Historia de Luis Orozimbo Segobia Villalobos, mi primo

12-04-2012

Historia de Luis Orozimbo Segovia Villalobos

Relato de Ivonne: Encontré este correo recorriendo la web y quiero entregarles información acerca de un ex alumno de la UTE. Se trata de mi amado primo hermano Luis Orozimbo Segovia Villalobos.  Mi primo Chin para la familia era hijo único, de padres separados. Nació en Copiapó, estudió  en la escuela Industrial de San Miguel en Santiago, realizando sus estudios superiores en la Universidad Técnica del Estado sede Copiapó. Se recibió de Ingeniero a fines de los 60. Sus ideales estuvieron dedicados a trabajar por los más desposeidos, por una patria más justa, por la justicia social, siendo militante del partido Socialista, fue muy cercano al Presidente Allende.

El golpe de Estado lo sorprendió trabajando en Codelco Cobre-Chuqui como supervisor de la planta termoléctrica de Tocopilla. 

Chin desapareció, nunca más supimos de él. Su historia es tan hermosa como hermoso fue él. Fue asesinado junto a muchos compatriotas, arrojado en la mina La Veleidosa, al interior de Tocopilla. Cuando volvió la democracia por orden judicial se rescatan los restos de todos ellos, solo fragmentos fueron entregados. La mina había sido dinamitada, para ocultar los crímenes en dos oportunidades. Yacían a 500 metros y fue difícil sacarlos de allí. Mas info pinchar aquí

He sido fria para relatar los hechos. El dolor nadie me lo ha quitado. Mi familia se sumió en la tristeza. La pena nos fue de a poco arrebatando la vida. Hemos luchado por la justicia y la verdad, los culpables están identificados. Nuestro adorado Chin fue asesinado por la dictadura.  Más info aqui  , acá. y en  g80 
Siga leyendo o entregue su opinión en comentarios. 





24-02-2012

try { Calendario(‘es’,10, 0); } catch(err) {}

en memoria de Gregorio: Mi nieto Goyo

en memoria de Gregorio: Mi nieto Goyo: try { Calendario(‘es’,10, 0); } catch(err) {}

16/03/12

Mi nieto Goyo

Querido Goyo:  Te conocí en la UTE en febrero o marzo de 1973. Tú ya eras un destacado dirigente estudiantil y yo, académico joven de la UTE, venía regresando de hacer un posgrado en Alemania.
Tu primera frase se quedó para siempre en mi memoria. Te retrató por completo como la persona generosa, modesta, íntegra y amistosa que fuiste. Me dijiste: “¿Tú eres Lucho Cifuentes? ¡Yo vengo siendo nieto tuyo!” y me diste un cordial abrazo.  
Sonreí sorprendido y, seguro, con cara de pregunta, puesto que eras sólo 4 años menor que yo. De inmediato te explicaste:
“Lo que pasa es que yo me considero hijo de Pato Soza, quien ha sido mi maestro en lo político y gremial, además de un muy querido amigo, y Pato me ha contado que se considera hijo tuyo, luego… ¡eres mi abuelo!”. Reíste alegremente y volviste a abrazarme.
Y así quedamos, unidos por la sangre etérea de tu generosidad. Conversamos varias veces durante los pocos meses restantes de tu vida, siempre con gran cordialidad, iluminados por esa frecuente, ancha y sincera sonrisa tuya que te abría puertas, mentes y corazones. Confieso que no recuerdo cuándo te vi por última vez, pero debe haber sido el 12 de septiembre en la UTE.  Siga leyendo esta historia de Lucho Cifuentes con Goyo en comentarios.