LA POESÍA DE MIS COMPAÑEROS… CUARENTA AÑOS DESPUÉS…Renard Betancourt M.

40 años …

 
CUARENTA AÑOS DESPUÉS…
 
Tan caídos pero cayendo y sin terminar nunca
de caer.
 
Matías, Feliciano, Diana, Lumi,
 
Cayendo,
cruzando la línea esa del fuego
la última línea del tiempo
el paso largo
donde la eternidad no desespera
 
Martín, Catú, Alfonso, Cucho,
 
Cayendo
yéndose hacia lo otro
empujados por la soldadesca chilena
patriotas de la única patria: el poder, los poderosos.
 
Compañeras, compañeros.
han pasado 40 años y es poco lo conseguido,
prácticamente nada…, uno que otro ladrillo invisible
 
Miguel, Bautista, Denrio, Jécar
 
Cayendo acribillados
en ese tiempo que vuelve y se va y vuelve
en esa herida que sigue siendo capaz de traspasar
la niebla
y los trae a ustedes y los deja aquí mirándonos
suavemente mirándonos
suavemente convocándonos
casi en un susurro
 
Ustedes nuestros caídos
Compañeras compañeros
 
Cayendo una y otra vez…
 
Dagoberto, Malo, José, Ratier, Edgardo
Coño Aguilar, Bordáz, Chico Pérez,
 
Compañera, compañero.
 
¿Y qué hemos hecho nosotros?
 
Girar en torno de este mundo
como leones enjaulados
hacer uno que otro aspaviento
gritar de vez en cuando
mirarnos en el espejo del pasado
 
Y sobrevivir…
qué triste
simplemente sobrevivir
 
Y de pronto intentar
ir hacia los bosques del ayer
y hurgar en la tierra quemada y arrasada
y dar a veces con el barretín de ese tiempo ardiente
y desenterrar una que otra arma
oxidada o no
 
Por ejemplo el arma de la ira
el arma de los sueños
el arma del final de la espera
el arma de la impaciencia
 
Por ejemplo la fotografía de un compañero cayendo…
o de una compañera cayendo…
 
Eso hemos hecho a veces
y tejer una red
o destejer una red
una red invisible
una suerte de telaraña
bien digo
 
Carlos, Enrique, Gonzalo,
Juana
 
Pero sobre todo ahora son los jóvenes otra vez
así como ustedes
jóvenes
jóvenes de manos limpias
 
Compañeras  compañeros
 
Luciano, Pepe, Fernando, Marcela
 
Han pasado estos años     cuarenta años
volando
y no hemos hecho revolución alguna
 
En cambio el poder avasalló
y continúa su tarea
y no hemos puesto freno
 
Claro, no es cuestión de solo querer
frenar el aluvión del capital
 
Han pasado estos años
cuarenta años
mal digo
 
Y ustedes han seguido cayendo
una y otra vez
cayendo y cayendo
 
Cruzando del otro lado
empujados por los héroes de la patria
la soldadesca chilena
y los civiles poderosos
y los civiles también no tan poderosos
y los serviles sin ningún poder…
 
Pedro, Juan, María, Helena, compañera
compañero
 
Cayendo
 
Pero hay una gota de aliento
eso al menos podemos mostrar
una gota de aliento
un aliento leve al principio
viene del pueblo llano
del pueblo cansado
hastiado     sufrido pueblo
vapuleado
pueblo
 
Y de los jóvenes
viene el aliento tal
 
Primero solo eso: un aliento.
un aliento similar al aleteo de la mariposa
Entonces más bien un leve aleteo de mariposa
aleteo leve que ha adquirido una cierta constancia
sobre el invierno largo en que nos ha maniatado
el poder…
  
Eso sí podemos mostrar
un leve comienzo de algo
no diremos un camino
ni siquiera una brecha
y este aleteo no es un invento nuestro
no es un invento de nadie en particular
 
Se trata sencillamente
de un aliento
 
El primero
un soplido desde el fondo del alma
Humana
 
Pero de fondo se escucha a veces
Tarde, casi en la madrugada,
el sonido
grave
duro
intransigente
violento
verdadero
del mañana
donde la verdad desentierra todas las armas
 
Compañera compañero
 
Del mañana en que ustedes no seguirán cayendo
ni una ni dos ni tantas veces
ni nadie ya caerá
 
Sino que todo será un alzamiento
Aquí
Allá
Mundial
 
Llevará aún un tiempo
sin embargo
unos tantos años
quizás décadas
lustros y décadas
O siglos
pero qué es el tiempo
un rodeo
un círculo
 
Pero entonces ya tenemos algo concreto
por hacer
sumar nuestro suspiro
nuestro aliento
Pero para entonces
nadie
nadie
estará cayendo
sino el poder y los poderosos.
 
Digo bien
se escucha
el aliento   el aleteo
un suspiro radical del alma humana 
buscando su liberación.
 
Renard Betancourt M.
 
Relacionado
“… estamos aquí para reivindicar la poesía como un lenguaje libertario en la historia de la humanidad; lenguaje donde se aúnan la belleza de la existencia y, a la vez, su drama cuando mujeres y hombres son empujados a situaciones límite por el imperio de un sistema de vida que conlleva injusticias sociales flagrantes, marginación, miseria y represión.” Renard Betancourt, 2005.
 

Un comentario en “LA POESÍA DE MIS COMPAÑEROS… CUARENTA AÑOS DESPUÉS…Renard Betancourt M.

Tu comentario es parte de nuestro artículo.Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s