40 años después del golpe de Estado, las divisiones persisten en Chile. CNN

40 years after coup, divisions remain in Chile

By Mariano Castillo, CNN
September 11, 2013 — Updated 1619 GMT (0019 HKT)
Watch this video

Looking back at Chile’s 1973 coup

STORY HIGHLIGHTS
  • Wednesday is the 40th anniversary of the coup that ousted Salvador Allende
  • A military dictatorship ruled for the next 17 years
  • Divides still exist over how to deal with the past
  • Some want to move forward, others want to study the past
 

(CNN) — Forty years have passed since the military coup in Chile that ushered in a 17-year dictatorship, and a divide remains between those who want to investigate the past and those who want to focus on the future.

September 11 is a day that has cast a shadow in Chile since 1973, when the military attacked the presidential palace and put an end to the presidency of socialist leader Salvador Allende.

Chilean court confirms Allende suicide

Competing memorials held this week by the government and opposition leaders are a reminder of the lack of unity over how to commemorate the past.

Chilean military coup of 1973Chilean military coup of 1973

There is agreement that the abuses committed under Gen. Augusto Pinochet’s military dictatorship — nearly 2,300 people disappeared and 40,000 were tortured — should be remembered so that history will not repeat itself.

Family of slain Chilean singer Victor Jara seeks justice in U.S.

But in an election year, there is a political divide over what it means to remember.

President Sebastian Pinera, the first leader from the right since the end of Pinochet’s rule, wants to focus on the future.

“The past has already been written,” he said at the government’s official memorial. “We can recall it, we can study it, we can debate it, but we cannot change it. Because of that, we should not remain prisoners or hostages of that past.”

Three out of five Chileans were not born when the coup happened, and the strong feelings of blame that some hold on to should not be passed on to the younger generation, he said.

“We should also ask, ‘Why do we want to remember?’ To relive the same divisions, violence and hate that caused us so much pain in the past, or to the contrary, to light the path to the future?” Pinera said.

Opposition leaders refused the president’s invitation to the event and instead held their own observance at nearly the same time.

Among the speakers was Michelle Bachelet, a former president who is running for the highest office once again.

“There is still today a large division between those who justify the dictatorship and those of us who trust in democracy,” she said.

Rather than move on, more investigations are needed to clarify the responsibilities for the abuses under the dictatorship, she said.

Reconciliation is not possible, Bachelet said, without an accounting of truth and justice.

“Truth, because we need to know what the victims experienced and what happened to them. And justice, because where justice is denied, impunity fills the void, deepening the divisions,” she said.

The divide was apparent this week.

“Chile should not remain in the past” and “should advance toward the future with a solid democracy,” government spokeswoman Cecilia Perez told reporters.

Former President Ricardo Lagos, who also belongs to the center-left coalition that led Chile after the dictatorship, said it was a shame that the current government was unable to host an event that all parties would be willing to attend.

Judges weigh in

Outside of the politics, other government bodies sought to publicly make amends.

The country’s Supreme Court last week offered a mea culpa, saying the judicial system should have done more to protect people’s rights in the aftermath of the coup.

The high court accepted that it fell short of its responsibilities by not pushing back on the coup government’s campaign to arrest and punish opponents.

“I’m proud because the Supreme Court has offered a guarantee that this will not happen again — that’s the significance of this statement,” Maria Francisca Zapata, vice president of Chile’s Association of Judges, told CNN Chile.

The court assumed a historic responsibility with its statement, former Justice Minister Luis Bates told CNN Chile.

That said, the court was limited in what it could have done under a dictatorship.

“The institutions of the state that have to aid the judges in the investigations of their cases are severely weakened under a dictatorship,” Bates said.

Chilean judge indicts former U.S. military official in 1973 killings

Public opinion continues to shift

As time passes, the views of who was responsible for the coup continue to evolve.

A poll by the Chilean Center for Studies of Contemporary Reality found that 41% of respondents blame Pinochet for the coup, an increase of 17 points in 2003. Nine percent of those polled blamed Allende, the socialist president.

A small number of Chileans allege that Allende was creating a doomed Marxist system and that there was no option but to overthrow him.

Some 16% of those polled said the military did the right thing. In a similar poll 10 years ago, a full 36% said the military was in the right.

As the views on the cause of the 1973 coup shift, so do the views of Pinochet. His image gets worse as the years go by, according to the poll.

According to the pollster, 1,200 Chileans were surveyed, and the study has a margin of error of 3%.

CNN Chile contributed to this report.

Traducción Automática

 

 

40 años después del golpe de Estado, divisiones permanecen en Chile

Por Mariano Castillo , CNN
11 de septiembre 2013 – Actualizado 1619 GMT (0019 HKT)
Vea este vídeo

Mirando hacia atrás en el golpe de 1973 en Chile

DESTACADOS HISTORIA
  • El miércoles es el 40 º aniversario del golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende
  • Una dictadura militar gobernó durante los próximos 17 años
  • Divide todavía existen sobre cómo lidiar con el pasado
  • Algunos quieren avanzar, otros quieren estudiar el pasado
 

(CNN) – Cuarenta años han pasado desde el golpe militar en Chile que marcó el comienzo de una dictadura de 17 años, y la brecha se mantiene entre los que quieren investigar el pasado y los que quieren centrarse en el futuro.

11 de septiembre es un día que ha arrojado una sombra en Chile desde 1973, cuando los militares atacaron el palacio presidencial y puso fin a la presidencia del líder socialista Salvador Allende.

Justicia chilena confirma el suicidio de Allende

Monumentos que compiten cabo esta semana por el gobierno y los líderes de la oposición son un recordatorio de la falta de unidad sobre la forma de conmemorar el pasado.

Golpe de estado chileno de 1973Golpe de estado chileno de 1973

Hay acuerdo en que los abusos cometidos durante la dictadura militar del general Augusto Pinochet – casi 2.300 personas desaparecieron y 40.000 fueron torturadas – hay que recordar para que la historia no se repita.

Familia de la asesinada cantante chileno Victor Jara busca la justicia en EE.UU.

Pero en un año electoral, hay una división política sobre lo que significa para recordar.

El presidente Sebastián Piñera, el primer líder de la derecha desde el fin del régimen de Pinochet, quiere centrarse en el futuro.

“El pasado ya está escrito”, dijo en el funeral oficial del gobierno.“Podemos recordarlo, podemos estudiarla, podemos debatir, pero no podemos cambiarlo. Debido a eso, no debemos seguir siendo prisioneros o rehenes de ese pasado.”

Tres de cada cinco chilenos no habían nacido cuando ocurrió el golpe, y los fuertes sentimientos de culpa que algunos se aferran para no deberá ser transmitida a las generaciones más jóvenes, dijo.

“También debemos preguntar,” ¿Por qué queremos recordar? Para revivir las mismas divisiones, violencia y odio que nos hizo tanto dolor en el pasado, o por el contrario, a la luz del camino para el futuro? ” Dijo Piñera.

Líderes de la oposición rechazaron la invitación del presidente del evento y en su lugar tuvieron su propia celebración en casi el mismo tiempo.

Entre los oradores fue Michelle Bachelet, ex presidente que se está ejecutando para el cargo más alto de nuevo.

“Todavía hay hoy una gran división entre los que justifican la dictadura y los que la confianza en la democracia”, dijo.

En lugar de seguir adelante, se necesitan más investigaciones para aclarar las responsabilidades de los abusos de la dictadura, dijo.

La reconciliación no es posible, dijo Bachelet, sin una rendición de cuentas de la verdad y la justicia.

“La verdad, porque tenemos que saber lo que las víctimas sufrieron y lo que pasó con ellos. Y la justicia, porque cuando se niega la justicia, la impunidad llena el vacío, la profundización de las divisiones”, dijo.

La división fue evidente esta semana.

“Chile no debe permanecer en el pasado” y “debe avanzar hacia el futuro con una democracia sólida,” dijo la portavoz del gobierno Cecilia Pérez a periodistas.

El ex presidente Ricardo Lagos, quien también pertenece a la coalición de centroizquierda que condujo Chile después de la dictadura, dijo que era una lástima que el actual gobierno no fue capaz de organizar un evento que todas las partes estarían dispuestos a asistir.

Jueces pesan

Fuera de la política, otros organismos gubernamentales trataron de hacer públicas las paces.

Corte Suprema del país la semana pasada ofreció un mea culpa, diciendo que el sistema judicial debería haber hecho más para proteger los derechos de las personas a raíz del golpe de Estado.

El alto tribunal aceptó que se quedó corta de sus responsabilidades por no presionar de nuevo en la campaña del gobierno golpista para arrestar y castigar a los opositores.

“Estoy orgulloso de que el Tribunal Supremo ha dado la garantía de que esto no vuelva a suceder – que es el significado de esta declaración,” María Francisca Zapata, vicepresidente de la Asociación de Jueces de Chile, dijo a CNN Chile.

El tribunal asumió una responsabilidad histórica con su declaración, el ex ministro de Justicia, Luis Bates dijo a CNN Chile.

Dicho esto, el tribunal se limitó a lo que podría haber hecho en una dictadura.

“Las instituciones del Estado que tienen que ayudar a los jueces en las investigaciones de los casos se ven gravemente debilitados bajo una dictadura”, dijo Bates.

Juez chileno acusa a ex funcionario militar de EE.UU. en 1973 asesinatos

La opinión pública sigue cambiando

A medida que pasa el tiempo, los puntos de vista de quién fue el responsable del golpe continúan evolucionando.

Una encuesta realizada por el Centro Chileno de Estudios de la Realidad Contemporánea encontró que el 41% de los encuestados culpa a Pinochet por el golpe de Estado, un aumento de 17 puntos en 2003. Nueve por ciento de los encuestados culpó Allende, el presidente socialista.

Un pequeño número de los chilenos alegan que Allende estaba creando un sistema marxista condenada y que no había otra opción que derrocarlo.

Alrededor del 16% de los encuestados dijo que el ejército hizo lo correcto. En una encuesta similar realizada hace 10 años, un total de 36% dijo que el ejército estaba en la derecha.

Como los puntos de vista sobre la causa del cambio de golpe de Estado 1973, también lo hacen las opiniones de Pinochet. Su imagen empeora a medida que pasan los años, según la encuesta.

Según el encuestador, 1.200 chilenos fueron encuestados, y el estudio tiene un margen de error del 3%.

CNN Chile contribuyó a este reportaje.

Anuncios

Tu comentario es parte de nuestro artículo.Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s