Memoria y medios de comunicación : Observatorio de Medios FUCATEL

Memoria y medios de comunicación

12 de agosto de 2013 ·

Los medios de comunicación, y en particular las imágenes de la televisión,  impregnan el espacio público de tal manera que pasan a tener un rol clave en la construcción del recuerdo colectivo y transmisión de la memoria histórica. A 40 años del Golpe de Estado, como Observatorio de Medios estamos atentos al espacio que tendrá en pantalla y en radio la conmemoración de esta fecha. Hemos seguido una serie de anuncios de programación especial en algunos canales de TV abierta, y esperamos que a estos se sumen todos los canales, cable, radio y prensa escrita.

Compartimos a continuación la columna PORFIADA MEMORIA de  Marcia Scantlebury, miembro del directorio de TVN, quien amablemente quiso compartir una reflexión en torno a esta sensible fecha para nuestro país.

Porfiada Memoria

Marcia Scantlebury, 12 de agosto 2013

“La vida no es lo que uno vivió, sino lo que uno recuerda y cómo lo recuerda para contarlo” escribió hace unos años el escritor colombiano, Gabriel García Márquez. Y no cabe duda de que los pueblos construyen su memoria con lo que se cuentan de sí mismos.

Y ello explica que una de las políticas fundamentales de la dictadura haya sido el borramiento: eliminar todo vestigio de lo que los chilenos habíamos sido y de lo que el país había vivido durante el gobierno de la Unidad Popular.

Este proceso de negación se inició con el bombardeo de La Moneda y, luego, cuando al reconstruir el edificio,  se eliminó la entrada al Palacio de Gobierno por la calle Morandé. Si no existía puerta, nadie podía haber salido por ella y, por lo tanto, los que atravesaron ese umbral detenidos o muertos nunca existieron.

A esta política sistemática respondió también el cambio de dirección del centro de torturas ubicado en la calle Londres 38: sustituyendo este número por el 40, se hacía desaparecer el escenario de tormentos y muerte. Y, más demencial aún, en el caso de los detenidos desaparecidos: al ocultar el cuerpo, no existía constancia del crimen.

La otra cara de la moneda ha sido la obstinación de las agrupaciones de derechos humanos, familiares de los detenidos desaparecidos  y sobrevivientes de los centros de detención que, al poco tiempo del golpe de Estado, emprendieron una obstinada resistencia frente al olvido construyendo memoriales hasta en los lugares más recónditos de Chile con el propósito de rescatar la memoria y la dignidad de las víctimas. Víctimas a las que  los agentes del Estado negaron su calidad de seres humanos y su identidad mediante la tortura, las ejecuciones sumarias y desapariciones.

Sabemos que el pasado vinculado a guerras o dictaduras desata polémicas entre las distintas miradas sobre la historia e, inevitablemente, la memoria se constituye en territorio de disputa cultural y política. De allí que haya quienes sostienen que la imposibilidad de establecer una mirada única, hace necesario dar vuelta la página en aras de una hipotética reconciliación. Sin embargo, y en esto se sustenta la construcción del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos dispuesta por la Presidenta Michelle Bachelet, no es posible dar la espalda a lo ocurrido. Porque, sólo conociendo y enfrentando la verdad será posible construir un futuro en que el tiempo oscuro de nuestra patria no se repita.

via Memoria y medios de comunicación : Observatorio de Medios FUCATEL.

 

IPPDH MERCOSUR En la web se podrá acceder a documentos del Plan Condor

En la web se podrá acceder a documentos del Plan Condor

Lunes 12 De Agosto 2013
|

dictadoresMediante una guía online, se disponen de una “potente” herramienta de consulta de fácil acceso para conocer y estudiar las operaciones militares en la región en la decada del ’70 contra disidentes políticos a quienes se secuestró y asesinó en centros de tortura.

Por INFOnews

El Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del Mercosur (IPPDH), lanzó la primera guía de archivos y fondos Documentales sobre las violaciones en el Cono Sur, en particular los realizados en el marco de la llamada Operación Cóndor.

La guía se convierte así en una potente herramienta que permite acceder a documentos útiles para la investigación -judicial y administrativa-, estudio e interpretación de las violaciones de los derechos humanos en Latinoamerica.

 ¿Cómo funciona la Guía?

Se prevén dos modos de acceso.Por un lado, ingresando al apartado Búsqueda de archivos y fondos documentales, se pueden realizar búsquedas a partir de filtros por país, por institución depositaria, y por fondo documental.

Desde esta misma sección, también se puede ingresar directamente a la normativa que regula el acceso a los distintos fondos

Por otro lado, entrando directamente a la Guía, se puede ingresar a la base de datos, donde el menú ofrece la posibilidad de acceder a las descripciones a través de listados de “Fondos documentales” o de “Instituciones depositarias/custodiadoras”, a la vez que posibilita realizar búsquedas avanzadas y entrecruzamientos de los distintos campos previstos.

El Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del Mercosur (IPPDH) es un organismo regional creado por el Consejo del Mercado Común del MERCOSUR en 2009, con sede permanente en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Tiene como funciones principales la cooperación técnica, la investigación, la capacitación y el apoyo a la coordinación de políticas regionales en derechos humanos. A su vez, trabaja en el diseño, implementación, evaluación y consolidación de las políticas públicas de derechos humanos como eje fundamental de la identidad, el desarrollo y la integración de los países plenos y asociados del Mercosur.

 Guía Acervo Documental Cóndor

Video institucional

Nuestro espejo de cartóN: educacióN y posdictadura chileNa

Nuestro espejo de cartóN: educacióN y posdictadura
chileNa

Milena Susana Gallardo Villegas, Pamela Tamara Salazar Vicencio

 Elaboración de memorias traumáticas de 
nuestro pasado reciente. Una propuesta de taller. 

Nos interesa definir cómo se constituye la 
propuesta educacional en torno a la problemática de la memoria y los derechos humanos en Chile, a partir del análisis del discurso 
articulado desde el Museo de la Memoria y los 
Derechos Humanos, obra cúlmine del último 
gobierno de la Concertación y versión oficial 
en torno a la memoria del pasado reciente en 
el país. Para estos efectos, revisaremos ciertos aspectos del espacio físico en donde se 
edifica el museo, leyendo los lugares a la luz de 
nociones teóricas en torno a la museificación 
y estetización de la memoria; sin embargo, el 
eje de la investigación consiste en la lectura 
crítica del material que se ofrece como alternativa a los docentes que preparan a sus alumnos 
para la visita guiada.La hipótesis tentativa es 
que existe una visión estatal que victimiza a 
los sujetos afectados directamente, limitando 
el espectro de impacto a un grupo minoritario de la población chilena; que igualmente 
apunta a despolitizar el conflicto mediante la 
instalación de una memoria parcial, estática y 
lineal en torno al pasado y que cristaliza parte 
de sus objetivos en una propuesta educacional 
ideologizante, que aborda consecuencias sin 
analizar procesos ni actores sociales.

Palabras Claves
educación, Chile, memoria, derechos 
humanos, historia reciente
Milena Gallardo Villegas (milenasusana@yahoo.es) Licenciada en lengua y literatura hispánica de la Universidad de Chile. Candidata a Magister en Estudios 
Culturales de la red CLACSO. Ayudante en investigación, proyecto FONDECYT, Chile
Pamela Salazar Vicencio (pamela.salazar.vicencio@gmail.com) Licenciada 
en historia de la Universidad de Chile. Asistente en investigación, proyecto 
FONDART, Chile.93
El presente trabajo busca aproximarse a una definición acerca de cómo se constituye la 
propuesta educacional en torno a la problemática de la memoria y los derechos humanos 
en Chile, a partir del análisis del discurso articulado desde el Museo de la Memoria y los 
Derechos Humanos, obra cúlmine del último gobierno de la Concertación y versión oficial en torno a la memoria del pasado reciente en el país. Para estos efectos, revisaremos 
ciertos aspectos del espacio físico en donde se edifica el museo, leyendo los lugares a la luz 
de nociones teóricas en torno a la museificación y estetización de la memoria; además de 
considerar también para fines de la investigación, las orientaciones, la dinámica y funcionamiento de la visita guiada a partir de la lectura crítica del material que se ofrece como 
alternativa a los docentes que preparan a sus alumnos para dicha actividad.
La hipótesis tentativa es que existe una visión estatal que busca victimizar a los sujetos 
afectados directamente, limitando el espectro de impacto a un grupo minoritario de la 
población chilena; que igualmente apunta a despolitizar el conflicto mediante la instalación de una memoria parcial, estática y lineal en torno al pasado y que cristaliza parte de 
sus objetivos en una propuesta educacional ideologizante y arbitraria, en la medida en que 
aborda consecuencias y no analiza procesos ni actores sociales. En este sentido, se estaría 
utilizando la pedagogía como una mera herramienta de transmisión de ciertas memorias 
del pasado reciente en búsqueda de un discurso que adquiera legitimidad social y no como 
un ejercicio crítico de análisis de discursos y prácticas sociales circundantes y disponibles, 
objetos de pugnas políticas, culturales, sociales y edificadoras de sentidos plurales y en 
permanente elaboración. 
Dicha presentación pretende concluir con una propuesta que incorpore la noción de “proceso o proyecto histórico” al trabajo educacional emanado desde el museo, con el afán de 
vincular la narrativa testimonial y denunciante de los violentos hechos acaecidos con el 
presente y el futuro del proyecto y el imaginario país, por medio de la reflexión crítica de 
los sucesos interpretados. 
Cabe señalar que este trabajo forma parte de un proyecto mayor que se denomina: “Se 
precisan niños para amanecer” Lectura infantil y elaboración de memorias traumáticas de 
nuestro pasado reciente. Una propuesta de taller. Intentando esclarecer muy brevemente el 
contexto en el cual surge esta iniciativa y algunas de sus características, podemos decir que 
apunta a presentar el formato de un taller de pedagogía de la memoria que funcione en 
base al trabajo creativo y de análisis crítico de textos para niños que abordan temáticas tales 
como la migración, la desaparición, la muerte, la pérdida, el temor, el poder, entre otras. 
La pregunta que cruza este proyecto, como se puede prever, es el cómo transmitir las experiencias del horror a los chicos y cimentar a un tiempo una cultura cívica, de participación 
política y de respeto a los derechos humanos. Observamos que, frente al vacío metafórico 
de los textos testimoniales como recurso de transmisión de las experiencias del horror a los 
niños, la literatura infantil ofrece una atmósfera de fantasía que acoge a sus lectores mediante la palabra del “cuentacuentos”. La propuesta entonces se funda en la utilización de la 
ficción poética para pensar otro orden de cosas; en este sentido, postulamos que la fantasía 
y su descontrol en tanto nunca se sabe qué será lo que potencie ni a dónde nos conducirá,
introduce una diferencia crucial en la inscripción de memorias y sus narrativas que puede 
ser captada con gran habilidad por los niños. 
Ahora bien, en lo que respecta a este texto en particular, revisaremos el marco contextual 
que define las políticas culturales y educacionales de la posdictadura chilena, poniendo especial énfasis en el tratamiento que se ha dado desde la oficialidad a los temas de reparación 
y recuperación de la memoria histórica. Por otra parte, buscamos aproximarnos a posibles 
alternativas para abordar la problemática y finalmente esbozaremos un breve análisis del 
material que se entrega desde el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos a los docentes que realizan la visita con sus estudiantes, culminando esta lectura crítica con una 
propuesta que incorpora la noción de “proceso histórico” a la interpretación de los hechos 
acaecidos. 
postdictadura chileNa: imagiNario país y políticas culturales
Para abordar de la forma más breve pero abarcadora posible lo que es la posdictadura 
chilena, decidimos revisar la tesis de Tomás Moulian, presentada en su libro Chile actual: 
anatomía de un mito1
, respecto de los orígenes y el estado del sistema político y económico 
del Chile postdictatorial y, más específicamente, de la década del ’90, momento en que 
comienzan a oficializarse las propuestas educacionales que criticamos. 
Acogiendo los principales elementos de esta lectura sociopolítica, debemos considerar al 
texto de Moulian como una genealogía del Chile de la transición, postulando sus orígenes 
en el quiebre que produce la revolución capitalista sostenida desde y por la dictadura de 
Augusto Pinochet U. (1973-1990).

La llamada “revolución capitalista” estaría determinada 
por dos fenómenos fácilmente identificables en estos contextos: fusión y fisión. El primero 
consiste en la forma en que se despliega el poder en las revoluciones; vale 
decir, en palabras del mismo Moulian, una “uniformación de la pluralidad 
de poderes bajo la forma cosificada de un poder burocrático que subordina, 
coarta” (p.20). Mediante este ordenamiento se produce la transmisión de 
un Proyecto, de las ideas-fuerza, las normativas y valores que nacen en el 
Estado y se movilizan hacia abajo mediante un proceso de reproducción o 
multiplicación del conocimiento y, en ningún caso, evidenciando las tensiones y facilitando el diálogo diversificador, elemental, demás está recordarlo, en cualquier intento de legitimación de un gobierno democrático. Por otra parte, el fenómeno de la fisión es definido 
como la “liberación de energía producida por la escisión del núcleo de un átomo a través de 
su bombardeo con neutrones. En este sentido, la Revolución como acto se puede asimilar 
a la liberación de calor y radiación de una explosión nuclear; ella destruye para crear una 
situación de tabla rasa sobre la cual reconstruir: reconstruye sobre el Apocalipsis”2
La idea es definir esta especie de Estado-Leviatán que funciona en base a clones que se 
transmiten de manera vertical siguiendo, claro, una instrucción jerárquica, marcados, cada 
uno, por la energía exorbitante de la fisión que se reproduce idéntica en todas sus esferas de 
acción. Moulian, agrega respecto a esta fuerza: “dominación creativa que barre convencio-
1. Moulian, Tomás. Chile 
actual: anatomía de un mito. 
(Santiago de Chile: LomArcis, 1997)
2. Moulian, 19-20.95
nes centenarias que hubiesen demorado años en sucumbir e introduce ilusiones o sueños 
de racionalidad (modernización)”3
Cabe agregar que, mientras se reproduce la ley de fusión, o sea la capacidad del Estado de 
decidir casi sin contrapesos, los otros-poderes están en la situación del ajedrecista perfecto 
de Benjamin que por detrás es manejado por un enano escondido. En los momentos de la 
Revolución en que funciona la ley de fusión (es decir, hasta que la dictadura constitucional 
no supera a la terrorista), ocurre lo contrario. En estos casos, es la máquina-Leviatán la 
marioneta que maneja los otros-poderes por ostentosos y fundamentales que estos hayan 
sido en la tradición del país. 
Sin embargo, y aquí nos adentramos al punto que me interesa especialmente, se produce una paradoja en estas revoluciones. Lo curioso es que la ley 
tendencial de la fusión que tienen las revoluciones en los momentos de la 
toma de poder y de la “dictadura-terrorista-revolucionaria”, no es inercial 
ni autoreproducida en lo absoluto, sino todo lo contrario. A este respecto 
señala el autor que la fusión en estos momentos “requiere de una constante 
energía y capacidad coactiva del Poder estatal […] En sociedades secularizadas y heterogéneas, la tendencia estructurante de la trama de poderes es a la 
diversificación y no a la simple multiplicación clónica”4
. Sucede esto, claro, 
especialmente en sociedades como las nuestras, ejemplos por antonomasia 
de la experiencia de la diversidad cultural. 
Ahora bien, si el Estado-Leviatán debe trabajar arduamente en la creación de una amplísima gama de dispositivos de producción normativa, de aterrorizamiento y de legitimación 
por el saber, entendemos que el aparataje intelectual que lo sostiene no será un bloque 
inestable y, lo que es fundamental, se caracterizará por ser una de las piedras de tope más 
entorpecedora a la hora de establecer la verdad histórica que legitimará (y será el único 
elemento capaz de hacerlo) cualquier intento de un gobierno posterior que busque denominarse democrático. Al hablar de entorpecimiento estoy pensando exclusivamente en el 
complejo y concienzudo discurso que sostiene la implementación del nuevo sistema social, 
cultural, político y económico; sistema que busca afanosamente la instalación del olvido en 
torno a las aberraciones cometidas en la historia reciente de nuestro país.
En este contexto, queremos situar rápidamente la discusión en torno al rol fundamental 
que cumple el marco cultural del país, para ir definiendo las posteriores políticas oficiales 
de estetización de la memoria. En el caso específico del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, este punto nos interesa especialmente pues entrega importantes luces 
acerca de la política educacional que allí opera y la visión de los hechos que desde el mismo 
Museo se promueve hacia los estudiantes.
Hernán Vidal, presenta en su libro Política cultural de la memoria histórica5
, una interesante propuesta para abordar el tema de la reparación, desde el punto de vista del campo cultural, intelectual y, entonces, también entenderemos que, en cierta medida, puede operar en 
3. Moulian, 20.
4. Moulian, 21.
5. Vidal, Hernán. Política 
cultural de la memoria 
histórica. Derechos humanos y discursos culturales 
en Chile. (Santiago de 
Chile: Editorial Mosquito 
Comunicaciones, 1997)96
el ámbito educacional. El autor sostiene que la justicia chilena reclama una tarea intelectual 
que consiste en el reforzamiento (y, en muchos casos, en la creación) de políticas que sirvan 
como sostenedoras de la memoria histórica en todo el campo cultural e intelectual, lugares 
que resultan centrales en la constitución del imaginario colectivo y la visión de mundo de 
los chilenos. Así, esta propuesta que busca una suerte de posible alternativa al problema de 
una justicia no ejercida desde los tribunales (ni asumida digna y decididamente por la institucionalidad vigente como una política de Estado), es trabajada desde el área de los “discursos culturales” y el arte, que despliega su potencial, muchas veces, en lo que conocemos 
como el fenómeno de la estetización de la memoria. Estos discursos se caracterizan, muy a 
grandes rasgos y en el mejor de los casos, por ser una proposición formal para la implementación política de tres conceptos utópicos o ideales: “buena sociedad”, “calidad de vida” y 
“ser humano ideal”. En el marco específico de los Derechos Humanos, entenderemos que 
detrás de toda lógica que busque definir la “sociedad ideal”, que se desprendería a su vez de 
la conjugación de los conceptos señalados, se encuentran dos derechos esenciales: el derecho a la vida y el derecho a ser reconocido y respetado como persona. De ambos, emanan 
luego todos los derechos civiles y políticos, sociales, económicos y culturales proclamados 
por las Naciones Unidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y sus pactos complementarios. Esto bastará para entender, afirma 
Vidal, que la desarticulación (resultante al momento en que se retrasan y, 
lo que es peor, se justifica la demora de los juicios y los procesos punitivos 
por violaciones a los DDHH) de los términos “verdad” y “justicia”, implica 
un profundo vicio en la discursividad cultural que ha conducido el proceso 
de redemocratización en Chile. Esta desarticulación en el reconocimiento 
de los seres humanos como personas, trajo consigo, en el caso chileno, una 
serie de efectos simbólicos que deberán ser determinados a la hora de crear 
estas “políticas culturales de la memoria histórica”6
; piso y marco referencial 
de una iniciativa como es la del Museo de la Memoria y los DDHH.
Del mismo modo, ingresan por la vía de los discursos culturales, una serie de conceptos 
que han ido tomando cuerpo en estos años de transición y que contribuyen de manera 
esencial en el proceso de desarticulación de nuestra estructura cívica y valórica de base. 
En su artículo “Recordar el olvido”7
, Nelly Richard hace alusión a dos de los mecanismos 
de olvido que han sido especialmente efectivos en su propósito de desactivar la memoria 
histórica de la violencia en el Chile de la postdictadura: el consenso y el mercado. Richard 
define el mecanismo del consenso como “el formalismo y el formulismo institucionales del 
acuerdo que han neutralizado los conflictos de significaciones de un pasado que todavía 
sigue en disputa política, simbólica e interpretativa.”8
. Por otra parte, al hablar de mercado 
refiere a “los flujos desatados por el impulso neoliberal que logró disolver los acentos de 
lo político-ideológico en la masa de lo publicitario, de lo tecnomediático”9
. Por su parte, 
el mundo constituido por la imagen y el texto mediáticos, se fundamenta en el “triunfo 
retiniano de la superficie […] que se burla del volumen y de la profundidad temporales de 
la historia al comprimir su duración en la instantaneidad del flash noticioso”10
.
Atendiendo a la supuesta necesidad de operar desde las pautas del “realismo político”
6. Ref. Vidal 17
7. Richard, Nelly. “Recordar 
el olvido”. Raquel Olea y 
Olga Grau (Comps.) Volver 
a la memoria. (Santiago 
de Chile: LOM ediciones, 
2001) 15-20.
8. Richard, 15
9. Richard, 15
10. Richard, 1797
Richard señala que la combinación de ambos mecanismos ha sido conjugada bajo el nombre de democratización política y de neoliberalización económica, lo que ha conseguido 
controlar lo social bajo reglas de uniformidad y conformidad del sentido. Regresamos de 
este modo a la búsqueda de “reconciliación” por parte de los mecanismos institucionales y 
podemos afirmar que el consenso es la garantía que nos salvará de caer nuevamente en los 
“desarreglos de lo social”, mediante la forzosa unificación de las conductas y de los discursos oficiales de resignación y moderación. Agrega Nelly Richard que:
“la mecanización del consenso sometió a lo político (sus indeterminaciones, sus conflictos, sus antagonismos) a una especie de rutina de lo programable basada en simples 
criterios técnicos de administración del poder, que volvieron lisas y transparentes las 
definiciones prácticas de lo social, eliminando toda aspereza simbólica de la superficie 
operativa de sus discursos”11
Se genera, de este modo, la oficialización de un idioma común que fija los 
términos de lo que la autora llama una suerte de racionalidad del conflicto 
que debe ser compartida por quienes constituyen las partes en cuestión. 
Para finalizar esta aproximación al contexto histórico-político, haremos 
mención a otro ámbito fundamental en el cual podemos apreciar muy claramente los efectos simbólicos que han resultado de las políticas postdictatoriales, como son los medios de comunicación nacionales y, específicamente, 
la televisión. A propósito del documental del cineasta chileno Patricio Guzmán, La memoria obstinada, Nelly Richard señala:
“La televisión chilena, metamorfoseada por el full-color de un registro de estatización publicitaria que sólo demanda presencias lisas – sin estigmas de deterioro – ha 
suprimido de sus pantallas, mediante fluidos procedimientos de obliteración visual, 
los cuerpos y las identidades que no aceptan maquillarse con las cosméticas del bienestar y sus modas de la entretención. El retrato en blanco y negro de los detenidos 
desaparecidos ya no combina con nada en medio del cromatismo exacerbado de esta 
festividad de logotipos y estereotipos que los sumerge diariamente en una total anacronicidad de signos. Es como si la tecnicidad pobre de la fotocopia estuviera delatando, frente a la contemporaneidad mediática, el pretérito visual de una vergonzante 
incompetencia del lenguaje que termina así de inactualizar su drama.” 
Ahora bien, observamos en este tipo de intentos y, para efectos de esta presentación, específicamente en la vocación cristalizada en el proyecto Museo de la Memoria y los DDHH, 
un juego de despolitización que, paradojalmente, encuentra un excelente nicho en un 
aparato educacional sumamente ideologizante. Manuel Guerrero Antequera, en su trabajo 
“Control social de la acción colectiva y trabajos de la memoria en el Chile posdictatorial” 
aborda este fenómeno a partir de la tensión postdictatorial que se genera en el intento por 
instalar el olvido en el ejercicio mismo de la memoria. El sociólogo habla de un mecanismo institucional de control social que funciona en base a la idea de una memoria victimal. 
En este sentido, las personas asesinadas, torturadas, detenidas, etc. son víctimas en tanto 
11. Op. Cit. P. 15
12. Richard, Nelly. “Con 
motivo del 11 de septiembre. 
Notas sobre La memoria 
obstinada (1996) de Patricio 
Guzmán”. Escrituras, 
imágenes y escenarios ante la 
represión. (Comps.) Elizabeth Jelin y Ana Longoni. 
(Madrid: Siglo XXI de Espa-
ña, Siglo XXI de Argentina 
Editores, 2005) 121-129.98
luchadores sociales, creadores y gestores de un proyecto de renovación de las estructuras 
profundas del país que no prosperó; estaríamos hablando entonces de los “perdedores”. 
De este modo, parte de las políticas de reparación consiste en la adecuación de espacios 
comunes en los cuales poder confluir para efectos de “reconciliarnos”. Así, tenemos, por 
ejemplo, una amplia gama de memoriales, pero ningún monumento que homenajee a los 
sujetos políticos en su condición de luchadores. En esta labor, el Museo cumple a cabalidad 
su rol de medida “parche”, en la medida en que consigue articular un discurso que excluye 
totalmente el concepto de “proceso” histórico político. Es decir, en su discurso no analizamos la pugna de poderes, la contienda social, política, económica y discursiva, el espectro 
de valores e ideologías ni las subjetividades que se entrelazan en el contexto. 
Esta carencia de la noción de proceso histórico queda graficada en las fotografías que nos 
reciben en la recepción del museo: un collage de imágenes que hablan acerca del contexto 
mundial de los años ’60 y ’70; una forma muy sencilla de despolitizar la discusión, de ampliarla al punto de diluirla en el concierto internacional, una justificación que no argumenta con detalles, sino con gestos vagos. Hablamos de una forma de generalizar el conflicto, 
encontrarle sentido y razón en los eventos contingentes de otros lugares del mundo y no 
es precisamente que este ejercicio sea perverso en sí mismo; se transforma en un elemento 
peligroso en la medida en que, a pesar de esta sumatoria de imágenes, no se profundiza en 
la época de la Unidad Popular ni se abordan los discursos y poderes políticos (nacionales e 
internacionales, como bien sabemos) que circundan, dan forma y energía a lo que terminó 
siendo la dictadura militar en Chile. 
Otro punto que nos gustaría destacar en esta brevísima aproximación a la forma en que 
se museifica la memoria en el sitio que revisamos, es el embellecimiento del espacio (por 
cierto, neutro, en tanto no se escogió un ex centro de detención para montar el Museo, 
en circunstancias en las que existe un gran número de lugares abandonados o autogestionados por colectivos que poseen muy escasos recursos, entre ellos el emblemático Estadio 
Nacional de Chile, que aún mantiene en el mayor ocultamiento los hechos de horror que 
tuvieron lugar en sus inmediaciones. En este sentido, nos referimos a una serie de detalles 
que no poseen mayor valor simbólico que la ornamentación y decorado del Museo y de los 
testimonios físicos que allí se conservan; así, funcionan como un nuevo elemento disuasivo, despolitizante y distractor. 
Por último, resulta curioso observar cómo el nombre del lugar se encuentra en la puerta 
principal, pero ubicado cara adentro; es decir, no puede accederse a él desde la avenida 
principal. Quien asiste debe tener específico conocimiento de hacia dónde se dirige, pues 
de otra forma, el cuadrado de cemento gigante y torpe que, a modo de ataúd, se impone 
a pasos de una importante estación de metro, puede pasar perfectamente desapercibido. 
Hablamos entonces de un lugar que propicia la instalación del olvido en el 
ejercicio mismo de la memoria; de la misma forma que lo hacen los informes Valech y Rettig, igualmente emblemas de la reparación en nuestro país. 
El primero13, en tanto prohíbe hacer públicos los nombres de torturadores, 
13. Informe de la Comisión 
Nacional sobre Prisión Polí-
tica y Tortura. http://www.
comisionvalech.gov.cl/InformeValech.html (WEB)99
recogidos en el proceso de elaboración del informe, hasta dentro de cincuenta años, momento en el cual tendrá lugar un recambio generacional. Por eso mismo, podemos verlo 
como una forma de desaparición simbólica de personas en democracia, en tanto se hace 
aparecer los cuerpos, pero no las vidas ni las historias de los sujetos. Y el segundo, conocido 
como Informe Rettig (1991) y publicado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, opera bajo una lógica muy similar. Señala Hernán Vidal que en él se mostró la 
voluntad de separar los términos verdad y justicia. El Artículo Primero del Decreto Supremo Nº 355, del 25 de abril de 1990, establece que el informe se hará cargo de esclarecer la 
situación de los detenidos desaparecidos, ejecutados y torturados con resultado de muerte, 
siempre que aparezca comprometida la responsabilidad moral del Estado; sin embargo, en 
el Artículo Segundo se señala que: 
“En caso alguno la Comisión podrá asumir funciones jurisdiccionales propias de los Tribunales de Justicia ni interferir en procesos pendientes ante 
ellos. No podrá, en consecuencia, pronunciarse sobre la responsabilidad que 
con arreglo a las leyes pudiera caber a personas individuales por los hechos 
de que haya tomado conocimiento”14
Lo que supone describir la lógica y los procedimientos represivos de la Dictadura, pero sin 
nombrar a los responsables y, a partir de la lógica transicional del “realismo político” para 
separar los conceptos de Verdad y Justicia, terminar reemplazando este último criterio por 
el parche político que ha sido la mentada Reparación a las víctimas. 
política educacioNal emaNada desde elmuseo de lamemoria a partir de
la lectura del material ofrecido a los doceNtes
El tema de la educación en el contexto de la posdictadura es extenso y sumamente complejo; sin embargo, por razones de tiempo, en esta ocasión sólo queremos detenernos en una 
lectura del material15 ofrecido por el Museo de la Memoria a los docentes como sugerencia 
de trabajo con los estudiantes en instancias previas a la visita.
La guía de trabajo consiste en una actividad de 90 minutos, divididos en 
una introducción al tema de 5 minutos, realizada mediante la dinámica de 
“lluvia de ideas”; 70 minutos de trabajo en grupos desarrollando una serie de 
preguntas basadas en la lectura de un fragmento del Informe de la Comisión 
Nacional sobre la desaparición de personas en Argentina16 y un cierre de 15 
minutos en el cual debería desarrollarse una suerte plenario en donde los estudiantes expongan sus conclusiones y luego el profesor debería concluir la 
clase destacando los siguientes puntos: desarrollar las respuestas o conclusiones de los grupos en el trabajo de la guía grupal, enfatizar en que el conjunto 
e integralidad de los derechos humanos son necesarios para la convivencia 
democrática y pacífica señalar que para conocer más de los DDHH y una 
parte de la historia de Chile, se visitará el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.
14. Informe de la Comisión 
Nacional de Verdad y Reconciliación (RETTIG) (WEB) 
http://www.ddhh.gov.cl/
ddhh_rettig.html (1990)
15. Ficha de preparación para 
la visita guidada al Museo 
de la Memoria y los DDHH 
para 3eros y 4tos medios. 
(WEB) http://www.museodelamemoriaylosderechoshumanos.
cl
16. Ernesto Sábato, (comp.). 
Nunca más. Informe de la 
Comisión Nacional sobre la 
desaparición de personas. (Argentina: Eudeba, 1984).100
Ahora bien, iremos punto por punto, buscando igualmente revisar algunas de las preguntas que se sugieren para la realización de la comprensión lectora. En primera instancia, la 
dinámica de “lluvia de ideas” es un ejercicio que puede resultar interesante para aproximarse a un tema, pero que requiere de una fuerte orientación en el problema específico que 
aquí intenta rodearse. En este sentido, nos parece preocupante que se articule en escasos 
5 minutos una mezcla de nociones tendenciosas, sin vinculación necesaria, ni orientación 
concreta. Esto sin olvidar que dejar en manos de los estudiantes la suerte de una actividad 
relativa a un tema que por lo general rechazan y consideran aburrido, en el breve tiempo 
sugerido, puede redundar en el fracaso de esta primera etapa de la clase. Por otra parte, 
creemos que debería incluirse una evaluación posterior a este ejercicio, que permita esclarecer y definir ciertos conceptos fundamentales para el trabajo que continúa, además de 
introducir una reflexión en torno a las nociones de ciudadanía y civilidad. 
Luego, fuera del hecho de que se cite un fragmento del Informe realizado en Argentina y 
de este modo se sitúe el conflicto en otro país, nuevamente observamos que no se abordan 
causas ni actores políticos y se limita la lectura a la tragedia de los detenidos desaparecidos 
exclusivamente. En este sentido, creemos que la visión propuesta se liga a la visión estatal 
que permanentemente ha intentado autolegitimarse desde los gobiernos de la transición 
a partir de una serie de hechos que pueden resumirse en la justificación del mencionado 
“realismo político”
Dado que la Constitución fue modificada durante el primer gobierno de la Transición para 
que pudiese coincidir plenamente con el Derecho Internacional de Derechos Humanos, la 
aplicación del llamado “realismo político” significó una profunda contradicción jurídicopolítica en la institucionalidad chilena. Pues, según el Derecho Internacional, los crímenes 
cometidos en contra de la humanidad son inamnistiables e imprescriptibles y, en este sentido, el Estado de Chile estaría obligado a enjuiciar a quienes resulten responsables.
Considerando este escenario, y acogiéndonos a la perspectiva de Hernán Vidal en torno al 
asunto, sólo queda la posibilidad de transferencia al plano simbólico del debate acerca de 
las implicaciones del postergamiento de la justicia. Aunque, claro está, este desplazamiento 
y reducción de la responsabilidad legal al plano simbólico sigue siendo inaceptable desde el 
punto de vista del Derecho Internacional. 
Volviendo a la guía de trabajo, hemos decidido, en honor a la extensión de este artículo, 
poner énfasis en algunas de las preguntas que se sugieren; por ejemplo, la número 4 señala: 
“¿cuál es el valor que el autor le atribuye a la democracia y, por lo tanto, cuál sería el rol del 
Estado frente a la protección de los Derechos Humanos? En este punto, nos parece complejo proponer que los estudiantes aborden de manera intuitiva lo que viene a ser el rol del 
Estado frente a la protección de los Derechos Humanos; pensamos que debería partirse 
de una revisión acerca de cómo cada Estado, y en particular el chileno, trabaja y aterriza 
los derechos esenciales en su constitución y su marco jurídico. Esto pues, hablamos de un 
asunto de suma relevancia política, social y económica, que requiere conocimientos previos 
y reflexión antes de ser abordado. 101
Posteriormente, y en relación a la pregunta acerca de qué se entiende por la expresión 
“Nunca Más”, extrañamos una profundización que apunte a diferenciar los diversos usos 
políticos que se le ha otorgado al tema de las violaciones a los derechos humanos e igualmente a la memoria histórica. En este punto, se valora el juicio implicado en la expresión 
citada, sin embargo, pierde valor cuando lo contextualizamos en el discurso que lo ha 
mantenido durante años y que habla de tortura y “excesos”, pero nuevamente no aborda el 
trasfondo político ni el valor humano de los grupos en cuestión. 
En definitiva, hablamos de una propuesta que reduce el espectro de impacto a un grupo específico y minoritario de la población, victimizando a los sujetos y sin abordar el contexto 
jurídico chileno en torno a los Derechos Humanos. Por último, creemos que una actividad 
de evaluación y reflexión posterior es una necesidad imperiosa en este tipo de iniciativas. 
En este sentido, se opone a las didácticas de la pedagogía de la memoria en tanto entrega 
una cápsula de conocimiento parcial previamente elaborada y no se motiva a la confrontación creativa y crítica de las memorias individuales de los jóvenes que portan, por cierto, 
otra porción del horror, un despliegue diferente de su poderío.
Ahora bien, la complejidad del devenir histórico chileno, demanda la necesidad de entrelazar procesos para efectos de su comprensión y análisis. Por “proceso histórico”, se entiende 
la construcción dialéctica y continua que protagonizan los sujetos, vinculando sus pasados, presentes y futuros. De esta forma, para la historia, los hombres son, por excelencia, 
los constructores de los procesos históricos y la acción que desarrollan, su 
material de obra; estamos entonces frente a una noción que “se sitúa como 
un nudo en el que se mezclan una multitud de rasgos convergentes, sean de 
estructura social, sean de mentalidad colectiva.”17
Precisamente, la comprensión e incorporación de la noción de ‘proceso histórico’, abre nuevas perspectivas en este sentido. El ‘Manifiesto de Historiadores’ del año 1999, escrito luego del arresto de Augusto Pinochet en 
Londres, responde en sintonía con este concepto, a una de las tres “verdades 
históricas” planteadas por el mismo dictador en su “Carta a los Chilenos”. 
Con respecto a la exclusiva responsabilidad, identificada por Augusto Pinochet en dicho 
documento, de la Unidad Popular en la crisis política y económica desatada bajo su gobierno, los historiadores Sergio Grez y Gabriel Salazar, señalan: 
“…la crisis de 1973 no se debió solo a la conducta gubernamental de la Unidad Popular (…) sino también –y no poco- a procesos históricos de larga duración, cuyo origen puede rastrearse en el siglo XIX, o antes. (…) Es preciso considerar que las crisis 
‘pre-populistas’ de 1851, 1859, 1890-1891, 1907-1908, 1924, 1930-1932 y las crisis 
‘desarrollistas’ de 1943, 1947, 1955, 1962 y 1967-1969 revelan, en conjunto, que el 
daño estructural causado por un siglo de gobiernos oligárquicos y neo-oligárquicos 
era de difícil remonte por vías democráticas…”18
En este sentido es que postulamos que una incorporación de la noción de “proceso histó-
rico” al proyecto educativo en torno a memoria y derechos humanos que se elabora desdelas políticas oficiales, aportaría en profundidad y comprensión crítico-reflexiva en torno a los hechos, relevaría la magnitud del impacto social que poseen y contribuiría a definir los límites del concepto de democracia que intentamos articular a nivel país.

17. Bloch, Marc. Introducción 
a la historia. (Buenos Aires: 
Fondo de la Cultura Econó-
mica, 1952). 29-30
18. Grez, Sergio; Salazar, 
Gabriel. Manifiesto de Historiadores. (Santiago de Chile: 
LOM Ediciones, 1999). 
10-11102

Buscando cerrar la presentación, vale la pena insistir en que la historia y la memoria no 
tienen que ver con el hecho de recordar como un fin en sí mismo. Si entendemos que al 
hacerse cargo el Estado del ejercicio de la memoria, debe también ocuparse de lo que este 
movimiento reflexivo implica y plantear las violaciones a los derechos humanos como un 
problema actual, entendemos igualmente entonces que debe existir reflexión, justicia y 
reparación en torno al presente.
obras citadas
Bloch, Marc. Introducción a la historia. (Buenos Aires: Fondo de la Cultura Económica, 
1952 (1° ed. en español).
Ernesto Sábato, (comp.). Nunca más. Informe de la Comisión Nacional sobre la desaparición 
de personas. (Argentina: Eudeba, 1984).
Ficha de preparación para la visita guidada al Museo de la Memoria y los DDHH para 
3eros y 4tos medios. (WEB) http://www.museodelamemoriaylosderechoshumanos.cl
Grez, Sergio; Salazar, Gabriel. Manifiesto de Historiadores. (Santiago de Chile: LOM Ediciones, 1999).
Guerrero Antequera, Manuel. “Control social de la acción colectiva y trabajos de la memoria en el Chile posdictatorial”, ponencia presentada en JALLA. (Santiago de Chile, 2008).
Moulian, Tomás. Chile actual: anatomía de un mito. (Santiago de Chile: LOM-ARCIS, 
1997).
Nofal, Rossana. “Literatura para chicos y memorias: colección de lecturas”. Elizabeth Jelin 
y Susana G. Kaufman. (Comps.) Subjetividad y figuras de la memoria. (Buenos Aires: Siglo 
XXI, 2006). 
Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación (RETTIG) (WEB) http://
http://www.ddhh.gov.cl/ddhh_rettig.html (1990)
Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura. http://www.comisionvalech.gov.cl/InformeValech.html (WEB) (2003)
Richard, Nelly. “Recordar el olvido”. Raquel Olea y Olga Grau (Comps.) Volver a la memoria. (Santiago de Chile: LOM ediciones, 2001) 15-20.103
—. “Con motivo del 11 de septiembre. Notas sobre La memoria obstinada (1996) de Patricio Guzmán”. Elizabeth Jelin y Ana Longoni. (Comps.) Escrituras, imágenes y escenarios 
ante la represión. (Madrid: Siglo XXI de España, Siglo XXI de Argentina Editores, 2005) 
121-129.
Toledo, María Isabel y Magendzo, Abraham. Visita a un lugar de memoria. Guía para el 
trabajo en derechos humanos. (Santiago de Chile: Ediciones LOM, 2009).
Vidal, Hernán. Política cultural de la memoria histórica. Derechos humanos y discursos culturales en Chile. (Santiago de Chile: Mosquito Comunicaciones, 1997).

Lo impresionante del olvido – Olga Muñoz Lepe.

Lo impresionante del olvido – Ballotage.

Lo impresionante del olvido

Olga Muñoz LeppePor 
Publicado el 4 Feb, 2013

ad portas de cumplirse 40 años desde el Golpe Militar en Chile, hay situaciones que la mayor parte de la población piensa que ya deben estar resueltas. De pronto el tiempo pasa vertiginosamente y crea la ilusión de que todo ya está dispensado. Los recuerdos borrosos, aún llenos de tabúes, yacen almacenados en el fondo de nuestra historia nacional oficial.

Reflexiones sobre momentos testimoniales en la obra teatral Gladys, de Elisa Zulueta.

“A dónde está mi familia, señor
La guerra fría los congeló
En el frío más abrigador
Dormía yo y alguien me despertó.”

(Fragmento de la canción “Extraño a mi mamá” [1])

Memoria“¿Lo sabías, tú, Ian?” “No, Uxue”, contesta Ian. “Yo no lo sabía”, dice Uxue. “¡Impresionante!”. La repetición constante de este diálogo, por parte de Uxue, una mujer con Síndrome de Asperger e Ian, su hermano profesor, convoca las carcajadas del público asistente a ver la obra teatral Gladys. Ian manifiesta su desconocimiento ante los datos que entrega Uxue sobre las peculiaridades del nacimiento de mellizos en animales, por lo que Uxue apoya la aseveración con un sonoro “¡impresionante!”. Impresionante resulta no saber y, de pronto, enterarse de lo desconocido. Sin embargo, cabe preguntarse: ¿es impresionante cuando, a pesar de que supimos, luego de un tiempo ya no sabemos más?

El hilarante diálogo transcurre en una cena de Noche de Reyes. Una familia, casi convencional, come antes de abrir los regalos que los reyes magos han traído para cada uno de ellos. La testarudez de Uxue producida por padecer este trastorno del desarrollo, su comportamiento infantil a pesar de sus más de 20 años es enfrentado por una familia que se debate entre el afán de querer ver a esta niña-mujer como un adulto responsable o, bien, de ignorarla en sus “excentricidades”. Sólo Ian, con paciencia ciertamente pedagógica y amor fraterno, sigue el juego de esta mujer cuyo cerebro no funciona de manera ordinaria. Su familia, no obstante, insiste en ver en ella normalidad.

La obra Gladys, escrita y dirigida por la directora Elisa Zulueta Yáñez cuenta la historia de una familia de descendencia vasco-española que, en la celebración de Noche de reyes, recibe la inesperada visita de Gladys. La tradicional familia está compuesta por Ander, un padre viudo (Sergio Hernández) y sus tres hijos: Lucía, la hija modelo y estudiante de medicina  (Elisa Zulueta); Uxue, la hija con Síndrome de Asperger (Antonia Santa María); e Ian, el hijo mayor y profesor de párvulos (Álvaro Viguera). A ellos se suma Ane, la hermana solterona de Ander (Coca Guazzini), quien ha criado a sus sobrinos y asume el papel de perfecta y maternal dueña de casa. Y, por supuesto, está Gladys, la hermana “olvidada” de Ander y Ane.

Ian desata el conflicto dramático cuando al enterarse de la existencia de una tía, Gladys -que por desconocidas razones  no vive junto a ellos-, la invita a venir a la cena familiar de Noche de reyes. Gladys reside en Estados Unidos y acude a la invitación de su sobrino: ella, al igual que Uxue, padece el Síndrome de Asperger. La reacción de extrañeza de Ane y Ander ante el sonido del timbre en plena cena abre las puertas a una seguidilla de sorpresas y desconocidas historias que se develarán a lo largo de la noche.

Lo desconocido es, sin duda alguna, el hilo argumental de esta obra dramática. Y, junto a lo desconocido, es también hilo argumental lo impresionante que resulta vivir en la ignorancia de aquello que se desconoce. Más aún cuando lo desconocido ha sido ocultado, conscientemente, por quienes suponen hacer el bien a una comunidad. La familia de Gladys, específicamente sus hermanos, Ander y Ane, son los responsables de su obligado exilio hacia Estados Unidos, por el bien de la familia.

“¿Por qué no sabemos nada de ti, Gladys?” (Zulueta, 2012) pregunta, con ascendente angustia, Lucía, la complaciente hija de Ander. “¿Por qué no estás en nuestras fotos?” Gladys comienza a inquietarse moviendo los brazos agitadamente. Sabe la verdad y no la puede retener por más tiempo. Gladys ha sido borrada de los recuerdos familiares, aun cuando existe otra integrante de la familia que padece el mismo síndrome. Ella, en su eterna ingenuidad, asume la orden de exilio, pero no calla las razones de la imperante decisión de sus más cercanos familiares. Quienes padecen síndrome de Asperger no pueden mentir, no poseen ese filtro que permite ocultar la información según la conveniencia personal o la de otros.

Tiempo atrás, cuando los tres hermanos eran jóvenes, Gladys se hace amiga de una chica de su colegio que accede a trabajar junto a ella. La proximidad de esta chica produce gran espanto en Ane, cuya intolerancia hacia los homosexuales –y hacia todo tipo de diferencia cultural y social- gobierna su comportamiento frente a los otros. En cierta ocasión, la amiga de Gladys se queda en la casa y pide dormir desnuda en su cama, desatando un escándalo de proporciones en el conservador hogar. Sin embargo, no es esta cercana amistad la que produce espanto en la familia, sino que existe otra gran razón. Gracias a esta amistad, Gladys se entera que su padre trabaja “limpiando” papeles de personas asesinadas por militares. Gladys, sufre de Síndrome de Asperger y no puede callar: por lo tanto, debe ser exiliada.

La casi perfecta familia guarda un secreto. Ocultar  aquella verdad implica mandar lejos a un integrante de la propia familia en una paradójica situación: ya no son los perseguidos por su opción política los que deben huir, sino que deben salir aquellos que saben la verdad a pesar de pertenecer al bando “apropiado”. Gladys debe adaptarse a un país ajeno que, como muchos, debió acoger a exiliados durante la dictadura militar en Chile. Y el regreso, por supuesto, no es fácil. Así como Gladys reabre heridas que se quieren ocultar bajo un manto de felicidad familiar, el regreso de exiliados a Chile y de otras formas de recuerdo reabre heridas que nunca fueron sanadas en un país que se ha esforzado en olvidar.

“Escribo para olvidar esto, es un hecho”, dice Droguett al comenzar su novela Patas de Perro. El olvido siempre suele ser conducido. Aparente signo de abandono, en realidad se lleva a cabo mediante un mecanismo serio -y a veces repugnante- de entierro del recuerdo. Tal como afirma Nelly Richard, la vuelta a la democracia en Chile significó la reducción de lo político y, con ello, de los contenidos fracturados del recuerdo mediante una triple fórmula: consenso, memoria y mercado (16). La metódica manipulación de los medios masivos y la continua preocupación por progresar fueron las claves de un exterminio paulatino y constante de la memoria reciente de la sociedad. Se exoneran culpas, se reduce el conflicto ideológico a una problemática de víctima y victimario, se subestima la tortura hasta el punto de llevarlo a mera ficción y, entonces, voilà!, a transición ha hecho su trabajo.

De esta manera,  ad portas de cumplirse 40 años desde el Golpe Militar en Chile, hay situaciones que la mayor parte de la población piensa que ya deben estar resueltas. De pronto el tiempo pasa vertiginosamente y crea la ilusión de que todo ya está dispensado. Los recuerdos borrosos, aún llenos de tabúes, yacen almacenados en el fondo de nuestra historia nacional oficial. Gladys es una alegoría de esta terrible situación; una familia que relega el recuerdo traumático hacia otro lugar, queriendo dejarlo para siempre allí, porque no presta utilidad alguna, tal como reprocha Ander a Ian:

“Y tú con tu rebeldía no fundaste otra patria, no salvaste el mundo. Lo dejaste igual de tirado. No arreglaste nada. No salvaste nada. Tú quieres que yo reconozca qué. Quieres que perdone a quién. Si te muestro un subterráneo lleno de hermanas escondidas no vas a salvar nada, y vas a seguir buscando hoyos en mi patio” (Zulueta, 2012).

Sin embargo, siempre surgen voces que retoman la senda del recuerdo ocultado.

Ian se convierte en la voz de muchos que hoy en Chile luchan contra un sistema de progreso “mata recuerdos” y trae de vuelta a su tía Gladys casi impelido por una misión esencial de vida: “Yo crecí y sabía que había que llevar todo a la superficie, rescatar a los muertos cuando floten” (Zulueta, 2012). Basta sólo traer al  presente aquello que se quiso ocultar en el pasado, para que entonces la tragedia de recordar se suceda. Y es una tragedia, porque devela la fractura de una familia que intenta ser feliz a sabiendas de que no puede serlo con la herencia de un padre cómplice de asesinatos. Bien lo dice Ane en su propio mea culpa “Se me aprieta el pecho de pensar en esa gente feliz” (Zulueta, 2012). Colaboradores y víctimas parecen ser justos dolientes del mismo peso.

Gladys es un retorno al recuerdo oculto y manipulado del pasado, pero desde una perspectiva contemporánea. El teatro y la literatura en Chile han sido bastiones de esa barrida general que los poderes oficiales han intentado ejercer en la sociedad chilena (sin menospreciar el trabajo documental y testimonial, por supuesto). Donde la televisión cubría, con relucientes y bellas imágenes, las torturas y vejámenes de millares de chilenos durante la dictadura militar, un verso y un diálogo dramático reanimaban el recuerdo. Sin mayor investigación, los textos de Juan Radrigán y Ramón Griffero  dan cuenta de este permanente ejercicio de memoria con obras como Redoble fúnebre para lobos y corderos (1981) y Cinema Utopía (1985), entre otras. Lo testimonial se hace parte inherente de la literatura chilena desde los años setenta en adelante, asumiendo, en palabras de Kohut, “una función casi terapéutica” (31). Gladys, escrita en pleno siglo XXI, es constatación de un hecho innegable: aún vivimos en un cruento sistema de amnesia dirigida.

Es así como la presencia de Gladys y de Uxue representa el límite de una historia nacional actual que no sólo se caracteriza por su fractura, sino que por su descontrol dentro de una estable máquina de hegemónico orden. Ambos personajes desde su trastorno mental son mediadoras de la verdad: Uxue devela la idiosincrasia de una familia intolerante frente a lo distinto; Gladys devela el ocultamiento de la verdad en sus máximas consecuencias. En la otra vereda, la de la “gente normal”, Ian y Lucía realizan sus descargas: Lucía ve cómo la imagen del padre-dios (Ander) se desmorona ante sus ojos;  Ian  relaciona su creciente frustración con ese tipo de relaciones, hechas a bases de mentiras y despótico poder, asumiendo que su fractura es total: “No me sigas culpando a mí, Ander, que estoy podrido de pena y la he llevado con toda la dignidad inculcada. Nos faltó madre, al país le sobró hombría” (Zulueta, 2012).

He aquí un espejo preciso de nuestra realidad nacional: una población sometida que necesita de ese límite donde se pierde la razón para comprender y para aceptar. Que vive llena de rencores y de falsos dioses, pero que, de a poco, da pasos decisivos como los de Ian. Seguramente nos faltan más Gladys y Uxues que permitan develar esos caminos que no nos atrevemos a recorrer, porque definitivamente duelen y llegan a ser parte de una macabra pesadilla. Pero son reales y así lo evidencian los numerosos testimonios existentes en Chile sobre la dictadura militar.

Sin embargo, no sólo es el testimonio en sí el que permite este recordar, sino que también lo son estos momentos testimoniales a lo largo de toda la literatura nacional. Pues  la literatura alberga un testimonio sobre una historia no oficial, pero también un apartado alejado del dato fáctico, de la fecha y las relaciones de causa y efecto estándar que de alguna u otra forma mantienen los testimonios. Ese momento testimonial en lo literario se esfuerza por recordar, por tener presente cómo la dictadura en Chile reorganiza los sentires de una población que ya no volverá a ser la misma que soñó con un movimiento socialista en los años setenta. Se trata de testimoniar de qué manera las ideologías se fueron pudriendo y llegaron a convertirse en eso que tenemos ahora, un olvido que angustia y que termina por impresionar. No por su novedad, sino por la evidente verdad que encierra. Porque la verdad sigue oculta a pesar de que existen mujeres, hoy, que en pleno desierto de Atacama buscan desesperadamente huesos de sus detenidos desparecidos [2]. “Impresionante”, diría Uxue.

“¿Por qué cuando cierro los ojos no puedo recordar tu rostro?” (Zulueta, 2012), increpaba Lucía a una desconcertada Gladys. A veces no recordamos porque no queremos, otras porque simplemente se nos ha educado para no recordar. Sin embargo, es en la dramaturgia, en la narrativa y la lírica chilena dónde se sigue haciendo incesantemente la pregunta de Lucía. Es labor, entonces, de los lectores y de quienes enseñamos a leer, convocar a las respuestas, sean éstas impresionantes o no. De todas maneras, a estas alturas, necesitamos, urgentemente, respuestas.

PUBLICADO EN LITERATURA

Notas al pie:

  • [1] Canción compuesta por Rodrigo Santa María para la obra teatral “Gladys” y cantada por Uxue, Gladys e Ian a modo de cierre de la historia dramática.
  • [2] Historia relatada en el documental Nostalgia de la luz, del Director Patricio Guzmán. (Atacama Productions. 2010).

Bibliografía:

  • GLADYS, Aut. Elisa Zulueta. Dir. Elisa Zulueta. Reparto actoral. Sergio Hernández, Elisa Zulueta, Antonia Santa María, Álvaro Viguera y Coca Guazzini. Teatro Universidad Católica. 17 de octubre. 2012. Representación teatral.
  • KOHUT, Karl y Morales, Saravia; La literatura chilena hoy. La difícil transición. Madrid. Iberoamerica, 2002.
  • RICHARD, Nelly. “Recordar el olvido”. En Volver a la memoria. Raquel Olea y Olga Grau (comps.) Santiago de Chile: LOM Ediciones (pp.15-20), 2001.