Miguel Enríquez: en la esquiva de la derrota.

Lector, lectora, no te derrotes de antemano. No te asiles en la incómoda comodidad del sofá de tu salón. Sal a pisar las calles nuevamente. En el recuerdo a Miguel, al Bauchi, a Edgardo,…, Gladys, Carmen, Lumi; a todxs lxs miristas, vivos, heridos, desaparecidos, muertos, que marcaron el callejero por donde vale la pena el deambular de nuestras vidas.

ESCOMBRO TENAZ

miguel-enriquez

Mientras  La era estaba pariendo un corazón y en cada esquina del Mundo, en los sesenta, en los setenta,  las fuerzas de la Historia  avanzaban por las calles de París, por las selvas de Latinoamérica, por los arrozales de Indochina; la mejor juventud empuñaba las armas, hacía el amor libre por primera vez, leía a Kerouac o tarareaba acordes de Violeta Parra.

Si Gil de Biedma nos avisó de que no es la impaciencia del buscador de orgasmos el que nos tira del cuerpo hacia otros cuerpos, sino que también perseguimos el tierno amor, y que para aprenderle es necesario haber estado solo y son necesarias cuatrocientas noches y cuatrocientos cuerpos diferentes; también fue el amor el que empujó a los mejores, a las mejores, a un itinerario de combate y de utopía.  Como el que llevó a Miguel Enríquez a liderar adolescente el movimiento estudiantil, a fundar…

Ver la entrada original 460 palabras más

Tu comentario es parte de nuestro artículo.Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s