CORDONES INDUSTRIALES. Cronología Comentada

 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

INDICE

 
 

  1. Una herramienta de lucha y coordinación. La demanda del traspaso al Área de Propiedad Social

 
 

1- Nace la necesidad de la organización

Primer intento de coordinación que antecede a los Cordones Industriales.

 
 

2- Nace el Comando Coordinador de los trabajadores de Cerrillos-Maipú

Una herramienta de lucha y coordinación.

 
 

La exigencia del traspaso al Área de Propiedad Social (APS)

  • Características de la zona industrial de Maipú
  • Cronología del nacimiento del Comando de Trabajadores

 
 

 
 

  1. Del traspaso al APS, al control obrero

 
 

1-En las industrias del país se abre un cuestionamiento al Sistema de Intervención.

Comienza a plantearse la necesidad de que la clase trabajadora participe activamente en la administración de las empresas

 
 

  • Julio. Problemas con el sistema de participación

2- El paro patronal reaccionario de Octubre.

El gran detonante. Florecen los Cordones Industriales.

  • El paro de Camioneros

 
 

  1. De la demanda de control obrero, al fortalecimiento de los Cordones como órganos de poder local de la clase trabajadora

 
 

1-
El proceso vivido en cada cordón

La clase trabajadora da muestra de su capacidad de auto-organización.

 
 

  • Cordón Industrial Vicuña Mackenna
  • El problema del espontaneísmo
  • Cordón Estación Central
  • Cordón Cerrillos-Maipú
  • En Regiones
  •  
     

2-
Sobre los cordones y su relación con el gobierno de la up.

Las tensiones entre el gobierno de la UP y sectores de los trabajadores, fueron la base para el fortalecimiento de los Cordones como órganos de poder local de la clase trabajadora

La política de “devoluciones”

El cambio de gabinete: ¡los militares!

Intervenciones y requisición

El Plan Millas

 
 

3- Elecciones de mayo de 1973, un cambio de actitud del gobierno

Tras la derrota del Plan Millas, los trabajadores prosiguen su curso ascendente de lucha, al grito de “trabajadores al poder”. El intento de canalizar de la CUT

 
 

  1. Órganos embrionarios de doble poder
  • Clase, Partido y Dirección
  •  
     

1- La reacción burguesa ataca.

¿Cuál es la respuesta de la clase obrera? La toma de todas las industrias de Santiago

  • Junio. El Tanquetazo
  •  
     
  • Reacción de los obreros ante la intentona de Golpe.
  •  
     

Cordón Industrial Cerrillos-Maipú

Cordón Vicuña Mackenna

Cordón O´Higgins

Cordón Macul, San Bernardo y San Joaquín

 
 

2- Sobre los cordones y su relación con la CUT

Los intentos de canalizar y desviar la lucha de los Cordones por la dirección de la CUT, y la necesidad de fortalecer la unidad de la clase trabajadora para avanzar en la resolución de sus tareas históricas

  • ¿Quién dirige, los Cordones o la CUT?

 
 

 
 

  1. Últimos días de vida de los cordones

 
 

El intento ya tardío de consolidarlos con la convocatoria a un Coordinadora Provincial de los Cordones Industriales

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

  1. Una Herramienta de Lucha y Coordinación. La Demanda del Traspaso al Área de Social

 
 

 
 

1- Nace la necesidad de la organización.

Primer intento de coordinación que antecede a los Cordones Industriales.

 
 

  • El Cabildo Abierto.

 
 

En Abril de 1972, se organiza en Cerrillos una movilización masiva que culmina con una gran reunión abierta. Se plantean demandas por locomoción colectiva, por la falta de consultorios médicos y por el problema de la vivienda. Asisten a la reunión los pobladores de “El Despertar”, de “La Victoria”, de las Unidades Vecinales N° 13 y 15, asisten dirigentes de algunas Juntas Vecinales, y hasta dirigentes de la Democracia Cristiana (DC). Asiste el regidor del Partido Socialista (PS) por la Municipalidad de Maipú y hasta alguien de “Patria y Libertad”. Pero no asiste ninguna organización obrera a ese encuentro.

 
 

¿Quiénes impulsan ésta concentración? Militantes del PS que buscan levantar un Cabildo Abierto, para unificar a las unidades de pobladores, de obreros y de campesinos. El día de la reunión se forman tres comisiones que se plantean preparar ese Cabildo. Durante dos meses el PS, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), la JRR, el MAPU y algunos pobladores del Partido Comunista (No el PC como partido) prepararan el Cabildo mediante la repartición de volantes con consignas como “La comuna en poder del pueblo”.

 
 

Finalmente este Cabildo se realiza con la participación de 300 o 400 personas. Decenas de pobladores asisten a la reunión, y ahora sí la clase obrera logra integrarse, aunque prevalece el elemento poblacional. Los Sindicatos de las empresas American Screw, de Fensa y de Perlak también asisten a la reunión. También asiste el Sindicato campesino “La Rinconada de Maipú”.

 
 

La Democracia Cristiana (DC), partido patronal, apostó jóvenes organizados en los alrededores del lugar de convocatoria al Cabildo para evitar su realización. Sin embargo, el Cabildo logró desarrollarse en absoluta normalidad. Las discusiones giraron en torno al rechazo a la Municipalidad y a su Alcalde, y a la necesidad de instaurar un “poder paralelo” a la Municipalidad.

 
 

Sin embargo, esta intención no logró prosperar y el Cabildo nunca más volvió a organizar una reunión. ¿Por qué? Porque como la clase trabajadora, mediante sus organizaciones, no tomó en sus manos la constitución de este Cabildo, jugando para ello un rol central en su organización, las distintas organizaciones de pobladores no lograron mantener una continuidad, ni hacer reuniones sistemáticas y permanentes. Pero después de este primer intento fallido de organización, la misma necesidad y el desarrollo de los acontecimientos hizo girar el centro de los acontecimientos, desde las luchas y reivindicaciones poblaciones hacia la lucha obrera y sobre todo a su vigoroso sector industrial, que plantearía las bases objetivas para que la clase trabajadora, cuestionando la fuente del poder en la sociedad burguesa, la propiedad privada capitalista, pudiera resolver las demandas de todos los explotados y oprimidos.

 
 

 
 

2- Nace el Comando Coordinador de los trabajadores de Cerrillos-Maipú

Una herramienta de lucha y coordinación.

La exigencia del traspaso al Área de Propiedad Social (APS)

 
 

  • Características de la zona industrial de Maipú.

 
 

La primera forma de organización y coordinación de los trabajadores surge en una comuna industrial, con una importante concentración obrera: Maipú. Veamos.

 
 

  • Era la cuarta comuna con mayor concentración obrera.
  • Poseía una base obrera altamente especializada.
  • Sus industrias eran dinámicas.
  • Existía un promedio de más de 100 trabajadores por empresa.
  • Laboraban en ellas 46.000 trabajadores en un total de 250 industrias.
  • Se dedicaba especialmente a la producción de neumáticos, vidrios, línea blanca, manufactura de cobre, fibras textiles, aluminios, distribución de combustible, etc.
  • Durante los últimos meses se sucedieron 63 huelgas, 55 de ellas en el sector industrial y 8 de ellas en el sector rural, y sólo 3 de ellas fueron legales.
  • La duración promedio de los conflictos laborales en Maipú era de 7 a 10 días.
  • El eje industrial era la industria metalmecánica, desarrollándose un importante movimiento huelguístico en este sector.
  • En diez de las empresas más grandes se concentraban el 25% de los conflictos. Esto es: 4 en Sindelen, 3 en Gasco, 1 en Fensa, 2 en CIC, 2 en American Screw, 1 en Rayon Said, 1 en Fensa, 1 en Fanac, 1 en Cintac y 1 en Fantuzzi.
  • El 60% de los 63 conflictos laborales se desató por reivindicaciones económicas tales como el atraso en los pagos, por pliego de peticiones, el no cumplimientos de las actas de avenimiento, etc.
  • Existían en esta comuna 148 sindicatos urbanos (84 Industriales y 64 Profesionales).
  • En total, producían en Maipú 16 fábricas textiles y 77 metalúrgicas.
  • El 50% de las empresas tenían sindicatos (¡El 50%!)
  • 37 de los sindicatos existentes contaban con más de 100 miembros (16 de ellos son metalúrgicos) y el resto contaba con más de 200 miembros.
  • Una quinta parta de los sindicatos se formaron en lo que va desde 1971 hasta 1972.

 
 

Precursor del Cordón Industrial Cerrillos-Maipú, surge el llamado Comando Coordinador en Maipú, como una necesidad de coordinación de las distintas luchas que se daban en el sector entre fábricas como Aluminios “El Mono”, Perlak y Polycron, que exigían al gobierno de la UP que ingresar a sus empresas al Área Social, es decir que las sacara de las manos de los patrones, para que ellos mismos, los trabajadores, pudieran administrarlas.

 
 

Pero los pliegos de peticiones de los trabajadores en sus huelgas eran sometidos a largas tramitaciones por parte del gobierno, ya que éste buscaba evitar la confrontación con los patrones y sus partidos como la DC. Ante esta situación, los trabajadores comienzan a poner la resolución de sus problemas en sus propias manos. Nace la necesidad, entre la clase trabajadora de poder valerse de una política de clase propia, que enfrente a la patronal, sin confiar en sus políticos y en sus partidos como la DC.

 
 

  • ¿Pero cómo surge este Comando Coordinador en Maipú?

 
 

12 de Junio de 1972. Comienza una huelga en la empresa Aluminios “El Mono” y en Indubal por un pliego de peticiones.

 
 

15 de Junio. Comienza una huelga legal en la empresa CIC por el cumplimiento de un pliego de peticiones. El día 17 se toman la industria exigiendo el traspaso al Área Social.

 
 

18 de Junio. Se inicia una huelga en Maestranzas Maipú, contra la mala administración por parte del directorio de la empresa. Se organiza una primera reunión en la empresa Perlak con el objetivo de unir las luchas para exigir el traspaso de todas ellas el Área Social. A la segunda reunión asiste una treintena de industrias y se decide tomarse los caminos para presionar al gobierno, y exigir el traspaso al Área Social de LAN, Carrocerías Franklin, Granja Agrícola Cerrillos, Maestranzas Maipú, Chicles Adams, Fensa, entre otras empresas. Participan en la reunión el Frente de Trabajadores Revolucionarios (brazo sindical del MIR), la Izquierda Comunista (IC), el MAPU, el Partido Comunista Bandera Roja y el Partido Socialista.

 
 

Las diferentes organizaciones sindicales comienzan a buscar la unidad, con el propósito de fortalecer sus luchas y sus huelgas. Los partidos políticos de la izquierda, también adhieren a esta unidad.

 
 

19 de Junio. Se declara la huelga en la empresa Perlak, por el cumplimiento del acta de avenimiento y por el traspaso al Área Social. El mismo día la empresa Polycron inicia una huelga también por el cumplimiento del acta de avenimiento, y ante la negativa de la patronal, se exige el traspaso de la industria al Área Social. El mismo día se decreta su intervención por parte del gobierno y la empresa es puesta bajo el Área Social. A su vez los pobladores se toman los camiones, los trabajadores y los pobladores comienzan a actuar juntos dándose cuenta de que logran golpear más fuerte si actúan unidos..

 
 

22 de Junio. Un grupo de obreros de Perlak, con la ayuda de algunos trabajadores de Aluminios “El Mono”, de Polycron y de CIC se toman el gabinete de la Ministro del Trabajo Mireya Balta (militante del PC), quien acude inmediatamente a la industria. Después de un crudo intercambio de opiniones entre Mireya Balta, quién llamaba a la calma a los trabajadores y les exige deponer la toma, y el Secretario del sindicato, hasta que ella termina por darle una bofetada. Se genera la inmediata solidaridad del resto de las industrias de la zona en defensa del dirigente sindical y se arman barricadas y tomas de micros. El mismo día Perlak es requisada. Pero “Patria y Libertad” secuestra al padre del Secretario del Sindicato, con la amenaza de que en 12 horas devuelvan la industria. Se exacerba el ánimo de lucha entre los trabajadores que comienzan a ver que el gobierno no soluciona sus problemas, que las empresas en manos de los patrones generan hambre y desocupación, salarios miserables. Se desparrama la idea de que es el trabajador mismo el que debe tomar cartas en el asunto y ponerle fin al abuso y la explotación de los patrones.

 
 

30 de Junio. Aumentan las luchas tanto de los trabajadores como de los pobladores. Se levanta una plataforma de lucha del Comando de Trabajadores del Cordón Cerrillos-Maipú cuyos puntos eran:

 
 

  • Apoyar al gobierno de la UP.
  • Expropiar todos los monopolios.
  • Exigir el control obrero de la producción, mediante Consejos de Delegados revocables.
  • Exigir un reajuste de salario.
  • Por el cierre inmediato de la Contraloría, el Parlamento y las instituciones burguesas.
  • Por la expropiación de los fundos de más de 40 hectáreas sin indemnización.
  • Por el Control Campesino mediante los Consejos de Delegados revocables.
  • Levantar una Asamblea Popular, cerrando el Parlamento burgués de una vez.

 
 

Se organizan numerosas Asambleas en diferentes fábricas, se levantan barricadas masivas y cortes de caminos. Los trabajadores exigen que las empresas sean puestas a producir bajo el control de los trabajadores mismos. Porque las empresas en manos de la patronal sólo son máquinas de opresión y de explotación para el obrero. Los trabajadores exigen controlar la producción, que el dueño deje de ser el patrón y las empresas pasen a ser de quienes las hacen funcionar.

 
 

El Ministro de Economía Carlos Matus promete la intervención de Aluminios “El Mono” y Polycron, es decir que el gobierno intervendría estas empresas y serían puestas bajo el Área Social, siendo controladas por el gobierno, pasando a ser éste el dueño y no el patrón, pero la intervención no se concreta durante esas semanas.

 
 

La clase patronal intenta quebrar al movimiento de los trabajadores mediante el Poder Judicial, se tramitan largamente todas las intervenciones, para que ninguna se lleve a cabo y las empresas continúen manos de privados.

 
 

2 de Julio de 1972. Huelga en Maestranzas Cerrillos. Las reuniones de los trabajadores no cesaban, y comienzan a aumentar. Se realizan asambleas masivas y se programa una gran manifestación para el día 12 de Julio.

12 de Julio. Cerca de 5 mil manifestantes llegan a los edificios de los Tribunales de Justicia, el Congreso y El Mercurio. Un obrero decía en el diario “Chile Hoy”: “La manifestación se originó para protestar contra todo el aparato burgués que impide el paso a los trabajadores”.

 
 

El mismo día, los trabajadores de la Federación de Trabajadores de Conservas (FETECO) se toman 5 industrias exigiendo un aumento de sus salarios, entre estas empresas se encontraban la Watts, Bozzolo y Deico. Pero el día 26 de Julio Deico es desalojada violentamente.

 
 

Los trabajadores de distintas industrias y ya no sólo de Cerrillos-Maipú, comienzan a presionar al gobierno para que sus empresas sean traspasadas al Área Social. Pero el gobierno no está dispuesto a avanzar a quitarle las empresas a los patrones, en boca de Mireya Balta, en el diario “Chile Hoy” N° 5: “Aquí lo importante es que ha habido tomas artificiales de industriales en que se plantea en forma muy liviana el paso al Área Social. Yo digo, ¿conviene al gobierno hacer un gasto tan grande? Porque hay que pagarlas en plata. A nosotros nos interesa herir al monopolio, al enemigo fundamental, y ahí es donde se pierden los amiguitos que yo dije que eran trasnochados”.

 
 

Pero el traspaso al Área Social no sólo significa plata, y no es sólo eso lo que le preocupa a la Ministra, es además un problema político. Porque lo que comienza a plantearse entre los trabajadores es la necesidad de avanzar hacia el control de la producción. Exigir que las empresas sean traspasadas al Área Social, que es un modo de estatizarlas, sembró entre ellos la necesidad de avanzar aún más, y que las empresas no estén sólo bajo el control del estado, ni mucho menos de los patrones… sino en manos de los trabajadores mismos, para hacerlas producir bajo control obrero, y terminar así con la explotación. Se comenzó a cuestionar la propiedad privada de los capitalistas, este era el tema en cuestión, aunque como veremos no logra llevarse hasta el final.

 
 

Continúa creciendo el disgusto de los trabajadores frente al concepto de “participación” de la UP. Porque comienzan a exigir no sólo “participar” de las decisiones en el interior de las fábricas pasadas al Área Social, sino ser los actores principales, los que verdaderamente tomen las decisiones. Aumenta la tendencia al método de la acción directa, reflejada en las crecientes barricadas y tomas de fábricas.

 
 

Al mismo tiempo el MIR iría a pronunciarse por primera vez sobre los Cordones Industriales, planteando en boca de Javier Bertín que “la experiencia de los Cordones fue acumulándose, y nosotros como MIR siempre tuvimos la concepción del “comando” porque esto es un concepto más general de la estrategia del MIR del poder popular…” Así, sin plantear el rol estratégico que tiene la clase trabajadora en la sociedad, y cómo debe ésta impulsar, dirigir y llevar adelante este proceso revolucionario que ser abría, acaudillando de tras de sí a todos los sectores oprimidos como a los pobladores, el MIR diluye a los trabajadores detrás del “poder popular”, sin buscar que los nacientes Cordones se convirtieran en un poder obrero, dual en relación al poder patronal, burgués, que avance hacia la conquista definitiva de un estado obrero. ¿Es esto posible? El nacimiento de los Cordones nos muestra que sí.

 
 

Durante mediados de Julio se sucede una jornada de movilizaciones, con la participación de varias industrias pero bajo la dirección de la Industria Conservera Copihue, pidiendo también su intervención.

 
 

Finalmente, y en medio de este clima de organización y de lucha, nace el Cordón Industrial Cerrillos-Maipú,
logrando movilizar a miles de trabajadores.
A través de una oleada de luchas de las industrias del sector por demandas económicas, se logra dar un salto en calidad con una serie de luchas de carácter político que comienzan a exigir la extensión del Área Social a todas las industrias de Maipú. El Comando de Trabajadores, se convierte ahora en el poderoso Cordón Industrial Cerrillos-Maipú, como un resultado directo de este enorme salto. Pronto los Cordones que nacerían como órganos de lucha y coordinación para la defensa de las demandas, los derechos y los intereses de los trabajadores, se convertirían en órganos de lucha por el control obrero, para avanzar más tarde en órganos de Frente Unico que se comenzarían a plantear políticamente el problema del poder. Pero no nos adelantemos.

 
 

Pero los dirigentes de este importante Cordón, eran muchas veces militantes de partidos no obreros como el Partido Socialista (PS), tal es el caso de Carlos Altamirano. Esto iría a marcar límites luego que ya veremos. Al principio, y en palabras de Altamirano, su idea era la de lograr “la gestación de un poder popular más allá de los sindicatos y partidos políticos” basado en el “modelo soviético”, como una especie de
“poder paralelo”. Pero el PS, es decir también Altamirano (que se ubicaba al interior de este partido como ala izquierda) era parte del gobierno de la UP, que se oponía a que todas las empresas fueran tomadas por sus trabajadores, y por lo tanto Altamirano, aún como uno de los dirigentes del Cordón Cerrillos, no cuestionaba al gobierno y a esta política de no enfrentar a los patrones. Esta política, de buscar la colaboración entre las clases y el no enfrentamiento, hace que Altamirano, y esta ala izquierda del PS, quede atada de brazos, por más que declarara en las palabras la creación de un “poder popular independiente”. ¿Y de dónde sale esta ala izquierda del PS? De la presión que ejerce la creciente actividad revolucionaria de la clase trabajadora y del pueblo pobre, aún siendo un ala de un partido que integra una coalición que busca la colaboración de clases.

 
 

Lo que no había eran dirigentes, es decir un partido, que tuviera en su estrategia y concepción, en su programa y su política, en su práctica, en sus militantes, que se van formando durante años y no de un día para el otro bajo la presión inmediata y cambiante de la realidad, la estrategia de la independencia de clase, de la auto- organización de la clase trabajadora, de la lucha revolucionaria por el poder, que implica también desplazar a los partidos oscilantes, centristas, a los partidos reformistas de colaboración de clases.

 
 

Pero el Cordón Industrial en Cerrillos comienza a poner en movimiento, con la exigencia al traspaso al Área Social, con los métodos de lucha propios de la clase trabajadora, el cuestionamiento a la propiedad privada de los medios de producción y plantea objetivamente la necesidad de que la clase obrera administre la sociedad, en este sentido irían convirtiéndose en órganos germinales, embrionarios, de doble poder. Como dice el mismo Joan Garcés, asesor personal de Allende, en su libro “Allende y la experiencia chilena”: “(…) la mayoría de los medianos y pequeños propietarios vio en la socialización de cada monopolio un ataque directo hacia sus intereses inmediatos. Durante esos quince meses el sector de empresarios que estaba siendo objeto de expropiación o intervención dispuso de tiempo para explotar la situación de inseguridad, y pudo atraer hacia sí a los medianos empresarios, uniéndolos en la defensa de una causa común, la propiedad privada”. (Las negritas son nuestras) Por eso la UP se negaba a extender el Área Social, mientras que pasó a ser una de las consignas centrales de la clase trabajadora, organizándose en los Cordones.

 
 

Durante Agosto de 1972, el Cordón Cerrillos-Maipú experimenta una creciente radicalización. El gobierno de la UP, preocupado por tal situación, decide hacer jugar a la CUT un rol más activo para atraer a los trabajadores bajo las banderas de la sindicalización, puesta de manera opuesta a las tendenciales formas de auto- organización de los Cordones, y bajo la política de colaboración de clases y defensa de reivindicaciones inmediatas solamente. (para abortar la creciente demanda al traspaso al Área Social) ¿Cuál es el resultado de esto? Que el Cordón se debilita y sufre de un reflujo fuerte, de debilidad política y organizativa. Para evitar esto, el 8 de Agosto se organiza una gran reunión y se decide hacer una movilización. Pero sólo participan en ella 5 o 6 industrias, con un total de apenas 300 trabajadores.

 
 

El 1° de Agosto se decreta la requisición de Gasco al Área Social.

 
 

El día 17 de Agosto se produce una huelga en la empresa Fantuzzi que exigía la intervención de la empresa, días más tarde los obreros logran obtener la orden de requisición. La lucha por los salarios, es decir por las demandas mínimas de los trabajadores, se convierten en demandas más políticas, que exigen el traspaso al Área Social y cuestionan la propiedad privada capitalista.

 
 

El 20 de Agosto Cementos Bio Bio es traspasado al Área Social, días más tarde Cristalerías Chile sería requisada también.

 
 

El día 6 de Septiembre los pobladores se toman Vicuña Mackenna durante horas, 11 días mas tarde se toman el Ministerio de la Vivienda. El mismo día los trabajadores de la empresa Fantuzzi, se toman la planta, el día 26 son desalojados y la fábrica es requisada inmediatamente después.

 
 

Durante todo Agosto y Septiembre aumentan la tasa de inflación en un 20%. Aumenta la escasez de repuestos que los trabajadores se ven obligados a fabricar de manera casera en sus propias industrias (demostrando que la clase trabajadora puede poner la economía al servicio de las necesidades de las grandes mayorías del país bajo su dirección). Aumentan las colas y conseguir pan, huevos o azúcar es casi una aventura, ya que los patrones despliegan una política de acaparamiento de los productos, para boicotear el proceso revolucionario en curso y a los obreros en sus fábricas. La burguesía busca unificarse y lo consigue. Forman la “Confederación de la Democracia” que agrupa al Partido Nacional, a la Democracia Cristiana y al resto de los partidos sus partidos patronales.

 
 

El 14 de Septiembre se produce una toma en BATA, este es el momento de mayor caos y crisis del gobierno de la UP. Las tomas estallaban a lo largo de todo Chile y el gobierno ya no lograba contener la situación. La política del PC y del ala más de derecha del PS era la de “calmar las aguas”, pero ésto no les da resultado, el dique de contención que se habían intentado formar era rebasado por las crecientes luchas de los trabajadores.

 
 

El 27 de Septiembre, la empresa Fanaloza de Penco logra ser traspasada al Área Social. El desabastecimiento a esta altura es prácticamente absoluto. La Derecha se preparaba junto a la burguesía, pero el movimiento obrero también se preparaba, durante el primer trimestre de 1972 el número de sindicalizados había aumentado en un 18,8%, el enfrentamiento parecía inminente. Y más que eso, los Cordones se preparaban para una nueva etapa.

 
 

Los trabajadores comenzaban a mostrar su capacidad de organización y de lucha. Cerrillos es un ejemplo para el resto de los trabajadores del país. Durante Julio el resto de las industrias comienza a poner en tela de juicio el sistema de participación implementado por el gobierno, influenciado por el naciente Cordón Cerrillos que ya buscaba formas más eficaces de control obrero.

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

  1. Del Traspaso al Área Social, a la Demanda de Control Obrero

 
 

 
 

1- En las industrias del país se abre un cuestionamiento al Sistema de Intervención, es decir al Área Social y su manera de llevarse a cabo.

Comienza a plantearse la necesidad de que la clase trabajadora participe activamente en la administración de las empresas.

 
 

  • Julio. Problemas con el sistema de participación.

 
 

El 14 y el 15 de Julio de 1972 se realiza un Encuentro Nacional Textil de las empresas del Área Social, en la Universidad Técnica del Estado para discutir los problemas de la participación. Durante este encuentro se critica a los “interventores” puestos por el gobierno por su desligazón con las bases de la clase trabajadora. Los obreros plantean esta discusión en el Encuentro:

 
 

Un obrero de la ex Sumar Seda decía “Hay un problema respecto de los comités de producción. Tal como decía un compañero, lo que los integran se han convertido en especies de enemigos de las masas, se les ha denominado “amarradores” o “sapos”. Como solución a ésto hemos planteado que estos cargos se fueran rotando cada dos meses”.

 
 

A su vez, un obrero de Paños Fiat Tomé decía “En cuanto a la participación obrera que se ha dado a nivel de superestructura en forma esquemática o administrativa. La participación debe darse a través de la información, de la difusión, a través del sentir de las bases”. Un dirigente de Fabrilana decía: “Los compañeros del encuentro decían que les mandaban administradores que no tenían nada que ver con una industria textil y que ésto puede significar que el compañero no sepa. A nosotros nos han mandado un abogado a dirigir la fábrica”.

 
 

Porque la administración de las fábricas sólo puede ser beneficiosa al obrero, cuando es el mismo obrero el que la dirige, con sus propios representantes y delegados revocables. Introducir a un abogado o a un funcionario del gobierno que poco tiene que ver con la administración de una empresa, es imponerle a la clase obrera una forma de participación que no tiene por qué respetar. Los trabajadores comienzan a cuestionar esto, exigiendo al gobierno de la UP que los interventores sean elegidos por las mismas Asambleas de base, que sean obreros y que puedan ser en todo momento criticables y por supuesto revocables.

 
 

Durante el 1° Encuentro Nacional Textil de las empresas del Área Social se fijan varios objetivos, algunos de ellos son: Que las Asambleas de trabajadores tengan el derecho de criticar y revocar a los representantes del Estado que cumplan el rol de Interventores. Que se creará una Distribuidora Nacional Textil para solucionar definitivamente el problema del mercado negro y el desabastecimiento creado por la patronal. Y que se cerrarán los salones de venta al público con este mismo objeto.

 
 

Rigoberto Quezada, Administrador de Sumar Poliester decía sobre el problema de la participación que: “Toda la planta mayor, los técnicos, mecánicos o ingenieros continuaban trabajando en la fábrica. Los ingenieros proyectaban los programas de producción y los explicaban a los sindicatos para hacer preguntas. El obrero comenzó a interesarse y a informarse de lo que pasaba en otros departamentos, incluso habían charlas”.

 
 

La producción textil del Área Social aumentó entre un 8% y un 30%. Esto en contra de todos aquellos que incluso hoy en día se atreven a decir que los trabajadores de los Cordones Industriales eran “flojos” y que solamente se preocupaban de organizar marchas y contramarchas. En Fabrilana por ejemplo (la industria más grande de la fabricación de lana) la producción aumentó en un ¡120%! Y estos aumentos de la producción, muestran la mayor eficiencia económica de la clase trabajadora dirigiendo la producción, guiada concientemente para comenzar a satisfacer las necesidades sociales, y no espoleados por la sed de ganancias capitalistas.

 
 

2-
El paro patronal de Octubre de 1972.

El gran detonante. Florecen los Cordones Industriales.

 
 

  • El paro de Camioneros.

 
 

Una serie de elementos se agolparon. La crisis económica de Agosto, la falta de repuestos, el control ejercido por el gobierno a los precios, el desabastecimiento, etc. incrementando la tendencia a una mayor lucha de clases. Los dueños de camiones, gracias al apoyo de Estados Unidos y de todos los organismos patronales chilenos, decretan un paro. La clase media iría paulatinamente solidarizando con este gremio.

 
 

Pero como plantea Miguel Silva el gobierno de la UP se alinea tras la posición de “controlar al enemigo” en vez de utilizar el paro y a toda la crisis desatada para “vencer al enemigo”. En ves de impulsar, desarrollar, extender, fortalecer, los Cordones Industriales, como Frente Unico de la clase trabajadora, orientando la lucha del resto de los explotados y oprimidos hacia la supresión de la propiedad privada, y de las instituciones de dominación (el Parlamento y la Justicia patronales, etc), lo que hizo fue llamar a las F.F.A.A. a defender al gobierno. Es de este modo, como la UP introduce de Interventores a militares (!), justamente todo lo contrario de lo que los obreros pedían y necesitaban, y se produce un acercamiento mucho más sólido entre el gobierno y el General Prats.

 
 

El gobierno estaba nombrando ya no a abogados como Interventores o a funcionarios que nada sabían sobre la producción, ahora estaba introduciendo militares a las fábricas, como administradores o directores de la producción. Militares de las FF.AA. que pertenecen a una Institución burguesa, al gran partido del orden y que estarán siempre –como de hecho lo estuvieron- por defender los intereses de esa burguesía y su propiedad privada.

 
 

Pero los Cordones ante el Paro reaccionan de manera diferente y logran dar una respuesta de clase. Se fortalece el Cordón Cerrillos y al mismo tiempo florecen Cordones Industriales por todo Santiago. La ola de conflictos laborales se incrementa y los trabajadores se plantean detener a la reacción golpeando donde más le duele, en las fábricas. Se producen tomas y barricadas en todo Chile. En condiciones de una oposición más abierta de la clase patronal contra la clase trabajadora, se plantea objetivamente (aunque aún hayan sido reducidos en número) su fortalecimiento como órganos de Frente Unico, de democracia directa, de lucha por sus derechos e intereses, con consignas políticas (el traspaso al Área Social) y con consignas de control obrero, que tienden a cuestionar la propiedad privada y el poder político de la burguesía.

 
 

En los primeros días de Octubre se sucede una importante huelga en la minera Andina por reajuste de salarios. La fábrica de Oxígenos Quilpué es intervenida.

 
 

El 4 de Octubre de 1972, Hoechst es desalojada. El mismo día se produce una huelga en Cementos Melón, y Cementos Bio-Bio es paralizada por sus trabajadores que exigen el traspaso de esta empresa al Área Social.

 
 

Se producen movilizaciones tanto a favor como en contra del Paro reaccionario de camioneros. Los trabajadores de diversas industrias comienzan a salirse de los marcos y reglas establecidos por el gobierno en la organización de la economía (la producción y la distribución), aunque aún a nivel local. Un ejemplo de ello puede verse en el hecho de que la empresa de electrodomésticos Mademsa comienza a vender muchos más refrigeradores de lo permitido. Además, comienza a distribuirse, como una decisión de los trabajadores organizados en los Cordones y en respuesta a los problemas de desabastecimiento, una “canasta popular” compuesta de los productos básicos.

 
 

El 5 de Octubre, 600 pobladores de la población “Camilo Torres” en comuna de La Florida se toman la Municipalidad, exigiendo solución a sus problemas habitacionales. Y al mismo tiempo se expande por todo Chile el surgimiento de los Cordones Industriales. Nacen así el Cordón Vicuña Mackenna, el Cordón O´Higgins, el Cordón Estación Central, el Cordón Macul, entre varios otros. Al principio, estos Cordones surgen como órganos de presión, para exigirle al gobierno cumplir con sus demandas, pero irían a convertirse en mucho más que eso. El Partido Comunista, que no participaba de los Cordones, ante la efervescencia de éstos, discute intervenir en ellos y busca entrar en su organización.

 
 

El paro reaccionario de Octubre generó la inmediata respuesta de la clase trabajadora, una respuesta de clase que cuestiona en los hechos la propiedad privada capitalista: Los Cordones Industriales.

 
 

Durante el Paro el gobierno decreta Estado de Emergencia en 12 regiones, sin embargo se produce en Santiago una gran manifestación obrera, encabezada por las empresas BATA y CALVO que exigían el traspaso inmediato al Área Social y la liberación de Luis Torres, dirigente de BATA encarcelado. Se escuchan declaraciones como “No avanzar, significa comenzar a retroceder”.

 
 

El 7 de Octubre, Mademsa queda completamente paralizada por la falta del envío de lingotillos, producto que necesita para hacer funcionar la fábrica, además todo el sector de esmaltación de fierro de la empresa decreta un paro en contra del Interventor. El mismo día 600 funcionarios del Ministerio de Vivienda inician una huelga.

 
 

Al día siguiente se produce la huelga del mineral El Teniente. La situación se radicaliza.

 
 

El gobierno se ve obligado a intervenir algunas empresas de la Construcción durante estos días, y debe ordenar que se requisen algunos camiones y los pone bajo la supervención de los Interventores Militares (éstos ya tenían amplios poderes y facultades gracias al Estado de Emergencia). Las zonas de emergencia también estaban supervisadas por militares. Se nombra por ejemplo al General Héctor Bravo de la Guarnición de Santiago como Coordinador del Transporte Terrestre. ¿No preparaba esto mejores condiciones para el desenlace final que ya todos conocemos?

 
 

El día 13 de Octubre la SoFoFa declaraba: “Instruir a los industriales a que procedan a paralizar sus actividades en forma indefinida a partir de hoy”. Los patrones alcanzan para este período altos niveles de organización y centralización. La DC, partido patronal, apoya con todas sus fuerzas materiales el Paro.

 
 

Se declara ilegal cualquier tipo de manifestación durante el Estado de Emergencia, pero los trabajadores no están dispuestos a retroceder y continuarían manifestando su fuerza. En Camino a Melipilla 200 trabajadores de la empresa Gasco rompen el bloqueo de los caminos. El Paro había originado mayores niveles de organización, y era imposible intentar detenerlos. El trabajador

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

  1. De la Demanda de Control Obrero, al Fortalecimiento de los Cordones como Órganos de Poder Local de la Clase Trabajadora

 
 

 
 

1-
El proceso vivido en cada Cordón

La clase trabajadora da muestra de su capacidad de auto-organización.

 
 

 
 

  • Cordón Industrial Vicuña Mackenna.

 
 

Nace una coordinación, como respuesta al Paro patronal de Octubre, en base a la unidad de los distintos sindicatos que existían en las industrias, en apoyo a las huelgas de las fábricas Elecmetal y Licores Mitjans. Cerca de cuarenta sindicatos se organizan para defender estas huelgas de manera solidaria, entre ellos podemos contar a Textil Progreso, Fabrilana, Lucchetti, IRT, Rolitex, Muebles Easton, Textil Monarch, entre varias otras más.

 
 

El día 19 de Octubre de 1972, los trabajadores de Elecmetal se toman la industria, automáticamente son evacuados por carabineros. Al día siguiente, el Cordón entero realiza un paro de diez minutos en solidaridad y en repudio a la acción de carabineros, y esa misma noche se concentran en el frontis de la empresa cientos de trabajadores. La planta es nuevamente tomada y el gobierno se ve en la obligación de requisarla.

 
 

Todos los trabajadores del Cordón querían que sus respectivas industrias pasaran al Área Social, y tenían razones para ello. Por ejemplo, el obrero Julio Hernández decía “La libertad de trabajo es uno de los éxitos esenciales. Ahora no hay represión policial y estamos produciendo para el pueblo”. Es decir, el paso al Área Social significaba para el trabajador que el patrón ya no estaría atosigándolo, explotando su trabajo y abusando con malos salarios.

 
 

Uno de los dirigentes del Cordón, Mario Olivares de Muebles Easton, que probablemente sería militante del MIR, decía acerca de la formación del Cordón que “por nuestro lado, cómo avanzar creando las medidas para una sociedad realmente socialista. Esto pasa por profundizar el enfrentamiento con la burguesía para ir creando un poder popular como en la producción y la distribución. Entonces, la idea del Cordón Vicuña Mackenna fue agrupar los sectores revolucionarios, nos coordinamos para profundizar el proceso, pero con eso ir por el control de la empresa, del control de territorios, ir creando en la práctica concreta esa sensación de poder. Pero hay otro tema, creo que los Cordones nunca fueron espontáneos derechamente: fue una de las tesis que levantó el MIR, estratégico”.

 
 

Pero ¿cómo se da el surgimiento de los Cordones? ¿Surge de manera espontánea como afirman algunos? ¿O hay acción y dirección de partidos políticos que buscan imprimirle su sello y su orientación? Para poder entender cómo surgieron los Cordones, lo mejor es tener algunas herramientas para pensar… Veamos.

 
 

 
 

El problema del espontaneísmo.

 
 

Para Lenin “lo espontáneo es el germen de lo conciente”. Y qué mejor planteo para ser aplicado aquí.

 
 

Los Cordones Industriales surgen como una necesidad material y real de la clase trabajadora, surgen frente a la necesidad de coordinar las luchas, de solidarizar y de mantener una unidad de clase.

Al mismo tiempo, es el resultado de la aplicación de un método propio de la clase trabajadora, el método de la auto- organización, de la democracia directa, del funcionamiento en base a Asambleas, que muestra la unidad solidaria básica del lugar de trabajo, con delegados, con revocabilidad de los mandatos, con la exigencia del Control Obrero. Con tendencias a unificarse en los momentos más álgidos de la lucha de clases, en torno a organismos independientes como fueron los Cordones, que en sus puntos más elevados logran transformarse en órganos de doble poder.

 
 

Numerosos son los organismos de este tipo que la clase trabajadora logró parir a lo largo de la historia.
Tal es el caso de los Soviets en Rusia tanto en 1905 como en 1917, los Consejos Obreros de la Revolución Húngara en 1919, los Consejos Obreros en Alemania de 1918 a 1929, la transformación en un órgano de tipo soviético de la COB (Central Obrera Boliviana) en la revolución de 1953, y cientos de organismos más.

 
 

Los Cordones Industriales son un ejemplo más de cómo la clase trabajadora tiende a una planificación democrática de la economía en un proceso hacia la sociabilización de los medios de producción. ¿Qué quiere decir esto? Que cuando los patrones muestran a corazón abierto que su manera de organizar la producción es mediante la explotación, la explotación y la explotación al trabajador, para así aumentar sus ganancias capitalistas… Los trabajadores ven que la única manera de conquistar un futuro mejor HOY, es ser ellos mismos los que organicen la producción, para así distribuir las ganancias entre todos, para acabar con la explotación, con los accidentes laborales, con los problemas del obrero que son siempre causados por el patrón y su manera de organizar la vida en la fábrica. Los trabajadores de los Cordones Industriales dan un enorme ejemplo para la historia de Chile: QUE EL OBRERO PUEDE ORGANIZAR LA VIDA EN LA FÁBRICA, solucionar todos los problemas que se presenten, organizar la distribución, repartir las ganancias de manera uniforme. Los Cordones Industriales, así como los Soviets en Rusia, los Consejos Obreros en los países que ya nombramos, etc. son ejemplos de que la clase trabajadora puede organizar la producción sin patrones, a favor de sus intereses.

 
 

Pero ésto tendencia a formar organismos de auto-organización como los Cordones, puede desarrollarse o puede no desarrollarse. ¿De qué depende? Depende de la intervención de los partidos políticos de la misma clase obrera en el seno de sus organizaciones –y también de la intervención de los partidos burgueses que quieren abortarlos- para desarrollar, impulsar y defender a estos órganos que surgen –en la mayoría de los casos- como mecanismos de defensa para convertirse luego en organismos de doble poder.

 
 

La intervención de los partidos obreros dentro de estos órganos –o antes de que surgan en la lucha por articularlos o desarticularlos- es lo que determina su desarrollo y su final. Si existe en su interior un partido revolucionario capaz de dirigir el proceso y disputarle su dirección al resto de los partidos, el proceso será guiado hacia la toma del poder, es decir hacia avanzar a arrebatarle a los patrones no sólo las fábricas, sino también el control del Estado que hoy está en sus manos, y lograr así consolidar el poder obrero, acabando con el poder burgués. En contra del Estado hoy burgués, la clase trabajadora impone un Estado Obrero basado en esos mismos órganos de democracia directa que mediante una revolución se levanten dirigidos por un verdadero partido revolucionario para terminar con la explotación y la opresión, emancipando no sólo a los trabajadores, sino al conjunto de la humanidad.

 
 

Pero si no existe ese partido revolucionario, o peor aún si éste no logra dirigir el proceso hacia la toma del poder, los partidos reformistas de la clase trabajadora (o centristas, o pequeño-burgueses radicalizados) intentaran “calmar las aguas” e impedir la destrucción de aquel Estado Burgués. Impiden la lucha por el socialismo, y terminan subordinando a los trabajadores y sus organizaciones a algún sector burgués “progresista” o “democrático”, pero burgués al fin.

 
 

Durante el gobierno de la UP determinados partidos como el ala más de izquierda del PS dirigida por Altamirano o incluso el MIR, estuvieron y fueron una parte activa en la construcción de los Cordones Industriales. El PS de Altamirano los impulsa como órganos capaces de proteger al gobierno –por lo que no significan más que una táctica para fortalecer al gobierno, y no es su estrategia para acabar con la sociedad burguesa-. A fines del 1973 se vuelven para el PC y para el gobierno de Allende en una base capaz de sostener a la UP a punto de ser derribada, entonces se intenta integrarlos como ya veremos. Para el MIR los Cordones no eran más que un suplemento a los organismos poblacionales, los Comandos Comunales, y por lo tanto no eran la clave estratégica para la revolución socialista.

 
 

Lo que faltó fue un partido revolucionario capaz de dirigir a los Cordones hacia una lucha para que avanzaran a transformarse en genuinos organismos de doble poder, desde donde poder plantearse la resolución del problema del poder que estaba planteándose cada vez más agudamente: ¿quién dirigiría la sociedad, la clase burguesa o la clase trabajadora?.

 
 

 
 

  • Cordón Estación Central.

 
 

Este Cordón nace también como una respuesta al Paro patronal de Octubre. Dijimos que los trabajadores comenzaban a desbordar aquel dique de contención en el que se había convertido la UP y al respecto el obrero Ibador Castro, perteneciente al Cordón Estación Central decía “En ese tiempo, todo el problema interior de la UP se discutía en general, en forma global: donde iba la UP, se criticaba al gobierno que iba muy despacio, que este proceso sería más revolucionario pero también se tomaba el aspecto de industria a industria.”

 
 

 
 

  • Cordón Cerrillos-Maipú.

 
 

Los trabajadores del Cordón comienzan a notar que en toda la comuna los Comandos Comunales y las organizaciones poblacionales no logran articularse ni adquirir mayor fuerza, notan la gran debilidad que tenían en el área de la distribución y comienzan a tener política hacia este sector. Se organizan desde el Cordón una serie de “ferias populares” con la intención de acercar a los pobladores, y se elaboran productos populares de buena calidad y de bajo precio. Y es que éste es el rol que juega la clase trabajadora con el resto de los sectores explotados y oprimidos… busca que se organicen a su alrededor, para acaudillarlos y poder avanzar hacia el cumplimiento de todas sus demandas, de otro modo estos sectores se debilitan y pierden fuerza.

 
 

Al mismo tiempo la CUT provincial cita a una reunión cuya Tabla sólo mencionaba las elecciones futuras y no se decía nada del Paro patronal que desde hacía 10 días sacudía la distribución. Los trabajadores del Cordón enfurecidos comienzan a gritar cánticos en contra del planteo de la CUT, dirigida por el PS y el PC de devolver las empresas a manos de los privados. Por primera vez logran dar vuelta la Tabla propuesta por la CUT, y los trabajadores imponen que se discuta sus problemas reales y cómo avanzar contra la patronal que venía buscando aplastar al trabajador.

 
 

El 27 de Octubre de 1972 sale publicado en el periódico “Chile Hoy” N° 20: “En Indura, ubicada también en el Cordón Cerrillos, los obreros amenazan con despedir a todos los técnicos y profesionales que adhieran al paro patronal. Rápidamente éstos se integran a sus labores, impidiéndose así la paralización de la fábrica”.

 
 

Frente al Paro patronal, los trabajadores deben responder no sólo fortaleciendo sus propios organismos sino que además deben preocuparse del problema de la distribución. Pues como la burguesía iba perdiendo su poderío industrial comenzó a boicotear otra área de la economía: la distribución. Desde Cerrillos se intenta darle un empuje a la JAP de la comuna, que eran las organizaciones constituidas por el gobierno para apalear el problema de la distribución.

 
 

  • En Regiones.

 
 

En Concepción, surge como respuesta al Paro patronal el Cordón Huachipato, mediante la toma de diversas industrias exigiendo su traspaso al Área Social, algunas de estas industrias eran Coca-Cola, CAP, Petroquímica, Petrodom, Cementos Bio Bio, Inchalam, Maestranzas Cerillos, entre varias otras más.

 
 

Se realizan piquetes para abrir de 1.000 a 1.500 tiendas cerradas, con la intervención de Merino, Secretario General Regional del PS.

 
 

Las industrias Cementos Bio Bio, Maestranzas Cerrillos, Sigdo y Korfers llaman a constituirse en un Cordón, se realiza una reunión a la que asisten 4.000 obreros.

 
 

Al mismo tiempo se forman un total de 100 Coordinaciones en Penco, Tomé, Talcahuano y Chiguayante.

 
 

El punto de organización y de concentración es tal, que incluso se comienzan a atender las necesidades de tipo educativo y de salud de los trabajadores. Los Cordones colegios dentro de las empresas, mediante un convenio con la Universidad Técnica, para que los obreros pudieran formarse. Los Cordones comenzaban su traspaso del campo de la presión, al campo del poder.
Mostrando una vez más que el trabajador organizado es capaz de organizar la producción, y la sociedad entera. Más adelante, ellos mismos comenzarían a plantearse esta cuestión.

 
 

Tal es el nivel de fuerza que adquieren los Cordones como órganos de poder obrero, que la CUT se ve obligada a aceptar su existencia y se apoya en ellos. Formula una declaración pública ante el paro patronal y deja de plantear a los Cordones como órganos “paralelos” a los sindicatos y a la CUT, deja de rechazarlos y comienza a desarrollar una política para intentar cooptarlos.

 
 

 
 

2- Momento de Reflujo.

Una vez finalizado el Paro, el Cordón Cerrillos sufre un fuerte reflujo. Se abre un momento de reflexión y de grandes discusiones al interior de la clase obrera.

 
 

A partir del Paro reaccionario de Octubre de 1972 comienza a plantearse entre los trabajadores la discusión acerca del gobierno de la UP. Los Cordones brotaron de la necesidad de llevar el proceso que estaba en curso hasta el final, tomándolo en sus propias manos, con sus propios métodos de clase.

 
 

Se abre una terrible contradicción entre apoyar al gobierno que aún es considerado como “el gobierno popular” o intentar sobrepasarlo hacia la revolución socialista. Comienzan a circular todo tipo de discusiones sobre el carácter del gobierno de la UP, sobre lo que significa “la vía chilena al socialismo” y sobre la necesidad de una revolución socialista.

 
 

En el N° 26 del periódico “Chile Hoy”, Miguel Matta, dirigente sindical de DEVA y Coordinador del Área Norte en Conchalí decía “Cuando los trabajadores nos tomamos las industrias que los patrones habían abandonado, cuando decidimos echar a andar el país…” graficando perfectamente cómo los trabajadores comenzaban a entrar en conciencia de que el poder estaba recayendo en sus manos.

 
 

A su vez, Manuel Minami, Coordinador de San Miguel, planteaba sobre la necesidad de la organización y sus tareas que “los trabajadores hemos visto que organizados a nivel de base se han creado organismos de poder que les van planteando alternativas a la solución de sus problemas”. Los trabajadores saben que la solución de sus problemas está en sus propias manos.

 
 

Pero el gobierno sigue siendo visto como el “gobierno de los trabajadores” lo que impide su superación. El 4 de Noviembre se realiza una marcha en donde un millón de trabajadores sale a la calle en apoyo del gobierno de la UP. Carlos Mujica, de la industria Alusa, decía “Nosotros, la gente, decidimos tomar la empresa en apoyo al gobierno.” Esta contradicción entre apoyar al gobierno o superar al gobierno se iría incrementando en los meses siguientes.

 
 

El día 5 de Noviembre de 1972 se suspende el Paro patronal. Dando por resultado a una clase obrera fortalecida y bien organizada en los Cordones Industriales y a una patronal también unificada y fortalecida. La lucha de clases se vuelve más descarnada y abierta. Todos los ejecutivos, empleados y patrones que habían adherido al Paro, no pueden volver a sus puestos de trabajo. Los trabajadores no los dejan entrar a las fábricas que habían sido tomadas. El tiro finalmente les sale por la culata.

 
 

Sin embargo, una vez finalizado el Paro patronal, el Cordón Cerrillos, que era el más avanzado de todos en tanto politización y organización, llamado también “El Cordón Rojo” de Cerrillos, es víctima de un fuerte reflujo. ¿Las razones? Miguel Silva plantea que “Después de finalizado el paro de Octubre, el reflujo del Cordón Cerrillos-Maipú se acentuó. Las reuniones perdieron asistencia y pasó cierto tiempo antes de que se reanudaran las movilizaciones callejeras a cargo del Cordón. No fue que Octubre no hubiera profundizado la madurez de los trabajadores de Maipú, sino todo lo contrario. Lo que sucedió fue que Octubre planteó objetivamente las cuestiones referidas al poder popular y en esos términos quedó demostrado que la capacidad del comando era todavía muy limitada.” Después de esto dice “El gobierno intentaba convencer al trabajador de que volviera a su casa, mientras el Estado presionaba al gobierno para que volviera a la suya”.

 
 

El reflujo sufrido después de Octubre, no fue más que un momento de reflexión al interior de los Cordones sobre el problema del poder. Los trabajadores sabían que debían quitarle el poder a la burguesía, que reside en la propiedad de los medios de producción, pero lo que ahora se discutía era si le quitamos el poder a la burguesía ¿en manos de quién recae? ¿del gobierno? ¿o en los trabajadores mismos? El gobierno comenzaba a demostrar que era incapaz de responder al problema del poder que estaba planteado objetivamente, y la clase trabajadora por el contrario comenzaba a mostrar cuán capaz era de administrar y controlar los medios de producción, cuán capaz era de desarrollar ese poder obrero, que pudiera avanzar hacia la dirección del conjunto del país.

 
 

El día 8 de Noviembre la Contraloría rechaza la requisión de Fensa. Siete días más tarde rechazaría también la requisión de Fantuzzi. Pero los trabajadores cuestionan esta negativa del gobierno y éste, ante el temor a un levantamiento de los trabajadores, declara el traspaso al Área Social a industrias CIC, Comarsa, Soprole, Elecmetal, DOW Chemical y Petro DOW.

 
 

El día 24 de Noviembre se emiten una orden de desalojo de la empresa Ferriloza, horas más tarde esta industria es requisada. El mismo día se desaloja a los trabajadores del Diario “El Sur”.

 
 

3- Sobre los cordones y su relación con el gobierno.

Las tensiones entre el gobierno de la UP y sectores de los trabajadores, fueron la base para el fortalecimiento de los Cordones como órganos de poder local de la clase trabajadora

 
 

 
 

  • La política de “devoluciones”

 
 

El día 21 de Octubre de 1972, se realiza el Pleno de las Federaciones al que asisten más de 3.000 personas. La CUT vota una resolución “por la unidad” de la mano de Luis Figueroa y Salvador Allende. Era el momento perfecto: frente a miles de trabajadores y dirigentes de distintas industrias para organizar centralizadamente la toma del control de las industrias y avanzar para fortalecer el poder de la clase trabajadora, erosionar la fuente del poder burgués, y plantearse desde allí ir avanzando hacia la resolución del problema del poder. Pero esto no fue planteado así, todo lo contrario: El día 26, el gobierno decide tomar medidas en contra de las tomas de fábrica, en palabras del General Héctor Bravo: “Se notifica a la ciudadanía que el suscrito ha ordenado a la fuerza pública bajo su mando que proceda al inmediato desalojo de todas aquellas industrias o empresas que sean tomadas”

En rechazo a esta medida del gobierno los Cordones realizan manifestaciones y barricadas multitudinarias en Santiago. En el Cordón Cerrillos se produce la toma de Indugas, y en el Cordón Vicuña Mackenna la toma de Mitjans, días después se vuelve a desalojar Elecmetal. Los trabajadores no estaban dispuestos a dar el brazo a torcer, no le devolverían las industrias a los patrones explotadores.

 
 

El 31 de Octubre de 1972 los gremios de los camioneros se sientan a negociar, plantean determinadas condiciones para bajar el paro. Al mismo tiempo el gobierno plantea crear un nuevo gabinete que sería integrado por ¡4 generales!, más el Presidente y el Vicepresidente de la CUT. Y esto muestra claramente cuál era la estrategia del gobierno: Llamar a colaborar a los patrones (y sus instituciones como el Ejército) con la clase trabajadora (y sus instituciones como la CUT). ¿Y qué significa esta estrategia? Subordinar a la clase trabajadora a la clase patronal, y no enfrentarla.

 
 

 
 

  • El cambio de gabinete: ¡los militares!

 
 

El 3 de Noviembre se anuncia el nuevo gabinete cívico-militar del gobierno que estaría integrado por:

 
 

  • Ministro del Interior y Jefe de gabinete: General Carlos Prats.
  • Ministro de Obras Públicas: Contralmirante Ismael Huerta.
  • Ministro de Minería: General de Brigada Aérea Claudio Sepúlveda.
  • Ministro de Agricultura: Secretaria General de la CUT Rolando Calderón (PS)
  • Ministro de Economía: Fernando Flores (MAPU)
  • Ministro del Trabajo: Ex presidente de la CUT Luis Figueroa (PC)
  • Ministro de Justicia: Sergio Insunsa (PC)

 
 

La Fuerzas Armadas son y siempre serán una institución burguesa, que fue creada, desarrollada y consolidada para defender los intereses de los patrones y no sólo los de Chile, sino los del mundo entero. Confiar en el Ejército es igual al condenado a la Orca estableciendo amistades con su degollador.

 
 

 
 

  • Intervenciones y requisición

 
 

El plan del gobierno se basaba en la nacionalización de “91 empresas estratégicas”, las más importantes de la economía, no más de esas 91 empresas estratégicas. ¿Con qué fin? Con el fin de reinyectarle capitales desde el Estado a empresas en crisis, y así volverlas nuevamente rentables, para revenderlas posiblemente después a los privados.

 
 

Pero el trabajador superó ampliamente los planes del gobierno: Ya antes del Paro patronal de Octubre de 1972, había 167 empresas intervenidas o requisadas, de las cuales apenas 43 estaban incluidas en el plan de “las 91” del gobierno… el resto fueron obra de la lucha del trabajador. Para Diciembre de 1972, había 202 empresas intervenidas, con más de 117.471 trabajadores en su interior. Y ya cerca del año ´73, más de 35.000 trabajadores (!) se encontraban laborando en una planta requisada o intervenida, mientras el plan de la UP contemplaba que sólo 8.000 trabajadores laboraran en tales condiciones.

 
 

Hacia 1973 los Cordones Industriales adquirían peso como órganos embrionarios de doble poder en los hechos, desde donde marchar a una sociedad libre de explotación y opresión, una sociedad socialista. El poder obrero se extendía.

Hoy, la clase trabajadora es la base del sistema capitalista y por lo tanto es también la única capaz de destruirlo, sus organismos de poder, como los Cordones Industriales deben dirigir el proceso revolucionario hacia la toma del poder y ser posteriormente la base de un Estado Obrero. Pero para ello necesitan de la alianza con el resto de los sectores explotados y oprimidos de la sociedad, ésto es los pobladores, los campesinos. (Y por supuesto que jamás con los burgueses) La clase trabajadora acaudillando al resto de los sectores populares, tomando sus demandas y reivindicaciones como propias y luchando contra la burguesía en una alianza revolucionaria, sin patrones, logrará terminar con el régimen capitalista, con su Estado Burgués y sus Instituciones.

 
 

  • El Plan Millas

 
 

El 24 de Enero de 1973 el gobierno envía al Congreso un plan que en honor al acuerdo entre el dirigente del PC Orlando Millas y el General Prats (!), dio a conocerse como “El Plan Prats-Millas”. ¿En qué consistía este plan? En bajar de 91 a 49 las empresas consideradas estratégicas para el Área Social. Y en que esas 49 empresas no serían expropiadas, sino que se indemnizaría a los patrones, y al resto de las industrias afectadas por el Paro de Octubre. (!) El Plan consistía en devolver a sus dueños esas 123 industrias que habían sido tomadas durante Octubre. El objetivo de este proyecto era normalizar la situación en el país y evitar la confrontación con los empresarios. Nuevamente la estrategia de colaboración de clases del gobierno y sus partidos sale a la luz, y esta vez con emerge abiertamente contra los trabajadores. ¡Lo que estaba planteado era avanzar hacia una sociedad sin patrones ni explotados! ¡A que los Cordones se convirtieran en órganos de poder, capaces de controlar el Estado y dirigir así la sociedad! ¿Y qué hace el gobierno y sus partidos ante esto? ¡Ordena devolver las empresas a manos de los privados! ¿No serán éstas las primeras luces del desenlace final?

 
 

Y como el plan era claramente en contra de las tomas y en contra de los trabajadores organizados en los Cordones, éstos no se hicieron esperar. El 25 de Enero de 1972 se levantaron barricadas en Cerrillos en donde Perlak, Aluminios Las Araucarias, Polycron, Conservas Copihue, Fensa, American Screw, Fantuzzi, entre varias empresas más, exigían el traspaso definitivo e inmediato al Área Social.

 
 

Todo el reflujo posterior al Paro de Octubre se superaba ampliamente ahora, y los trabajadores de nuevo salían a la carga. No estaban dispuestos a devolverle a los patrones las fábricas, y con ellas las mejores condiciones de vida que habían conquistado. La obrera Flor Maria Valenzuela, que trabajaba desde hacía 10 años en Perlak decía a este respecto que “es imposible que nosotros pensemos en que pueda haber un arreglo con el patrón. Esta empresa no la devolveremos nunca, cómo pensarlo siquiera si desde que fue intervenida nosotros fuimos logrando solucionar nuestros problemas. Por ejemplo, antes con los patrones, nosotros comíamos nuestro cocaví sentados debajo de los árboles, ahora tenemos un casino con buena comida y gratis. Nuestros niños después de clase, se vienen a una escuela que es para todos los hijos de los trabajadores. Ahí se quedan los estudiantes haciendo sus tareas, alimentados y a cargo de una profesora. Esta escuela está cerca de la industria, está ubicada en un terreno que compramos para construir nuestras casas. Los baños y servicios higiénicos ahora sí que son para seres humanos, antes no eran ni para chanchos. Otra de las cosas que hemos conquistado nosotros, porque no nos hemos quedado en las huinchas, es la asistencia médica que reciben nuestros pequeños quienes tienen la posibilidad de permanecer en la industria en la sala cuna que se creó cuando echamos a los patrones y nos preocupamos de nosotros y de la producción para todos los compañeros.”

 
 

Desde la producción se reorganiza la sociedad, localmente: las condiciones de trabajo, la salud, la educación, la vivienda. Lo que faltaba es que se planteara nacionalmente. Aquí se terminaría de producir en punto de inflexión que hacía falta.

 
 

En un comunicado de “Tarea Urgente” (una especie de vocero de los Cordones, editado por la Regional Cordillera del PS) se plantea, directamente en contra del Plan Millas que “los trabajadores del Cordón Industrial Vicuña Mackenna llaman a la clase obrera a movilizarse combativamente en defensa del Área Social y de las empresas requisadas o intervenidas durante el Paro patronal de Octubre amenazadas por un proyecto de ley que no representa la opinión ni el sentir de la mayoría de los trabajadores”.

 
 

La directiva provisoria del Cordón Industrial Cerrillos-Maipú declaraba que “El Plan Millas plantea un procedimiento inaceptable para la clase trabajadora el cual aparece como consecuencia de una política reformista que los trabajadores repudiamos enérgicamente y que no aceptamos por ningún motivo”. Decía además que “El Proyecto Millas es una transacción entre el gobierno y la burguesía con el cual sólo ganan los patrones, y ganan para seguir con su actividad permanente para derrotar definitivamente a la clase obrera; incluso, un suicidio lento pero seguro, del propio gobierno del Compañero Presidente Salvador Allende (…) El Comando del Cordón Cerrillos llama a los trabajadores de Santiago a movilizarse para exigir el retiro inmediato del Proyecto que devuelve las empresas.”

 
 

El 30 de Enero se realiza una masiva movilización frente a la Moneda contra el Plan Millas. Asisten a ella el Cordón Cerrillos-Maipú, el Cordón Vicuña Mackenna, el Cordón Ñuñoa, y el Cordón Macul, sindicatos de la Construcción, entre varios otros más. Todos bajo el grito de “Trabajadores al poder, Trabajadores al poder…”

 
 

Allende se comprometió a ir a una Asamblea de los trabajadores para explicar su punto de vista sobre el Plan Millas, pero al final nunca asistió a ninguna Asamblea. Intentaba estabilizar la situación pensando en las elecciones parlamentarias de Marzo.

 
 

El mismo día de la movilización se fija una reunión para el próximo Lunes en Elecmetal con el fin de levantar un Comando General Coordinador Provincial de los Cordones Industriales que agrupara a todos los Cordones de Santiago. Así, se planteaba concientemente ir avanzando de lo local a lo nacional, para reorganizar a toda la sociedad.

 
 

El día 17 de Febrero, 700 trabajadores del Cordón Vicuña Mackenna levantan barricadas desde Avenida Matta en contra del Plan Millas. Algunos de los Cordones comienzan a elegir Delegados Revocables mediante Asambleas, aplicando métodos de democracia obrera. En el Cordón O´Higgins por ejemplo, se elige a un dirigente por empresa y a dos delegados por Asamblea.

 
 

Hacia fines de Febrero se retira finalmente el Plan Millas. Un triunfo de la clase trabajadora.

3- Elecciones de mayo de 1973, un cambio de actitud del gobierno

Tras la derrota del Plan Millas, los trabajadores prosiguen su curso ascendente de lucha, al grito de “trabajadores al poder”. El intento de canalizar de la CUT

 
 

El 10 de Abril de 1973 comienza una huelga en el Cordón Huachipato de Concepción. Al día siguiente un grupo de trabajadores se toman la pesquera Camanchaca.

 
 

El día 13 de Abril se genera un conflicto con los panificadores. 20.000 panificadores le exigen a los patrones un aumento de sueldo de un 100%, el gobierno interviene en el conflicto y acepta las peticiones de los panificadores, entregándole un bono a los patrones por el porcentaje total. Una semana más parte DIRINCO decretó que el precio del pan se incrementaría en un 100%.

 
 

En el Cordón Vicuña Mackenna las huelgas continúan, hombres y mujeres de la fábrica de Calzados Vittorino ocupan la calle Ñuble durante horas al grito de “Trabajadores al poder, Trabajadores al poder…” La huelga legal había sido iniciada hace 42 días y los trabajadores todavía esperaban una respuesta.

 
 

La industria de Recauchados Chaler a esta altura se encuentra en 18 días de huelga legal, la Industria Maxwell fue intervenida el 3 de Febrero de 1973 y exige el traspaso al Área Social, Muebles Galaz lleva 30 días de huelga legal esperando una respuesta a su exigencia de ser traspasada al Área Social. El día 19 de ese mes comienza una huelga en la empresa Hoechst. Todos estos conflictos despertaban automáticamente la solidaridad del resto de las industrias pertenecientes al mismo Cordón, generándose en torno a cada conflicto un gran movimiento huelguístico.

 
 

El día 24 de Abril de 1973, más de 30.000 trabajadores del Ministerio de Obras Públicas iniciaron una Huelga Nacional por aumento de salarios. Ese mismo día se toman el Camino a Melipilla por casi cuatro horas. El 2 de Mayo se llega a un acuerdo en donde se cumple casi el total de su petitorio.

 
 

El 24 de Mayo de 1973 se desata una batalla campal en el centro de Santiago por el rechazo del Partido Nacional y la DC a la aprobación de la Educación Nacional Unificada (ENU), los estudiantes secundarios se movilizaban en contra de la reacción patronal. El mismo día la CUT organizaba una marcha contra la Derecha. Las calles de Santiago se repletaron de gente, desde el edificio de la DC se escuchó un tiro que terminó por asesinar a uno de los trabajadores que marchaban.

 
 

Con la continuidad de la lucha de los Cordones, el PC y el ala más allendista del PS levantan una política para canalizarlos, utilizando a la CUT. La idea era simple, hacer que los Cordones se integraran a la CUT para poder dirigirlos desde allí. Ya veremos qué significa esto.

 
 

Durante todo Mayo, los diálogos entre la DC y la UP se hacían ya insostenibles. Aumentando la confrontación entre las clases, aumentaba también el abismo que separaba a la gran coalición de gobierno de aquel partido burgués. Ya a estas alturas existen militares y civiles laborando una estrategia golpista.

 
 

El día 10 de Mayo la Contraloría ordena la inmediata devolución de Mademsa. Al mismo tiempo los mineros de El Teniente comienzan una huelga que sería aprovechada por la Derecha para poner a estos trabajadores contra el gobierno, reaccionariamente.

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

  1. Órganos embrionarios de doble poder

 
 

Ya a fines de Mayo de 1973, los Cordones se reorganizan con más fuerza que nunca. Utilizando la experiencia de los meses pasados, los trabajadores logran dar un salto desarrollando análisis propios y manifestando una radicalidad mucho mayor.

 
 

Hernán Ortega (PS), Interventor de Fantuzzi, perteneciente al Cordón Cerrillos, en el “Tarea Urgente” N° 5 del 15 de Junio de 1973 decía “El gobierno no utilizó lo que se había acumulado durante el desarrollo de la lucha de clases para otorgar ciertos beneficios a los trabajadores adoptando medidas revolucionarias. (…) Nosotros creemos que, al fijar una política en el Área Social ha faltado definir el control de los obreros de la producción, que los trabajadores entren a tener un papel en la planificación de la producción”.

 
 

Y en relación al reflujo sufrido en Marzo decía “Las direcciones políticas de los partidos de Gobierno y las organizaciones de los trabajadores que mantienen una dependencia del sector gubernamental, han contribuido un poco a la desmovilización de la clase trabajadora. (…) Algunos sectores del gobierno sostenían la necesidad de consolidar el Área Social a principios de este año y los trabajadores estimábamos otra cosa. Sí, nosotros creemos tal como lo ha manifestado el compañero Dinamarca que al Área Social solamente le puede fijar límites los trabajadores (…) por supuesto no puede tener limitaciones que le pueda fijar la institucionalidad burguesa, eso significa estar sometiendo la voluntad de los trabajadores a las instituciones del estado burgués”.

 
 

Pero el punto más importante que Hernán Ortega comienza a plantear, como expresión del sentir de los trabajadores, es que “la clase obrera siente la necesidad de empezar a dirigir el proceso, que es el proceso hacia el socialismo o que involucra la toma del poder. Y que indudablemente debe ser conducido por la clase obrera. Empieza a buscar organizaciones que le permitan actuar y que le permitan plantearse objetivos, y surgen los Cordones Industriales.”

 
 

Durante estos mismos días se convoca a un Encuentro en Cerrillos para analizar la situación que atravesaba el Cordón. A su vez y como producto de este nuevo momento de los Cordones, empiezan a haber procesos de democratización en el interior de estos organismos de los trabajadores. Este punto generó problemas al interior de la UP, que comienza a caer en la cuenta de que los trabajadores tomaban la resolución de sus problemas en sus propias manos. Rigoberto Quezada refiriéndose al Cordón Industrial San Joaquín –que era uno de los más atrasados en cuanto a extensión y profundización del proceso- decía que “se amplió mucho la participación, ya no eran los puros dirigentes sindicales, sino también trabajadores de base”.

 
 

El 12 de Junio de 1973, Altamirano planteaba en este mismo sentido que “La mayor fuerza de la revolución chilena y mayor garantía de la estabilidad del Gobierno Popular radica fundamentalmente en el pueblo organizado. Para ello, hay que fortalecer y multiplicar los Comandos Comunales, los Cordones Industriales, los Consejos Campesinos, los Comités de Vigilancia y Protección.”

 
 

Entonces la CUT, que en los hechos ya había empezado a funcionar como la carta del Gobierno para cooptar a los Cordones, llama a un Paro Nacional para el 21 de Junio de 1973 contra la Derecha, cuya consigna principal era precisamente la de “afianzar el mando y la autoridad del gobierno”.

 
 

El día 15 de Junio los trabajadores de todos los Cordones Industriales de Santiago se toman el centro para esperar a los mineros de El Teniente que venían marchando junto a la Derecha. Se forman embriones de milicias obreras constituidas a través de brigadas. Los trabajadores de la empresa CIMET gritaban “La empresa estatizada, jamás será entregada” y desde el sector marchante del Cordón Cerrillos-Maipú se escuchaba “Trabajadores al poder, Trabajadores al poder”.

 
 

Avelino Días, obrero de la Construcción e integrante del Cordón Santiago Centro expresando perfectamente la dinámica entre apoyar al gobierno o superarlo, decía: “Ha llegado el momento en el que los trabajadores organizados, le exigimos al Gobierno Popular, mano dura” (con los momios). “Nosotros estamos firmes y decididos a seguir avanzando, creando Poder Popular. Ha llegado la hora de las grandes decisiones.” La clase trabajadora se siente fuerte y capaz de enfrentar a la burguesía.

 
 

El 19 de Junio, cerca de 5.000 campesinos se movilizan en Maipú y se toman 39 fundos. Piden solidaridad al Cordón Cerrillos, quien responde inmediatamente organizando piquetes obreros para reforzar los predios tomados, con Perlak dirigiendo al movimiento.

 
 

Este es el momento de mayor organización de los Cordones. El Cordón Cerrillos logra articular a su alrededor a los movimientos de pobladores y de campesinos.

 
 

El PS presiona para detener las movilizaciones, mediante la intervención de Hernán Ortega, porque uno de los tomados era del Sr. Pérez Yoma, un miembro de la DC ligado a las FF.AA. y familiar de Pérez Zujoviz, también ex DC. Y como el gobierno pretendía que la DC lo apoyara, se detiene la toma y las movlizaciones.

 
 

Clase, Partido y Dirección.

 
 

Hay un punto aquí que es necesario plantear. Hernán Ortega, como vimos, planteaba la importancia de los Cordones. Ahora se encontraba deteniendo una movilización que pudo haberse convertido –de haber sido correctamente dirigida e impulsada- en un gran movimiento que fortaleciera la unidad de los sectores populares bajo la dirección de los Cordones. Del mismo modo, Altamirano que era el Secretario General del PS y hablaba e incluso alentaba a su militancia en los Cordones, jamás se planteó el problema del poder que implicaba necesariamente superar la experiencia de colaboración de clases que significaba la UP, lo que también se ha dado en llamar gobierno de Frente Popular, en donde se intenta hacer convivir a sectores y partidos obreros, con sectores y partidos burgueses.

 
 

Lo que pasó es que ambos dirigentes pertenecían a una fracción del PS que, presionada por la radicalización de la clase obrera, giraba a izquierda progresivamente, pero sin plantearse romper con este, ni con la UP, ni con la estrategia de colaboración de clases, sino que aceptaba la convivencia de ambos fenómenos con, tal vez, la peregrina idea de que la presión de un fenómeno (los Cordones) sobre el otro (la UP) podría bastar. ¿Y por qué no se planteaba romper con el PS y constituir un partido revolucionario? Porque un partido revolucionario necesita de años de formación y gestación de cuadros, necesita preparación y establecer una estrategia firme, un programa y en torno a él tácticas y líneas políticas. Un partido así no se levanta de un día para el otro y menos en circunstancias en las que como se dice “está todo pasando…”. Altamirano no podía y no quería romper con el PS además, porque los Cordones Industriales no eran parte de su estrategia, sino una simple táctica para sostener al gobierno de Allende –como ya vimos antes-.

 
 

 
 

El 21 de Junio de 1973 más de 3.000 dirigentes deciden llevar adelante el Paro planteado por la CUT, que finalmente resulta ser todo un éxito. Más de 700.000 personas se reúnen en el centro de Santiago, pararon 1.300.000 de trabajadores, 3.500 personas marchan desde Vicuña Mackenna desplegando el lienzo del Cordón que decía “Mano dura contra los Momios” y gritando “Señor Frei, yujuu… Tan simpático, tan agradable, tan asesino el concha de su madre” expresando la disposición de los trabajadores de negocias con la DC.

 
 

Otros carteles aparecían como “Fensa jamás será devuelta…” o “Ya basta de huevera al país, Chile será socialista y punto”.

 
 

Al mismo tiempo, los miembros de los Comités de Vigilancia en las industrias estaban atentos a cualquier tipo de ataque reaccionario. Y no estaban tan errados, ya que los militares discutían sacar a las tropas a la calle en ese preciso instante.

 
 

El día 12 de Junio de 1973 se produce una huelga parcial en la Compañía de Teléfonos por demandas económicas, diez días más tarde el General Mario Sepúlveda descubre un plan para un ensayo de golpe militar llamado “El Cuartelazo”, el 26 de Junio se declara Estado de Emergencia.

 
 

 
 

1- La reacción burguesa ataca.

¿Cuál es la respuesta de la clase obrera? La toma de todas las industrias de Santiago.

 
 

 
 

Junio. El Tanquetazo.

 
 

El 29 de Junio, el regimiento blindado al mando del Coronel Souper y con la ayuda del grupo de choque fascista “Patria y Libertad” se toma el centro de Santiago. Decenas de tanques se amotinan frente a la Moneda. Esta intentona de golpe fue posteriormente dada a conocer como “El Tanquetazo”. Pero ese mismo día logra ser neutralizado por lo que el gobierno llamaba “las fuerzas leales” bajo la dirección del General Prats. Alimentando así la confianza en los llamados sectores constitucionalistas de las FFAA.

 
 

Desde este intento fallido de golpe hasta el mismísimo día del golpe militar el 11 de Septiembre, la clase obrera avanzaba a romper el dique de contención que le significaba el gobierno de la UP. El gobierno de Allende al borde de un ataque de pánico, entra en su momento de crisis más agudo.

 
 

 
 

Reacción de los obreros ante la intentona de Golpe.

 
 

  • Cordón Industrial Cerrillos-Maipú.

Emilio Rojas, un obrero de Fensa decía al día siguiente de “El Tanquetazo” que “A los patrones les salió el tiro por la culata, porque ellos querían dar un golpe para hundir al pueblo y botar de una vez al gobierno… pero lo único que consiguieron fue que los trabajadores ganáramos en fuerza, en conciencia y nos organizáramos mejor porque ya sabemos hasta dónde pueden llegar nuestros enemigos”.

 
 

A su vez un campesino decía en una entrevista: “¿Cuál fue la respuesta de los campesinos cuando ocurrió la asonada golpista? Organizarse rápidamente tomándose todos los fundos, cortándoles el abastecimiento a los intermediarios y trayendo todo aquí, al mercado que está en manos de los pobladores de Maipú”.

 
 

El PS de Allende y el PC, al no poder controlar la situación, comienzan a trabajar con los Cordones en tareas de organización. Se constituyen un Comando Central que llama a una Asamblea y se coordinan distintos sindicatos con los pobladores y los campesinos. Se levantan Comités de Vigilancia y Brigadas de Defensa. Se lanza un comunicado llamando a tomar el control de todas las industrias, minutos después TODAS las fábricas de Maipú son ocupadas por sus trabajadores.

 
 

  • Cordón Vicuña Mackenna.

 
 

El 29 de Junio de 1973 a la tarde, los trabajadores del Cordón Vicuña Mackenna se tomaron TODAS las empresas del área y la locomoción colectiva. Se organizaron barricadas y tomas de caminos.

  • Cordón O´Higgins.

 
 

El mismo día 29 “Chile Hoy” publicaba los testimonios de los obreros del Cordón. Un trabajador decía en relación a los militares que “Yo quiero decir algo sobre los milicos, está bien que el viernes una parte defendió al Gobierno, pero yo tengo bien entendido que las FF.AA., están para defender los intereses de la burguesía y eso no va a quitármelo de la cabeza nadie, ni el compañero Allende ni el partido al que pertenezco.” Y después continuaba “Hay que andarse con cuidado con los militares porque la verdad es que aquí todos ellos nacen de una cuna de rico; no son como uno, que se está forjando el porvenir. Ellos defienden el derecho de sus padres y de todos los multimillonarios. (…) Yo soy de izquierda, soy comunista. Pero pienso que mientras no se elimine a la clase dominante… la clase dominada no va a poder tener poder popular. Para mi también la guerra es inevitable.”

 
 

  • Cordón Macul, San Bernardo y San Joaquín.

 
 

En Macul más de 20 industrias fueron ocupadas ese mismo día. El Cordón Macul siempre había estado más atrasado del resto en cuanto a organización, sin embargo y como resultado de “El Tanquetazo” logra coordinar sus luchas con las de la Universidad de Chile y el Pedagógico.

 
 

En San Bernardo los trabajadores se toman el control de tres grandes industrias y más de 12 empresas medianas, se multiplican las Asambleas en las fábricas y en las poblaciones. Se organizan Comités de Vigilancia y Autodefensa.

 
 

En San Joaquín todas las industrias del sector son tomadas, como la Sean CORFO, la Salfa, Coresa, Indugas y la Soquina. Se coordinan planes de defensa y de vigilancia.

 
 

Ese mismo día 29 de Junio de 1973, se realiza una gran manifestación en la Plaza de la Constitución a la que asisten todos los Cordones, se lanzan consignas como “Mano dura, Presidente” o “A cerrar, a cerrar, el Congreso Nacional”. Las mujeres llegan a la Plaza junto a sus compañeros de clase.

 
 

 
 

¿Quién debía dirigir: los Cordones o la CUT?

 
 

Existían sobre esta discusión tres puntos de vista diferentes:

 
 

  1. La del PC, la CUT y el ala Allendista del PS planteaban que los Cordones debían integrar la CUT y transformarse en los órganos sostenedores del Gobierno.
  2. La del MIR planteaba que era necesario que los Cordones se integraran a la CUT como sus órganos de base para poder de este modo “democratizar” a la Central. Pero que la clave seguía siendo fortalecer los Comandos Comunales.
  3. La de los Cordones que se dividían a su vez en dos posiciones internas: Una decía que la CUT debía ser la organización máxima y por lo tanto la que dirigiera a los Cordones, la otra posición planteaba que al ser los Cordones Industriales órganos mucho más avanzados que la CUT, sería la Central la que debería integrarse a ellos.

 
 

Pero plantear quién debía dirigir, planteaba además el para qué. ¿Qué había que resolver? ¿Demandas reivindicativas, o el problema del poder? En la respuesta a esta preguntaba, se resolvía el problema planteado. Los Cordones eran en los hechos órganos de poder… la CUT no. Por lo tanto, como Central Sindical, lo único que podía hacer era sumarse a los esfuerzos de los Cordones, subordinarse a ella, y avanzar de este modo, de manera unificada a la conquista definitiva de ese poder planteado.

 
 

 
 

El momento de la toma del poder estaba objetivamente planteado. Planteado allí en las puertas de las fábricas tomadas, en las esquinas cubiertas de barricadas y en un gobierno que de estéril, se caía… Planteado allí en la burguesía colgando sus armas al hombro y amenazando con atacar. La toma del poder estaba planteada, y sino se avanzaba a hacer de este planteo una realidad, otra realidad emergería primero: el golpe burgués para detener el avance de la clase trabajadora chilena y su nueva poderosa organización, el Cordón Industrial.

 
 

 
 

El 26 de Julio de 1973 se organizó otro paro de camioneros en contra del incumplimiento de los acuerdos de Octubre. Días más tarde el gobierno de la UP requisa 600 camiones. Los Cordones no responden ante este acontecimiento como lo habían hecho frente al Paro anterior o frente a “El Tanquetazo”. El momento de auge ya había pasado y no había sido aprovechado. El Golpe se olía cada vez más cerca. Agosto será un mes de desmoralización, dudas y retroceso.

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

  1. Últimos días de vida de los Cordones

 
 

El intento ya tardío de consolidarlos con la convocatoria a un Coordinadora Provincial de los Cordones Industriales

 
 

El 24 de Julio de 1973, Allende llama a un Acuerdo Nacional, planteando que “El diálogo es necesario para evitar la guerra civil”. El PC se pronuncia a favor de conversar con la DC y el PS llama a dialogar con las bases obreras. El ambiente se carga de discusiones sobre la revolución y el carácter del gobierno de la UP. Un momento de análisis recorre a los Cordones, la falta de un partido revolucionario se hace sentir más fuerte que nunca y por lo tanto la derrota a la lucha de la clase obrera comenzaba a olerse en el aire.

 
 

El gobierno pone en práctica la Ley de Control de Armas, que ya había sido decretada hacía un año, los militares allanan decenas de industrias y poblaciones. Si había algún arma para que el trabajador se defendiera de los posibles ataques de la patronal y del Ejército, este ley se la allana.

 
 

El 16 de Julio se realiza una reunión en Indugas de todos los dirigentes del Cordón Cerrillos-Maipú para avanzar en la coordinación de todos los Cordones. Se convoca a una reunión para el 18 de Julio a la que asisten todos los Cordones y se elabora una plataforma programática cuyos puntos centrales eran, la expansión del Área Social, el Derecho del Cordón a fijar e implementar sus propias normas de participación y dirección obrera.

Se discute también en la reunión la necesidad urgente de levantar una Coordinadora Provincial de los Cordones Industriales que lograra agruparlos a todos. Se realiza una declaración que planteaba: “Quienes decidirán qué empresas pasen al Área Social o sean requisadas o intervenidas serán los propios trabajadores y no los organismos burocráticos. Lo importante no es el criterio tecnocrático-económico sino político, ya que el 29 de Junio nadie llamó a tomarse sólo las empresas estratégicas.” Los Cordones Industriales aumentan considerablemente su influencia y su poder de convocatoria.

 
 

El día 18 de Junio de 1973 en el Cordón Cerrillos Maipú 5.000 obreros paralizan 25 industrias exigiendo la intervención de once fábricas de la comuna. Miguel Silva decía: “De nuevo como tantas veces antes, Cerrillos, el “Cordón Rojo”, era una comuna en Barricadas. Detrás de ellas se agolpaban vigilantes los trabajadores con overoles azules y cascos. Se notaba el armamento popular. Era una advertencia a la contrarrevolución y también a los intentos de reconciliación.”

 
 

El día 19 el Cordón Vicuña Mackenna sale a la calle, miles de obreros le exigen al gobierno que no devuelva ninguna industria. Al mismo tiempo el PC impulsa una nueva táctica, crea “Cordones Fantasmas” en las comunas para restarle peso a los Cordones reales y desintegrarlos. En la reunión del Domingo siguiente los trabajadores de Vicuña decían “Se insiste y que quede bien claro – ¡Existe un solo Cordón Vicuña Mackenna! Aparecen aquí y allá ciertos “Cordones Fantasmas”. No creemos en los fantasmas. Incluso se los invita a las reuniones, para tratar de aclarar las cosas. Ni vienen. Los Fantasmas no existen: Existe el Cordón Vicuña Mackenna.”

 
 

Varias empresas sufren las órdenes de desalojo de la justicia, son desalojados los trabajadores de Inmetal, Muebles Galaz, entre otros. Mientras en Panamericana Norte se levantaba un nuevo Cordón.

 
 

El 24 de Julio de 1973 se llama a una reunión de la Coordinadora, asisten a él:

 
 

  • Cordón Industrial O´Higgins
  • Cordón Industrial Vicuña Mackenna
  • Cordón Mapoco-Cordillera
  • Cordón Industrial Cerrillos-Maipú
  • Cordón San Joaquín
  • Cordón Santiago Centro
  • Partido Socialista
  • Partido Comunista
  • MAPU
  • MIR

 
 

Hernán Ortega del Cordón Cerrillos hace una intervención planteando que “Además nosotros nos planteamos objetivos distintos a los que se ha planteado la CUT, luchamos por la conquista del poder y creemos que debemos dar a la clase obrera la conducción necesaria para ello.”

 
 

Al día siguiente Allende recuerda desde la CUT que su gobierno no es “socialista” sino de “transición”, mientras la Coordinadora discutía el camino al socialismo.

 
 

A fines de Agosto de 1973 los efectivos del regimiento Tacna allanan Indugas en el Cordón Cerrillos. El General Sepúlveda y Pickering renuncian a sus cargos y al otro día renuncia el General Prats diciendo “Yo ahora me voy. Le pedí al Presidente que me diera unas semanas para limpiar el ejército y el presidente no quiere, así es que yo ya no tengo nada que hacer aquí. El Golpe ya está preparado.”

 
 

Y efectivamente el Golpe ya estaba preparado. El 4 de Septiembre de 1973, cerca de 800.000 personas salen a la calle por el aniversario del ascenso de Allende al gobierno. Las manifestaciones son sin ánimos y el viento soplaba de manera diferente.

 
 

El 11 de Septiembre de 1973 sepulta la posibilidad de la revolución chilena… y algo más… Miles de trabajadores son brutalmente asesinados y torturados. El final de una historia que pudo haber sido de oro para el trabajador de Chile, se convirtió en un final de sangre.

 
 

Pero toda derrota enseña. Y deja un legado: Los Cordones son el ejemplo más poderoso de una forma de organización basada en la democracia directa obrera y los métodos de lucha de la clase trabajadora, para la lucha por sus objetivos como clase, desde la solidaridad, pasando por el control obrero de la producción, hasta plantearse el problema del poder, la reorganización de la entera vida social, bajo los principios de satisfacer las necesidades sociales, y no la avidez de ganancia de la clase patronal.

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

SOLAMENTE PARA TERMINAR –aquello que ya iniciamos-.

 
 

Este trabajo no termina aquí. Porque es apenas un punto de partida para volver a empezar. Porque la clase trabajadora chilena guarda la experiencia de estos gérmenes de poder obrero y los militantes revolucionarios luchamos por recuperarlos. Por devolverles la vida.

 
 

Porque las luchas siguen, la burguesía es una clase parasitaria que no ha sido superada aún y somos todos nosotros, como trabajadores (buscando la alianza con los pobladores, los estudiantes, el pueblo pobre), los únicos capaces de deshacernos de ella. Es verdad que nos derrotaron, y sufrimos las consecuencias de 17 años de una dictadura fascista. Pero aquí estamos otra vez, “haciendo política”, demostrando que podemos sacar conclusiones de aquello que pasó, para que no nos pase de nuevo… Demostrando que aquel órgano que el trabajador chileno construyó, no ha sido olvidado… Que hay quienes vivimos para hacerlos surgir de nuevo, porque hay una enorme lección que hemos sacado de todas las luchas de la historia: Que para vencer, hace falta un Partido Obrero Revolucionario, que no trance los intereses de la clase trabajadora con la patronal. No confiar en el enemigo. No confiar en el enemigo es la principal consigna.

 
 

Nadie dijo que la lucha contra la clase patronal, contra el capitalismo y el imperialismo, que nos explota y oprime, sería tarea sencilla, pero estamos dispuestos a levantar estas banderas, porque la lucha por el Socialismo es un largo proceso en el que intervenimos todos. Además, ahora tenemos una ventaja que nos hace más fuertes… ¡Ya sabemos cómo organizar Cordones!

 
 

 
 

  

Tu comentario es parte de nuestro artículo.Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s