Marta R. Zavaleta. Historia Viva.

Marta R. Zabaleta* del Frente de Mujeres Revolucionarias del MIR chileno, años 70: “No me arrepiento de nada”
Era Marta Zabaleta la que hablaba, argentina, militante del MIR chileno y feminista latinoamericana ya en ese tiempo. Fue en la época de la UP...
Victoria Aldunate Morales | Para Kaos en la Red | 11-9-2010
www.kaosenlared.net/noticia/marta-r-zabaleta-frente-mujeres-revolucionarias-mir-chileno-anos-70-no

Marta Zabaleta, años 70, Universidad de Concepción
Marta R. Zabaleta* del Frente de Mujeres Revolucionarias del MIR chileno, años 70

“NO ME ARREPIENTO DE NADA”

La escuché hablar sobre el ”trabajo doméstico invisible” en Villarrica, el verano de 1971. Fue una charla muy sencilla en vocabulario. Recuerdo que las mujeres quedaron encantadas por escuchar a alguien que le ponía palabras a lo que ellas no podían decir… existía un alto grado de analfabetismo, timidez, humildad y violencia intrafamiliar, tanto, que ni siquiera se atrevieron a contarle a sus maridos lo que escucharon en esa reunión… Fue hace casi 40 años.

La hija de una dirigenta regional de Villarrica (sur de Chile), Cecilia Burgos Conejeros, escuchó ese día el mensaje del Frente de Mujeres Revolucionarias -Organización que ni siquiera parece haber registrado el historiador Luis Vitale, también militante del MIR, en su Cronología Comentada del Movimiento de Mujeres en Chile-. Era Marta Zabaleta la que hablaba, argentina, militante del MIR chileno y feminista latinoamericana ya en ese tiempo. Fue en la época de la UP, Unidad Popular, la coalición de partidos de izquierda que hizo posible los 3 años de Allende en el gobierno chileno.

“IDEAS RARAS”

“Imagina mi emoción con la carta de esta persona. Ahora ella vive en el exilio, creo que ya es abuela… Yo tampoco he olvidado cuando fuimos a la población en Villarrica. Con unas casitas de 4 x 4 metros cuadrados, no más, no tenían ni vidrios y sólo piso de tierra, era gente trabajadora, pero sin recursos, que vivían en condiciones muy precarias. Eso no lo tomaban en cuenta las visitadoras sociales de ese tiempo, que culpabilizaban a las mujeres diciéndoles que sus guaguas se enfermaban de diarreas e infecciones porque ellas no desinfectaban bien las mamaderas… El trato clasista, racista y machista típico, también entre nosotros. Yo un día me quedé hasta el final en una reunión vecinal convocada por esas compañeras de los servicios de asistencia social y de repente, me paré, me presente y hablé de los derechos de las mujeres, pero alguien dijo: ¡Por qué habla ella si es argentina! ¡Les viene a poner ideas raras a “nuestras” mujeres en la cabeza!… el acostumbrado discurso de la UP, xenófobo además… querían evolución, pero con las mujeres sometidas”.

Fuiste cofundadora en Concepción del Frente de Mujeres Revolucionarias ¿Cómo fue ese feminismo?

Sí, tres de las fundadoras no éramos chilenas, dos argentinas y una francesa que se suicidó no mucho después cuando murió su amante, Luciano Cruz (1), ella era muy buena persona, feminista y socialista también. Me prestó muy importante bibliografía.

De acuerdo a mi concepción de lo que es el feminismo como movimiento, entre el 70 y el 73, sólo se puede hablar de que había algunas mujeres feministas en Chile, y tal vez también, un puñado de hombres pro-feministas. Nuestro grupo, por ejemplo, constaba de 13 mujeres como mucho, en sus inicios. Fue creado en 1971 y empezó con clases vespertinas gratis, dadas por mí en la escuela de Economía y Administración de la Universidad de Concepción.

¿Cómo eran esas clases?

Eran en la Universidad. Iban dirigidas a estudiantes de ambos sexos. Asistía quien quería, pero básicamente lo hacían integrantes del Movimiento Universitario de Izquierda (MUI), que era el frente de masas universitario del MIR. Un artículo que recuerdo de la bibliografía elegida fue sobre la invisibilidad del trabajo doméstico, escrito por la socióloga argentina Isabel Larguía y que publicó “Monthly Review Press”, en Nueva York. Esa revista era excelente, producida por los mejores economistas marxistas de la época, como Paul Barán y Paul Sweezy, salía también en versión castellana, y era distribuida en Chile por Lucho Benado, militante del Partido Socialista.También discutíamos en esas clases, el manifiesto constitutivo del Frente de Mujeres Revolucionarias, FMR que habíamos redactado en reuniones de mujeres hechas en mi casa.

¿Iban dirigidas a sólo estudiantes de Universidad?

Las de la Universidad, sí, pero un equipo de dos hombres, estudiantes de medicina, un abogado, y dos mujeres, Cristina Haydee Araya y yo, dábamos clases y asesorábamos al Sindicato de Empleadas Domésticas de Concepción, Chillán y Temuco, en temas propuestos por ellas mismas. Temas legales, de vivienda, sexuales y laborales. Llegaban muchas a estas clases. Al margen del Frente de Mujeres, en mi base de cuadros del MIR escribíamos con tres colegas varones, charlas de educación política para el frente de masas trabajadoras del MIR, el Frente de Trabajadores Revolucionarios, FTR. Luego las dábamos en los sindicatos, en las minas de Lota y Coronel, en las fábricas estatizadas, en los astilleros de Talcahuano, entre otros. Yo decidí ponerles diálogo y quedaron bastante amenas. Escribimos unas 25, y cuatro de ellas fueron dedicadas por mí al tema de la mujer, incluyendo los problemas de discriminación en el lugar de trabajo, de pareja y de violencia del marido, generalmente asociada al alcoholismo.

¿Tuvieron repercusión?

Sí, esas clases hasta las reimprimió el PS y llegaron a difundirse en más de 25 mil ejemplares. En suma: cuatro fueron dedicadas a problemas e intereses específicos de las mujeres obreras, pobladoras, esposas de mineros, de obreros, etcétera. Los compañeros les llamaban: “Sobre la cuestión femenina”, siguiendo la vieja tradición marxista. Yo también daba estas clases a las personas afiliadas a las Juntas de Abastecimiento y Precios (JAPs) de la región, pero muy especialmente a las de la JAP de Concepción Centro, que era la que yo pertenecía y donde residía. Fui sumamente activa en el desarrollo comunitario de las JAPs y en su vertebración con los trabajos extracurriculares de los estudiantes de mi Escuela, trabajo que estaba a mi cargo.

“EL COMITÉ REGIONAL NOS HIZO ACOMPAÑAR POR UN VARÓN”…

Marta cuenta que preparaba sus clases a partir de sus lecturas del “Segundo Sexo” de Simone de Beauvoir. Había traído el libro en español desde Argentina “porque en Chile, en esos tiempos era muy difícil conseguir ese tipo de bibliografía. Mi idea era que las estudiantes reflexionaran sobre las posiciones existencialistas -que aún no eran feministas- de Simona. Además yo las contrastaba con los principales aportes a la ‘cuestión femenina’ del marxismo ortodoxo y con los nuevos aportes críticos del marxismo feminista de los años 60”…

¿Qué decía el MIR de todo eso?

Contábamos con el total apoyo del Comité Regional y del Comité Central, aunque curiosamente cuando viajamos al Sur nos hicieron acompañar con un joven varón que escuchaba todo lo que hablábamos con ojos muy asustados. Se llamaba el Mechón Castro, y era estudiante, creo, de Sociología de la Universidad, y muy metido en la Federación de Estudiantes de Concepción, FEC. Era también gran entusiasta de la Revolución Cubana, un poco a diferencia mía, que siempre tuve grandes reservas con la manera en que se conceptualizaba a las mujeres en el doctrinario cubano, y con el trato secundario que se les daba en el PC de Cuba, básicamente a través de la Federación de Mujeres Cubanas. Pero Mechón instaba a las mujeres del Sur “a esforzarse, porque hasta podrían viajar a Cuba”. Estas intervenciones suyas me daban más pena que enojo. Las mujeres, en todo caso, tenían sus reivindicaciones muy claras: no pedían nada para sí, todo para sus hijas e hijos; en especial, educación.

No hablaban de ir a Cuba, ni de sí mismas…

No. Eso ocurría en nuestros trabajos del FMR desde Concepción al Sur. Un común denominador que he observado en muchos países del mundo entre las mujeres de las clases o estratos menos favorecidos.

Me acompañaron en ese viaje varias compañeras que estudiaban para ser matronas, y dentistas. También trabajé a nombre del Frente de Mujeres Revolucionarias entre las mujeres mapuche del Frente Campesino Revolucionario (MCR). Y en los alrededores de Concepción, entre las pobladorasque participaban en tomas de terrenos, y fábricas. Yo ya tenía buena experiencia previa en ese trabajo, pues cuando trabajaba como investigadora del Instituto de Educación y Capacitación para la Reforma Agraria (ICIRA), en Santiago, estuve encargada de evaluar el impacto del método de alfabetización y concientización de adultos de Paulo Freire entre el campesinado organizado y el del Instituto de Educación Rural de la Iglesia Católica.

¿Había mujeres en el CC del MIR?

En 1971, una de las integrantes del Comité Central del MIR, que vivía en Santiago, era Gladys Díaz -sobreviviente de la dictadura de Pinochet- (2), nos visitó en mi casa una o dos veces. Ella era dirigenta también del Frente de Trabajadores Revolucionarios del MIR y de su propio sindicato profesional. Se había hecho bien conocida en ese tiempo porque rechazó públicamente un premio de una empresa de productos de belleza, parece que de Helen Rubenstein. Me acuerdo siempre de que ella nos insistió en que debíamos impulsar a las mujeres de los trabajadores que habían ocupado entonces fábricas en Rengo-donde trabajaban con apoyo del MIR y pedían su expropiación- a salir de sus casas, a acostumbrarse a ser independientes de sus hombres, y que para eso, nos dijo, debíamos ir nosotras a reemplazarlas, a cuidar de sus hijos, a cocinarles a ellos y a sus maridos… cosa que sólo algunas veces y con ciertas dudas, acepté hacer, creo…

¿Sabía de feminismo el gobierno de la UP?

Mira, bien poco o nada. Pero cuando Fidel Castro visitó Chile, en 1971, se alarmó muchísimo porque la UP no podía movilizar a las mujeres y convenció a Allende a convocarlas al Estadio Nacional y ambos les hablaron allí a las asistentes, que fueron miles. “Punto Final”, esa misma semana sacó una separata con el discurso de Fidel a las mujeres de Chile. A raíz de todo eso, Allende decidió hacerse asesorar con mujeres feministas de los diversos partidos de su coalición, la UP. Creo que sólo consiguió a cuatro o cinco, según me contó una médica trotskista pro mirista, que fue invitada, la doctora Neomicia (Micha) Lagos que por entonces era esposa de Luis Vitale – el historiador, miembro fundador del MIR y del Comité Central-. Pero no lo sé exactamente porque yo nunca fui invitada a ninguna reunión de las feministas asesoras de la UP. Tal vez Gladys Díaz, sí lo haya sido porque al llegar al exilio, ella escribió un documento feminista del MIR, razonable para esa época. Hubo también dos brasileras feministas, ambas sociólogas y profesoras universitarias, Vania Bambirra, del PS, y Evelyn Page, del MIR, que escribían y hablaban sobre los derechos de las mujeres y sobre la mujer. Algunas mujeres del MUI de Concepción, con nuestro apoyo, lucharon por conseguir el derecho a aborto seguro, legal y electivo de las estudiantes.

¿Desde la UP, qué medios de comunicación dirigidos a las mujeres había?

Había la revista “Paula”, que yo consideraba muy mediocre, pero lo peor es que era cualquier cosa, menos feminista. En ella trabajaba una periodista desconocida entonces, Isabel Allende -no la hija del presidente, sino la escritora actual-. Yo no le veía ninguna conciencia feminista a ella en sus escritos, aunque he observado que años después declaró que era feminista ya desde entonces… Bueno, es que la UP era un gobierno de centro izquierda, que llegó al gobierno –nunca al poder- con 40 medidas progresistas, que no constituían un programa socialista realmente, al decir de Paul Sweezy. Tampoco lo era en materia de derechos sexuales y reproductivos. Pero la Editorial del Estado, Quimantú saco un interesante librito que solo encontré en un bibliotecade la Universidad de Londres cuando trabajaba en mi tesis doctoral, ya en el exilio, acerca de la situación general de las chilenas. Contiene un resumen de las muertes por violencia de género de las mujeres, que creo que decía que eran más o menos 400 al año.

50 AÑOS, SOCIALISTA y FEMINISTA

Marta en 1989 fue nominada por la British Broadcasting Corporation (BBC) y el Art Council of Great Britain como “Daughter of Simone de Beauvoir” –Hija de Simone de Beauvoir- (3) por la influencia que esa fundamental filósofa existencialista y feminista, ejerciera en su vida y su trabajo. Cuando le hablo de “patriarcado”, Marta me explica: “En mi esquema conceptual no necesito usar el vocablo Patriarcado para explicarme nada. Estoy autoentrenada- dado que soy una intelectual marxista especializada en los estudios sobre las mujeres, los hombres y los géneros, a analizar a la sociedad como sostenida por relaciones sociales caracterizadas por las desigualdades. Por lo tanto, estudio a mujeres y hombres, niñas y niños, como sujetas y sujetos sociales de relaciones derivadas de su clase, raza y género, en su interrelación recíproca, y tomando en cuenta factores biológicos y culturales como la edad, la educación, la sexualidad, las ideologías políticas y las fantasías religiosas, y así siguiendo. En ese enfoque y conceptualmente hablando, ni el patriarcado ni el matriarcado me sirven mucho, por eso, no los uso”…

En el transcurso de nuestra correspondencia comprendo por qué Marta Zabaleta, a menudo subraya la academia y lo intelectual en su vida: “Lo que más me ayudó en la vida, creo, fue el carácter perseverante que me dejó mi padre como herencia. Fui capaz de construirme una sólida carrera profesional a pesar de tantos escollos que me pusieron en el camino, mi familia de origen, mi marido, algunos colegas, principalmente hombres, también militares, policías, soplones y hasta a veces, yo misma”… Percibo que es la historia de las mujeres que luchan, en su caso, más de 50 años de lucha feminista latinoamericana, por abrirse paso en un mundo de hombres bien machos en lo más obvio y también en algo un poco más sutil, las ideas…

Marta, has escrito sobre literatura de mujeres postgolpe y has destacado que escriben muchas veces para sanarse… A veces se piensa que eso no es político…

No puedo ni creo que se debe generalizar así. En todo caso, todo lo que yo hago es político. Y no, no escribo expresamente para sanarme de ningún trauma. Pero si lo consigo, ¡mejor!… Escribo y hablo para dejar constancia histórica de fenómenos sociales relevantes que me ha tocado vivir, y de los cuales fui testiga, y muchas veces, autora y/o víctima. Hay mucha agente aquí en Europa que me considera una privilegiada por el tipo de experiencia que fui capaz de acumular debido a un cúmulo de circunstancias históricamente específicas que me tocó experimentar: el gobierno populista -y popular-de Juan Perón y Eva Duarte, el de Allende, el de Pinochet, el de Videla, y la doble visión que me confirió la obligada vida del otro lado del Atlántico.

¿Cómo has enfrentado esta vida feminista de revoluciones, golpes, exilios…?

Yo crucé los Andes y me fui a Chile –siendo ya feminista en 1963- con la intención de hacer un recorrido similar al del Che que me llevara a ser la Che de las mujeres feministas del continente… Bueno, muchas veces he enfrentado mi vida con enorme dolor, humillación, mucha angustia y siempre con muchas necesidades materiales. Pero, más en general, sin corromperme, ni abandonar mis ideas. También he gozado siempre del enorme apoyo de personas e instituciones relacionadas a mi profesión. Y del de mi hija y mi hijo. Pero tan larga es la lista que es imposible tratar aquí de resumirla.

En más de 50 años de acción feminista militante, debo haber cometido muchos errores; dejo que los critiquen otras y otros. Todas las experiencias vividas, militancia izquierdista, militancia feminista, golpes, exilios, me han enriquecido como mujer y como intelectual, como científica y como escritora, amiga y compañera, madre y amiga. Me han revitalizado como poeta, aunque el trauma del golpe de Chile me impuso un silencio poético de más de 30 años… Creo que lo mejor que hice en mi vida fue decidir sermadre y lo peor, fue enfatuarme a veces con hombres nuevos que existían más en mi imaginación -o ahora último en la pantalla del Internet- que en la cocina, en la oficina o en la cama, pero no me arrepiento de nada, con ellos también se goza.

¿MICHELLE BACHELET, SÍMBOLO DE LA IGUALDAD DE LAS MUJERES?

Le pregunto abiertamente sobre la falsa idea –en mi opinión- de que la ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet sería un símbolo de igualdad para las mujeres. Lo han sugerido algunas feministas chilenas como Diamela Eltit –importante escritora- y Teresa Valdés –analista política- en distintos momentos (4). Incluso se hizo un Encuentro Feminista en Olmué el año 2005 en el que -a todas luces- la organización quiso sacar un acuerdo feminista –que no lograron- a favor de Bachelet…

Marta reflexiona: “No sé sobre esas opiniones que mencionas que existen sobre Michelle Bachelet, pero las creería equivocadas. Yo nunca apoyé a Bachelet, una social demócrata, aunque me despierta mucha simpatía a nivel personal porque creo que debe ser una mina inteligente y chora. Pero ¡que símbolo cultural, de qué igualdad!… ¿Se piantaron?… Tal vez se creyeron el cuento de que mejorar la situación personal por ser mujer, es una forma de combatir las causas que generan su subordinación social. Y eso no me extraña: muchos movimientos sociales, muchas escuelas de pensamiento progresista, muchas mujeres y hombres de serios ideales, han caído en las mismas trampas a lo largo del Siglo 20. Otro problema es como se usan los vocablos: ¿Qué entienden por “igualdad”? Cualquiera se dice socialista o feminista, o cristiano o musulmán, judío o judía. Estas apropiaciones distorsionan el lenguaje, sus inexactitudes generan mucha confusión, y con eso ayudan a perpetuar todas las desigualdades sociales: de clase, de raza y de género, por cuanto ayudan a invisibilizar la realidad.

¿Qué opinas del feminismo autónomo latinoamericano y caribeño?

Creo que en muchas cosas van por buen camino. Admiro en especial el de Honduras. Y en los que tal vez no sea siempre así, no es función mía mirarlas desde afuera y juzgar. Eso debe ser hecho, creo, por ustedes mismas. Porque creo que nunca hay que delegar responsabilidades en política. Ni llevarse por lo que dicen de una, ni de nosotras. Tampoco es bueno perder la perspectiva de lo poco que podemos hacer: la nuestra es una lucha muy, muy, larga y lo que podemos hacer desunidas, es muy poco.

Marta Zabaleta, en el 73, ya “hacía 10 años que tenía una vida y una familia en Chile” y sólo 30 años más tarde, en 2003 regresó “por una semana, por razones de trabajo. Gocé de la compañía de colegas, amigas, amigos y familiares”… El 5 de octubre de 1973 había sido expulsada de Chile con destino a su país de origen, Argentina, junto con 17 adultos y 19 menores de edad –una era su guagua de 9 meses-. Su repatriación fue solicitada por la presidencia argentina “por tratarse de una Científica de Primera Clase”. Esto vino luego de haber sido exonerada de su cargo de Profesora Titular de la Universidad y detenida y torturada en el campo de detención Estadio Regional de Concepción. Más tarde, con la dictadura argentina, Marta fue perseguida por la Operación Cóndor (coordinación del terrorismo de estado de Chile, Argentina y otras dictaduras del cono sur), y finalmente fue expulsada una vez más de un país latinoamericano, esta vez de Argentina “con un único destino: el Reino Unido, aproximadamente el 16 de noviembre de 1976”. Desde 1981 hasta finales de 1989, explica: “fui forzada a aceptar la discriminatoria condición de refugiada de las Naciones Unidas en el Reino Unido”, situación que, a la larga, superó pues está inserta en el mundo académico, social y político de ese país.

Nos quedan más y más preguntas para recuperar historia feminista y de mujeres activistas. La historia de las socialistas feministas, de mujeres que apostaron a las revoluciones no sólo de los hombres, si no de la humanidad completa, militantes izquierdistas que no luchaban por ninguna patria, pero sí por las mujeres y los hombres de los territorios latinoamericanos… Marta Zabaleta es historia viva, pero ante todo una compañera sobreviviente de más de una dictadura, también de la que arrebató la vida en Chile, por ejemplo a Mónica Benaroyo Pencu (5), rumana-uruguaya y a Jane Vanini (6), brasileña, latinoamericanas actuando como Marta en Chile… Marta, que no se arrepiente de nada, poeta que tras el golpe chileno estuvo en “silencio poético” por 30 años, que no se dejó vencer y retomó sus versos, y que –es maravilloso que así sea- hoy está viva para contar parte de esta historia.

Victoria Aldunate Morales

Feminista autónoma latinoamericana

* La Dra. Marta R. Zabaleta vive actualmente en Londres, Inglaterra. Es economista, cientista política y poeta. Madre de Yanina Andrea Hinrichsen -“chilena creciendo en el exilio”-, y del escocés Tomás Alejo Hinrichsen Zabaleta. Pertenece al Comité Editorial de la Publicación periódica que se publica en Londres “Exiled Ink”. Es profesora Honoraria de la Facultad de Letras y Educación de la Universidad de Middlesex, Londres, Inglaterra. Entre otras acciones y elaboraciones creó y coordina la red internacional de “Mujeres y Palabras en el Mundo”, y creó y ha dirigido por casi una década el Grupo de Trabajo “Mujeres, Hombres y Géneros” del Consejo Europeo de Investigaciones Sociales sobre América Latina y El Caribe. Su vida y su trabajo además de todo lo relatado, le han merecido un lugar como científica y escritora en más de treinta publicaciones biográficas del tipo ‘Who’s Who’ de Europa y deEEUU. También ha sido escogida en 2003 como ejemplo de una refugiada política, mujer que triunfó en Europa, y en 2005 entre una de las diez personas becadas por el Council for Assisting Refugee Academics (CARA) desde 1935, para participar de la Historia Oral de Londres por “su valiosa contribución a la cultura de la ciudad”. Su historia personal y sus opiniones sobre temas relevantes fueron grabadas para ese efecto, y permanecerán a disposición del público en el Museo de Londres a perpetuidad.

1. Luciano Cruz Aguayo (1944 – 1971). Dejó la militancia en las juventudes comunistas de manera crítica y junto a otros jóvenes, luchadores sindicales y sociales participó de la fundación del movimiento de Izquierda revolucionaria, MIR. Considerado uno de los intelectuales del movimiento, realizó cursos de formación sindical y política y charlas sobre el manifiesto comunista, también redactó una carta a Jean Paul Sastre en los años 70. Muy reconocido por el MIR. Era de familia acomodada. Hijo de un militar, pasó casi toda su vida en Concepción, sus padres vivían en una parcela a orillas del río Andalién, frente a una población de emergencia llamada J.F. Kennedy (tomado de Archivo Chile. Historia Político Social – Movimiento Popular http://www.archivochile.com/Homenajes/html/luciano_cruz.html).

2. Gladys Díaz, periodista, una de las más conocidas personalidades del MIR. Después del golpe pasó a la clandestinidad y fue detenida el 20 de febrero de 1975 en Santiago, siendo torturada en un centro de detención secreto de la DINA. Gladys Dí­az estuvo incomunicada durante 80 dí­as en el centro de torturas de Villa Grimaldi en Santiago (tomado de “El caso de la chilena Gladys Dí­az, Examen del expediente sobre la liberación de una detenida”, agosto 2008, de Dieter Maier).

3. Penny Foster y Imogen Sutton (editoras), Daughters of de Beauvoir, The Women’s Press, 1989, y el Film de la BBC del mismo título, spot BOOKMARK (1989). http://artsonfilm.wmin.ac.uk/films.php?a=view&recid=180

4. Columna “Mujer y Poder, periscopio urbano” de Diamela Eltit, La Nación (Chile), Domingo 12 de marzo de 2006. http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20060311/pags/20060311175107.htm Columna “PUNTO DE VISTA. Michelle Bachelet y las feministas” de Teresa Valdés. Mujeres Hoy. 7 de diciembre de 2005 http://www.mujereshoy.com/secciones/3485.shtml

5. Mónica Cristina Benaroyo Pencu fue descuartizada por militares en septiembre de 1973. La decapitaron a patadas, enterrada viva hasta el cuello. Su cuerpo momificado apareció en 2008, en un recinto militar correspondiente al sitio denominado “pampa mal paso oeste” ubicado a la entrada sur de Arica (Norte de Chile). Había nacido en Rumania y crecido en Uruguay, vivió en Buenos Aires un tiempo y luego se fue a Arica a trabajar en la Alcaldía. Era militante del Partido Comunista, había estudiado Filosofía, se ganaba la vida como traductora. En septiembre del 73 salió un decreto de la Junta Militar que la expulsaba de Chile, pero era un montaje, ya había sido asesinada.

6. Jane Vanini fue rodeada por un destacamento de Infantería de Marina el año 74 al que ella opuso resistencia sola, disparando desde la casa que compartía con su compañero, el periodista y dirigente del MIR José Carrasco Tapia, pero que había sido detenido ese día por efectivos de la Armada. Jane resistió hasta que agotó sus balas y resultó herida. Los agentes del Centro de Inteligencia Regional (CIRE) la sacaron inconsciente en una camilla y se la llevaron con rumbo desconocido. Hoy se sabe que fue asesinada tres o cuatro días después. Jane era brasileña, estudió ciencias sociales en la Universidad de Sao Paulo y fue parte de Acción Liberadora Nacional (ALN). Luego del golpe de estado en Brasil fue condenada -en ausencia- a 5 años de prisión. En clandestinidad se integró al Movimiento de Liberación Popular –disidente del ALN-. En 1970 se expatrió a Uruguay, posteriormente a Argentina y Cuba, el 71 obtuvo asilo político en Chile y se incorporó al MIR. Trabajaba como secretaria en la revista Punto Final (tomado de “Luz y muerte de Jane Vanini” de Arnaldo Pérez Guerra, http://www.lainsignia.org/2008/enero/ibe_004.htm).

Marta R. Zabaleta, 2010

Direcciones de contacto:
Webpage/ sitio personal http://www.martazabaleta.com
BlogForo Cultural http://boards3.melodysoft.com/app?ID=Shaharazad
BlogNoticias http://martazabaleta.blogspot.com/
Webpage /sitio literario http://fis.ucalgary.ca/ACH/Registro/Marta_Zabaleta/index.html
http://www.ach.lit.ulaval.ca/Registro/Marta_Zabaleta/index.html

http://www.feministautonoma.blogspot.com/

Victoria Aldunate Morales en Kaos en la Red

Más información:
América Latina
Chile
Memoria histórica
Mujeres y género

Qué hizo en realidad Estados Unidos en el Chile de Salvador Allende

Qué hizo en realidad Estados Unidos en el Chile de Salvador Allende

Por Jordi Pérez Colomé | World Wide Blog – lun, 26 may 2014

El Departamento de Estado publicó el viernes el volumen de su serie Foreign Relations dedicado al gobierno de Salvador Allende y el golpe del general Pinochet en Chile. No hay nada realmente nuevo –y aún hay frases y párrafos clasificados–, pero las mil páginas son un documento histórico extraordinario.

El mismo día que se cumplen 39 años de su muerte en el alzamiento militar que instaló la dictadura de Augusto Pinochet, …
Con Henry Kissinger, asesor de Seguridad Nacional del presidente Richard Nixon, a la cabeza, el lenguaje de los diplomáticos es cándido y sincero. Parece un pequeño wikileaks de la época. Los textos, y es algo admirable, están bien escritos. Sabían lo que querían y decían.
El presidente Salvador Allende murió hace más de 40 años, pero su recuerdo persiste. En las elecciones europeas de ayer en España, la cuenta de twitter del partido recién creado que más sorprendió, Podemos, usaba aún una de sus frases:

PODEMOS @ahorapodemos
Seguir

No puedo dejar de pensar esta noche en la frase de Salvador Allende: “La historia es nuestra y la hacen los pueblos”
P.Iglesias
#Podemos25M
12:30 AM – 26 Mayo 2014

El suicidio de Allende contribuyó a aumentar su aura. El 12 de septiembre de 1973, el día siguiente de la muerte del presidente, Kissinger se reunió en Washington con un grupo de funcionarios de Defensa, Estado y la CIA. Tuvieron esta conversación:

Rush [Dept. de Estado]: Allende se convertirá en un mártir. Por eso se suicidó.
–Kissinger: Los perdedores no se convierten en mártires en América Latina.
–Rush: Algunos sí.
–Kissinger: ¿Quién?
–Corrigan [Dept. de Defensa]: El Che Guevara.

Kissinger no fue un gran profeta. Estos son algunos de los puntos más controvertidos de aquellos años vistos desde los documentos históricos de Estados Unidos.
1. ¿ERA CHILE TAN VITAL?

Salvador Allende ganó las elecciones de 1970 con el 37 por ciento de los votos. La derecha se había dividido y no lograron evitar su victoria. Era un político socialista y tenía por delante seis años de mandato.
Once años después de Castro –que no era comunista prosoviético hasta que lo fue, en un proceso que aún hoy no está claro–, Washington tenía miedo de otro caso similar en la región. Pero Chile no era Cuba. O no del todo.
La primera gran pregunta en Estados Unidos fue: ¿es Chile importante para Estados Unidos? Había dos tipos de temores: la nacionalización de la economía, y la independencia militar y el acercamiento a la Unión Soviética. Para el gobierno americano, el mayor peligro estratégico era el segundo. Pero no lo era tanto, según un telegrama de la embajada chilena:

Chile es en realidad una isla. Sus tres vecinos [Argentina, Bolivia y Perú] tienen suficientes problemas como para rehuir presiones en el país. No hay ningún país en la tierra que esté tan lejos de los dos superpoderes ni de la China Roja. No es Polonia ni México. En suma, no requerirá ningún compromiso de nadie. La Unión Soviética se moverá con cautela para expandir su base. No debe arriesgar mucho pronto. Chile no es otra lacra cubana en los recursos soviéticos.

Es una buena lección para entender por qué Ucrania hoy sufre el acoso ruso en soledad: la geografía es el destino de muchos pueblos. Pero algunos militares veían a Chile como algo más importante: la URSS podía colocar bases navales para proyectar su poder en el sur del Pacífico. Según un oficial de la Marina, iba a ocurrir seguro en 1974. Chile nunca estuvo cerca de una cesión así a la URSS. Otra lección que tener en cuenta sobre las predicciones militares.

[Relacionado: El Senado de EEUU acusa a la CIA de mentir]

Había aún otra duda sobre el peligro chileno: ¿sería un ejemplo para otros países latinoamericanos y del mundo (a Kissinger le preocupaba Italia)? Había entonces que hacer algo, aunque solo fuera para asustar a los demás de no tomar el camino chileno. ¿Pero cuál era la solución?

2. ¿HABÍA QUE PERMITIR QUE ALLENDE LLEGARA A PRESIDENTE?
Después de las elecciones, Estados Unidos tenía menos de dos meses para evitar que el Parlamento confirmara la elección de Allende como presidente. Había dos opciones: un disimulado golpe institucional para conseguir unas nuevas elecciones y un golpe militar. Ninguna parecía fácil.
Los políticos y militares chilenos no estaban convencidos (“este país debería rebautizarse ‘Blablalandia’” por todo lo que hablan y lo poco que hacen, escribió el embajador americano Edward Korry). En esos días, entre Washington y la embajada chilena se plantearon dos tipos de estrategias para evitar el éxito de Allende:
a. Dejar que Allende se estrellara debido a malas elecciones económicas y a la oposición nacional contras sus medidas. El embajador Korry vio después de intentarlo que no había manera de evitar la jura del cargo de Allende: “Chile huele a cementerio, a los humos de la democracia en descomposición. Recuerdo la peste de Checoslovaquia en 1948 y no es menos nauseabundo hoy aquí”. Había que buscar otras alternativas a medio plazo, según Korry. En breve no había solución.
b. Derrocar a Allende antes de su nombramiento. Sin la vía parlamentaria, solo quedaba la militar. Tras los esfuerzos diplomáticos, se improvisó un golpe de Estado. El jefe del Estado Mayor chileno, René Schneider, estaba a favor de la Constitución y lo hacía más difícil. Había que buscar otros militares chilenos dispuestos. El jefe de la CIA, Richard Helms, lo propone en un documento sin reparos.
Dos días antes de la jura de Allende, un grupo de militares secuestró a Schneider. Salió mal y le mataron. Fue un desastre y Allende se convirtió en presidente con aún más apoyo. Había que enfrentarse con un nuevo gobierno socialista, ambiguo y poco fiable.

El 11 de Septiembre de 1973 parte del ejército chileno tomaba las armas para derrocar al presidente socialista …

3. LAS DECISIONES SON DEL PRESIDENTE

Justo en los días previos a la jura del cargo, la situación era confusa y difícil. Todos los caminos eran complicados y nadie sabía qué camino tomar. Todos los altos cargos se peleaban, nadie se aclaraba. Debió aparecer el presidente Nixon para decidir. En un mensaje para Kissinger, uno de sus subalternos escribe: “El verdadero problema que tenemos –y la razón por la que hay tanta irritación– es que hay diferencias básicas en las ideas que cada cual tiene sobre el gobierno Allende”.
Había que aclarar si era un enemigo clave e importante o una pequeña batalla de desgaste iba a bastar. Para eso, había que recurrir a la palabra definitiva del presidente: “Las agencias consideran la cuestión básica de qué hacer de suficiente importancia como para desear una decisión presidencial”, dicen.
Así se acaba la discusión. Es el mérito de cualquier presidente: debe decidir, ser ejecutivo. Así describe en cambio el embajador Korry el carácter del presidente Eduardo Frei, predecesor de Allende: “No tenemos ninguna ilusión sobre sus ‘cojones’ [en castellano en el original]; el tipo disfruta haciéndose el Hamlet en momentos así”. Ser un Hamlet es una crítica terrible para un presidente.
Una de las grandes frases de los documentos es esta atribuida al embajador Chip Bohlen: “Si no sabes dónde vas, cualquier camino te llevará”. Otra vieja lección que sirve para nuestra época: en Irak se acabó la hoja de ruta con la guerra y el presidente no supo qué hacer.
4. LA CIA AYUDA A HUNDIR UN GOBIERNO

Con Allende en la presidencia y un golpe fracasado, solo quedaba la alternativa de minar el proyecto socialista en Chile. El fracaso del gobierno no fue, claro, solo obra de los americanos. Chile era un país en dificultades y las nacionalizaciones y el gasto público solo ayudaron el primer año. La contribución económica de la CIA fue, según otros documentos, menos de 50 millones de dólares de hoy. La URSS tampoco se interesó en exceso.
Quizá la mejor lección diplomática de la crisis de Chile para el mundo de hoy sea la dificultad de dejar clara la postura de un gobierno cuando hay que decidir qué es mejor: actuar, hablar o disimular. Esta definición de Henry Kissinger en un informe para el presidente es clave:
La opción de hablar en público tiene el mérito de demostrar nuestra posición clara y sin ambigüedades, tanto en casa como fuera. Su defecto es que esa apertura hace que sea poco efectiva. Una posición americana de confrontación pública y abiertamente castigadora hará que las fuerzas nacionalistas se conviertan en el mejor aliado de Allende y sus partidarios en América Latina. Le da además la oportunidad de culparnos por su debilidad y escapar de sus errores.
La opción secreta puede lograr en cambio objetivos parecidos pero sin que el rival se aproveche de la hostilidad pública. El problema es que en público parece que no se haga nada. El mundo pide a Obama que haga algo en Siria, en Ucrania. Pero ese silencio puede ser solo estrategia, no falta de acción. (Aunque también puede ser un modo de esconderse.)
La peor opción, claro, es hablar solo y no hacer nada. El enemigo usa esas palabras como excusa para actuar sin que los hechos le detengan. La diplomacia es un arte fino y largo. Esta es una buena descripción de lo que se hizo en Chile en los tres años de gobierno de Allende, según el embajador Korry:

Hay que permitir que los fracasos económicos chilenos alcancen todo su potencial mientras contribuimos a su explosión en maneras que no puedan cargarnos las culpas. Acciones provocativas o acosos obvios harían que dijeran que somos responsables de la confrontación y daría la oportunidad a Allende de esconderse por sus desastres económicos. También correríamos el riesgo de empujar a Allende en manos soviéticas.

Nunca acabó de ocurrir. La presión política y económica chilenas, ayudada por la CIA en algunos casos, hizo el ambiente insostenible. Así llegó el golpe de Pinochet, sin el conocimiento previo de Estados Unidos. La acción militar se descontroló rápido. Algunos en Estados Unidos esperaban que hubiera de nuevo elecciones y Chile siguiera otro camino. No fue así y murieron miles.

En un reunión en Washington el día después de la muerte de Allende, un funcionario del Departamento de Estado, Jack Kubisch, dijo: “Los mayores errores que hemos cometido en América Latina en los últimos años han estado relacionados con un reconocimiento demasiado rápido de regímenes militares, en Brasil por ejemplo”. Son frases más fáciles de decir que de cumplir.
Jack Devine fue un agente de la CIA en Chile en aquellos años. En un artículo de hace unos días enForeign Affairs cuenta su experiencia. También su fracaso final: “Mis colegas en la CIA y yo quedamos muy desilusionados por la brutalidad y represión del régimen de Pinochet. Ninguno de nosotros imaginó que iba a durar hasta 1990”.

Después de todo esto, me encantaría saber el papel que ha jugado la diplomacia americana durante el mandato de los Hermanos Musulmanes en Egipto. Los debates habrán sido similares, con una solución igual de difícil, aunque no sabemos qué preferencias.