De la memoria suelta a la memoria emblemática: Hacia el recordar y el olvidar como proceso histórico (Chile, 1973-1998) Steve J. Stern♦

 
 
 
 
 
De la memoria suelta a la memoria emblemática: Hacia el recordar y el olvidar como proceso histórico (Chile, 1973-1998)
Steve J. Stern♦

Introducción
Empecemos con un ejemplo personal, fuera del contexto chileno, del tema de las memorias sueltas y las emblemáticas. Todos tenemos en nuestras vidas una multitud de experiencias, y en nuestras cabezas una multitud de memorias más o menos sueltas desde una perspectiva social. Son éstas una serie de recuerdos para nosotros significativos, y hasta fundamentales para definir quienes somos. Pero no tienen mayor sentido -no necesariamente- fuera de un ámbito muy personal.
En mi caso, por ejemplo, tengo una memoria suelta muy querida. Como jovencito de más o menos ocho a diez años, recuerdo, sabía que eramos una familia económicamente pobre, y que mi mamá divorciada tenía que enseñarnos vivir con muy poco. Aún en San Antonio, Texas, solía hacer bastante frío en las noches de invierno, especialmente en enero y febrero. No teníamos la plata ni para comprar más de una estufa, ni para mantenerla prendida durante muchas horas. En las noches, antes de acostarnos, recuerdo, nos acostumbramos a sentarnos en el rincón de un pasillo una media hora o una hora con nuestra querida estufa prendida, calentándonos por la estufa y por el calor de los cuerpos y del cariño. Es una memoria querida y nostálgica, de cierta manera exagerada por la idealización -por no considerar las noches en que el conflicto o el malestar familiares vencieron a nuestra solidaridad afectiva, por no considerar las noches en que el frío mismo conquistó nuestros espíritus-. Esta memoria suelta y personal no está necesariamente dotada de un sentido mayor, de un significado social que la ubica en el corazón del imaginario colectivo.
Sin embargo, es fácil imaginar como, en el contexto de los debates culturales y políticos en los EE.UU, se podría articular esta memoria suelta a una mitología colectiva importante, dándole un sentido social que la vuelva más emblemática como recuerdo

————————————————————————————————————————————-

Steve Stern: Doctor en Historia, ex director del Programa de Estudios Latinoamericanos e Ibéricos, del Departamento de Historia de la Universidad de Wisconsin. Actualmente se desempeña como Profesor de Historia Latinoamericana y Director de Estudios de Post Grado en la misma Universidad. Este ensayo fue publicado en Jelin, Elizabeth (comp.): Las conmemoraciones: Las disputas en las fechas “in-felices”. S. XXI de España editores. pp.11-33.

Ver art. completo en
De la memoria suelta a la memoria emblemática: Hacia el recordar y el olvidar como proceso histórico (Chile, 1973-1998) Steve J. Stern♦ Introducción Empecemos con un ejemplo personal, fuera del contexto chileno, del tema de las memorias sueltas y las emblemáticas. Todos tenemos en nuestras vidas una multitud de experiencias, y en nuestras cabezas una multitud de memorias más o menos sueltas desde una perspectiva social. Son éstas una serie de recuerdos para nosotros significativos, y hasta fundamentales para definir quienes somos. Pero no tienen mayor sentido -no necesariamente- fuera de un ámbito muy personal. En mi caso, por ejemplo, tengo una memoria suelta muy querida. Como jovencito de más o menos ocho a diez años, recuerdo, sabía que eramos una familia económicamente pobre, y que mi mamá divorciada tenía que enseñarnos vivir con muy poco. Aún en San Antonio, Texas, solía hacer bastante frío en las noches de invierno, especialmente en enero y febrero. No teníamos la plata ni para comprar más de una estufa, ni para mantenerla prendida durante muchas horas. En las noches, antes de acostarnos, recuerdo, nos acostumbramos a sentarnos en el rincón de un pasillo una media hora o una hora con nuestra querida estufa prendida, calentándonos por la estufa y por el calor de los cuerpos y del cariño. Es una memoria querida y nostálgica, de cierta manera exagerada por la idealización -por no considerar las noches en que el conflicto o el malestar familiares vencieron a nuestra solidaridad afectiva, por no considerar las noches en que el frío mismo conquistó nuestros espíritus-. Esta memoria suelta y personal no está necesariamente dotada de un sentido mayor, de un significado social que la ubica en el corazón del imaginario colectivo. Sin embargo, es fácil imaginar como, en el contexto de los debates culturales y políticos en los EE.UU, se podría articular esta memoria suelta a una mitología colectiva importante, dándole un sentido social que la vuelva más emblemática como recuerdo ♦ Steve Stern: Doctor en Historia, ex director del Programa de Estudios Latinoamericanos e Ibéricos, del Departamento de Historia de la Universidad de Wisconsin. Actualmente se desempeña como Profesor de Historia Latinoamericana y Director de Estudios de Post Grado en la misma Universidad. Este ensayo fue publicado en Jelin, Elizabeth (comp.): Las conmemoraciones: Las disputas en las fechas “in-felices”. S. XXI de España editores. pp.11-33. try { Calendario(‘es’,10, 0); } catch(err) {}

Tu comentario es parte de nuestro artículo.Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s