Para hablar de exonerados y comer pescado, hay que tener mucho cuidado

Para hablar de exonerados y comer pescado, hay que tener mucho cuidado

 
 

 
 

Hace 20 ó 30 años atrás nadie hubiera imaginado jamás que en el 2013, veríamos al mismísimo señor Andrés Chadwick, en su calidad de Ministro del Interior, dando clases de moralidad pública y basureando a todos los exonerados políticos que recibieron algún beneficio, en su calidad de tal.

Pongamos las cosas en su lugar y en su justa dimensión. No se trata de defender ningún caso de irregularidad respecto de quienes cobraron beneficios, si no les correspondía recibir. Lo que debemos cuestionar es la crueldad de este gobierno para usar a un grupo de personas que lo pasaron muy mal y que ahora se descalifique la condición de todos los exonerados políticos, para hacer campaña y enlodar a la candidata de la oposición y/o de quienes son sus opositores. Pudieron hacer lo mismo que están haciendo hoy, recurriendo a los tribunales, denunciar los casos anómalos, sin ninguna necesidad de hacer escarnio público y denigrar a personas que pensaban distinto y por eso fueron echadas de sus trabajos. Como los miles de funcionarios de derecha, que hoy tiene el gobierno.

Día tras día tras van mostrando su furibunda frustración porque perciben que no tendrán un segundo gobierno, lo dijo el ex candidato de la derecha L. Golborne en una entrevista a la TV, quien ve perdida la opción para un segundo gobierno. Y es cierto, el pueblo le puso la lápida a la derecha, creo que ya tiene tomada una decisión de lo que significa este gobierno, igual que los millones de jóvenes que nunca habían vivido bajo un gobierno de derecha.

Los exonerados políticos y las pensiones solidarias para dueñas de casas que viven con $ 3 más que la línea de la pobreza extrema, fueron el centro de la «brillante» idea de investigar que propició este gobierno, para demostrar a la opinión pública, que volverán a gobernar los que despilfarraron US$ 180 millones de las arcas fiscales, según ellos, y tal vez regresen los miles «operadores políticos», acompañados tal vez, por los exonerados políticos.

Vamos por parte. A partir de 1973, los golpistas ordenaron despedir a una gran cantidad de personas quienes no solo fueron despedidos, muchos de ellos fueron sacados de sus puestos de trabajo a punta de metralleta por patrullas de militares que los llevaron a lugares desconocidos, donde fueron torturados. Muchos de los que tenían 45 o 50 años, hoy están muertos diezmados por la falta de trabajo, las enfermedades y nunca volvieron a surgir, la mayoría cuasi ancianos. Conocí a muchos de ellos, eran personas decentes con familia, hijos y esposa, que debieron sobrevivir en medio de una cesantía de más del 30% y con casi un millón de cesantes, donde no había trabajo para nadie, menos para los «fichados como exonerados políticos». Señor, señora, hoy los exonerados son casi una leyenda, viejos empobrecidos, que viven asilados con algún familiar, si es que no están enfermos.

En dictadura, se aumentó a 65 años la edad para jubilar y no le preguntaron a nadie el parecer. Los hombres antes lo podían hacer a los 60, y las mujeres a los 55, subieron a 60 años. Con ese sólo cambio, una gran cantidad de exonerados vieron alejarse su posibilidad para tener una escuálida pensión, salvo contadas excepciones, no volvieron a encontrar trabajos con nuevas y buenas imposiciones, han pasado muchos años y los escasos trabajos que desarrollaban eran «pololitos» esporádicos. Curiosamente hoy volvemos a encontrar en el gobierno, a los herederos de la dictadura, los mismos que hablan de subir la cotización imponible a los trabajadores de 10 % a 13% y volver a aumentar la edad de jubilación. ¿Será una simple coincidencia?

Las empresas que se privatizaron durante la dictadura de Pinochet, provocaron al Estado chileno una pérdida de US$ 6.000 millones de dólares, según el informe final de una Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados, a partir de datos aportados por la Contraloría General de la República, empresas donde obviamente se contrataba a gente ligada a la derecha y no a un exonerado político.

La ley de beneficios para los exonerados políticos, siempre fue considerada por los abogados como una mala ley, no porque entregara beneficios a los funcionarios y trabajadores despedidos, sino exactamente por lo contrario, porque los beneficios eran una limosna de una ley muy mal diseñada. Primero fue la ley Nº 19.234, que otorgaban montos $ 30 o 40 mil pesos, demostrando una clara la evidencia de ser una miseria y ante el clamor de la gente que seguía sin trabajo, surgió una segunda ley, la Nº 19.582 que intentó mejorar los montos, pero siempre dentro de un rango muy básico. Salvo los casos excepcionales de gente que aprovechó su previsión por años de imposiciones acumulada, como promedio, hoy puede que tengan una pensión de $ 200 mil pesos.

Nada comparado con los fabulosos aumentos de las remuneraciones y pensiones de los militares, carabineros y otros grupos que se aplicó para siempre, a la gente partidaria de la dictadura en esos años, que pasaron a ser los reyes del mercado comprando casas y autos nuevos, beneficios que se trasladaron a las hijas solteras de los uniformados, una vez fallecidos. Por eso no era raro que Ud. encuentre matrimonios de hijas de ex militares que no se casaron, aunque tenían hijos. Este gasto de pensiones del sector de las fuerzas armadas tenía o aún lo tiene, un déficit fiscal anual de mil millones de dólares, y esa sí que se trata de una gran cifra.

Ya se les olvidó a estos moralizadores de hoy, que ellos fueron parte de la dictadura, tres ministros de Piñera subieron el cerro a rendirle homenaje a Pinochet, entre ellos, según la lista publicada por el diario El Mercurio, estaba Andrés Chadwick, actual Ministro del Interior, Cristián Larroulet, Ministro Secretario General de la Presidencia y el Ministro Joaquín Lavín, hoy en Mideplan.

Me imagino lo molestos que deben haber estado estos señores con los US$ 20.000.000.000 (veinte mil millones de dólares) de daño anual causado por la privatización de la gran y mediana minería nacional, y que de los 15.888 inmuebles pertenecientes a Bienes Nacionales, 11.000 fueron traspasados directamente a manos privadas durante el régimen militar.

Qué disgusto o pena deben haber sentido cuando se enteraron que sólo el 20 % de las tierras expropiadas durante la Reforma Agraria quedó en poder de los campesinos, y una gran superficie, equivalente a la suma de varias regiones grandes, quedó en manos de funcionarios y terratenientes pinochetistas. Cuánto dolor habrán sentido al saber que de la Corporación de la Reforma Agraria no quedó ni el letrero. Liquidaron todos sus bienes, devolvieron predios, vendieron vehículos, inmuebles, hasta el edificio de 12 pisos de las oficinas centrales ubicado en Olivares 1229. No dejaron nada, como si le hubiera caído una bomba.

La investigación parlamentaria estableció que 725 empresas, que estaban en manos del Estado en Septiembre de 1973, fueron vendidas a un precio irrisorio, que fueron la base para el crecimiento de los grupos económicos que hoy se lucen por el mundo como grandes inversionistas. El informe determinó que por la venta de sólo 30 empresas públicas entre 1978 y 1990, el Estado perdió más de US$ 2.200 millones de dólares.

La Compañía de Acero del Pacifico (CAP) fue vendida en 105,5 millones de dólares, cuando su valor real ascendía a US$ 811,5 millones de dólares, y la pérdida patrimonial en el caso de la Sociedad Química y Minera de Chile (Soquimich), alcanzó a US$ 261,9 millones de dólares. Julio Ponce Lerou, ex yerno de Augusto Pinochet, asumió la presidencia de Soquimich en 1980, con la misión de sanearla. Veinticinco años después, la empresa, que ahora se llama SQM, y que aún sigue presidida por el mismo Julio Ponce L, aparece como líder mundial en los negocios de fertilizantes, yodo y litio con 20 filiales en diferentes países y fabulosas utilidades. El mismo al que este gobierno recientemente le estaba entregando la licitación el litio y que debieron suspender, debido al escándalo público.

Al parecer ya olvidaron el salvataje hecho por la dictadura a los bancos, financieras y empresas quebradas durante la crisis de 1982, a costa del bolsillo de todos los chilenos, entre ellas «El Mercurio» y «La Tercera», deuda subordinada que hace varios años atrás, el ex Ministro de Hacienda, A. Foxley la estimo en alrededor de US$ 20.000 millones de dólares, y que aún tienen un ¼ de siglo para seguir pagándola.

 
 

El próximo gobierno que asuma, que estoy seguro no será de derecha, debiera tomar el compromiso político ante la ciudadanía, de establecer la calidad moral de los enjuiciadores de hoy, investigando todo, que se revise y envíe a la justicia a quienes se quedaron con cientos de miles de millones de dólares, quizás descubramos que son millones de millones de dólares, desde 1973 en adelante, yquién sabe, tal vez encontremos a algún exonerado político con 80 años de edad, que depositó su pensión de $ 50 mil pesos off shore y hoy este convertido en un multimillonario evadiendo impuestos, al estilo de Golborne. Que se revise exhaustivamente los cuatro años de gobierno de Piñera, a todos sus Ministros, Subsecretarios, Intendentes, Jefes de Servicios, por la alta incidencia en vínculos con empresas relacionadas, respecto a todos los contratos que ha firmado el gobierno con las empresas.

 
 

También se debe formar una comisión de la cámara, que explique exhaustivamente, porqué las ventas de Codelco, presenta ingresos menores en el cobre, y su relación con los precios de mercado en los últimos años, aplicando lupa a todos los contratos firmados por estos mismos señores que antes de asumir en el actual gobierno, anteriormente eran ejecutivos de empresas o de transnacionales del cobre. Hasta el día de hoy, nadie parece haber desmentido la denuncia que efectuó el economista Julián Alcayaga, sobre una notoria falta de más de US$ 4.000 millones de dólares en los resultados de Codelco, por eso, para hablar de exonerados y comer pescado, hay que tener mucho cuidado.

 
 

Mario Briones R

Declaración pública del Comando de Exonerados de Chile A.G.


El Comando Exonerados de Chile A.G. comunica a sus bases del país y del exterior, así como a la opinión pública, lo siguiente:

El informe de la Contraloría General de la República del 28 de mayo del presente acredita anomalías en más de 3.000 casos de exonerados políticos y ordena sumario en el IPS. Debemos manifestar nuestra discrepancia en varios puntos.

El listado de empresas (Públicas, privadas, autónomas del Estado y otras) fue realizada por elMinisterio del Interior, con documentos, y visadas por la Contraloría a partir de la ley 19.234 de 1993; en el año 2005 y el 2007 ésta Contraloría bajó del listado a 5 ó 6 empresas privadas por considerar que no hubo exoneración política sino que habían sido empresas que quebraron; lo que olvidó el Sr. Contralor es que estas empresas siendo intervenidas militarmente fueron llevadas a la quiebra para comprarlas a precio de chaucha. Una de ellas Fanaloza-Penco la compróArellano Stark y nunca la pagó.

Los Exonerados políticos del año 73, de acuerdo a la ley basta el finiquito y no necesitan relato por lo tanto los exonerados que fueron funcionarios rentados de los Partidos Políticos solo necesitan el certificado del Presidente de su Partido y este no era concedido sino era avalado por antiguos militantes a quienes les constaba este hecho.

Recordar que los Partidos Comunista y Socialista de Chile eran los más grandes en la época de laUnidad Popular, a través del país, con sedes en todas partes, encargados juveniles, sindicales, sociales, etc.

Hoy todos los Partidos políticos tienen funcionarios rentados a lo largo del territorio nacional por lo que no puede extrañarse la Contraloría de esta situación, esperamos que hoy les hagan las imposiciones.

1.- Expedientes sin la documentación

Al respecto se debe tomar en cuenta varios puntos

a) Se perdieron expedientes y hubo que reconstruirlos.

b) Para el terremoto de febrero de 2010, las dependencias de archivo del IPS, ubicadas en Camino Agrícola, se cayeron y se perdieron documentos nuestros y de régimen.

c) En la revisión por largo tiempo en Agrícola por el Ministerio del Interior se volvieron a perder documentos.

d) Hoy nos hemos encontrado expedientes en la oficina de exonerados del Ministerio del Interior que tienen un documento. ¿Dónde está el resto que presentó el exonerado? Hay expedientes que tienen documentación de otra persona, por lo general el exonerado presentaba originales y no dejó copia puesto que se confía en la institución que los recibe.

e) Hay tres instancias por las que pasan estos expedientes, Ministerio del Interior en donde se entrega la solicitud y se llevan los documentos necesarios, se pasa a Comisión, se califica, luego el expediente va al IPS que ve la parte previsional para otorgar el beneficio que corresponde y luego a Toma de Razón de la Contraloría ¿y ninguna de estas instancias vio que no correspondía?

2.-Subrogación

La subrogación es un mecanismo por el cual las pensiones de régimen y las nuestras pagan las imposiciones que no hizo el empleador o desaparecieron, esto fue autorizado por la Superintendencia de Seguridad Social con el procedimiento que corresponde.

Hay que recordar que muchos trabajadores no se presentaron a sus empresas por el temor de ser detenidos; ¿Cuántos fueron asesinados y desaparecidos por la Dictadura?, por lo tanto su libreta del SSSquedó en dicha empresa junto con el finiquito y ante esto se acordó con la Contraloría que el dirigente sindical de la época extendiera un certificado con el respaldo de la Dirección del Trabajo que había sido dirigente. Este dirigente entregó dicho respaldo previa constatación que el exonerado trabajó allí.

Lo mismo que sucedió con los asentados, todos sabemos que el SAG no tiene, a su haber, listados de los asentados ni todos los asentamientos, que incluso cambiaron de nombre cuando se llamaban Che Guevara, Emilio Recabarren y otros que significaban nombres de izquierda, por ello se acordó con la Contraloría que el Seremi de Agricultura de la zona, como autoridad, diera el certificado una vez que constataba que era asentado y exonerado.

Imposiciones que no aparecen porque las Agencias de las Cajas, como el SSS se inundaron como enValparaíso, o se incendiaron, como en San Miguel y hoy los que existen dicen empleador no registrado.

Cuando la dictadura desocupó las dependencias de la Caja Empart, ubicada en Teatinos con Santo Domingo, trasladó la documentación en camiones sin toldo y los documentos se iban cayendo, en ese tiempo no había computación.

3.- Alto costo en pensiones

Nuestras pensiones son con nuestras imposiciones que quedaron en las diferentes Cajas de Previsión y fueron ganando dinero, no quedaron en una gaveta; el 80% y más son pensiones de $142.000, muy por debajo de lo que ganaba el exonerado en su trabajo, sin embargo las pensiones de los ex Parlamentarios de Derecha, que no tuvieron ética, y se presentaron como exonerados, reliquidaron pensiones de régimen como el Sr. Onofre Jarpa y otros obtuvieron pensiones no contributivas altísimas.

Las pensiones no contributivas, a la fecha son 75.000 y la Sra. Ministra del Trabajo habla de 150.000 pensiones.

Esta es una ley de reparación previsional y se llama pensión no contributiva, debiendo llamarse pensión compartida, porque el abono del artículo 6° es en el cual nosotros no contribuimos con imposiciones.

4.- Certificados de Parlamentarios

Estos certificados otorgados por Parlamentarios de la Concertación y de la Derecha solo era un respaldo, no calificaba el exonerado con este documento.

La Comisión investigadora de la Cámara de Diputados, presidida por el diputado Salaberry, ya evacuó su informe en la Sala de la Cámara, y aquí habría que hacer un paréntesis, cuando asistimos a esta Comisión, entregamos el certificado que otorgó, y lo agradecemos, el ex senador Andrés Chadwick y hoy ministro del Interior, por los exonerados de Fiat después del 79 y se extravió, pero teníamos copia.

Agradecemos también a los parlamentarios, Maximiliano Errázuriz, García-Huidobro, Carlos VilchesRecondo por sus certificados, lamentablemente no son nombrados.

5.- Pensiones otorgada a exonerados fallecidos

El exonerado fallece mientras está haciendo los trámites y tiene las imposiciones para obtener la pensión se le paga a la viuda la pensión completa hasta la fecha de su fallecimiento y luego la viudez, eso se llama saldo insoluto y es un derecho. No es que se le pague al muerto.

6.- Menores de edad

Hasta 1990 la mayoría de edad era a los 21 años, hoy es a los 18 años y es de conocimiento general que al terminar la secundaria, aquellos que podían hacerla, se ponían a trabajar para ayudarse en los implementos que se necesitaban en la Universidad o para ayudar a la familia, pero todos saben que muchos empezaban a trabajar a los 12 años y por ejemplo, si un asentado tenía 12 años al 1969 y lo echaron en 1973 tenía 16 años y eso también se daba en otros trabajos, ¿o es que hoy no tenemos menores de edad trabajando? Y en muchos casos no les hacen imposiciones.

LEY 19.260

Esta ley dice que pasado tres años que la persona tiene una pensión, prescribe y por lo tanto no se la pueden quitar porque es patrimonio familiar, esto lo dijo en la Comisión investigadora de la Cámara de Diputados el Contralor de la República, Ramiro Mendoza.

Este informe solo ha permitido que tenga un trasfondo político para enlodar a los gobiernos ce la Concertación y en especial a la candidata Michelle Bachelet.

La diputada Karla Rubilar, hace mucho eco en esto, y sus investigaciones las hace a través de las noticias de la prensa, como por ejemplo la gráfica que siempre muestra, la que es totalmente falsa ya que según esto al 2010 habrían calificado 100.000 exonerados con mayor índice en las elecciones y resulta que al 2010 el número de calificados era de 157.200 ¿se perdieron 57.200 calificaciones? extraño por decir lo menos, cuando consultamos por qué faltaban estas calificaciones la respuesta es que no tenían la fecha de la calificación de estos exonerados, ¿es o no una persecución política?

No estamos a favor de calificaciones de quienes no son exonerados, pero esto es, si es que los hay, un número insignificante y no vamos a permitir que se nos vuelva a difamar, somos adultos mayores que entregamos todo para engrandecer nuestra Patria y entregamos todo para volver a la Democracia.

La exoneración fue uno de los derechos humanos atropellados por la dictadura y significó miseria, proyectos de vida destruidos, familias dispersas, dolor, angustia, hambre por muchos años, somos un segmento de la sociedad el cual merece respeto, no nos dejaremos avasallar por los descendientes de los que nos exoneraron y lucharemos y defenderemos con todo a los nuestros.

PORQUE NOS QUITARON TODO, EXIGIMOS JUSTICIA

BERNARDO VARGAS – F. ZAIDA ARAYA S.

Presidente – Sec. General

 

 

Yo, al menos, cambié la estrella de la bandera por tus ojos…

Monólogo del Detenido Desaparecido

Gustavo Becerra
Publicado: 8 junio, 2013

Este texto fue leído por el actor Luis Vera este sábado 8 de junio en la Estación Mapocho, en el encuentro poético musical “Voces Vivas” organizado por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Tengo Viva la Voz. Tenemos las Voces Vivas.

Aquí estoy, querida, y no sé dónde estoy.

La muerte nunca tuvo señorío y la impunidad

-otra forma de muerte- no tendrá la última palabra.

Hace un rato que vi pasar las flores camino

a la superficie, si no han llegado aún deben

estar muy cerca. ¿Quién pudo imaginarlo?

Nadie en el mundo podría haberlo imaginado:

con mi fotografía en tu pecho tú me buscas,

y con el clavel rojo en la mano, te espero.

Sé que no dejarás piedra sobre piedra

hasta encontrarme. Tu testimonio de amor

es infinito, tu consecuencia es de estrellas,

y como si tuviera quince años y te esperara

en la puerta del liceo, vuelvo a enamorarme

de tu militancia en esta noble causa que es la vida.

Nada de lo nuestro ha sido contaminado

por el olvido. Por eso, seguro que lo recuerdas:

cuando fundamos el sindicato y Víctor Jara

cantó Te recuerdo, Amanda mientras llovía

como nunca había visto llover sobre Santiago.

Jamás lo había visto así, pero hoy me parece

que esa lluvia era signo vivo de alegría,

del anuncio de otro tiempo con escuelas,

medios litros de leche, lápices y futuro.

Todo poema y lo sabes, es un acto de amor.

Este no es un poema y es más que un poema:

es la continuación de una conversación

brutalmente interrumpida. ¿Qué hora es?

Han transcurrido cuarenta años y tengo

la impresión que fue ayer / cuando te vi

por última vez. Envejeciste en esa pieza

helada de la Vicaría. Como si hubieses sido

una fumadora compulsiva, engrosaste la voz

gritando durante este tiempo, ¿dónde están?

¡Vivos los llevaron y vivimos los queremos, carajo!

Con el mismo abrigo de siempre, regresabas

sin respuestas y con un abismo. Hermosa

como eres, cuidaste de no cambiar la cerradura

de la puerta principal por si me liberaban

y regresaba al nido, a la familia, a la vida.

Lo sabes mejor que nadie: la Justicia no es un bien

que se transa. La Justicia no es un precepto.

El mar-poco a poco- devolvió testimonios y secretos,

la montaña hizo su trabajo y el desierto mostró

el rostro herido de Pisagua. Las fosas del olvido

se abrieron: no pudieron retener la evidencia,

ni el oleaje de la memoria. Algunos regresaron

desde el otro lado de la historia. Traían las marcas

de la dictadura en el cuerpo, las secuelas

de la obediencia militar en sus quemaduras,

los flagelos de la seguridad nacional en su pecho

y el silencio cómplice de los civiles que besaron

las botas del dictador y que todavía tienen

la osadía de presentarse como paladines

de la democracia y de las libertades públicas.

Pero, no es eso lo que más me duele.

La derecha tiene cara de hereje y no cambiará

su enmomiada sonrisa. Lo que más me duele

es que muchos de los nuestros les acojan,

imaginando o creyendo que por efecto colisión

de las constelaciones cambiaron su forma de ser

y que por obra y gracia de este efecto, ya no son

los mismos conjurados que mantienen

pactos de silencio y de sangre con la soldadesca,

la canallada y los esbirros. Ya ves: no somos

físicamente los que éramos pero mantenemos

vivas las mismas fidelidades. Sé que sigues

planchando la camisa que usaba el Domingo.

A veces, sin querer te he descubierto mirando

el Álbum familiar de Fotografías, con la mirada

llena de peces, palabras, panes y sueños.

Amor, después que nosotros definitivamente

dejemos de estar,  vendrán otros. Tú lo sabes.

Y esos otros harán aquello que no pudimos,

quizás con mejores inteligencias y con otras

ternuras. Te amo porque las razones que tuviste

para amarme fueron las razones que ellos tuvieron

para hacerme desaparecer. Y donde quiera

que esté, espero. Los hijos ya están grandes.

Ellos crecieron y entendieron. Y los nietos

crecerán y entenderán. No sé cómo lo hiciste,

pero lo lograste: no dejaste que en nuestra casa

entrara el miedo, ni que residiera en sus cuadernos

el ángel de la venganza. Y así -como alguna vez

lo soñamos paseando por la Plaza pública-

nuestros hijos crecieron hacia la luz. Compañera

del alma, compañera, no permitiste que ninguna

gota de odio les ensuciara la comida.

A pesar del dolor, los educaste en el amor

a la Humanidad que profesamos. Les enseñaste

a mirar a los ojos para que la indiferencia

de muchos, no les quemase el corazón.

Los abrazaste con amor -de padre y madre-

para que la inseguridad no debilitara sus ramajes.

Producto de esos desvelos, nuestros hijos saben

unir las sílabas de una nueva historia y ahora

van en busca de los granos dispersos. Ni a ti,

ni a nuestras familias, nadie los indica con el dedo

porque limpios tienen los vidrios de las esperanzas

y porque pueden hacer lo que otros no pueden,

exhibir sus manos no manchadas. Ya vienen nuevos

tiempos, con la fuerza y voluntad de muchos

otra vez adquieren movimiento, sentido y pulso

las ideas. Los derechos humanos son fundamento

esencial de toda convivencia y la justicia

la única forma de reparación posible. Compañera,

déjame decirte algo que no te he dicho:

lo reconozca la sociedad o no lo reconozca,

lo reconozcan o no los partidos políticos,

ustedes, las mujeres de la Agrupación,

son la dignidad de Chile. Yo, al menos,

cambié la estrella de la bandera por tus ojos.

Nota

Este hermoso poema quiero compartirlo contigo Magdalena, y contigo Carmen – madre de Jorge y Roberto,(el incansable) mis compañeros- que justo partiste ayer, de la mano de mi hija, y con Bernardo el de las rastas, mi más dulce amigo, con la guerrera Mónica y sus valientes críos, y con tod@s los familiares,amigos y compañeros de la Lista Maldita. 119 Voces de los más hermosos Hijxs de la Memoria CHile.

 

MEMORIA DESDE LA OTRA ORILLA DEL MUNDO

Testimonio sobre Juan Waldemar Henríquez -«Comandante Arturo» uno de los 12 asesinados en Corpus Christi…

por Colectivo Rodriguista Bélgica (Notas) el viernes, 15 de junio de 2012

Homenaje a Juan Waldemar Henríquez -«Comandante Arturo»

 

Arturo compa,

 

A 25 años de tu caída en combate, en lo que hoy se conoce como matanza de «Corpus Christi», quisiera recordarte y de alguna manera, testimoniar de tu entrega en aquellos  terribles- pero cuan intensos años- de la dictadura en Chile.

 

Arturo era un joven de origen popular, de 28 años, sagaz y osado. De profesión ingeniero y con  instrucción militar en Alemania y Cuba, lo que le valió el grado de Oficial al interior del FPMR.

 

El primer recuerdo que guardo de Arturo es producto de una pura casualidad. En plena clandestinidad, le vi pasar – junto a otro compañero- por los campos de Pudahuel. Ellos trataban de hacerse pasar por jóvenes deportistas que solo querían darse un baño en la  laguna de Pudahuel.  Dorso desnudo,  ambos jóvenes, caminaban  atentos y observando, minuciosamente, los campos que rodeaban la comuna. Tiempo más tarde, supe que el verdadero objetivo de aquel paseo era el estudio del funcionamiento del tendido eléctrico de “Alto de Jahuel”.

 

La escena descrita más arriba, la pude ver desde mi posición de observador camuflado en los matorrales del sector. Ese día con mi amigo y compañero  “Hernán” ( Mauricio Cancino quién murió el 14  de Diciembre de 1991 en una acción de propaganda de conmemoración del aniversario número 8 del FPMR en José Joaquín Pérez con Neptuno), construíamos un barretin o tatú para esconder materiales comprometedores que no debíamos, bajo ningún motivo, guardar en nuestras casas. A pesar de nuestro infatigable entusiasmo y perseverancia, nuestra poca experiencia se hacía notar y avanzábamos laboriosamente en aquella construcción: el terreno estaba muy húmedo y tendía a desmoronarse  cada vez que cavábamos la tierra. La presencia de los dos jóvenes deportistas nos perturbó profundamente pues esos territorios de matorrales, de alguna forma, nos los habíamos apropiado para hacer de ellos un punto de descanso y refugio en nuestra labor de «guerrilleros urbanos populares».

 

Tiempo después, en otras circunstancias, le conté a Arturo que le habíamos divisado en esos peladeros. El respondió riendo que  él nos podría haber orientado en la construcción de ese tipo de escondites, sin ningún problema!. Con mucho orgullo, Arturo me contó que dentro de algunos días tendría lugar una campaña nacional de corte de luz y que él había contribuido a su preparación…Efectivamente, ahí me di por enterado del objetivo de la extraña misión que los dos jóvenes deportistas estaban efectuando en los matorrales de Pudahuel  y cuya conducta y actitud, Hernán y yo, habíamos observado con tanto recelo desde nuestro puesto de vigilancia en aquella tarde de verano de 1987.  La anecdótica situación fue motivo de mucha  risa y un gran sentimiento de complicidad y fraternidad surgió entre nosotros.

 

El día previsto para ell apagón, Arturo y otro compañero, salieron alrededor de las 18H en dirección de San Pablo con La Estrella y fueron hasta el final de la avenida San Pablo con el objetivo de recuperar un vehículo para llevar a cabo aquella tarea. En ese lugar y al borde de la ruta existían  unos peladeros que habitualmente abrigaban a  parejas que acarameladamente se daban al juego del amor. Es así que después de haber observado el lugar, los rodriguistas eligieron el auto que se acercaba más a los requerimientos. Lamentablemente, se vieron en la obligación de interrumpir a una joven pareja, reduciéndola y pidiéndole que se bajaran del auto ya que lo necesitaban  para una acción de sabotaje del FPMR contra las empresas que representaban la política de la dictadura de Pinochet. Los jóvenes enamorados se asustaron mucho pero se les hizo entender que no les pasaría nada y que sólo se necesitaba el vehículo por algunas horas pero que luego lo dejarían en algún lugar del mismo barrio. Se les aclaró que ellos eran rodriguistas que luchaban por la justicia y la libertad de su país y que no tenían nada que temer. Seguramente que estas palabras actuaron como un calmante sobre el  pánico que cundió en los enamorados quienes entendieron por fin que no estaban frente a delincuentes comunes y que nada malo les iba a suceder a ellos.

 

Una vez que la pareja  se bajó del vehículo, los milicianos subieron a él y partieron en dirección del  aeropuerto «Arturo Merino Benítez» donde se encontraba el tendido eléctrico con varias torres que iluminaban toda la comuna y parte de  la zona Norte de Santiago. Antes de llegar a la torre prevista,  se encontraron con una caseta y unos guardias responsables de la vigilancia del sector y  que, de paso, debían también cuidar el tendido eléctrico. El comando rodriguista contaba con 4 fusiles M16 y 2 armas cortas y estaba compuesto por 2 grupos: un equipo de contención compuesto por 4 compas y 1 equipo de asalto compuesto por otros 3 compas que debían subir a la torre y poner las cargas. Ellos marcharon silenciosamente hasta las casetas, incluso- para burlar la vigilancia- se arrastraron sigilosamente hasta llegar al lado de ella. Una vez ahí, los guardias fueron  inmediatamente reducidos y amarrados. Los guardias se sorprendieron y  entraron en pánico al ver varios jóvenes con » pasa- montañas» y armados. Se les pidió que se calmaran y se les explicó que una vez terminada la acción se le dejaría libres y salvos. Más aún, se les informó sobre las razones que empujaban al FPMR a luchar contra el tirano y ellos dijeron entender pero que no querían tener problemas con sus superiores.

 

Enseguida se procedió a dejar un compañero vigilando a los guardias y el resto de los milicianos  partieron rumbo a la torre que se encontraba a unos 500 metros del lugar. El equipo de contención hizo un círculo alrededor de la torre con los fusiles  M16. La torre estaba protegida por un alambrado de púas que obstaculizaba su acercamiento. Justo cuando el equipo empezaba a cortar la alambrada, un helicóptero militar apareció en el cielo y comenzó a sobrevolar la torre.  A través de los chequeos previos que Arturo y otros compañeros habían hecho en el sector, los milicianos sabían que el helicóptero sobrevolaba, habitualmente, el emplazamiento de las torres con los focos encendidos y que una vez terminado el control se retiraba y seguía con su  guardia a través del resto de la zona. Por esta razón, al ver llegar el helicóptero y ante la posibilidad de ser descubiertos, rápidamente,  la milicia rodriguista opta por camuflarse en medio de los matorrales. Los milicianos estaban al acecho y  prestos para ripostar con sus armas en caso de ataque desde la altura. El helicóptero con su foco de luz pasó muy cerca de donde se encontraban los compañeros y tras haber dado varias vueltas por encima de la torre procedió a retirarse y seguir su ruta. Tras un intenso suspiro de alivio, los compañeros salieron de entre los matorrales para seguir rompiendo el cerco que protegía el acceso a la torre. Mientras una parte del comando protegía a unos 100 metros a la redonda (en caso de un ataque sorpresivo), los 3 compañeros designados empezaron a subir a lo  largo de la torre: uno quedo a los pies de la torre haciendo contención. El responsable operativo de la misión  subió 10 metros y amarró  las dos cargas con un elástico con garfios en dos costados para asegurar de la mejor forma las cargas e introdujo el cordón detonante en la dinamita y lo lanzó hacia abajo. El otro compa que se encontraba 5 metros más abajo, a causa del estrés y la poca experiencia, no lograba amarrar las cargas y sostenerse al mismo tiempo; el responsable de la misión decide entonces, bajar unos metros para apoyarle y finalmente, amarraron las cuatro cargas a los fierros de la torre y lanzaron los 2 cordones detonantes de las 2 cargas restantes hasta el pié de la torre. En medio de toda la carga adrenalínica que el cumplimiento de una misión de esa envergadura supone, ellos no pudieron impedirse de lanzar una mirada desde lo alto a todo Santiago y pensaron en lo linda que se veía la ciudad: tan extensa y vestida de tantas luces de colores; sin embargo, que tristeza el hecho que tenían que mirarlo desde la clandestinidad y en plena misión miliciana.

 

El apremio del cumplimiento de la acción les hizo volver rápidamente a la realidad y una vez asegurada la colocación de la dinamita, bajaron y procedieron a unir los 4 cordones detonantes a una mecha lenta que tenía como tiempo de duración alrededor de 20 minutos. Es decir, un espacio de  tiempo suficiente para evacuar la zona. El compa responsable de la acción prendió la mecha y los 2 equipos abandonaron el sector hasta a los lejos sentir las fuertes detonaciones y poco a poco, la zona quedó sin luz. En medio de la oscuridad que les protegía en su larga retirada, el ruido ensordecedor de la explosión, les resonó como un jolgorio de petardos gigantes. Al saber que habían cumplido exitosamente la misión encomendada, una gran alegría les invadió y un hermoso sentimiento de fraternidad surgió entre ellos; creando un lazo de respeto y reconocimiento mutuo indisoluble. Sentimiento que quizás no es fácil comprender cuando no se ha pasado por esa situación.

 

En la misma noche se enteraron que había sido un apagón a nivel nacional y que casi todo Chile había quedado a oscuras.

 

Este tipo de acciones se hicieron reiteradas veces para poner en jaque a la dictadura que no entendía las razones de rebeldía del pueblo chileno cansado de tanta tiranía.

 

Las ganas de sacar a la dictadura eran inmensas  y Arturo nos contaba que otros sectores de las resistencias anti-dictatoriales y provenientes de otras vertientes políticas – incluso sectores de la DC-  querían unirse en algunas poblaciones al FPMR para echar abajo al dictador. También analizaba, con entusiasmo y optimismo, que lo que estábamos haciendo como militantes de Izquierda era inédito en la Historia Chile y que seguramente, esta experiencia de autodefensa popular sería un ejemplo para las futuras generaciones de luchadores sociales y políticos.

 

Al poco tiempo después, Arturo  participó en una de las tomas de las nueves radios que el FPMR tomó en la ciudad de Santiago con el objetivo de dar a conocer sus planteamientos. Este tipo de acción nace ante la censura comunicacional que la dictadura militar imponía con sangre y fuego a los periodistas y a todos aquellos que se atrevieran a romper la censura y contar la realidad de opresión, represión  y miseria que castigaba a los sectores populares chilenos.

 

Ese mismo año, en Junio del 1987, en un enfrentamiento en calle Varas Mena – donde se estaba realizando una escuela de instrucción teórica y militar para enfrentar la dictadura-  muere nuestro querido y entrañable compañero Arturo quién era el responsable de la escuela de cuadros. Juan (Arturo) murió junto a Wilson Henríquez; ambos camaradas  se quedaron cubriendo la retirada de sus compañeros. Gracias a la valentía de estos héroes populares, 10 de los compañeros que se encontraban en ese lugar escaparon con vida de ese tenebroso atentado terrorista perpetrado por los servicios secretos de la dictadura. La casa de calle Varas Mena fue  el único lugar donde hubo enfrentamiento en la llamada matanza de «Corpus Christi» que costó la vida a 12 militantes del FPMR

 

La muerte de Arturo además de representar una gran tristeza, también representó un duro revés para las milicias rodriguistas del sector. Como prescindir de su asertividad y «saber- hacer» que nos transmitía con simpleza, espontaneidad y decisión. Sin embargo, los días venideros a la matanza de «Corpus Christi» varias unidades del FPMR en Pudahuel atacaron vehículos policiales y militares en represalia por la muerte de sus camaradas en Pudahuel y otras comunas de Santiago. En la comuna de “Herminda de la Victoria” se prendieron numerosas barricadas en repudio y en reconocimiento de los rodriguistas que eran muy conocidos en aquella población por sus trabajos organizativos y de defensa territorial en las jornadas de protesta.

 

Sin lugar a dudas, Arturo quedará en la memoria popular, al igual que los 11 otros compañeros asesinados el día de «Corpus Cristi» y que dieron generosamente sus vidas por un Chile con justicia social para todos. Seguramente que hoy, ellos estarían muy desilusionados de lo que vino después y que no corresponde para nada a lo que ellos querían para Chile: la designación de Pinochet como senador vitalicio, la existencia de comandantes en jefes designados, la impunidad para  los criminales,  la perduración-hasta nuestros días- de la constitución pinochetista y la aplicación de un modelo neoliberal a ultranza que castiga, sin piedad, a los sectores populares. A pesar de esto, nadie puede negar que gracias al esfuerzo y entrega de compañeros como Arturo y tantos otros, el dictador se vio forzado a partir.

 

La  generosa actitud de vida de Arturo contrasta con la estrechez espiritual  del dictador y de sus secuaces a quién hoy, sus cómplices rinden homenajes públicos e intentan hacerlo pasar como un militar honesto y un personaje ejemplar de la Historia de Chile; tergiversando el sentido de su nefasta obra que no es otro que el saqueo de Chile en pos de  intereses económicos  foráneos, de sus amigos y del suyo propio. El  nombre y ejemplo de nuestros compañeros tiene que ser rescatado y transmitido a las nuevas generaciones. Por eso,  nunca nos cansaremos de homenajearles y escribir – con nuestra pluma simple – sobre ellos, sus hazañas y su fervor revolucionario. La humanidad de los hombres se realiza y se engrandece a través de las luchas colectivas.

 

Recientemente, la hazaña de Alexis y Jorge escapados del Sur Argentino demuestran el testimonio descrito más arriba. Su larga y heróica marcha de resistencia son ejemplo de perseverancia, consecuencia, organización y audacia. Con  felicidad, hemos sabido que se encuentran a salvo en algún lugar de nuestra amada  madre tierra latinoamericana.

 

Y así se forja la Historia…vendrán nuevos momentos y nacerán nuevos Manuel Rodríguez, nuevos Lautaros, nuevos Arturos…

 

Aún tenemos patria ciudadanos ¡

 

Testimonio de un hermano de lucha.

 

 

JÓVENES Y MEMORIA. Recordamos para el futuro

 

http://www.comisionporlamemoria.org/jovenesymemoria/el-programa.htm

¿Qué es Jóvenes y Memoria?

En el año 2002 la Comisión Provincial por la Memoria (Provincia de Buenos Aires – Argentina) lanzó el programa “Jóvenes y memoria, recordamos para el futuro” para promover el tratamiento de la última dictadura militar en las escuelas secundarias bonaerenses.

Este programa se propone, por un lado, renovar la forma de enseñar y aprender ciencias sociales, fortaleciendo espacios curriculares ya existentes en la educación formal. Por otro, activar el proceso de construcción y transmisión de la memoria colectiva como forma de afianzar los valores en derechos humanos, las prácticas democráticas y el compromiso cívico crítico de las nuevas generaciones. Se trata de impactar sobre la subjetividad de los jóvenes, en sus formas de percibir el presente y en la capacidad para pensarse como sujetos autónomos, conscientes y responsables de sus opciones y prácticas.

En torno al eje “Autoritarismo y democracia”, proponemos el abordaje de la historia reciente en la escuela, a partir de una premisa básica: que sean los alumnos los que se apropien significativamente de las experiencias pasadas. A partir de la elección de un tema o pregunta sobre la historia de su comunidad equipos de alumnos y docentes inician una investigación, entrevistando a protagonistas, consultando archivos y finalmente produciendo un relato donde exponen sus conclusiones. El soporte de este producto final es también una elección: un video, un mural, una obra de teatro, una intervención urbana, una muestra fotográficaa, un CD multimedia, una página web, una revista, un libro, un programa de radio etc.

Los jóvenes cuentan la historia

La propuesta es que sean los adolescentes quienes investiguen y “cuenten” la historia. Los alumnos formulan hipótesis, interpretan y deciden qué y cómo contar. La escuela se trasforma así en productora de conocimiento crítico, original e innovador. Los jóvenes se desplazan del lugar de receptores de relatos y conceptos sobre la historia, hacia el de los constructores de conocimiento, con la peculiaridad de trabajar en grupo y producir un hecho colectivo que impacta más allá de la escuela.

Es su comunidad la receptora, son sus padres, sus docentes, sus otros pares quienes “reciben” relatos del pasado construidos en base a las preguntas de las nuevas generaciones.

La experiencia

A lo largo de las cinco convocatorias del Programa múltiples han sido las historias sobre la dictadura militar, reconstruidas y contadas por alumnos y docentes de las escuelas secundarias de la provincia de Buenos Aires. Han participado escuelas de grandes ciudades y de pequeñas localidades, insertas en medios pobres o en sectores más acomodados. Así, las historias a contar han sido variadas y heterogéneas.

Las temáticas elegidas pueden agruparse en torno a algunos ejes:

la biografía de desaparecidos de la comunidad
la reconstrucción de episodios locales, de represión y de resistencia.
la exploración sobre las percepciones que desde el presente se tiene de la dictadura: el “acá no pasó nada”.
la reconstrucción de la vida cotidiana durante la dictadura
las trasformaciones sociales y económicas que provocó la dictadura en su comunidad.
la Guerra de Malvinas
el impacto de la dictadura sobre las prácticas educativas

Memorias locales

La dimensión micro histórica de las investigaciones les permite a los jóvenes una mirada sobre la dinámica de la historia menos opaca, menos abstracta y a la vez menos esquemática y estereotipada de la que ofrece la historia escolarr. El protagonista, el testigo, la víctima, el victimario, el cómplice, están al alcance de la mano; pueden ser reconocidos como vecinos, maestros, padres, y los alumnos pueden inscribirse en la Historia desde sus historias. Pero además, desde el punto de vista cognitivo, aprenden más y mejor Historia de esta manera que en las propuestas convencionales.

El encuentro final: Chapadmalal

Como cierre del año de trabajo, los equipos de docentes y alud,nos se reúnen durante dos o tres días en Chapadmalal. Allí presentan sus obras de teatro, instalaciones, libros, videos, web, cd rom. Las historias se suceden una tras otra, todas se parecen, pero son diferentes, singulares. Cada una ha tenido en su comunidad una recepción distinta, multitudinarios auditorios o dominada indiferencia. Lo que todas tienen en común es esa mirada libre y abierta de los jóvenes.

La construcción de la democracia de nuestro país no es un proceso acabado. Sus debilidades y límites también pueden rastrearse en el pasado. Reflexionar en torno al período signado por el autoritarismo, sobre todo aquél donde asoló el terrorismo de Estado (1976-1983) es una tarea que merece ser abordada con especificidad. No obstante la tragedia sucedida hunda sus raíces en nuestra historia.

Los jóvenes de hoy tienen el derecho de confrontar con el pasado reciente su propio presente, valorando la democracia y reconociendo su estado de “incompletitud”, ya que serán los que continúen con la tarea de perfeccionarla.
Este presente, tan atravesado por la crisis social, política y económica, requiere espacios de indagación del pasado, para hacer de esta democracia un proyecto colectivo donde definir nuestra identidad y de la que todos seamos parte.

Antecedentes

Cuando lanzamos el programa (en el año 2002) estábamos convencidos de que este denso proceso de aprendizaje que emprendían los alumnos y docentes iba a impactar en varios niveles. No se iba a limitar a sumar información sobre el pasado hasta entonces desconocida, o a incorporar nuevos conceptos, o aprender nuevos saberes, o a desarrollar nuevas habilidades.

Nos interesaba promover el desarrollo de una “experiencia” en el sentido de transformar la propia subjetividad de los participantes. En otras palabras, provocar cambios en las formas de percibir el presente, las maneras de comprender la sociedad, la forma de valorar los hechos, los modos de actuar individual y colectivamente.

La indagación sobre el pasado, además de dar cuenta de fenómenos complejos anclados en otro tiempo, permite adquirir nuevas perspectivas al inscribir el presente en una continuidad temporal más densa, ensanchando los márgenes de la experiencia vivida y también de las expectativas de futuro.

En un segundo nivel, buscamos incidir en las diferentes culturas institucionales escolares, poniendo en tensión prácticas, valores implícitos y explícitos, currículos, potenciando espacios de creación y trabajo colectivo, fortaleciendo a la escuela como espacio de construcción y transmisión de la memoria.

Finalmente, intentamos generar un espacio de intercambio de lo que hace y produce la escuela con las instituciones y miembros de su comunidad. La experiencia de estos años del Programa nos mostró de qué manera los contextos sociales donde se insertan las escuelas fueron conmovidos, al ser interpelados por una joven generación que ha provocado la revisión de un pasado que antes había sido poco indagada. El señalamiento de silencios, hiatos y ausencias disparó trabajos sobre la propia identidad de la comunidad que no dejan de impactarnos.

Con el Programa Jóvenes y Memoria, pretendemos promover en los jóvenes el sentido y la valoración crítica del pasado y del presente como parte del proceso de construcción de su identidad y de su afiliación a la sociedad a la que pertenecen, en el marco del proceso de profundización de la democracia.

Participar del Programa

Ser parte del Programa, implica desarrollar un Proyecto Institucional en las escuelas secundarias generando como resultado una producción concreta que sirva como vehículo de transmisión de la memoria del pasado reciente de sus comunidades, signado por la experiencia del autoritarismo.

Fases del proyecto

Cada proyecto deberá contemplar las siguientes fases:

Investigación
Identificar y reconstruir los acontecimientos más significativos –en torno al eje Autoritarismo y Democracia– que marcaron la historia de las comunidades donde está inserta la escuela .

Archivo
Recopilar, ordenar y preservar los documentos y testimonios que permitieron dar cuenta del pasado.

Transmisión
A partir de la investigación, construir un relato sobre ese pasado. Cada proyecto deberá elegir para su producción final uno de los siguientes soportes de transmisión:

1) Libro
2) Producciones gráficas (folletos, cartillas, diarios, revistas)
3) Ediciones multimedia (páginas Web, Cd)
4) Murales, marcas de memoria
5) Obra de teatro o puesta escénica
6) Muestra fotográfica
7) Documental en soporte audiovisual
8) Documental en soporte sonoro

Aportes de la Comisión

A las escuelas seleccionadas la Comisión brindará:

1. Capacitación específica para docentes y alumnos:
Formulación de proyectos
Educación, Historia y Memoria
Cine y Memoria/ Medios de comunicación y memoria/ Arte y memoria
Introducción a la investigación histórica/ Historia oral
Archivología

2. Capacitación específica para la producción final:
lenguaje audiovisual / lenguaje radiofónico / producción y edición de textos / diseño de bocetos y realización de murales / producción de instalaciones y marcas de memoria / muestras fotográficas / teatro comunitario / multimedia

3. Insumos:
Para la capacitación: La Comisión entregará a las escuelas material bibliográfico, documentos y videos adecuados de apoyo para los proyectos.
Para la producción: La Comisión proporcionará aquellos insumos indispensables para la realización del producto final, los cuales serán acordados con cada uno de los equipos de trabajo luego de la aprobación del proyecto.

4. Generación de espacios de encuentro e intercambio:
Durante el período de realización, se organizarán talleres regionales en los que confluirán distintos equipos de las escuelas donde se debatirá y compartirán las diversas experiencias en desarrollo.

Los distintos trabajos realizados serán presentados en un encuentro final a realizarse a fin de año, en el complejo de Chapadmalal, donde los jóvenes de cada ciudad se encontrarán con otros para “contar” la historia, para trasmitir la memoria de su pueblo.

youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=MnH2_4kof_Y

 

Programa Jóvenes y Memoria, pretendemos promover en los jóvenes el sentido y la valoración crítica del pasado y del presente como parte del proceso de construcción de su identidad y de su afiliación a la sociedad a la que pertenecen, en el marco del proceso de profundización de la democracia

Pensando el Programa…

A lo largo de las cuatro convocatorias del programa “Jóvenes y Memoria. Recordamos para el futuro”, múltiples han sido las historias sobre la dictadura reconstruidas y contadas por alumnos y docentes de los polimodales bonaerenses. A pesar de su diversidad, tienen en común tanto su inscripción local como la peculiaridad de que sean los adolescentes los encargados de investigar y contarlas. ¿Qué reflexiones pueden hacerse a partir de esas historias?

Diaz, Diego
“Los jóvenes y la producción audiovisual sobre la dictadura”
Revista Tram(p)as de la comunicación y la cultura, Facultad de Periodismo y Comunicación Social, UNLP, año 2006
Descargar artículo
Raggio, Sandra
“La enseñanza del pasado reciente. Hacer memoria y escribir la historia en el aula”
Revista Clio & Asociados, Universidad Nacional del Litoral, volumen 5, 2004
Descargar artículo
Raggio, Sandra
“Jóvenes construyendo colectivamente la memoria”
Revista Novedades Educativas, año 18 Nº 188, agosto 2006
Descargar artículo
Raggio, Sandra
“Trajes de época para las batallas por el futuro. Los jóvenes y la memoria”
Revista Puentes, año 6 Nº 17, abril de 2006
Descargar artículo
Diaz, Diego
“¿Con qué imágenes los jóvenes cuentan la dictadura? Mirar para ser visto, narrar para ser mirado”
Descargar artículo
Saraví, María Elena
Representaciones de los jóvenes sobre el  trabajo: Del mundo feliz al desamparo.
Descargar artículo
Salvatori, Samanta y Ordenavía, Macarena
“Pensar el pasado. Los jóvenes y sus representaciones sobre los desaparecidos”

 

RECUERDOS DEL ESTE…

recuerdos del este…

carnetdeelev1.jpg  

 

El carnet del alumno socialista

Ion Manolescu,

Centro de Investigación del  Imaginario (Cluj, Rumania)

.

.

“El carnet del alumno es el espejo de la actividad escolar y de la conducta del alumno. La calidad de alumno debe reflejarse  en la actitud, la perseverancia y el entusiasmo ante el aprendizaje y el trabajo, en el comportamiento correcto y digno en la escuela y en la sociedad.”

Con estas palabras se abre el  Carnet de alumno (modelo 1976), un rectángulo de cartón forrado en tela  de color dudoso (gris guarén, o conchevino putrefacto) y formato imposible; en la tapa se haya el escudo de la Republica Socialista Rumania. ¿Pero quien lo escribió? Una persona, un colectivo, o una institución? El Partido Comunista Rumano? El Ministerio de Educación? El compañero Nicolae Ceausescu? El enigma parece ser completo, pero el nombre del autor-propagandista, quien le impóne al alumno una altitud y un código de conducta digno de los campos de concentración, es desconocido. 

Los misterios y confuciones de la enseñanza socialista,  si desplazan en el mismo anonimato de la coherción psico-pedagógica. Del mismo carnet el alumno, en su uniforme y alineado en  los bancos de la escuela, también se entera que tiene “el deber” de tener consigo el carnet permanentemente (incluso en la hora de educación física), que “está obligado” a mostrárselo  al jefe de curso o al director de la escuela “cada vez que se lo pida” y además, al juicio  comunista de vigilancia y control empujado desde el espacio público hacia el privado, que tiene “el deber” de mostrárselo a sus padres “para su conocimiento y su firma”. Para que no haya duda, la voz anónima  pero  ejemplar, de la enseñanza  socialista, suma los “deberes” con las “sanciones”, en la buena tradición chino-coreana de la militarización de la educación: “La pérdida del carnet de alumno tiene como consecuencia la sanción del alumno”.
.
Asociada tanto a la reenseñanza  estalinista de la época de Dej, como a la de la disciplina “humanista” de la era de Ceausescu, la militarización de la educación en los años ´70 y ´80 aparece como una concesión ideológica y metodológica,  natural de la politización de la educación. En el fondo  organizada como un mini-ejército nacional, fácil de instruir y de manipular, la masa de pioneros reclutada obligatoriamente desde la edad de los 6-7 años en el sistema comunista, tenía que dar rápidamente un paso adelante (“Adelante, pioneros orgullosos!”, es el  refrán de un famoso canto patriótico) hacia el estado de base de cuadros del PCR (Partido Comunista Rumano).
.
.

 

El “desiderátum” ceausescano de la creación y activación del “Hombre Nuevo” (robot político preparado para ejecutar fielmente las orden del  Partido) había sido anunciado desde las tésis de julio 1971 (“Tendrá que ser elevado el espíritu de responsabilidad y el papel de los cuadros didácticos en la formación político-ideológica de los alumnos y estudiantes”;  en el diario Vatra, Tirgu-Mures, nr.8/2001, pag.3) y reforzado cuatro años más tarde por el Programa del PCR, donde se habla de “la preparación de las masas de jóvenes desde el punto de vista profesional y político, la participación activa de éstos para llevar a cabo el programa general del partido” (Buc., Editura Politica, 1975, pag.138). Es decir, en la “época de oro”, la escuela se transforma en la cuna y rampa de lanzamiento de los futuros comunistas.
.
Al alumno se le prohíbe “frecuentar restorantes sin la compañía de sus padres” y también “fumar, frecuentar bares, cafés, casinos, y jugar juegos de azar”. Estas advertencis psicopedagógicas con odor a ética anticapitalista, difícilmente esconden la imagen negativa construida por el Partido sobre el junior con su nro. matrícula llevada sobre el pecho o en el brazo izquierdo (para poder ser acusado a la escuela por los ciudadanos de la calle en caso de mala conducta), con la intención de precaver los “exesos” y llevarlo por “el buen camino”. (….). Lejos de nacer con sangre, patente y actitud de comunista, los escolares parecen más que nada estar predispuestos a convertirse en borrachos, cafeteros y frecuentadores de boliches, comportamientos que el Partido debe eliminar desde la raíz, con el espíritu de  la “moral socialista”.   
.
Las obligaciones cáen aún más en lo ridículo cuando el alumno es seguido hasta la calle por el Partido vigilante y todopoderoso. Al alumno se le pide “no cicular agarrado de los medios de transporte colectivos, en las escaleras o en sus partes laterales”.  La idea de imaginarse unos metodistas políticos corriendo detrás de un bus para aplicar el reglamento, suena absurda. Además, en la “época de oro” (la época de Ceausescu), los medios de transpote pasaban tan rara vez,  que se formaban aglomeraciones en los paraderos y la única forma de viajar era “agarrado” de las puertas del vehículo.  ( ………………. )

 

carnetdeelev3.jpg

 

El análisis del rol negativo que jugó, comenzando en los años ´70, la aplicación de los Derechos y Deberes didácticos descritos en el Carnet de alumno, puede ser un primer (y necesario) paso para entender los componentes psico-sociales actuales y las preferencias políticas actuales de los rumanos. Si nos preguntamos hoy, 16 años después de la “revolución anti-comunista”, por qué la sociedad autóctona aún está impregnada de personas y sistemas de poder, y de influencia comunista/securista o, aún más grave, por qué aún se conservan en la mente individual y colectiva los antiguos reflejos totalitarios del miedo y obediencia ante el autoristarismo, el centralismo y el directivismo de tipo socialista/ceausesista, una de las respuestas puede obtenerse de la lectura del último parágrafo del Carnet del alumno: “Alegrandose de las condiciones maravillosas creadas por el estado socialista, de los derechos que tiene y cumpliendo con conciencia con sus deberes, el alumno podrá ser un ciudadano de vigor de nuestra patria, la Republica Socialista Rumania”. El Partido-estado crea las “condiciones maravillosas” para las formaciónes individuales; al alumno no le queda más que aceptarlas en silencio, desde el primer año hasta la madurez, en su camino de oyente hacia la ciudadanía “de vigor” del esclavismo psicopolítico.

 

Se precisan niños para amanecer (discurso infantil en la narrativa del exilio de Mario Benedetti)

se precisan niños para amanecer –

Carmen Faccini   

Se precisan niños para amanecer (discurso infantil en la narrativa del exilio de Mario Benedetti) 

En el presente artículo proponemos un análisis del discurso infantil y de
adolescentes en cuatro textos literarios publicados en el exilio por el
uruguayo Mario Benedetti; se trata de los cuentos «EsCUchu • Mo/aii». «1a
colección», «Como Greenwich», y de la novela Primavera ron una esquina
rota. El objetivo es demostrar que, mientras en las obras producidas
durante el exilio del autor en Latinoamérica (1973-1980) se asiste a la con
formación del «hombre(cito) nuevo» en concordancia con un proyecto discursivo (por lo tanto ideológico) más amplio desarrollado en
tancia histórica, los discursos infantiles rclexlualizados en el período del
exilio en España (1980-1984) generan una tensión que tiende a desestahj
lizar el macrodiscurso contrahegemónico del exilio de Mario Benedetli1
De acuerdo con el análisis ideológico propuesto por Fredric Jamcson,
que aplicamos en este trabajo, el texto literario emerge del contexto que lo
genera, conllevando lo real en su «ser», intrínsecamente, <-n la forma de
«subtexto». Esto es así ya que el texto literario constituye un «acto social
simbólico»: existe un inconsciente político colectivo,
el escritor, integrante de esa colectividad, (rc)tcxtualiza o pone en forma de
un texto literario que se nutre de esos discursos sociales. Básicamente, el
método consiste en analizar la simbología del texto, su estructura, imaginería, etc. —lo que Jameson llama «horizonte político»—, lo cual nos preparapara pasar al análisis del «horizonte social». Es decir, que partiendo de ese texto simbólico, el «subtexto» nos permite reescribir o recomponer la situación social, histórica e ideológica de la que el texto emergió, nivel de análisis que Jameson denomina «horizonte social». En ese subtexto se presenta la pugna entre discursos opuestos, correspondientes a grupos sociales ideológicamente en su lucha por el poder. Contra la situación que plantea el «subtexto», el texto se presenta como una solución simbólica a la realidad conflictiva: como una fantasía de emancipación.

En 1977 Benedetti publica Con y sin nostalgia, primera colección de
relatos en el exilio, en su mayoría muy breves y de estructura aparentemente sencilla.
El cuento «Escuchar a Mozart» (280-284) presenta una
estructura bipolar —es decir, construida en torno a un eje que confronta a
dos personajes antagónicos—, frecuente en varios textos de Benedetti, como
el drama Pedro y el capitán o el poema «Hombre de mala voluntad» de La
casa y el ladrillo. El escenario de este relato se sitúa en la mente trastornada
de un torturador, el capitán Montes (correspondiente al capitán del drama
y al «vos» del poema), confrontado a un narrador-personaje que funciona
como conciencia acusadora o superyo, quien busca interpelar al capitán (en
el sentido de Althusser).
En el horizonte social, su narración es el escenario donde el adversario político lleva a cabo la deconstrucción del discurso del poder, mediante la interrupción del mismo, como táctica contradiscursiva.
En «Escuchar a Mozart», a cada actitud inmoral de los torturadores —desde una perspectiva ideológica popular—,

En 1977 Benedetti publica Con y sin nostalgia, primera colección de

relatos en el exilio, en su mayoría muy breves y de estructura aparentemente sencilla.2

 El cuento «Escuchar a Mozart» (280-284) presenta una

estructura bipolar —es decir, construida en torno a un eje que confronta a

dos personajes antagónicos—, frecuente en varios textos de Benedetti, como

el drama Pedro y el capitán o el poema «Hombre de mala voluntad» de La

casa y el ladrillo. El escenario de este relato se sitúa en la mente trastornada

de un torturador, el capitán Montes (correspondiente al capitán del drama

y al «vos» del poema), confrontado a un narrador-personaje que funciona

como conciencia acusadora o superyo, quien busca interpelar al capitán (en

el sentido de Althusser).3

 En el horizonte social, su narración es el escenario donde el adversario político lleva a cabo la deconstrucción del discurso del poder, mediante la interrupción del mismo, como táctica contradiscursiva.

En «Escuchar a Mozart», a cada actitud inmoral de los torturadores —desde una perspectiva ideológica popular—, el narrador yuxtapone una conducta ejemplificante del sector contestatario. Ejemplos de esta estrategianarrativa recurren en el relato, como se observa en el siguiente fragmento:»Hay que reconocer que la faena de anoche fue dura, con esos doce presosque llegaron juntos, ya bastante maltrechos, y ustedes tuvieron que arruinarlos un poquito más. Eso siempre te deja un malestar, sobre todo cuando no se consigue que suelten nada, ni siquiera el número de zapatos o el talle de la camisa» (280).

Paralelamente, se retextualiza y  la vez se desarticula,de
manera sistemática, un discurso con el que en un principio el sector militar
intentara justificar la toma de poder por la fuerza: «Te metieron en el
marote que estos muchachitos tan frescos, tan sanos, tan decididos (…] eran
tus enemigos, pero a esta altura ya ni siquiera estás demasiado seguro de
quiénes son tus amigos» (280-281); o bien «[…] vos crees que tenes motivos
morales para hacer lo que haces. Pero el problema es que ya casi no te
acordás del motivo moral […]» (281).
Es evidente que al retextualizarlo, Benedetti ha explotado narrativamente la fragilidad ideológica de un discurso autoritario basado en aspirciones de poder y de saqueo, o bien fundado en una ideología burguesa \
foránea, implicada en la doctrina de la seguridad nacional.’1
El proceso de desintegración discursiva del capitán se reescribe como subversión del discurso dictatorial en el horizonte social. En términos de hegemonía versus
pueblo, los sistemas de valores o ideologemas reconstituibles en la narración podrían ser: sucio/sano-fresco, falta de convicción/convicción,
cobardía/valentía, inmoralidad/moralidad, indecencia/decencia, crueldadsadismo/inocencia-frescura, falta de solidaridad/solidaridad, injusticia-ilegalidad/justicia, mentira/verdad, disciplina/indisciplina.
Hacia el final del relato, en un segundo plano superpuesto, el narrador
atestigua el diálogo que el torturador mantiene con su hijo Jorgito, quien
encarna la misma función interpélame que el narrador, actualizando un discurso popular antagónico sometido a la periferia: »

actualizando un dis
curso popular antagónico sometido a la periferia: » Pa.es cierto que vos
torturas?’ Y tampoco te habrías visto obligado, como ahora, después de tragar fuerte, a responder con otra pregunta: ‘¿Y de dónde sacaste eso?’, aun
sabiendo de antemano que la respuesta de Jorgito va a ser: ‘Me lo dijeron
en la escuela’ » (284).El cuento se resuelve cuando el capitán Motiles
estrangula a su hijo como último recurso dominativo, lo que implica su
completa degradación, así como el fin de la desarticulación de un discurso uno

torturas?’ Y tampoco te habrías visto obligado, como ahora, después <l< n.i
gar fuerte, a responder con otra pregunta: ‘¿Y de dónde sacaste eso?’, aun
sabiendo de antemano que la respuesta dejorgito va a ser: ‘Me k> dijeron
en la escuela’ » (284). El cuento se resuelve cuando el capitán Motiles
estrangula a su hijo como último recurso dominativo, lo que implica su
completa degradación, así como el fin de la desarticulación de un discursoautoritario obtuso y el triunfo moral del contrahegemónico en el horizonte social. La falsedad de las emisiones con las que el torturador intenta contradecir el discurso de Jorgito/pueblo, se confirma en el filicidio, acción que legitima los cuestionamientos del niño: » ‘Pa, ¿es cierto que vos torturas?’ […] ‘No hay que hacer caso, hijito, la gente a veces es muy mala, muy mala. ¿Entiende hijito?’ Y no bien el pibe dice con cierto esfuerzo: Pero Pa’, vos seguís acariciando esa nuca, oprimiendo suavemente esa garganta, y luego, renunciando [ahora sí] para siempre a Mozart, apretás, apretás inexorablemente, mientras en la casa linda y desolada sólo se escucha tu voz sin temblores: ‘¿Entendiste, hijito de puta?’ » (284).

Texto completo en http://cdigital.uv.mx/bitstream/123456789/7417/2/20018P73.pdf