes Los siguientes acusados ​​también fueron acusados ​​por el delito de secuestro calificado: Ciro Amerto Torre Saez, oficial de la Policía de Carabineros, que en el momento de la detención y el secuestro del sacerdote era el jefe del centro de detención de la DINA de José Domingo Cañas 1315 Marcelo Moren Brito, funcionario jubilado del ejército que pertenecía a la DINA y dirigió torturas en José Domingo Cañas 1315 Orlando Manzo Durán, oficial de guardia de la prisión a cargo del centro de detención de Cuatro Alamos de la DINA Francisco Maximiliano Ferrer Lima, miembro de la Brigada Caupolicán, que operó desde Villa Grimaldi. El caso de Antonio Llidó jugó un papel vital en la detención de Augusto Pinochet en Londres en 1998, en relación con la solicitud de extradición del juez español Baltazar Garzón. . El juicio en España contra Pinochet se basó en los casos de siete ciudadanos españoles, entre ellos Llidó, asesinados o desaparecidos durante la dictadura militar de Chile 



Momentos clave en el caso

11 de noviembre 2003 
el juez Zepeda declaró cerrada la investigación, y declaró: 
“Sobre la base de los hechos recogidos y las declaraciones [de los acusados], no hay motivos suficientes para creer que participaron como autores del delito de secuestro agravado en contra de la persona del sacerdote Antonio Llidó Mengual. ” 

15 de mayo 2003 
el juez Jorge Luis Zepeda emitió acusaciones por secuestro agravado en contra de Manuel Contreras Sepúlveda, Marcelo Moren Brito, Miguel Krassnoff Martchencko, Osvaldo Romo Mena, Francisco Ferrer Lima, Fernando Laureani Maturana, Orlando Manzo Durán, Ciro Torre Sáez y Basclay Zapata Reyes. octubre 2002 Como parte de la redistribución de los casos investigados por el juez Guzmán, el caso de Antonio Llidó fue trasladado al juez Jorge Luis Zepeda, juez dedicado exclusivamente a los casos de derechos humanos que se le asignen. 10 de octubre 2000 , en nombre de nueve sacerdotes, abogados Fabiola Letelier y Adil Brkovic presentaron una denuncia por secuestro agravado y la tortura con el juez Juan Guzmán Tapia Fiscal. 2 1996 Juez Sergio Brunner del Décimo Cuarto Juzgado Penal de Santiago dictó el sobreseimiento provisional por falta de pruebas. 14 de enero 1992 el Procurador Héctor Salazar presentó la primera denuncia penal por tortura y secuestro agravado en el Decimocuarto Penal Corte de Santiago en nombre de la hermana del sacerdote Josefa Llidó Mengual.

Tu comentario es parte de nuestro artículo.Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s