Una Historia de Vida que es un Testimonio.Memoria de “Mario Chico”

Para reconstruir la memoria de “Mario Chico” desde mi punto de vista lo tengo que ver como lo que era para mi, es decir desde mi perspectiva personal, cual es el de ver a “Marito” como el hermano chico, dada la poca diferencia de edades; como compañero militante de un partido sui generis el “Pato”; como parte de una juventud que se desarrolla dentro de un marco cultural, social y político específico y propio de Chile, donde nos tocó nacer, como la juventud de esa época, “la generación del 68”.
Para comenzar habría que remontarse a los años 50s, el 50 yo tenia 5 años, recuerdo a mi tío Juan Fariña escondido en el entretecho de Purén y la policía política (la PP) buscándolo a causa de la Ley Maldita, y mi hermana María diciéndome que no dijera nada. Los abuelos habían luchado primero con las banderas del anarco-sindicalismo. Como el  “Mono” Vázquez, la Sra. Paula, René y Oscar Martínez, el Sr. Quintero, etc., toda una generación de jóvenes trabajadores, hasta los años 33, cuando Stalin y el búlgaro Dimitrof decretaron la alianza con las burguesías nacionales y la vía parlamentaria.  
Primero nace Jaimito, con problemas de salud. El cura no lo quería bautizar por que decía él que el niño estaba muerto, lo llevan  la casa y llaman a la “Mamita”, una curandera. Mis ojos quedaban justo a la altura de la mesa en que lo pusieron, lo sobaron con cenizas, le estiraron el pellejo de la espalda, rezaron y listo, la Mamita dice “ahora llévenlo a bautizar”. Fuimos todos en patota a la iglesia de San Antonio y gracias a la fuerte insistencia de los grandes el cura lo bautizó, nada mas le pone la sal en la boca y la guagua se pone a berrear como chancho. Era de tarde y el sol entraba por los vidrios de la iglesia, yo lo vi. Otra de Jaimito. Ya se había muerto la tía Juanita, hermana de mi mamá y madre de Marta Céspedes Fariña, y estábamos en plena tertulia familiar cuando al bebito se le ocurre orinar nadie se acomedió a llevarlo al baño sino que le dijeron que meara en la pileta del patio, sale el infante y al rato vuelve llorando diciendo que estaba la tía Juana en el patio. No pasa nada, no pasa nada… (haber quien sale al baño ahora)
Yo tenía 7 años cuando nace Marito, Jaimito,  ya comenzaba a caminar, nada mejor para hacer feliz a un niño como yo.
Fuimos creciendo juntos en la casa de la abuela, mi madre, la Sra. Marta, separada y vuelta a casar con René Martínez, de quien soy hijo. Lo de Maureira me sale de chiripa de acuerdo a los acontecimientos que les toco vivir a tus abuelos paternos, lo que dejo a tu consideración y criterio.
Salía Don Gabito y entraba el paco Ibáñez al gobierno.
Una estampa de aquellos tempranos años eran los juegos en los Marito y yo embonábamos como relojito, “Tú corre y yo te laceo”, (lo que le costó a Marito su primera caída de hocico), otra después, cuando nos colgábamos de los camiones que avanzaban penosamente por la empedrada Calle Ñuble. Ya mas grandes, pero no mucho mas, cuando enseñaba a Marito a aguantar la respiración y abrir los ojos dentro del agua y con su la cabeza metida en el lavamanos lleno a toda capacidad, me tocó un soberbio manguerazo en la espalda propinado por tu abuela Marta que pensó que yo estaba “ahogando al niño”. Era verano y hacía mucho calor.
Empezaba a gobernar el maricón Alessandri y su querido, el Hugo Rosende, a mi eso no me importa, pero sí como gobernaron los gerentes.
Todos participábamos de las conversaciones de los mayores que ocurrían en el comedor, allí se hablaba de todo, de política, del trabajo, de los vecinos, de películas, de religión, de luchas sociales pasadas, de los viejos anarcos de la FOCH, del arte del pueblo, del club social y deportivo Libertad, de los Indios Tabayaras, de Jorge Negrete, de Roy Roger, de Erroll Flint, de Burt Lancaster, de la harina tostada, de las humitas, las sopaipas, los picarones, las castañas cocidas, del congrio, las almejas, los choritos, la chicha de Tunca y el compadre Gallina, de Cartagena y la playa grande, paseo en lancha por San Antonio, fotos en la playa y a caballo en el medio del río Cachapoal.
Allí también se cantaba, Silvia tu mamá cantaba tangos con una voz mas bella que Libertad Lamarque, tu papá cantaba Granada del mexicano Agustín Lara y estremecía los vasos con su vozarrón. Tu tía Any bailaba ballet, mi primo Omar Fariña y yo salíamos al ruedo con “la española cuando besa, olé”, el Marito cantaba mejor que Joselito “Una vez un ruiseñor” y se llevaba los mejores aplausos. Éramos una familia feliz del pueblo y nos unía una gran afectividad que giraba en torno de la abuela Marta.
Fueron apareciendo ustedes los mas chicos, el Marco, el Jano, el Pato, la María Inés, la Aidita, los mellizos. No te puedo relatar las canas verdes que le sacaron a tu mami y a tu papi, de eso que te cuenten tus hermanos y primos.
Crecimos, y ya en la adolescencia nos llega del extranjero el rock and roll, se fueron el cha-cha-cha, el tango, y el bolero. Ahora puedes ver a tus hermanos y primos luciendo sendos peinados a lo Beatles. Tu tía Ani, la ex Pavlova ahora hace como que canta en inglés. En el fondo se escuchan los murmullos de los viejos que reprueban y nos recuerdan sus tiempos mejores.
Después de la segunda guerra mundial el mundo se había dividido en dos, Oriente y Occidente y se lo repartieron entre los ganadores en el Pacto de Yalta. Habían muerto 60 millones de personas
por ”armas convencionales” y se lanzaron las dos primeras bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. Un ajuste de poder entre las potencias y un verdadero crimen en contra de los pueblos
En enero del 59 había triunfado la Revolución Cubana. Desafía a un poder surgido del Pacto de Yalta proclamando su soberanía y libertad, produce un gran cúmulo de interrogantes en toda la sociedad latinoamericana, África y Asia. El colonialismo imperial declina por las luchas de independencia en África, Asia y América latina. Surge un nuevo modo de dominación mundial, la amenaza atómica.
“La imaginación al poder”. Voz que venía desde la juventud europea que se había rebelado contra el orden existente en Francia, Alemania, Italia y otro países llega a America Latina y surgen las manifestaciones estudiantiles en Santiago, Córdoba Argentina, los estudiantes mexicanos son asesinados en la “Plaza de Tlatelolco  o de Las Tres culturas”, Paris está envuelto en llamas, Aún en los países socialistas hay rebeliones que son aplastadas a sangre y fuego, Berlín, Praga, Varsovia.
En La universidad de Berkeley en California miles de jóvenes se reúnen a protestar contra la guerra de Viet Nam.  El Papa Juan XXIII convoca al Concilio Vaticano II que dura varios años, la perrita Laica gira allá arriba en el espacio, le sigue Yuri Gagarin. Suma y sigue. Sería muy largo de contar todos los hechos de una época llena de acontecimientos.
Nosotros nos quedamos con la imagen del guerrillero heroico Ernesto Che Guevara, muerto en Bolivia en 1967.Tenía yo 22 años. Marito 15. Y teníamos memoria y sentido social, amábamos a nuestro país, la suerte del pueblo chileno y de los otros pueblos del mundo. Era evidente el hastío del orden cultural establecido, hasta los curas estaban en contra del actuar de las autoridades de la Iglesia y aparece la Teología de la Liberación.


Tuvimos acceso al conocimiento, a la educación, a los nuevos paradigmas culturales, éramos críticos y autocríticos. Queríamos seguir el ejemplo del “Hombre Nuevo” en Cuba.
Brilla el sol en nuestros potreros y las vacas salen a pastar, llega la “revolución en libertad” , la “Alianza para el Progreso” y los gringos metidos hasta la cocina, con el nariguetas adelante, tratando de parar al pueblo y el ejemplo de la revolución cubana. Entonces comienza nuestra época, la mía y la de Mario, de la generación del 68.
Nos organizamos  alrededor de las viejas y nuevas teorías sociales e inventamos otras. Unos venían del POR, de la Vanguardia Popular, del Partido Socialista, del Partido Comunista, etc., viejos españoles anarquistas salidos de la Guerra Civil nos estimulaban a la lucha.
En Concepción surge el MIR al cual nos afiliamos. En 1969 viajo a Cuba a observar el proceso y a aprender la historia del Movimiento 26 de Julio y su lucha revolucionaria. Chile tiene sus propia idiosincrasia y su forma de ser. Hay que pensar algo diferente a los partidos tradicionales.
Nos enfrascábamos en largas reuniones de la mañana a la noche, aprendíamos educación política, y otros conocimientos. De allí surgen los GPM (Grupo Político Militar) organizado en bases de varios tipos, como bases políticas, base militar, base de informaciones, de falsificación y maquillaje, talleres, etc., en el que militamos Mario, Ivonne, yo, (de la familia) además estaba el chico Zorrilla, el Tarves, el Nano de la Barra, el Tino, el Lautaro y varios mas que no recuerdo en este momento. Organizábamos tomas de terreno, atendíamos a la Población La Bandera, Nueva la Habana, campamento HO Chi Min, etc., y muchas actividades relacionadas con la clase mas otras actividades que requerían ser voluntarias, algunos recibimos un sueldo que apenas alcanzaba para la micro y cigarrillos “Populares”  gratis, la realidad es que nos teníamos que batir con nuestras propias uñas y recursos. Hasta Miguel andaba con los zapatos rotos  mostrando notorias redondelas en la suela, algunos iban a comer a la casa de tu abuela que les servía unos platos con baranda por que los encontraba “muy flacos y pálidos”. Yo paso a formar el aparato de información central del MIR. Estábamos compartimentados y no sabíamos mucho el uno del otro y no teníamos que saber, solo nos limitábamos a conversar de política a la hora de almuerzo en casa de la abuela Marta. Solo supe que estaba en el GAP, que había ido a Cuba y que se había casado y tenía un hijo Todo esto cuando ya habían ocurrido. Un día lo regañé porque supe que habían hecho un desorden en una población. Marito se enrola en el aparato militar del MIR desde el comienzo, participa en varios operativos de propaganda revoluionaria, algunos de sus compañeros de aparato caen presos.  y se desarrolla en ese ámbito hasta su captura y desaparición, en 1976. Mario tenía 22-23 años.
Durante el golpe de Estado, cada uno sufre la suerte de su estructura, yo tenia la responsabilidad de varios militares en activo y otros en retiro que habían estado al lado del MIR y yo no podía caer, nos fuimos a La Serena donde nos casamos Ivonne y yo. Después de un año los militares descifran documentos que comprometen a dos coroneles, capitán, teniente del ejército, ex generales de aviación. Toman detenida a Ivonne el 2 de octubre del 74, el mismo día que matan a Miguel Enríquez, yo salgo de la casa de Rodríguez un abogado del PS,  tengo que pasar a la clandestinidad. Me dan refugio y me esconden en la casa de Don Osvaldo, la chica Parra, , Martans, el Nene etc. y finalmente en la Iglesia de San Isidro frente al Grupo Móvil de Carabineros. Estuve 6 meses prófugo, luego me asilo en la embajada del Estado Vaticano junto con varios compañeros de varias partes del país que no conocía.
Por último el partido se desmembró en su estructura original, ya habían muerto Miguel, Bordas, Bautista van Schouwen, Tarves, Alejandro de la Barra, Lautaro, ya en 74 pasan nuevos cuadros a dirigir. Además hubo casos en que compañeros no soportaban la tortura y comenzaban a colaborar, se calcula que nadie soporta mas de 12 horas de tortura.   
No creo que a Mario le hayan quitado el “financiamiento”, puesto que nunca existió como tal, este provenía de las expropiaciones que cada estructura lograba, la infraestructura en casas de recambio se agotaron rápidamente. No se puede permanecer mas de una noche en una casa. Aparece una consigna que comprometía a los militantes a no salir del país: “El MIR no se asila”, lo que costó una perdida enorme de cuadros políticos. Los cuadros de la UP también fueron perseguidos y muchos de ellos se asilaron quedando el pueblo prácticamente sin dirigencia y siendo acosado en sus propias habitaciones. Jaimito estuvo en el Estadio Nacional los primeros días del Golpe.
Cerca de 3.000 militantes del MIR y de la izquierda están desaparecidos

try { Calendario(‘es’,10, 0); } catch(err) {}

Tu comentario es parte de nuestro artículo.Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s